Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
13 diciembre 2012 4 13 /12 /diciembre /2012 00:00

Vamos a abordar en esta entrega el segundo eje rector de esta LOMCE, que ya habíamos adelantado que tenía que ver con la cantidad de pruebas selectivas implementadas durante los diferentes ciclos, recorridos o itinerarios. En efecto, esta contrarreforma apunta a convertir la educación en una carrera constante de obstáculos y superación de pruebas y reválidas al final de cada etapa: "evaluación a todos los alumnos al finalizar tercer curso de Primaria" (se trata de la primera reválida realizada por el profesorado. Aunque no tendrá carácter eliminatorio, sí constará en el expediente académico del estudiante). "evaluación al finalizar sexto curso de Primaria" (la segunda reválida, realizada por especialistas externos al centro, ya que parece que el profesorado de sexto no está preparado para ello).

 

revalidas1.jpgY seguimos. "Al finalizar el cuarto curso de la ESO, los alumnos realizarán una evaluación por la opción de enseñanzas académicas o por la de enseñanzas aplicadas" (tercera reválida, aplicada también por especialistas externos al centro, desconocedores del alumnado, de su realidad, de su estilo de aprendizaje, e incidiendo como en las otras, en que el profesorado de secundaria tampoco parece estar capacitado para evaluar a su alumnado. Quienes no aprueben serán expulsados del sistema educativo, invalidando el trabajo hecho durante cuatro años de escolarización). "Evaluación final de Bachillerato" (cuarta reválida, después del segundo curso, para obtener el Título de Bachiller). Todo lo que hemos expuesto lo pueden encontrar los lectores en los artículos 20, 21, 28, 29 y 38 de la LOMCE. De las cuatro pruebas de evaluación externas (en 3º y 6º de Primaria, 4º de ESO y 2º de Bachillerato), las de Secundaria tendrán efectos académicos graves, pues de su aprobación dependerá la obtención de los títulos correspondientes.

 

A partir de Secundaria, estos exámenes serán un castigo para quien no los apruebe, no buscando luchar contra el fracaso escolar, como ellos argumentan, sino más bien certificarlo, sirviéndose de él para legitimar un sistema que segrega al alumnado y produce y reproduce las desigualdades sociales (Fernández Enguita, 2012). Pero todas las pruebas estandarizadas que se proponen, tanto al final de la Primaria, como de la ESO y del Bachillerato, son de carácter censal; es decir, afectarán a todo el alumnado. No son pruebas de diagnóstico, sino reválidas que abren o cierran la posibilidad de continuar estudiando y sacar el título correspondiente, o bien marcan (como en Primaria) al alumnado para el resto de su escolaridad (Angulo, 2012). Son pruebas que afectan al expediente del alumnado (clasificándolo) y que tienen consecuencias académicas, pues se dan resultados de forma individual, y el alumno o alumna puede llegar a repetir curso en función de sus resultados al valorar en Primaria "la viabilidad del tránsito del alumno a la siguiente etapa" (Art. 21.1). No se trata, pues, de pruebas para conocer el estado o la situación del sistema, sino pruebas para descartar al alumnado.

 

revalidas2Además del coste adicional que implicarán estás reválidas, pues serán realizadas por las respectivas Administraciones educativas y aplicadas y calificadas por especialistas externos al centro, abren aún más la educación pública a la privatización y externalización hacia empresas y consorcios de evaluación privados. Pero, sobre todo, suponen una vergonzante desconfianza en el profesorado, y la merma de su autoridad respecto al alumnado, pues el Ministerio de Educación considera que el profesorado que impartió las clases no está capacitado para evaluarles. Este tipo de reválidas centran la enseñanza, sobre todo en estos cursos, en "preparar para los exámenes", para que el alumnado obtenga buenos resultados en los mismos y el centro no baje en el ranking. Se tiende a enseñar focalizándose en los contenidos y procedimientos que en el examen se piden, que se convierten en el eje del currículum: lo que se mide es lo que importa (Inzunza, 2009). Pero aprender "para superar una prueba", como sabe cualquier estudiante, no es lo mismo que aprender para conseguir el dominio y la comprensión de una materia (Angulo, 2012; Stake 2006; Stobart 2010; Gimeno Sacristán 2012).

 

Hemos de comentar que todos los trabajos, informes e investigaciones que están en la vanguardia educativa, como los de los autores que estamos citando, y de los que daremos cumplida referencia en el último artículo de esta serie, apuestan por una evaluación no como una herramienta selectiva para el alumnado, sino como una compartición, una publicación y una comprobación de los conocimientos adquiridos, por lo que debe ser una herramienta de carácter consensuado, continua en el tiempo, que se realice de forma ética y crítica. La evaluación no debe ser un filtro, sino una constatación de que el alumno/a asimila los conocimientos, los comprende, y los defiende o critica desde un punto de vista formal. Por tanto, creemos que nunca la evaluación entendida como se está planteando en la LOMCE será una herramienta educativa apropiada.

 

revalidas3.jpgEs necesario señalar también que el Anteproyecto de Ley suprime el examen de Selectividad (precisamente, al cerrar este artículo el Ministerio se reúne con todos los representantes universitarios de las Comunidades Autónomas), pero permite que cada Universidad pueda plantear sus propias pruebas de acceso, según ellos, para ciertas carreras universitarias de gran demanda. Según el artículo 37.bis, "cada Universidad podrá hacer una evaluación específica de conocimientos y/o de aptitudes personales", para admitir al alumnado (quinta reválida). Quienes no superen esta prueba y tengan 45.000 euros, podrán matricularse en una Universidad privada, y obtener la Titulación en Medicina, por ejemplo, pudiendo ejercer su profesión sin ninguna reválida más. Parece pues que las reválidas y el control exhaustivo emprendido desde Primaria desaparecen si se tiene dinero para pagar.

 

Este sistema de evaluación selectiva de las Universidades supondrá la sustitución de un sistema de acceso objetivo e igualitario, por otro que permitirá la selección con criterios dispares, no homogéneos y propicios a todo tipo de disfunciones. Todo ello, unido al aumento de tasas y la reducción de becas, propiciará la clasificación de las Universidades en las de élite y en las de, digamos, segunda categoría. Se apuesta así en definitiva por un modelo de enseñanza basado en la presión del examen, frente a un modelo educativo más centrado en las necesidades y motivaciones del alumnado. Es lo que el PP entiende por "cultura del esfuerzo", y "carrera meritocrática", y que obedece, junto con otros puntos de la reforma que iremos comentando, a los deseos del sector más recalcitrante de la derecha, así como a los sectores religiosos.

 

En vez de buscar estrategias y formas de motivar y entusiasmar al alumnado por el conocimiento y el aprendizaje, se concibe la educación como un camino de penitencia y sufrimiento, salpicado de pruebas y exámenes continuos, que convierte el sistema educativo en un auténtico via crucis, recuperando el espíritu franquista que abogaba por que "la letra con sangre entra" (sólo falta que a los escolares les vuelvan a dar reglazos en las manos, como antaño), en el que las condiciones culturales y socioeconómicas familiares van a ser determinantes del éxito escolar, ya que la aplicación de todo este periplo de reválidas puede suponer un aumento del abandono y el fracaso de un sector de la población escolar. No les interesa por tanto el fracaso escolar, sino el éxito y la supervivencia de las personas con medios suficientes como para poder pagarse sus estudios. El resto no importa. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
12 diciembre 2012 3 12 /12 /diciembre /2012 00:00

Decimocuarta y última entrega de esta serie. Y acabamos como empezamos: denunciando las barbaridades que ocurren en nuestra sociedad, denunciando las injusticias, denunciando a este indigno Gobierno que tenemos, denunciando en última instancia al sistema capitalista, auténtico germen posibilista de toda esta situación. Se siguen declarando obscenidades por parte de Rajoy y sus secuaces del PP, que parece ser que encuentran los orígenes de esta crisis en que hemos comprado muchos televisores de plasma. Y a ello viene a contribuir la patronal bancaria, que dice que ellos no han sido los causantes de esta crisis.

 

revolucion50.jpgA todo esto, las noticias sobre desmanes de nuestros "empresarios estrella" no cesan. La pasada semana fue detenido el que fuera Presidente de la gran Patronal, Gerardo Díaz Ferrán, acusado de evasión fiscal, y de lanzamiento de bienes y capitales antes de declarar la quiebra de Viajes Marsans. Todo un episodio canalla y burlesco, del que fuera máximo representante de los empresarios, y uno de los más sinvergüenzas de toda su camarilla. Sí, aquél mismo que afirmaba que de la crisis había que salir "trabajando más y cobrando menos", y parece ser que a esta receta se han aplicado todos muy diligentemente.

 

Gente de esta calaña, de esta bajeza moral es la que está hundiendo al país, y llevando a la clase trabajadora a la ruina, con la connivencia de nuestros inmorales gobernantes. Y cada vez más colectivos salen a la calle diariamente para denunciar los recortes sufridos, como las asociaciones de las personas dependientes, ya que la Ley de la Dependencia, ha sido prácticamente rota, agotada, por falta de inanición, por ser según ellos "inviable". Como hemos afirmado en otras ocasiones, la crisis tiene salida, este Gobierno no.

 

revolucion51.jpgDurante todos los artículos anteriores de esta serie hemos argumentado hasta la extenuación la necesidad de llevar a cabo una revolución popular, una revolución pacífica, pero una revolución útil, con un sentido, con un recorrido y con un objetivo, con un final: un Proceso Constituyente para un cambio de sistema. Queda ya atrás el día 25 de Septiembre pasado, cuando la Coordinadora 25-S movilizó por vez primera a los ciudadanos/as para este fin, intentando rodear el Congreso de los Diputados como una protesta genérica para derrocar el sistema donde estamos inmersos, y acabar con él.

 

Creemos que es la única solución. En caso contrario, no sólo nos iremos hundiendo más en la miseria (es expresión literal), sino que a subsiguientes gobiernos les será más difícil salir de la situación donde nos están llevando. Y sólo este poder popular, sólo este contrapoder ciudadano puede ser legítimo para llevar a buen puerto esta aventura por nuestro futuro. La alianza de los de abajo será el resultado de sumar a las fuerzas de la clase trabajadora contemporánea todo el grueso de las clases medias empobrecidas y golpeadas por la crisis.

 

revolucion52.jpgAsí que al gran ejército de parados, trabajadores precarios, trabajadores temporales, subsidiados, inmigrantes, mujeres, jóvenes, pensionistas, dependientes, deshauciados, desprotegidos del sistema en general, habrá que sumar a la pequeña burguesía, pequeños empresarios, pequeños propietarios, que hoy en día, al acabarse sus posesiones, sus empresas y su nivel de vida, han venido a engordar toda la pléyade que conforman los sectores sociales excluídos de este país, así como los colectivos más afectados por esta ya larga crisis. Sólo recogiendo el sentir y la experiencia de todos los colectivos afectados por las actuales políticas, será posible componer ese tejido que forme la mayoría social que necesitamos para el éxito de este nuevo proyecto de país y de sociedad que necesitamos imperiosamente.

 

revolucion53.jpgY lo necesitamos con urgencia. No podemos resistir de esta forma mucho tiempo más. Cada día, en un continuo goteo, se suceden las personas que van al paro, las personas que traspasan los umbrales de la pobreza, los deshaucios de viviendas, las empresas que cierran o plantean ERE's a sus empleados, las personas que se ven obligadas a vivir de sus mayores, los recortes sociales a todo tipo de colectivos. No podemos seguir así. Es imprescindible multiplicar las alianzas políticas en torno a este proyecto, y en torno a todos los nuevos movimientos y plataformas políticas y sociales que demanden un cambio de sociedad.

 

Desde todos los movimientos y asociaciones ciudadanas que quieran apostar por un cambio de modelo político y social, por derrocar el régimen que sufrimos, y que nos está llevando a la ruina en todos los frentes. Y también es imprescindible sumar apoyos para este proceso por parte de determinados Cuerpos de la Administración del Estado, y de las Fuerzas de Seguridad, o al menos anular o disminuir su capacidad de intervención para anular el proceso. Afortunadamente, cada día crecen los colectivos que no sólo se suman a las protestas, sino que confluyen en estos planteamientos. Con un crecimiento de todos los apoyos, desde todos los frentes, a modo de círculos concéntricos, círculos sociales provenientes de todos los colectivos afectados e implicados. Sólo así conseguiremos nuestro objetivo. Siendo constantes en nuestros compromisos, en nuestras ideas claras, y en la necesidad de conseguir nuestra meta, nuestro fin, que no es otro que un cambio de modelo, un cambio de sociedad, y un cambio de valores.

 

revolucion54.jpgEn fin, aquí terminamos. Quiero agradecer especialmente a todos/as los/as lectores/as que me hayan seguido en estas notas, y si esto ha conseguido que algunas personas se enfrenten y reaccionen contra el sistema, me doy por satisfecho. Continuaremos dando cobertura a todas las ideas, iniciativas y proyectos (que afortundamente ya son muchos) que abunden en esta senda, que sintonicen con estos objetivos, en nuestros futuros artículos de este Blog. Pero con esta serie que ahora finalizamos, esperamos haber conseguido esa concienciación que reclamábamos desde el primero de los artículos: concienciar de la tremenda situación que vivimos, y hacer comprender que la única vía es la revolución.

 

Que dicha revolución, pacífica pero implacable, sea el principio del fin, el comienzo para el final de este régimen, que acabe con el bipartidismo, con la injusticia social, que acabe con el dominio de los banqueros, que termine con el paro, con el modelo laboral precario, con los privilegios de las grandes fortunas, de las grandes empresas y de la Iglesia, que implante una democracia real y completa, y que transforme nuestro modelo territorial y de Estado en otro más justo, humano y solidario. ¿Para todo esto no vale la pena hacer una revolución? Nuestra respuesta es que sí. Entonces, ¡hagámosla!

Compartir este post
Repost0
11 diciembre 2012 2 11 /12 /diciembre /2012 00:00

En primer lugar, denunciar desde aquí el oscurantismo al que nos tienen sometidos nuestros compañeros de IU en el Gobierno de la Junta, pues nos hemos tenido que enterar por la prensa local, y por terceros artículos de otros compañeros (como el de Santiago Jiménez, publicado en Lucha de Clases, al que me remito si desean los lectores obtener una más amplia información), sobre lo que se propone en relación a los presupuestos de la Junta de Andalucía para el año 2013. Una prueba más de que IU-CA se está convirtiendo en una fuerza de la izquierda muy al uso, que una vez llega mínimamente al poder reproduce los comportamientos de otras fuerzas políticas, tantas veces criticados en nuestro mismo seno. No estamos dando la talla, no ya tanto en lo que se refiere a la democracia participativa que tanto propugnamos, sino también en la propia difusión y conocimiento de los mismos dentro de nuestra propia Organización. Por todo ello, mi más agresiva crítica desde aquí.

 

Pero sintiéndolo mucho, no van a acabar aquí las críticas, puesto que si se está haciendo muy mal en las formas, también se está haciendo muy mal en el fondo. Comenzaremos por los aspectos positivos, que son los menores, es decir, las partidas del presupuesto que aumentan: se trata de las de agua, vivienda (en su aspecto de rehabilitación), se mantienen las partidas para investigación y desarrollo, suben levemente las dotaciones para la promoción de la igualdad, y se estrenan las ayudas para la recuperación de la memoria histórica. Pero como decimos, estas subidas son completamente ridículas en comparación con los grandes recortes efectuados en las partidas básicas, tales como Sanidad, Educación, Empleo, pero evidentemente, representan los pilares del discurso político de IU, por el que tanto damos la batalla en la calle y en las Instituciones. 

 

El resto de las partidas, tal como advertíamos, representan graves recortes. Y un presupuesto así debe ser incompatible con las políticas de IU, con la defensa de los derechos de los trabajadores, y con nuestras bases ideológicas. Ya hemos dicho muchas veces que no podemos aceptar los recortes, ni siquiera por "imperativo legal", opción que no casa muy bien con la rebeldía que le pedimos a nuestros votantes en las elecciones. Pero vamos sin más a detallar con más calma dónde están los principales retrocesos: en líneas generales, y aceptando los compromisos de reducción del déficit público, junto con los recortes impuestos desde Madrid, el conjunto del presupuesto se reduce en un 4,1%. Dentro del montante total, algo más de 30.000 millones de euros, más de 3.500 se destinan al pago de la deuda, entrando en la misma espiral del Gobierno Central, que tanto estamos criticando. Las partidas para Educación y Sanidad sufren respectivamente una disminución de 600 y 1.000 millones de euros. Esto ya sería motivo suficiente de rechazo político y socia a estos presupuestos, por sobrepasar las famosas líneas rojas que tanto hemos defendido.

 

Pero no queda aquí la cosa. Las políticas activas de empleo tienen una de las bajadas más profundas, reduciéndose en más de un 30%, por lo cual esperamos que siga sin reactivarse toda la política de formación, que tanta falta nos hace, en lo relativo a Cursos de Formación para el Empleo, Certificados de Profesionalidad, Escuelas Taller, despegue de muchas especialidades, etc. Todo ello redunda no sólo en el empleo en este sector, sino en una mejor capacitación para las personas desempleadas, que pueda abrirles mayores esperanzas de futuro. El famoso Plan de Choque para el Empleo se dota con la ridiculez de 60 millones de euros. Es una completa burla al electorado, y al Acuerdo Programático de Gobierno firmado entre ambas fuerzas políticas.

 

Respecto a las políticas sociales, baja suavemente la financiación para la Ley de la Dependencia, las ayudas al Plan de Drogodependencia baja un 20%, la atención a la infancia un 15%, las políticas de bienestar y servicios sociales bajan un 33%, las políticas migratorias sufren un grave recorte de casi un 55%, e igual le toca a las políticas contra la violencia de género. Igualmente, bajan las partidas dedicadas a juventud (40%), cultura y deportes (casi un 50%), participación ciudadana (más de un 45%), cooperación internacional (40%), y todo lo relacionado con el Medio Ambiente, en más de un 35%. El panorama por tanto es desastroso. Pero hay más: bajan también las partidas para investigación agraria y pesquera, desarrollo sostenible del sector agrario, acciones para el desarrollo rural, la pesca o la minería. 

 

En fin, unos presupuestos de todo punto inadmisibles. Desde los sectores más críticos de IU, seguimos sin comprender cómo nuestra Organización puede pertenecer, aunque sea mínimamente, a un Gobierno que ejecuta estas políticas, a las que nos oponemos sistemáticamente en nuestro programa, en la calle y en los Parlamentos donde tenemos alguna representación. Creo sinceramente que IU-CA está entrando en un camino sin retorno si se empeña en continuar con la situación de muleta para el Gobierno del PSOE-A, del cual debe retirarse, y ejercer una actitud de verdadera insumisión y rebeldía, siendo coherente en todos los frentes de actuación.

 

La conclusión es clara: son unos presupuestos de recortes, que reafirman, aunque sea de forma más sensible y controlada, las políticas neoliberales y del capital, las políticas de la derecha, y que tienen que ser votados en contra por nuestros diputados en el Parlamento andaluz. Los diputados de IU-CA deben representar, como siempre hemos dicho, al programa político de IU, para el que fueron elegidos. No caben por tanto atajos ni llamadas a la responsabilidad. La coherencia política sólo tiene un camino.     

Compartir este post
Repost0
10 diciembre 2012 1 10 /12 /diciembre /2012 00:00

Otra vez 6 de Diciembre, y otra vez, celebración de la Constitución. Y otra vez volvimos a ver el acto protocolario, insulso e hipócrita de nuestros políticos (con las honrosas excepciones de la Izquierda Plural y de los grupos nacionalistas, así como del Grupo Mixto), que vuelven a la carga como cada año a ensalzar la importancia de nuestra Constitución, su total vigencia (según Rajoy), o su necesidad de "adaptarla a los tiempos" y de "cumplirla" (según Rubalcaba). Y esto lo dicen los dos partidos que nos llevan gobernando durante toda esta etapa "democrática", prácticamente durante los 34 años de vida que tiene la Constitución. Parece mentira lo cínicos que pueden llegar a ser nuestros dirigentes.

 

dia_constitucion1.jpgNo pudieron ser más rancios los discursos de los dos Presidentes de las Cámaras, la del Congreso (Jesús Posada) diciendo que "no era momento para aventuras de dudoso recorrido", y la del Senado (Pío Garcia-Escudero) diciendo que "las Autonomías habían sido lo mejor de nuestra senda constitucional". Me asquea tanta palabrería barata, tanto hablar sin decir nada, tanta falsa solemnidad, tanta hipocresía, tanto cinismo. Y por si todo ello fuera poco, tuvimos por primera vez en un 6 de Diciembre en Madrid y Barcelona sendas manifestaciones abogando por la "unidad de España", lógicamente convocadas por las fuerzas más reaccionarias de este país nuestro, al que parece que le va la marcha, que le gusta que le den caña. Lo que verdaderamente hay que decir de la Constitución es que no se cumple, y que debemos cambiarla por otra no más adecuada a los tiempos, sino más adecuada a la democracia. Vamos a profundizar en estos dos aspectos:

 

rubalcaba constitucion1.- La Constitución Española de 1978 no sólo no está vigente, sino que está muerta, es papel mojado. En efecto, no se cumple el artículo 34, que recoge el derecho fundamental a una vivienda digna, cuando los poderes públicos siguen primando los intereses de los bancos, y permitiendo cientos de desalojos diarios. No se cumple el artículo 24, que dice que "todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de jueces y tribunales", cuando el Ministerio de Justicia impone tasas judiciales que atentan contra la igualdad y la universalidad en el acceso a dicha tutela. No se cumple el artículo 3, que recoge la garantía del uso y la enseñanza de las diferentes lenguas del Estado, ya que el Gobierno Central, en cada nuevo Decreto Ley, las va degradando cada vez más. No se cumple el artículo 14, que proclama que "todos los ciudadanos somos iguales ante la Ley", cuando al mismo tiempo desde el Gobierno se indulta a banqueros corruptos o a polícias torturadores.

 

dia_constitucion3.jpgNo se cumple el artículo 128, que recoge que "toda la riqueza del país está subordinada al interés general" (esto ya causa risa), porque vemos continuamente cómo aumentan los beneficios de la banca y de las grandes empresas, mientras se recorta en derechos básicos, como educación o sanidad, a la mayoría social. Y así podríamos continuar con muchos ejemplos más. El derecho al trabajo, sobre todo, se ha convertido no ya en papel mojado, sino en objeto de auténtico lujo. La Constitución por tanto está completamente rota, inservible, extinguida. Se viola sistemáticamente con la más absoluta impunidad por parte de nuestros gobernantes, mientras nosotros, el pueblo soberano, no hacemos nada para evitarlo. Así nos va. La Constitución sólo se cumple, ahí sí, cuando se trata de defender los intereses de los ricos, de los más poderosos. Tenemos una Constitución secuestrada, fruto de la imposición del poder de la Troika, de las oligarquías financieras y económicas, cuyo único objetivo es consolidar un Estado donde los derechos sociales y el bienestar de la mayoría, diga lo que diga la Constitución, no importan frente a su lógica de rentabilidad y beneficio. Esto es lo que tenemos.

 

2.- Necesitamos una nueva Constitución Republicana y Federal. No sólo que se "adecue a los tiempos", como dice Rubalcaba (tiene gracia que lo diga el PSOE, después de todos los años que ha gobernado este país sin hacer nada para cambiarla, salvo el artículo 135, para consagrar el pago de la deuda como prioridad sobre todos los demás gastos sociales). En efecto, necesitamos una nueva Constitución para reflejar en ella todos los cambios que este país necesita, tales como un Estado Republicano, de organización Federal, donde las actuales Comunidades Autónomas se conviertan en pueblos federados, y tengan plena y total autonomía, incluso reconociendo para ellos el derecho a la autodeterminación.

 

rajoy constitucionUn Estado que aborde la renovación del Senado y lo convierta en la auténtica Cámara de Representación Territorial (de los pueblos federados), y un Estado que sobre todo consagre (y cumpla) todos los pilares de un auténtico Estado Social, de Derecho y Participativo, con democracia plena. Un Estado que defina y plasme la democratización de nuestra economía, que la ponga al servicio de las personas, y amplíe todo el catálogo de Derechos Fundamentales y Servicios Públicos. Una Constitución que implante y consagre lo que el pueblo exige, una verdadera y auténtica Democracia, completa y real, y no este falso régimen que se disfraza de democrático sólo cuando le interesa.

 

Cada 6 de Diciembre ensalzamos la Constitución, el resto del año machacamos al pueblo. Así que, de no cambiar las cosas, el 6 de Diciembre de 2013 volveremos a escuchar las necedades, las falacias, las falsedades, las mentiras, las manipulaciones y los discursos insulsos, hipócritas, vacíos y solemnes de nuestros políticos. Y quizá también a ver las manifestaciones por la "unidad de España", que seguirán sin denunciar nada de lo que hemos recogido aquí. Sencillamente lamentable. 

Compartir este post
Repost0
7 diciembre 2012 5 07 /12 /diciembre /2012 00:00

El pasado domingo 2 de diciembre se reunió la plana mayor del PSOE para celebrar un homenaje a Felipe González, 30 años después de su primer Gobierno en 1982. Además de destacados dirigentes del partido y el ex Presidente Zapatero, unos 40 ex Ministros de todos los gobiernos socialistas acudieron al Palacio de Congresos de Madrid, que ante unas 2.000 personas recordaron y ensalzaron la figura del ex líder del PSOE, así como su acción de gobierno durante sus 3 legislaturas. González compartió escenario y diálogo con el actual Secretario General, Alfredo Pérez Rubalcaba. El acto no dió mucho de sí, pues parece ser que lo más "inteligente" que se dijo fue que el PSOE ha perdido su "vocación de mayoría", y que debería recuperarla.

 

felipe_gonzalez1.jpgBien, hagamos un poco de historia y una proyección a la actualidad, a ver si en realidad este personaje de nuestra política reciente se merece un homenaje. Las elecciones del 28-O de 1982 dieron al PSOE una mayoria super absoluta de 202 diputados. Cuánto se podría haber hecho con un poder así para bien de las clases trabajadoras de nuestro país, si se hubiera empleado de forma coherente, y bajo un auténtico ideario de izquierdas. No obstante, comenzaremos por destacar los logros (que los hubo) de los Gobiernos de González, tales como la universalización de la Sanidad, el aumento de la edad obligatoria de la enseñanza pública, la extensión del sistema público de pensiones, y algunas otras mejoras sociales. En el terreno internacional, quizá nuestra entrada en la entonces llamada Comunidad Económica Europea fue su mejor logro. Por tanto, los Gobiernos del PSOE de entonces tuvieron su parte positiva, y negarlo sería hacer un ejercicio de gran injusticia.

 

felipe_gonzalez2.jpgPero si comparamos esto con el saldo negativo, quizá lo veamos más claro. Nuestra entrada en la OTAN (con un engañoso referéndum) y la pérdida de derechos sociales y laborales de los trabajadores, mediante varias reformas laborales, fueron sus principales engaños. Hay que partir de la base de que el PSOE, desde 1974, renuncia completamente a su ideario marxista, y se queda únicamente en la ideología socialdemócrata más tenue, practicando únicamente una política neokeynesiana de protección social, pero poco más. El PSOE nunca se enfrentó a los poderes fácticos de entonces, que eran los mismos que perduraban desde la época franquista, los protagonistas de la Transición, y los mismos que nos imponen ahora las políticas neoliberales. Y el PSOE nunca practicó realmente una política de defensa a ultranza de los trabajadores, ni de la consagración de los pilares del auténtico socialismo.

 

felipe_gonzalez3.jpgBajo un panorama de tremenda crisis política después del intento fallido de Golpe de Estado y las horas bajas de los Gobiernos de la UCD, junto a una recién fundada Alianza Popular por Manuel Fraga, el PSOE consiguió aglutinar el inmenso voto de la clase trabajadora, y las esperanzas de mucha gente de izquierdas, que confió en Felipe González para liderar un proyecto político que dio al traste con el auténtico ideario progresista, y que sólo realizó una tibia política de redistribución de la riqueza, y una extensión de derechos sociales y de algunos servicios públicos. La reconversión industrial, la entrada en la OTAN, la Ley Antiterrorista (la "patada en la puerta" del ex Ministro Corcuera), la reforma del Código Penal, los GAL, las reformas laborales, la huelga del 14-D, y un larguísimo etcétera, contribuyeron al deterioro de los Gobiernos del PSOE de aquéllos tiempos. La renuncia a los principios de la izquierda, así como los tremendos casos de corrupción de la época, hicieron que la figura de González se fuera debilitando, hasta perder el Gobierno en 1996, para mayor gloria de sus detractores del Partido Popular. 

 

felipe_gonzalez4.jpgEl PSOE de González contribuyó a instalar el actual bipartidismo, consagrando una injusta Ley Electoral, con la connivencia del PP, que aún no se ha modificado, y que ha ayudado a perpetuar su presencia y sus privilegios, en detrimento de la pluralidad política de nuestro país. Luego por tanto, y visto en perspectiva, tenemos que reconocer en honor a la verdad que, aunque Felipe González fue un líder carismático, capaz de conseguir algunos logros importantes, sus Gobiernos desaprovecharon completamente la oportunidad de establecer de forma segura y permanente los cimientos del socialismo, creando y fortaleciendo todo el andamiaje no sólo para desmontar el poder de la histórica derecha de este país, sino para levantar un modelo de protagonismo y control democrático de toda la economía, planificado y controlado por los trabajadores/as. Al no sentar estas bases, los Gobiernos siguientes (incluyendo al actual, que aún lo tiene más fácil con la excusa de la crisis) tuvieron mucho más sencillo continuar en la senda de la destrucción de derechos, conquistas sociales y poder de la clase obrera. El PSOE de Felipe González dejó de ser (si alguna vez lo había sido) Socialista y Obrero. La S y la O le sobran en sus siglas y en su ideología. 

 

felipe_gonzalez5.jpgY de todos aquéllos polvos, tenemos los lodos actuales, con un PSOE en caída libre en todas las citas electorales, completamente desorientado, deslegitimado, con unos líderes que no despiertan ni la más mínima confianza, con un partido que no goza de credibilidad, y con un electorado cada vez más en debate interno para alcanzar de nuevo su sitio dentro del panorama político español. Si a esto le unimos un Felipe González de hoy, perteneciente al Consejo de Administración de varias empresas multinacionales, la verdad es que no obtenemos la imagen de coherencia que sería deseable para un ex político "socialista", sino más bien para un paladín del capitalismo moderno y actual. En resumidas cuentas, y con todo mi respeto hacia quien crea lo contrario, pienso que una figura de esta trayectoria merece muy pocos homenajes.

Compartir este post
Repost0
6 diciembre 2012 4 06 /12 /diciembre /2012 00:00

Pues no, parece ser que era para los banqueros, o para las "entidades", como se les suele llamar de forma obtusa. Entendiendo por "la banca" el conjunto de empresas que se dedican a ello, con sus directivos, sus empleados y sus clientes, resulta que a los únicos que se salva es a los primeros. Vamos a explicarnos. Hace pocos días comparecía en Bruselas el Comisario Almunia para anunciar las "condiciones" impuestas a la Banca, a cambio de hacerles llegar el "rescate" de aproximadamente 37.000 millones de euros. Como recordarán los lectores, esta historia tiene ya algún tiempo, desde que se tomó la decisión por parte de la UE, pasando por las diversas auditorías llevadas a cabo por empresas privadas extranjeras, que evaluaron las necesidades de capital de nuestro sector financiero.

 

rescate_bancos1.jpgBien, pues una vez aprobado dicho "crédito", sólo quedaba hacer pública la "condicionalidad" de dicho "rescate", y aquí viene la sorpresa. En efecto, y aunque ya lo intuíamos, no podemos por menos que quedarnos estupefactos al comprobar cómo a quien se rescata no es a "la banca", sino únicamente a los banqueros, esto es, a sus presidentes, consejeros y directivos, a pesar de ser reconocidos por Bruselas como los "responsables" del tremendo desaguisado. Como decimos, las condiciones impuestas no van en la línea de dejar caer a las entidades, ni de investigar y procesar a los culpables de su gestión, ni de indemnizar a sus engañados clientes, ni siquiera de imponerles nuevas formas de proceder, prohibiéndoles continuar con sus prácticas especulativas. Nada de esto se propone. Lo que se propone es reducir el ámbito de su negocio, la territorialidad del mismo, su número de oficinas, y sobre todo, su número de empleados, además de hacer perder sus ahorros a los clientes estafados. Así de claro. Ole por el rescate.

 

rescate_bancos2.jpgPero vamos a concretar: la cantidad de 37.000 millones de euros se dedicará a recapitalizar los bancos "nacionalizados" (creo que mis lectores entienden el abuso de las comillas), tales como Bankia, Cataluña Caixa, Novagalicia Banco y Banco de Valencia, cuyos planes de "reestructuración" se dieron a conocer por el Comisario Almunia. Junto a ello, otros 2.500 millones irán a la Sociedad de Gestión de Activos Inmobiliarios (SAREB, el llamado popularmente "banco malo"). Toda esta financiación vendrá del MEDE, se canalizará a través del FROB, y según Luis de Guindos, el interés estará por debajo del 1%. Bien, pero como "contrapartida", y aquí viene lo bueno, la Comisión Europea impone que los bancos nacionalizados reduzcan su tamaño en más de un 60%, que por tanto implica el cierre de centenares de oficinas y miles de despidos de sus trabajadores/as. Por su parte, los afectados por ser tenedores de participaciones preferentes (la inmensa mayoría de ellos personas mayores, engañadas vilmente por sus entidades) y deuda subordinada tendrán que asumir pérdidas de entre un 30% y un 70%. Ahí es nada. Y más teniendo en cuenta que hay miles de afectados por estos productos financieros de elevado riesgo, ya que las entidades colocaron por esta vía varios miles de millones de euros.

 

rescate_bancos3.jpgSegún estos planes, Bankia (el mayor de estos escandalosos casos) tendrá que prescindir de 6.000 trabajadores, un 28% de su plantilla. Se cerrarán en total 1.100 oficinas. Por su parte, Novagalicia Banco reducirá su plantilla en 2.500 empleados, y sus oficinas pasarán de 667 a 454. La solución que da Bankia con respecto a sus tenedores de participaciones preferentes, consiste en su canje por acciones, asumiendo la quita (pérdida) de un 40% de su valor inicial. Las protestas no se han hecho esperar, porque si no hemos entendido mal, y esto es lo auténticamente sangrante, es que después de toda la inmensa estafa bancaria, causante de llevar al país prácticamente a la asfixia financiera y a la bancarrota, lo que Bruselas ofrece son PRÉSTAMOS A CAMBIO DE DESPIDOS. Es así de claro, y constituye un chantaje intolerable que no debiéramos permitir como sociedad. Cuanto más sabiendo que los auténticos responsables de estos desmanes se van de rositas, pues lo más que se ha hecho con ellos es limitarles el sueldo a 300.000 euros anuales (es decir, permitir que sigan cobrando casi 300 veces más que el salario medio de este país). Es vergonzante, intolerable, indignante.

 

rescate_bancos4.jpgEs decir, la Comisión Europea nos obliga a este inmoral chantaje social, y se queda tan pancha, además con la tranquilidad de que detrás de las entidades rescatadas se encuentra el erario público, y por tanto, el dinero de todos los contribuyentes, que somos quienes vamos a tener que responder de su devolución. Y desde la izquierda nos seguimos preguntando, ¿porqué estas entidades tienen que ser rescatadas, en vez de haber permitido su quiebra, y que fueran los accionistas y acreedores quienes cargaran con los costes de su mala gestión? Pues no, parece que el coste va a recaer sobre sus empleados y sobre sus clientes a corto plazo, y sobre el conjunto de la ciudadanía, a largo plazo (pues los préstamos de hoy serán los recortes del mañana). Se legitima, como decíamos más arriba, que las empresas privadas, llevadas al desastre por sus propios gestores, puedan volver a obtener beneficios por la vía de la destrucción del empleo, haciendo pagar la crisis del sector y de toda la sociedad a la parte más débil. Si hacemos las cuentas para el caso de Bankia, como nos propone Alberto Montero Soler en su artículo, resulta que por cada despido, Bankia recibirá de Bruselas 3 millones de euros.

 

rescate_bancos5.jpgClaro que podemos consolarnos con las palabras de Goirigolzarri, uno de los más indecentes banqueros, quien ha declarado pocos menos que este sacrificio de los trabajadores no será baldío, porque sus despidos se harán en aras de un bien superior, esto es, una auténtica refundación del banco. El actual capitalismo ha llegado a tal grado de grosería, obscenidad e inmoralidad, apoyadas por un total descaro, que roza con lo delictivo. En una sociedad sana, todo este montaje daría en la cárcel con los responsables de aquí y de Bruselas. Pero como se ve, estamos a años luz de una sociedad así. Estamos pagando las consecuencias de un poder desmesurado de los banqueros durante décadas, con la connivencia de nuestros cobardes políticos, que preferían no saber, o mirar para otro lado.

 

Lo único que se ha impuesto a los Bancos rescatados es disminuir geográficamente su ámbito de negocio, pero como afirma José Antonio García Rubio, Secretario Federal de Economía y Trabajo de IU, no se trata de limitar la cantidad de actividad que puedan tener los bancos, sino la calidad de la misma, así como sus posibilidades de incurrir en actividades delictivas o fraudulentas, prohibiendo las prácticas especulativas, y aquéllas ligadas a los paraísos fiscales. Pero eso debe asegurarlo una gestión pública que controle su dominio y su capacidad, que controle su poder, que vigile sus actividades, que les obligue a que las mismas estén orientadas al interés colectivo y a proporcionar los créditos que son imprescindibles para asegurar el impulso de la economía real y el consumo razonable de las familias. Y esto debe ser responsabilidad fundamental de los gestores de las entidades, y responsabilidad política de los gobernantes. Mucho nos queda para llegar a un escenario así. Mientras, más parados a las estadísticas.

Compartir este post
Repost0
5 diciembre 2012 3 05 /12 /diciembre /2012 00:00

esclavos0¿A quiénes nos estamos refiriendo? ¿Quiénes son estos nuevos esclavos? ¿Los trabajadores y trabajadoras de nuestro tiempo? Acertaron quienes pensaron así. Podemos remontarnos tan atrás como queramos para revisar la historia de la esclavitud, porque quizá sea tan vieja como la propia humanidad. Está muy bien documentada en los trabajos de Marx y Engels, que fundamentan la historia de la humanidad como la historia de la lucha de clases. Y efectivamente, siempre hubo esclavos. En todas las razas y culturas, de todos los tiempos. A medida que la humanidad ha ido ¿avanzando? la esclavitud se ha ido ¿suavizando? Digamos que modernizando, adaptándose a los nuevos tiempos, pero las clases dominantes continúan en su deseo de esclavizar a los más débiles.

 

esclavos1.jpgY así, en este comienzo del siglo XXI, los esclavos son gente de a pie, profesionales de cualquier tipo, personas cultas, bien formadas, que realizan su trabajo con total dedicación, algunos incluso con pasión (los más afortunados), pero que se ven abocados a ejercer su trabajo bajo unas condiciones laborales exiguas, discriminatorias, precarias, indignantes, esclavizantes. Y todo ello, fruto de la implantación autoritaria de una contrarreforma laboral más propia de los tiempos del feudalismo. Una contrarreforma que anula todos los avances sociales y laborales que la clase trabajadora, con mucha lucha y esfuerzo, había conquistado desde que aparecieron los sindicatos, allá por los principios del siglo XIX. Unos sindicatos que, dicho sea de paso, están en la palestra de la discusión, del debate político, porque las fuerzas neoliberales no cesan en su campaña de descrédito, de acoso y derribo, y quieren unos sindicatos cada vez más débiles.

 

esclavos2.jpgSe argumenta que las huelgas laborales son políticas (menuda estupidez, siempre lo han sido y siempre lo serán), o bien que son instrumentos del pasado, anacrónicos, obsoletos, y que los sindicatos deben renunciar a estas herramientas de lucha, para "modernizarse" y representar otros papeles y otras funciones. No caigamos en esta demagogia barata de los actuales capitalistas, que nos quieren llevar (ellos sí) a tiempos pretéritos. Es cierto que los sindicatos deben también, como todos los agentes sociales, hacer un poquito de autocrítica, dejar de ser máquinas burocráticas de la clase trabajadora, y pegarse un poco más a la tierra, reconvertirse en auténticos sindicatos de clase, y representar mejor la lucha de los trabajadores. Pero lo demás es intentar hacernos comulgar con ruedas de molino. Porque lo cierto es que en España, desde los tiempos de la Transición, las sucesivas reformas laborales que se han aprobado han ido siempre en la línea de debilitar las relaciones laborales a costa del trabajador, para empoderar al empresario.

 

esclavos3.jpgEn efecto, todas las recientes reformas laborales aprobadas tanto por el PP como por el PSOE vienen a culminar un largo proceso de cambios legislativos emprendidos en esta etapa, con el objeto de debilitar cada vez más a la clase trabajadora, e instaurar un nuevo marco laboral más desregulado, aparte de debilitar y desacreditar a los propios sindicatos. Y esta última reforma laboral del PP ha venido a poner la guinda del pastel, no a parchear como las anteriores, sino a desmontar todo el entramado de relaciones laborales en nuestro país. Aprobada con urgencia, sin diálogo con las partes, sin consensos previos, con la excusa de la crisis, y con tintes de tecnocracia barata, ha dado todo el poder a la empresa, que como no podía ser de otra manera, lo está utilizando con el más absoluto despotismo. Véase si no el caso del trabajador de Telefónica despedido, que ha sido apoyado por otros cinco compañeros en una huelga de hambre, que ha finalizado después de 23 días por consejo médico, pues ya comenzaba a darse un deterioro importante de la salud de estas personas.

 

esclavos4.jpgLa empresa ha permanecido insensible durante todo ese tiempo, sorda, ciega y muda, como si no fuera con ella, ni siquiera ha consentido reunirse con los trabajadores en huelga de hambre, que dicho sea de paso, han sido apoyados por muchos dirigentes sindicales, sociales y políticos. Los (engañosos) argumentos utilizados para la implantación de esta reforma fueron, entre otros, que el desempleo y la temporalidad son muy elevados, que había un mercado laboral muy rígido, y que además obedecía a la dualidad consistente en que algunos trabajadores estaban muy protegidos, y otros muy precarios. Evidentemente, la solución ha sido ponerlos a todos en precario. Y ahí están los efectos, que se muestran diariamente en ERE's masivos, despidos colectivos e incluso regulación de plantillas en el ámbito del personal laboral de las Administraciones y Empresas Públicas: los últimos, 4.500 despidos en Iberia, 925 en Telemadrid, el 14% de la plantilla de la Red de Paradores Nacionales, etc. No hay día que no nos enteremos de un nuevo caso.

 

esclavos5.jpgPor no hablar de las empresas que despiden habiendo obtenido beneficios, o del mercado laboral juvenil, donde hemos superado la tasa del 50% de paro, y a la juventud de este país, la mejor formada de las últimas décadas, no se le ofrece otro futuro que la precariedad laboral, el semiesclavismo, o la emigración a otros países, cuando no el paro y el continuar conviviendo con sus padres, impidiendo su lógico deseo de emancipación. Cuántas veces oímos decir a Rajoy que el desempleo que teníamos era insostenible, y que era debido a que "se había gestionado mal la economía". Pues si no quieres caldo, toma tres tazas. Podemos concluir que, junto a la privatización de servicios públicos básicos, como la Sanidad y la Educación, esta reforma laboral ha sido la "Joya de la Corona" del Gobierno del PP, y debería ser la primera Ley que un posterior Gobierno derogara. Ha sido un auténtico "Golpe de Estado" laboral sin precedentes en nuestra todavía joven etapa democrática, que dicho sea de paso, cada vez es menos democrática. Se muestra por parte de nuestros gobernantes sin complejos ni tapujos su cruda realidad, y su clara ideología de clase (de clase empresarial, claro), completamente anti-social, autoritaria y neofascista. El propio texto de la reforma laboral tiene auténticos pasajes esperpénticos, que no tienen desperdicio, hablando de la holgazanería del trabajador español, que necesita de mano dura para trabajar, porque le gusta más vivir subsidiado, y que sin el miedo al despido, su productividad es muy baja.

 

esclavos6.jpgFrente a eso, anteponen la supuesta figura del empresario omnipotente, que afirma estar también cabreado, porque no puede hacer otra cosa. Es lo que hay. Me asquea tanta demagogia barata para intentar inculcarnos su filosofía de clase, y justificar así su despótico comportamiento. Me parece patético que usen esas triquiñuelas verbales y esos argumentos que no se sostienen, tratándonos de imbéciles, para conseguir sus ruines objetivos. Ya tienen lo que querían. El despido prácticamente libre y gratuito. Y atención, porque esto todavía no ha acabado. Al momento de cerrar este artículo, hemos tenido la visita de Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE, que junto a sus previsiones económicas para España, ha venido a decir al Gobierno que debe abaratar aún más el despido (además de crear un contrato único, entre otras muchas barbaridades). Por su parte, desde Bruselas no se descarta pedir al Gobierno que realice nuevas vueltas de tuerca a la reforma laboral, y el Conseller de Economía y Conocimiento de la Generalitat de Cataluña, Andreu Mas-Colell, ha afirmando que si en un período de año y medio o dos años el paro sigue sin desdender, habrá que tomar nuevas medidas (léase endurecer aún más la reforma). A propósito, obsérvese que CIU ha sido el fiel aliado del PP para estos sucios menesteres. Y eso que los desmanes de la actual reforma laboral se cuentan y no se creen: reforzar el poder de los empresarios, debilitar a los sindicatos, abaratar el despido, debilitar los convenios colectivos, fortalecer los acuerdos internos de las empresas, precarizar el mercado laboral, justificar los despidos por bajas médicas, privatizar las funciones de los servicios de empleo, potenciar la flexibilidad interna en las empresas, y un larguísimo etcétera.

 

Y sus efectos, ya los estamos contemplando: destrucción masiva de puestos de trabajo, reducciones de salarios, aumento de la desigualdad social, empeoramiento de las condiciones laborales, aumento del "presentismo" de trabajadores enfermos que acuden a trabajar para evitar ser despedidos, con el consiguiente deterioro de la salud colectiva, y de las condiciones de vida de la clase trabajadora, discriminación laboral de la mujer, etc. Con respecto al presentismo laboral, la consultora Randstad ha elaborado un trabajo muy interesante, que afirma que ha aumentado notablemente durante estos últimos años de crisis económica: concretamente, desde un 45% en 2010 a un 85% en 2012, lo que significa que actualmente 8 de cada 10 trabajadores pasan más horas de las establecidas en sus puestos de trabajo. Entre quienes alargan su jornada en la empresa, 6 de cada 10 reconocieron que lo hacen por temor a perder su empleo, mientras que el 24% se queda en su puesto porque falta personal. Así está el panorama.

 

esclavos7.jpgY aún se tienen en la mente de la clase empresarial nuevas reformas (léase ataques) a los derechos de la clase trabajadora, como por ejemplo la posibilidad de regular en un futuro próximo el derecho de huelga. En fin, toda una involución de nuestro marco de relaciones laborales, que si no lo impedimos, convertirá a la clase trabajadora, ya lo está haciendo, en los nuevos esclavos de este siglo. Pero podemos acabar con esto. Hemos de conseguir configurar un frente ciudadano, no sólo de los trabajadores, sino de toda la sociedad, que pelee por la retirada de todas estas políticas. Si no lo hacemos, vamos a dejarle un futuro laboral a nuestros hijos y nietos bastante triste. Y está demostrado que la fuerza de la clase obrera obtiene resultados cuando se lo propone. Ahí tenemos los ejemplos del colectivo de trabajadores de la basura de Jerez, que con su huelga evitaron el despido de 125 compañeros, o el personal del Hospital de La Princesa en Madrid, que pararon la transformación que el Gobierno de la Comunidad preparaba para dicha institución sanitaria, una de las más prestigiosas de España.

 

Por lo tanto, se puede y se debe hacer. Antes nos referíamos a los compañeros que hicieron huelga de hambre en Teléfonica. Los objetivos de esta megaempresa son deshacerse de la plantilla fija para subcontratar todas las tareas a empresas deslocalizadas en países del Magreb y de América del Sur, donde los salarios y las condiciones de trabajo son mucho peores. Mientras, los beneficios de Telefónica en los 9 primeros meses de 2012 superaron los 2.800 millones de euros, a la vez que la desigualdad salarial sigue aumentando: el Presidente, César Alierta, cobra 150 más que un trabajador medio (no digamos que un recién contratado), mientras tres de sus altos directivos se repartieron 17 millones de euros en 2011. ¿Cabe mayor indecencia? Con estas credenciales, poco les hubiera importado que murieran los 5 trabajadores que estaban en huelga de hambre. Reaccionemos, o la clase trabajadora, tal y como hoy la conocemos, acabará siendo historia.



Compartir este post
Repost0
4 diciembre 2012 2 04 /12 /diciembre /2012 00:00

Podemos seguir dando datos que avalan la necesidad de la revolución, pero sería volver a repetirnos: TeleMadrid quiere despedir a más de 900 trabajadores, la Red de Paradores Nacionales plantea un ERE para despedir al 14% de su plantilla total...El gran capital nos ha demostrado que no tiene ningún reparo en mandar al paro, a la precariedad, al deshaucio, a la calle, a la pobreza, a la indigencia, a la mendicidad, a millones de personas, con tal de conservar su supremacía económica. Tenemos que impedirlo. Y si podemos, como hemos comentado varias veces durante esta serie de artículos, hemos de hacerlo en colaboración con la clase obrera de otros países de nuestro entorno, pero en cualquier caso hemos de hacerlo, y hemos de servir de modelo para otros. El germen de un nuevo Proceso Constituyente Europeo aparece ya en las distintas luchas sociales que emergen en algunos países de la Unión, como se demostró en la jornada de lucha europea organizada por la Confederación Europea de Sindicatos (CES) el pasado 14-N.

 

revolucion46.jpgEs inaplazable, y sabemos que se puede. Todo el colectivo del personal sanitario de la Comunidad de Madrid está en pie de guerra contra el gobierno regional, por su intento de privatización de toda la sanidad madrileña. Este es el camino. Sí se puede, y se ha demostrado muchas veces. Y hemos de extrapolarlo a nuestros vecinos europeos. Debemos contemplar la construcción de otros marcos supranacionales de integración económica, alternativos y complementarios al actual modelo de la Unión Europea. Se está demostrando con las diversas Cumbres Europeas que se están organizando, donde los foros alternativos se suceden en sus mismas fechas. Y en las mismas fechas a la Cumbre Iberoamericana de Cádiz, se montó una Cumbre Alternativa de los Pueblos Iberoamericanos, para centrar el proceso y la discusión sobre lo que importa: las personas, los pueblos, sus derechos, sus soluciones. Los países del Sur de Europa (los llamados PIGS) deben coordinar sus políticas de lucha frente a los países del Norte, más desarrollados, que captan injustamente nuestra riqueza mediante la transferencia desbocada de recursos económicos desde el Sur, incumpliendo así el pacto fundacional de redistribución del bienestar social que está en el origen de la Unión Europea.

 

revolucion47.jpgDe este modo, España debe compatibilizar su pertenencia a la Unión con mecanismos de integración económica con mercados supranacionales en plena expansión y crecimiento de América del Sur (Alba, MERCOSUR). Ello nos situaría en una clara posición de fortaleza frente al Norte rico de la actual UE. Nuestra opción para la puesta en marcha del nuevo Proceso Constituyente se basa en el empoderamiento del pueblo y de sus redes y formas organizativas, para así estar en condiciones de ser mayoría política y electoral. Sólo así estaremos en condiciones de ganar elecciones, una vez empoderado nuestro pueblo, los que han de decidir, y son los que son las víctimas mayoritarias de esta crisis del capitalismo. Propugnamos por todo ello un nuevo concepto de país, un nuevo proyecto de sociedad, bajo un modelo de "país de países" en un Estado Federal y Republicano. La integración en el nuevo Proceso Constituyente de la plurinacionalidad del Estado (reivindicándola como un valor imprescindible del nuevo modelo a construir) es condición previa y fundamental para el éxito de este proceso, que descansa sobre la base de la recuperación de la soberanía popular, del todo y de las distintas partes del nuevo proyecto de país, imprescindiblemente en un marco político republicano.

 

revolucion48.jpgPero la República Federal no consiste sólo en poder elegir a un Presidente de la misma cada cuatro años. De ser así no habríamos avanzado mucho frente a la situación actual. La República se nos presenta como el marco de convivencia social, de derecho y participativo más completo y perfecto. El Federalismo como su modelo territorial y de Estado, de reconocimiento y cabida de todas las identidades plurinacionales del Estado Español. En resumidas cuentas, un cambio en la cultura dominante, frente a la escala de valores impuesta por el capitalismo, y que no son otros que el individualismo, la competitividad, la supremacía del capital, el patriarcado como modelo discriminatorio y sexista, y la guerra como forma de resolución de controversias que imperan en el actual sistema político. Frente a todo ello, nosotros apostamos por los valores impregnados del mundo del trabajo, del proletariado (que ahora podríamos llamar más bien el "precariado"), del feminismo, del colectivismo, de la cooperación, de la solidaridad, de la ecología, de la paz.

 

revolucion49.jpgLa nueva Carta Magna debería recoger todos estos valores, y ser la expresión suprema de un pueblo que se manifiesta en los mismos, que los elige y los cultiva como modo de relación entre sus habitantes, entre las personas que lo habitan, bajo los horizontes de la democracia participativa, del estado redistributivo, de las políticas sociales, sensibles y humanas. Bajo estas premisas, rechazamos asumir ninguna de las alternativas políticas, sociales o económicas del capitalismo, al que pretendemos derrocar como sistema. No es posible asumir compromisos u obligaciones ilegítimas, por ser injustas, y provocadores de la desigualdad, ya sean éstos políticos o económicos, porque dichos compromisos carecen de legitimidad al no haber sido adoptados ni elegidos por el pueblo. Apostamos por un sistema que propugne y tenga como objetivo la búsqueda de una identidad colectiva, construyendo conceptos, ideas y propuestas que nos identifiquen y cohesionen como pueblo, como clase y como país, dotándonos de los necesarios medios de difusión para comunicar debidamente los pasos del nuevo Proceso Constituyente y organizar su puesta en marcha de una forma auténticamente democrática. Finalizaremos esta serie en el siguiente y último artículo de la misma.

Compartir este post
Repost0
3 diciembre 2012 1 03 /12 /diciembre /2012 00:00

Ante la celebración de la X Asamblea de Izquierda Unida los próximos días 14, 15 y 16 de Diciembre, valgan estas notas como expresión de un posicionamiento claro ante las conclusiones que dicha Asamblea debería expresar y aprobar, y por tanto consolidar como una tendencia ideológica de nuestra Organización, y de su plasmación en las acciones de todos sus órganos, desde el Comité Federal hasta las Asambleas de base. Anunciaré de entrada que mi postura es bastante crítica, y se alinea con la ya expresada por algunos sectores y miembros de IU, tales como Alberto Arregui, Jesús María Pérez, Jordi Escuer, o la Asamblea malagueña de Puerto de la Torre. Me remito, por si los lectores desean una información de referencia más completa, a los documentos "No hay tercera vía entre el capitalismo y el socialismo", y "Documento alternativo al Documento Federal", de la Asamblea citada.

 

Podríamos en efecto resumir la postura diciendo que se trata de una postura marxista. Creo que con esta afirmación dejamos bien claras nuestras apuestas ideológicas, y por tanto por dónde pensamos que debería ir la Organización. Y dicho esto, podríamos ya entrar más al detalle. Como movimiento político y social aglutinador y representante de la mayoría de la izquierda real de este país, pensamos que hemos de mantener más que nunca nuestros postulados ideológicos más nítidos, claros y exigentes, desde el convencimiento de que representan la única solución no sólo para enfrentar las actuales políticas, sino para encaminar definitivamente nuestra sociedad por otro sendero. Y si tuviéramos que reducir a uno sólo ese conjunto de postulados ideológicos, éste no podría ser otro que el siguiente, el cual hemos de ponerlo en mayúsculas, y con letras de neón luminoso: HEMOS DE ROMPER CON EL CAPITALISMO.

 

Entendemos que no existen parches, terceras vías, atajos ni medias soluciones. No existen visiones parciales ni temporales. No existen soluciones que puedan hacernos salir del atolladero actual, y además prevenir futuros atolladeros, si no apostamos claramente por esa premisa. Si estamos de acuerdo en que "a grandes males, grandes remedios", nuestro gran mal se llama capitalismo, nuestro gran remedio se llama socialismo (o comunismo), pero como una oposición frontal al mismo, como una antípoda ideológioca, moral y social, que por tanto nos obliga no a corregirlo o a gestionarlo mejor, sino a romper total, absoluta y definitivamente con el capitalismo, causante no sólo de esta crisis, sino de las causas que la han propiciado, y de sus futuras manifestaciones. El capitalismo debe ser desterrado de nuestra sociedad. Y esta debe ser nuestra apuesta.

 

No nos sirven las medias y falsas soluciones de la socialdemocracia, ni las políticas neokeynesianas (llamadas ahora "de crecimiento"), que lo único que hacen es parchear limitadamente el sistema para poder capear el temporal en su vertiente más dura. Tampoco nos valen las voluntaristas colaboraciones con sus Gobiernos, como la incomprensible presencia de IU-CA en el Gobierno de la Junta de Andalucía, ayudando al PSOE-A a aplicar los recortes de una manera ¿menos insensible? No podemos permitirnos errores garrafales de este tipo, bajo la excusa de controlar al poder, porque nos están haciendo perder credibilidad a borbotones. U ofrecemos desde la calle y las Instituciones, de forma coherente y completa, una visión de la sociedad distinta, pero distinta desde la base, desde su propia concepción, o estamos condenados a ser una pieza más del mismo, aunque quedemos siempre como los "buenos de la película". Pero nuestra visión de ruptura tiene que ser integral, completa, a la vez que argumentada y propositiva, para generar confianza en que otras políticas y otros mundos son posibles.

 

Por mucho que propongamos un nuevo modelo productivo, y una economía con fuerte presencia del sector público, si no cambiamos el sistema desde la base, continuaremos en un sistema económico capitalista, más o menos corregido, reformado, humanizado o regulado, incluso refundado. No es la solución. No debemos engañarnos en esto, porque tarde o temprano los nuevos cánceres capitalistas volverían a resurgir. Luego por tanto, no se trata de corregir o gestionar mejor el neoliberalismo actual, sino de derrocarlo. En caso contrario, las fuentes de las desigualdades continuarán existiendo. Reconozcamos y hagamos entender la idea de que el fundamento del capitalismo es la explotación de la naturaleza y de los trabajadores, y que por tanto, no pueden existir soluciones basadas en él. De ahí la necesidad de romper con el actual modelo. Incluso las modalidades financieras o inmobiliarias del capitalismo se podrán corregir, pero los males de fondo continuarán existiendo.

 

Abundando en ello, la propuesta de nacionalización, tanto de la Banca como de los sectores estratégicos de la economía, debe ser total. Para el sector bancario, partimos de la base de que los ahorros de toda la sociedad no pueden estar en manos privadas, igual que no lo pueden estar la Sanidad, ni la Educación, ni la Dependencia, ni los Servicios Sociales, etc. Para el resto de sectores estratégicos de la economía, los argumentos van no sólo en la línea de poder ofrecer sus servicios como públicos, sino en que consigamos que entre en dichas empresas la democracia económica, es decir, la gestión democrática de las mismas por parte de la clase trabajadora. Con el problema del paro, podemos ver un planteamiento similiar. Al sistema capitalista no le interesa el pleno empleo, por dos motivos: para debilitar a la propia clase trabajadora (haciéndola más sumisa y dependiente de su propia fuerza de trabajo, además de fomentar en ella la competitividad), y para mantener bajo el precio de dicha mano de obra. Mientras exista capitalismo, el paro será un fenómeno crónico, que podrá ahondarse o recuperarse, pero no podremos acabar con él. La nacionalización y democratización de las empresas estratégicas y medios de producción es la única solución para acabar con el fenómeno del desempleo. De esta forma, el sector público se convierte en el "empleador por excelencia", y por ende, garantiza el Estado del Bienestar al potenciarlo haciendo crecer exponencialmente el número de personas que trabajan en o para él.

 

Pero para todo ello, el Estado debe tener los recursos suficientes. Además de las correctas medidas de reforma fiscal progresiva y de los impuestos adecuados, el Estado debe expropiar a todos los grandes propietarios, empresarios, terratenientes y latifundistas, además de gravar a las grandes fortunas y a la evasión de capitales. Sólo mediante la propiedad social de los grandes sectores económicos, será posible el fomento de una economía productiva lo suficientemente elevada y constante como para generar todos los puestos de trabajo que sean necesarios. Ello a su vez haría sostenible tanto el sistema público de pensiones, como el resto de servicios públicos básicos, tales como Sanidad, Educación, etc. Un Estado del Bienestar ingente haría no sólo disminuir el desempleo, sino contribuir a la sostenibilidad de la propia sociedad, y el mantenimiento y fomento de todos sus sectores productivos. Como vemos, algunas frases que se pronuncian muy habitualmente desde la izquierda, como "pedir un reparto más equitativo de los sacrificios", se quedan claramente insuficientes para conseguir los objetivos.

 

Teniendo en cuenta todo lo anterior, rechazamos cualquier iniciativa de Pacto Social, Pacto de Estado, Gobierno de concentración nacional,  o cualquier otro instrumento por el estilo que se quiera proponer, ya que entendemos que son iniciativas inútiles a la hora de garantizar un verdadero cambio de sistema. Los acuerdos entre clases no existen. La burguesía no va a tolerar nunca la usurpación voluntaria de su fuerza, de su poder, en pro de un mayor bienestar de la clase trabajadora. Incluso ninguna Constitución es suficiente para esto, si no dotamos al sistema de las herramientas que realmente garanticen dichos cambios. Lo contrario es un ejercicio de ingenuidad superlativa que no nos podemos permitir, menos a estas alturas. Y en cuanto al Estado, más allá de la forma que tome (monárquico, republicano, etc.), no es neutro, sino que sigue obedeciendo a los intereses de la clase dominante. Luego no son suficientes el alcanzar una República Federal, aún reconociendo sus avances, ni siquiera un Estado Social Participativo, todo lo democrático que queramos, si no invertimos los procesos de control de la producción, si no democratizamos la propia economía, si no expropiamos para la clase trabajadora las grandes empresas estratégicas. La maquinaria del Estado no puede seguir controlada por la propia burguesía, que siempre atenderá a sus propios intereses.

 

Y aplicándolo a palabras como "soberanía" o "independencia", tan de moda últimamente, si no somos capaces de llegar a su auténtica dimensión, también están huecas, vacías de contenido, o con un contenido engañoso. ¿Soberanía o independencia para qué? ¿Para quién? Sólo con una clase trabajadora fuerte, apoyada en unos mecanismos de participación democrática a todos los niveles (no sólo la democracia política, sino también la económica), esas palabras pueden cobrar algo de sentido. El problema de fondo no es la amenaza a la soberanía nacional, sino los intereses de clase que están detrás de dicha cesión de soberanía. Lo que debemos defender de verdad, todos unidos, sin fisuras, es la lucha de la clase trabajadora, y no los países o las naciones. De hecho, los ataques de patriotismo siempre han surgido de las clases dominantes, como otro ejercicio de manipulación hacia los más débiles. La lucha es de la clase trabajadora en España, en Italia o en Francia, más allá de la "defensa de los intereses de Francia, Italia o España", que en realidad van a obedecer a los intereses de sus clases dominantes. Una prueba evidente de ello la tenemos en la facilidad con la que la burguesía española pacta con la burguesía alemana en la implementación de los recortes, cuando se trata de defender sus propios intereses, incluso expatriando fondos a paraísos fiscales.

 

Incluso la propia salida del Euro, como moneda única europea, no sería la solución por sí misma, si no conseguimos la abolición, la destrucción y la salida del propio sistema capitalista. Todo esto, creemos, es lo que debe defender Izquierda Unida, y hacerlo llegar mediantes mensajes claros y nítidos a todos sus órganos, a toda su militancia, y no sólo esto, sino que en cuanto a nuestra dimensión de movimiento político y social, la lucha en la calle y en las Instituciones deben ser parte de un mismo todo. Y en este sentido, hay que instar a la concepción de unos sindicatos de clase mucho más combativos, mucho más concienciados, que puedan trasladar los fundamentos de esta lucha a toda la clase trabajadora, como paso previo y fundamental a la asunción de nuestros valores y principios de forma mayoritaria. De igual forma, entiendo que no debemos patrimonializar esta lucha, sino todo lo contrario, extenderla a todas las demás fuerzas políticas y sociales de izquierdas, que estén en sintonía con ella. No debemos tener afán de protagonismo, sino de alcanzar nuestros objetivos. Para tal fin, cuantos más seamos, mejor. Bienvenidas sean pues todas las organizaciones, plataformas y asociaciones que desde la lucha sindical, social o ciudadana nos quieran acompañar en esta senda. El resultado será obra de todos y todas.

Compartir este post
Repost0
30 noviembre 2012 5 30 /11 /noviembre /2012 00:00

Muchas lecturas e interpretaciones posibles nos han dejado los resultados electorales del 25-N en Cataluña, así que vamos a ver si hacemos nosotros las nuestras. Desde luego, lo que sí quiero es que hagamos unas interpretaciones y lecturas basadas en la lógica, en la realidad y en el sentido común, porque desde la noche electoral del pasado domingo se han hecho interpretaciones de auténtica locura, sugiriendo disparates a troche y moche, tonterías a mansalva, y manifestaciones propias de la más absoluta ignorancia, ya no sabemos si deliberada o no. No contribuyamos más a dicha ceremonia de la confusión, así que vamos a ver si podemos poner un poco de orden en el tema. Como decíamos, varios frentes de lectura son posibles tras los resultados. Yo encuentro al menos los siguientes:

 

artur_mas.jpg1.- Primera Lectura: Partidos más y menos votados. Los que suben por los que bajan. Los que entran por los que salen. Un total de siete fuerzas políticas van a configurar el nuevo Parlamento catalán, de acuerdo a la siguiente distribución de escaños: 50 para CIU, lo cual no sólo hace fracasar su objetivo de sacar una mayoría aplastante, como era su deseo, sino que incluso reduce en 12 su número anterior de escaños. Aunque ha sido la fuerza más votada, a mucha diferencia de la siguiente, Artur Mas no consigue el objetivo que inicialmente pretendía, pues no ve reflejado en este resultado ni el apoyo inmensamente mayoritario para secundar su proyecto soberanista, ni su continuidad sin fisuras al frente del Gobierno. Le sigue a mucha distancia como segunda fuerza ERC, que consigue un enorme subidón que duplica su anterior número de escaños. Estará presente en la cámara con 21 diputados. Le siguen a muy corta distancia PSC, con 20 escaños, que pierde 8 desde la anterior legislatura, y el PP, que obtiene 19, subiendo 1 desde su presencia antes de las elecciones.

 

oriol_junqueras.jpgLuego por tanto, aunque los populares logran mantenerse e incluso mejorar levemente sus resultados, aún apoyando las políticas de recortes de CIU, los "socialistas" catalanes del PSC se dan de nuevo un tremendo batacazo, continuidad de las recientes caídas en las elecciones gallegas y vascas. Ya hemos dedicado en otros artículos un análisis extenso a este fenómeno de desgaste natural del PSOE y sus partidos hermanos, de tal manera que no insistiremos más aquí. Ya sabemos lo que le ocurre a los partidos que traicionan a su ideario y a su electorado. Seguirán cayendo. Bien, la siguiente fuerza política en orden de escaños es la representación de Izquierda Unida en Cataluña, es decir, ICV-EUiA, liderada por Joan Herrera, que logra afortunadamente subir 3 diputados más desde las últimas elecciones, obteniendo un total de 13 escaños. Evidentemente, nos hubiera gustado un resultado mucho más elevado, pero mantenemos el progreso de nuestra aceptación en la mayoría de Comunidades, así como la previsión para las elecciones generales. Y por fin, tenemos también dos grandes sorpresas: Ciutadans triplica sus anteriores resultados, obteniendo 9 escaños, y aparece como nueva fuerza política en el Parlamento catalán la Candidatura Unida Popular - Alternativa de Esquerra (CUP-AE), de ideología de izquierda y de corte soberanista. La formación SI (Solidaritat) no obtiene representación parlamentaria.

 

pere_navarro.jpg2.- Segunda Lectura: Relación de fuerzas izquierda-derecha. Lectura y proyección en clave nacional. Con los resultados antes comentados, la correlación o reparto de fuerzas políticas en cuanto a su ideario, programa o vinculación a la izquierda o derecha queda más o menos como sigue: se puede decir que tenemos un balanceo a la derecha, representado por los dos grandes bloques que se alinean en las dos posturas opuestas. De una parte, el bloque que apoya las actuales políticas nacionales, las llevadas a cabo por el PP en todo el Estado Español: ahí tenemos a CIU como fuerza más votada, seguida del PP, y de forma más tenue, el PSC. Los 9 diputados de Ciutadans son un fenómeno atípico (por tanto no los contaremos en ningún bloque), como lo es la formación de Rosa Díez, UPyD, que entendemos que no sólo no poseen ideología, sino que lo único que aportan es oportunismo y confusión. Bien, entre todos ellos suman 89 diputados.

 

alicia_sanchez_camacho.jpgDe otro lado, tenemos el bloque de izquierdas de la cámara (donde incluiremos de nuevo al PSC, a modo de comodín indeterminado, es decir, que no sabemos por dónde puede salir, al igual que hace en las Cortes Españolas). Bien, serían entonces (por orden de votos) ERC, seguidos del PSC, luego ICV-EUiA, y también los 3 escaños de la CUP. Este bloque de izquierdas suman 57 diputados (66 con el apoyo de Ciutadans). Como vemos, la sociedad catalana es aún más conservadora que progresista. No obstante, ya sabemos que estos resultados están apoyados por una Ley Electoral que consagra un reparto injusto, y una proyección de los votos en escaños que no se corresponde con la realidad. Pero aunque el bloque conservador sea mayor, la correlación no es tan escandalosa como para que se puedan poner en práctica impunemente todas las políticas que se han ido ejecutando hasta ahora. Se traducirá todo esto en una política que mire más hacia las personas, y que detenga todo intento de continuar por la senda de las medidas antisociales y de recortes, que sólo conducen a la depresión económica, al desempleo masivo y a la pobreza de la ciudadanía catalana.

 

joan_herrera.jpg3.- Tercera Lectura: Proyecto independentista catalán. Mucho se han apresurado algunos en querer hacer leña del supuesto árbol caído, criticando el ridículo al que ha llegado el proyecto soberanista de Artur Mas. Se engañan quienes sostengan esto, pues este proyecto no es algo de CIU ni de Artur Mas, sino de la sociedad catalana, que para nada ha quedado sepultado tras estas elecciones. En este sentido, entendemos que el proyecto secesionista, separatista o independentista catalán no queda truncado, tales como algunos han querido hacer ver (al menos, con los resultados en la mano). En efecto, hay que recordar que CIU no es ni mucho menos la única fuerza política catalana que ha planteado la consulta popular, y el derecho a la autodeterminación del pueblo catalán. A su lado en esta idea están también Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), con Oriol Junqueras al frente (que recordemos que son ahora la segunda fuerza política), ICV-EUiA (sólo en lo que tiene que ver con la organización y puesta en escena del derecho a decidir, aunque luego apuesten por el modelo federalista), y la reciente CUP-AE. Tienen en su contra al PSC, al PP y a Ciutadans, y aunque éstos dos últimos apuestan por la continuidad del actual modelo, el PSC (aunque ya sabemos la credibilidad que debemos otorgarles a los "socialistas") se decanta también por la vía federalista.

 

albert_rivera.jpgPor consiguiente, entendemos que sería normal que ambas fuerzas mayoritarias, las dos más votadas, CIU y ERC (y CIU con diferencia), que coinciden en los planteamientos soberanistas, y por tanto apoyan la consulta popular en aras a un posterior proceso de independencia, apuesten fuerte por la organización de dicho proceso durante la legislatura que comenzará en breve. Aunque mucho se ha dicho y escrito sobre el fracaso del proyecto de Artur Mas en lo relativo al proceso soberanista, nosotros pensamos, siendo fieles y realistas a los resultados y al ideario de dichas fuerzas políticas (que recordemos son a su vez fiel reflejo de la soberanía popular, es decir, de la voz y el voto del pueblo de Cataluña), que este proceso no ha hecho más que empezar. Que se preparen por tanto los aliados de la prensa anti-independentista (léase La Razón, El Mundo, ABC, etc.), porque van a tener que escribir todavía muchos episodios.

 

cup_ae.jpg4.- Cuarta Lectura: Pactos de Gobierno. Gobernabilidad. Apoyos mutuos. Tal y como ha quedado el patio después de estas elecciones, complicado está el asunto de la gobernabilidad de Cataluña. La fuerza más votada como hemos venido comentando es CIU, pero al quedar muy alejada de la mayoría absoluta (situada en 68 escaños), si pretende gobernar en solitario, va a tener que hacerlo mediante pactos concretos y puntuales con las otras fuerzas del arco parlamentario, que son muy numerosas, y cada una de su padre y de su madre. Se mezclan ideologías, intereses y proyectos contrarios y compartidos, por lo cual el escenario se hace difícil. De entrada, ERC ya ha descartado un acuerdo de gobernabilidad con CIU, y mucho menos su entrada en el gobierno, como es completamente lógico, al ser fuerzas políticas situadas en las antípodas ideológicas, compartiendo únicamente su proyecto de dotar a los catalanes del derecho a decidir su futuro.

 

Las otras dos opciones que quedarían para CIU serían gobernar (mediante pactos estables o puntuales) apoyándose en el PSC (que aunque se pelean mucho últimamente yo no lo descartaría por completo), e incluso en el PP, donde ocurre todo lo contrario que entre CIU y ERC, es decir, CIU y PP comparten todo su ideario de derechas, apoyan los recortes y las políticas antisociales (recuérdese su amiguísimo trayecto tanto en el Congreso de los Diputados como en el Parlamento catalán, mostrándose su apoyo mutuamente en todas las medidas para desmontar el Estado del Bienestar, y aniquilar derechos sociales y laborales), y en lo único donde se pelean es en lo relativo a plantear la independencia o la soberanía de Cataluña. Como vemos, y en palabras de Don Quijote: "mal me lo fiáis, amigo Sancho". Lo tendremos que ir viendo sobre la marcha.

Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías