Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
22 febrero 2012 3 22 /02 /febrero /2012 00:00

Desde el Gobierno, desde la gran Patronal CEOE y desde las grandes Instituciones públicas y privadas nacionales e internacionales, todas convergentes con el gran dogma neoliberal, no se hace más que tomar medidas en la misma dirección, sin prisa pero sin pausa. El espejo más sangriento sigue siendo Grecia, donde no les basta con que una gran parte de la población haya entrado en el umbral de la pobreza, sino que continúan exigiendo desde la Troika la adopción de nuevas medidas de ajuste para poder recibir el nuevo tramo de ayudas.

 

recortesEn España se han formalizado recientemente la nueva Ley de Estabilidad Presupuestaria, que proyecta a los tres niveles de las Administraciones Públicas la obligación de no poder gastar más de lo presupuestado, y de ir reduciendo paulatinamente el déficit público, hasta llegar a déficit cero para el año 2020. Pero mientras tanto, no se queda ahí la cosa, pues el Ministro Guindos acaba de lanzar la Reforma del Sector Financiero, y la Ministra Báñez lanzará en pocos días la tan manida Reforma Laboral. Todo incide en la misma dirección, de recorte de prestaciones sociales, de disminución de salarios directos e indirectos, reducción de aportaciones patronales, facilidades para el despido, descentralización de la negociación colectiva, etc.

 

recortes2.jpgEstamos asistiendo a un encubierto y progresivo desmontaje de nuestro Estado del Bienestar, en vez de tomar medidas en sentido contrario, para proceder a su extensión, a sus capacidades para la creación de empleo público decente, estable y de calidad, y para que a su vez esto proyecte savia nueva a nuestra economía real, suponiendo un impulso decidido a nuestra economía productiva, que sería la única forma de romper el círculo vicioso donde continuamos, a saber, generando cada vez más crisis y más paro.

 

Nos quieren trasladar la idea de que el actual déficit es consecuencia de haber vivido por encima de nuestras posibilidades, cuando su rápido aumento es el producto de las masivas ayudas a la Banca, el aumento de intereses que dichas ayudas provocan, y también de la caída en la recaudación de impuestos. Aún así, actualmente la deuda supera en poco al 60% del PIB, veinte puntos menos que la deuda alemana, sin embargo es utilizada como pretexto para presionar en la línea de más recortes que permitan reducirla rápidamente.

 

En un artículo publicado por el Profesor de Economía Internacional de la UCM y miembro del Comité Científico de ATTAC, Jorge Fonseca, asegura que nuestra deuda es fundamentalmente privada, pero está siendo gradualmente "estatizada" (llevada al terreno público) para que la paguemos todos. La presión de los gobiernos dominantes en la UE, representantes del gran capital europeo, también busca forzar la privatización masiva de activos públicos, tanto de organismos y empresas (como Loterías del Estado, AENA, Cajas de Ahorros, empresas de servicios de aguas, etc.), como de buena parte del sistema de educación, de salud y parcialmente el de pensiones, apetitosos bocados para la voracidad capitalista, que encuentra en ellos el doble atractivo de la elevada rentabilidad que permiten, junto a la garantía que les ofrece el Estado.

 

Y sabemos además que las experiencias en países donde los servicios sanitarios y educativos se privatizaron (como en Chile durante la dictadura de Pinochet), nos demuestran que dichos servicios se encarecieron notoriamente, y dificultaron el acceso a los mismos de los sectores sociales más desfavorecidos, suponiendo una pérdida más de derechos de los trabajadores.

 

guindos.jpgNo nos extraña nada que esta escalada de medidas de carácter antisocial continúe y se acreciente cada vez más, conociendo el perfil de nuestros actuales gobernantes, por ejemplo el del Ministro Guindos, quien fuera miembro importante de la filial española de Lehman Brothers, para quien fue Consejero Asesor para Europa. También ha sido Socio-Consejero de AB Asesores, y más tarde responsable de la División Financiera de la multinacional consultora PriceWaterhouseCoopers. Conocemos de él, por ejemplo, que en un seminario de la Fundación FAES (muy ligada al Partido Popular y al ex Presidente Aznar), dijo cosas como que "El Estado es el problema", o que "Hay que vender las empresas públicas, rebajar los costes de despido, eliminar todas las agencias públicas...".

 

Y por su parte, Pedro Morenés, el nuevo Ministro de Defensa, era nada más y nada menos que el Director de una empresa de misiles. Es el Presidente del Consejo de Administración de Construcciones Navales del Norte, y desde junio de 2010 Director General para España de la empresa paneuropea de misiles MBDA, una compañía con operaciones en Reino Unido, Francia, Alemania e Italia, que diseña y fabrica misiles, y que trabaja con unas 90 fuerzas armadas de todo el mundo. Con este tipo de gente colocada en el nivel más alto del sector público, creo que no hay que ser muy inteligente para entrever por dónde irán los tiros...

 

El "pacto fiscal" impuesto en el Consejo Europeo de diciembre pasado, que se plasmará en un Tratado que está previsto firmarse en marzo de este año, y para el que el Partido de la Izquierda Europea ya prepara masivas movilizaciones en contra, tiene la doble finalidad de asegurar constitucionalmente el riguroso acatamiento de las reglas de juego neoliberales que estaban presentes en acuerdos anteriores por parte de toda la Unión Europea, para utilizarlo como arma coercitiva para acelerar el proceso de liquidación del denominado Estado del Bienestar europeo (cada vez más precario).

 

Esto se traducirá en nuevas agresiones a los trabajadores, no sólo en mayores recortes de derechos laborales, económicos y sociales, sino también democráticos, ya que para imponer este nuevo régimen el Estado tendrá que apelar a medidas represivas que recortarán también derechos civiles,  democráticos o que atenten o no respeten la soberanía popular.

 

reforma constitucionalEl discurso de los representantes patronales anticipa esta deriva autoritaria, ya que por ejemplo, afirmaciones como las de Isak Andic, propietario de Mango (principal accionista del Banco de Sabadell), de que "la época de los derechos se ha acabado", o las propuestas de la CEOE de crear contratos esclavistas "al estilo chino" de cuatrocientos euros, o bien la de Rosell, de que se puedan despedir a funcionarios públicos, tienen como antecedentes medidas similares aplicadas por los regímenes terroristas de Pinochet y Videla.

 

En el asalto totalitario a los derechos sociales se incluyen un gran número de propuestas, como el doble pago sanitario (mediante impuestos y mediante tasa directa, el llamado "copago"), o las propuestas de acabar gradualmente con la educación gratuita en el Bachillerato y en la Universidad.

 

Desde la izquierda negamos la mayor, volvemos a afirmar que la crisis no es más que una gran estafa, que se produce por la explosión en cadena del sistema financiero, por el colapso de un modelo de capitalismo de casino, no por la situación del mercado laboral (válido hasta el estallido de la crisis), no por la extensión de nuestro Estado del Bienestar (sustentable hasta la caída de Lehman Brothers), no por el excesivo gasto de las Administraciones Públicas, sino porque los Estados fueron los que rescataron con dinero público a los Bancos y a los especuladores.

 

Todos los recortes implantados, con el pretexto de contención del déficit, sacrosanto mandamiento de la ideología neoliberal, y santo grial de todas las políticas actuales, han empeorado la situación en vez de aliviarla: altos índices de desempleo, aumento del número de pobres, recortes en derechos conseguidos durante muchos años de lucha obrera y sindical, y paulatina privatización de los sectores y servicios públicos. Todas las medidas de austeridad han conducido al derrumbe económico, y se pretende seguir por esa línea.

 

Y como dice Ginés Fernández, Director de Mundo Obrero, "Hoy vemos cómo la carga de la crisis se está realizando sobre los hombros de los que no la han creado, y esta situación es asumida por una parte muy importante de la sociedad, que considera la crisis como si fuera una plaga bíblica por los pecados del capitalismo, que hay que sufrir porque no queda otra alternativa. Y a todo esto ayuda toda la propaganda de los medios de comunicación del sistema capitalista, que se han convertido en una especie de transmisores de un mensaje comercializado para la manipulación colectiva de conciencias, y para que asumamos los recortes como algo inevitable".

 

Y continúa el autor en su artículo: "Esta no es otra cosa que una batalla ideológica, la lucha de clases que, hasta ahora y desgraciadamente, van ganando ellos. Y decididamente queremos decir alto y claro que no, QUE OTRA POLÍTICA ES POSIBLE, para construir otra sociedad, y un modelo económico y social donde el ser humano sea el centro de las actuaciones, y no la cuenta de resultados de la banca".

Compartir este post
Repost0
21 febrero 2012 2 21 /02 /febrero /2012 00:00

Continuando con la línea de desarrollar temas y soluciones a los diversos aspectos económicos que nos invaden en la actualidad, por el estallido de esta brutal crisis económica que estamos atravesando, vamos a ocuparnos en los próximos artículos de esta serie, como indica su título, de otra de las candentes reformas que iniciaron los gobiernos de Zapatero, y que el actual gobierno de Rajoy pretende continuar, en su misma línea dura y continuista. Se trata de la Reforma del Sector Financiero. Vamos a intentar exponer en dos artículos la idea de lo que se está haciendo, a intentar denunciar sus errores y sus peligros, y a intentar aportar nuestra visión del problema, y nuestras soluciones, propuestas y alternativas.

 

sector_financiero.jpgLa tendencia de reforma del sector financiero ha ido en la línea, durante estos últimos meses y años, incluída la última propuesta del Ministro Guindos, manifestada en dos vertientes: por un lado, la reconversión de las antiguas Cajas de Ahorros en Bancos, en lo que podemos llamar "proceso de bancarización" de las mismas, rompiendo con gran parte de su filosofía de funcionamiento anterior, y por otro lado, en fomentar los procesos de fusión (fría o caliente) bancaria, es decir, la unión de unas entidades bancarias con otras, con algún porcentaje de cesión por parte de las entidades fusionadas, para reducir el número de entidades y obtener nuevas entidades de mayor tamaño, y que mantienen o pierden en mayor o menor grado sus antiguas propiedades (sus Clientes, sus Consejos de Administración, sus Oficinas, sus Marcas Comerciales, etc.). Desde la izquierda entendemos que ambas vertientes que hemos comentado obedecen completamente a la estrategia neoliberal de apoyo a la banca privada y comercial, en detrimento de la Banca Pública y por consiguiente de los Estados.

 

Expliquemos esto con un poco más de detalle: siguiendo dichas estrategias, por un lado creamos Entidades Financieras de cada vez mayor tamaño, pero como no incidimos en las posibilidades de regulación del mercado, al final nos encontramos con que dichas Entidades siguen practicando las mismas políticas financieras, pero ahora si cabe con más poder y opacidad, pues resulta más complicado controlar el funcionamiento de una empresa, cuanto más grande y poderosa sea ésta. Pero es que de otro lado, también acabamos con la Función Social (además próxima al territorio) que tenían las antiguas Cajas de Ahorros, destruyendo el potencial que dichas Entidades tenían para poder realizar obras, prácticas y financiaciones de carácter social, de desarrollo cultural, humano o artístico, o bien para financiar proyectos muy locales, donde quizá la confianza y la proximidad territorial constituían la garantía o aval fundamental. Y además de todo ello, tenemos el grave problema que supone el mantenimiento del empleo, que dichos procesos de fusión no garantizan.

 

Así las cosas, vamos a esbozar a continuación las líneas generales por donde nosotros entendemos que deberían ir los procesos de Reforma del Sector Financiero, para corregir todas estas deficiencias. Pensamos que podemos resumirlas en los siguientes 7 marcos de actuación: 

 

sector_financiero2.jpg1.- Garantizar la Financiación. Es el problema más urgente. Los Bancos y otras Entidades Financieras tienen la misión de proporcionar fondos para la inversión y el consumo, contribuyendo así a que la economía prospere y se puedan crear puestos de trabajo. Sin embargo, en los últimos años los bancos comerciales se han desnaturalizado, se han desvirtuado, podríamos decir que se han "prostituido", y  aunque han seguido recogiendo el ahorro de los ciudadanos, igual que hacían antes, han dejado de financiar de forma eficaz y eficiente la actividad productiva, incidiendo manifiestamente en la economía real (tanto empresarial como doméstica).

 

Partimos por tanto del hecho de que la banca privada no cumple su papel de intermediación entre el ahorro y el crédito, pese a los 141.000 millones de euros recibidos en ayudas y avales públicos, a las facilidades crediticias abiertas a tres años por el Banco Central Europeo (BCE), a la nueva línea de avales por importe de 100.000 millones de euros aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy y a las nuevas ayudas del FROB anunciadas. 

 

En lugar de ello, han desplazado la mayor parte de ese ahorro a los procesos especulativos en los múltiples mercados financieros, posibilitando que una parte minoritaria de la sociedad se haya lucrado con actividades que en nada benefician a la economía en su conjunto, y que muy al contrario, la empujan hacia crisis como la actual. Por tanto, la primera cuestión que hay que garantizar ejecutivamente es que los Bancos financien la actividad económica, para lo cual se pueden imponer coeficientes o establecer medidas indirectas que los obliguen a cumplir con la función económica que justifica su existencia.

 

banco_espana.jpg2.- Reforzar la Regulación y la Vigilancia. Las entidades reguladoras han permitido durante estas últimas décadas que los Bancos y las grandes empresas llevaran a cabo todo tipo de prácticas financieras que ponían en grave peligro a la economía (local, nacional, e incluso mundial). Ni el Fondo Monetario Internacional (FMI) ni el Banco Central Europeo (BCE) han impedido los procesos especulativos que nos han arrastrado a la crisis, y de hecho toleraron y hasta fomentaron el uso y abuso de instrumentos complejos de ingeniería financiera que ni siquiera los mismos reguladores comprendían. Podemos afirmar sin exageración alguna que los Bancos han estafado y engañado con total impunidad a muchos de sus clientes, haciéndoles pasar por contratos sin riesgos unos préstamos que incluían todo tipo de artimañas financieras que ponían en riesgo las finanzas personales de los ciudadanos, pero que a la vez garantizaban suculentos beneficios a la Banca.

 

fmi.jpgUn sinfín de despropósitos que han sido permitidos cuando era obvio que reflejaban una trayectoria errática, peligrosa, absurda e inmoral de la economía. Y por si todo ello fuera poco, y al contrario de lo que debería ser, las Instituciones Internacionales han recompensado a algunos de los Directivos de esos Bancos con puestos preferentes en su escala de mandos. Así por ejemplo, el que fue Vicepresidente de Goldman Sachs en la época en que este banco de inversión ayudó al gobierno griego a falsear su contabilidad, es ahora el nuevo Presidente del Banco Central Europeo, que es el organismo encargado de la política monetaria, y el que debería velar por la estabilidad financiera.

 

Más ejemplos: el actual gabinete de Obama está lleno de antiguos directivos de Wall Street, y nuestro Ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, fue responsable para España y Portugal de la entidad Lehman Brothers, una de las que contribuyó con su quiebra al estallido de la crisis. Y refiriéndonos a nuestro Banco de España, tenemos que denunciar que su actual Gobernador, mientras se gestaban y desarrollaban los "activos tóxicos" que poseen la mayoría de nuestras entidades, miraba para otro lado, y se dedicaba a hablar de temas que no le concernían, demostrando no sólo su irresponsabilidad, sino también su total incompetencia.

 

bce.jpg3.- Depuración de Responsabilidades. Como estamos viendo que se hace pagar la crisis a los que no fueron responsables de ella (los ciudadanos y la clase trabajadora), desde la izquierda proponemos la creación de una Comisión de Investigación, independiente, crítica y rigurosa, que examine los precedentes ocurridos a nivel europeo, pero también a nivel de cada Estado miembro, con objeto de depurar responsabilidades y de sentar en el banquillo de los acusados a los auténticos responsables de las empresas e Instituciones cuyos directivos se han lucrado, cometiendo crímenes que podríamos calificar de "Terrorismo Financiero", mientras la crisis campaba a sus anchas, primero haciendo tambalearse a la economía, y luego destruyendo los derechos sociales y laborales de millones de personas. 

 

Finalizaremos en el segundo artículo de esta serie, con el resto de medidas que proponemos desde la izquierda para culminar esta (desde nuestro punto de vista) auténtica y deseable Reforma del Sector Financiero. Ya estamos viendo que la actual, no sólo se aleja de los puntos que nosotros estamos exigiendo, sino que además va en la línea de seguir facilitando, permitiendo las tropelías que desde la Banca se quieran emprender, todo ello apoyado además desde unas Entidades reforzadas y saneadas (con dinero público).

Compartir este post
Repost0
20 febrero 2012 1 20 /02 /febrero /2012 00:00

reforma_laboral.jpgEscuchábamos al Presidente del Gobierno hace un par de semanas jactarse en Bruselas junto a su homólogo finlandés de que su Reforma Laboral le costaría una Huelga General, y pocos días después, en un tono y en una escena verdaderamente patéticos, las confidencias del Ministro Guindos al Comisario de Asuntos Económicos de la UE, en una de las reuniones del ECOFIN, declarando, entre otras cosas, que la Reforma Laboral que se aprobaría sería "extremadamente agresiva"...No hace falta preguntarle al Ministro para quién es agresiva, porque está claro (como era lógico y natural viniendo de este Gobierno) que lo es para los intereses de los trabajadores.

 

reforma_laboral3.jpgDe entrada, es una Reforma no orientada a la contratación sino al despido, que se vuelve más barato (y libre en algunas condiciones, que después comentaremos), legalizando el trabajo precario (por ejemplo, aumentando el período de prueba a un año), acabando con la negociación colectiva (pues permite los descuelgues y da prioridad a los convenios de empresa frente a los sectoriales), y convirtiendo a los parados con prestación en "voluntarios forzados" (en expresión de Cayo Lara).

 

El tema de las causas del despido es realmente importante, pues además de hacerlo más fácil y más barato (los 45 días por año trabajado de indemnización pasan a 33 en los despidos improcedentes), resulta que ahora las empresas que declaren pérdidas durante los últimos dos trimestres, o bien que las prevean, podrán despedir, PERO INCLUSO LAS QUE DECLAREN O PREVEAN DISMINUCIÓN DE SU ACTIVIDAD, lo cual deja a los trabajadores en la más absoluta desprotección, y al despido como única herramienta en poder del empresario. Detallando por tanto las razones objetivas del despido procedente, la herramienta del despido se generaliza e institucionaliza en nuestro marco normativo laboral.

 

reforma_laboral4.jpgIgual de grave es la eliminación dentro de la Reforma aprobada de la autorización administrativa (imprescindible hasta ahora) para llevar a cabo los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), aunque a posteriori se puedan exigir por la Administración Laboral. Y respecto a la Negociación Colectiva, herramienta fundamental en nuestro marco laboral hasta ahora, para proceder al acuerdo de las condiciones laborales a gran escala (sectorial o territorial), con la nueva Reforma se deja fuera de la misma a más del 85% de los trabajadores que están en las pequeñas y medianas empresas, donde en un porcentaje altísimo no hay representación sindical, por lo que quedan en manos de lo que se decida en cada empresa o cada lugar. Los trabajadores quedan más indefensos ante la propia empresa.

 

reforma_laboral5.jpgSe declara también que las empresas privadas de empleo temporal  (ETT) podrán funcionar como Agencias de Empleo, medida que supone también privatizar aún más el servicio público de empleo, en lugar de dedicar más inversión y más recursos para potenciarlo. Y respecto a que los parados que cobren prestaciones tengan que dedicar sus esfuerzos en tareas públicas de carácter social, en línea con lo propuesto hace poco por la Alcaldesa de Madrid, Ana Botella, se pretende, como decíamos al comienzo, penalizar de alguna forma la situación de desempleo, convirtiendo a los parados en los "voluntarios forzosos" de la Comunidad.

 

Muchas otras medidas incluye la nueva y catastrófica Reforma Laboral, pero he querido dejar para el final el tema del salario, del que tanto hemos hablado en nuestra serie de artículos sobre "Filosofía y Política del Trabajo", ya que la nueva norma, por resumirlo rápidamente, permite a los empresarios bajar fácilmente el sueldo de sus trabajadores. El artículo 12 del Real Decreto-Ley publicado dice textualmente que un empresario podrá reducir el salario de sus empleados "cuando existan probadas razones económicas, técnicas, organizativas, o de producción, siempre y cuando estén relacionadas con la competitividad, la productividad o la organización técnica del trabajo en la empresa". Ahí es nada.

 

reforma_laboral7.jpgEllo supone eliminar de un plumazo todas las garantías salariales que existían en la actualidad, pues darán igual las condiciones de los trabajadores en su contrato, en acuerdos con la empresa o en pactos colectivos. Si la empresa va mal económicamente (cosa muy etérea y fácil de argumentar por parte de los empresarios) o se considera que el  empleado no rinde lo suficiente, es posible que su sueldo se vea afectado. El texto del Decreto también incorpora la posibilidad de que el empresario pueda bajar los salarios de sus empleados en bloque, en conjunto o en masa (expresado en número o en porcentaje de la plantilla), aunque en estos supuestos lo tendría un poco más complicado, pues tendría que negociarlo con los representantes sindicales de los trabajadores.

 

reforma_laboral6-copia-1.jpgY por si todo ello fuera poco, se recoge también que el empresario podrá alterar también otros aspectos de las condiciones de trabajo, tales como la duración de la jornada, así como el horario y la distribución de la misma, los turnos e incluso algunas funciones que desempeñen los empleados, cuya negativa comportaría la misma posibilidad de rescindir el contrato con una indemnización (de 20 días). En fin, todo un corolario de medidas del más puro y rancio sabor reaccionario y conservador, que parece firmado por las plumas de la CEOE, del FMI y del BCE.

 

Ante este panorama, los servicios jurídicos de Izquierda Unida están ya estudiando la posibilidad de presentar un Recurso de Inconstitucionalidad a esta Reforma Laboral, para lo que se necesitaría como mínimo la firma de 50 diputados del Congreso, a ver si es posible parar legalmente este "Golpe de Estado" a los derechos de los trabajadores/as, con un retroceso en sus condiciones, y un apoyo explícito al empresariado, que se ve reforzado con este cúmulo de medidas de amplio calado.

 

reforma_laboral2-copia-2.jpgDesde la izquierda entendemos que la respuesta de la clase trabajadora a esta Reforma Laboral también tiene que ser extremadamente agresiva, y por tanto, hacemos un llamamiento a la movilización, para responder en la calle a este nuevo ataque a los derechos laborales. Personalmente iría a más, ya que creo que la movilización no es suficiente, y aunque la convocatoria de huelga depende de las Organizaciones Sindicales, a las cuales hay que remitirse, creo que una sucesión de Huelgas Generales Salvajes (HGS), encadenadas en el tiempo, bien apoyadas por la inmensa mayoría de los trabajadores, de todos los sectores, que paralizaran verdaderamente al país, podría hacer retroceder las drásticas y demoledoras medidas de este ultraliberal gobierno. Esperemos conseguirlo. 

Compartir este post
Repost0
17 febrero 2012 5 17 /02 /febrero /2012 00:00

Me váis a permitir, queridos lectores, que en el presente artículo eleve aún más si cabe el tono de mis críticas, pero es que hay cosas que lo sacan a uno de sus casillas. Tales han sido las declaraciones de hace pocos días del señor Presidente del Banco de Santander, Emilio Botín, declarando lo siguiente: "...aquí la culpa la han tenido los políticos...claro, que son los que no han gestionado bien los temas...igual que un banco, si no va bien, los responsables son los que lo llevan, pues aquí igual, son los políticos quienes no han estado a la altura...". Simplemente intolerable, viniendo de quien viene.

 

emilio_botin.jpgMe asombra la poca vergüenza de la que puede llegar a hacer gala este señor, que no solamente lleva contribuyendo desde su sitio a que la crisis se agudice, se propague, se alargue, se extienda a todos los sectores, sino que además se atreve públicamente a realizar estas declaraciones, escurriendo el bulto, eximiéndose de toda responsabilidad, y echando balones fuera con esta cara tan dura, a la clase política de este país.

 

Hay que recordarle al señor Botín, por si no lo sabe, que las Entidades Bancarias y Financieras, como la que él mismo preside (y por mucho que haya superado los Stress Test impuestos por la Unión Europea), han estado en la punta de lanza del estallido de la crisis actual, por sus malas prácticas, por sus timos, estafas y engaños a sus clientes, y por contribuir a que dichas actividades especulativas se propagaran y centraran la actividad económica, desviando los fondos que tendrían que haber ido a financiar a las familias y a las empresas, es decir, al consumo y a la economía productiva.

 

Es usted uno de los mayores estafadores de este país, señor Botín, y además usted, y la entidad que usted preside, han hecho gala de las más crueles, indecentes e insensibles prácticas con sus clientes, al protagonizar miles de deshaucios de viviendas de gente digna, de trabajadores/as honrados, que sólo porque se habían quedado en desempleo (situación a la que su entidad, como otras muchas, ha contribuido también indirectamente) y no podían hacer frente a su hipoteca, les ha usurpado usted su vivienda, relegándolos a la pobreza y la exclusión social, señor Botín. Pero es que además de todo esto, nos ofrece el chulesco espectáculo de echarle la culpa a otros, en un puro ejercicio de irresponsabilidad, de cinismo, de cara dura y de provocación. No se puede pedir más, señor Botín, ha superado usted todos los límites.

 

¿Pero sabe qué le digo, señor Botín? Pues que una parte de razón sí que tiene usted, cuando echa la culpa a los políticos, una razón muy irónica, pero una parte de razón al fin y al cabo, porque precisamente han sido los políticos los que le han seguido a usted el juego, han sido ellos, con su cobardía, con su falta de voluntad política y con su poca determinación, los que han permitido que personajes como usted y entidades como la que usted preside, se hayan apoderado de la actividad económica, sean dueños de la deuda soberana de los Estados, hayan tenido que ser rescatados con dinero público, y se esté preparando (o se haya aprobado ya) una reforma financiera no para cortarle alas, lo cual sería deseable, sino todo lo contrario, para volver a colocarlos en su sitio, con el saneamiento y la liquidez suficiente, para que continúen efectuando las mismas prácticas financieras, esas prácticas que llevan a la gente a la precariedad, y a la sociedad al desmantelamiento de sus derechos.

Compartir este post
Repost0
16 febrero 2012 4 16 /02 /febrero /2012 00:00

Pues bien, queridos lectores, hemos llegado al final de esta serie de artículos, que hemos querido dedicar a comentar, desde nuestro prisma ideológico de izquierdas, los asuntos que tienen que ver con el Trabajo, su filosofía, su naturaleza, su práctica política, sus problemas y sus soluciones. Las aportaciones y orientaciones que hemos realizado no se circunscriben aquí, sino que se enmarcan en una visión del trabajo humano y su relación con el entorno, que va más allá de lo que hemos querido recoger en esta serie de artículos, pero baste con todo lo que hemos comentado, para que se vea claramente que hay planteamientos diferentes y soluciones alternativas que proponemos desde la izquierda, que se enfrentan radicalmente con las posturas neoliberales que nos gobiernan.

 

Como ejemplo de ello, hace pocos días declaraba Mario Monti, el primer ministro italiano (un tecnócrata impuesto por los mercados, fiel delfín de Merkel y Sarkozy), que "es aburrido eso de tener un trabajo fijo para toda la vida", lo cual incide por enésima vez en lo que hemos venido denunciando desde el primer artículo de esta serie, y es la poca valoración que hacen del trabajo humano, el desprecio que profesan a la dedicación auténtica a una profesión, pues para ellos el trabajo no tiene ningún valor fuera de esa "ecuación matemática" entre oferta y demanda, a ese equilibrio entre salarios, competitividad y productividad. Es inaudito que gente tan impresentable esté gobernando un país.

 

Quiero incidir en este artículo final en varios de los aspectos que ya hemos venido mencionando en anteriores artículos de la serie, pero que por su interés, no quiero dejar pasar. Por ejemplo, el tema de la competitividad. Hoy día nos obsesionamos con esta idea desde pequeñitos, pues hay que ser competitivos en el colegio, en sacar mejores notas, en ser más guapos, más altos y mejores estudiantes que los demás, si practicamos algún deporte tenemos también que ser los más aplicados, los que demos mejor la talla, los que batamos los récords. Sigue esta actitud durante la adolescencia y la juventud, y tenemos que continuar con ella en la Universidad o en el Instituto, y después en nuestro trabajo. Y cuando tenemos hijos, nuestra actividad profesional se asienta, y nuestra vida parece que comienza a dar sus frutos, tenemos que seguir siendo los mejores hijos, los mejores maridos o esposas, los mejores padres, y sobre todo, los mejores en nuestro trabajo.

 

profesion_felicidad.jpgTremendo error de base, que nos conduce además a que no disfrutemos de nuestra actividad laboral y de la relación con nuestros compañeros todo lo que deberíamos, pues seguimos obsesionados con la dichosa competitividad. Desde aquí quiero romper una lanza no en favor de los mejores médicos, abogados, jueces, arquitectos, pintores o fontaneros, sino en los que más disfruten siendo médicos, abogados, jueces, arquitectos, pintores o fontaneros. No tenemos que ser los mejores, sino disfrutar, ser felices, realizarnos en nuestra profesión, intentar dedicarnos a los que más nos guste, pues ya esto es un fin en sí mismo, y no un medio para poder conseguir a través de nuestra profesión otras escondidas metas.

 

La competitividad es mala consejera, y lo podemos extrapolar a todos los ámbitos que queramos, incluso al ámbito de país, pues no tenemos que perseguir por ejemplo ser el país más exportador en tal o cual servicio o producto, sino hacerlo bien, y dedicar nuestros mejores recursos humanos y materiales en ello, pues lo demás vendrá después, y vendrá solo, como un añadido natural a la propia actividad cultivada.

 

Y sobre la productividad, últimamente es también propuesta para que sea tenida en cuenta como referencia a la hora de la actualización de los salarios, en vez del incremento de los precios al consumo (el famoso IPC). Nos parece una tremenda tomadura de pelo, y una forma más de incidir en la relación subliminal a la que el empresario quiere inducir al trabajador, para que se "sienta" parte de la empresa, y por tanto se conciencie en que su interés por la misma va a verse de alguna forma recompensado, cosa que como sabemos, nunca es cierta. Los empresarios han de cambiar el chip, y comprender de una vez por todas que la mentalidad empresarial no puede ser extrapolada a la clase trabajadora, que se orienta hacia otros intereses y otra escala de valores muy distinta.

 

Una última reflexión sobre el tema salarial, del que tanto hemos hablado en esta serie de artículos, pues hace pocos días, Patronal y Sindicatos llegaron a un acuerdo de mínimos sobre algunos aspectos de la Reforma Laboral, y entre ellos estaba el aspecto salarial. Y como ya veníamos advirtiendo, se ha orientado sobre la base de la extrema moderación, pues la actualización propuesta ha sido del 0,5% para 2012, y del 0,6% para los dos años siguientes, 2013 y 2014. No vamos por buen camino. Seguiremos hundiendo el poder adquisitivo de la clase trabajadora, y con ello la capacidad de consumo global de la economía, lo que incidirá en el mantenimiento de la crisis, pues las empresas seguirán sin poder sacar a flote sus mercancías, y con ello sus plantillas.

 

Y además a nivel macroeconómico, como ya saben los lectores, esto se quiere estar combinando con la obsesión por la reducción del déficit público, lo cual será un factor más que irá en la línea del debilitamiento de la economía, de la caída del consumo, del paro y de la recesión. No es la solución. No nos cansaremos de denunciarlo y de combatirlo. Esperemos que nuestra voz llegue no sólo a los gobernantes, que ya sabemos que no nos hacen caso, sino al pueblo, que es el único con fuerza suficiente como para cambiar radicalmente este escenario.

Compartir este post
Repost0
15 febrero 2012 3 15 /02 /febrero /2012 00:00

Vamos a recoger en el presente artículo, para su difusión y conocimiento por toda la izquierda simpatizante de este país, la reciente Declaración de la Comisión Ejecutiva del Partido de la Izquierda Europea (PIE), realizada y publicada en Berlín, el pasado 14 de enero. Recordemos que en dicho PIE también se integra Izquierda Unida, en su representación en el Parlamento Europeo, junto con otras coaliciones, como la Izquierda Verde Nórdica (IVN). La Declaración reza textualmente así:

 

"Frente a los mercados financieros y para salir de la crisis en Europa, unir a la izquierda, reforzar las luchas, reconquistar el poder de los pueblos:

 

pie.jpgCon las decisiones de la Cumbre Europea del 9 de diciembre de 2011, con la austeridad generalizada y la colocación bajo tutela de los países miembros, la UE está entrando en una nueva fase de la crisis. Los europeos ya han sufrido demasiado por la crisis del capitalismo financiero y los impases de la construcción ultra-liberal en la que los Tratados encierran a la UE . Al servicio de los mercados y sobre la base del consenso neoliberal, los líderes de la UE y los gobiernos nacionales continúan imponiendo austeridad para hacer pagar a los pueblos la crisis del sistema bancario y financiero.

 

Atacando los derechos sociales, reduciendo el gasto público, privatizando y negándose a cambiar el papel del Banco Central Europeo, han hecho estallar el desempleo masivo y la precariedad, han aumentado la pobreza, especialmente entre los jóvenes y las mujeres. El peso de las deudas públicas, se incrementa y está en cuestión la existencia misma de la zona del euro y de la propia UE.

 

Grecia e Italia, los gobiernos de "unidad nacional", compuestos por la derecha y los socialdemócratas, e incluyendo incluso la extrema derecha en el caso de Grecia, se invisten sin pasar por las urnas.



iueuropa.jpgNicolas Sarkozy y Angela Merkel quieren ir más rápido y más fuerte en sus políticas al servicio del capital. A partir del 1 de marzo, quieren imponer un cambio del Tratado europeo, disfrazado como un "acuerdo internacional para una unión económica reforzada." Este texto instaura una centralización autoritaria de las decisiones políticas a nivel europeo, con la puesta bajo tutela de los presupuestos nacionales y la constitucionalización de una "regla de oro" reforzada, una automatización de los planes de austeridad y de las sanciones. Podría ser adoptada sin ninguna consulta popular. Es un grave atentado a la soberanía popular, a los derechos de los trabajadores y los servicios públicos. El dúo "Merkozy" quiere forzar a la UE y sus países miembros a renunciar por espacio de años al progreso social y a privarlos de las herramientas que permitieran una salida duradera de la crisis. El Partido de la Izquierda Europea (PIE) rechaza este proyecto de Tratado y se pronuncia por la celebración de referéndums y consultas en todos los países de la UE.

 

Mediante esta deriva antidemocrática y antisocial, fomentan el egoísmo y los miedos, generando así escaños para las fuerzas de la extrema derecha, populistas, reaccionarias que amenazan la democracia y el mundo del trabajo. No es casualidad que los ex banqueros sean nombrados en puestos clave de los gobiernos, que en Hungría, la palabra "República" desaparezca del nombre oficial del país, bajo la dirección del populista Viktor Orban y, que todo indique un incremento de estas fuerzas en muchos países europeos.

 

merkozy.jpgEl PIE y los Partidos que lo componen han estado en todas estas luchas y han tomado una posición clara en contra de esta Europa de la austeridad y la dictadura de los mercados. Hemos apoyado y participado en las luchas sindicales en todas las áreas de actividad y las huelgas generales, en el movimiento de los indignados que han desarrollado prácticas sociales alternativas, de participación, de transparencia y de solidaridad. Hemos llamado a la construcción de frentes de resistencia frente a la austeridad y contribuido fuertemente a sancionar electoralmente a los gobiernos que han implementado políticas de austeridad. En algunos países, los partidos del PIE han sido objeto de represión y/o de intentos "legales" de disolución fundamentados sobre amalgamas falsas de la ideología históricamente anti-comunista.

 

A pesar de los obstáculos, hemos elaborado propuestas concretas para una salida sostenible de la crisis y para cambiar la orientación de la construcción europea. Siguen tres grandes principios compartidos más allá de las fuerzas del PIE. Para nosotros, no habrá salida de la crisis sin:



derechos_sociales.jpg1.- Rechazar la austeridad, promover el desarrollo social y la solidaridad de los pueblos: La creación de empleo y desarrollo de herramientas productivas respetando los criterios de calidad en materia de derechos sociales y de protección del medio ambiente deben ser una prioridad . Los salarios, el nivel de protección social y el conjunto de normas sociales deben converger hacia arriba. Las deudas soberanas debe ser reestructuradas radicalmente e imponer medidas de justicia necesarias para asegurar que los ingresos fiscales de los beneficios del capital contribuyan a la defensa, el desarrollo y la financiación de los servicios públicos.



2.- Someter las finanzas al control democrático: Los pueblos deben ser capaces de llevar a cabo auditorías de la deuda soberana y definir aquellas que deban ser anuladas. El BCE debe hacer préstamos a los Estados, a índices bajos, para liberar a las inversiones públicas de los mercados financieros. Los pueblos deben tener la llave del crédito y de la creación de moneda, por lo que es necesario tener un control democrático de los bancos, el cambio de las misiones y los estatutos del BCE y la creación de polos de banca pública.



democracia_economica.jpg3.- Salvar y desarrollar la democracia en Europa: ello mediante la intervención popular en todas sus formas (derecho al voto, debate público, referendum, la Iniciativa Ciudadana Europea) y los Parlamentos nacionales y el Parlamento Europeo que deben ser consideradas para todas las grandes decisiones que afectan el futuro de Europa.

 

En 2012, hay que afrontar nuevas etapas. Necesitamos abrir nuevas perspectivas, mostrar que una Europa, refundada sobre bases sociales, democráticas y ecológicas es posible. Se dibujan las bases de una alternativa política en la resistencia popular y en las propuestas de organizaciones políticas de izquierda, sindicatos y asociaciones o en el pensamiento de muchos intelectuales. La confluencias se pueden afirmar siempre a condición de tomar iniciativas que permitan concretarse. Es hora de poner nuestras fuerzas comunes para la respuesta.



Estamos comprometidos desde este momento en la lucha contra la ratificación del proyecto de acuerdo internacional "Merkozy", en cada país como en toda Europa. Vamos a luchar para convocar referendos o plebiscitos en nuestros respectivos países. Sugerimos a los miembros de nuestros partidos proponer una resolución conjunta para rechazar el tratado en los parlamentos nacionales y europeo. Vamos a alentar a los parlamentarios de los partidos miembros de los diferentes países a multiplicar las propuestas conjuntas al igual que han hecho los miembros del Die Linke en el Bundestag y del Front de Gauche en la Asamblea Nacional.



Queremos iniciar un diálogo abierto con todos los sectores políticos, sociales, sindicales, intelectuales, democráticos, activistas y con todos aquellos que se resisten a la austeridad y buscar otras soluciones a la crisis. Mientras los líderes europeos tratan de hacer adoptar el "Acuerdo Merkozy," nosotros proponemos organizar una "Cumbre europea alternativa" para salir de la crisis los días 30 y 31 de marzo.



Queremos crear las condiciones para el surgimiento de los ciudadanos en las decisiones políticas europeas, recuperar su libertad política y su soberanía. Vamos a seguir apoyando y participando en las luchas. Como el PIE decidió en su último Congreso, presentaremos a consideración una propuesta en marzo como "Iniciativa ciudadana europea". El objetivo de la iniciativa: "combatir la austeridad y los mercados financieros, la reorientación del dinero para el progreso social, permitiendo a los ciudadanos expresar sus propuestas para la democracia". Y su solicitud específica: " Un fondo europeo para el desarrollo social, solidario y ecológico, y un banco público europeo destinado exclusivamente a facilitar la inversión pública en favor del desarrollo social y ecológico, y la promoción de los servicios públicos." La Presidencia del PIE se reunirá con las fuerzas europeas y actuará como co-anfitrión de la iniciativa y propondrá una lista de los partidarios iniciales, para presentar la solicitud a la Comisión Europea. Esta solicitud se hará pública en marzo. La recogida de firmas se pondrá en marcha como una iniciativa pública y se llevará a cabo entre mayo de 2012 y mayo de 2013.



Más que nunca, "la unión hace la fuerza" y el PIE se encargará de que, finalmente, la UE sea la de los pueblos, un actor de la justicia, de la paz, la democracia y justicia social en el mundo".

 

Pues hasta aquí la Declaración del PIE, que puede consultarse también por los lectores en formato PDF en este enlace del sitio web de Izquierda Unida. Ni qué decir tiene, que suscribimos de la A a la Z todo su contenido, y expresamos nuestro total apoyo a sus intenciones.

Compartir este post
Repost0
14 febrero 2012 2 14 /02 /febrero /2012 00:00

Vamos a ir finalizando con esta serie de artículos (terminaremos en el número X), y nos habíamos quedado en el número VIII anterior discutiendo las ventajas de proporcionar una buena productividad a la empresa, a través de la puesta en práctica de una serie de medidas que la estimularan, para a su vez mejorar la competitividad empresarial sin tener que rebajar los costes a través de la disminución salarial.

 

nivel_salarial.jpgDe ahí que las alternativas expuestas vayan por un lado en tratar de mejorar la posición en los mercados mediante estrategias basadas en la mayor productividad, en la calidad y en la innovación, y no en la simple e injusta reducción del salario. Y por otro lado, en establecer la cooperación como principio que guíe las relaciones económicas, favoreciendo acuerdos y sinergias, la colaboración y el estímulo mutuo para encontrar fórmulas orientadas fundamentalmente a satisfacer las necesidades humanas, y no sólo a que las grandes empresas obtengan cada vez más beneficio a costa de limitar la capacidad global de producir los bienes y servicios que necesitamos los seres humanos.

 

Y con respecto al nivel de los salarios, comparativamente con otros países de la UE-15, España también es el país donde existe una mayor diferencia entre los salarios altos y la media salarial, lo que caracteriza, pues, que la situación española se defina con una media salarial muy baja, pero con una dispersión salarial muy elevada, es decir, con un alto porcentaje de trabajadores con salarios bajos (un 17% en 2007). Esto último refuta claramente el dogma neoliberal según el cual la dispersión salarial es una condición necesaria de eficiencia económica y elevada productividad. Los países nórdicos tienen salarios más altos, con menores desigualdades salariales, y son los que tienen y gozan de mayor eficiencia económica, precisamente porque allí el porcentaje de trabajadores con salarios bajos es ínfimo.

 

nivel_salarial2.jpgEl excesivo número de salarios bajos en España se debe en parte a unos salarios mínimos muy bajos (junto con Grecia y Portugal). Recordemos (ya lo hemos mencionado en los primeros artículos de esta serie), que aquí el SMI es menos de la mitad que en países como Francia, Bélgica, Holanda o Reino Unido. Y como es bien conocido, en España los economistas, los empresarios y los políticos conservadores y neoliberales se oponen a la elevación del SMI, y proponen no ya sólo su congelación o rebaja, sino incluso su eliminación.

 

Argumentan que su elevación destruiría empleo, pero los datos muestran por el contrario, que Grecia, España y Portugal, que son los países con el SMI más bajo de toda la UE-15 (en 2008 en Grecia era de 4,86 euros estandarizados por hora, en Portugal de 3,31 y en España de 4,07), tienen también el mayor nivel de desempleo. Mientras que Francia, Bélgica, Holanda o Reino Unido, que tienen un SMI que es más del doble del de España (Francia 8,70, Bélgica 8,23, Holanda 8,22 y Reino Unido 8,06 euros estandarizados por hora), tienen un nivel de desempleo mucho menor.

 

En contra de lo que sostienen los neoliberales, es necesario el aumento del SMI, porque esto tendrá un impacto muy positivo en el nivel salarial de la mayoría de la población empleada, aumentando su capacidad adquisitiva, ayudando a que se recupere la demanda, y sirviendo de estímulo para el aumento de la producción y del empleo. Por eso una de las medidas de mayor éxito tomadas por el Presidente Roosevelt para salir de la Gran Depresión en Estados Unidos, fue aumentar el poder de los sindicatos (para que crecieran los salarios) y elevar así el SMI.

 

salario minimoPero es que mientras los trabajadores vienen sufriendo la pérdida constante de poder adquisitivo de los salarios y su correspondiente peso en la distribución de la renta, recayendo sobre sus espaldas los sacrificios que las políticas de derecha obligan a hacer, los beneficios de los grupos empresariales más importantes de España, que marcan la pauta del desarrollo económico, no se han visto afectados. Durante el período 2007-2010, en plena crisis, época durante la cual el número de desempleados ha pasado de 1,8 millones en 2007 a más de cuatro millones en 2010, sólo tres empresas de las que componen el IBEX-35 (las 35 empresas más grandes que cotizan en Bolsa) han tenido pérdidas, lo cual supone sólo el 8,5% de las grandes empresas. Todas las demás reportaron beneficios.

 

El centro del mundo empresarial no ha tenido pérdidas durante estos años de crisis, y a pesar de ello se ha destruído empleo, lo que ratifica la necesidad ya comentada en el sentido de obligar a las grandes empresas a realizar una gestión del empleo en función de la demanda social de bienes y servicios, y no sólo de su beneficio. Ha de impedirse que empresas que obtienen beneficios puedan disminuir sus plantillas, y es imprescindible que cualquier ventaja fiscal que puedan obtener (justo al contrario de lo que ahora sucede) deba estar condicionada a la creación de empleo, al mejoramiento salarial de sus empleados y al establecimiento de un fondo en la empresa, conjuntamente gestionado por los empleados y la Dirección, con el objetivo de potenciar y mejorar la empleabilidad.

 

nivel_salarial3.jpgSe trata de medidas que existen ya en muchos países europeos, en donde, por cierto, hay mucho menos desempleo que en el nuestro, mucha más competitividad y mayor eficiencia económica y bienestar social. Justamente por todo ello, su implantación en España está todavía más justificada, precisamente porque aquí las grandes empresas tienen un poder excesivo, y muy negativo desde el punto de vista de hacer más eficiente y más justa la actividad económica a costa del que tienen los trabajadores, y los pequeños y medianos empresarios.

 

Y otra situación que se tiene que acabar es la de permitir (como acaba de ocurrir con Spanair) que una empresa (y más de semejante tamaño) se desmonte de un día para otro, dando por finalizada toda su actividad, despidiendo a todos sus trabajadores, y lanzando un concurso público de acreedores, por muy mal que les vinieran dadas. Nos hace falta mucha cultura laboral, y sobre todo mucho respeto por la clase trabajadora, que es al fin y al cabo la que levanta a un país. Finalizaremos en el próximo artículo de esta serie.

Compartir este post
Repost0
13 febrero 2012 1 13 /02 /febrero /2012 00:00

El 14 de noviembre de 1921, el Partido Comunista Español y el Partido Comunista Obrero Español se unificaron en el Partido Comunista de España. Y el pasado domingo 18 de noviembre de 2011, el PCE celebró en Madrid el 90 aniversario de esta fundación. El contexto histórico en el que se funda el PCE es bien conocido: el capitalismo se expandía y generaba una gran explotación en la sociedad, las luchas obreras iban a más en todos los países, y en algunos casos, como el Ruso, se llega a hacer la Revolución Bolchevique. La Juventud Socialista decide adscribirse a la III Internacional, fundando el Partido Comunista Español en 1920, posteriormente un sector del PSOE también ve necesario adherirse a ella y funda el PCOE, uniéndose ambos posteriormente en el PCE.

 

aniversario_pce.jpgEl PCE nació en tiempos convulsos, como los de hoy, con un programa claro contra la guerra y por la paz, por la defensa de los derechos económicos y sociales de la clase trabajadora, por la igualdad entre hombre y mujer, por la libertad, el socialismo y el comunismo. En ese breve enunciado se resume el núcleo principal del pensamiento y la acción del PCE, sin dogmatismos ni claudicaciones. El PCE estuvo presente en todas las luchas sociales durante la Dictadura de Primo de Ribera, en la II República, y especialmente, en la defensa de ésta ante el levantamiento fascista de Franco, respaldado por la derecha económica y política española, y la intervención del fascismo internacional. No hay duda alguna del papel jugado por el PCE en la defensa de los derechos obreros y populares, y la libertad en difíciles circunstancias de clandestinidad, y con miles de asesinados, torturados y encarcelados.

 

La lista de ilustres comunistas españoles y extranjeros es enorme, y por citar algunos nombres, ahí tenemos a Emilio Prados (eminente poeta y escritor), Enrique Lister (el militar más laureado del Siglo XX), o Julián Grimau (último ejecutado de la Guerra Civil, y por el que se llegaron a recibir hasta 800.000 telegramas, pidiendo suspender su sentencia de muerte). A lo largo de su historia, varios han sido los Secretarios Generales del PCE que lo han dirigido, véase José Díaz (1936-1939), Dolores Ibarruri (1977-1979), Santiago Carrillo (1977-1986), Gerardo Iglesias (1986-1989), Julio Anguita (1989-2000), o Francisco Frutos (1993-2004). Todos ellos se sentaron en el Parlamento, poniendo voz a las ideas comunistas, como lo hace en la actualidad nuestro último Secretario General, José Luis Centella, que recupera el escaño de Pepe Díaz y de Dolores Ibarruri.

 

pce.jpgEfectivamente, nos avalan 90 años de vida, y más o menos 9 Secretarios/as Generales, lo que no está mal. El último de ellos, José Luis Centella, asumió el cargo en el XVIII Congreso del PCE, en octubre de 2009, y ocupa hoy escaño en el Congreso de los Diputados, dentro del Grupo Parlamentario de la Izquierda Plural. Sentirse comunista es algo muy grande, y más en un mundo como el de hoy en día. Venimos de muy lejos, y sentimos que nos queda todavía mucho camino que recorrer. Pero nos sentimos orgullosos de nuestra historia, y seguiremos peleando para construir un mundo diferente, desde la unidad de la clase trabajadora, una unidad a la que invitamos también al mundo profesional, del arte, de la cultura, del activismo social, de todas las tendencias anticapitalistas, transformadoras, ecologistas, feministas, sindicalistas, y en fin, de todos los que, aún no estando adscritos a ningún partido, sintonizan con nosotros.

 

jose_luis_centella.jpgRecordemos que hemos tenido el apoyo de 1,7 millones de ciudadanos en las últimas Elecciones Generales, y hoy tenemos una representación en las Cortes de una izquierda plural y colectiva, una izquierda donde los comunistas seguiremos constituyendo una parte esencial, una parte primordial, el corazón que aúna a toda la gente de izquierda, que persigue el Socialismo auténtico y el Comunismo del siglo XXI. Muchos siguen creyendo que ya pasó la época de las revoluciones, que ya estamos en otro mundo, pero nosotros seguiremos empeñados en transformar la sociedad, porque la realidad ha desmentido siempre dichos pronósticos cobardes y derrotistas, así que tenemos mucho trabajo por delante, como por ejemplo, acabar con la monarquía, implantar la III República, y empujar a la clase trabajadora a la Huelga General contra la crisis y el sistema capitalista.

 

Y en el plano personal, la militancia en la izquierda, la complicidad con la lucha de la clase trabajadora está a flor de piel. Mis recuerdos, mi memoria, me llevan a la edad temprana, a mis vivencias en la casa familiar del barrio de El Palo, junto a la playa, y las correrías clandestinas de mi hermano mayor, que traían a mis padres en un sinvivir. La verdad es que la actividad política nos viene de familia, y eso pesa bastante. Recuerdo mis años de juventud, cuando a través de mi hermano mayor comencé a militar en la clandestinidad, formando parte de la Joven Guardia Roja, organización que por aquél entonces hacía las veces de las Juventudes Comunistas actuales. Yo tendría 16-17 años, y como no podía todavía militar en el Partido porque no era mayor de edad, comencé a asistir a reuniones en los locales clandestinos de la JGR, a escuchar conferencias, a leer libros, sobre todo libros.

 

pce2.jpgA esa edad, ya leía a Marx, y ya conocía los fundamentos del materialismo histórico, y del materialismo dialéctico. Ya tenía conciencia de la lucha de clases, de la revolución de la clase obrera, de la necesidad de una "dictadura" del proletariado, de que la clase trabajadora tomara posesión de los medios de producción, y de muchos más fundamentos de la revolución comunista. Hoy sigo pensando igual, pues tomando las palabras de Julio Anguita, "...somos comunistas con Marx en el Manifiesto, con Lenin en la Revolución de Octubre, pero sobre todo debemos ser comunistas en esta España de hoy. Salvo la apuesta revolucionaria y sus enseñanzas intemporales, nada nos liga al pasado...". Luego las ideas siguen estando ahí, actualizadas a nuestro tiempo, pero más vigentes que nunca.

 

Así que hoy en día, con lo que está ocurriendo en España y en el mundo, está más actual que nunca el viejo programa de 1921, transportado a las nuevas realidades, a las nuevas estructuras, a las nuevas relaciones. Los análisis, informes y discursos del PCE vienen explicando, desde hace muchos años, que el capitalismo, más todavía en su fase neoliberal, es un globo inflado por una economía de saqueo, especulación y corrupción, todo ello adobado con guerras permanentes, que sirven de pretexto para esconder sus oscuros intereses. Y que las crisis sociales que producen las pagan siempre las clases populares y trabajadoras.

 

Así que me siento completamente orgulloso de ser comunista, de estar convencido de mis ideas y de mis principios, y de aportar en la medida de mis posibilidades mi granito de arena a la revolución, con la esperanza de que algún día nuestro mensaje será comprendido y asumido por el pueblo, y la letra de la Internacional Socialista dejará de ser sólo una letra utópica y esperanzadora que cantemos con el puño alzado, sino que pasará a ser una realidad. Para todos los que se sientan comunistas, ¡¡Salud y República!!

Compartir este post
Repost0
10 febrero 2012 5 10 /02 /febrero /2012 00:00

Nos alarmaba en la noche del viernes 27 de enero la fulminante decisión de Spanair de abandonar su actividad, y digo fulminante porque la misma tarde donde se continuaban vendiendo billetes fue anunciada la decisión, que dejó en tierra a más de 22.000 pasajeros sólo en ese fin de semana, y en la incertidumbre laboral a más de 2.400 trabajadores, entre puestos directos e indirectos.

 

spanair.jpgParece que la gota que colmó el vaso fue la decisión de la Generalitat de Cataluña, la propietaria de la mayor parte del capital de la aerolínea, de no seguir subvencionando a la compañia. No obstante, la empresa tenía muchos problemas económicos desde hacía tiempo, y muchos inversores se temían una situación como ésta.

 

Y aun reconociendo  que la situación financiera de la compañía fuese muy mala y abocara a un cierre, hay maneras y maneras de plantear las cosas, y muchas veces no es sólo el fondo de la cuestión lo que cuenta, sino también las formas. La Ministra de Fomento, Ana Pastor, se enteró muy poco antes de lo que pasaba. Y en rueda de prensa, estuvo bastante dura, pero le escuchamos una dureza sobre todo en la defensa de los intereses de los ciudadanos, es decir, de los usuarios, pero no de los trabajadores. Y ya sabemos que han dejado (y sin explicaciones ni vías alternativas) a muchos usuarios sin poder volar, pero mucho más grave es la situación de los trabajadores.

 

Como decimos, lo más grave de todo es la situación de los trabajadores de la compañía, que quedan en "suspenso laboral" hasta no plantearse una situación definitiva para ellos. Comienza a haber gestiones de terceras empresas, como Vueling o Ryanair, para hacerse cargos de los activos de la empresa, y poder recolocar al menos a gran parte de la plantilla, pero todo está en el aire.

 

spanair2.jpgLa aerolínea ha solicitado el Concurso de Acreedores, con una deuda de 475 millones de euros, y vamos a ver cuál es la situación final donde se queda todo esto. Pero en cualquier caso, es cierto (y ahí está lo malo) que la normativa europea permite un cierre fulminante, pero siempre hay derechos que respetar, formas que preservar, tiempos que esperar, compases que rellenar. Nuestro reto es que situaciones como ésta, que podemos calificar perfectamente de "terrorismo empresarial", no se puedan volver a dar, y si para ello hay que cambiar la normativa europea, cambiémosla.

 

No es normal, por tanto, que en pleno Siglo XXI, ante unos problemas económicos de una empresa (por muy consumados que estén, y muy pocas soluciones que se le vean) pueda resolverse con una decisión de cierre de su Consejo de Administración después de una reunión de un par de horas en una tarde, si es que esto pone en peligro la seguridad laboral de una plantilla de trabajadores, y los derechos de una ciudadanía harta de que se le tome el pelo. Éstas sí que son reformas legales que necesitamos, pues debiera ser un delito en toda regla el ordenar ejecutar estas prácticas, saltándose a la torera los derechos de los ciudadanos, y pisoteando las garantías laborales de los trabajadores (además de, en este caso, dañar la imagen turística de España).

 

En fin, otro conflicto laboral más servido encima de la mesa. Otros 2.500 trabajadores en el peor de los casos a engrosar la ya demasiado gorda lista de personas en desempleo, y otro nuevo golpe bajo en el mismo lado a nuestro ya maltrecho, diríamos que agonizante, mundo laboral, porque no hay día que no nos levantemos sin una noticia de este tipo.

Compartir este post
Repost0
9 febrero 2012 4 09 /02 /febrero /2012 00:00

Nos habíamos quedado discutiendo en el artículo anterior de esta serie cómo en épocas pasadas de crisis, se habían puesto en marcha una batería muy distinta de medidas, focalizadas en reactivar la economía productiva y el consumo, lo cual no se está haciendo hoy día por parte no ya sólo de España, sino de ningún país que siga la ideología neoliberal (que en Europa son prácticamente todos, quizá el más salvaje en este aspecto esté siendo últimamente el Reino Unido, donde el gobierno de David Cameron no sólo es el que defiende estas políticas de forma más declaradamente conservadora, sino que además se jacta de las malas políticas que, según ellos, se están llevando a cabo en el resto de Europa).

 

Nosotros pensamos que promover la rebaja salarial en una economía (y máxime en épocas de crisis) es empobrecer no sólo a los propios trabajadores, sino también a la economía en su conjunto y por supuesto a sus propias empresas. Rebajas en los salarios, acompañadas de la supresión de medidas de prestaciones sociales, y de una reducción generalizada del gasto público sólo pueden llevar a un estancamiento de la crisis, pues la economía carecerá del impulso necesario para poder superarla. Y de hecho, eso es lo que está ocurriendo desde que los gobiernos, siguiendo la presión de los Bancos y de las grandes empresas interesadas sólo en cobrar sus deudas y asegurarse su poder de mercado, acordaron por desgracia suprimir los programas de gasto público y apoyo a la actividad económica. Si continuamos por este camino, la economía se hundirá totalmente, por mucho que nos quieran hacer ver lo contrario.

 

Desde la izquierda por tanto estamos convencidos de que el conjunto de las empresas disfrutaría de una mejor situación y obtendrían más beneficios, si los empresarios fueran capaces de entender esta paradoja, pero no es eso lo que ocurre en la realidad. Unas veces prima la visión particularista, que solamente contempla el interés propio, sin alcanzar a comprender que la vida y el éxito de una empresa dependen tanto o quizá más de lo que ocurra en su entorno, como de lo que ocurra en su propio interior. Otras veces, las empresas más grandes, que tienen su demanda interior cautiva, y también mucha actividad en otros países, y que por tanto, no dependen tanto del nivel salarial global, son las que imponen las políticas de bajos salarios (curiosamente, son también las que tributan menos a Hacienda, las que pagan menos impuestos, y las que lanzan los ERES injustificados, incluso habiendo declarado beneficios, como ya hemos comentado en algún artículo anterior).

 

Éstas últimas empresas, como las de servicios básicos (energía, comunicaciones, banca, alimentación...), cuyas ventas no dependen tanto del nivel de salario (porque las personas o las familias han de consumir casi necesariamente sus productos), sí pueden conseguir mayores beneficios si baja el montante total de salarios nacionales, porque venderán más o menos lo mismo, y entonces operarán con menos costes. Pero el resto de las empresas (sobre todo las PYMES) que venden principalmente al interior, y mucho más en función de la renta de los consumidores, sí se verán muy afectadas si baja el montante de los salarios. La conclusión es que, bien sea por ceguera o porque el interés de las empresas más poderosas se impone, entre los empresarios predomina la idea de que convienen los salarios bajos, cuando eso simplemente reduce sus ventas potenciales, y anticipa o consolida crisis por falta de consumo.

 

productividad.jpgPor otro lado, hay que tener en cuenta que cuando un empresario se propone reducir sus costes (para contribuir a la tan anhelada competitividad), tiene siempre dos opciones, dos vías o caminos alternativos, que además no son excluyentes entre sí, es decir, se pueden implementar ambos a la vez. Esto mismo es extrapolable a las medidas que ahora mismo está tomando el gobierno en nuestro país. La primera, ya apuntada, es bajar los salarios (ellos, para que no suene tan mal, hemos visto que lo adornan con otras expresiones más suaves, tales como "flexibilizar el mercado", "eliminar las rigideces", etc.), cuyas consecuencias ya han sido discutidas. La segunda opción es incrementar la productividad, de la que vamos a hablar a continuación.

 

Los neoliberales suelen prestar ninguna o poca atención a esta segunda opción, mientras que concentran todos sus esfuerzos en la primera (quizá porque es el camino más fácil). Pero ambas son perfectamente viables como formas de reducir los costes, sólo que la segunda no supone un empobrecimiento generalizado, y no amenaza a la economía con la depresión (es, por tanto, mucho más justa, solidaria y social). Incrementar la productividad significa simplemente (aunque veremos que no es tan simple) producir más por cada trabajador, o cada hora de trabajo, y cuando eso sucede, se puede producir/fabricar/atender cada producto o servicio a un menor coste. Lo que ocurre es que las formas posibles de aumentar la productividad son variadas, no son fácilmente cuantificables, e implican un tipo de distribución de los ingresos más complejo y conflictivo, sobre todo porque obliga a dar a los trabajadores más participación, y una cierta capacidad de decisión sobre las estrategias empresariales.

 

productividad2.jpgCon la Iglesia hemos topado, queridos lectores. ¡¡Mayor participación!! ¡¡Capacidad de decisión!! ¡¡Posibilidad de intervención!! ¡¡En mi propia empresa!! Con la mentalidad empresarial que seguimos teniendo hoy día en nuestro país, esto es completamente impensable, o dejémoslo en muy raro (de ahí que sostengamos desde la izquierda que, en vez de tantas reformas laborales, lo que necesitamos en España es una reforma empresarial). Como se puede adivinar, todo esto implica ceder una parte del poder que los empresarios tienden a concentrar en el seno de la empresa a sus trabajadores, y no están preparados para esto (y luego les llaman "antiguos" a los sindicatos).

 

Se sabe, por ejemplo, que mejores formas de organización empresarial, permiten incrementar la productividad. Implementando medidas que tengan que ver con la cantidad y calidad del trabajo y con su distribución horaria. Que un trabajador esté ocho horas trabajando (en la oficina, en un camión, en una cámara frigorífica, o donde sea) no significa que produzca más o mejor, y de hecho es seguro que si trabajara seis horas pero lo hiciera en mejores condiciones, podría aumentar su productividad...¿de verdad es tan difícil entender para los empresarios que si los trabajadores están contentos, simplemente trabajan más y mejor?

 

productividad3.jpgLos horarios y el ambiente laboral son en efecto muy importantes a la hora de determinar la productividad (la comodidad, la luz, el equipamiento y la seguridad en el trabajo, el grado de compañerismo que exista, las instalaciones de la empresa donde puedan relajarse y efectuar otras actividades que rompan el ritmo), y lo mismo puede decirse del ambiente natural, de los sistemas de transporte hacia el trabajo, de la facilidad para compatibilizar la vida laboral y familiar, o de la participación de los trabajadores en las decisiones estratégicas de la empresa. Podemos concluir que trabajadores desmotivados son trabajadores que no producirán tanto como los que están motivados y felices en sus puestos de trabajo.

 

Pero es que además de todo ello, la productividad depende de otros muchos factores: de los sistemas de reparto del trabajo y de la capacidad de trabajo en grupo, depende de la tecnología usada, de los Planes de Formación Interna que la empresa sea capaz de poner en marcha, o de la capacitación y uso por parte de los trabajadores de los sistemas informáticos de gestión del tiempo y de la producción. Trabajadores/as que sepan utilizar perfectamente cualquier maquinaria, o tecnología de la información y el conocimiento, producirán más y mejor que otros/as que no sepan hacerlo, y cualquier maquinaria/sistema/ordenador que esté actualizado tecnológicamente permitirá que los trabajadores pueden sacar más rendimiento a su tiempo, lo cual incidirá a su vez en la productividad.

 

En definitiva, todas estas variables que hemos comentado y muchas más son extremadamente importantes a la hora de incrementar la productividad. Por finalizar con algunos ejemplos más, trabajadores que no pierden dos horas conduciendo de casa al trabajo y viceversa, que cobran un sueldo acorde con su cualificación y su experiencia, que disfrutan de servicios añadidos en su empresa (como los tickets para comidas o las guarderías infantiles), y que no tienen miedo a ser despedidos en cualquier momento, siempre serán trabajadores mucho más productivos y eficientes, lo cual redundará no sólo en beneficio propio, sino también para la empresa. Continuaremos en el próximo artículo.

Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías