Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
7 marzo 2012 3 07 /03 /marzo /2012 00:00

En el anterior artículo de esta serie expusimos los primeros puntos que desde la izquierda estimamos que se tendrían que dar para ir caminando hacia una Europa Federal, de los Pueblos, de las personas, de los derechos, en vez de una Europa, S.A. (en expresión de Willy Meyer), centrada en dotar de más poder a los grupos financieros y especuladores, con la privatización de los servicios públicos, y la pérdida de derechos sociales y laborales, con el consiguiente empobrecimiento de la población europea.

 

Vamos a finalizar en este artículo exponiendo el resto de puntos que consideramos podrían ayudar a converger en un cambio, en un giro radical de las actuales políticas, que redundarían en beneficio de una mayor integración europea, y en mejoras sociales para todos los ciudadanos:

 

itf.jpg6.- Necesidad de Impuestos a las Transacciones Financieras. Efectivamente, se trata de una ya vieja reivindicación de muchas organizaciones, principalmente ATTAC, relativa a la implantación de un impuesto (parecido a la Tasa Tobin) generalizado a todas las transacciones financieras, disuasorio sobre todo a nivel de la especulación dominante. Pensamos que es necesario por tanto imponer una serie de nuevos impuestos tanto a las ganancias de capital como a los bancos y a todo tipo de transacciones financieras.

 

Todos estos impuestos no tendrían únicamente un carácter recaudatorio, sino que también tendrían un sentido y un trasfondo económico. Así, los impuestos a las ganancias del capital permitirían disuadir a los agentes financieros que especulan en plazos de tiempo muy cortos, los impuestos sobre los activos bancarios servirían para acumular fondos que permitan compensar los programas de rescate bancarios, y los impuestos sobre las transacciones financieras permitirían igualmente mitigar los efectos de la especulación.

 

modelo_productivo.jpg7.- Necesidad de un nuevo Modelo Productivo. Este tema ya lo hemos abordado en otros artículos, así que no abundaremos mucho en él. Ya sabemos que sobre todo para algunos países (como el nuestro), donde hemos crecido económicamente basados en modelos muy coyunturales y más ligados al sector servicios (turismo y construcción, en el caso de España), tenemos las ventajas de experimentar en las épocas de auge un rápido crecimiento del empleo (empleo coyuntural, como decimos), pero cuando dichos modelos de crecimiento comienzan a desbaratarse, la pérdida de puestos de trabajo es exponencial, llegando a tasas de desempleo como la que sufrimos actualmente en nuestro país.

 

Por una parte, y renunciando a la famosa piedra angular de la competitividad entre los Estados, nosotros pensamos que se necesita apostar por un modelo de crecimiento europeo cooperativo y coordinado, en donde la inversión pública y privada esté basada en las nuevas tecnologías, y en concreto, en las energías renovables y la investigación, en el respeto al medio ambiente y en la promoción de formas alternativas, sostenibles y solidarias de producir y de consumir.

 

En este sentido, por tanto, es necesario también aprobar de forma generalizada una serie de Códigos de Comportamiento Ético y Responsabilidad Empresarial en materia laboral, tecnológica, ambiental y de igualdad, controlando también que los beneficios empresariales no puedan destinarse a la especulación financiera, sino que se reinviertan de una forma u otra en la sociedad (empleo, obras de carácter social, cultural, artístico, científico, etc.). Y por supuesto, esos beneficios tienen que obtenerse en sectores cuya existencia también favorezca a la sociedad, sin perjudicar al medio natural en que nos movemos, tanto en términos de utilidad social como de empleo.

 

convenios_colectivos.jpg8.- Necesidad de Convenios Colectivos de ámbito europeo. En materia laboral, hoy no existe la posibilidad de establecer el pacto capital-trabajo (base del establecimiento del Estado del Bienestar a nivel de cada país) en la Unión Europea. De ahí que el mundo del trabajo esté en situación de inferioridad frente al mundo empresarial, que puede desplazar su producción con facilidad dentro y fuera de la Zona Euro y de la Unión Europea.

 

De ahí la urgente necesidad de que se puedan firmar Convenios Colectivos de tipo sectorial con vigencia para todo el territorio de la Unión, hoy en día legalmente imposible. Es más, tal y como estamos viendo en nuestro propio país con la última Reforma Laboral propuesta por el Partido Popular, se camina hacia un mayor debilitamiento de la Negociación Colectiva y del propio poder de los Convenios Colectivos, lo cual redunda evidentemente en una mayor desprotección de los trabajadores, y en un mayor poder para el empresariado.

 

parlamento_europeo.jpg9- Necesidad de un mayor poder para las propias Instituciones Europeas. Estamos acostumbrados a ver cómo las decisiones se toman en Europa a golpe de reunión de unos cuantos líderes, últimamente y sobre todo de la canciller alemana Angela Merkel, y del presidente francés, Nicolás Sarkozy, constituyendo un eje franco-alemán especialmente agresivo en sus planteamientos neoliberales, y en la posibilidad de influencia para el resto de los países de la Unión. Ignorando por completo la presencia democrática de las Instituciones Europeas (Parlamento, Comisión, Consejo, etc.), las decisiones se han tomado uni o bilateralmente, y luego se ha invitado al resto de países para que se sumen (o no) a ellas.

 

Esto es un auténtico disparate, y no podemos continuar así. Y esto ocurre precisamente porque tales Instituciones están hoy claramente controladas por el capital financiero y el mundo de las grandes empresas, que han creado una estructura de poder alternativa, paralela y a espaldas de las poblaciones de los países que componen Europa, negando en muchas ocasiones la soberanía popular de los Estados y de los Gobiernos que sostienen y dan cuerpo a la propia Unión Europea. 

 

agencias_calificacion.jpg10.- Necesidad de una Agencia de Calificación Europea. Tenemos ya muchas experiencias negativas con el funcionamiento de las actuales Agencias de Calificación (Standard & Poor's, Moody's y Fitch Ratings), las tres americanas, las tres con su propio sistema de calificaciones, y las tres con sus propios intereses, lo que provoca situaciones muchas veces de total incomprensión, incluso absurdas, ante la actitud de tal o cual Agencia en la valoración de tal o cual país o de cualquiera de sus empresas o Instituciones.

 

Evidentemente, ellas atienden sólo a los grupos de poder a los que pertenecen, y su comportamiento no está regido por ninguna lógica, sino por las circunstancias concretas que puedan darse en un momento dado, y que hagan conveniente la toma de unas decisiones u otras. Estas Agencias están dando un trato desigual y muy agresivo a las empresas y países europeos, incluso a los más estables y de mayor tamaño y/o poder, como Francia, Austria o Bélgica, nada sospechosos de no seguir los grandes dogmas neoliberales. Desde la izquierda pensamos que la solución a todos estos problemas pasa por la creación de una Agencia de Calificación Pública Europea, que sea la única autorizada para valorar la deuda soberana de los Estados miembros.

 

De esta forma se acabaría con la actual influencia que las calificaciones de estas Agencias americanas tienen en nuestro entorno europeo, pues además hay que recordar que sus representantes no se han presentado a ningunas Elecciones, ni rinden cuentas ante ninguna Institución de carácter democrático, ni a reguladores, ni a inversores. Con la creación de esta Agencia Europea de Calificaciones, se podría poner freno a la pérdida de soberanía de los Estados, y de la propia Unión Europea, porque hay que tener en cuenta que los mercados no son neutros, sino que obedecen a sus propios intereses, y dichas Agencias son actualmente empresas privadas que, como cualesquiera otras, funcionan sólo bajo el criterio del beneficio puro y duro.

 

Bien, pues hasta aquí las tendencias que desde la izquierda pensamos que deberían darse a nivel europeo para caminar hacia esa "federalidad" de los Estados de nuestro viejo continente, y aunque nos hemos centrado sobre todo en los aspectos económicos (que son los fundamentales para poder garantizar un nivel de vida digno para toda la ciudadanía, así como una justa redistribución de la riqueza), no olvidamos por supuesto los temas de carácter social, que deberían evolucionar hacia un marco de total igualdad entre hombres y mujeres, hacia un reconocimiento pleno de todos los derechos sociales, hacia unos servicios públicos universales y gratuitos, hacia el uso de energías limpias y alternativas, hacia una apuesta decidida por la paz y el desarme mundiales, y hacia una garantía por parte de los Estados europeos del pleno acceso a la cultura de toda la ciudadanía.

Compartir este post

Repost0
6 marzo 2012 2 06 /03 /marzo /2012 00:00

Hace pocos días nos ha visitado un personaje muy singular, que sin duda no ha pasado indiferente ni desapercibido en nuestro país, pues ha venido para estudiar de cerca y sobre el terreno su posible elección para su próximo complejo empresarial. Se trata de Sheldon Adelson, el magnate del juego norteamericano, una de las más grandes fortunas del mundo, y veterano empresario de este sector. Su proyecto es una especie de Las Vegas a la española, concretándose en un super complejo de hoteles y casinos, apoyados con otras infraestructuras y negocios, para convertir las afueras de Madrid o de Barcelona (es lo que aún está por decidir) en otro gigantesco centro de ocio, alojamiento y diversión mundial, con limbo legal asociado.

 

sheldon_adelson.jpgComo decimos, este excéntrico personaje nos llega con la oferta de instalar una sucursal en Europa al estilo de las que ya posee en otras partes del mundo, para lo cual los gobiernos de Esperanza Aguirre y de Artur Mas ya están intentando llevarse el gato al agua, como era de esperar. Sobre el magnate en cuestión diremos que es un multimillonario y ultraconservador, que ha reconstruido su fortuna después de algunas caídas importantes, y que financia las campañas electorales de los candidatos republicanos en su país. Pero vamos al proyecto y a sus "peticiones", que es lo interesante.

 

Las cifras del Proyecto son auténticamente faraónicas y escalofriantes, pues estamos hablando de la construcción de 12 hoteles (36.000 habitaciones), 6 casinos, 1.000 mesas de juego, 15.000 máquinas recreativas, 3 campos de golf y un largo etcétera, que convertirían en un auténtico paraíso del juego la zona donde se construyese. A los lectores interesados en más información sobre este personaje y las dimensiones del proyecto, les recomiendo entre otras la página del Diario Digital El Referente, que explica perfectamente en qué consiste la idea.

 

casino.jpgComo se dice en este diario y ya han venido anunciando otros medios de comunicación, el Proyecto EuroVegas contempla una inversión de 17.000 millones de euros, y la creación de más de 200.000 puestos de trabajo. Ahí es nada. Sólo con poner encima de la mesa estas cifras (y con lo necesitados que estamos) sería razón suficiente para continuar poniendo mucha atención, pero les aseguro a mis lectores que cuando se evalúa toda la información, cuando se meten todas las "condiciones" en una coctelera, se da uno cuenta de la auténtica aberración de la que estamos hablando.

 

En efecto, como contrapartida de la indecente y descarada propuesta del poderoso empresario, se exige todo un bochornoso y repugnante repertorio de modificaciones legales que resumimos a continuación: dos años de exención en el pago de las cuotas a la Seguridad Social para sus empleados, exención de los impuestos estatales, regionales y municipales durante dos años, además de ventajas respecto a la fiscalidad inmobiliaria y del suelo durante diez años, modificación del Estatuto de los Trabajadores para acabar con la regulación de los Convenios Colectivos del personal contratado, modificación de la Ley de Extranjería y privilegios legales para la contratación de personal extranjero, cesión del suelo público que sea necesario, incluyéndose las expropiaciones que hicieran falta y el cambio de ubicación de las viviendas protegidas a que haya lugar, exclusividad por diez años en el uso del suelo, cambios en la Ley contra el Blanqueo de Capitales, eliminación de la Ley Antitabaco dentro de las instalaciones del Complejo, autorización de la entrada a menores y a ludópatas en los casinos, y algunas lindezas más por el estilo.

 

proyecto_eurovegas.jpgAnte este rosario de condiciones impuestas por el magnate norteamericano, ya se han alzado voces a favor y en contra de la concesión o no de todas ellas en pro de la construcción del proyecto en alguna de nuestras dos principales ciudades. Parece mentira que tengamos que aguantar presiones de este tipo para una especie de "Plan Marshall" del siglo XXI, que para concedernos la construcción de un proyecto de este tipo (que ya por sí es deplorable) se nos exija la creación de esta "isla legal" compuesta de sacrificios de derechos, modificaciones de leyes y permisos especiales.

 

Manifiesto mi más rotunda oposición al proyecto, no sólo por lo que supone para la sociedad (me recuerda a la constructora Promovisa de la serie Verano Azul), sino por el rechazo que me producen personajes como este tipejo, que creen que con su dinero pueden conseguir que gobiernos y países enteros le bailen el agua. Si finalmente se aceptan sus condiciones, habremos dado un paso más hacia la degradación que sufrimos como sociedad.

Compartir este post

Repost0
5 marzo 2012 1 05 /03 /marzo /2012 00:00

Lo están consiguiendo. Están consiguiendo que nos dobleguemos, que no protestemos, que nos traguemos todo lo que desde los poderes públicos se esté generando para anular nuestros derechos, nuestro derecho a la dignidad, a la soberanía, a la política, a la participación, a la decisión. Cada vez nos parece más normal lo que desde las instancias gubernamentales se nos proclama, a la par que contemplamos cómo la corrupción campa a sus anchas y llega no sólo a los ámbitos público y privado, sino a las más altas Instituciones del Estado. 

 

manifestacion.jpgY es que en este escenario post-indignación nos hace falta recorrer el siguiente paso, avanzar al siguiente escalón, rebelarnos y pasar a la acción directa. No podemos continuar en el estadío del miedo, porque aunque nada es irreversible (o muy pocas cosas en este mundo), cada vez nos costará más trabajo volver a recuperar lo que estamos perdiendo, lo que estamos dejando en el camino, sin pararnos a pensar cuánta gente de perdidas generaciones luchó para que hoy en día tuviéramos el panorama que tenemos hoy, disfrutáramos de los derechos hoy adquiridos, viviéramos en condiciones medianamente dignas, que la cruzada de los poderosos está queriéndonos aniquilar.

 

Voy a rescatar algunas opiniones que me han parecido especialmente interesantes en línea con lo que estoy argumentando. La primera es de Benito Rabal, que dice textualmente en un artículo titulado Miedo: "En los tiempos que estamos viviendo, en los países que hasta ahora ostentaban el nada honroso título de mundo rico, la historia no ha cambiado, si acaso las formas. Un golpe de estado global y no otra cosa es lo que se ha producido, y su consecuencia es que los medios de domesticación de masas y los dirigentes a sueldo o dictado de las fuerzas del capital se empeñan en llamar crisis, cuando no es más que una vil y descomunal estafa. No han salido los tanques a la calle, ni ha habido desapariciones o fusilamientos en masa, pero los deshaucios, el paro vergonzante y los recortes sociales están produciendo un efecto similar, inmediatamente incruento pero más letal que un balazo a largo plazo. Y sin embargo sorprende la falta de respuesta popular. Llama la atención que aún no se hayan saqueado los grandes almacenes, o las oficinas bancarias no hayan sido pasto de las llamas".

 

manifestacion2.jpgEfectivamente, el miedo y los mensajes disfrazados, para que no signifiquen nada, condimentados con los mensajes del tipo "llamada a la responsabilidad", como por ejemplo el clásico que dice que "el país no está para huelgas" (según los reaccionarios de este país nunca lo ha estado) están haciendo hondo calado en las clases populares, a la vez que las Instituciones dedicadas a la caridad tienen cada día más trabajo, pues más familias, hogares y personas rayan en el umbral de la pobreza. Mensajes indecentes como que "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades" se mezclan con la dedicación de recursos públicos a grandes eventos deportivos, la construcción de aeropuertos sin aviones, o la organización de visitas papales.

 

Otra cita en línea argumental es la de Ginés Fernández en su artículo De la indignación a la rebelión, cuando dice textualmente: "Nos hemos indignado, hemos visto que con indignarse no basta, que hay que rebelarse, puesto que es la primera toma de conciencia del compromiso con el cambio. Pero no basta, esta situación necesita un giro o revolución (Ah, bonita palabra, que debe pasar de ser el nombre de una hipoteca, a un estado de ánimo de la sociedad frente al capitalismo). El Diccionario de la RAE dice que Revolución es: "Acción o efecto de revolver o revolverse. Cambio violento en las instituciones políticas, económicas o sociales de una nación. Inquietud, alboroto, sedición. Cambio rápido y profundo en cualquier cosa". Todas estas acepciones tienen vigencia en el estado de ánimo en que se encuentra la clase trabajadora, que no aguanta mucho más y a la que hay que encontrar el camino de salida, y ese no puede estar dirigido por los actuales gestores de la crisis".

 

manifestacion3.jpgAsí que este es el estado de cosas donde nos encontramos, con un cada vez más débil tejido revolucionario, con una clase trabajadora cada vez más conformista, con una ciudadanía cada día más manipulada, donde quizá las nuevas generaciones representen una excepción, una especie de savia nueva, de material virgen que tenemos que cuidar (por eso también quieren cargarse la educación pública), porque puede que ellos sean la semilla del futuro, de ese incierto futuro que se nos avecina, donde no sabemos cómo quedarán las relaciones de poder, cómo quedarán las condiciones de vida, cómo quedará la lucha de clases, cómo resultará la correlación de fuerzas en este intrincado mundo salvajemente maltratado, globalizado y comercializado.

 

Y voy a terminar con una famosa cita de Howard Zinn, que nos viene al pelo para nuestros argumentos: "Nuestro problema es la obediencia. Nuestro problema es que multitud de personas en todo el mundo han obedecido los dictados de los líderes de sus gobiernos, y nos hemos convertido en gente obediente ante la pobreza y el hambre, ante el expolio y la privatización de nuestros bienes públicos, ante la estupidez, la guerra y la crueldad. Nuestro problema es que la gente es obediente mientras las cárceles están llenas de ladronzuelos, y los grandes ladrones rigen los países. Éste es nuestro problema". Sólo me queda añadir una cosa: debemos acabar con él, antes de que él acabe con nosotros.

Compartir este post

Repost0
2 marzo 2012 5 02 /03 /marzo /2012 00:00

Al igual que desde la izquierda pretendemos implantar un Estado Federal para España, también pensamos que sería una buena solución para implementar en torno a la manifestación política de nuestro continente, es decir, que la famosa gobernanza o unión política que tanto se defiende y se anhela desde las actuales Instituciones Europeas, se concretara en forma Federal, más o menos como existe (con muchos matices diferenciales, claro está) en los Estados Unidos de América.

 

mercado_unico.jpgEfectivamente, disponemos en la actualidad de un Mercado Único Europeo, heredero del antiguo Mercado Común que estudiábamos en el Bachillerato la gente de mi generación, sin fronteras entre los diferentes países, con libre circulación de personas y de mercancías, y con plena libertad arancelaria y de capitales, y también disponemos de una Unión Monetaria, representada por nuestra moneda común, el Euro, que sustituyó (no sin condiciones impuestas desde los países más poderosos de Europa) a las monedas internas de cada país, y que se valoró de forma ponderada con las diferentes monedas nacionales, a excepción de la libra, que sigue vigente en el Reino Unido.

 

Si pretendemos consolidar lo que tenemos, y no sólo no destruirlo, sino potenciarlo, y atendiendo además a los ideales de justicia social y de redistribución de la riqueza, hemos de abandonar las actuales políticas económicas neoliberales que se nos imponen, y caminar en direcciones muy diferentes. Vamos a exponerlas sucintamente en los siguientes puntos:

 

union_politica_europea.jpg1.- Necesidad de una Unión Política. Efectivamente, una Unión Monetaria consiste en someter a la misma disciplina monetaria a países muy distintos. Y si no hay mecanismos superiores que eviten que las piezas salten cada una por un sitio cuando hay problemas, dicha Unión Monetaria no funcionará de forma adecuada. La Zona Euro, como toda zona de unión monetaria, necesita un Estado, una estructura política superior, con su propio presupuesto, como sucede, por ejemplo, en Estados Unidos, que tenga la función de cimentar las distintas piezas y que pueda intervenir cuando alguna o algunas de ellas (por ejemplo, California en EE.UU. o Grecia en Europa) tenga problemas.

 

En USA, que como decimos son el ejemplo de referencia, disponen de un Presupuesto Federal que supone casi un 30% de su PIB, mientras que el europeo llega sólo al 1%. Lo que se traduce en que Europa como tal no está en condiciones de salvaguardar ni a cada uno de sus países ni al euro en su conjunto, cuando se producen situaciones que afectan de modo desigual a cada uno de ellos. La gobernanza política por tanto es esencial si se quiere de verdad una Europa unida y potente, lo que a su vez también le dará a Europa más fuerza internacional.

 

eurozona.jpg2.- Necesidad de un Sistema Fiscal Común Europeo. Conviene que haya un sistema fiscal europeo potente, unificado y progresivo, que esté al servicio de ese equilibrio interterritorial y que también garantice la demanda interna europea sosteniendo el Estado del Bienestar. Por eso consideramos imprescindible, si no se quiere que la EuroZona explote y salte por los aires, que se refuerce el gobierno europeo de las relaciones económicas mediante el incremento de la coordinación, y se instituyan mecanismos de reequilibrio que no se basen en una simple transferencia de rentas, sino en la promoción vertebrada de la actividad económica en toda Europa, y así evitar la concentración que se produce cada vez con mayor intensidad.

 

La unificación de este sistema fiscal común podría permitir además que se emitieran los famosos EuroBonos (títulos de deuda pública europeos) por parte del BCE en mejores condiciones, lo que haría que los Estados miembros no quedaran en manos de los especuladores financieros a la hora de financiar sus deudas, como ocurre ahora con consecuencias muy negativas para la población, e imprevisibles para el futuro del proyecto europeo.

 

banco_central.jpg3.- Necesidad de un verdadero Banco Central Europeo. Acabamos de ver (y ya lo hemos contado también en otros artículos) cuál es la práctica fundamental del BCE actualmente: prestar dinero barato a la banca privada, para que ésta a su vez se la preste a los Estados miembros a mayores tipos de interés, y así éstos puedan hacer frente a su deuda pública. Es una política indecente y despiadada, que sólo trae consigo un mayor empobrecimiento de los países, mientras los Bancos sanean a su costa sus balances y cuentas de resultados.

 

Ante tal panorama, nosotros pensamos que el BCE debería convertirse en un verdadero Banco Central, y no en lo que actualmente es: un lobby de los bancos. Debería asemejarse en sus funciones (siempre salvando las oportunas distancias) a la Reserva Federal Estadounidense, considerando su responsabilidad de estimular la actividad económica, tan importante como controlar la inflación. Más concretamente, el BCE debería estar comprometido con el pleno empleo, la sostenibilidad económica y ambiental, y en combatir las desigualdades. Y por supuesto, tendría que dar cuentas al Parlamento Europeo, que tendría que tener a su vez mayor autoridad y responsabilidad en cuestiones de política económica.

 

moneda_unica.jpg4.- Necesidad de una Regulación Financiera. Hay que establecer una fuerte regulación sobre los mercados financieros más importantes (como el de la deuda pública) y la prohibición inmediata de determinados productos financieros que sólo se usan para la especulación (tales como los Hedge Funds o los Credit Default Swap, CDS) y de las prácticas que a ello contribuyen (como las operaciones al descubierto). Sin una regulación potente, las finanzas europeas continuarán mostrando un poder excesivo respecto a la economía real, y seguirán obstruyendo los procesos productivos al dedicar los recursos a la especulación financiera, no creadora de empleo ni de riqueza.

 

Además, hay que señalar que existe una importante correlación entre el papel especulador de las entidades financieras en la actual globalización, y el deterioro de la participación de los salarios en las rentas, lo que ha debilitado la demanda interna. La globalización financiera que ha venido de la mano de las políticas neoliberales dedicadas simplemente a permitir que los financieros puedan actuar con plena libertad, ha perjudicado a la economía real en beneficio de la economía financiera, debilitando el crecimiento económico (hasta entrar en recesión en muchos países) e incrementando la desigualdad en la distribución funcional (relación salarios-beneficios).

 

paraisos_fiscales.jpg5.- Necesidad de Control al Flujo de Capitales. Necesitamos también, en este caminar hacia una Europa Federal (de los Pueblos y de los Estados), que Europa se considere una zona de autosuficiencia financiera y establezca controles de capitales, así como la prohibición de los paraísos fiscales. Los paraísos fiscales son un agujero negro que no sólo esconde cantidades ingentes de dinero (9,2 billones según la Red Mundial de Justicia Global), sino que además son instrumentos que presionan a la baja los sistemas impositivos europeos.

 

Los neoliberales parten del supuesto de que si se producen cambios al alza en los sistemas impositivos comunitarios, se producirían cuantiosas expatriaciones de capital (tanto de grandes fortunas como de sedes empresariales), pero para acabar con ese chantaje basta con cerrar el espacio financiero a los capitales especulativos, e imponer controles de capital. En contra de lo que afirman los neoliberales, ni siquiera una medida contundente como ésta provocaría grandes conflictos. Inicialmente las empresas afectadas podrían sufrir recortes en sus ganancias extraordinarias, a las que terminarían adaptándose como ha ocurrido sin problemas en otros momentos históricos, pero es que incluso podrían volver a recuperarlas gracias al incremento de la demanda y de los mercados que estas medidas llevarían consigo.

 

Pero además de todo ello, es que estamos acostumbrados a ver cómo se multiplican los beneficios de las grandes empresas, creando cada vez monstruos más grandes en tamaño y poder, porque tienen a su favor todo este conjunto de medidas: rebajas fiscales, posible deslocalización, desvío de capitales a paraísos fiscales, presencia en el exterior, etc., mientras a su vez siguen recomendando a los gobiernos y a los bancos centrales que prediquen la moderación salarial. Así que, y sobre todo para las empresas que suministren los servicios básicos para la población, se puede recurrir a nacionalizarlas, devolviéndolas al sector público, porque en ningún sitio está escrito que la mayoría de la sociedad deba quedar sin recursos porque sea más importante garantizar el lucro incesante e inmoral de una minoría privilegiada. Continuaremos y finalizaremos en el segundo artículo de esta serie.

Compartir este post

Repost0
1 marzo 2012 4 01 /03 /marzo /2012 00:00

Voy a intentar exponer en el presente artículo, una especie de decálogo rápido sobre las expresiones que más se suelen utilizar últimamente en el lenguaje político dominante, es decir, el de nuestros gobernantes actuales, que provienen de la derecha política y económica de este país, es decir, del Partido Popular, el Banco de España, la CEOE, la CEPYME, la gran Banca privada y otros a nivel nacional, y el Banco Central Europeo (BCE), la OCDE, el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión y el Consejo Europeo y otros, a nivel internacional.

 

banez.jpgEn efecto, se trata de un repertorio de auténticas falsedades, perogrulladas y falacias, entre otros calificativos que podríamos ponerles, a un montón de expresiones, afirmaciones y aseveraciones que se pronuncian  mucho últimamente, sobre todo en el contexto aplicativo de las diferentes Reformas que se están llevando a cabo desde el Gobierno, tales como la Reforma del Sector Financiero, la Reforma Laboral, la Ley de Estabilidad Presupuestaria, etc. Dichas expresiones se usan hasta la saciedad, por lo cual se hacen tremendamente populares entre la ciudadanía, abusando de ellas hasta hacer creer que podrían ser ciertas, cuando se trata como mínimo de auténticos engaños, cuando no de tremendas manipulaciones a los ciudadanos.

 

Las he intentado resumir en las diez siguientes expresiones, aunque por supuesto se me habrán quedado otras muchas en el tintero, pues no se pretende recoger ni publicar un exhaustivo catálogo, sino intentar ser una ayuda al votante y al ciudadano de a pie, para que desconfíe de todas estas afirmaciones vacías, que no significan nada, y que cuando significan algo, normalmente es justo lo contrario de que lo dicen. Vamos a ellas: 

 

guindos-copia-1.jpg1.- Esta Reforma es imprescindible. MENTIRA. Ninguna reforma por sí misma lo es, ya que siempre responde a ciertos intereses, en este caso de los grupos de poder dominantes. De hecho, ninguna de las últimas reformas emprendidas lo era, porque no había necesidad de fusionar entidades bancarias, de hacer desaparecer a las Cajas de Ahorros, ni de modificar el mercado laboral, ni de que las Adminstraciones Públicas tengan que estar sacrificadas por el equilibrio presupuestario.

 

2.- No podemos gastar lo que no se tiene. MENTIRA. No sólo es que podemos gastar lo que no tenemos cuando esté justificado, sino que justo en épocas de crisis está más justificado que nunca, ya que sólo desde la iniciativa y la inversión pública podremos salir de la crisis de una manera justa y social. Dicha afirmación pertenece a esta "Teología de la Austeridad" que nos llevan implantando nuestros gobernantes, y que sacrifica cualquier servicio, gasto o inversión pública a que las cuentas del Estado estén saneadas y en equilibrio.

 

montoro.jpg3.- Tenemos que modernizarnos y acercarnos a Europa. FALACIA. Nadie es quién para decirnos en qué consiste la modernización, cómo se mide, ni qué modificaciones son modernas o antiguas, y aunque así fuera, la modernidad tampoco es un bien ni un fin en sí misma, como lo son la justicia social o la redistribución de la riqueza, que son los objetivos que hay que buscar. Y con respecto al acercamiento a Europa, depende de a dónde nos conduce ese acercamiento, con el agravante de que la comparación es normalmente muy sesgada, es decir, sólo para lo que les interesa. Por ejemplo, los empresarios españoles suelen decir que sus homólogos europeos pagan menos impuestos, pero no dicen que los obreros europeos cobran mejores salarios que los españoles.

 

4.- No podemos tener lo que queremos, sino lo que hay. MENTIRA. Esta afirmación es muy propia de los dirigentes de la gran Patronal, y además lo afirman con tal grado de convicción que parece que hasta tenemos que creérnoslo. Nada más interesado que dicha afirmación. "Lo que hay" y "lo que queremos" son dos entelequias en sí mismas, es decir, que se pueden definir perfectamente y también se puede luchar por ellas, y es perfectamente lícito hacerlo. Por tanto, desde la clase trabajadora, lo que debemos afirmar es que no nos gusta lo que hay, y que podemos tener lo que queremos. Pero claro, esa lucha no le interesa nada a la clase empresarial.

 

rajoy.jpg5.- Esta Reforma permite poner las bases para crear empleo. MENTIRA. Abusan tanto de esta expresión últimamente, que parece que todas las medidas que se están tomando tienen ese objetivo, cuando es justo lo contrario. Todas las reformas emprendidas, incluyendo la última Reforma Laboral, no van a servir para crear empleo, y es más, podemos afirmar que realmente todavía este Gobierno no ha tomado ni una sola medida que sirva para crear empleo. Lo dicen continuamente porque queda muy bonito de cara a la galería, y a ciudadanos con poco criterio a los que puedan engañar fácilmente, pero no es así. Las medidas que de verdad sirven para crear empleo son las que tienen que ver con la estimulación del consumo, con la reactivación de la economía real (productiva), con el flujo del crédito a las empresas y a las familias, con el mercado de empleo público, y con el cambio de modelo productivo. Ninguna de ellas se está llevando a cabo.

 

6.- El Gobierno tiene que gobernar, no puede quedarse sin hacer nada. FALACIA. Que un gobierno tenga que gobernar es la mayor perogrullada que se puede escuchar, y la dicen continuamente como si hubieran descubierto América. Claro está que un gobierno no puede quedarse sin hacer nada, esperando que el tiempo pase, y que las cosas se arreglen por sí solas, pero ese "no hacer nada" se tiene que concretar en medidas adecuadas, correctas, justas y sociales, proporcionadas y en la buena dirección, no en la contraria. Por ejemplo, como el Gobierno no puede quedarse sin hacer nada, debería estimular el empleo público y fomentar la Banca Pública, pero esto no se hace, se hace justo lo contrario, en aras de que "el Gobierno tiene que gobernar"...¿pretenden tomarnos por imbéciles?

 

rosell.jpg7.- Se busca la estabilidad en el empleo. MENTIRA. Se busca el empleo precario, sin derechos, temporal, mal pagado, e inseguro, porque si no, no se entienden las medidas que toma el Gobierno en relación por ejemplo al mercado laboral, donde implantan medidas como ampliar el período de prueba a un año (despido libre), eliminar la necesidad de autorización administrativa previa en los ERE (despido más fácil y rápido), abaratar el despido (tanto procedente como improcedente), desviar todo el poder a los empresarios para poder modificar las condiciones de trabajo (sueldo, horarios, turnos, funciones, etc.), ampliar las causas de absentismo, causalizar el despido en el descenso de ventas, etc.

 

8.- No vamos contra nadie. MENTIRA. Se va en contra de los sindicatos, de las clases populares y trabajadoras, de las clases humildes, de las personas con menores recursos, de los parados, de los jóvenes, de las mujeres, de los pensionistas...y se va a favor del gran capital, del empresariado, de las grandes empresas, de los Bancos, de los mercados financieros, de las grandes fortunas, de las clases altas de la sociedad.

 

soraya.jpg9.- Es una Reforma equilibrada, que no recorta derechos a los trabajadores. MENTIRA. No es una reforma equilibrada, sino que la balanza se inclina mucho más a favor de los empresarios que de los trabajadores, que ven recortados sus derechos laborales, económicos y sociales. Se debilita a los sindicatos de clase, para dotar al empresariado de todo el poder en la decisión sobre las condiciones de trabajo, y en la negociación colectiva, que pasa al ámbito de la empresa. Otro caso igual ocurre cuando dicen: "Tenemos que flexibilizar el mercado, eliminar las rigideces". Detrás de dichas expresiones lo único que se esconde son menos derechos para los trabajadores, y más poder para los empresarios.

 

alfonso_alonso.jpg10.- Es una Reforma histórica, que sentará un antes y un después. VERDAD. Pero no en el sentido ni con las connotaciones positivas del término, sino en un sentido negativo, pues nos retrotraemos a la época feudal o medieval, donde los derechos de los trabajadores simplemente no existían, y la diferencia de clases era muchísimo más acusada que en nuestros tiempos. Efectivamente, sentará un antes y un después de la Reforma, puesto que no se había producido nunca un ataque tan flagrante y tan brutal a los derechos de los trabajadores, considerando toda la etapa democrática. 

 

Pues bien, espero haber contribuido con este artículo a que por lo menos desconfiemos siempre que se usen estas expresiones, que no le concedamos el menor crédito, y que hasta que no nos cuenten la letra pequeña, no nos creamos lo que predican, pues se trata, como ya hemos comentado en otros artículos, de una de las famosas estrategias de manipulación colectiva, empleadas por nuestros poderes públicos y medios de comunicación para provocar la fácil adhesión a una idea o proyecto, anulando todo lo posible la capacidad de reflexión y de crítica de los ciudadanos. Seamos más inteligentes que ellos. No caigamos en estas trampas.

Compartir este post

Repost0
29 febrero 2012 3 29 /02 /febrero /2012 00:00

Publicamos hace pocos días un par de artículos en torno a nuestras propuestas desde la izquierda para una auténtica Reforma del Sector Financiero, en oposición a la que acaba de ser presentada por el Gobierno y convalidada en el Congreso, con la complicidad de los grupos de derecha de la Cámara (PP, PSOE, CIU, CC y UPN, y la abstención del PNV), y el voto en contra de las coaliciones de izquierda. Pues bien, en este artículo trataremos un tema colateral a dicha reforma, un tema que no es nuevo, sino que es un tema troncal y problemático de nuestra economía, como es la Vivienda.

 

casas_y_gente.jpgEfectivamente, miles son los deshaucios anuales que se producen en nuestro país, y que condenan a la pobreza y a la exclusión social a las familias que, por no poder dedicar recursos a hacer frente a su deuda hipotecaria, la Entidad Financiera se queda con la vivienda, y además siguen debiendo al Banco la susodicha deuda. Desde la izquierda ya hemos venido planteando que se implante (incluso a nivel europeo) el sistema de la dación en pago, que aunque no es la solución definitiva, al menos alivia la deuda que han de soportar dichas familias.

 

Pero tenemos que partir de la base de que la Vivienda, así con mayúsculas, es un Derecho Constitucional, no garantizado todavía hoy en día por los poderes públicos, sino administrado de una manera muy poco social por las Entidades Inmobiliarias, Bancarias y Financieras. Y eso que existió desde algún Gobierno anterior del PSOE todo un Ministerio dedicado a la Vivienda, pero no arregló absolutamente nada.

 

dacion_en_pago.jpgLa alternancia en el poder de Gobiernos del Partido Popular y del Partido Socialista se ha traducido en un encarecimiento progresivo del precio de la vivienda, una ausencia de una auténtica política pública de alquiler de viviendas, la creación de una burbuja inmobiliaria cada vez más inflada, la especulación y corrupción ligadas a las calificaciones de suelo urbanizable, y una innumerable cantidad de viviendas vacías en nuestro país, procedentes de dicha especulación, de viviendas para segunda residencia, y del parque inmobiliario de los Bancos, procedente a su vez de las familias que habían perdido su casa.

 

El Ministro Guindos, con esta Reforma Financiera, también ha pretendido (al menos esas han sido sus declaraciones) ayudar a bajar el precio de la vivienda, para de alguna manera contentar  a la ciudadanía con estos anuncios, realizados sin ningún tipo de fundamento. De entrada, tenemos que decir que fomentar la compra de vivienda no es la medida adecuada para resolver este problema tan fundamental. Hoy por hoy, como decíamos, tenemos una media de 300 deshaucios al día en España, y sin embargo, según el último censo y los datos publicados recientemente por el Diario El País, tenemos unos seis millones de viviendas vacías, lo cual da idea de la enorme y cruel paradoja que se da en nuestra sociedad, y ante ella, debemos responder con contundencia, con inteligencia y con justicia social, y no con anuncios irrisorios como los del Ministro de Economía.´

 

derecho_a_techo.jpgAdemás, cuando estamos en una situación de falta de demanda, va a ser muy improbable que las familias puedan siquiera comprar las viviendas por muy bajos que estén sus precios. Mientras no solucionemos el problema del aumento del consumo, y consigamos reactivar el empleo y la economía real, los ciudadanos seguirán sin poder acceder a una vivienda digna. Ante eso, desde la izquierda ofrecemos una alternativa, en línea con nuestras otras propuestas de reformas relacionadas.

 

¿En qué consiste? Pues en que partiendo del hecho de que el Estado actualmente tiene intervenidas algunas Cajas de Ahorros que son de facto públicas, y que poseen un stock de viviendas muy importante, el Estado podría liderar un ambicioso Programa de Alquiler Público, poniendo a disposición de la ciudadanía dichas viviendas a precios muy baratos, y de esta forma comenzar a resolver el problema. Concretando un poco más, se trataría de que el Parque de Viviendas actualmente en poder de dichas entidades debería ser traspasado a una Agencia Gestora de Vivienda Pública en Alquiler, constituyendo una oferta pública de viviendas en alquiler a precios asequibles y moderados.

 

La Vivienda no puede ser considerada por las instancias públicas como un bien de lujo, como se ha concebido durante todo este tiempo como consecuencia de un mercado inmobiliario diseñado para tal fin, y ha de salvaguardar el derecho a la vivienda digna de todos los ciudadanos, fomentando las políticas de bajos precios, el alquiler en vez de la compra, la sostenibilidad de las construcciones y el uso de energías alternativas. Con el continuismo de las políticas ya fracasadas no solucionaremos este grave problema.

Compartir este post

Repost0
28 febrero 2012 2 28 /02 /febrero /2012 00:00

"Andaluces, levantáos,

pedid tierra y libertad,

sea por Andalucía libre,

España y la Humanidad"

 

Hoy es 28 de Febrero, Día de Andalucía, y antes que nada, quiero felicitar a los que se sientan andaluces y andaluzas. La verdad es que ser andaluz es algo muy grande, algo que supera el hecho biológico o circunstancial de haber nacido en esta tierra, o de tener unos padres andaluces. La verdad es que cada vez que tengo que hablar de Andalucía, se me acaban las palabras, y sólo me salen chorros de sentimiento...del sentimiento de pertenecer a este pueblo, y uso deliberadamente la palabra pueblo, no nación, ni país, ni ninguna otra variante, pues pienso que es la palabra exacta que mejor delimita una colectividad común de personas que comparten una historia, una cultura, una idiosincrasia y un destino comunes, que lo hacen distinto a los demás pueblos.

 

andalucia_1.jpgSi tuviéramos que citar nombres de andaluces ilustres, de todos los campos, nos faltaría espacio en el servidor de este Blog, pues la lista de grandes personajes de nuestra tierra es infinita: Pablo Picasso, Blas Infante, Murillo, Manuel de Falla, Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez, Séneca, Diego de Silva y Velázquez, Luis de Góngora, Manuel Machado, Camarón  de la Isla, Antonio Mairena, Julio Romero de Torres, La Niña de los Peines, Manuel Azaña, Cánovas del Castillo, Giner de los Ríos, Mariana Pineda, Gustavo Adolfo Bécquer, Niceto Alcalá-Zamora, Joaquín Turina, Rafael Alberti, María Zambrano, Francisco Ayala, Vicente Aleixandre, Carlos Cano, Emilio Prados, Paco de Lucía...Como decimos, la lista sería interminable.

 

He tenido la oportunidad de escribir sobre nuestra tierra, sobre Andalucía, en un montón de ocasiones, con motivos sobre todo flamencos, resaltando el hecho único y diferencial de lo andaluz, nuestro distinto sentimiento, nuestra diferente estética, nuestro sentido especial de la vida y de la muerte, nuestra filosofía del ser y del sentir andaluz. Y he defendido siempre que es tal nuestra personalidad, que se puede plasmar en cualquier campo de la cultura, sin dejar de ser andaluz, llevando siempre nuestra propia forma de ser y de entender la vida.

 

Quizá la letra de nuestro Himno se comprenda mejor si revisamos nuestra Historia. Ya lo dejó dicho Ortega y Gasset en su tratado Teoría de Andalucía: "Andalucía muestra con coherencia el sentido que la diferencia del resto de España, porque es un pueblo viejo, tal vez el más antiguo del Mediterráneo, y conserva su perfil milenario. Nadie puede negar que Andalucía es un pueblo que asimila con sorprendente capacidad receptora todo lo que le llega, y que en ella la integración de las culturas invasoras se hace de forma diferente". Y nos podemos remontar tan atrás como queramos para comprobarlo, ya que un montón de factores que se dan en nuestra tierra hicieron siempre de Andalucía un foco de atracción de otras civilizaciones ya desde la Edad de los Metales.

 

Entre dichos factores, por ejemplo, podemos citar la gran extensión de nuestra superficie, la posición geoestratégica, uniendo dos continentes, las bondades de nuestra climatología, sumados a esa mixtura cultural que siempre arraigó con éxito, todo lo cual abona las teorías que hacen situar en Andalucía los primeros homínidos europeos. Y a todo ello se añaden nuestras tradiciones y costumbres, nuestro folklore, la artesanía, la gastronomía, o nuestro grandísimo Patrimonio Histórico, Arquitectónico y Cultural.

 

andalucia_2.jpgPero las primeras grandes culturas establecidas en nuestro Sur nos llevan a hablar de los Tartessos, con un claro matiz orientalizante, y posteriormente estuvimos ligados a la influencia de los pueblos fenicio y griego. Más adelante, Andalucía quedó incorporada plenamente a la civilización occidental con la conquista y romanización de las provincias Béticas. Además de grandes Emperadores como Trajano y Adriano, la Bética aportó al mundo romano innumerables nombres de grandes magistrados y senadores, los políticos de aquélla época. Después Andalucía tuvo que soportar también las invasiones germánicas de vándalos y posteriormente de visigodos, pero ninguna de dichas etapas consiguió eliminar el importante papel cultural y político de la Bética durante los siglos V y VI.

 

Y así llegamos al año 711, que representa la invasión musulmana de la Península Ibérica. El territorio andaluz fue el principal centro político de los distintos estados musulmanes de Ál-Andalus, siendo Córdoba la capital y uno de los principales centros culturales y económicos del mundo por aquél entonces. Los andaluces debemos sentirnos profundamente orgullosos de nuestra época árabe, pues mientras los pueblos más bárbaros invadían otras zonas de la Península, Ál-Andalus fue un crisol de culturas que irradió sabiduría, arte y belleza por todo el mundo. Este período de ocho siglos de florecimiento culminó con el Califato Omeya de Córdoba, donde destacaron figuras como Abderramán III.

 

Ya en el siglo X se produjo un período de grave crisis que fue aprovechado por los reinos cristianos del norte peninsular para avanzar en sus conquistas, y por los diferentes imperios norteafricanos que se fueron sucediendo (Almorávides y Almohades), que ejercieron su influencia en Ál-Andalus, estableciendo centros de poder en Granada y Sevilla. Entre estos períodos de centralización de poder, se produjo la fragmentación política del territorio peninsular, que quedó dividido sucesivamente en primeros, segundos y terceros Reinos de Taifas. Entre estos últimos, el Reino Nazarí de Granada tuvo un papel histórico y emblemático fundamental. Así se comprende mejor nuestra letra:

 

"Los andaluces queremos,

volver a ser lo que fuimos,

Hombres de luz que a los hombres,

Alma de hombres les dimos"

 

andalucia_3.jpg

 

Todo ello dio juego a que la Corona de Castilla fuese conquistando paulatinamente los territorios del sur peninsular, y Fernando III culminó la conquista de todo el Valle del Guadalquivir en el siglo XIII. El territorio andaluz quedó dividido en una parte cristiana y otra musulmana, con los diversos nombres que recibieron, hasta que en 1492 la conquista de la Península finalizó con la toma de Granada. Durante el siglo XVI es cuando Andalucía pudo explotar mejor su posición geográfica, ya que centralizó el comercio con el Nuevo Mundo, pues ya había tenido un papel fundamental en su descubrimiento y colonización. Pero el desgaste social y económico se generalizó en el siglo XVII, y las reformas borbónicas del siglo XVIII no remediaron que España en general y Andalucía en particular fueran perdiendo peso político y económico en el contexto europeo y mundial. 

 

Esta situación se agravó durante el siglo XIX, época donde aparece nuestro Arte Flamenco en los albores de su configuración, como un conjunto de formas y estilos musicales diferentes, y Andalucía fue pasando de ser una de las regiones más ricas de España (en los tiempos pasados), a una de las más pobres a finales de la revolución industrial decimonónica. Ya durante el siglo XX, con personajes como Blas Infante, se recupera la conciencia andaluza, y a finales de siglo, con el advenimiento de la democracia, se configura Andalucía como Comunidad Autónoma de pleno derecho dentro del Estado español. Así se comprende mejor nuestra letra:

 

"La bandera blanca y verde,

vuelve tras siglos de guerras,

a pedir paz y esperanza,

bajo el sol de nuestra tierra"

 

En días como hoy, quiero volver a abanderar un mensaje de paz, de esperanza, de la grandeza de nuestro pueblo, de reivindicar nuestra historia, nuestro pasado, nuestra cultura, nuestro arte y nuestra sabiduría, nuestro hecho diferencial andaluz, en la consecución del destino de nuestro pueblo.

 

Y en tiempos como los actuales, donde priman los valores materiales, el poder del dinero, los ataques a la clase trabajadora, los intentos de acabar con las conquistas sociales y los derechos ya establecidos, en esta época de retroceso, de involución y de presión para volver a escenarios ya afortunadamente superados, vuelvo a llamar a la conciencia andaluza, para que seamos capaces de iluminar al resto de los pueblos, para que volvamos a ser clara referencia y espejo donde se puedan mirar otros pueblos, para que seamos faro que guía en la oscuridad, en la falta de alternativas, en el más de lo mismo, en la asfixia del poder sobre el pueblo. Seremos más Andalucía.

Compartir este post

Repost0
27 febrero 2012 1 27 /02 /febrero /2012 00:00

A tenor de todo lo que proponemos desde la izquierda en el campo económico, pareciera que, al estar en otra onda distinta (más bien diríamos diametralmente opuesta) a la que representan las políticas predominantes y mayoritarias, de corte neoliberal, pretendemos ir por nuestro lado, renunciando al carácter europeo, a sus éxitos, a sus logros, a sus ventajas, al privilegio de pertenecer a este club de países del más viejo continente. Pero nada más alejado de la realidad, puesto que a lo que nos oponemos es a la implantación cada vez más salvaje del capitalismo conservador que la mayoría de los Gobiernos europeos actuales llevan a cabo, que es lo que pretendemos cambiar.

 

ue1.jpgSe nos podrá acusar de ingenuos al querer ir contra corriente e intentar cambiar lo establecido, pero eso es exactamente lo que caracteriza a la gente de izquierda, su rebeldía, su inconformismo, su afán de transformación, su capacidad de romper, de cambiar lo que consideramos injusto. En un discurso en el Congreso de Mariano Rajoy hace pocos días, se nos decía que "la pertenencia a este club europeo implica la aceptación de sus normas o la exclusión del mismo", renunciando a toda posibilidad de cambiar las normas establecidas, que además están ratificadas por todos los países. Nosotros no pretendemos excluir a nuestro país de la Unión Europea, pero es más fuerte la necesidad de cambiar sus actuales políticas, porque la Unión Europea es la unión de países, pero los países son la unión de personas, y esta UE está dejando atrás a las personas.

 

Es decir, que de entrada no afirmamos que sea mala la Unión Monetaria, ni siquiera que sea mala la Unión Política (que todavía no existe, por cierto) en Europa, sino que pueden ser (de hecho lo son) perjudiciales para la ciudadanía europea las políticas que se están aplicando, en aras de esas dos famosas "uniones". A esto es a lo que nos queremos enfrentar. En primer lugar, España es miembro de pleno derecho de la Unión Europea, y eso significa que está sometida al dictado de las políticas comunes, lo que a su vez implica que las grandes medidas de tipo económico que le afectan son el resultado de consensos previos o de imposiciones de unos países sobre otros (como el representado por al actual eje franco-alemán, llamado coloquialmente "Merkozy"), que no siempre son favorables para el conjunto.

 

ue2.jpgHay que tener en cuenta que la estructura económica de los distintos países miembros de la Unión Europea es muy diferente, y sus intereses son en muchos casos incluso antagónicos, lo que hace que las políticas que convienen a determinados grupos sociales de unos países, resulten claramente perjudiciales para otros. Y si bien los mecanismos de compensación pueden mitigar a veces los efectos dañinos que conlleva aplicar determinadas políticas, no siempre se acaba por resolver este conflicto, que es uno de los grandes problemas de fondo de la Unión.

 

Entendemos que esta situación nos lleva a tener que contemplar una cierta "cesión de soberanía", es decir, ceder parte de las políticas autónomas (internas) que podríamos practicar si estuviéramos como un país independiente, pero que al no estarlo, es decir, al pertenecer al grupo de la UE-15, o de la UE-27, tenemos que implementar como Estado miembro de dicho grupo. En tal sentido cabría preguntarse: ¿Es intrínsecamente mala la cesión de soberanía? Desde la izquierda pensamos que no, que esto no tiene porqué conllevar un carácter negativo o regresivo, sino que (volvemos a lo mismo) son las políticas concretas que se apliquen (por el grupo) las que podrán o no ser incorrectas, negativas o injustas, y por tanto, las que tendrán que cambiar.

 

euro.jpgY es que resulta que últimamente, las cesiones de soberanía van cada vez más en la línea pura y dura del capitalismo neoliberal más exigente, y de ahí nuestra rotunda oposición a dichas medidas. Por ejemplo, se nos pide cesión de soberanía para ajustar nuestros presupuestos al déficit, pero no para implantar un impuesto a las transacciones financieras, ni para implantar la dación en pago, ni para subir el sueldo mínimo interprofesional europeo, algo recogido en la Carta Social Europea, firmada también por todos los países.

 

En segundo lugar, España también pertenece a la Zona Euro (o EuroZona, como también se le ha denominado), y por tanto su política monetaria está delegada en el Banco Central Europeo (BCE). De esa forma, si a España le interesara devaluar su moneda, para de esta forma hacer el país más competitivo, no podría hacerlo. Y esta imposibilidad ha perjudicado seriamente la posición exterior de nuestra economía, haciendo más insostenible aún nuestro déficit comercial.

 

Y como ya hemos indicado en otros artículos, este problema se agrava al no estar el BCE sujeto a control democrático, y no tener que rendir cuentas ante el Parlamento Europeo, y estar guiado únicamente por una concepción muy ideologizada de la economía que antepone objetivos nominales y muy favorables al interés privado del capital financiero a los del conjunto de la sociedad europea. Y al final, sus decisiones acaban teniendo más que ver con el poder político que se encuentra detrás de una institución como el BCE, que con criterios de solidaridad para favorecer al conjunto de las economías que forman parte de la Unión.

 

merkozy.jpgTodo eso significa que cuando hablemos de la economía española tengamos que tener presente lo que ocurre en Europa, y que al igual que hemos de procurar crear en nuestro interior las condiciones adecuadas para el empleo y el bienestar social, también hemos de hacerlo en el espacio europeo en su conjunto, porque también allí hay alternativas para lo que se nos viene presentando como una idea exclusivista de Europa.

 

Por otro lado, también sabemos todos que la economía y las sociedades de casi todas las naciones se encuentran hoy día muy entrelazadas, que vivimos en un mundo muy globalizado, en donde lo que cada uno pueda hacer depende en gran medida de lo que hagan los demás. Y es verdad que esto constituye también una consideración a tener en cuenta a la hora de aplicar políticas que traten, sobre todo, de salvaguardar los intereses nacionales. 

 

Sabemos que el triunfo de las ideas neoliberales impuso la eliminación de prácticamente todas las trabas a los movimientos de capital. Eso quiere decir que si las empresas o los financieros no están satisfechos con las condiciones existentes en un país (políticas fiscales, laborales o ambientales) pueden deslocalizarse, es decir, desplazarse sin ningún problema a cualquier otro lugar. Y lógicamente, esto actúa como una potente arma de disuasión porque muchas veces basta con amagar, con amenazar a los gobiernos con esa deslocalización para que éstos enseguida cambien también las normas legales y concedan ayudas multimillonarias a las grandes empresas que actúan así.

 

Ante la posible pérdida de empleos e inversiones, la respuesta de los gobiernos suele ser la cesión, y como esa práctica es común en todos los países, resulta que estas nuevas condiciones liberalizadoras son las que han servido para crear una economía internacional en la que los estándares de protección laboral, de salarios, de protección ambiental, o en general, sometimiento de los intereses empresariales a los sociales son cada vez más reducidos.

 

Algo semejante ocurre con los capitales financieros. Si una nación decide aplicar, por ejemplo, medidas fiscales más equitativas, los inversores especulativos podrán organizar auténticos ataques contra ese país, destrozar su moneda o encarecer su deuda hasta que se vean obligados a ceder. Luego ante este panorama, las propuestas desde la izquierda tienen que cubrir también el espacio internacional (pasa también con otros temas de ámbito mundial, como la paz), indicando aquéllos aspectos que debieran cambiar más allá de nuestras fronteras nacionales, motivo por el cual nuestro voto para las Elecciones al Parlamento Europeo es tan importante, porque es nuestra fuerza, nuestra voz en Europa, lo único que tendrá poder para cambiar dichas estructuras y dichas políticas establecidas.

 

En resumen, y para que quede claro, desde la izquierda no renunciamos a ser Europa, renunciamos a las actuales políticas de los mercaderes, de la pérdida de derechos y de la privatización de los servicios, porque queremos las políticas de derechos sociales, de los servicios públicos y de las personas. Queremos la Europa de los Pueblos frente a la Europa del Capital.

Compartir este post

Repost0
24 febrero 2012 5 24 /02 /febrero /2012 00:00

Vivimos una época tremendamente convulsa, donde parece ser que los Gobiernos legítimos de los Estados (aunque hay algunos que no son nada legítimos), unidos a las grandes Instituciones nacionales e internacionales, se alían en una especia de guerra, de lucha sin cuartel contra la ciudadanía, contra la clase trabajadora, en una serie de ataques sin precedentes, que son la expresión del capitalismo más puro y duro, más brutal y despiadado.

 

dinero.jpgAsistimos con total impotencia a un contexto nacional e internacional cada vez más desilusionante, cada vez más desesperanzador, con unos niveles de desempleo trágicos para una gran cantidad de la población, con una caída del consumo tremenda, con  un desplome de la economía en su conjunto, con una progresiva privatización de los servicios públicos, con un paulatino desmontaje de todos los derechos sociales y laborales conquistados desde mucho tiempo atrás, con unos niveles de corrupción alarmantes, y con el lógico sentimiento de desapego de la ciudadanía hacia la clase política en general.

 

Y la pregunta es bien sencilla: ¿Por qué no se rescata a la ciudadanía? Si se rescata a los Bancos, que son además los que han provocado la crisis con sus prácticas financieras ilícitas, ¿por qué no se rescata a la gente? ¿Acaso preocupan más los Bancos, su saneamiento, su poder, sus balances, sus fusiones, más que la ciudadanía de un país? ¿Acaso sostienen los Bancos a los Estados más que la clase trabajadora? ¿Pueden caer las personas y no las Instituciones? ¿Pueden caer las familias y no las grandes empresas? El neoliberalismo parece haber llegado a su grado más fanático, al desatino total.

 

Más bien al contrario, parece que los Bancos lo que están haciendo es hundir todavía más a los Estados, mientras los sacrificios se les piden a las personas, a las familias y a las pequeñas y medianas empresas. Más aún, contemplamos con estupefacción cómo el Estado a todos los niveles se está convirtiendo a los usos y costumbres de una empresa privada, que es capaz de abandonar a su suerte a los ciudadanos, y dejarlos desprotegidos de sus derechos más básicos.

 

Pero no se dan cuenta de que es la clase trabajadora la que realmente sostiene la economía, la que mediante su capacidad de consumo, incide en el ciclo de la economía global, tanto a nivel micro como macroeconómico. Luego por tanto, tan importante es que un Banco o una empresa funcionen bien, como que los ciudadanos tengan un poder adquisitivo lo suficientemente digno como para que les permita invertir y consumir en dicha economía. Al final, todo es un ciclo cerrado, y creo que no hay que ser ningún experto economista para darse cuenta de esto, sólo hay que tener un poco de sentido común.

 

rescate_ciudadano.jpgA nivel europeo, los Bancos tienen "barra libre" (en expresión de Alberto Garzón) en el Banco Central Europeo (BCE), pudiendo acceder a condiciones crediticias muy favorables, mucho más que cualquier Estado, que cualquier empresa, que cualquier familia. Préstamos que luego no hacen fluir a la economía productiva, sino que siguen aprovechando para la especulación, y para seguir sangrando a los Estados, al exigirles unos cada vez más elevados intereses a su deuda pública. Todo un sistema completamente perverso y aberrante, que es bien visto y permitido, como decíamos al comienzo, por todas las Instituciones y Organismos.

 

Y mientras tanto, nuestros gobernantes nos anucian nuevas épocas de crisis y de recesión, de paro galopante y de involución de la economía, cuando tenemos ya más de 5 millones de personas en desempleo. Mientras el paro registrado alcanza cotas desconocidas desde que existen estos datos, el Gobierno del Partido Popular está más preocupado en dar dinero a la Banca, en sanear sus "activos tóxicos" (cuando ellos mismos son los que se han metido en ese fango), y en fusionar unas entidades con otras, para que vayan quedando menos, pero con más poder...y yo me vuelvo a preguntar: ¿Por qué no se rescata a la ciudadanía?

 

El rescate al ciudadano sería igual de simple que el rescate a la Banca, y para la Banca lo han hecho ya varias veces, y muy bien: se preparan unos cuantos miles de millones de euros, y se invierten en empleo público, y en inyectarlo a las pequeñas empresas, a los autónomos y a las familias, además de en la prestación por desempleo digna e indefinida, hasta que los demandantes encuentren trabajo. Así de simple.

 

La conclusión es bien sencilla: la preocupación por el empleo no es tal, no existe, no es prioritaria, pues de todas las medidas que se toman, ninguna de ellas está encaminada a reactivar la economía real, la economía productiva, aquélla que incide en los bolsillos de la gente, de las familias, de los jóvenes, de las mujeres, de los parados de larga duración...Y con respecto a la Reforma Laboral, la última del PSOE fue un completo fracaso, y la que acaba de presentar el gobierno del PP incide en la precariedad de condiciones y de derechos de los trabajadores.

 

rescate_ciudadano2.jpgTanto hablar de la confianza de los mercados, de los que nos prestan el dinero...¿pero dónde queda la confianza de la gente, de las personas? Los mercados no son los que han puesto en el Gobierno al Partido Popular, o pusieron antes al PSOE, lo han puesto los ciudadanos con su voto, y a ellos, a todo ellos se deben. O bien, tanta obsesión con el déficit...¿algún político de los que nos gobiernan se ha preguntado cuánto le importa el déficit a un parado? Seguramente un carajo, porque lo que le importa es que no tiene trabajo, que no puede tener ingresos para mantenerse, para sostener a su familia, para afrontar sus proyectos, para realizarse profesionalmente.

 

Y desde la ciudadanía de a pie, desde la gente de la calle, nos preguntamos: ¿Cuántos millones de parados son necesarios, cuánta gente desesperada y sin recursos tiene que haber, cuánto sufrimiento se tiene que dar, para que nuestros responsables políticos actúen en consecuencia, y hagan alarde de un mínimo de sensibilidad social, de un mínimo de respeto hacia las personas, hacia los votantes, hacia la ciudadanía en general? Así que dado el panorama, creo que lo más inteligente es comenzar a manifestarse indefinidamente, tanto los parados como los ocupados, en todas las plazas de nuestras ciudades y pueblos, bajo el lema: "YO TAMBIÉN QUIERO QUE ME RESCATEN".

Compartir este post

Repost0
23 febrero 2012 4 23 /02 /febrero /2012 00:00

Publicamos hace pocos días la primera parte de esta serie, que hemos dividido por su amplitud en dos artículos, introduciendo al tema de la Reforma del Sector Financiero que se está llevando a cabo, junto con nuestras críticas desde la izquierda, alertando de sus causas, motivaciones y peligros, de consumarse dicha reforma, como parece dispuesto el actual gobierno del Partido Popular.

 

Pero como desde la izquierda nunca nos conformamos con las críticas, estamos proponiendo nuestra visión de cómo debería ser a nuestro juicio una auténtica y deseable reforma de este sector, de la cual en el artículo anterior ya habíamos mencionado los tres primeros puntos, relativos a garantizar la financiación a familias y empresas, a reforzar la vigilancia y los controles de los organismos reguladores, y a constituir una comisión de investigación que estudiara las responsabilidades políticas y penales que se pudieran derivar de las malas gestiones llevadas a cabo en el pasado, y en el presente.

 

Bien, recordado todo esto, vamos a continuar con los siguientes puntos que nosotros estimamos de vital importancia, si se pretende llevar a cabo una Reforma del Sector Financiero no sólo de auténtico calado, sino también para prevenir futuras crisis provocadas por la mala praxis de estas entidades. Continuaremos a partir del punto 4:

 

banca_publica-copia-1.jpg4.- Creación de una Banca Pública. Pensamos que los procesos de fusión de entidades financieras que se han promovido desde los Gobiernos, así como los de bancarización de las antiguas Cajas de Ahorros, como ya mencionamos en el anterior artículo, son un tremendo error, pues permitir que el capital popular acumulado (se trata del ahorro de la clase trabajadora, fundamentalmente) por las Cajas de Ahorros durante tantos años pase sin más a la Banca privada, constituye un expolio de dimensiones gigantescas, que además va a dificultar todavía más la recuperación económica. Un polo o sistema de Banca Pública bien enfocado y gestionado podría solventar estos problemas.

 

Por tanto, nuestra propuesta va en sentido contrario, es decir, proceder a nacionalizar las Cajas de Ahorros, pero no para que sigan haciendo el mismo tipo de negocio de los bancos privados comerciales (con sus prácticas irresponsables, ya comentadas), sino para que de verdad lleven a cabo una práctica financiera vinculada al desarrollo regional y local, al servicio de los emprendedores, y en general, de todas las personas, familias y empresas que soliciten financiación ágil, barata y segura para crear riqueza y contribuir a la economía productiva, y no para especular.

 

No cabe ninguna duda de que sin un sistema de Banca Pública el Estado será incapaz de recomponer la economía española, pues carecerá de un instrumento esencial para reorientar el modelo productivo, del que ya hemos comentado sus defectos y carencias en muchas ocasiones. Y ya sabemos que el negocio de la banca privada no va a hacerse cargo de esto jamás, pues su vocación es otra bien distinta. Por tanto, si la financiación no viene, como hemos visto en estos tres últimos años, de mano de la banca privada, la única manera de poner de nuevo en marcha la economía es disponiendo de Banca Pública. De esa forma se garantizaría el flujo de financiación a la economía real, además de incrementar los ingresos del Estado, que tanta falta nos hace.

 

banco_central_europeo.jpg5.- Modificar la función de los Bancos Centrales. Extrapolando las medidas al ámbito europeo e incluso internacional, y para que todo lo anterior sea posible, es fundamental que el Banco Central Europeo cambie su política de manera radical. No se puede permitir que una Institución encargada de la regulación a mayor escala, haya mirado para otro lado ante las prácticas, usos y abusos de productos financieros que amenazan a medio plazo la economía mundial, o que sea indiferente ante la falta de financiación de la economía de los Estados, cuando está prestando dinero al 1,5% de interés a la banca privada, casi regalado, para que sea ésta la que financie a los Estados, por ejemplo comprando su deuda.

 

Por tanto, hay que acabar con el Estatuto de independencia y soberanía del Banco Central Europeo, someterlo democráticamente a los poderes representativos y vincular su función a la consecución del pleno empleo, así como a la satisfacción plena e integral de las necesidades humanas. Ha de pasar por tanto a actuar y a regirse por normas de total y absoluta transparencia, y ser gobernado con pluralidad, representando los distintos intereses sociales de la colectividad europea, en vez de ser gobernado por ideólogos neoliberales al servicio de los grupos financieros más poderosos, como ahora sucede.

 

etica_bancaria.jpg6.- Presencia del componente ético en la Banca. Como ya se ha apuntado, la Banca ha de estar subordinada a la economía productiva, pero además tiene que tener un carácter ético, humano y social. El hecho de recoger beneficios no puede estar obligando a renunciar a la función para la que existen, y por tanto a convertirse en auténticas máquinas de generar dinero, no ya sólo con sus malas prácticas y sus estafas, sino con su falta de sensibilidad social. Por ejemplo, una sociedad que pretenda ser medianamente justa no puede tolerar que mientras ocurren miles de deshaucios de viviendas al año, a gente que se le deja sin hogar, los Bancos tengan un excedente de viviendas vacías, surgidas del mercado de las subastas y el expolio a las familias, cuando no tienen recursos para afrontar su hipoteca. Los Derechos Humanos tienen que prevalecer al sentido comercial.

 

Pero incluso en los mismos tipos de negocios donde la banca invierte, tenemos que ser conscientes de la gran diferencia que existe entre unos y otros, según el componente social que desarrollen, y el beneficio o riqueza que generen para la ciudadanía. Por ejemplo, no es lo mismo financiar la construcción de trenes de alta velocidad, que financiar a los pequeños productores locales, o bien a proyectos de instalación de energías renovables. El papel de la banca tiene que estar basado en los deseos sociales sobre qué y cómo se quiere producir, no en servir a sus propios intereses. Por eso es fundamental que se elabore una Ley de Ética Bancaria y Financiera, que imponga transparencia, códigos de conducta y límites a las prácticas comerciales, y que asegure el buen uso de los fondos, así como que impida que los bancos sean instrumentos del fraude y la evasión de divisas hacia los paraísos fiscales.

 

cooperativas.jpg7.- Descentralización de la Banca. Por último, y como colofón a todo lo dicho, este punto trata de incidir en los aspectos que tienen que ver con lo que podríamos denominar "descentralización" y/o "especialización" del negocio bancario, porque hay que tener también en cuenta que la financiación de la economía, al igual que la Administración de la misma, se mueve a diferentes niveles: no es lo mismo financiar una infraestructura gigantesca que a pequeños empresarios o a mujeres emprendedoras que quieren abrir un pequeño negocio, ni se necesita el mismo tipo de banco para una cosa u otra. Un banco global (tal cual es la tendencia actual) seguramente sea mucho más ineficiente para financiar a la economía local y personal, que otro de pequeña dimensión y más ligado al terreno.

 

Es decir, básicamente es un proceso inverso al que se está proponiendo actualmente, donde prima la creación de nuevas Entidades más fuertes, procedentes de la fusión de las anteriores, que dejan de existir. Al final esto se traduce simplemente en que las Entidades más grandes absorben a las pequeñas, y se convierten en grandes monstruos económicos todavías más difíciles de controlar. Nada de esto hace falta para el saneamiento de la Banca, igual que no haría falta que en vez de 30 cadenas de supermercados, todas se fusionaran en 6, para su saneamiento. El problema no es el número de entidades, sino la transparencia con la que funcionan, y su capacidad de dar crédito a quienes lo necesiten. 

 

microfinanzas.jpgY también hay que tener en cuenta que cada sector o actividad tiene sus propias peculiaridades (agricultura, vivienda, proyectos de empresa, mujeres...), y que un gran banco generalista las atendería peor que un pequeño banco especializado. Y hay que pensar también que muchas necesidades de financiación a pequeña escala, ni siquiera necesitan bancos en sentido estricto, sino que se pueden satisfacer mediante cooperativas de crédito o mediante la puesta en común solidaria del pequeño ahorro de compañeros o vecinos en empresas, asociaciones, colegios, etc. En una palabra, fomentar el poder de las microfinanzas.

 

De la misma forma, pensamos también que hay que ir creando las condiciones para que el ahorro personal pueda servir de motor autónomo para ciertas actividades económicas que funcionan a pequeña escala, sin necesitar de la intermediación de instituciones bancarias, utilizando para ello las redes sociales y los grupos de trabajo, los espacios de asociación vecinal, etc. La microfinanciación, usada por ejemplo con muchos matices en los países subdesarrollados, tan necesaria para satisfacer necesidades de dinero inmediatas y a veces muy decisiva para la vida de muchas personas, puede organizarse a través de pequeñas y descentralizadas redes de financiación alternativa, que fortalezcan los lazos entre las personas y refuercen la vida social.

 

Bien, pues hasta aquí todas las transformaciones necesarias que desde la izquierda pensamos que se deberían poner en marcha si es que de verdad queremos una Reforma del Sector Financiero auténtica, profunda, deseable, justa y social, que tanta falta nos hace para salir de la crisis, e impedir que este sector pueda volver a llevarnos a situaciones de tanto lastre y sufrimiento como el que estamos viviendo actualmente. Está en la obligación de cualquier gobierno digno que piense en los ciudadanos. Publicaremos próximamente, en línea con estos artículos, las características de la Reforma Financiera propuesta desde la coalición Izquierda Plural, para comprobar como se acomoda perfectamente a los fundamentos recogidos y expresados aquí.

Compartir este post

Repost0

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías