Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
28 diciembre 2012 5 28 /12 /diciembre /2012 00:00

Vamos a dedicar nuestro artículo de hoy a cubrir otro de los aspectos fundamentales de nuestra inversión pública, que con este indecente Gobierno del Partido Popular se está viendo tremendamente mermado, como es el mundo de la Investigación Científica y Técnica, es decir, lo que se viene llamando el sector o el ámbito de la Investigación, Desarrollo e Innovación, que responde a las siglas I+D+i. En efecto, es otro sector básico de nuestra economía productiva, otro sector donde hemos sido pioneros en muchos proyectos, y otro sector que ha sufrido y va a seguir sufriendo brutales recortes, lo cual ha provocado que muchos profesionales de este colectivo salgan a las calles a manifestar su protesta.

 

i_d_1.jpgEl sector de la I+D+i, para España y para cualquier otro  país mínimamente avanzado, representa no sólo una inversión de futuro, sino una medida del potencial real de su capital humano, además de aportar a la Comunidad Científica Internacional todos los nuevos avances, logros y retos que se puedan conseguir. De hecho, la Comunidad Científica es una de las más abiertas del mundo, quizá la más abierta profesionalmente hablando, en el sentido de compartir sin fronteras toda su capacidad, y de nutrirse unos equipos con otros, y unos proyectos de otros. Diferentes grupos de personas que puedan colaborar en el avance de un determinado proyecto, sostienen y comunican la semilla para que otros grupos de investigadores puedan retomar su trabajo y continuarlo hasta alcanzar los objetivos deseados. Y como decimos, España ha representado, mediante su Comunidad Científica e Investigadora, un puntal para muchos de estos proyectos.

 

i_d_2.jpgPues bien, dicha Comunidad acaba en estos días de enviar una Carta Abierta al Presidente del Gobierno, instando a que se eliminen los recortes en este sector recogidos en los PGE para 2013, ya que, según ellos, el daño a nuestro sistema público de I+D+i será irreparable, destruyendo lo construído en decenios de actividad científica e investigadora, anulando la capacidad de continuar muchos proyectos clave, y enviando al paro o a la emigración a muchos de nuestros investigadores. Cientos de investigadores y científicos, agrupados en el colectivo autodenominado "Carta Abierta por la Ciencia" (que recibió más de 40.000 adhesiones en sólo una semana) se han concentrado estos días pasados en las plazas y calles de muchas de nuestras ciudades para reivindicar un cambio de rumbo en las políticas en torno a la I+D+i. Dicha Asociación denuncia en un Comunicado que puede leerse en este enlace que se está dejando caer al sector, dejando sin trabajo y sin expectativas profesionales a miles de jóvenes, no sólo cortando su futuro profesional, sino afectando muy seriamente a uno de los sectores más productivos y útiles socialmente de la economía española.

 

i_d_3.jpgY es que este sector acumula recortes de hasta un 31% en los dos últimos años, y de un 38,67% desde 2009, y recalcan que gran parte del progreso y del bienestar de la ciudadanía se basa en la Investigación y el Desarrollo. Dichos recortes han tenido evidentes consecuencias sobre el sistema público, y denuncian la situación crítica de auténticas Instituciones históricas y emblemáticas de la investigación en España, como el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), que están viendo muy afectada su viabilidad económica. El fenómeno de la llamada "fuga de cerebros" es un hecho incesante en nuestro país,  donde paradójicamente, después de albergar a una de las generaciones mejor formadas de los últimos tiempos, no les dejamos otra salida que el paro, la precariedad extrema o la emigración, asumiendo en este último caso que los frutos del trabajo de estas personas florezcan en otros países.

 

i_d_4.jpgEntre otros Organismos, Asociaciones y Entidades firmantes del Manifiesto, se encuentran la Asociación Nacional de Investigadores Ramón y Cajal, la COSCE (Confederación Española de Sociedades Científicas), la CRUE (Conferencia de Rectores de Universidades Españolas), la FJI (Federación de Jóvenes Investigadores), la Plataforma "Investigación Digna", el FEI (Foro de Empresas Innovadoras), el CSIC, y el CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas), además de los sindicatos mayoritarios, CC.OO. y UGT. La mayor paradoja que tenemos que contemplar es que, mientras se defiende desde el Gobierno que tenemos que lograr unas empresas más competitivas, se anula con estos recortes la actividad de un sector, precisamente el que puede dotar al país y a sus empresas de un mayor grado y de una mejor situación de competitividad. Porque efectivamente, digámoslo sin rodeos, sin investigación no hay futuro.

 

i_d_5.jpgPrecisamente, tal y como se recoje en el Manifiesto citado, uno de los motivos que explican porqué la crisis está afectando tan severamente a nuestro país, es que nuestro sistema productivo no está lo suficientemente basado en la Investigación y en la Innovación. Baste para ello recordar que la inversión española en I+D+i es del 1,35% del PIB, mientras que la media europea es del 2%, y en Alemania, país que tomamos como referencia para otras cosas, es del 2,8%. Es imprescindible cambiar esta situación. Y hay que hacerlo con celeridad, a pesar de las presentes condiciones, porque no habrá una salida sólida de la crisis hasta que esta debilidad en I+D+i se corrija. Frente a los miles de millones de euros destinados a la Banca, o sin ir más lejos a las infraestructuras de transporte o de ocio, muchas de ellas nunca utilizadas, el sector de la Investigación reclama para sí la inversión mínima necesaria para continuar siendo uno de los motores de nuestra economía productiva, y uno de los sectores estrella de nuestro país. La Investigación, el Desarrollo y la Innovación no son un lujo. Sin ellos, no habrá futuro.

Compartir este post
Repost0
27 diciembre 2012 4 27 /12 /diciembre /2012 00:00

En el anterior artículo, primero de esta serie, ya planteamos los fundamentos para la migración hacia un Estado Federal (de corte republicano, aunque aquí no abordaremos la cuestión de la III República), desde el actual Estado de las Autonomías. Pero antes de seguir avanzando, quiero hacer otra observación sobre el mismo: en realidad, en España nunca nos hemos creído nuestro Estado de las Autonomías (salvo desde la auténtica izquierda, claro está). Las fuerzas políticas bipartidistas que nos han gobernado siempre durante todo este período "democrático" no han creído nunca de verdad en la potencialidad y en la evolución de este país organizado en las 17 Comunidades Autónomas. De hecho, le han dedicado expresiones despectivas, tales como ese "café para todos" al que comúnmente se refieren. Digo esto porque en realidad, y bajo el sospechoso pretexto de la "igualdad entre los españoles", no han llevado muy bien precisamente esa "autonomía" que algunas Comunidades han querido reclamar en algunos aspectos relativos a su autogobierno.

 

Y claro, a partir de ahí, las fuerzas más reaccionarias de la derecha, y más ahora bajo la perfecta excusa de la crisis, han salido a decir que nuestro Estado de las Autonomías es insostenible, porque no podemos permitirnos el lujo de tener 17 mini-estados, con todas las Instituciones repetidas. La verdad es que se trata de una nueva trampa demagógica e ideológica que nos ponen, a ver si caemos en ella. Y bajo el pretexto del necesario ahorro económico, algunas Comunidades del PP han comenzado a plantear incluso la posible devolución de competencias al Gobierno Central, como si nuestro Estado de las Autonomías (pues las Comunidades también son Estado) fuese algo de quita y pon, algo que se puede montar y desmontar al antojo de las fuerzas políticas. Demuestran con todo ello, como venimos diciendo, que nunca se han creído de verdad nuestro modelo de descentalización política y administrativa planteado bajo la forma de las Comunidades Autonómas. De ahí la necesidad de migrar hacia el Estado Federal, que garantiza plenas competencias y autonomía de cada pueblo federado, dentro del contexto mínimo planteado por el conjunto.

 

Bien, la discusión de lo que podría ser el planteamiento de un Estado Federal ha de partir de la base, al menos para nosotros, de la conciencia de algunos conceptos previos, tales como la solidaridad, la autodeterminación, el municipalismo y el propio federalismo. Y por ende, una vez claros dichos conceptos en su necesaria proyección, el esbozo de lo que para nosotros debería ser el proyecto político de Estado Federal, y posteriormente, las posibles formas de financiación que, a grosso modo, debería tener dicho modelo organizativo para el Estado Español. Vamos a los conceptos previos, comenzando por la solidaridad. Nosotros entendemos la solidaridad en sentido universal y desde la perspectiva de la lucha de clases. Desde la izquierda, deslegitimamos la desigualdad, que entendemos que hay que erradicar, pues es una aberración humana dirigida por las clases dominantes hacia las clases explotadas, perpetuando su poder en el tiempo bajo el pretexto de la legitimación de dicha desigualdad. Y es precisamente la solidaridad entre todos los explotados, oprimidos y agraviados socialmente por la acción de los más poderosos, la columna vertebral de todos los movimientos emancipatorios. Por tanto, la solidaridad, entendida bajo este prisma, es un puntal básico para el Modelo Federal, concebido bajo la libre unión de los pueblos que forman la Federación.

 

Otro gran concepto a respetar es el derecho a la autodeterminación de todos los pueblos, concepto llevado a la palestra últimamente por la Comunidad Autónoma catalana, expresado también por ellos como el "derecho a decidir" su futuro, de forma libre y democrática, y que tanto pánico les da a las fuerzas políticas del bipartidismo. Bien, los comunistas (así como los auténticos socialistas, no este PSOE de pacotilla que tenemos) somos demócratas radicales, hasta sus últimas consecuencias. Es decir, estamos por el libre ejercicio de la autodeterminación de todos los ciudadanos/as en todos los ámbitos de la vida pública y privada. Pero la historia nos enseña que la autodeterminación sin contenidos humanistas y sociales, sin cotidianidad, sin trabajo, sin derechos humanos, políticos, laborales y sociales y sin cultura, siempre degenera en una democracia abstracta, vacía y sin sentido. Entendemos la autoderminación como el grado máximo de autogobierno, como la capacidad plena de gobernar y dirigir los destinos de un pueblo, el control continuado de los ciudadanos del máximo número de asuntos que afecten a sus vidas, ligando también con el concepto de democracia participativa. En este sentido, entendemos que el derecho a la independencia es un concepto reduccionista del derecho a la autodeterminación, pues no recoge nada de lo anterior.

 

Y hacemos aquí un inciso para denunciar que eso es lo que creemos que está pasando actualmente en Cataluña, donde las clases privilegiadas de estos territorios más ricos están apostando por esta versión simple y reduccionista del derecho a la autodeterminación, vinculándolo a la independencia. Para ellos, la libertad de no pertenecer al Estado Español significa la liberación de compromisos solidarios con los ciudadanos de otros territorios con menos recursos. Hoy, las fracciones de sus burguesías más vinculadas a la globalización ya no necesitan (o necesitan menos) la mediación del aparato del Estado Español para hacer valer sus intereses particulares en el resto del mundo, en la Unión Europea o en el mercado interior estatal. Craso error, así como monumental engaño a las clases más desfavorecidas. Extrapolándolo a nuestro continente, son estas tendencias las que están llevando a la ruina el proyecto de integración europea, al tiempo que permiten a las empresas maximizar sus beneficios, gracias a la reducción de sus compromisos sociales. Y el hecho de que se recurra a argumentos identitarios, culturales, históricos o lingüísticos para intentar legitimar estas políticas, no varía un ápice el equivocado planteamiento anterior.

 

Por tanto, desde la izquierda no debemos alentar ni sumarnos a aquéllas fuerzas políticas que plantean la autodeterminación en estos términos, ya que nuestra visión de este derecho es más ambiciosa, más justa y más integral. Desde una posición federalista y solidaria, no es concebible una noción de autodeterminación reducida al derecho a optar por la independencia. Frente a este esquema, nosotros vinculamos el derecho a la autodeterminación al ejercicio pleno, absoluto y continuado del autogobierno, así como de la democracia participativa. En resumidas cuentas, desde la izquierda alternativa y transformadora hemos de poner todo nuestro empeño en que el ejercicio del derecho a la autodeterminación se traduzca en la potenciación de la participación directa y continuada de los ciudadanos/as en los procesos de toma de decisiones sobre los pequeños y grandes asuntos que les afectan en su vida cotidiana, así como hacia una opción solidaria y no excluyente hacia la coexistencia voluntaria de culturas y lenguas diversas dentro de un Estado Federal, Republicano y Solidario. Para nosotros, esta sería la solución ideal y definitiva, socialmente emancipatoria del problema nacional. Aún así, no nos oponemos a que cualquier parte del Estado Federado quisiera ejercer su derecho a la independencia, exigiéndose en este caso amplias mayorías, y un proceso negociador con el resto del Estado Federado. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
26 diciembre 2012 3 26 /12 /diciembre /2012 00:00

Hace pocos días, una nueva masacre azotó las conciencias de los estadounidenses. Esta nueva matanza de Connecticut, unida a las muchas que han ocurrido anteriormente, revela una enfermedad muy profunda en la sociedad norteamericana. Adam Lanza, un extraño e introvertido joven de 20 años, aún no se sabe si en plenas facultades mentales, provocó un trágico tiroteo en la Escuela Primaria de Sandy Hook en Newton, un pequeño y tranquilo pueblecito del Estado de Connecticut. El día anterior había destrozado sus ordenadores para dejar menos pistas. Lo primero que hizo al levantarse esa mañana fue matar a su propia madre, que aún se encontraba durmiendo, de dos tiros en la cabeza. Pero eso iba a ser sólo el principio. El desquiciado joven mató a 26 personas, entre ellas 20 niños, el más pequeño acababa de cumplir 6 años, antes de dispararse a sí mismo un tiro en la cabeza con una de las dos pistolas que portaba. Poco antes de las 9:30 de la mañana, invadió las instalaciones del colegio, entrando en varias aulas, y disparando indiscrimidamente sobre alumnos y profesores.

 

masacre_eeuu_1.jpgAdam Lanza dejó un reguero de sangre, muerte y destrucción a su paso. El suceso, que se suma a una ya muy larga lista, ha provocado un nuevo clamor público y un emotivo duelo en todo el país. La policía investiga cada uno de los rastros que puedan conducir a nuevas pistas y explicaciones de porqué se produjo dicha matanza. Los medios de comunicación estarán algún tiempo publicando detalles de la vida del último asesino macabro de los EE.UU., y durante cierto período volverá a primera línea del debate político el tema del control de armas en el país. Queremos abordar este tema como la causa primera y fundamental de que estos hechos ocurran, pero también queremos darle otras explicaciones, otros puntos de vista. Sin más dilación, vamos con los antecedentes, muy comunes a otros casos anteriores, que han desatado polémicas similares. La madre de Adam Lanza poseía varias armas en su casa, incluso había enseñado a usarlas a su propio hijo. Además, pertenecía a un cierto sector norteamericano denominado como los "preparacionistas", en el sentido de acumular víveres, dinero y armas en su propia casa, para estar prevenidos ante un supuesto caos económico y social en el país.

 

masacre_eeuu_2.jpgEn este ambiente se cría y crece un joven tímido, introvertido y brillante en sus estudios, al que ciertos psicólogos parecen encuadrar en el grupo de los que "odian" al mundo, y tienen bastantes posibilidades de ejecutar una supuesta "venganza" contra él. Muchos analistas explican este fenómeno de la sociedad estadounidense en el sentido de ser una sociedad que se ha creado a sí misma, una sociedad que conoce su poder en el mundo, y por tanto, una sociedad que posee mucho miedo. La posesión de armas de fuego es algo normal en las casas de los norteamericanos, cuyos Estados prohíben por ejemplo fumar de forma más exigente que nosotros, pero en cambio permiten la venta y posesión de armas de fuego, sin apenas realizar un control psicológico sobre las personas que las poseen. Con una Asociación Nacional del Rifle como una de las Instituciones más prestigiosas del país, muchos usuarios de armas se molestan incluso porque dicen que "los meten en el mismo saco" que aquéllos ciudadanos que provocan las matanzas. Comprar y poseer armas es algo natural, está completamente justificado.

 

masacre_eeuu_3.jpgPero además e incomprensiblemente, tras ocurrir masacres como la de Adam Lanza, hay muchísimas personas que experimentan todavía una mayor sensación de tener que estar preparados para su "autodefensa" ante hechos de esta naturaleza, de tal forma que aunque algún sector de la sociedad ha puesto de nuevo el debate sobre el control de armas en primer plano, otros muchos se han rearmado más todavía, de tal forma que la venta de armas se ha disparado tras este suceso. La psicosis está servida, y llega a extremos tan patéticos como el hecho de llevar chalecos antibalas, de forma constante, para la vida cotidiana de la gente. Todo un despropósito, fiel testigo de una sociedad completamente decadente. La contradicción y la extravagancia son tales, que si por una parte la Asociación Nacional del Rifle dice estar rota y dispuesta a aportar todo de su parte para evitar nuevas matanzas, hay Congresistas Republicanos que argumentan que la forma de evitarlas es precisamente que los profesores también lleven armas para poder defenderse de ataques asesinos.

 

Pero estamos seguros de que el problema de las armas, y de esta rara concepción sociológica norteamericana no es la única causante de hechos de este tipo. Recomiendo la lectura del artículo de Mark Rahman en Lucha de Clases, porque sus puntos de vista nos parecen tremendamente acertados. En efecto, sabemos que la sociedad estadounidense representa la cima del capitalismo más despiadado. La cultura del individualismo, del "sálvese quien pueda" llevado a sus más crueles extremos, es típica de aquélla sociedad. Curiosamente, el país más poderoso de la tierra, es uno de los más pobres en esquemas de protección social. Allí está instalada la cultura de las "oportunidades" y del "sueño americano", a la vez que viven en una sociedad y en una cultura tremendamente egoísta, rancia y conservadora.

 

masacre_eeuu_4.jpgSu visión del mundo, de las desigualdades y de la justicia social es muy estrecha, y justifican una política que desprecia a los ciudadanos desde las instancias públicas, una política que los hace responsables de su destino, que les echa la culpa de su éxito o de su fracaso, que les hace tener una conciencia de ser ellos mismos los únicos responsables de todo lo que poseen en la vida. Una cultura cien por cien materialista, cien por cien capitalista, cien por cien consumista. No existen sistemas de sanidad pública, ni política de pensiones, y la protección social brilla por su ausencia. Y mientras los Demócratas quieren aliviar algo este panorama, los Republicanos siempre quieren endurecerlo todavía más, argumentando cínicamente que eso está en su tradición, en las propias entrañas del pueblo americano. Y yo me pregunto si después de todo este panorama, sucesos como el de Newtown nos siguen extrañando.

  

masacre_eeuu_5.jpgMark Rahman se pregunta en su artículo ¿qué es lo que hace único a los Estados Unidos en este tema? Y se responde a sí mismo: "Por un lado, no tenemos un Sistema Universal de Salud para proporcionar servicios mentales de salud de calidad. Casi 50 millones de estadounidenses carecen de cualquier tipo de atención médica, y los que están asegurados, a menudo tienen un acceso muy limitado. Al servicio de salud mental, en particular, generalmente se le presta muy poca atención, en la medida en que las grandes aseguradoras privadas recortan todo lo posible para aumentar sus ganancias". Bien, ¿nos suena esto de algo? ¿No nos parece un discurso familiar? La realidad y la explicación vienen de lejos, ya que nunca el movimiento obrero norteamericano pudo conseguir para la clase trabajadora la atención universal de salud. Seguramente por no existir un partido político independiente de la clase obrera con una fuerte presencia y unión sindical, con una fuerte representación de los trabajadores/as, uno de los objetivos principales de un buen sistema capitalista, fuerte y robusto, que se basa en la existencia de un grado extremo de desprotección de los trabajadores. Una clase obrera desunida, caótica y con poca conciencia de clase, objetivo de todo buen sistema capitalista. Una clase obrera que incluso asuma y justifique la necesidad de su propia desprotección, tal y como ocurre en los Estados Unidos.

 

masacre_eeuu_6.jpgY si los lectores se están preguntando qué tiene que ver esto con la matanza de Newton (creo que no, porque mis lectores suelen ser más inteligentes), la respuesta es bien sencilla: la discusión en torno a cómo Adam Lanza pudo obtener sus armas, aún siendo muy importante, es mucho menos importante que discutir lo que lleva a gente como ésta a cometer dichas atrocidades. Y en este sentido, la mejora del acceso a la atención de la salud mental daría un paso de gigante en la prevención de este tipo de sucesos. Pero aún así no solucionaríamos la raíz del problema, que se encuentra, como hemos dicho antes, en los valores de la propia sociedad norteamericana. En ese sentido, una política más social, más integradora, más justa y protectora, una política pensada para las personas, como tantas veces demandamos desde la izquierda, podría ir a la raíz de la causa misma del problema. Anular esa ideología insensible y excluyente, que legitima las desigualdades, que responsabiliza en primer lugar al propio ciudadano de su protección social, de su éxito laboral y familiar, donde se les insta a salir adelante por sus propios medios, donde se les educa para creer que no tienen que culpar a nadie (y menos al Estado) de sus miedos, problemas y fracasos, más que a ellos mismos, sería proporcionar un auténtico cambio en la mentalidad norteamericana, en sus modos y estilos de vida, prepotentes y obsoletos.

 

Pero mucho nos tememos que esto no va a ocurrir. Y por desgracia, con tantos millones de personas acorraladas y sumidas en un estado de desesperación por la crisis del capitalismo, lo que estamos observando es una reacción de lucha o huida hacia delante en el plano social, como un último resquicio de supervivencia, o quizá más bien de autodefensa frente a este sistema aniquilador, que tiene su forma más cruenta en esta avalancha de actos de violencia masiva, como un ataque frontal hacia el propio sistema, antes de llegar a la autodestrucción. En el fondo, por tanto, el retrato de estos crímenes tan atroces es un reflejo de la decadencia del propio sistema social americano, un retrato de su propia involución social, y un espejo de su caótica moral. Mientras los norteamericanos no entiendan esto, seguirán siendo víctimas de nuevas masacres. Incluso un progreso significativo sobre la política de control de armas no será suficiente para acabar con esta deriva destructora. Los cimientos del capitalismo y del propio imperialismo norteamericano son los que deben ser destruídos.

Compartir este post
Repost0
24 diciembre 2012 1 24 /12 /diciembre /2012 00:00

Ah, pero, ¿aún tenemos dudas? Vivimos la era más agresiva del capitalismo financiero, donde los grandes amos del mundo están representados por los dueños del gran capital. Vivimos en una democracia falsaria, en una ilusión de democracia, donde al pueblo se le consulta únicamente de manera formal, incluso se le presiona a la hora del voto, para después olvidarse completamente de su elección, y mucho más del programa electoral con el que los votados se presentaron a las Elecciones. No es un caso aislado de España, está ocurriendo cada vez en más países europeos. Incluso donde aparentemente no ocurre, como en Alemania, las fuerzas políticas gobernantes son meros títeres en manos de los grandes poderes económicos.

 

barroso_caricatura.jpgEste es el panorama. Las democracias europeas se desmantelan a pasos agigantados, caminando sin prisa pero sin pausa según las directrices marcadas desde los Tratados fundacionales de la Unión Europea. El auténtico poder no reside en el pueblo, ni siquiera en los Gobiernos legalmente constituídos, sino que reside en lo que se han dado en llamar las "Instituciones independientes", tales como el FMI, el BCE, etc. Además dicho tipo de "autoridades" tienden a ir creciendo en número y en funcionalidad, baste recordar la supuesta "Autoridad Fiscal" que existirá en España a partir de 2013, contemplada ya en los PGE, o bien la "Autoridad Supervisora Bancaria" que existirá en la UE a partir de 2014. Caminamos en esa dirección. Y es tal el grado de perversión en las declaraciones y manipulaciones que se hacen a la opinión pública que encima nos lo venden como algo bueno, como cosas buenas y necesarias para nuestra vida diaria.

 

botin_caricatura.jpgPero lo cierto es que este capitalismo neoliberal nunca se ha llevado bien con la democracia. Los conglomerados empresariales, los grandes holdings multinacionales, las empresas de los grandes sectores productivos, rebasan las fronteras de los países, y se convierten en auténticos entes monstruosos, en organizaciones con un inmenso poder e influencia en todas las vertientes, dictando a los propios Gobiernos soberanos la política que hay que hacer, siempre en beneficio de sus propios intereses. Si a ello le unimos el chantaje de los mercados, el de la prima de riesgo, el de la deslocalización, el de la reforma laboral, el de las pensiones, el de la privatización de los servicios públicos, etc., el escenario es completamente desolador. Mientras los bancos se convierten en depredadores del capital financiero, jugando a su particular casino, los recursos públicos de los países se han de dedicar a pagar las deudas que ellos mismos han dejado mediante sus prácticas mafiosas y fraudulentas.

 

draghi_caricatura.jpgEl poder financiero llega a ser inmenso, y nuestro país es además pionero y alumno aventajado de dicha situación. El ratio de sucursales bancarias por población es superado en España, estando por delante de Alemania, Francia, Italia, y todos los demás países europeos. Para una población que se acerca a los 47 millones de habitantes, tenemos más de 40.000 sucursales bancarias repartidas por todo el territorio nacional. En casos como el de Emilio Botín, que acaba además de engullir al antiguo Banesto, el grado de poder efectivo y de influencia mediática es tan impresionante, que nos costaría hacernos una idea real del mismo. El auténtico poder del dinero y de la Banca privada es tal que se ríe continuamente de los otros "poderes" que fingen serlo de cara a la ciudadanía. Además el negocio bancario se ha venido desnaturalizando como tal, y en torno al negocio del mismo se han ido tejiendo una serie de estafas legales, vistas como naturales, consentidas y fomentadas, realmente impresionante. El dinero bancario multiplica al dinero real, al dinero legal. La riqueza virtual acumulada por las entidades financieras equivale a varias veces el PIB de sus propios países, multiplica a su riqueza nacional. Y ese negocio bancario se proyecta en un grado de poder político capaz de nublar la capacidad de influencia de los más altos dirigentes.

 

lagarde_caricatura.jpgEl ejemplo más paradigmático de lo que decimos lo tenemos en la deuda pública de los Estados, todo un chantaje social y político al que nos tienen sometidos, a toda la población, al que sin ir más lejos, dedicaremos más de 38.000 millones de euros para pagar sus intereses en el PGE para el año próximo. Una suerte de esclavitud social consentida por nuestros indignos Gobiernos, que acuden al rescate bancario, a su salvación, a su perdurabilidad y a su estabilidad, antes que al de la propia población. Una perversión política y social sin límites, frente a la que sólo luchan algunas arriesgadas y valientes ONG's, tales como ATTAC, CADTM, etc. Y por si todo ello fuera poco, la construcción de ese "casino financiero" en que han convertido algunos Derechos Fundamentales, tales como el de la Alimentación, la Vivienda, etc. Y si temen algún gesto indeseado que ponga en tela de juicio sus intereses, lo cortan de raíz. Baste para ello recordar el intento frustrado de Papandreu en Grecia para celebrar un referéndum, o la puesta fuera de escena de Berlusconi en Italia. Son auténticos Golpes de Estado encubiertos a la propia democracia, que son incluso justificados por la propia ciudadanía. Tal es el grado de extensión de su pensamiento único, el lavado de cerebro tan intenso al que tienen sometida a la población, con la inestimable colaboración de los grandes medios de comunicación que les hacen de portavoces bufones de sus teorías y de sus dogmas neoliberales.

 

merkel_caricatura.jpgNos han llevado engañados por el camino de la Tecnología aliada, del avance en los medios electrónicos de pago, el endeudamiento desmesurado de nuestro sistema capitalista de consumo, y todo ello con la cobarde complicidad de nuestros Gobiernos, desde la llegada de la democracia. El ahorro social se liberaliza, se deja entrar a los bancos privados en la esfera de los derechos sociales y de los derechos fundamentales, que se convierten en pura mercancía, con la que se comercia y se hace más negocio bancario, se "titulizan" las propiedades personales, que se convierten en papel mojado, se engaña descarada y cruelmente a las personas con más edad y menos conocimientos financieros, hasta conseguir que los bancos ganen dinero hasta con nuestra respiración.

 

Y cuando todo esto estalla en nuestras propias narices, frente a la incapacidad de nuestros títeres gobernantes, el Estado se dedica a reponer los desaguisados de toda esta pléyade de estafadores y especuladores corruptos, como fieles perritos falderos, esclavos de su poder. Al socaire de todo ello, y para salvaguardar a las crueles entidades, se emprenden nuevas políticas económicas en aras del "saneamiento" de las cuentas públicas, cuando en realidad lo que se están saneando son los balances bancarios. Las llamadas "reformas estructurales" son en realidad exigencia de las grandes empresas y de los bancos, ávidos de entrar al gran melón de la rentabilidad, para seguir jugando con los intereses de las familias, de la ciudadanía, y seguir mangoneando con sus derechos fundamentales. Se pone en tela de juicio la sostenibilidad de los servicios públicos, para que el capital privado se cuele en ellos en aras de una mayor eficiencia en su gestión. El nuevo engaño está servido, de nuevo con la criminal complicidad de nuestros indignos gobernantes. Las fusiones y reformas del sector financiero no son más que parches para que puedan seguir desplegando su influencia y su poder en todas las facetas de la sociedad.

 

rajoy_caricatura.jpgA todo ello se une la libertad total de circulación de capitales, la existencia de los paraísos fiscales, la evasión fiscal, y toda suerte de trampas financieras y de prerrogativas para el negocio bancario. La progresiva privatización de las pensiones públicas, si no lo detenemos, dará al traste con el derecho universal al sistema público de pensiones, y contribuirá a que los mayores del mañana se conviertan en los nuevos pobres, en los nuevos indigentes de este inhumano sistema. Sólo hay que recordar casos como el de la petrolera británica BP, para darse cuenta de hasta qué punto peligran los planes de pensiones suministradas por una empresa privada. La especulación se convierte en forma de actuación consentida, incluso fomentada por los poderes públicos. Mientras existen miles de viviendas vacías en nuestro país, otros cientos de ciudadanos/as son echados de sus casas porque no pueden hacer frente a su hipoteca. El terrorismo financiero campa a sus anchas, en una sociedad cautiva del enorme poder de dichas entidades. Ya no se invierte en actividades productivas, simplemente porque las entidades han de devolver todo el dinero prestado, pero incluso porque dichas actividades productivas son mucho menos rentables que las especulativas. Y todo ello incide en que la economía se derrumba, y el caos social está servido. Se extiende el desempleo y la pobreza, en un desolador y sombrío panorama.

 

rosell_caricatura.jpgPero a los bancos y a las grandes empresas les da igual. Ellos siguen a lo suyo. Si un negocio especulativo se pone feo, abordan el siguiente. Siempre tienen más, porque su propio poder, alentado por los siervos del poder político, no tiene límites. Abordan el negocio especulativo en el mercado de materias primas, de los recursos alimentarios, en el petróleo, en el cambio climático, en la degradación de los recursos naturales. Invierten en los negocios de tráfico de armas, en la corrupción, sembrando destrucción y muerte. Blanquean dinero de las más macabras mafias e Instituciones, a costa de continuar con su poder e influencia. Sus políticas de ajuste se traducen en enfermedad y muerte para muchas personas. Pero ellos son los que mandan. Los poderes auténticamente representativos están contra las cuerdas, presos de su propia cobardía. El mundo de las finanzas criminales extiende sus redes por todos los foros, por todos los resquicios del mundo social, que ellos mismos dirigen y organizan. Los delitos de cuello blanco son amnistiados, consentidos y hasta fomentados, en cambio se acosa a los más débiles y desfavorecidos si irrumpen en algún supermercado, o si protestan para no ver más vulnerados sus derechos. Las víctimas se criminalizan, mientras se premia a los poderosos autores de las más viles fechorías. Así que, ¿todavía nos quedan dudas de quién manda aquí?

Compartir este post
Repost0
21 diciembre 2012 5 21 /12 /diciembre /2012 00:00

lomce20.jpgContinuamos con la detallada exposición de los puntos más polémicos establecidos en la LOMCE, a los cuales hay que sumar, por si todo lo anterior fuera poco, el nuevo debate generado por el Ministro Wert en torno al posible uso de las lenguas co-oficiales en las Comunidades Autónomas, lo cual ha desatado, como no podía ser de otra manera, una nueva explosión de las fuerzas políticas catalanas (salvo PP y Ciutadans, claro está) en defensa de su lengua. Por resumirlo de forma rápida, esto ha supuesto crear un nuevo problema donde no existía (que es en realidad lo que hace la LOMCE en todos los aspectos que toca), ya que el modelo de inmensión lingüística en Cataluña lleva funcionando muchos años, y se comprueba experimentalmente que los alumnos aprenden catalán y castellano a la perfección. No insistiremos por tanto más en este punto, porque pensamos que representa una distracción nueva, una nueva cortina de humo para alejar el foco de atracción de lo realmente importante en esta futura Ley.

 

lomce16.jpgBien, vamos a ocuparnos por tanto aquí del siguiente eje rector de la LOMCE, del siguiente foco de polémica planteado, que se refiere, como ya habíamos avanzado, al recorte del currículum de los estudiantes, al propio adelgazamiento del mismo. El planteamiento de lo que pueden ser las materias troncales se ha reducido en pro de los itinerarios tempranos, lo cual interpretamos desde la izquierda como un tremendo error. De esta forma, la nueva Ley pretende reducir el número de asignaturas y centrar el grueso de la carga lectiva en unos contenidos mínimos, que es a lo que se refieren en la terminología neoconservadora cuando usan la expresión "volver a lo básico". Como en todo lo demás, bajo estos eufemismos vacíos y rancios se esconden las auténticas intenciones de sus planes, en este caso educativos, para justificar itinerarios devaluados dentro del período obligatorio, con unos contenidos mínimos y elementales. Parece como si tuvieran prisa en que el alumnado aprendiese muy rápido lo general, lo elemental, para desviarlo rápidamente a sus correspondientes "especialidades". No se dan cuenta de que precisamente es este período de formación elemental, de formación enciclopédica y generalista, el que está formando personas mínimamente cultas para el futuro, en la plena extensión del término.

 

lomce17Precisamente esta medida corresponde al modelo de la época industrial del siglo XIX, en la que se impartían unas pocas asignaturas que se consideraban necesarias para "triunfar" en la vida laboral, relacionadas con el conocimiento "útil" y necesario para trabajar en la industria. Sin embargo, otras importantes áreas creativas e innovadoras del conocimiento humano eran desechadas en aras de esa utilidad laboral futura. Se abandonaba de esta manera una educación integral, humanista, generalista y enciclopédica, para centrarse en una formación focalizada en los mínimos conocimientos y habilidades necesarias para enfrentarse al mundo laboral. Y por experiencia sabemos que reducir estas áreas de conocimiento no hará sino empobrecer la educación del alumnado, y la cultura general de los jóvenes, que seguirán recibiendo las mismas enseñanzas que sus abuelos. Desde la izquierda entendemos la educación de una forma más humana e integral, más abierta y universal, donde el conocimiento y la cultura sirven al hombre para enfrentarse a su mundo y su sociedad, bajo una perspectiva de análisis crítico. En caso contrario, no estaremos formando personas, sino materias primas para el futuro mundo laboral al que tendrán que enfrentarse, bajo ese prisma competitivo que ellos quieren inculcarnos.

 

lomce18.jpgSe trata así por tanto de sacrificar unos contenidos para un currículum completo, abierto, global y complejo, de alto nivel educativo, para centrarse en preparar únicamente una futura mano de obra laboral, barata, no pensante, diligente y sumisa, dotada con unos meros conocimientos instrumentales básicos, para acceder y ser únicamente piezas de un mercado laboral precario y empobrecido, sin ningún horizonte más que el de poder subsistir, y en constante rotación. Es lo que Silvio Berlusconi, al que ya creíamos superado pero que ha vuelto desgraciadamente a la escena política, resumió con el lema de las tres "íes": "Inglese, Internet, Impresa", es decir, "Inglés, Internet, Empresa", ligándolo con el consabido espíritu emprendedor que tanto quieren potenciar esta gentuza del Partido Popular. Así, las enseñanzas de tipo más creativo, como las artísticas, musicales, plásticas, visuales, etc., pasarán a ser enseñanzas de categoría inferior, desapareciendo prácticamente del currículum escolar. Tampoco se prestará atención a las grandes asignaturas centradas en comprender y realizar una abstracción del Hombre con el Mundo, las que enseñan a pensar y a analizar, como la Filosofía, porque se consideran asignaturas "peligrosas".

 

lomce19.jpgSólo quienes logren superar todas las reválidas que se pretenden imponer, ya explicitadas en el artículo anterior de esta serie, podrán acceder a unos contenidos formativos más completos y cualificados, dirigidos a cubrir empleos técnicos intermedios o a puestos directivos (quienes puedan pagarse las nuevas tasas escandalosas de los Másteres Universitarios, por supuesto). Plantear que la solución a los problemas de aprendizaje en cualquier materia se encuentra en el incremento de sus horas lectivas, contradice no sólo los propios datos manejados por el Ministerio de Educación, sino los resultados de todas las investigaciones internacionales, tal como afirman Angulo (2012) y Sahlberg (2010). Con un número de horas prácticamente similares para las asignaturas instrumentales y con muchas menos horas lectivas totales, Finlandia obtiene muchos mejores resultados que nosotros en los Informes PISA. Por eso la diferencia en los resultados de la puntuación PISA no se encuentra en impartir más horas de matemáticas, de lengua o de física, sino en cómo se imparten éstas, y en qué contexto se aprenden, como afirma Feito (2008). Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
20 diciembre 2012 4 20 /12 /diciembre /2012 00:00

Como ya habíamos anunciado en artículos previos (¿Es el Federalismo la solución?), el último a tenor de la crítica que hacemos a una Constitución de 1978 ya muerta y obsoleta (¿Cómo creernos esta Constitución?), así como en las diversas referencias a nuestros Programas Electorales, vamos a comenzar aquí una nueva serie de artículos donde expongamos a fondo nuestra visión del Modelo Territorial y de Estado que entendemos desde la izquierda, esto es, el Modelo Federal. Voy a remitir a mis lectores a dos documentos principales de referencia, además de a otros muchos artículos y estudios publicados por Izquierda Unida y otras formaciones políticas afines. Los dos documentos en cuestión son los titulados "Un Estado Federal, Plurinacional, Democrático y Solidario", más antiguo y extenso (publicado en 1998), y "Por un Estado Federal Republicano, Participativo y Solidario", bastante más breve, de varios autores, y algo más moderno, ya que data de 2005. A ellos me remito para una información más documentada sobre todo lo que vamos a contar y a proponer aquí.

 

Partimos de la base, como es lógico y natural, de que el actual Modelo de Estado que tenemos en el Reino de España, surgido de nuestra Constitución de 1978 y del período que se llamó Transición Democrática, después de la muerte del dictador, se ha declarado a todas luces insuficiente. En efecto, lo primero que deberíamos hacer sin ni siquiera tener la pretensión de cambiarlo sería recogerlo en la propia Constitución, cosa que aún no se ha hecho (nos referimos a las propias Comunidades Autónomas). Y ya puestos, si nuestras fuerzas políticas protagonistas del bipartidismo (PP y PSOE) se hubieran puesto a cambiar la Carta Magna, también podrían haber hecho otros cambios que llevan mucho tiempo esperando, tales como los relativos a la sucesión en la Corona, la reforma del Senado, la Ley Electoral, etc. Es decir, la reforma de la Constitución, por sí sola, ya tendría mucho jugo, si es que de verdad hubiese habido voluntad política de actualizarla.

 

No se ha hecho, y además a esta necesidad se han unido otros dos frentes problemáticos: por un lado, la actual crisis económica ha dejado al descubierto las auténticas pretensiones de las fuerzas de la derecha (bajo la complicidad del PSOE) de desmontar todos los derechos civiles, sociales, laborales y políticos que la Constitución consagraba, lo que ha acabado desmontando el Estado Social y de Derecho que proclamaba la propia Constitución. Y a todo ello se han unido las pretensiones soberanistas (independentistas) de la Comunidad Autónoma de Cataluña, representando un desafío para el Estado y el Gobierno Central. Desde la izquierda no sólo ya sabíamos por dónde iban los tiros, sino que desde hace mucho tiempo que estamos convencidos de que otro Modelo Territorial y de Estado es el que necesitamos en España, bajo unos parámetros de auténtica democracia real, participativa y ejecutiva. Y esto es lo que planteamos en las propuestas que defendemos de derogación de la actual Constitución, para crear otra de corte Republicano y Federal.

 

En todo caso, el nuevo Modelo ha de tener como norte los valores de solidaridad y de justicia social, que pensamos han de respetarse a toda costa, en cualquier modelo organizativo que se proponga. Desterrar por tanto el neoliberalismo es cuestión principal, pues es el auténtico responsable de los valores que hoy cultivamos como sociedad, donde lo competitivo prima sobre lo solidario, y lo individual sobre lo colectivo. De hecho, desde la izquierda culpamos a esta sociedad neoliberal que tenemos de la búsqueda de argumentos e identidades no a partir de lo que tenemos en común, sino de lo que tenemos de diferentes con el resto de pueblos, naciones y culturas. Quizá represente un mecanismo de defensa de la población, que se introvierte, se interioriza buscando aquéllos valores que puedan protegerla. Craso error, pues si algo nos ha enseñado el neoliberalismo como fase actual del capitalismo más cruel y globalizado, es que justamente tenemos el problema más compartido, y de forma conjunta y globalizada tenemos que acabar con él.

 

Y así, de esta forma manipulada, estamos cayendo también en otra de las trampas que dicha globalización capitalista nos impone, que no es otra que renunciar a las identidades y culturas de los pueblos, para mirar a un horizonte común. La trampa está en que nos hacen renunciar sin darnos cuenta a la lucha de clases, que sí que es la misma en todos los lugares del mundo, porque ésta es tan vieja como los mismos pueblos. Nuestra identificación como clase trabajadora, ha de ser con la clase trabajadora mundial, de todos los pueblos y naciones del mundo, porque a este nivel de clase sí que podemos compartir nuestros problemas y nuestra lucha. Pero la propia identidad de los pueblos no puede perderse, pues representa el origen y el fondo remoto de nuestra cultura. No podemos renunciar a ella, y desde la izquierda pensamos que el Modelo Federal es el que respeta y representa más fielmente la libre identidad de los pueblos, y su armonía en convivencia con otros pueblos de otros orígenes y de otras culturas.

 

También quiero aquí denunciar otro ejemplo tramposo que se nos pone cuando se habla de la identidad de una nación, y se pone como referencia a los Estados Unidos de América. Cualquier persona con un poquito de cultura sabe perfectamente que la historia de los EE.UU., comparada con la historia europea, incluso comparada con la historia de la Península Ibérica, tiene tres días mal contados. Cuando ellos comienzan a ser una nación unida a raíz de su Guerra de la Independencia, Europa y la Península (que no España, que tiene únicamente cinco siglos) ya tenían muchísimos siglos de historia pasada, de pueblos y culturas que nos habían habitado. Aclaro esto porque parece ser que algunos se extrañan de que España, con una extensión mucho menor de la de algunos Estados de los EE.UU., pueda albergar tantas Comunidades Autónomas, incluso con ansias y aspiraciones soberanistas. Ésta es la explicación, e ignorarlo es presumir de no conocer ni respetar nuestra historia. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
19 diciembre 2012 3 19 /12 /diciembre /2012 00:00

Pues parece ser que sí, que esto es lo que piensa el Partido Popular, el Gobierno al que sustenta, y más concretamente (pues es el autor de dicha frase) su Ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. Y la ha pronunciado no una vez, sino varias, en algunos de los últimos discursos que ha pronunciado, junto a otras frases de perogrullo como "no vengo para estar, sino para hacer". Pero esto de "repartir dolor" tiene su intrínguli. Usando sólo el sentido común, que es el más común de los sentidos, entendemos que sólo desde el sadismo social y político se puede mantener semejante afirmación. Salvando las distancias, es como cuando te dicen "quien bien te quiere, te hará llorar". Pues no, mire usted, yo no quiero que me quieran para hacerme llorar, sino para hacerme feliz.

 

gallardon_cari.jpgEs el Gobierno entendido en plan mesiánico, en plan salvapatrias, que justifica todas las medidas "dolorosas" que han de tomar bajo el fin último de "salvar" a la sociedad. Y a eso se dedican, a "repartir dolor" entre todos los sectores. No me extraña nada, en un PP más a la derecha que nunca, ya que tienen no sólo la mayoría absoluta, sino la perfecta excusa de la crisis. Es la acción de Gobierno entendida por un grupo de fanáticos neoliberales, y ultracatólicos neofascistas, como los actuales. Perfiles como los de Gallardón, Jorge Fernández Díaz o Jose Ignacio Wert se ajustan perfectamente a este corte. Gobernar para ellos es administrar esa penitencia al pueblo, ese castigo, ese dolor, hasta alcanzar sus plenos objetivos. "Estamos gobernando en tiempos muy difíciles, donde gobernar significa muchas veces repartir dolor", ésta ha sido la frase en cuestión del Ministro de Justicia, que como vemos, no tiene desperdicio.

 

guindos_cari.jpgPero mire usted por dónde, no la vamos a rebatir. Vamos a suponer por un momento que nos volvemos tan fanáticos como ellos, tan hooligans, tan terroristas sociales como ellos mismos, y también opinamos que gobernar debe ser repartir dolor, pero solamente nos diferenciamos de ellos en los destinatarios de dicho dolor. Así que vamos a hacerle algunas recomendaciones y sugerencias de por dónde puede repartir ese dolor. Mayormente, para que el señor Gallardón compruebe que desde la izquierda también sabemos y podemos repartir dolor. Vamos a ver: podemos comenzar por despojar a la Iglesia Católica de todo su poder, anulando los Acuerdos con la Santa Sede, y obligando a la Iglesia a pagar el IBI de todos sus edificios, y a tener que financiarse con las cuotas de sus fieles, además de anular la religión del currículum escolar. Seguro que esto causaría mucho dolor, sobre todo para el sector más "humanista cristiano" del Partido Popular.

 

jorge_fernandez_diaz_cari.jpgContinuamos. También podríamos repartir un poquito de dolor al sector empresarial, derogando la actual Reforma Laboral, e implantando una Reforma Empresarial, que instaure la democracia económica en las empresas, y ponga el protagonismo de las decisiones empresariales en los representantes de los trabajadores. Implantando un modelo que grave sobre los beneficios empresariales, que impida los ERE's masivos, y que nacionalice para el sector público todas las grandes empresas de los sectores estratégicos de nuestra economía. Esto seguro que iba a repartir mucho dolor entre los dirigentes empresariales, quizá habría algún que otro suicidio, como está ocurriendo ahora para los pobres ciudadanos que deshaucian de sus viviendas, porque se quedaron sin empleo, y no pueden pagar su hipoteca. Claro que sí. Si gobernar es repartir dolor, pues vamos a ello. Expropiemos para la clase trabajadora todas las grandes fincas, todas las grandes empresas y propiedades, y democraticemos la economía. No se imagina usted, señor Gallardón, cuánto dolor iba a causar todo esto.

 

montoro_cari.jpgAnulemos los impuestos injustos, como el IVA, y gravemos con una política fiscal progresiva a todos los contribuyentes, para que realmente pague más quien más tiene y quien más gana. Impuestos a las grandes fortunas, impuestos sobre el patrimonio, impuestos a los defraudadores fiscales (en vez de la amnistía que están practicando ustedes), y acoso y derribo a los paraísos fiscales. Esto iba a causar mucho dolor, somos conscientes de ello, pero son medidas completamente necesarias, como ustedes argumentan. Apoyemos toda esta política con Planes de Empleo Público, y fortalecimiento del Estado del Bienestar, junto con una abolición de todos los co-pagos y re-pagos que funcionan actualmente en Sanidad, Dependencia, Justicia, Medicamentos, etc. Volvamos a recuperar para el sector público todas las empresas privatizadas, del sector aéreo, de transportes, sanitario, etc. Con todo ello el dolor ya iba a ser muy intenso para ciertos sectores de nuestra sociedad. ¿No lo cree usted, señor Gallardón?

 

Y hemos dejado para el final al mejor sector de todos, el financiero y bancario. De entrada, llevemos al banquillo de los acusados a todos los Directivos de todas las entidades nacionalizadas, junto con todas aquéllas donde se tengan indicios de prácticas fraudulentas y abusivas. Es decir, todos. Metamos en la cárcel a toda la cúpula dirigente del sector bancario y financiero español. Hagamos recuperar a todos los afectados el dinero que han perdido por las estafas de sus bancos, como los tenedores de participaciones preferentes. Y por último, nacionalicemos todo el sector financiero español, todo, al completo, ya que los ahorros de nuestra sociedad no pueden estar bajo el control de las manos privadas, esas manos que sólo buscan la avaricia y el lucro desmedido e incesante. Seguro que si hacemos todo ello, ya no tendremos nunca más problemas con la "sostenibilidad" del sistema público de pensiones, ni del sistema sanitario, etc. Claro, somos conscientes de que todo esto iba a generar mucho dolor, pero ¿qué se le va a hacer? Gobernar es esto. ¿Lo ve, señor Gallardón? Desde la izquierda también creemos que hay que repartir dolor, sólo que cambiamos los destinatarios del mismo.

Compartir este post
Repost0
18 diciembre 2012 2 18 /12 /diciembre /2012 00:00

Volvemos a escribir sobre este asunto, sobre todo para concienciar sobre uno de los argumentos (quizá el principal) que se están esgrimiendo desde las Instituciones, en el sentido de privatizar (parte de) la Sanidad Pública. Por básico y elemental que nos parezca, parece ser que todavía hay que difundir estos mensajes, porque hay gente que no es capaz de rebartirlos, incluso de dejarse influir por las corrientes privatizadoras. Antes que nada, quiero rebatir también otro argumento de los que típicamente se utilizan, tal como el siguiente: "No estamos privatizando la Sanidad, sólo su gestión". Esto es una perogrullada como un camello, y una absoluta falacia, pues si lo hacen así (en los casos donde sea verdad que lo hacen así) no es porque no quieran privatizarlo todo, sino simplemente porque esto va por etapas, en una primera etapa se privatiza la gestión, para luego acabar por privatizarlo todo.

 

sanidad_privada1.jpgBien, vamos al argumento en cuestión, que se manifiesta de varias maneras: "¿Porqué la Sanidad tiene que ser de gestión pública?", o bien "No está demostrado que la gestión privada sea peor", etc. Como decimos, de varias formas se puede manifestar este argumento, pero todos intentan llevar a la opinión pública al mismo sitio, que no es otro que plantearle dudas acerca de si una Sanidad privada pudiera ser más eficiente que una pública. A su favor, juegan con el argumento de lo mal que han gestionado los políticos la cosa pública en otras facetas, lo cual les ayuda a extender la mala imagen de la gestión pública en todos los ámbitos. Extrapolandolo a otros temas, y después del estropicio que han montado con la fusión de las Cajas de Ahorros, véase cómo ahora se empeñan en desviar la responsabilidad a los políticos que estaban en sus Consejos de Administración, en vez de reconocer el auténtico motivo de todo ese plan, que no era otro que bancarizar las Cajas, es decir, ponerlas a disposición de los grandes bancos, para sanear sus balances. 

 

sanidad_privada2.jpgPero volviendo a la Sanidad, que es ahora el tema que nos ocupa, lo que tenemos que dejar bien sentado es el diferente enfoque que una empresa o servicio público tiene frente a una empresa privada. En efecto, la empresa privada (salvo excepciones de rigor) se crea bajo ánimo de lucro, es decir, el beneficio y la rentabilidad son su norte fundamental, su razón de existir, y a ella sacrifica todo lo demás. Una empresa o servicio público no funciona bajo ese prisma, no necesita ser rentable, por tanto puede dedicar su tarea a satisfacer otros objetivos. Su empeño es cumplir una función social, para todas las personas, y a ello puede dedicar todos sus recursos humanos y materiales, sin ningun pretexto, bajo ninguna presión. 

 

sanidad_privada3.jpgFrente a esto, como decimos, una gestión privada de un determinado servicio, o una empresa privada está sujeta al fin último de su rentabilidad, y a él sacrifica sus recursos, sus actividades, su tiempo y su dedicación. Desde este enfoque, su política prima los resultados sobre cualquier otro objetivo a satisfacer, que queda no sólo relegado, sino recortado o ignorado si no se cumple el objetivo principal de la rentabilidad económica. En realidad, el empresario que meta sus zarpas en la Sanidad, no es porque le interese la salud de las personas, sino porque le interesa el dinero que pueda obtener con ese negocio. E igual lo podemos aplicar a la Educación, a la Dependencia, a la Alimentación, a la Vivienda, o a cualquier otro aspecto de vertiente social. Precisamente esta vertiente social es ignorada por la empresa, no le interesa para nada, la desprecia, la coloca en un segundo, tercer o cuarto plano, la relega y posterga a una posición que para nada tiene que ver con los objetivos empresariales. 

 

sanidad_privada4.jpgEsto es lo que la ciudadanía tiene que tener claro, y lo demás son monsergas, mentiras que nos cuentan para ver si pueden convencernos de que una empresa privada que gestione un servicio público sería mejor que una pública. En estos tiempos se apoyan además en el consabido argumento del ahorro, de la necesidad de ahorrar en "gasto público", bajo la premura de tener que cumplir con los objetivos de reducción del déficit público. No nos dejemos engañar. Todo son trampas, todo son mentiras para intentar llevarnos a su terreno, y que sembremos "dudas razonables" sobre si la gestión privada podría ser mejor. No caigamos en su barata demagogia. NUNCA UNA EMPRESA PRIVADA GESTIONARÁ MEJOR UN SERVICIO PÚBLICO QUE LA PROPIA ADMINISTRACIÓN. Y no debemos tener dudas en esto jamás. Otra cosa será que dicha gestión pública pueda ser mejorada, controlada, racionalizada, democratizada, puesto que estamos hablando de que se administra con los recursos de todos los ciudadanos/as.

 

sanidad_privada5.jpgLos efectos en cuanto una empresa privada entra en el ámbito público están clarísimos: como su objetivo es la máxima rentabilidad, entran en juego los planes de "ajuste", "reestructuración", palabras que sólo esconden recortes de personal, reducción de sueldos y precarización de condiciones laborales, para hacer más "sostenible" el servicio público de que se trate, mientras que los Directivos de la compañía en cuestión se llevan a casa sueldos millonarios. Esta es la fórmula, y está inventada hace mucho tiempo. En el tema que nos ocupa de la Sanidad, se materializa en el cierre de servicios, camas, urgencias, quirófanos, plantas, etc., y por otro lado, en el despido de miles de trabajadores/as sanitarios. Por tanto, lo que está ocurriendo es un auténtico expolio, donde el ánimo de lucro está en este caso reñido con la calidad asistencial, y sus características de gratuidad y universalidad. Y ahí tenemos a los Gobiernos del PP (Central y autonómicos), con la complicidad de CIU en Cataluña, atacando en todos los flancos, para conseguir una Sanidad totalmente privada.

 

sanidad_privada6.jpgEn perfecta sintonía, el Gobierno Central, mediante el Real Decreto Ley 16/2012, sustituye la sanidad universal y gratuita en el momento del uso por un modelo de aseguramiento que excluye de la atención sanitaria a diversos colectivos, aumenta a todas las personas las tasas para los medicamentos, y deja de financiar algunas prestaciones. Más tarde, mediante otro Decreto, retira 450 medicamentos de la financiación de la Seguridad Social, sin ofrecer alternativas. Por su lado, a través de la legislación de la Comunidad de Madrid, el PP continúa la desintegración del sistema público sanitario con el llamado, paradójicamente, “Plan de Garantía para la Sostenibilidad del Sistema Sanitario” contemplado en los Presupuestos de 2013. Como colofón, implantan también el euro por receta, donde Cataluña es pionera.

   

sanidad_privada7.jpgEsta transformación culminaría el cambio iniciado por la anterior Presidenta de la CM, Esperanza Aguirre, para convertir Madrid en estandarte de lo que el PP considera su modelo sanitario. Primero esgrimen una cuestión ideológica : “la salud es un problema individual”, y por lo tanto el Estado no tiene porqué hacerse cargo del cuidado de la salud de las personas. Sólo en caso de “necesidad” se cubrirían unas “prestaciones básicas”. Segundo, no se puede excluir a las empresas de un sector como el de la sanidad, además éstas “son más eficientes que el sector público”. Tercero, la crisis – antes aludían al Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE- hace que la administración tenga que “cumplir los criterios de déficit” impuestos por las políticas de austeridad, sin poder recurrir a la deuda. Toda una estrategia planificada desde hace mucho tiempo, para hacer entrar a las grandes aseguradoras privadas en el negocio de la salud pública.  



sanidad_privada8.jpgEn palabras de Carmen San José Pérez, en su artículo de Viento Sur: " Podríamos decir que nos enfrentamos a dos problemas en uno. Primero se cambia el modelo sanitario para poder apuntalar cambios que consolidan la idea de que la sanidad es para quien la paga. Y eso que, aunque la mayor parte de la financiación proceda de los impuestos directos, otra parte proviene de los indirectos -como el IVA- luego todas y todos, tengamos “papeles” o no, contribuimos a su financiación. Pero esta idea se va extendiendo creando un cierto grado de inseguridad en la población, enfrentando a unos contra otros, y aumentando la insolidaridad. Ya no tenemos un sistema universal que atiende a aquel que lo necesite, en lo que necesite, esté donde esté. Segundo, se hacen las transformaciones necesarias para expoliar el patrimonio público que constituyen los servicios de salud. El resultado de este robo va directamente a aumentar el capital de empresas relacionadas con los mismos políticos, familiares y amistades que no dudan en pregonar que lo que teníamos “no nos lo podemos permitir” -, y que ahora el sistema funcionará mejor, será más eficiente y sostenible".



sanidad_privada9.jpgRecomiendo la lectura de este extraordinario artículo, que además de explicar, como hemos visto en ese fragmento, toda la lógica que subyace al plan de privatización de la Sanidad Pública, nos cuenta con detalle todo el entramado empresarial que está detrás de estas operaciones, con nombres y apellidos, para que tengamos un poquito más claro cuál es la estrategia. Ellos serán los beneficiados de todo este Plan, y los más perjudicados, además de los propios trabajadores/as del sector sanitario, la población más vulnerable, que verá cómo se deteriora aún más su salud. Enfrentémonos a toda esta política, si no queremos vernos como en Estados Unidos, donde existen 50 millones de personas sin ningún tipo de cobertura sanitaria, y 250 millones con seguro médico privado, que cuando necesitan de tratamiento, muchas veces les es negado. ¿Este es el panorama que queremos para nuestro país? Sigamos en la lucha, ya hemos comprobado que esta deriva privatizadora se puede parar.   

Compartir este post
Repost0
17 diciembre 2012 1 17 /12 /diciembre /2012 00:00

4.4. Infraestructuras.

 

Transportes.

 

La política de Transportes estará presidida por el principio de que la función del transporte es crear accesibilidad sin generar otra movilidad que la estrictamente necesaria. Por ello, promoveremos un sistema de transporte multimodal e integral basado en los servicios de transporte público y en el fomento de los desplazamientos en medios no motorizados. De esta forma, el sistema de transporte contribuirá a la reducción de la movilidad innecesaria, al equilibrio entre el mundo rural y el mundo urbano y a alcanzar la máxima accesibilidad, atenuando el tráfico y la movilidad innecesaria. Para ello:

 

1.- Impulsaremos la revisión del Plan de Infraestructuras para la Sostenibilidad del Transporte en Andalucía, ampliando el horizonte hasta 2020 e incorporando las nuevas orientaciones establecidas en materia de integración ambiental y sostenibilidad y del cambio del modelo productivo.

 

2.- Elaboraremos una Ley de Movilidad Sostenible donde se regulen las obligaciones de las distintas Administraciones en el transporte público, se planteen los instrumentos que faciliten la movilidad sostenible de la población y se fomenten los medios de transporte no motorizados como la bicicleta, mediante la elaboración de un Plan Director del uso de la bicicleta.

 

3.- Fomentaremos la creación de conexiones sostenibles y fluidas con los núcleos de empleo, potenciando medios públicos que fomenten la igualdad interterritorial de pueblos y ciudades.

 

4.- Realizaremos una progresiva redacción de Planes de Transporte Metropolitanos de todas las aglomeraciones urbanas andaluzas.

 

5.- Ampliaremos el ámbito de los Consorcios de Transporte hacia la cobertura de toda la población de Andalucía, y estableceremos la Tarjeta Única de Transporte para todos los modos públicos dentro de la Comunidad Autónoma andaluza.

 

6.- Actuaremos en la red convencional de carreteras mediante el desarrollo del Plan MASCERCA.

 

7.- Abordaremos la redacción y el desarrollo de un Plan de Conservación de Carreteras que garantice las condiciones de circulación, seguridad y fluidez vial.

 

8.- Impulsaremos la integración de la Red Logística de Andalucía en los Corredores Transeuropeos Central y Mediterráneo para el transporte de mercancías, convirtiendo los nodos de la red en las terminales de acceso al corredor.

 

9.- Potenciaremos el transporte marítimo entre los puertos andaluces y de éstos con el exterior, así como su capacidad de nodos de desarrollo económico y generadores de empleo, actualizando usos y modernizando y ampliando instalaciones con criterio de sostenibilidad ambiental.

 

10.- Impulsaremos la creación de una red de nodos estratégicos y logísticos de interés nacional de los principales puertos de Andalucía en conexión con la Red de Áreas Logísticas y la red ferroviaria.

 

Ferrocarril.

 

1.- Las futuras infraestructuras ferroviarias serán diseñadas con criterios de mínimo impacto ambiental y bajo consumo, seguridad, calidad, austeridad y articulación del territorio.

 

2.- Estableceremos en los Planes de Ordenación del Territorio de ámbito subregional, y en coordinación con las determinaciones del Plan de Infraestructuras para la Sostenibilidad del Transporte en Andalucía, los criterios necesarios, y en su caso, las reservas de suelo precisas, para garantizar el desarrollo del sistema ferroviario andaluz y su conexión multimodal con otros modos de transporte y con las áreas logísticas y centros de transporte de mercancías.

 

Con estos puntos acabamos con la exposición del gran apartado del Acuerdo Programático que tiene que ver con la sostenibilidad y la cohesión territorial, habiendo tratado el medio ambiente, la ordenación del territorio, el desarrollo rural y (en este artículo) las infraestructuras y el transporte. Ya hemos contado básicamente estas políticas y nuestras propuestas desde la izquierda en otros muchos artículos, y aquí se incide en parte en ellas. Básicamente, las grandes premisas son que el Transporte debe ser un servicio público, donde además hay que apostar por los modos y medios sostenibles, y de menor impacto medioambiental. Estos objetivos se plasmarían en muchas acciones (parte las tenemos expuestas aquí), entre otras, desestimar la creación de las grandes infraestructuras de transporte (autovías y AVE), a favor de la movilidad mínima, y de los medios respetuosos con el medio ambiente (bicicleta, coche eléctrico, ferrocarril convencional).

 

Desde este punto de vista, esa futura Ley de Movilidad Sostenible puede representar el marco normativo donde se recojan de forma completa todas las directrices a implementar por unos medios y una política de transporte público, universal, no contaminante y respetuosa con el medio ambiente. Impedir las grandes infraestructuras, así como potenciar la movilidad local con medios públicos, baratos y seguros deben ser objetivos básicos de esta Ley. La Tarjeta Única de Transporte es otro objetivo bien pensado, en el sentido de reunir y canalizar mediante un único instrumento público la política usuaria de los transportes de cara a la ciudadanía. Debe instalarse además una política de precios públicos coherente con la actual situación de crisis, y de desprotección de muchos usuarios, tendente a la gratuidad de todos los medios de transporte públicos, sobre todo con las personas más vulnerables o de menores recursos económicos.

 

Por último, se debe avanzar hacia un modelo único de ferrocarril, eliminando las actuales distinciones entre líneas de "alta velocidad" y "convencionales", de bajo impacto medioambiental, situado en el entorno de los 200 Km./h. El modelo por tanto debiera tender hacia una integración del ferrocarril de altas prestaciones, combinando altas velocidades (sin llegar a las del AVE), transporte de pasajeros y de mercancías, y potenciando todo ello como el medio idóneo de transporte para largas distancias. En cortas distancias, las redes metropolitanas de tranvías y/o metros podrían ejercer estas funciones. Pero para todo ello, sería necesario que, en consonancia con lo dispuesto en nuestro Estatuto de Autonomía, el Gobierno Central nos transfiera las competencias y servicios gestionados por las empresas públicas Adif y Renfe, pasando dichas competencias al Ente Público de Gestión de los Ferrocarriles Andaluces.

Compartir este post
Repost0
14 diciembre 2012 5 14 /12 /diciembre /2012 00:00

Mucho se está hablando últimamente sobre la posibilidad de cambiar la actual Ley Hipotecaria, y sus leyes asociadas, sobre todo después de que el problema de los deshaucios se haya convertido en actualidad diaria. De hecho, ya aparece en la lista de los diez primeros problemas preocupantes para la sociedad española en el barómetro del CIS, y a raíz de algunos suicidios de personas ante la tremenda y cruel situación de ser deshauciados, el Congreso, con el único voto a favor del PP (con la complicidad esta vez de UPyD), aprobó el Decreto Ley de medidas urgentes para combatir este problema, medidas que han resultado ser un grosero parche más de este Gobierno, un parche injusto, insuficiente y que sigue dejando excluídos a la inmensa mayoría de los ciudadanos ante los abusos de la Banca.

 

ley_hipotecaria1.jpgDesde la izquierda siempre hemos apostado por un cambio en la Ley Hipotecaria, una Ley que tiene más de un siglo, y que asigna más importancia a las cláusulas hipotecarias (abusivas la inmensa mayoría) que a una sentencia judicial. El cambio de esta Ley, convirtiéndola en una Ley justa, es la única garantía de restar poder a los banqueros, para proporcionar una mayor defensa y seguridad jurídica a los afectados. En el horizonte de dicho cambio debe estar, como no puede ser de otra manera, el Derecho a una Vivienda Digna, recogido en el artículo 47 de nuestra Constitución, esa que acaba de cumplir sus 34 años de vida, y a la que tan poco caso se le hace en estos menesteres.

 

Como sabemos, los orígenes del problema vienen del extremo sobreendeudamiento privado de las familias, ocurrido al albur de la burbuja inmobiliaria, más o menos durante el período 1996-2006, basada en un nefasto modelo productivo, centrado en la construcción residencial, y en un apoyo mayoritario al régimen de compra o de adquisición de vivienda en propiedad. Hay que acabar con este modelo productivo, así como dejar de considerar a la vivienda como un negocio especulativo, sino como un bien básico y un derecho fundamental. Junto a todo ello, hay que potenciar más y mejor el mercado de viviendas en régimen de alquier, pero con una mayor seguridad jurídica para los inquilinos.

 

ley_hipotecaria2.jpgPor tanto, poner límites futuros a estos niveles de sobreendeudamiento privado, así como a los intereses moratorios de la banca, son dos objetivos que una futura Ley Hipotecaria debería contemplar. Pero esta Ley también debería mirar al presente, y también mirar al pasado, es decir, retroactivamente, si es que quiere de verdad conducir a un escenario de total protección de los ciudadanos, e impedir situaciones como las que contemplamos diariamente. Actualmente, la entidad financiera persigue in extremis al cliente, le obliga a pagar intereses escandalosos, le arrebata la vivienda, y además le coloca con una deuda impagable de por vida, dando en la mayoría de los casos con estas personas en auténticas situaciones de exclusión social.

 

Debemos cortar esta problemática de raíz, máxime cuanto estas situaciones se están dando no porque la ciudadanía se niegue a asumir sus deudas, sino porque la grave crisis económica les hace extremadamente vulnerables ante esta situación. La disminución de los ingresos, la pérdida del puesto de trabajo, o el fin de las prestaciones por desempleo hacen imposible que las familias puedan hacer frente a estas situaciones límite. Un Estado que mire de verdad a las personas no puede permanecer impasible ante este escenario. Las Leyes las hacemos los humanos, y por tanto no se puede hablar de que una Ley sirva a la justicia, si adolece de este componente de humanidad y de sensibilidad social.

 

ley_hipotecaria3.jpgAspectos como los límites inembargables de los bienes de la ciudadanía, así como la protección por encima de todo de la vivienda de residencia habitual, deben situarse como objetivos básicos de esta Ley, de cara a proporcionar una situación de tranquilidad para todos. Contemplar las situaciones de insolvencia sobrevenida, regular la dación en pago, y establecer mecanismos de alquiler social de la vivienda, son aspectos que no se pueden olvidar, si pretendemos que la Ley sea completa. El actual Código (voluntario) de Buenas Prácticas Bancarias sobre este tema debe ser abolido, pues la Banca no va a practicarlo voluntariamente, si puede obtener más beneficios recurriendo a otras vías. El objetivo último, final y absoluto de una nueva Ley debería ser garantizar que ningún ciudadano/a se quede sin derecho a una vivienda digna. Este es el horizonte, que debe reconocerse sin fisuras, sin limitaciones y sin excepciones.

 

Concretando un poco más según los puntos anteriores, una nueva Ley Hipotecaria debería contemplar, entre otros, los siguientes aspectos:

 

1.- Proponer límites para el sobreendeudamiento personal y familiar, por ejemplo en torno al 30% del total de los ingresos.

 

2.- Limitar el plazo de amortización del crédito hipotecario. Por ejemplo, no más de 20-25 años.

 

3.- Limitar los intereses moratorios de los préstamos hipotecarios, así como todo tipo de cláusulas abusivas en los mismos.

 

ley_hipotecaria4.jpg4.- Declarar como ingresos inembargables los salarios, sueldos, jornales, ayudas, prestaciones, subsidios, o cualquier otra renta física o retribución personal o del conjunto de la unidad familiar, que no excedan del Sueldo Mínimo Interprofesional. Esto debe ser prorrateado para cada miembro que constituya la unidad familiar, en caso de convivencia e ingresos de varias personas.

 

5.- Regular un procedimiento de liquidación justa y ordenada de todas las deudas de las personas físicas con insolvencia sobrevenida, tanto judicial como extrajudicialmente, definidas en los mismos términos que en la legislación concursal común. El objetivo debe ser lograr para el deudor un convenio vinculante con sus acreedores, incluidos por supuesto los acreedores hipotecarios.

 

6.- Regular las formas y modalidades alternativas a la propiedad que garanticen el poder continuar disfrutando de la misma vivienda habitual, mediante mecanismos de alquiler social, sistema de usufructo, etc.

 

ley_hipotecaria5.jpg7.- Regular el procedimiento de la dación en pago de la vivienda habitual, como último extremo, e incluso retroactivamente. En todo caso, el deudor siempre podrá instar la entrega de la vivienda hipotecada a la entidad financiera como pago liberador de la deuda reclamada, aunque esto no se hubiera pactado de forma expresa en las cláusulas de la hipoteca.

 

8.- Adaptar todo lo relativo a las leyes relacionadas, tales como la Ley de Enjuiciamiento Civil, Ley del Suelo, Ley para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, Ley de Regulación del Mercado Hipotecario, etc.

 

Si conseguimos de verdad realizar los cambios legislativos justos, completos y oportunos, nos habremos quitado de encima otra losa para la clase trabajadora, que contribuye a su indefensión, y habremos conseguido ganar la batalla en el reconocimiento a este Derecho Constitucional a una vivienda digna. Continuemos con la lucha y con la protesta, en la calle y en las Instituciones, junto a las Asociaciones y Plataformas ciudadanas implicadas, tales como los movimientos vecinales, el 15-M, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Stop Deshaucios, etc. El grupo parlamentario de la Izquierda Plural ya ha arrancado del Gobierno el compromiso para que dichas asociaciones estén representadas en las próximas negociaciones para el futuro Proyecto de Ley. Ojalá lo consigamos.

Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías