Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
6 julio 2016 3 06 /07 /julio /2016 23:00
Autor: Malagón, publicado para el medio digital Yahoo!

Autor: Malagón, publicado para el medio digital Yahoo!

¿Cómo cada individuo puede combatir por su cuenta al capitalismo, a cualquier sistema alienante en general? Con su fuerza de voluntad. Aprendiendo a pensar de forma más libre y como consecuencia de esto a actuar de forma más libre

José López

En el último artículo de la serie comenzamos ya a exponer el verdadero concepto de austeridad al que deberíamos tender. Austeridad, en definitiva, se opone a capitalismo. Y se opone también a despilfarro, a lujo, a derroche. Pero observemos cómo un concepto tan noble y solemne, es utilizado por la clase dominante, es pervertido y desvirtuado para, de nuevo, alienar a la población y conseguir satisfacer sus oscuros intereses. Se trata, en suma, de volver a poner todo en su sitio lógico. Se trata de combatir el mundo al revés que representa el estado actual del sistema capitalista mundial. Se trata de abolir el propio capitalismo que, por su inherente lógica de funcionamiento, nos ha llevado al estado actual de cosas. Más que de abolirlo (como si pudiera hacerse por Real-Decreto-Ley), se trata de ir sustituyéndolo progresivamente por otro sistema. Para lo cual, lo primero de todo, es concierciarnos de que puede y debe ser superado y contribuir a ello personalmente. Porque como ya hemos dicho, toda revolución social y cultural debe comenzar por una revolución interior, por una revolución personal. La suma de las rebeliones individuales, de las conciencias rebeladas de cada persona, de todas las personas, serán las únicas capaces de proyectarse a nivel general para cambiar un sistema que es el causante de tanta obscenidad, de tanta desigualdad y de tanta injusticia. 

 

Con la redistribución de la riqueza, de la política fiscal e impositiva, y de las cargas que deben soportar los diferentes agentes sociales, pasa lo mismo. El Estado neoliberal también redistribuye la riqueza y la renta mediante reformas del código tributario que conceden un trato de favor a los beneficios generados por las inversiones frente a los que proceden de los salarios y de otro tipo de ingresos, la promoción de elementos regresivos en la legislación fiscal (como los impuestos sobre los beneficios), la imposición de tasas a los usuarios de los servicios, y la introducción de un amplio elenco de subvenciones y de exenciones fiscales destinadas a las corporaciones. Todo ello legitima socialmente y encumbra la figura de los empresarios frente a los trabajadores. Más adelante en esta misma serie de artículos hablaremos a fondo sobre la mentalidad asociada al emprendedurismo, pero ahora lo hemos mencionado en relación al trato de favor fiscal que el Estado le concede. Frente a ello, una auténtica y justa política de redistribución de la riqueza debería apostar por renivelar las cargas impositivas que provienen de las rentas y las que provienen de los salarios, implantar una fiscalidad progresiva para que contribuyan más los que más tienen (patrimonio) y los que más ganan (rentas y salarios), hacer contribuir más a las empresas, mediante los Impuestos de Sociedades, eliminar las tasas y precios públicos, y destinar recursos suficientes para la lucha contra el fraude y la evasión fiscal. 

 

De esta forma, se obtendrían los recursos suficientes como para poder financiar y recuperar todos los servicios públicos que se están privatizando, para, con la excusa de la crisis (algo que ya hemos explicado en anteriores entregas), proceder a su desmantelamiento. Junto a dichos recursos, junto a los recursos destinados al rescate de la banca privada (en vez de nacionalizar definitivamente las entidades, para crear un sistema de banca pública), y junto a los recursos destinados a pagar los intereses de nuestra gigantesca deuda pública, en su mayoría ilegítima (por proceder de prácticas financieras especulativas), podríamos financiar planes y programas de empleo público de las diferentes Administraciones, engordando nuestro raquítico Estado del Bienestar, y casi erradicando el paro galopante, insoportable y demencial que sufrimos. Y entonces es cuando la riqueza del país crecería, no sólo desde el punto de vista macroeconómico, sino también desde el punto de vista de la integración de las personas, de su garantía de cumplimiento de sus derechos básicos y fundamentales, contribuyendo a la cohesión y a la justicia social. Pero claro, el pensamiento dominante cree aberrantes estos planteamientos, porque contribuirían a eliminar las desigualdades (desde un punto de vista intervencionista, sostienen ellos), y a restar poder a las élites económicas. 

 

Bien, otro elemento fundamental que hoy día dirige el pensamiento dominante, y que proyecta toda su fuerza sobre los partidos políticos, organismos y asociaciones, son lo que los norteamericanos llaman los "think tanks", y que traducido podríamos denominar como los "tanques pensantes", pero que preferimos llamar, simplemente, centros de pensamiento, o laboratorios de ideas, que a su vez se concretan, sobre todo, en determinadas Fundaciones, porque la figura legal de la Fundación la liga al típico "sin ánimo de lucro", lo cual queda muy neutro y bien visto socialmente, pero que esconde, como vamos a comentar, un tremendo grado de influencia. Y así, en esta disputa por el dominio global de las ideas, del pensamiento y de las proyecciones a medidas concretas en las diferentes formaciones políticas y discursos asociados, los centros de pensamiento desempeñan un papel fundamental. Suelen ser instituciones públicas, académicas o de estudios, integradas por personalidades plenamente identificadas con el sistema dominante, que elaboran jornadas, congresos y estudios de carácter polìtico e ideológico destinados a suministrar a los Gobiernos interesados y a los partidos políticos afines las armas para su enfrentamiento con el mundo que pretenden seguir dominando. Los centros de pensamiento suponen esa correa de transmisión entre las tesis teóricas que justifican lo que hay que hacer y cómo hay que hacerlo, y las tesis prácticas que los partidos y Gobiernos concretos implementan. 

 

Los centros de pensamiento son las partes del sistema encargadas de elaborar los contenidos ideológicos destinados a la defensa de los intereses que subyacen a la difusión del pensamiento dominante. Su misión y valores consisten en la propagación de ideas concernientes a los principios del sistema capitalista globalizado, y su difusión generalizada por todos los medios posibles. El trasiego entre personas destacadas de los centros de pensamiento y los gobernantes de turno se produce con toda normalidad, al igual que esas "puertas giratorias" a las que hemos hecho referencia en otros muchos artículos. Para la difusión de sus dogmas y doctrinas, tanto económicas como políticas y sociales, utilizan determinados medios masivos, como la publicación de artículos, informes, revistas y libros, y para todo ello cuentan con presupuestos millonarios. Los tanques de pensamiento son la vanguardia del sistema capitalista, representan la avanzadilla del pensamiento dominante. Economistas, ex políticos, empresarios, sociólogos, educadores, y un montón de profesionales de todo ámbito forman la nómina de estos tanques de pensamiento, que están avalados por los grandes centros económicos y de poder, por otras grandes fundaciones, y por algunas grandes fortunas. Algunos ejemplos en España son el Real Instituto Elcano, la Fundación FAES, la Fundación IDEAS, incluso otras de carácter progresista, como la Fundación Alternativas o la Fundación CEPS (ligada a PODEMOS). En Estados Unidos, tenemos los ejemplos más agresivos, tales como las Agencias USAID, NED o IRI. Continuaremos en siguientes entregas. 

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Psicología
Comenta este artículo
5 julio 2016 2 05 /07 /julio /2016 23:00
Brexit: un halo de esperanza

No se puede cambiar a la UE, es como pensar que con comprar acciones puedes cambiar a la banca

Miguel Ángel Montes

El voto británico nos lleva a la convicción que hay que implementar otro proyecto europeo. La lógica y el sentido común nos dicen que tomemos nota; es necesario el retorno a formas más respetuosas de la soberanía y de la democracia en las naciones que conforman Europa

Jacques Sapir

El referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea fue todo un acto de democracia, plena y por derecho. Lo que ocurre es que estamos tan poco acostumbrados a ella, que nos parece algo ridículo, estrambótico o peligroso. Al igual que en la campaña por el referéndum griego (cuyo resultado fue traicionado enseguida por Alexis Tsipras, hoy día uno de los mejores vasallos de los burócratas europeos), la campaña por el referéndum del Brexit estuvo llena de juego sucio, de apelaciones al miedo y de amagos de chantaje. A la mañana siguiente, y a la vista del resultado, desde todas las instancias institucionales europeas y medios de comunicación de los establishments europeos, se proclamaba el cataclismo británico, el desprecio a la democracia y al conjunto de la ciudadanía, incluso la posibilidad de dictar ciertas normas de regulación futura de los referéndums, que establecieran mínimos de porcentaje de participación, así como mínimos de diferencial de voto afirmativo y negativo. En los corrillos europeos se argumentaba que "esas decisiones tan importantes no pueden dejarse a la elección ciudadana", porque claro, "el pueblo se puede equivocar". Los programas informativos cargaban contra las nefastas consecuencias que tendría el Brexit, aumentando la crispación e histeria popular alrededor del tema. 

 

Enseguida se habló de la brecha generacional (los jóvenes votaban permanecer, los mayores abandonar) y de la brecha territorial (Gales, Irlanda y Escocia votaban permanecer, Inglaterra abandonar), intentando explicar los diversos factores que podrían haber concurrido en el inesperado resultado. Algunos británicos comenzaron a declarar abiertamente que se arrepentían de su votación, se abrió una petición popular para repetir el referéndum, y la Primera Ministra de Escocia salía anunciando que su país se sentía defraudado por los resultados, y que exigía la celebración de un nuevo referéndum de independencia, habida cuenta de que uno de los argumentos principales de los que votaron permanecer en el Reino Unido era precisamente continuar perteneciendo a la Unión Europea. Pero lo cierto es que sobre todo ese ruido, el pueblo había dicho Brexit. Las bolsas comenzaron a caer, ante la incertidumbre de los mercados, la libra y el euro a depreciarse, y los gibraltareños (muy británicos, ellos) a preocuparse sobre su futuro. Es una crisis en toda regla en esta desalmada Unión Europea, que contempla con estupor cómo uno de sus buques insignia abandona el club, y teme el efecto contagio sobre otros países, con la consiguiente pérdida de poder del chiringuito que controla las decisiones europeas. Justo por todo ello, el Brexit representa un halo de esperanza. 

 

La prensa pro-europea y los partidos socialdemócratas, liberales y conservadores explican el resultado achacándolo al criterio racista, es decir, como resultado de la creciente xenofobia que viven los pueblos europeos. Es muy posible que este factor también haya influido, pero creemos que no es el principal. Porque el Brexit profundiza esta crisis de la Europa del gran capital, de la Europa de la austeridad, de la Europa del desprecio a los trabajadores, de la Europa al servicio de las grandes empresas transnacionales y del TTIP. Es un palo en la rueda de todo ello, y por eso el Brexit es un halo de esperanza. La clase obrera, presente sobre todo en las zonas profundas de Inglaterra, se ha opuesto con su voto a quiénes durante años llevan haciéndoles la vida imposible. Y ellos lo saben. Los partidos conservadores, liberales y socialdemócratas, la burocracia europea, la Troika, el poder financiero, y los representantes de todos ellos, han visto enfrentado el voto popular de las clases trabajadoras. Puede argumentarse que los jóvenes han votado mayoritariamente por quedarse, pero pensamos que esa decisión procede de un voto del miedo, mientras que las personas más mayores, y los pensionistas, se ven más libres de esas ataduras, y han votado con mejor criterio. Es cierto igualmente que otro gran argumento para la decisión del Brexit fueron los relativos al control de las fronteras y de la inmigración, pero este voto procede de un caldo de cultivo que riega la extrema derecha, precisamente porque la izquierda europea (y británica) no ha sabido identificar bien el enemigo, y hacérselo ver así a las clases trabajadoras. 

 

Y desgraciadamente, una parte de la izquierda transformadora europea aún no ve claro, o se opone, a esta desintegración de la Unión Europea. Pensamos que se equivocan. Y no porque apliquen el argumento del internacionalismo (enfrentado al nacionalismo), con el cual por supuesto estamos de acuerdo, sino porque pensamos que no acaban de comprender, como decíamos en la cita de entradilla, que esta Unión Europea es irreformable. Ellos buscan el sueño de una Europa Social y de los Pueblos intentando reformar lo que hay, desde dentro, pero esa tarea es imposible. Hay cosas que no se arreglan si antes no se desarreglan del todo. Por tanto, los que abogamos por una salida del euro y de la UE no lo hacemos bajo criterios nacionalistas, sino bajo criterios de recuperación de la soberanía, para a partir de la misma, poder plantear los cambios necesarios a nivel local que recuperen las conquistas obreras, y el camino de la igualdad y la justicia social. Se podrá rebatir esto diciendo que la recuperación de la soberanía no nos garantiza dicho escenario, pero será mucho más fácil conseguirlo sin la constante presión de instituciones supranacionales que nos obligan a tomar determinadas medidas. Se podrá también argumentar que el euro es sólo una moneda, pero es mucho más que eso, ya que una moneda es la expresión de la soberanía económica de un pueblo, su instrumento para proyectar determinadas politicas. 

 

Aún sin pertenecer a la Eurozona, el Reino Unido, bajo el mandato de David Cameron, ha llevado a cabo las más salvajes politicas de austericidio, fomentando, como en el resto de países, que exista una mayoría social pobre y endeudada, gobernada por una clase empresarial cada vez más exigente en sus "reformas estructurales". La Unión Europea "realmente existente" es el artificio creado por las clases dominantes para la consolidación de unas políticas opresoras para las clases trabajadoras, es un instrumento al servicio del capital financiero, y para imponer enormes retrocesos permanentes en los sistemas de protección social, y en las condiciones de vida y de trabajo de las poblaciones europeas. No podemos pertenecer a un engendro así. La UE socava los derechos democráticos, fomenta la ultraderecha, y avanza hacia la constitución de Estados miembro de carácter policial. Y todo ello no es reformable, porque los Tratados están pensados para ser extremadamente exigentes a la hora de su reforma, llegando incluso a plantear la unanimidad de todos los Estados miembro. Nuestra vocación internacionalista no puede llevarnos a la ilusión de una reforma de esta UE, sino a una lucha incansable de los pueblos de Europa, por la unidad de sus clases trabajadoras, impulsando movilizaciones por romper con el principal instrumento supranacional del capital, como es actualmente la UE. Nuestro internacionalismo no puede ser contradictorio con el derecho de autodeterminación de los pueblos, ni dejar de ofrecer salidas cuando un corsé hecho a la medida de los poderes financieros nos oprime hasta asfixiarnos.

 

Y también reivindicamos desde aquí que no nos llamen de forma peyorativa "populistas", por perseguir políticas de mejora de redistribución de la riqueza y de justicia social, y que no nos llamen tampoco "euroescépticos", porque nosotros tenemos también un sueño europeo, y un sueño mundial, que es el Socialismo. No nos enfrentamos a Europa, nos enfrentamos a "esta" Europa, configurada mediante los tratados y las herramientas de esta Unión Europea. En palabras de Jacques Sapir: "Continuar hoy pretendiendo cambiar la UE desde el interior para mantener un discurso sobre la "Europa Social" es una mentira como un callejón sin salida". Estamos muy de acuerdo con él. Es lógico que la lista de desencuentros entre la ciudadanía europea y el proyecto de integración de la UE sea innumerable, y el referéndum británico con resultado de Brexit ha sido otra prueba más. Cada vez que los europeos han sido llamados a las urnas para opinar sobre cuestiones de la UE, han dado la espalda a los proyectos de integración, por ser abiertamente contrarios a los valores de libertad, igualdad, democracia y justicia social, y abrazar el neoliberalismo más puro y duro. Estamos convencidos de que "esta" versión concreta de Unión Europea, ahora tocada, paralizada y desgarrada, no podrá sobrevivir por mucho tiempo, y es algo que todas las fuerzas políticas de la izquierda transformadora deberían tener muy claro. 

 

Más tarde o más pronto, esta Europa del capital agonizará e involucionará hasta su desintegración, crisis tras crisis, con continuas turbulencias y cada vez más exigentes restricciones a sus Estados miembro. Las amenazas de descomposición no acabarán, y ello sólo tiene una salida posible: el abandono unilateral de cada país, y la desintegración del propio proyecto europeo tal como está concebido. Por todo ello el Brexit es un halo de esperanza, es el comienzo del desmoronamiento. En lugar de atacarlo y desprestigiarlo, el Brexit ha de ser tomado como un ejemplo, como una demostración de que no podemos eludir ese debate, concluyendo que las mejoras económicas y sociales que necesitamos, no podrán existir dentro de los límites de esta UE. Hay quienes avisan de que la desintegración europea hace resurgir los peores fantasmas (fascismo, xenofobia, etc.), pero la verdad es que dentro del actual proyecto europeo también estamos viendo todos estos monstruos. Debemos abandonar la UE, pero no por nacionalismo, ni por patrioterismo, ni por racismo, sino por todo lo contrario. La debemos abandonar para sentirnos libres de sus ataduras, y poder comenzar a migrar hacia una sociedad solidaria, cooperativa, justa, igualitaria y equitativa. Estos son los valores del progresismo, y son incompatibles con las Instituciones europeas. Como sostuvimos en este otro artículo relativo al denominado "Plan B" para Europa, perseguir quimeras como la transformación de la UE es, simplemente, un placebo ideológico. Definitivamente, el Brexit es un halo de esperanza. Por ese mismo camino debiéramos seguir Grecia, Francia, España...Al Reino Unido, ahora más desunido que nunca, sólo le falta salir también de la OTAN...aunque eso ya es harina de otro costal.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
4 julio 2016 1 04 /07 /julio /2016 23:00
Autor: Álex Falcó

Autor: Álex Falcó

Si General Motors se afinca en México, obtiene inmediatamente todos los derechos que corresponden a una persona nacida en México; los [mexicanos] que construyen edificios y cortan el césped en los Estados Unidos, ni siquiera llegan a la categoría de persona

Noam Chomsky

Como habíamos afirmado en los últimos artículos de esta serie, la actualidad manda sobre los temas que tratamos, y antes de poder continuar exponiendo las consecuencias y el alcance del TTIP, hemos de seguir refiriéndonos a diversos acontecimientos que han sucedido durante las últimas semanas. Bien, en el último artículo ya habíamos avanzado la estupenda filtración que Greenpeace Holanda había realizado sobre las negociaciones "secretas" del tratado, y como reseñó el diario Tercera Información en este artículo, esta ONG y la Campaña "NO al TTIP" han publicado en castellano esta información filtrada, y la han expuesto en 25 ciudades de nuestro país. Han habilitado para ello determinadas "salas de lectura" para informar a la ciudadanía, y que por fin ésta disponga de la información suficiente como para que, al menos, el asunto no sea secreto. Además de ello, puede accederse a dichos papeles en la web oficial de Greenpeace (TTIP Leaks). También se está aportando en estos puntos de información datos sobre el CETA, el Tratado de Libre Comercio entre Canadá y la Unión Europea, que ya ha sido rubricado y se encuentra pendiente de la correspondiente aprobación por el Parlamento Europeo. 

 

Como venimos comentando, el objetivo de todas estas iniciativas es hacer llegar al conjunto de la ciudadanía la auténtica dimensión de estos "tratados", donde como sabemos, el "libre comercio" sólo es una excusa para liberalizar las normativas y regulaciones de todo tipo que "estorban" y "limitan" el poder empresarial. Se pretende que, al contrario de lo sucedido hasta ahora, los ciudadanos y sus organizaciones sociales, sindicales y políticas puedan consultar todos estos documentos con total transparencia, en contraste con el secretismo de que han hecho gala hasta ahora las negociaciones por parte de la Comisión Europea. En este sentido, y como prueba del carácter antidemocrático de estas Instituciones, tenemos anécdotas muy curiosas, como la que nos cuenta que cuando los periodistas en rueda de prensa preguntaron a la Comisaria de Comercio de la Unión, Cecilia Mälstrom, por qué insistía en las negociaciones del TTIP, después del amplio rechazo que estaba suscitando en los diversos países, ella espetó lo siguiente: "Es que a mi no me han elegido los europeos". La claridad y sinceridad de la Comisaria es digna de elogio, pero desvela hasta qué punto los dirigentes de esta Unión Europea no representan al pueblo, sino a los intereses financieros y empresariales. 

 

En todas las ciudades con "salas de lectura" habilitadas al efecto, Greenpeace estará presente a través de sus grupos de acción locales (acompañados de los compañeros de "NO al TTIP" y otras organizaciones sociales) con diversos actos de divulgación de la peligrosidad de estos acuerdos, para que la ciudadanía pueda obtener una visión alternativa a la que ofrecen los medios de comunicación dominantes, que como veremos más adelante en esta misma serie, en cuanto han tenido conocimiento de estos actos, han publicado una campaña de "lavado de cara" del TTIP, ofreciéndonos sus bondades y sus ventajas. Según concreta el diario Tercera Información, los documentos filtrados y publicados por Greenpeace Holanda (ya hoy traducidos al castellano) están formados por 13 capítulos (de los 17 existentes) repartidos en 248 páginas. Estos capítulos abarcan aproximadamente la mitad del borrador de los textos existentes hasta abril de 2016, antes del inicio de la decimotercera (13ª) ronda de negociaciones. Por lo que se sabe, el documento del acuerdo final constará de entre 25 a 30 capítulos, de los cuales 17 ya han sido totalmente cerrados y consolidados (los textos consolidados son aquéllos en los que aparecen, unas al lado de otras, las posiciones de ambas delegaciones (la UE y EE.UU.) sobre los diferentes temas abordados). 

 

Y por supuesto, como hemos venido exponiendo desde los primeros artículos de esta serie, esta filtración pone de manifiesto que la Unión Europea se dirige a un escenario de mayor precariedad laboral, atacando los servicios públicos, y poniendo en peligro además la salud pública y el medio ambiente. Hasta aquí todo bien, pero aún quedaba otra maniobra de la Comisión Europea para impedir que dichos puntos de lectura y dichas filtraciones ofrecieran la auténtica imagen del TTIP. Y una semana prácticamente después de ello (a finales del pasado mes de mayo) la CE aseguraba que cerraría los puntos de información ministeriales del TTIP como "medida preventiva ante posibles filtraciones". Como se ve, a la UE no le interesa que la ciudadanía conozca las perversidades del tratado, y por ello actúa de esta forma. El acceso (ya de por sí muy limitado) a los informes periódicos sobre la marcha de las negociaciones será cortado. Esta decisión se tomó, para más inri, a instancias del representante norteamericano de política comercial. Y por supuesto, como buenos vasallos que son, la UE obedeció sin rechistar. No obstante, la llamada de atención ha surtido su efecto, y al menos, la ciudadanía parece estar un poco más concienciada sobre los efectos del tratado.

 

En este sentido, Miguel Ángel Soto, portavoz de Greenpeace España, declaraba sobre la filtración: "Estos documentos reflejan la magnitud y el alcance del intento de los Estados Unidos y la Unión Europea de anteponer los beneficios empresariales a los intereses de la ciudadanía. Ya es hora de que las negociaciones se detengan y de que comience el debate. ¿Debemos actuar cuando tenemos la certeza de que nuestra salud y bienestar están en riesgo o debemos esperar a que el daño esté hecho? ¿Nuestros Gobiernos eran sinceros en la Cumbre del Clima de París cuando dijeron que harían lo necesario para proteger el planeta y mantener el ascenso de temperatura por debajo de 1,5 grados? La protección ambiental no debe verse como una barrera al comercio, sino como un salvavidas para nuestra salud y la salud de las generaciones futuras. Desde Greenpeace hacemos una llamada a la ciudadanía, políticos y empresarios para que se involucren en el debate del TTIP de manera abierta y sin miedo. Hacemos una llamada a los negociadores políticos para que hagan públicos los textos completos y faciliten la discusión. Y les pedimos que mientras no respondan a cuestiones pendientes detengan las negociaciones". En el próximo artículo de esta serie expondremos las principales conclusiones que las filtraciones han puesto de manifiesto. 

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
3 julio 2016 7 03 /07 /julio /2016 23:00
Autor: Josetxo Ezcurra

Autor: Josetxo Ezcurra

[...] Hay dos mundos:
El salvaje.
El menos salvaje.
El salvaje es el mundo de la fuerza bruta, el de la
ley del más fuerte, de los cárteles de la droga, los
escuadrones de la muerte, los dictadores y esbirros,
los ataques terroristas, la guerra entre bandas, el
odio interétnico, los asesinatos en masa, las violaciones
masivas.
El menos salvaje es el mundo del poder civilizado,
los gobiernos y los ejércitos, las multinacionales
y los bancos, las compañías petroleras, del «impacto e intimidación», de «la muerte que viene del cielo»,
el genocidio, la violación económica masiva.
[...] Ambos mundos son el mismo mundo

Don Winslow

Afirmábamos en los artículos anteriores de la serie que uno de los principios a alcanzar para poder fomentar el pacifismo a escala internacionalista, es vivir en concordia, en armonía, en paz interior dentro de tu propio país. Pues bien, el ejemplo paradigmático de ello son los Estados Unidos de América (USA), al cual le hemos dedicado ya una serie de artículos propia (USA: Estado de Guerra Permanente), que recomiendo a los lectores que aún no la hayan seguido. Y en efecto, la paranoia armamentística de Estados Unidos, su actitud ante el resto del mundo, su afán imperialista, su cáncer guerrerista, su obsesión de control y dominación mundial, su liderazgo indiscutible en la globalización del capitalismo y el neoliberalismo, van indisolublemente ligados a su cultivo interno de las armas de fuego. Su actitud prepotente, su estado de guerra permanente hacia el exterior, van estrechamente unidos a su estado de guerra permanente en el interior. Y el primer dato que tenemos que ofrecer al respecto, que pone en entredicho las opiniones que se escuchan por doquier, es que los principales responsables de la violencia criminal masiva contra los propios ciudadanos estadounidenses, cuadran más con el perfil del propio ciudadano norteamericano promedio, que con terroristas extranjeros, radicalizados y fanáticos. 

 

Lo explica muy bien Gustavo Veiga en este artículo para el medio argentino Pagina 12, al cual nos remitimos. La lista de atentados con víctimas estadounidenses suele completarse con victimarios de la misma nacionalidad. Hablan su idioma, residen legalmente en Estados Unidos, conocen su cultura, y responden al prototipo de hombre blanco joven. Por supuesto, no usan turbante ni sus mujeres llevan velo islámico. Pero eso sí, son amantes de las armas, poseen licencia para tenerlas, y en su propio domicilio suelen encontrarse siempre varias. Son los mismos que perpetraron masacres en la Escuela Secundaria Columbine (1999), en Fort Hood (2009), en el Cine Aurora de Colorado (2012), o en el Colegio Primario Sandy Hook en Newtown (Connecticut) en 2012, donde murieron varias decenas de niños y jóvenes estudiantes. Como decimos, los asesinos suelen ser jóvenes racistas, adeptos a las armas, hijos de la propia cultura estadounidense, prototipos del perfil de su ciudadanía. Sin embargo, continúa existiendo la creencia popular norteamericana de que el terrorismo interno de Estados Unidos es debido a la presencia de extranjeros. 

 

Y es que la idiosincrasia del ciudadano medio, la propia historia norteamericana desde su fundación, los valores en los que descansa la tremenda falacia del "sueño americano", la Segunda Enmienda de su Constitución (que tiene más de 225 años), y la terrible presión ejercida por el lobby de las armas (representado fundamentalmente por la Asociación Nacional del Rifle), perfilan una aceptación social y psicológica del uso y posesión de las mismas de una forma mayoritaria. La mayoría de líderes norteamericanos (hace pocos días lo expresó de forma muy significativa el candidato republicano Donald  Trump) piensan que la forma de detener estas masacres es armando todavía más a la población. Afirman y están convencidos de que "Lo único que puede detener a una persona mala con un arma es una persona buena con un arma". Es su versión del famoso dicho "Si quieres la paz, prepárate para la guerra". Pero están equivocados. Las estadísticas dicen lo contrario, pero ellos, desde su ignorancia, continúan alimentando esta infernal posesión de armas de fuego. Y curiosamente, cada vez que ocurre un atentado de estas características, la venta de armas de fuego se dispara, y suben las acciones de las mayores empresas fabricantes de armas. 

 

Por su parte, los ingresos de la industria armamentística norteamericana aumentaron en promedio un 6,5% anualmente desde el año 2011, y se espera que totalicen 15.800 millones de dólares durante 2016. El típico rifle AR-15, como el que se usó en la reciente matanza del Club Pulse de Orlando, se puede adquirir sin problemas por algo menos de 800 dólares. En 2014 se fabricaron más de 9 millones de armas en Estados Unidos. Hoy día se estima que circulan en USA entre 270 y 310 millones de armas. Su población total supera los 321 millones de personas, por lo cual hay casi un arma por ciudadano/a, y la cantidad de matanzas anuales que suceden resulta en promedio casi una diaria. El panorama es absolutamente irracional, extremadamente peligroso, y como decíamos al comienzo, este comportamiento social norteamericano encaja perfectamente con la actitud que ellos exportan como país y como Gobierno. Una actitud violenta y guerrerista en el interior, se traduce en un violento y bélico gobierno hacia el exterior. Una actitud ciudadana hostil hacia dentro, se traduce y corresponde en una actitud hostil, dominante y avasalladora del gobierno estadounidense hacia el resto de países del mundo. Queda demostrado. Se puede exponer más alto, pero no más claro. El mayor país intervencionista del mundo, es el país que más cantidad de armas consume en su mercado interno. El país más injerencista y violento es, a su vez, aquél que registra más matanzas indiscriminadas en su interior. ¿Alguien puede pensar que ambos factores no están estrechamente relacionados? 

 

La paz es un sentimiento, una práctica y una convicción. La paz representa una opción ante el mundo, ante la vida que nos rodea, una actitud y un valor vital. La paz por tanto hay que sentirla, y hay que practicarla. Queda automáticamente desautorizado para hablar de paz aquél que apueste por las guerras, tanto internas como externas, tanto en su interior como en su exterior. Porque al igual que el Hombre, en sentido aislado, no podrá estar en armonía con el mundo y con el resto de las personas si no lo está consigo mismo, los países y gobiernos que engendren violencia dentro de sus fronteras, son los primeros candidatos a exportar dicha inestabilidad, dicha violencia y dicho estado de guerra permanente a su exterior. En la serie de artículos referida lo hemos explicado largo y tendido, lo hemos expuesto con todo lujo de detalles, con todo tipo de argumentos y razonamientos. No existe otra salida. Primero hemos de creer en la paz, después hemos de cultivarla en nuestro interior, y después hemos de exportarla hacia el exterior. Si estos tres actos no se dan en secuencia, y ello ocurre por todos los países y organizaciones del globo (o al menos por la mayoría de ellos), jamás tendremos un escenario de paz auténtica y duradera. Es hora de ponerse las pilas. Es hora de armarnos...de paz. Continuaremos en siguientes entregas. 

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
1 julio 2016 5 01 /07 /julio /2016 23:00
Autores: Iñaki y Frenchy

Autores: Iñaki y Frenchy

Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
una de las dos Españas
ha de helarte el corazón

Antonio Machado

Con todo lo que se sabe, muchos volverán a ser votados, y habrá que admitir que somos un país de mierda

José Sacristán

El resultado de las últimas Elecciones Generales ha sido absolutamente decepcionante. Sorprendentemente, tras cuatro años de nefasto, cruel e indigno Gobierno del PP, y más seis meses de prórroga en funciones, el pueblo ha rechazado el cambio político, ha rechazado el progresismo, y se ha abrazado al conservadurismo más tradicionalista, a los recortes sociales, al paro y a la corrupción. Si ya fue inexplicable en las elecciones de 2011, mucho más inexplicable resulta ahora, después de una legislatura de tremendos recortes sociales, laborales, desmantelamiento de la protección social, del Estado del Bienestar, y contrarreformas antisociales de profundo calado. Así podríamos resumir unos resultados electorales donde no sólo no se ha penalizado al partido de gobierno (el PP) por parte de la mayoría social, sino que incluso su apoyo se ha visto incrementado desde las últimas elecciones de diciembre de 2015. Incluso en los territorios donde la corrupción ha azotado más salvajemente a las Instituciones gobernadas por él, las listas del PP han recibido un mayor aluvión de votos. Absolutamente increíble desde un punto de vista de madurez democrática, y sólo explicable desde la sinrazón, el miedo y la terrible influencia del pensamiento dominante. 

 

 

Desgraciadamente, vivimos en un ridículo país de pandereta, en una cochambrosa pocilga disfrazada de democracia, en un chiringuito retrógrado, corrupto y apestoso gobernado por una organización criminal consagrada a la gran banca, a la Iglesia y a los poderosos empresarios. ¿Qué se puede esperar de un candidato, el señor Rajoy, cuyos argumentos expuestos en el único debate en el que participó se limitaban a decir que "España es un gran país", o que "Gobernar es muy difícil"? Un candidato absurdo y patético, que sólo sabe decir perogrulladas y sandeces, perteneciente a un partido político que resultó ser el peor valorado (por segunda vez consecutiva) por las más de 500 ONG's que integran Polétika, pero que curiosamente, y después de hacer de las suyas durante cuatro eternos años, no sólo vuelve a ser la fuerza política más votada, sino que incluso incrementa sus resultados desde los últimos comicios de hace seis meses. Absolutamente bochornoso. Y aún más bochornoso resulta cuando todo ello ocurre en un país donde esos mismos que acaban de resultar la lista más votada, han saqueado vilmente al país durante los últimos cuatro años, han denigrado a la juventud (que se ha visto obligada al exilio laboral, al paro o a la precariedad), han profanado las históricas conquistas obreras, han provocado ERE's salvajes de las grandes empresas, han desahuciado a mansalva a inocentes familias cuyo único delito era haberse quedado sin empleo (y no poder hacer frente a los pagos de sus hipotecas), han subido ¡¡UN EURO!! a los pensionistas mientras saqueaban el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, han rescatado los toros, las misas y han manipulado la televisión pública hasta volverla nauseabunda, y han visto registrada por la Policía la sede principal de su partido. 

 

Pero no acaban aquí los desmanes, las tropelías, las salvajadas y las indecencias de este indigno Gobierno perteneciente al partido más votado el pasado domingo. Ha privatizado la justicia, ha incrementado de forma opaca los presupuestos de Defensa, ha implantado una reforma fiscal regresiva, ha practicado una amnistía fiscal, ha puesto en marcha leyes represoras de las protestas populares, ha criminalizado la pobreza y la indigencia, ha denigrado la educación pública, ha hundido la cultura, ha provocado las más obscenas desigualdades, ha excluido de la sanidad pública a cientos de miles de personas, ha ignorado la igualdad y la violencia de género, así como la memoria histórica, haciendo caso omiso sobre todas las advertencias y condenas que varios Organismos Internacionales le sentenciaban. Han provocado suicidios y muerte de personas dependientes, han fomentado vergonzantes co-pagos para los servicios públicos, han impedido el derecho al estudio de miles de jóvenes, han privatizado playas y montes, y han socavado los derechos más básicos y fundamentales de cientos de miles de personas, migrantes y refugiados que intentaban alcanzar nuestro país para conseguir una mejor vida. La violencia y extrema insensibilidad de este Gobierno ha sido absolutamente palmaria. Pero no importa, como tenemos un pueblo masoquista, seguro que si durante la próxima legislatura bajan las pensiones un 20%, y a Rajoy se le descubre una cuenta en Suiza con 20 millones de euros, en las próximas elecciones el PP consigue alcanzar los 190 diputados. 

 

Así que con todo ese panorama, y a la vista de los resultados electorales, nos volvemos a hacer la pregunta que da título a este artículo: ¿Qué más tiene que hacer el PP para que dejen de votarlo? ¿Cuántas barbaridades más ha de cometer? ¿Cuántos crímenes sociales hemos aún de contemplar? Cuando nos comportamos como pueblo con esta desidia y masoquismo electoral, siendo presos del Síndrome de Estocolmo en su versión política, eligiendo nosotros mismos a nuestros propios verdugos, los culpables dejan de ser ellos, y pasamos a ser nosotros, el pueblo. Porque ya no podremos quejarnos, ya que no podremos alegar ignorancia ni traición, ya no podremos ignorar inexperiencia ni ingenuidad. Seremos culpables de todas las fechorías que este indecente partido quiera seguir practicando contra nosotros, las clases populares. Seguiremos participando de esta indecente farsa. Ya sabemos lo que hacen. Ya sabemos cuál es su filosofía. Ya sabemos cuáles son sus objetivos. Ya sabemos lo que les importa y lo que no les importa. Ya conocemos sus valores. Ya hemos comprobado de lo que son capaces...¿Por qué seguimos votándoles? Desde el 20D, al menos cinco nuevos casos de corrupción (en seis meses) han sido descubiertos (Acuamed, Taula, Papeles Panamá, Grabaciones Fernández Díaz y nuevas entregas de Púnica), y el resultado ha sido 14 diputados más...¿Cuántos casos nos quedan por descubrir? ¿Cuántos más necesitamos para reaccionar, para decir ¡¡BASTA!!?

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
30 junio 2016 4 30 /06 /junio /2016 23:00
Panorama actual de los Movimientos Sociales en España (XXVII)

Una persona refugiada no lo es por decisión propia. En la mayoría de los casos son personas como tú y como yo, pero que han tenido que elegir entre un ataúd y una maleta, que se han visto obligadas a huir de su país por sufrir persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, género u orientación sexual. Muchas son víctimas de trata o de conflictos armados. Han perdido todo excepto la dignidad

Comisión Española de Ayuda al Refugiado (http://www.cear.es/persona-refugiada/)

Los MMSS que habíamos citado en el artículo anterior de la serie no sólo se dedican a la problemática de la inmigración irregular, a la atención y respeto a sus derechos, sino también a la gravísima situación que están sufriendo los peticionarios de asilo en nuestro país (en general, en toda la UE), procedentes de las guerras de Siria, Irak, Afganistán, Yemen, etc. En este sentido, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), con más de 30 años de experiencia, se define como una organización sin ánimo de lucro de acción voluntaria, humanitaria, independiente, y plural. La misión de CEAR es promover y defender los Derechos Humanos y el desarrollo integral de las personas refugiadas, apátridas y migrantes con necesidad de protección internacional y/o en riesgo de exclusión social. Casi 500 voluntarios prestan altruistamente su apoyo a CEAR, que también cuenta con el respaldo de partidos políticos, sindicatos, confesiones religiosas y ONG's, además de personalidades de reconocido prestigio en el campo de la defensa del asilo y los derechos humanos. Y precisamente, en este mismo mes de junio, CEAR ha presentado su Informe 2016 sobre las personas refugiadas en España y en Europa. Sus datos, conclusiones y proyecciones son escalofriantes. 

 

De entrada, el Estado Español rechaza el 70% de las peticiones de asilo que recibe. En efecto, según nos cuenta Enric Llopis en el artículo de referencia, la Oficina de Asilo y Refugio del Ministerio del Interior denegó durante 2015 la protección internacional al 68,5% de las personas que la solicitaron. Y las comparaciones con el resto de Europa nos dejan en muy mal lugar. Porque si el departamento que dirige el Ministro Fernández Díaz aceptó en 2015 el 31% de las solicitudes de protección internacional, la media europea se situó en el 52%, y países como Dinamarca reconocieron cerca del 80% de las peticiones, o Austria y Suecia, alrededor del 70%. Por otra parte, los 3.770 muertos en el Mar Mediterráneo durante 2015 retratan fríamente la ausencia de un Sistema Europeo Común de Asilo. Los sistemas de cuotas se incumplen, no existe solidaridad europea, y lo único que se pone en marcha son indecentes acuerdos como el refrendado con Turquía. Con este escenario, sólo el humilde y no reconocido trabajo de los movimientos sociales que ayudan diariamente a estas personas, representa el único aspecto positivo de la deplorable situación. Y si extrapolamos las cifras a nivel mundial, entramos en una dinámica espantosa. La cifra de personas desplazadas forzosamente en el mundo ya supera los 60 millones de personas. El 86% de las personas refugiadas viven en países empobrecidos y el 51% tienen menos de 18 años, siempre según datos del referido Informe Anual de CEAR. 

 

Mientras, la política migratoria europea adquiere perfiles de fortaleza. Lo único que preocupa es el cierre y protección de las fronteras nacionales, lo cual se ha constituido incluso en argumento de peso para que las fuerzas políticas de corte xenófobo y racista, de extrema derecha y ultranacionalistas, estén adquiriendo una acrecentada presencia institucional. De hecho, ha sido igualmente uno de los argumentos que han conducido al Reino Unido al brexit. Los mensajes neofascistas están calando en el viejo continente, y las políticas de asilo se están viendo afectadas. Proliferan vallas y muros por doquier, y se respiran ambientes populares y manifestaciones de apoyo a los nacionales de cada país, y de odio y rechazo al inmigrante y/o refugiado. La situación está ya llegando a extremos insostenibles. Los miles de muertos en el Mare Nostrum, la guerra interminable de Siria (4,9 millones de refugiados y 7,6 millones de desplazados internos), las masivas llegadas de inmigrantes a las islas mediterráneas y el rechazo de muchos líderes políticos a la concesión de asilo está generando un ambiente de tremenda hostilidad, que ha desencadenado ya algunos conflictos graves, y que promete continuar por la senda del rechazo. 

 

De nuevo, las cifras son concluyentes. Hasta mayo del presente año, sólo se habían reubicado a 1.716 personas en toda la UE, de ellas 105 en nuestro país, para vergüenza de nuestro gobierno, al cual se le han ofrecido para colaborar en la acogida diversos Ayuntamientos gobernados por las fuerzas políticas progresistas. En este contexto, CEAR solicita 5 compromisos urgentes para el nuevo Gobierno que salga de las urnas del 26J: En primer lugar, la impugnación y retirada del apoyo de España al acuerdo entre la UE y Turquía sobre migraciones. El segundo punto consiste en la acogida inmediata de los refugiados que se hallan en Grecia e Italia, en cumplimiento de los acuerdos de reubicación adoptados por el Consejo Europeo. Además, se insta a promover vías legales y seguras para acceder al procedimiento de asilo, como Embajadas y Consulados españoles. También se pide facilitar la emisión de visados humanitarios, que agilizarían y suavizarían la situación de estas personas. El cuarto requerimiento de CEAR es poner fin a las devoluciones ilegales de personas migrantes y refugiadas en las fronteras de Ceuta y Melilla, así como suprimir la exigencia de visado de tránsito aeroportuario establecido desde 2011 para personas de nacionalidad siria. Por último, se solicita también la aprobación urgente de un Reglamento que desarrolle la Ley de Asilo, tarea pendiente desde hace 7 años. 

 

Y por su parte, la situación de los migrantes y/o refugiados que intentan entrar desde Ceuta o Melilla es especialmente delicada. El indecente Gobierno del PP legitimó las "devoluciones en caliente", que se llevan practicando durante más de una década. Tanto el Defensor del Pueblo como el Comisario para los Derechos Humanos del Consejo de Europa llevan remitiendo desde 2005 recomendaciones en este sentido, que son sistemáticamente ignoradas por las autoridades españolas. Y por último, un capítulo específico es el derecho de asilo por orientación sexual e identidad de género. Actualmente, los actos homosexuales se siguen criminalizando en 75 países con multas, condenas a prisión o incluso la pena de muerte, vigente aún en varios países árabes y africanos. Y para las personas homosexuales que solicitan asilo, algunas legislaciones exigen en exceso pruebas testificales, cartas y fotografías muy difíciles de aportar, ya que el migrante o la migrante en cuestión suele proceder de países de origen donde la homosexualidad está perseguida, por lo cual muchos relatos y declaraciones no son considerados veraces por las autoridades. Es imperiosamente necesario luchar también contra esta injusticia. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
29 junio 2016 3 29 /06 /junio /2016 23:00
Un deplorable Ministro del Interior

Lo cierto es que la gestión de Fernández Díaz al frente del Ministerio del Interior ha sido absolutamente nefasta. Creo que nunca habíamos tenido un Ministro más casposo y retrógrado que éste. Ahí quedarán sus perlas para la historia, como cuando dijo sobre los refugiados: "Si esas personas [refiriéndose a las ONG's] nos dan sus señas, se los mandamos enseguida". Absolutamente lamentable. Quizás de la gente que ha dependido jerárquicamente de él, sólo se salven los de la Dirección General de Tráfico (DGT), con María Seguí al frente. Porque el papel del resto de Instituciones, mejor dicho de sus dirigentes, ha sido bochornoso. Tenemos el Director General de la Policía, Ignacio Cosidó, que hace algunas semanas atacaba fervientemente a PODEMOS con malas artes, por lo cual se solicitó incluso su dimisión inmediata por las redes sociales. El papel de Arsenio Fernández de Mesa al frente de la Guardia Civil tampoco ha estado exento de polémica, debido sobre todo a los terribles escándalos asociados a los malos tratos a inmigrantes que intentaban entrar a nuestro país a través de las vallas de Ceuta y Melilla. Pero el pasado de este oscuro personaje ya es de por sí interesante, ya que está ligado, como nos descubría este artículo de Publico, a la Falange

 

Así que con todo este personal rodeándolo, poco se puede esperar de un Ministro del Interior que, lejos de poner las Instituciones al servicio del pueblo, las ha utilizado contra él, no ya sólo mediante acciones represoras, sino mediante la creación de herramientas e instrumentos políticos "ad hoc", como la famosa Ley Mordaza, que han motivado incluso que se firmen Manifiestos por destacadas personalidades nacionales e internacionales, solicitando la recuperación de las libertades civiles en nuestro país. Tenemos a un Ministro del Interior que nos ha vulnerado derechos fundamentales, que ha intentado acallar y reprimir la lógica protesta popular motivada por los tremendos recortes sociales que su gobierno ha practicado, que ha creado un nuevo Estado Policial vigilante, controlador y represor, que ha dinamitado el derecho a la tutela judicial efectiva, y que no sólo ha puesto a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en contra de la ciudadanía, sino que también los ha utilizado para conspirar en contra de sus adversarios políticos, sentando un peligroso precedente, y haciendo saltar por los aires el principio de la separación de poderes, y los fundamentos del Estado de Derecho. 

 

Bien, y a tenor de todo este currículum, podríamos preguntarnos: ¿de qué nos sorprendemos? ¿realmente se podía esperar otra cosa de este Ministro retrógrado? ¿podíamos esperar una buena gestión de él, teniendo en cuenta su personalidad y sus antecedentes? ¿podíamos esperar algo mejor de un Ministro que programa su agenda en función de los horarios de las misas a las que asiste? ¿podíamos esperar alguna actitud conciliadora de un Ministro que no solamente ataca al mundo de la izquierda abertzale, sino que además no ha querido nunca reconocer los avances de ETA por el desarme, la negociación y la paz? ¿qué podíamos esperar de un Ministro que lejos de intentar vías de acercamiento y negociación después del abandono de la lucha armada por parte de ETA, se dedicaba a menospreciar a los líderes, expertos y dirigentes internacionales que asistían a las Conferencias de análisis del conflicto? ¿es que podíamos esperar otra cosa de un Ministro que nombra a Francisco Marhuenda, el Director de La Razón, Comisario Honorario de la Policía¿Nos extraña todo esto viniendo de un Ministro que jamás ha reconocido las malas prácticas de algunos integrantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que han practicado la tortura en dependencias policiales, y por las cuales han sido denunciados por sus víctimas? ¿es que podemos esperar gran cosa de un Ministro que no se pronuncia y se esconde ante la querella de las Asociaciones de Víctimas del Franquismo, y que representa a un país, el nuestro, que ha sido denunciado por el Comité de Derechos Humanos de la ONU y por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ante la desidia demostrada en este tema? ¿es que nos hemos olvidado de la reunión de este Ministro en su despacho con el delincuente Rodrigo Rato, el que fuera histórico compañero de partido, ex Ministro de Economía, ex Presidente del FMI y ex Presidente de Bankia, investigado por múltiples delitos contra la Hacienda Pública?

 

Como vemos, sería interminable mencionar todas las tropelías, inconsistencias, salidas de tono, comentarios intolerables, decisiones aberrantes y complicidades indecentes que este Ministro del Interior nos ha regalado durante su mandato, que esperemos que termine en cuestión de días. Fernández Díaz es el último responsable de las maniobras de ataque político perpetradas por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado contra la formación política de Pablo Iglesias, con deleznables prácticas de encubrimiento e incluso de reconocimiento público. Y en esa misma línea, de lo último que nos hemos enterado ha sido la grabación de una conversación en su despacho de octubre de 2014 entre Fernandez Díaz y el Director de la Oficina Antifraude de Cataluña, donde ambos planean una especie de conspiración para atacar a la honorabilidad de algunos dirigentes independentistas catalanes, por medio del destape de algunos posibles escándalos. En suma, burda y partidaria utilización de las instituciones para atacar a los rivales políticos. Como decimos, no podíamos esperar otra cosa de este Ministro del Interior, que aún incluso es posible que nos dé alguna que otra sorpresa. Y a todo esto y como siempre, Rajoy sin enterarse de nada, justificando y defendiendo a su Ministro y amigo de tantos años. Ese "hombre discreto donde los haya", esa "tumba", ese hombre "cuya mano derecha no sabe lo que hace su mano izquierda", que a lo mejor descubrimos, cuando se impute (si es que se imputa) a Fernández Díaz de algún delito, enviando un SMS a su móvil con el siguiente mensaje: "Jorge, sé fuerte. Hacemos lo que podemos. Mañana te llamaré".

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
28 junio 2016 2 28 /06 /junio /2016 23:00
Fuente: paradoslistosya.blogspot.com

Fuente: paradoslistosya.blogspot.com

El desastre de las Cajas [de Ahorros] no es el ejemplo de que no se puede poner la banca en manos de los políticos, es un ejemplo de que los políticos que tenemos no son dignos de confianza para dejarles que gestionen recursos públicos

Bibiana Medialdea

IV. FIN DEL SECRETO BANCARIO.

 

La existencia del denominado "secreto bancario" ha supuesto importantes restricciones y limitaciones a la hora de poder investigar y/o rastrear las actividades de los bancos, de sus empresas y de sus clientes, suponiendo un serio inconveniente que hay que abolir. Exigimos la consideración de delito penal de las actividades en el marco de los mercados de común acuerdo, en particular los Mercados "Over The Counter" (OTC), y todas las actividades de la banca en la sombra, exigiendo que su operativa esté bajo el alcance de su regulación. Todas las transacciones en los mercados financieros deben ser registradas, ser rastreables, reglamentadas y controladas. Hasta ahora, los principales mercados financieros son los de común acuerdo, es decir, que no están sometidos a ningún control: se trata de los mercados de cambios, en el que se mueven 5,3 billones de dólares al día, del mercado de derivados, del mercado de materias primas y de productos agrícolas, etc. 

 

Hemos de alcanzar el fin del secreto bancario. En este sentido, los bancos han de tener la obligación de comunicar todas las informaciones sobre sus responsables, sus diferentes entidades, sus clientes, las actividades que ejercen y las transacciones que realizan por cuenta propia (del banco) y por cuenta de sus clientes. Asímismo, las cuentas bancarias deben ser legibles y comprensibles. El levantamiento del secreto bancario debe convertirse en un imperativo democrático mínimo, para todos los países. Concretamente, eso significa que los bancos deben tener en todo momento y lugar a disposición de la Administración fiscal correspondiente la siguiente información: una lista nominativa de los beneficiarios de intereses, dividendos, plusvalías y otras remuneraciones financieras; las informaciones sobre apertura, modificaciones y cierres de cuentas bancarias con el fin de tener una lista nacional de todas las cuentas bancarias; todas las informaciones sobre las entradas y salidas de capitales, y en especial con la identificación del ordenante. Asímismo, han de prohibirse todas las transacciones bancarias con los paraísos fiscales, siendo absolutamente necesario prohibir a los bancos efectuar cualquier transacción con un territorio considerado como tal. Si no se respeta esta prohibición, se deben imponer serias y graves sanciones (pudiendo llegar hasta la retirada de la licencia bancaria) y el pago de elevadas multas. 

 

 

V. FINANCIAR DE OTRA MANERA EL GASTO PÚBLICO. 

 

Se debe imponer a los bancos privados la posesión de una cuota de títulos de la deuda pública. Asímismo, debemos dar otra misión a los Bancos Centrales (BCE, mientras continuemos dentro de la UE): la de otorgar préstamos a los Gobiernos a cero por ciento (0%) de interés. O sea, a la inversa de lo que hace el BCE, de acuerdo con los tratados europeos. El Banco Central sería capaz de permitir la financiación a tipo de interés 0 de un Estado y del conjunto de estructuras públicas (colectividades, hospitales, organismos para la vivienda social, etc.) con el fin de llevar a cabo políticas socialmente justas en el marco de la transición ecológica. No obstante, somos conscientes de la dificultad de esta medida, ya que se necesitaría modificar el texto de los tratados europeos en vigor, lo cual requeriría mayor fuerza en la UE de los países gobernados por fuerzas progresistas.

 

 

VI. REFORZAR LA BANCA PÚBLICA.

 

El Sistema Bancario Público debe constituirse en el primer actor del sistema financiero, en el actor protagonista por excelencia, siempre y cuando opere con criterios de interés general, transparencia y control democrático (en caso contrario no podríamos estar hablando de Banca Pública), y promueva el uso del crédito disponible en términos y condiciones financiera y ecológicamente sostenibles, así como productivamente útiles. La Banca Pública no sólo debe implicar que el sector se democratiza y pasa a control ciudadano, sino que también pasa a operar bajo otra filosofía, otra ética y otros objetivos distintos. La concesión de créditos o préstamos ha de seguir el criterio de estudio de viabilidad (no de máximo beneficio, imperante en la banca privada) a medio y largo plazo, concesión informada, y regulación general de tipos en función de la actividad. 

 

En el caso español, tras un proceso de concentración sin parangón en la historia de la Península, privatización casi completa de la banca pública, desaparición de las antiguas Cajas de Ahorros (mediante procesos de absorción, compra/venta y fusiones) y marginación de la banca ética, pensamos que la arquitectura del sistema bancario (tremendamente corrupta y antidemocrática) ha de invertirse. Un Polo Bancario Público debe vertebrar y garantizar la función social del crédito a la inversión, para lo cual ha de constituirse a partir de los activos limpios de Bankia y Mare Nostrum (principales entidades financieras nacionalizadas después de su rescate), así como por los recursos procedentes de los propios rescates bancarios, y principalmente, de los activos fruto de la socialización de recursos de aquéllos bancos (privados) que no se ajusten a la nueva regulación bancaria o que sean procedentemente sancionados. El Sistema Bancario Público tendrá un trato preferente con la Banca Ética, y admitirá banca de depósitos y de inversión privada, en los términos ya referidos en apartados anteriores. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
27 junio 2016 1 27 /06 /junio /2016 23:00
La transmisión del pensamiento dominante (39)

La clase dominante nos quiere estúpidos y el proceso de convertirse en estúpido comienza con la clase dominante

Peter Linebaugh

En la entrega anterior ya desmontamos toda la falacia que se escondía detrás de la "imperiosa" tarea de reducir el déficit público, pero además, esta tarea también se acompaña de otro terrible objetivo a cubrir, como es el pago de intereses de nuestra deuda pública, que ya representa prácticamente la misma cantidad que nuestro producto interior bruto (PIB), incluso lo ha superado recientemente, es decir, el conjunto de la riqueza que todo el país produce durante un año. La partida de pago de los intereses de la deuda se está comiendo actualmente más de un tercio de nuestros Presupuestos Generales del Estado (PGE), así que, entre un objetivo y otro, es decir, entre los recortes sociales necesarios para reducir el déficit público, y la imposibilidad de dedicar recursos presupuestarios para atender a los servicios públicos (sanidad, educación, etc.) porque los necesitamos para pagar los intereses de la deuda (esto último además reconocido constitucionalmente mediante la reforma del artículo 135 de la Constitución, en el verano de 2011, llevada a cabo en 48 horas sin consulta popular mediante un acuerdo exprés PP-PSOE), el resultado es bien conocido: se va instalando una sociedad criminal, antidemocrática, privatizada, precarizada, segregadora, injusta, antisocial, desigual y patética, que nos deja sumidos en la más absoluta barbarie social. Y todo ello bajo excusas perfectamente "legales", que no son más que decisiones y argucias políticas, trampas que el pensamiento dominante nos pone, para justificar sus oscuros y aberrantes intereses. 

 

Pero continuemos relatando los terribles efectos de esa mal llamada "austeridad": Por una parte, se facilitan y abaratan los despidos, con lo cual el desempleo aumenta considerablemente. Y mientras se grita como un mantra a los cuatro vientos y a bombo y platillo que el gran "objetivo nacional" es la creación de empleo, se oculta que el sistema capitalista y neoliberal necesita siempre una tasa de desempleo significativa, para conservar el control sobre la clase trabajadora. De esta forma, la clase trabajadora estará más disciplinada, guiada por el miedo a perder su puesto de trabajo. A su vez, y todo ello bajo el "santo grial" de la austeridad, se va reduciendo el sector público, se cierran y desmantelan empresas públicas, se refunden empresas, se adelgaza y minimiza lo público, llegando incluso a despedir a personal laboral e interino de las propias Administraciones Públicas. Al gran capital no le interesan los trabajadores con derechos, así que el sector del empleo público es uno de sus grandes objetivos a batir. Véase por ejemplo este artículo que relata la enorme cantidad de empleo público que se ha destruido durante los últimos cuatro años. Por último, van atacando el carácter público, gratuito y universal de los servicios que prestan las Administraciones, y abriéndolas cada vez más al sector privado, es decir, favoreciendo en diversos modos y grados su privatización, que ellos denominan bajo otros eufemismos, como "externalización". Y así, servicios públicos fundamentales, puntales básicos del Estado del Bienestar, como la Sanidad o la Educación, son progresivamente privatizadas, para que entre en ellos no sólo el capital privado, sino también la propia filosofía mercantilizadora del pensamiento dominante, desde el punto y hora en que dichos servicios se convierten en negocios. Y todo ello, insistimos, bajo la falsa bandera de la "austeridad". 

 

Como vemos, una (casi) perfecta maniobra, orquestada desde las más altas Instituciones y Organismos Internacionales (en complicidad con las Instituciones nacionales, como el Banco de España, la CNMV, las Cámaras de Comercio, etc.), que participan todos ellos de los dogmas del pensamiento único. De ahí que cada paso que nuestros gobernantes dan en esta dirección, es felicitado, jaleado y apoyado públicamente por los dirigentes y máximos representantes de dichas Instituciones. Seguro que la instauración de medidas como el reparto del trabajo, una banca pública, una renta universal, una reforma empresarial, la migración a otro modelo productivo, o la nacionalización de las grandes empresas que gestionan los sectores estratégicos de la economía, en vez de ser aplaudidas por dichos gendarmes del capitalismo internacional, serían vilmente atacadas. Es más: serían seriamente criticadas, saboteadas, y duramente reprimidas, por muchos argumentos a favor que pusiéramos encima de la mesa, sólo por ir en contra de las tesis del pensamiento dominante. Es lógico por tanto que cuando escuchamos la palabra "austeridad", con lo que llevamos andado, se nos ponga la piel de gallina. 

 

Pero esto no es austeridad. Esto es un cruel ejercicio de aniquilación y explotación de la clase trabajadora, una infame transgresión de la soberanía y de la democracia, una vil transferencia de rentas desde el ámbito público al privado, que nos está conduciendo a un panorama de neoesclavitud en el siglo XXI. Ya no puede hablarse en propiedad sobre clase trabajadora, sino del precariado (evolución del antiguo proletariado), o simplemente, de los nuevos esclavos de nuestro siglo. La clase dominante (usando esa peligrosa herramienta que es el lenguaje, al que le dedicamos ya un profundo estudio durante las primeras entregas de esta serie) ha tomado un concepto solemne, auténtico y riguroso, y lo ha pervertido, lo ha prostituido, en aras de convencer a la inmensa mayoría social de que todas esas medidas eran buenas. Porque como decimos, la verdadera austeridad es otra cosa. La verdadera austeridad proclama justamente todo lo que más atrás, y en artículos anteriores, hemos venido aconsejando. Es decir, vivir con lo primordial, vivir decentemente, consumir lo imprescindible y hacerlo responsablemente, producir lo justo para que la Humanidad pueda vivir dignamente, respetar los equilibrios naturales, disfrutar de los servicios públicos de forma mayoritaria, redistribuir la riqueza, repartir los beneficios que nuestra sociedad genera, aumentar la equidad y la justicia social, cohesionar a la sociedad, no nadar en la abundancia, no someter al planeta a un ritmo desenfrenado, no enloquecer ni destruir el hábitat natural, no explotar a las personas ni a los animales, eliminar las desigualdades, y un largo etcétera. Todo esto es la auténtica austeridad. 

 

Austeridad por tanto es eliminar la opulencia. Trabajar para vivir y no al contrario. No aspirar ni poseer más ambiciones que la satisfacción de nuestras necesidades básicas y elementales. Austeridad es no legitimar el poder de los poderosos. Austeridad es controlar la producción, la distribución y el consumo, regirnos por otros parámetros sociales y morales. Todo ello es austeridad. Escapar de la filosofía del despilfarro y del derroche. Austeridad es disfrutar de una economía racional y estable, tranquila, lejos de los avatares de los locos e insaciables mercados, es respetar por encima de todo los derechos humanos, de los pueblos y de la naturaleza, es decir, volver a recuperar los equilibrios humanos, sociales y naturales que hemos ido perdiendo bajo el capitalismo. Austeridad es satisfacer las necesidades de la gente, renunciar al mercadeo con ellas, y a nivel personal, llevar una vida austera significa llevar una vida simple, básica, elemental, equilibrada, ordenada, en armonía, lejos de extravagancias ni excesos, acorde con unos pensamientos y unas ideas donde predominen el cultivo a los bienes comunes, imprescindibles, necesarios, vitales, justos, donde se valore la cooperación, la igualdad, el respeto a la democracia, a la justicia y a la equidad, la solidaridad, la convivencia en comunidad. Una sociedad austera es aquélla que garantiza a todos sus miembros por igual el respeto a sus derechos, que no deja tirado a nadie, que garantiza para todos unos mínimos públicos vitales, universales y de calidad. Como vemos, justo lo contrario a los modelos de sociedad donde nos conduce el pensamiento dominante. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Psicología
Comenta este artículo
26 junio 2016 7 26 /06 /junio /2016 23:00
Autor: Rainer Ehrt

Autor: Rainer Ehrt

La destrucción mecanizada, racional, impersonal y sostenida de seres humanos, organizada y administrada por Estados, legitimada y puesta en marcha por científicos y juristas, sancionada y popularizada por académicos e intelectuales, se ha convertido en un ingrediente básico de nuestra civilización, el último, arriesgado y a menudo reprimido patrimonio del milenio

Omer Bartov

Hoy día, los conflictos internacionales se han convertido en una matanza indiscriminada de civiles, que ya se toma como algo connatural con el propio conflicto, un mal menor, absolutamente justificado, como cuando arrasan todo un hospital, o secuestran o asesinan a periodistas extranjeros, para extorsionar a terceros países, o bien impedir que se conozca de verdad lo que ocurre diariamente sobre el terreno. ¿Cómo podemos asombrarnos por la destrucción que el Estado Islámico hace de innumerables monumentos y reliquias culturales de Oriente, cuando nosotros, nuestro "civilizado" Occidente, hemos dejado tantos sitios en ruinas? La hipocresía en el terreno del pacifismo llega hasta sus más cínicas expresiones. ¿Cuántos palacios, iglesias, edificios históricos, bibliotecas, yacimientos arqueológicos, archivos nacionales, museos nacionales, y objetos culturales de todo tipo hemos destruido a lo largo de siglos de guerras coloniales, mundiales y "humanitarias"? Mientras perfeccionamos las tecnologías que nos permiten los asesinatos en masa y las retransmisiones de las guerras de última generación, renovamos nuestro armamento nuclear, y eliminamos de un plumazo desde el aire objetivos estratégicos, nos quejamos de las "maldades" de nuestros enemigos. Clara, absoluta y total hipocresía. 

 

¿Es que no fueron acaso los bombardeos al Pentágono y a las Torres Gemelas de New York de 2001 la respuesta a tantos bombardeos que causaron muerte y destrucción por todo el mundo? ¿Es que no han sido los recientes atentados de París o Bruselas la respuesta a tanta maldad occidental desplegada en terceros países para mantener nuestra hegemonía, derrocar a sus dirigentes y controlar sus recursos naturales? En vez de reconocer todo esto, en vez de hacer acto de reflexión y de constricción y de declarar solemnemente que jamás vamos a volver a intervenir en terceros países mediante la guerra, el terror y la invasión, nuestros dirigentes políticos se envuelven en sus banderas, en un hipócrita ritual de reivindicación de nuestros "valores", a los que supuestamente nuestros enemigos quieren atacar y destruir. Pero no podemos dejarnos engañar. Esos "enemigos" no están a miles de kilómetros de distancia, esos "enemigos" residen entre nosotros, son hijos de nuestra cultura, se han criado en nuestros países, han asistido a nuestras escuelas, han trabajado entre nosotros, y han participado de esos "valores" del "mundo libre" al igual que todos nosotros. No son "enemigos extraños" que ataquen a una cultura porque la desconozcan o porque la teman, son hijos de nuestro mundo, producto de nuestras sociedades, resultados de nuestra cultura y de nuestros valores. 

 

No queremos darnos cuenta, por tanto, de que estamos atrapados en un ciclo de violencia mundial que no cesará hasta que todos nosotros, la comunidad internacional no acepte las verdaderas causas de las guerras y de los conflictos armados. Una espiral de violencia que no cesará hasta que los valores del pacifismo (los auténticos, no los impostados) impregnen cada mentalidad, cada reacción, cada gesto, cada opinión y cada acción. No cesará hasta que los planes de desarme mundiales sean una realidad, hasta que los Ejércitos de todo el mundo se hayan reconvertido, hasta que todos los imperialismos hayan sido derrotados (pero no por la fuerza de las armas, sino de la política), y hasta que la Organización de las Naciones Unidas no sea refundada bajo otros parámetros más democráticos. Nos encontramos, como es lógico suponer, a años luz de conseguir todos estos objetivos. Por tanto, las guerras continuarán. Los conflictos bélicos son producto de nuestra agresiva sociedad, de la exportación de nuestros valores por todo el mundo, y de los propios conflictos que vibran dentro de nuestras sociedades. Una sociedad que no viva en paz consigo misma (al igual que cada persona) no podrá exportar la paz al resto de sociedades. Por ello es tan esencial no sólo la consecución de los objetivos enunciados anteriormente, sino también la consecución de sociedades auténticamente pacíficas en su interior, donde las personas vivan felices, donde reinen la cooperación y la solidaridad, el bien común, en vez del egoísmo, el individualismo y la competitividad. Porque también las guerras son fruto de todo ello. 

 

Echemos por ejemplo un vistazo a nuestro propio continente europeo, para comprobar el fiel reflejo de lo que decimos. La Unión Europea, según su Carta de Derechos Fundamentales, "se funda en los valores indivisibles y universales de dignidad humana, de libertad, de igualdad y de solidaridad; se asienta en el principio de democracia y en el Estado de Derecho". Sin embargo, sólo tres días antes de los recientes atentados, el 19 de marzo pasado, Europa firmaba con Turquía el mayor acuerdo antirrefugiados de las últimas décadas, un acuerdo que no sólo viola los "valores europeos" y la Carta de Derechos Fundamentales, sino también la Convención Europea de Derechos Humanos, la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención de Ginebra sobre los Refugiados y la Convención sobre los Derechos del Niño. Ahí es nada. Y nos quedamos tan tranquilos después de que nuestros dirigentes sean capaces de firmar un acuerdo tan aberrante. Y esto de puertas hacia fuera, porque de puertas hacia dentro, prácticamente todas las sociedades europeas (pertenezcan o no a la UE, estén o no dentro de la Eurozona) están involucionando desde hace décadas hacia un neofascismo social, que se manifiesta básicamente en un rechazo hacia el diferente, en un odio hacia lo distinto, en una criminalización de la pobreza, en precariedad laboral, y en el desmontaje de los Estados del Bienestar, la disminución de los niveles de protección social, y la privatización de los servicios públicos. 

 

Por no hablar de la escalada militarista europea, producto de la falta de iniciativa europea en desarrollar una política exterior común, y por tanto, en su adscripción acrítica a los designios de la política agresiva y bélica del imperialismo estadounidense, que apoya sin fisuras todas las incursiones y decisiones belicistas de la OTAN, y que sólo contribuyen a desestabilizar países y regiones enteras, sembrando el odio, la destrucción, el horror y los clamores de venganza allí donde se desencadenan. Pues bien, con todo este breve y conciso repertorio a nuestras espaldas (que hemos resumido expresamente), con todas estas "credenciales" europeas, con estas tarjetas de distinción del carné de europeo de cualquier nacional de nuestro viejo continente, podríamos preguntarnos por dónde se nos han quedado en el camino esos "valores europeos" que tanto reivindicamos cuando nos atacan, y que tanto proclaman nuestros dirigentes cada vez que somos víctimas de algún atentado terrorista, cantando nuestros himnos nacionales al unísono, y envueltos en nuestras banderas...¿es que los pueblos que hemos arrasado no tienen himnos ni banderas, tan respetables como las nuestras? ¿Es que todos aquéllos que hemos asesinado nosotros no tienen familias que les lloren tan respetables como las nuestras? ¿Es que su sociedad no tiene tanto derecho al duelo como la nuestra? Estas son las auténticas preguntas a las que hay que dar respuesta, con la certeza de que, cuando las demos, nos encontraremos con la verdadera cara del terror que despliegan nuestras sociedades. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías