Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
2 noviembre 2020 1 02 /11 /noviembre /2020 00:00
Filosofía y Política del Buen Vivir (112)

Cuando se trata se respetar a quienes nos rodean, lo que debemos tener en cuenta es su capacidad de tener experiencias positivas y negativas, como el placer, la satisfacción y el sufrimiento. Por lo tanto, si los animales no humanos pueden sufrir y disfrutar, debemos respetarlos y tratar de no hacerles daño. Negarles respeto porque no pertenecen a nuestra especie o porque no tienen una inteligencia similar a la nuestra es una discriminación arbitraria. Si somos verdaderamente imparciales, rechazaremos toda discriminación, incluyendo la basada en la especie

Sitio web “Ética Animal”

En la última entrega habíamos esbozado los distintos intereses que los animales no humanos poseen, y vamos a detenernos un poco en los fundamentales. Seguimos en esencia la página concreta del sitio web Ética Animal, que proporciona una buena exposición de todos estos asuntos. Tenemos en primer lugar lo que podemos llamar el interés en no sufrir. Es evidente que los seres sintientes tienen un interés supremo en llevar una existencia feliz. Lo primero que esto implica es el hecho de no sufrir, ya que el sufrimiento es en esencia un estado mental negativo, por lo cual es dañino para los animales. Los animales no humanos, al igual que nosotros, son capaces de tener experiencias a lo largo de su vida. Muchas de dichas experiencias serán neutrales, es decir, no serán positivas ni negativas, pero otras no lo serán. Algunas pueden estar relacionadas con los sentidos elementales, otras pueden ser sensaciones físicas que produzcan dolor o placer físico, y otras pueden estar relacionadas con pensamientos y emociones, como el disfrute, el miedo, la angustia y la satisfacción. Al igual que con los humanos, simplemente la observación de los animales ya nos muestra su estado de ánimo, incluso con aquéllos que pudiéramos considerar menos expresivos, como las aves. Hablando ampliamente, todas las experiencias positivas pueden hacer referencia a "placeres", mientras que las negativas pueden ser agrupadas como "sufrimientos", en mayor o menor escala. Algunas personas podrán pensar que para experimentar sufrimiento real un individuo debe ser humano, pero al igual que hemos comentado para otras argumentaciones, esto no posee base ninguna. No existe evidencia científica ni argumentos concluyentes para negar que muchos animales no humanos sufren al igual que los humanos. Muchas especies animales también experimentan, al igual que nosotros, emociones positivas y negativas, pensamientos agradables y desagradables. Es decir, son capaces de experimentar disfrute y sufrimiento psicológico. 

 

Otro gran interés de las diferentes especies de animales no humanos es el interés en vivir. Muchas personas piensan que solo los humanos poseen un interés en continuar con su vida, pero hay fuertes razones para rechazar esta idea, porque hilando con lo anterior, si los animales no humanos mueren, ya no pueden tener experiencias positivas. Es evidente que cuando alguien muere, ya no puede continuar disfrutando de todas las cosas buenas que podría experimentar si continuara vivo, por lo cual es lógico concluir que los animales no humanos dotados de sentidos no solo tienen un interés en no sufrir, sino que también les interesa permanecer vivos. Debemos tener en cuenta que el hecho de morir también elimina la posibilidad de haber podido tener experiencias positivas que podrían compensar las posibles experiencias negativas. Los que consideran que los animales no humanos no tienen un interés por su vida, también justifican, en la misma línea, la matanza sin dolor de los mismos. En el sitio web de referencia nos explican: "Una manera de defender la afirmación de que solo los humanos tienen interés por la vida es argumentar que solo ellos pueden entender el hecho de que están vivos, y por tanto, que solo los humanos pueden desear vivir. De acuerdo con esta perspectiva, los únicos individuos con un interés por la vida serían aquellos que tienen un deseo de permanecer vivos. De acuerdo con este argumento, los animales no humanos no pueden tener interés por la vida. Dicha afirmación tiene dos consecuencias importantes: en primer lugar, significa que no tenemos razones para no asesinar animales no humanos; en segundo lugar, significa que si estamos en una situación en la que podemos salvar sus vidas, no tenemos razones para hacerlo, excepto para salvarlos del dolor o terror a la muerte". Pero no obstante, es demostrable que hay un gran número de animales no humanos que entienden el hecho de que están vivos y que luchan duramente por sus vidas. Pero insistiendo en dicha hipótesis, algunos podrían plantear que solamente aquellos que tienen intereses complejos se ven afectados por la muerte, es decir, que solo los individuos de dichas especies pueden tener un interés relevante por la vida. 

 

Normalmente, los que argumentan esto se refieren al hecho de que estar vivo es solo necesario para satisfacer intereses más complejos, tales como aquellos que tienen que ver con los planes de la vida y el logro de metas a largo plazo, y en este sentido, solo los humanos poseemos esta capacidad. Este argumento tampoco se sostiene, por varios motivos: en primer lugar, no podemos confundir la complejidad con la intensidad: podemos tener (los humanos y los no humanos) un interés muy básico y simple, muy elemental, pero mucho más importante de satisfacer para nosotros (y para ellos) que otros intereses más complejos. Para ejemplificar esto, podemos considerar que el interés en comer es más simple, básico y elemental que un interés en contemplar una obra de arte, pero comer es el interés más importante. Alguien que tenga que elegir entre la contemplación de una obra de arte y la inanición haría una mala elección si decidiera morir de hambre. Por lo que incluso si los seres humanos tenemos intereses más complejos, esto no significa que dichos intereses sean necesariamente más importantes para nosotros que los más simples. Por otra parte, también resulta evidente que la muerte priva a los seres dotados de sentidos de la posibilidad de tener cualquier experiencia, simple o compleja. Esto incluye la posibilidad de satisfacer planes a largo plazo, pero también incluye otros placeres cuyo disfrute no es necesario planear de antemano. En conclusión, la privación de la vida también afecta a aquellos seres que no tienen la capacidad de hacer planes a largo plazo. Otro aspecto interesante es la autoconsciencia, es la conciencia plena de sí mismo, a lo largo del tiempo, es decir, la plena consideración mental sobre nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro. Podríamos preguntarnos al respecto: ¿solo aquellos seres que tienen un sentido de sí mismos a través del tiempo se ven afectados por la muerte? Este argumento es más fuerte que los anteriores, ya que es lógico pensar que si alguien tiene un interés por vivir es porque puede proyectar mentalmente el hecho de que continuará existiendo en el futuro, y no solo en el presente. Sin embargo, este argumento también se puede refutar, porque incluso si alguien que pudiera seguir existiendo no es capaz de verse a sí mismo en el futuro, entonces también se vería afectado si no se le permitiese seguir viviendo, dado que privar a alguien de la vida lo priva de tener sus propias experiencias. 

 

En resumidas cuentas, todas las razones y argumentos tratados previamente muestran que cualquier ser que tenga la capacidad de tener experiencias positivas es afectado por la muerte. En conclusión, podemos afirmar que todos los animales no humanos dotados de sentidos son afectados por la muerte. Realmente la especie humana daría un gran salto civilizatorio si asumiera en gran parte de sus miembros esta idea, pues tomaríamos conciencia del inmenso maltrato y sufrimiento, incluida la muerte en muchos casos, que provocamos a millones de animales, sin tener razones para hacerlo. Las razones y motivaciones, como estamos viendo, se basan en una concepción cultural antropocéntrica, es decir, en una visión, formada a través de siglos, según la cual el resto de animales no humanos no están a nuestra altura, son seres inferiores, incluso son objetos, incluso pueden ser cosificados, y podemos causarles sufrimiento y muerte sin ningún tipo de problema moral. Hemos asumido prácticamente que los animales están a nuestro servicio, para proporcionarnos comida, vestido, protección, compañía, ocio, etc., pero que sus vidas, al fin y al cabo, no valen nada, no pueden compararse con las nuestras. Craso error. Pues bien, ya que estamos demostrando que los animales no humanos poseen intereses, también habría que situar los mismos en su justa valoración, ya que incluso la mayoría de las personas que los reconocen, no los valoran mucho. Es importante refutar este mito, ya que los intereses iguales deberían contar por igual, independientemente de la especie a la que pertenezcan los seres en cuestión. Sin embargo, como decimos, la mayor parte de las personas supone que si tenemos que considerar los intereses de los otros, es más importante ayudar a otros humanos que a animales no humanos. La razón dada habitualmente para ello es que los intereses humanos son más importantes que los de otros animales. En concreto, la defensa de esta idea se debe a los múltiples daños padecidos por los seres humanos en el mundo. Una respuesta común a este argumento es que la preocupación por los humanos no debería excluir la preocupación por otros animales. Sin embargo, ésta es solo una respuesta parcial, ya que no responde a la cuestión de si los intereses de los animales no humanos deben ser o no importantes. 

 

Como sabemos, muchas personas rechazan la preocupación hacia los intereses de los animales no humanos desde su punto de vista especista, o bien para estas personas los intereses de los animales no humanos tienen un peso (importancia) menor. Pero veámoslo con más calma: es cierto que millones de seres humanos en el mundo no tienen cobertura de sus derechos más fundamentales (como la educación o la vivienda, por ejemplo), y en los peores casos, malviven sin hogar, o hacinados en pequeños habitáculos, o no tienen acceso a una mínima alimentación, a la higiene más elemental o al agua potable. Además de ello, millones de niños/as y adultos son víctimas de las guerras, de catástrofes naturales, de los desplazamientos forzosos, de las mutilaciones, de la violencia sexual, de la destrucción de su hábitat (sobre todo en los pueblos indígenas), o simplemente, son víctimas de la violencia o el racismo institucional (como por ejemplo los afroamericanos en los Estados Unidos). El retrato, que hemos resumido bastante, es realmente dantesco. Pareciera que el mundo animal es ajeno a todo este sufrimiento humano. Pero si nos acercamos a la situación real de los animales no humanos, veremos que los daños que sufren son enormes. Lo que ocurre es que tenemos que considerar también la intensidad de los daños que padecen los animales no humanos para darnos cuenta. Un breve retrato podría ser el siguiente: "Normalmente mueren durante el proceso de explotación al que son sometidos, como cuando son sacrificados para la producción de alimentos. Además, a menudo se les provoca un sufrimiento tremendo durante sus vidas, como ocurre en granjas, laboratorios y en otros muchos lugares donde son utilizados. En las granjas, en la mayoría de los casos permanecen confinados en lugares oscuros en los que apenas se pueden mover, en los que padecen todo tipo de enfermedades y lesiones hasta que son transportados a un matadero. En los laboratorios, también son confinados y sometidos a todo tipo de procesos dolorosos que les producen una ansiedad extrema. En contraste con los humanos, los animales no humanos no llegan a beneficiarse de las ventajas que los humanos a menudo reciben de otros, en especial cuando necesitan ayuda y apoyo. Esto es especialmente aplicable a los animales que viven en libertad. La inmensa mayoría de los animales no humanos son abandonados al sufrimiento y mueren sin que pensemos si hubiéramos podido ayudarlos (...) Los daños padecidos por los animales en la naturaleza son también importantísimos. A menudo mueren de hambre, sufren lesiones terribles y enfermedades, mueren a causa de parásitos o de otros animales, etc. Este sufrimiento nos pasa por lo general completamente inadvertido, pero es terrible para ellos" (Animal Ethics). Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
30 octubre 2020 5 30 /10 /octubre /2020 00:00
Imagen: Portada del Manifiesto del Foro de Sevilla

Imagen: Portada del Manifiesto del Foro de Sevilla

Todo el desarrollo de las ideas-fuerza y de las propuestas concretas que deseamos implementar para la Reforma Educativa que propugnamos se encuentra en Internet, dentro del sitio web "Por otra política educativa", ya reseñado en el artículo anterior, pero más concretamente en la página "Documento de Bases para una nueva Ley de Educación. Acuerdo Social y Político Educativo", cuyo contenido se divide en un total de 9 puntos generales (Introducción, Principios, Universalidad, Inclusión, Currículo, Profesorado, Autonomía, Financiación, Evaluación y Medio Ambiente), a los que se accede desde un menú interactivo, más el acceso al documento completo (compendio de los 9 puntos generales anteriores), y un decálogo inicial, donde se recogen los cambios e inspiraciones fundamentales para la nueva Reforma Educativa que deseamos para nuestro país. Iremos exponiendo y desarrollando aquí únicamente lo más reseñable del mismo (dejo la lectura completa de las propuestas y reflexiones a mis lectores y lectoras en dicho sitio web), que junto con todo lo ya expuesto en los artículos precedentes de esta serie, conforman la propuesta completa y final de la nueva Ley educativa que pretendemos impulsar. Básicamente, la educación que queremos se fundamenta en el principio básico del derecho humano fundamental a la educación, desde el nacimiento y a lo largo de toda la vida, así como en los principios de igualdad, laicidad, diversidad, inclusión, sostenibilidad, autonomía, convivencia, participación democrática, solidaridad, antiautoritarismo y coeducación. Todo ello con un aprendizaje cooperativo que sea participativo, colaborativo y nunca competitivo, implicando en su consecución a toda la comunidad. Nosotros aquí nos referimos a una Ley educativa de ámbito estatal, pero entendemos que el carácter plurinacional del Estado Español debe reconocer las peculiaridades concretas de cada Comunidad Autónoma, con sus aspectos comunes y diferentes, y con sus propias leyes educativas contempladas dentro del ámbito de sus competencias. En este sentido, creemos que es muy importante que los alumnos/as de cada lugar conozcan la realidad histórica, lingüística, cultural, folklórica y patrimonial de su lugar de origen, y que son las leyes educativas autonómicas las que deben contemplar dichos conocimientos. 

 

Por su parte, las finalidades de la educación que queremos, en plena sintonía con todo lo anterior, priorizan la formación intelectual para comprender el mundo en que vivimos y participar en su mejora; la formación para una ciudadanía responsable, crítica, solidaria y democrática en un mundo pluricultural; el desarrollo emocional y la búsqueda del bienestar personal y colectivo de la comunidad de la que el alumno/a forma parte; la eliminación del sistema patriarcal y el fomento del respeto de las múltiples identidades sexuales; la formación para el conocimiento, respeto e implicación en la defensa del medio natural del que dependemos; el desarrollo de la creatividad y de la estética y el respeto profundo a las necesidades, los ritmos y la intimidad de las personas que implica la individualidad de cada niño o niña y el ofrecimiento de una respuesta educativa ajustada y a la vez integral. Ésta es nuestra visión integral de la educación, la que pretende formar personas libres y ciudadanía crítica. Le asignamos una especial importancia a los primeros tramos educativos, como son Educación Infantil, Primaria y Secundaria. Hay que favorecer la escolarización temprana (0 a 3 años, para fomentar todos los sentidos, la emocionalidad y la personalidad de los pequeños/as), universalizando una oferta gratuita de calidad, dando a la Educación Infantil y Primaria la importancia que merecen como pilares básicos de todo el proceso educativo y asegurando una educación comprensiva de atención personalizada en todos los niveles. Para ello hay que rebajar la ratio de alumnado por grupo hasta alcanzar los valores recomendados internacionalmente para poder satisfacer las características antes expresadas. Y para ello a su vez también es imprescindible ampliar la dotación de personal docente y de otros profesionales del ámbito educativo (personal no docente, psicólogos, etc.) para poder así reducir el número de escolares por grupo y por docente. La escuela pública debe proporcionar los servicios y recursos suficientes para que todo el alumnado reciba los apoyos necesarios, y poder así progresar educativamente de acuerdo a su ritmo personal de maduración y aprendizaje a lo largo de la enseñanza básica.

 

Entendemos que solo en circunstancias y condiciones muy excepcionales se recurrirá a la repetición de curso en la enseñanza obligatoria. Antes de recurrir a ella, se deben proporcionar medidas de apoyo y de refuerzo educativo a quienes muestren necesidades específicas en su proceso de aprendizaje. Es imprescindible también crear las pasarelas necesarias para lograr que los y las jóvenes puedan incorporarse a cualquier tipo de acciones formativas para alcanzar la certificación de la ESO (Educación Secundaria Obligatoria) y el posterior acceso a cualquier tipo de estudio de forma accesible. Como máxima y principio general de la educación inclusiva, hay que considerar que la diferencia es un valor, asignando los recursos necesarios a quien lo necesite. La inclusión es lo contrario de la segregación y de la discriminación, y también del elitismo. Bajo el modelo educativo que proponemos, todos los escolares, de todos los barrios, de todas las clases sociales, de todas las capacidades, de todos los orígenes, podrán compartir escuela, clase y grupo. Para ello, un primer principio es la gratuidad en el acceso a la educación. Creemos que el Estado debe ser capaz de recaudar lo necesario para dotar al sistema educativo de los recursos integrales que necesita y distribuirlos a centros, profesores, familias y estudiantes, sin necesidad de cobrar nada por ello. La gratuidad de la enseñanza básica incluirá la dotación a los centros públicos de libros, recursos pedagógicos, soportes tecnológicos y materiales didácticos que utilice el alumnado y el profesorado, así como la utilización del transporte escolar. La gratuidad también incluirá las ayudas, en su caso, de los servicios de comedor, desplazamientos y residencia, junto a un sistema de becas-salario para el alumnado que lo necesite, y evitar que los hijos o hijas deban dejar los estudios para contribuir a los ingresos de la familia. También extendemos la gratuidad a la educación postobligatoria no universitaria. Hay que dotar de becas suficientes para el acceso a los estudios universitarios de toda la población, reduciendo las tasas significativamente. En general, hay que tender hacia la gratuidad total de la educación pública, desde la primera infancia hasta la universidad. 

 

Entendemos que nunca hay que segregar al alumnado por criterios de capacidad, sexo, diversidad cultural o social, o cualquier otra causa. Hay que formar al profesorado para que esté capacitado para estas funciones inclusivas y adaptadas al ritmo y capacidad de cada alumno/a, así como reconocerle el ejercicio de superación que supone el llevarlas a cabo. El fracaso escolar debe ser combatido con fuerza, recursos y objetivos, de tal forma que se establezca un plan de medidas para favorecer el éxito escolar de todo el alumnado en la educación obligatoria, concretando actuaciones de apoyo a quienes presenten dificultades de aprendizaje, desde el momento en que éstas se detecten. Hay que garantizar un incremento en la dotación de recursos a las zonas y centros educativos con mayor escolarización de alumnado con dificultades y/o en desventaja social. Para ello, como hemos enunciado, el sistema educativo debe ser inclusivo y solidario. No caben las competiciones entre centros, la educación debe ser la misma en una escuela pública de Vallecas que en una del barrio de Salamanca, refiriéndonos por ejemplo a Madrid (extiéndase esto al conjunto del Estado Español). No cabe el elitismo, no cabe la selección de alumnado ni el favoritismo escolar. Solo cabe la educación universal, en el más pleno sentido de la palabra. Por su parte, el currículo escolar, es decir, los contenidos en la educación, lo que se enseña en una palabra, es un aspecto importantísimo al que le hemos dedicado mucho espacio en artículos anteriores de la serie, dada su importancia. Como norma general, hemos insistido en que debe ser un currículo sin idearios particulares. Ello implica para el mismo las siguientes características: currículum laico, para la vida, pluricultural, integral, adaptado al contexto, que potencie el conocimiento libre, abierto y compartido, no competitivo y ecológico. Desarrollaremos un poco más algunas de estas características a continuación. El sentido laico del currículo escolar ya fue discutido y desarrollado a fondo en las primeras entregas de esta serie, por tanto remito allí a mis lectores y lectoras que deseen una mayor fundamentación pedagógica sobre dicha condición. Pero hay que insistir en ello, pues es uno de los puntales educativos que, dada la fuerza y el respaldo sociológico de la Iglesia Católica en nuestro país, más difícil y complicado resulta conseguir. 

 

Veamos: el carácter laico debe respetarse no solo en el aula, sino en todo el conjunto del sistema educativo. Es decir, debemos alcanzar un sistema educativo que respete plenamente la libertad de conciencia, eduque sin dogmas y elimine toda forma de adoctrinamiento hacia los estudiantes. En consecuencia, la religión (nos referimos evidentemente a sus formas confesionales, no a un posible conocimiento sobre la historia de las religiones, que es tremendamente interesante como cualquier otro aspecto de las civilizaciones humanas), TODAS LAS RELIGIONES, incluyendo sus actos y simbología, deben abandonar el currículo y el propio ámbito escolar. Para ello, como ya hemos mencionado en anteriores entregas, debemos conseguir derogar los Acuerdos con el Vaticano, así como eliminar también los acuerdos con las diferentes confesiones que permiten la presencia del adoctrinamiento religioso en las aulas. Por su parte, la educación integral es otro de los puntales donde debe basarse el currículo: contra la tendencia a un currículo cada vez más científico, práctico e instrumental, orientado sobre todo a los futuros puestos de trabajo, nosotros apostamos por un currículo para la vida, esto es, un currículo que reúna e integre el conocimiento de las ciencias y de sus aplicaciones tecnológicas, pero también de las humanidades, de las ciencias sociales, de las artes, de los saberes populares y tradicionales y aquéllos que componen o se necesitan en la vida cotidiana, de forma que sirva al cuidado de las personas, de la naturaleza y de la vida comunitaria. Un currículo que también facilite la deliberación de problemas controvertidos, y ayude a comprender el medio natural en el que se habita, para poder construir con todo ello una (futura) ciudadanía formada, informada y crítica. Aspectos como la educación sexual, la educación vial, la educación ecológica, etc., constituyen grandes hitos a alcanzar si de verdad queremos formar a personas críticas y éticas, que sean capaces de pensar, comprender y analizar el mundo en el que viven, y no se conviertan en meras piezas sumisas y obedientes a las posibles tendencias dominantes. Sólo una verdadera educación crítica e integral será capaz de conformar una personalidad adulta libre y crítica, capaz de mejorar el mundo que le toca vivir. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
28 octubre 2020 3 28 /10 /octubre /2020 00:00

No, además, no se trata de decisiones, sino de opciones reales, de circunstancias, se trata de que cuando te penetran más de 30 hombres por día no tienes deseo ni placer, porque quedas anulada. Por eso es que las mujeres que están en prostitución se alcoholizan y drogan, porque necesitan salir de sus cuerpos, porque es sano salir de ese cuerpo mientras está siendo violado. El hombre no paga por sexo, paga por poder, paga para limpiar la culpa después de saber que ha violado. El pago por sexo limpia la consciencia

Alika Kinan (activista contra la explotación sexual)

En el artículo anterior, primero de esta serie, iniciamos nuestro recorrido por los fundamentos históricos y sociales de la prostitución, y hoy día la estamos centrando (siguiendo este artículo de Rosa Cobo) en el mismo corazón del capitalismo. En efecto, el desarrollo del capitalismo global a partir de los años 70 del pasado siglo cambia el rostro de la prostitución, y la convierte en parte fundamental de la industria del ocio y del entretenimiento, normalizando su consumo entre el sexo masculino. A partir de esa época, la industria del sexo se ha ido globalizando con la ayuda de las redes de información, pero también, y sobre todo, con la participación de redes criminales. Antes de la aparición de dichas redes, es decir, hace más o menos unas tres décadas, la prostitución se limitaba a la existencia de un conjunto de burdeles, que albergaban a un grupo de mujeres, la mayoría autóctonas, que ejercían la prostitución con encargadas y jefas locales que gestionaban esos pequeños negocios. Existían entonces muchos clubes de alterne pequeños. Solían ser lugares íntimos, casi familiares. Ahora quedan cada vez menos, y los que quedan han sufrido una transformación radical, tanto en la forma como en la manera de funcionar. Y así, los pequeños clubes, en su mayoría, están desapareciendo, porque están siendo sustituidos por los megalocales de striptease con show-girls y chicas exhibiéndose en números de baile con la mínima ropa posible. Son grandes edificios con un montón de habitaciones, que a veces incluso funcionan bajo una licencia de hotel. Los pequeños locales de antaño, donde tantas mujeres ejercían de manera más o menos discreta una forma de prostitución light, porque no solamente no estaban obligadas a acostarse con los clientes, sino que además podían ganar mucho dinero sin necesidad de ello, son ya cosa del pasado. Como concluye Rosa Cobo: "En esa antigua forma de prostitución no existían apenas mujeres migrantes, ni tráfico de mujeres para la explotación sexual ni circuitos criminales. En otros términos, ese viejo canon de la prostitución correspondía al capitalismo previo al neoliberalismo, y por ello mismo, su dimensión más relevante era la patriarcal".

 

En los tiempos actuales, funcionamos bajo otro canon de prostitución. Un nuevo canon que solo puede ser explicado, según Cobo, bajo el marco de tres sistemas de dominio: el patriarcal, el neoliberal y el racial/cultural. Hoy día, varones de todas las clases sociales acceden sexualmente a los cuerpos de mujeres pobres, migrantes y pertenecientes a culturas, razas y regiones del mundo que nuestro Occidente etnocéntrico ha conceptualizado como inferiores. Y así, mujeres de la Europa del Este, africanas, latinoamericanas..., llenan los megalocales de alterne, traídas desde sus países de origen mediante organizadas redes de extorsión, que las engañan con cualquier pretexto (normalmente la promesa de buenos trabajos) para, una vez en destino, prostituirlas de forma brutal, bajo la amenaza directa (a ellas mismas) e indirecta (a sus familias en origen). Este es el típico rostro que ofrece la prostitución en los países con altas tasas de bienestar social. En aquellos países con niveles significativos de pobreza puede variar el componente cultural o racial en el consumo interno de sexo, pero permanece invariable la explotación sexual de las mujeres por varones de todos los estratos sociales. Varones de sus propios países, de regiones próximas o de países occidentales, acuden a comprar sexo barato de mujeres que necesitan recursos para sobrevivir. Y como explica Rosa Cobo, si bien la marca de clase ha estado presente en el modelo de prostitución anterior a la globalización capitalista, en esta época de creciente mercantilización del cuerpo de las mujeres, la pobreza y la extrema pobreza de las mismas, es decir, la jerarquía de clase, ha adquirido una dimensión que no tenía en el pasado. El modelo actual es, pues, más perverso que el anterior, pues a la dimensión patriarcal del anterior modelo se le ha sumado hoy día el tremendo componente de clase social y racial-cultural, unido a la presencia de poderosas redes criminales que tratan su "mercancía" (los cuerpos de las mujeres) de una forma brutal y despiadada. La prostitución, así entendida, se ha convertido en uno de los "negocios" más lucrativos del mundo, rivalizando en volumen con el tráfico de drogas o de armas. Enormes redes criminales extienden sus tentáculos por todo el mundo, respondiendo a patrones de funcionamiento extremadamente crueles y aberrantes. 

 

El fenómeno del llamado "turismo sexual" también es relativamente reciente, y se ha contextualizado a raíz del nuevo modelo ya descrito. Retomo de nuevo las palabras de Rosa Cobo: "La globalización económica ha hecho posible que la prostitución se convierta en un lugar de intersección entre el norte y el sur, pues el sur exporta mujeres para consumo sexual de los varones del norte. Y los hombres del norte viajan a países del sur a comprar sexo y ejercer el derecho patriarcal que les autoriza a usar sexualmente a las mujeres en el marco de la prostitución. Esta industria conecta el norte rico y el sur endeudado. Y además, contribuye a crear una nueva afiliación entre los varones del norte y los del sur. Con más o menos recursos, los varones occidentales comparten con los del resto del mundo la posibilidad de usar sexualmente a las mujeres que el capitalismo neoliberal y los distintos patriarcados han situado en esos lugares acotados para satisfacer el deseo masculino. Incluso en algunos países en los que la prostitución ha sido legalizada, los demandantes no solo creen tener el derecho a usar sexualmente a las mujeres prostituidas, sino que tienen consagrado por ley ese derecho. La cartografía global de la prostitución muestra a varones de los países centrales cruzar regiones e incluso continentes para acceder a cuerpos de mujeres y niñas de otras razas y culturas que solo tienen su cuerpo para sobrevivir. Son migraciones puntuales de los demandantes de prostitución para comprar sexo barato, racializado, y muchas veces, infantil". Como vemos, la lógica del capitalismo, la lógica patriarcal y la lógica de clase se funden en el fenómeno de la prostitución. Como hemos explicado en otros artículos de este Blog, la globalización desactiva las fronteras para el capital y las mercancías. Y la mercancía sobre la que está edificada la prostitución y la industria del sexo en general, es decir los cuerpos de las mujeres, no puede permanecer dentro de los límites regionales o del Estado-nación de que se trate. Necesita ser expandida para cubrir una demanda que se internacionaliza. Sobre todo, porque esa "mercancía" escasea en las sociedades del bienestar, mientras que hay mucha disponible en los países con altas tasas de pobreza. 

 

Entonces, la globalización aplicada a la industria del sexo exige que los cuerpos de las mujeres, para que estén disponibles en cualquier momento y lugar, puedan ser deslocalizados de sus países de origen, y ser trasladados a países en los que la demanda no se cubre. Es exactamente a esto a lo que se dedican las mafias del sexo. Y así, bajo esta forma brutal de "neocolonialismo sexual", el tráfico, el turismo sexual y el negocio de las esposas que se compran por correo han asegurado que la severa desigualdad de las mujeres pueda ser transferida más allá de las fronteras nacionales, de tal manera que las mujeres de los países pobres puedan ser compradas con fines sexuales por hombres de los países ricos. La prostitución actual es, pues, el máximo exponente de la deslocalización neoliberal, pues las mujeres son trasladadas de los países con altos niveles de pobreza a los países con más bienestar social para que los varones demandantes de todas las clases sociales accedan sexualmente a los cuerpos de esas mujeres. Y se trata de un negocio extremadamente lucrativo, pues los cuerpos de las mujeres prostituidas se convierten en una mercancía muy codiciada por los traficantes y proxenetas, porque proporciona altos beneficios con bajos costes (las mujeres normalmente se encuentran en régimen de internamiento en los burdeles, e incluso han de abonar tasas por las habitaciones que ocupan). Esta forma de funcionamiento del capitalismo, consistente en la deslocalización de la producción menos cualificada a países con pocos derechos laborales y altas tasas de pobreza, se ha extendido también, por tanto, a las mujeres prostituidas. Sin embargo, esta deslocalización de mujeres para la industria del sexo posee elementos propios y característicos que la convierten en una auténtica expulsión: son mujeres expulsadas de su condición de ciudadanía, de sus contextos culturales, de sus entornos familiares y de sus proyectos de vida. Una vez captadas por las redes de trata, son expulsadas de sus espacios físicos y emocionales, y cuando llegan a los destinos proyectados, y comprueban la penosa vida a que son sometidas, ya son seres distintos, se han convertido en seres sin historia; nadie las conoce aquí y tienen que negar lo que son allí, en su país de origen. "Por el camino aprendieron a ocultar su historia, y en muchas ocasiones su lengua, como condición de posibilidad para adoptar la nueva identidad que se le ofrece, la de mujer prostituida", en palabras de Rosa Cobo.  

 

Sin embargo, aún con toda esta problemática, aún con toda esta aberrante crudeza, aún con toda esta humillante y destructiva realidad, el imaginario colectivo, resultante en buena medida de las lógicas y estructuras de poder capitalistas y patriarcales, ofrece una imagen de la prostitución como un acto libre para ellas y un acto de consumo para ellos. Nada más alejado de la realidad. Esta descripción es una cruel y descabellada caricatura del fenómeno de la prostitución, que solo puede ser argumentada por los propios agentes que la sostienen, o por perfectos ignorantes en el asunto. Dicho de otra forma, las élites dominantes intentan que la prostitución sea vista como un contrato libre entre dos partes, que están igualmente interesadas en firmarlo. Los motivos para presentarla de esta forma son evidentes: la prostitución es una industria esencial para la economía capitalista en su vertiente globalizada y neoliberal, pero más en concreto para la economía criminal, para los Estados que ven en este fenómeno una fuente de ingresos públicos, pero también para las propias instituciones internacionales que sostienen y alientan la globalización capitalista, tales como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, que ven en lo que han conceptualizado como "industria del entretenimiento y del ocio" unos ingresos que pueden garantizar la devolución de la deuda pública de los países, así como el crecimiento económico de los mismos. Bajo esta involución ética del capitalismo transnacional, execrables negocios como el de la industria del sexo proporcionan ingentes niveles de crecimiento del Producto Interior Bruto, y consagran así el suicida planteamiento civilizatorio donde nos han conducido los manidos conceptos de "progreso" y "desarrollo". Hemos viajado de esta forma al propio corazón del capitalismo, donde contemplamos su negritud, pues las nuevas esclavitudes del siglo XXI, expresadas en la trata y explotación sexual de millones de mujeres y niñas, constituyen uno de sus máximos exponentes. En definitiva, capitalismo global y prostitución son dos fenómenos sociales que han crecido y avanzado al mismo tiempo, de tal forma que a medida que se han globalizado las políticas económicas neoliberales, ha aumentado la industria del sexo, y hoy día ofrece cifras de auténtico vértigo y repulsión. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
26 octubre 2020 1 26 /10 /octubre /2020 11:02
Filosofía y Política del Buen Vivir (111)

Para no ser especistas debemos permitir que los seres que son semejantes en todos los aspectos relevantes tengan un derecho similar a la vida, y la mera pertenencia a nuestra propia especie biológica no puede ser un criterio moralmente relevante para obtener este derecho

Peter Singer

Hablábamos del especismo en los últimos artículos (siguiendo el sitio web de Etica Animal), y hemos de insistir en este concepto, para comprenderlo en toda su dimensión, y luchar contra él, pues es una práctica inasumible dentro de los parámetros del Buen Vivir. Las actitudes de los seres humanos hacia el sufrimiento animal atraviesan un arco muy variado. Desde los comportamientos más crueles, hasta los más sensibles, toda una gama amplia de criterios son argumentados con respecto a este asunto. Incluso cuando los animales no son explotados, son discriminados porque no son tenidos seriamente en consideración. Pero como decimos, nosotros los humanos tenemos diferentes actitudes hacia los demás animales. Hay quienes no los tratan con respeto en absoluto. Una minoría no tiene ninguna preocupación por la manera en que los animales son tratados, y ni siquiera se preocupa cuando son torturados. Una versión menos extrema de esta posición es representada por quienes se oponen a la tortura de animales de algunas formas inusuales, o meramente por diversión, pero en general no piensan que importe mucho el sufrimiento de los animales mientras que los seres humanos nos veamos beneficiados por el producto que se obtiene con dicho sufrimiento (experimentación científica, dieta alimentaria, espectáculos, etc.). Se piensa por lo general que solamente los seres humanos merecen plena consideración moral. Se considera aceptable a menudo dañar a un animal si ello supondrá algún beneficio para los seres humanos, y cuando un animal necesita ayuda a menudo es abandonado a su suerte. Esto ocurre en particular en el caso de animales que viven en la naturaleza. Nuestros servicios comunitarios se plantean proteger al humano de los animales, pero no proteger a los animales de los humanos, cuando es evidente que nosotros hacemos a ellos más daño que ellos a nosotros. El especismo, como estamos viendo, posee mil manifestaciones, unas más evidentes, otras más latentes. Unas más ocultas, otras más visibles. Unas más despiadadas, otras más suaves. Muchas de ellas se combaten, pero otras muchas no, porque aún están asumidas socialmente. Las caras del especismo son múltiples, y todas deben ser combatidas. 

 

Nos explican desde el sitio de Etica Animal: "Es importante resaltar que no es necesario odiar o querer hacer daño a alguien para discriminarlo, como tampoco es necesario tener un carácter sádico. La discriminación de los animales no humanos es simplemente una cuestión de no dar importancia al daño o beneficio que podemos producirle a consecuencia de nuestro comportamiento hacia ellos, en casos donde sí tomaríamos en consideración este daño o beneficio hacia los seres humanos. Además, algunos animales no son discriminados en comparación con los seres humanos, sino en comparación con otros animales no humanos. Por ejemplo, se puede tener más respeto por perros que por cerdos, o por mamíferos que por otros animales, incluso en situaciones donde los animales menos respetados serán dañados como resultado. Por ejemplo, rechazar el uso de perros y gatos como comida (una práctica aceptada en algunos países), pero aceptar el consumo de pollos y peces, por ejemplo. Esta es otra forma de discriminación especista, puesto que todos los animales sintientes tienen un interés en no ser heridos, con independencia a la especie a la que pertenezcan". Y es que como afirmábamos más arriba, el abanico de las prácticas especistas es muy amplio. Otro ejemplo comprobable nos lleva a concluir que muchas veces practicamos una forma común de especismo (que suele pasar desapercibida), como es discriminar a los animales pequeños con respecto a los grandes. En general, tenemos una disposición psicológica a cuidar menos de los animales pequeños. Por ejemplo, mucha gente considera que un caballo merece mayor consideración que, por ejemplo, un ratón, simplemente por su tamaño relativo. O por ejemplo, una ballena con respecto a un caballito de mar. Es decir, tenemos la tendencia a pensar que los animales pequeños son menos conscientes (o menos sintientes) que los grandes, cuando esto no es necesariamente así. La gran pregunta es: ¿existe alguna razón para justificar, desde un punto de vista ético, el especismo? Creemos que no. El especismo es una discriminación de tipo cultural, cuyo fundamento reside en la superconsideración que le concedemos a nuestra especie humana sobre todas las demás. A pesar, por ejemplo, de que la ciencia nos demuestre lo cercano que está un gran simio de nosotros, seguiremos pensando que nosotros somos muy superiores. 

 

¿Dónde reside, pues, el origen del pensamiento especista? De forma general se sostiene que podemos discriminar a los animales no humanos, simplemente porque no son seres humanos. Y punto. Ahí reside la, para muchos, gran diferencia. Pero esto es meramente una circunstancia biológica, tal como nacer de un sexo o de otro, o con un cierto color de piel u otro. Es algo completamente arbitrario, que no puede justificar tal discriminación. De la misma forma, estableciendo un paralelismo, las personas xenófobas y racistas sienten mayor simpatía por ciertos seres humanos que por otros (incluso los grupos supremacistas los consideran seres superiores), pero esto no justifica su actitud. La historia nos demuestra hasta qué punto el supremacismo llevado a sus últimas consecuencias nos conduce a auténticas aberraciones. Y con respecto al criterio de la inteligencia, también lo debemos tener claro: quizá el argumento más común es justificar el especismo por el hecho de que la inteligencia de los animales no es como la humana. Pero esta afirmación no tiene en cuenta el hecho de que muchos seres humanos no tienen el mismo tipo o grado de inteligencia. Concretamente, los niños pequeños y las personas cognitivamente discapacitadas, no alcanzan aquello que normalmente consideramos "inteligencia humana". No obstante, una inmensa mayoría se opone a la discriminación contra los seres humanos basada en este criterio. Por tanto, podemos concluir que si la inteligencia no es una razón para justificar el peor trato para unos seres humanos que para otros, tampoco puede ser una razón para justificar tratar a los animales no humanos peor que a los seres humanos. En conclusión, no parece que tampoco el criterio de la inteligencia humana sea válido para justificar tal discriminación. En el fondo, como estamos viendo, son discriminaciones completamente arbitrarias. Las raíces sociales para tal discriminación son fundamentalmente educativas: desde la niñez nos han enseñado (y hemos vivido) que los animales de otras especies son seres inferiores a nosotros, que no merecen mucha consideración. Consideramos por ejemplo una aberración abandonar a nuestros mayores, pero no tanto abandonar a un perro. 

 

Pero más allá del motivo educativo, y enlazado con él, tenemos el criterio especista basado en lo cultural, concretamente los criterios basados en nuestra civilización capitalista, por el cual nos beneficiamos de la explotación de los animales no humanos, concretamente consumiendo sus cuerpos y fluidos como comida. La dieta animal lleva siglos entre nosotros, pero está demostrado que no es esencial para nuestra supervivencia. La consumimos como algo meramente cultural y civilizatorio. Con todo ello, nuestras creencias hacen que parezca aceptable explotar a otros animales, y los beneficios que derivan de esta explotación motivan y realimentan a su vez a nuestras creencias. Es cómodo por tanto aceptar y no cuestionar el conocimiento recibido de que otros animales son inferiores a nosotros, y aceptar esto como algo obvio. Pero como estamos comprobando, este punto de vista no puede justificarse. Todos estos criterios y puntos de vista especistas son los que han prevalecido a la hora de continuar abusando de los animales para nuestros intereses, tales como la experimentación científica, el crecimiento de diversas industrias (peletería, cosmética...), el uso de animales para espectáculos, ocio y diversión, y un largo etcétera. Existen muchos más elementos y criterios para justificar el especismo, pero lo dejaremos aquí, pues creo que la idea fundamental ha quedado perfectamente clara. La filosofía donde se basa el Buen Vivir nos conmina a eliminar los prejuicios morales hacia todos los animales, en general hacia todos los seres vivos, para convivir con todos ellos en plena armonía, dentro de los recursos que nos proporciona la Madre Tierra. De hecho, los inconvenientes y peligros que estamos creando con nuestra civilización capitalista globalizada y sus valores (ver nuestro artículo "Los peligrosos valores del neoliberalismo") están provocando, además de todas las prácticas especistas, la destrucción ingente de buena parte de la flora y fauna del planeta, en una oleada que ya muchos científicos han catalogado como la Sexta Extinción, toda una brutal eliminación de la biodiversidad que no podemos permitirnos. Para ello es esencial, por tanto, cambiar los esquemas mentales imperantes, y conceder respeto y valor intrínseco a todas las demás especies de animales, al igual que lo hemos venido reclamando para la propia Naturaleza. 

 

El Buen Vivir, por tanto, requiere del desarrollo, difusión y aceptación de una Ética Animalista, básicamente una ética que trata sobre por qué deberíamos tener en cuenta a los animales no humanos en nuestras decisiones morales. No existe una sola teoría ética animalista (que tenga en cuenta los intereses y derechos de los animales), sino varias (Igualitarismo, Utilitarismo, Consecuencialismo Negativo, Contractualismo, Teoría sobre los Derechos, Ética de la Virtud, Ética del Cuidado...). No las vamos a presentar todas aquí, pero recomiendo a mis lectores y lectoras interesadas que busquen más información sobre ellas, para poder discernir cuáles son los criterios que inspiran a unas y a otras. Lo fundamental es esto: a pesar de las muchas diferencias, todas las teorías éticas aceptadas de manera más amplia apoyan una defensa de la consideración moral hacia los animales no humanos, y por tanto el rechazo (en mayor o menor grado) del especismo. Los argumentos concretos de cada teoría son diferentes, pues cada una de ellas tiene su propio corpus teórico de razones y motivaciones por las que deberíamos actuar de determinada manera, y no de otra. Sin embargo, como decimos, los diferentes argumentos empleados en todas estas teorías llegan a la misma conclusión: los humanos deberíamos tener en cuenta los intereses de todos los seres sintientes, a la hora de actuar y proyectar nuestros comportamientos. Como sabemos, el término "interés" se usa para describir lo que es beneficioso para alguien. En otras palabras, lo que promueve lo que es bueno para alguien cuya vida puede ir bien o mal. Y así, decimos "que es de su interés" cuando algo es positivo para alguien. Ese algo puede manifestarse en un bien material concreto, en un acontecimiento, en un uso determinado, etc. Dentro de la ética, cuando pensamos sobre cómo actuar, así como cuando participamos en el análisis moral de nuestras acciones, consideramos el interés de otros a los que deberíamos respetar. Aquí es donde las teorías éticas que hemos mencionado se manifiestan a la hora de proteger y tener en cuenta los intereses de los animales no humanos. La pregunta base sería: ¿tienen intereses los animales no humanos? Es evidente que si pueden sufrir y disfrutar, como ha quedado demostrado (son seres sintientes), los tienen. Y es nuestro deber moral respetarlos, y tenerlos en cuenta ante cualquier decisión que pueda afectar a sus vidas. La expresión "tenerlos en cuenta" no significa "priorizarlos", sino simplemente pensar también en sus intereses, además de en los nuestros. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
22 octubre 2020 4 22 /10 /octubre /2020 23:00
Por una Reforma Educativa para todos (52)

La referencia oficial en Internet sobre todo lo relativo a la propuesta para una Reforma Educativa para todos, es decir, para la elaboración de una nueva Ley Educativa, lejos de los actuales parámetros de la LOMCE, se sitúa en el sitio web "POR OTRA POLÍTICA EDUCATIVA", fundado en el año 2012, y patrocinado por el denominado "Foro de Sevilla", un conjunto de profesionales de la educación, provenientes de diferentes orígenes, pero centrados todos ellos y ellas en defender un enfoque distinto para la Educación Pública en nuestro país. Remito por tanto a mis lectores y lectoras a la detallada lectura y exploración de este sitio web, del cual nosotros rescataremos las propuestas y reflexiones más interesantes, en línea por supuesto con todo lo que venimos contando en esta serie de artículos. El Manifiesto original de referencia, que vamos a exponer, fue publicado en octubre de 2012, e intervinieron en la elaboración del mismo un grupo de profesores y profesoras, la mayoría de la Universidad, que ya entonces manifestaron sus preocupaciones, alarmados/as ante la peligrosa deriva de la política educativa, con el objetivo de sembrar la semilla para generar debate y un compromiso con la mejora del sistema educativo. Los puntos más generales de su aporte fueron los siguientes:

 

1.- OBJETO DE LA EDUCACIÓN. En contra del sesgo economicista de la actual LOMCE (entonces era solo un anteproyecto), el objetivo de la Educación Pública comprende el desarrollo humano y la cohesión social. Mujeres y hombres deben poder formarse como personas completas, en todas sus dimensiones, ciudadanos/as críticos y responsables, y trabajadores/as cualificados/as. La sociedad precisa de la escuela para asegurar niveles adecuados de bienestar, libertad, justicia y equidad. 

 

2.- ESCUELA PÚBLICA. La escuela es la columna vertebral de la ciudadanía. Nuestra peculiar historia nos ha legado un sistema dual, y los gobiernos de corte neoliberal llevan emitiendo claras señales de desdén hacia la escuela pública, pero un desmedido apoyo a la enseñanza privada y confesional. El deber de las Administraciones es articular un sistema público de educación igualitario y efectivo, con una amplia red de centros de titularidad y gestión públicas, con una gestión democrática y unas características que garanticen los objetivos a cubrir: calidad, gratuidad, universalidad, laicidad, inclusividad, multiculturalidad, democracia. 

 

3.- FRACASO ESCOLAR. El fracaso escolar no es anónimo: posee nombre, historia y cultura. Es decir, posee contexto. No se produce súbitamente. Es el resultado de un proceso que se puede identificar y prever. Tiene que ver con el tipo de contenido, descontextualizado y sin sentido, que se enseña y evalúa, y con un proceso de enseñanza y aprendizaje que no facilita ni promueve que el alumnado establezca conexiones y elabore sus propios significados y conocimientos. 

 

4.- SOLIDARIDAD. La respuesta al elevado fracaso escolar, y el subsiguiente abandono, no debe ser normalizarlo, asumirlo ni naturalizarlo, sino al contrario, concentrar medios diferenciales y adicionales sobre grupos e individuos en riesgo, es decir, perseguir los objetivos comunes con medios cuantitativamente superiores y cualitativamente más adecuados. Una ley educativa no puede aceptar ese fracaso como inevitable, y para ello debe incrementar los programas y recursos para la educación compensatoria y atención a la diversidad, sin abandonar a su suerte a los estudiantes más vulnerables. 

 

5.- REPETICIÓN DE CURSO. Lejos de abordar el problema de la repetición de curso, que España encabeza en Europa de forma exagerada, se ha mostrado indiscutiblemente ineficaz, resulta económicamente costosa e ineficiente y constituye una de las principales causas endógenas del fracaso escolar, la actual ley parece querer ampliarla, sistematizarla y convertirla en el determinante de la segregación temprana. 

 

6.- ITINERARIOS. La separación de la trayectoria escolar en itinerarios tempranos es otro error educativo a corregir. La actual ley (LOMCE, PP, 2013) adelanta la edad a la que se crean itinerarios formativos de hecho irreversibles. Se pretende segregar al alumnado desde 3º de la ESO, a los 14 años, reduciendo en dos el tronco común, y convertir la primera orientación hacia la Formación Profesional en una vía muerta, repitiendo así el error de la LOGSE, y se añaden mecanismos que amenazan con adelantar la segregación al segundo curso. La mayoría de países cuya comprensividad llega a los 16 años obtienen mejores resultados que los que segregan a edades más tempranas. La segregación del alumnado con peores resultados se traduce en una enseñanza de calidad inferior por efecto de una profecía autocumplida. 

 

7.- EVALUACIÓN. En la Educación obligatoria la evaluación debe tener un claro propósito formativo, de conocimiento y apoyo a los procesos de aprendizaje y desarrollo personal. Una evaluación excluyente, sancionadora y de control, basada en pruebas frecuentes y estandarizadas, propuesta y puntuada desde entidades externas al propio sistema educativo, es contraria al propio sentido del aprendizaje y a la diversidad humana, generando abandono y exclusión. La evaluación del sistema requiere una revisión a fondo para garantizar que la sociedad y la comunidad educativa dispongan de información relevante, a través de procesos transparentes y democráticos. 

 

8.- RECURSOS Y FINANCIACIÓN. La política de recortes indiscriminados al sistema educativo debe revertirse, y comenzar el sentido contrario. Desde hace una década se están recortando en recursos como comedores escolares, rutas, libros de texto, actividades extraescolares o la misma jornada escolar. Así mismo, se recorta profesorado, se amplían ratios y se cierran aulas. El equipamiento en muchas de ellas es deficiente. Es evidente que una buena Educación Pública debe estar suficientemente financiada, para que pueda responder a sus objetivos. Se debe por tanto asegurar la gratuidad del transporte escolar, comedor y material escolar, así como invertir lo suficientemente en el sistema educativo (al menos un 7% del PIB) y reforzar las plantillas de profesorado, para poder así disminuir los ratios escolares. 

 

9.- SEGREGACIÓN. La actual Ley avala la segregación educativa por sexos en centros concertados, que son fundamentalmente centros promovidos por organizaciones religiosas y ultraconservadoras. Se fomenta igualmente el elitismo educativo, mediante el fomento de determinados "Centros de excelencia", donde se deriva al alumnado más capacitado. Sin embargo, está demostrado que la solidaridad, el cooperativismo, la inclusividad, el igualitarismo y la educación conjunta proporcionan y favorecen una socialización positiva e irrenunciable en una sociedad, máxime cuando aún padecemos la marca de la desigualdad de género. 

 

10.- AUTONOMÍA Y DEMOCRACIA. Es necesario responder a las necesidades de la comunidad educativa con autonomía curricular, organizativa y de recursos. La autonomía no debe dirigirse a la rivalidad entre centros, sino al aprovechamiento diferencial de los recursos. Requiere un proceso de responsabilización social, que es justamente lo opuesto a la merma en la participación que ha supuesto la conversión de los Consejos Escolares en meros órganos consultivos. Es necesario por tanto recuperar la democracia interna de los centros, y dejar de tener Directores/as nombrados por la propia Administración, como representantes de la misma en los centros. 

 

11.- PARTICIPACIÓN Y LIBERTAD. La libertad del Profesorado es un asunto fundamental para implementar un sistema educativo rico, plural y diverso, en vez de un sistema rígido y dirigido desde las instancias educativas. Por su parte, la participación es un derecho de las personas y un principio constitucional. Debe por tanto reforzarse como forma de pertenencia a la propia comunidad, motivación, concienciación, formación y corresponsabilidad social. Resulta imprescindible potenciar la libertad de pensamiento y la libertad de expresión del alumnado, así como su autoorganización y participación en la vida del centro. La participación exige poder de decisión, que es justo lo opuesto al control autoritario que se pretende ejecutar. 

 

12.- RECONOCIMIENTO DEL PROFESORADO. El sistema educativo se funda en la confianza en los docentes, y en su capacidad profesional. Por ello merecen todo el apoyo y el reconocimiento social en el ejercicio de su función, para que puedan sentirse comprometidos con el sistema en toda su dimensión. Los docentes deben manifestar un compromiso claro con sus alumnos/as, su centro y la educación misma, así como una actitud cooperativa con las familias y el resto de la comunidad educativa. Es fundamental igualmente mejorar los aspectos relativos a la formación permanente y al desarrollo profesional de los docentes. 

 

Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
20 octubre 2020 2 20 /10 /octubre /2020 23:00

El principal problema político de España es el desnortamiento del Partido Popular

José Luis Abalos

Durante estos días estamos asistiendo a una polémica política muy viva e intensa, que tiene por objeto la renovación de miembros del Consejo General del Poder Judicial (en adelante, CGPJ), el órgano de gobierno de los jueces por excelencia. Como sabemos, los jueces son funcionarios de carrera que desempeñan su trabajo con arreglo a la ley, que superan un concurso-oposición que les garantiza su trabajo durante su vida, pero todo lo que se refiere a su organización interna (estatuto jurídico, destinos, asuntos, cargas de trabajo, incompatibilidades, ascensos, inspección, sustituciones, jubilaciones, bajas, traslados, régimen disciplinario, recursos de amparo…) es decidido por este órgano de gobierno. Los miembros de este órgano son los que deben ser renovados cada 5 años por las Cortes, bajo las premisas generales establecidas desde la Constitución de 1978 (en su artículo 122, y concretadas en una posterior Ley Orgánica de 1985, que llevó a que todos los miembros del CGPJ sean elegidos por el Parlamento). Clarifiquemos entonces: los jueces no son nombrados, como tampoco lo son los profesores de la escuela pública, sino que acceden a su puesto por medio de una oposición basada en los criterios de igualdad, mérito y capacidad. Pero son los jueces nombrados para formar parte del CGPJ los que toman las decisiones organizativas para este Cuerpo del Estado, que forma, como sabemos, uno de los tres poderes del mismo, concretamente el Poder Judicial. Lo más interesante de sus funciones es que el CGPJ nombra a los Presidentes del Tribunal Supremo, de todos los Tribunales Superiores de Justicia (TSJ) de las Comunidades Autónomas, y demás puestos judiciales gubernativos. Y como muy bien explica Victoria Rodríguez-Blanco en este artículo:Es esto lo que a los partidos les preocupa, la composición del órgano, porque no debe olvidarse que también los parlamentarios son aforados y serán en estas sedes jurisdiccionales donde se resolverán sus causas procesales”. Cuando los políticos y la ciudadanía aluden a la expresión “Que los jueces sean elegidos por los jueces”, a lo que se están refiriendo es a que dicho Cuerpo funcionarial (público) de jueces que forman dicho Poder del Estado elija o nombre a su vez a sus propios colegas que los van a representar en dicho órgano de gobierno, y que por tanto van a tomar las decisiones que les competen a todos.

 

Bien hasta aquí. ¿Dónde está, entonces, el problema, y por qué la renovación del CGPJ está causando tanto revuelo? Entender esto ya no es tan fácil, y para hacerlo hemos de remontarnos al franquismo. Como sabemos, el franquismo fue un régimen ilegítimo, injusto, criminal, totalitario, sanguinario y dictatorial, que exigía que toda la comunidad pensara lo mismo. La libertad de pensamiento era un delito. Todos los poderes, estamentos e instituciones del Estado eran homogéneos, estaban uniformizados, en función de la consecución y permanencia del pensamiento único vigente. Esto implicaba que jueces, policías, maestros, médicos, políticos, abogados, periodistas, etc., rindieran pleitesía (al menos en público) a dicho pensamiento único. ¿Qué ocurrió con el advenimiento de la “democracia”, después de la muerte del dictador? Los redactores de la Constitución de 1978 ya previeron que el estamento judicial podía ser un problema, pues ellos representaban, como hemos dicho, un Poder del Estado. La “apertura democrática” no removió (como debía haber hecho de tratarse de una democracia real) a periodistas, maestros, policías, etc., sino que los mantuvo en sus cargos, e incluso una gran parte de ellos/as fueron propuestos para cargos superiores. De ahí que hablemos, aún hoy, más de 40 años después, de la alargada sombra del franquismo (piénsese por ejemplo en el Ejército, la institución donde existen más miembros ligados a la ultraderecha). Pero los jueces constituían un caso especial, ya que como decimos, podían representar un serio problema, pues a la hora de interpretar las leyes, si no se garantizaba que existiera un balanceo, más o menos representativo, de jueces que “simpatizaran” más con las ideas progresistas frente a otros/as que seguían simpatizando más con las ideas conservadoras, las sentencias podían estar desequilibradas.

 

Hagamos, para entenderlo mejor, un paralelismo ficticio con el “poder” mediático (siempre se afirma, con acierto, que la prensa es el “Cuarto Poder” del Estado). En efecto, pensemos en los medios de comunicación como si también fueran un “Poder” real del Estado, lo cual no sería descabellado, pues sus titulares, selección de noticias y portadas, conclusiones, líneas editoriales, enfoques y opiniones conforman en gran medida la opinión pública. El abordaje informativo de cada medio puede simpatizar más con la izquierda o con la derecha. Sin embargo, pensemos un momento: ¿está equilibrada la situación actual? Evidentemente, está muy lejos de dicho equilibrio, pues mientras los grandes conglomerados mediáticos, dueños de cientos de periódicos, televisiones y revistas, obedecen al ideario conservador y neoliberal, los que no se alinean con dicha línea editorial son los medios más modestos, y están en su inmensa mayoría únicamente en el mundo virtual, es decir, en Internet. En cambio, los grandes rotativos (El Mundo, El País, La Razón, ABC, La Vanguardia, El Periódico…), de mayor alcance mediático, con más medios humanos y materiales, y con mayor apoyo económico, pertenecen a los grandes grupos empresariales, todos ellos de ideario conservador. La situación es injusta, ¿verdad? Pues igual ocurre con la judicatura. No está para nada equilibrada, pero sin embargo, a este sector de los medios de comunicación no se le ha prestado tanta atención, porque no son ellos los que dictan las sentencias. Imaginemos que se crea un órgano de gobierno de los periodistas (algo así como un Consejo General del Poder Mediático, CGPM), cuyos miembros van a designar a los periodistas que se van a encargar de los medios públicos (las radios y televisiones públicas)…¿Vemos entonces la importancia que tendría la designación de dichos miembros? Dependiendo de los profesionales que nombraran, dichos medios tendrían un evidente sesgo y enfoque conservador o progresista. De hecho, esto es básicamente (a pequeña escala) lo que ocurre con los profesionales de RTVE, cada vez que se da un cambio de Gobierno.

 

Pero volviendo al asunto que nos ocupa, a estas alturas es conveniente preguntarse: ¿Es independiente un juez/jueza? Pues veamos: si entendemos por “independencia” el hecho o posibilidad de poder realizar su trabajo sin presiones, con todas las garantías de su libertad plena, es evidente que los jueces y juezas son independientes. Ahora bien, cuando usamos dicho término no nos referimos exactamente a eso, sino a la interdependencia existente entre su trabajo (dictar sentencias conforme a su conciencia y con arreglo a la ley) y sus propias ideas y criterios políticos. Hemos de partir de la base de algo muy evidente: la ley es la ley, y lo que hace (o debe hacer) un juez o jueza es dictar sentencia con arreglo a la ley y a la jurisprudencia vigente, pero es igualmente evidente que los jueces y juezas son personas humanas, y que la ley es “interpretable”. Por mucho que un texto legal tenga su letra pequeña, su detalle, siempre puede ser interpretable en un sentido o en otro, y los jueces y juezas, como humanos que son, y ante la dimensión ideológica que poseen sobre cómo debieran sentenciarse los diferentes asuntos, es absolutamente inevitable que hagan su trabajo de forma independiente, sí, pero sujetos a su idiosincrasia política personal e intransferible. De esta forma, un juez conservador puede sentenciar o simplemente ver o entender un determinado asunto desde una perspectiva, mientras un juez progresista puede verlo de otra manera. De ahí que, de hecho, existan varias asociaciones de jueces (así como de fiscales y de abogados, como en cualesquiera otras profesiones), cada una con su corte ideológico concreto (Francisco de Vitoria, Jueces para la Democracia…). Pues ya hemos llegado al meollo de la cuestión, si ponemos todas las piezas en el puzzle.

 

Situémonos a finales de la década de los años 70 del siglo pasado: si proveníamos del franquismo, donde la judicatura era de ideario conservador en su inmensa mayoría, había que garantizar que, ya que estamos hablando de un Poder “independiente” del Estado, los miembros de dicho órgano de gobierno de los jueces estuvieran más o menos equilibrados, y de ahí la propuesta de que sean las Cortes Generales (mediante una votación mayoritaria aprobada por 3/5 de los miembros del Congreso de los Diputados y del Senado) las que propongan los nombramientos de una parte de los miembros del CGPJ. En última instancia, lo que intentaban los “padres” de la Constitución era impedir que se diera cierto corporativismo judicial, y que predominara la soberanía popular (la voz del pueblo que había elegido a sus representantes en el Parlamento) a la hora de proponer estos nombramientos. La Ley de 1985 finalizó el recorrido, derivando al Parlamento todos los nombramientos. Y eso es exactamente lo que se ha venido haciendo desde entonces. Hasta ahora, todas las negociaciones para renovar los miembros de este órgano han sido llevadas a cabo y aprobadas por PP y PSOE, porque el bipartidismo era mayoritario. Sin embargo, hoy día esa proporción ha cambiado, y tenemos un Gobierno de coalición (PSOE-Unidas Podemos), que constituye la nueva realidad parlamentaria y gubernamental que debería negociar dicha renovación. Sin embargo, el PP se ha negado rotundamente (de unos meses acá) a negociar dicha renovación alegando que Podemos está en el gobierno, y que por tanto sus propuestas de nombramientos van a estar muy escorados a la izquierda (de hecho lo que ha propuesto es que se excluya a Podemos de las negociaciones, lo cual es de nuevo un signo de los tics antidemocráticos, arcaicos, intolerantes y prepotentes de la derecha de este país, que no asume los resultados electorales que no le favorecen). Llegados a esta situación, y para no eternizar el problema, el Presidente del Gobierno ha anunciado que va a proponer una reforma del sistema de nombramientos, de tal manera que sea necesaria únicamente una mayoría absoluta la que pueda acordar dichos nombramientos, en vez de una mayoría más amplia de 3/5, que es la que ahora está vigente.

 

Lo último ha sido, en respuesta a la ofensiva del Gobierno, la propuesta del PP, que da título a nuestro artículo, y que reza porque “los jueces elijan a los jueces” (Pablo Casado dixit), rebajando la  intervención del Parlamento, una propuesta de retorno al mandato constitucional puro, pero con una tremenda ofensiva ideológica, pues el Partido Popular sabe perfectamente que, aún hoy día, a más de 40 años de período democrático, la mayoría de jueces y juezas poseen un ideario conservador (al igual que los medios de comunicación dominantes). De hecho, el otro partido de la derecha, Ciudadanos, ya abogaba por esta propuesta desde que nació como formación política. Concretamente, el PP ha propuesto que los magistrados elijan directamente a los 12 vocales del turno judicial (los que se nombran entre jueces en activo), y que el Parlamento elija los 8 vocales del turno de juristas de reconocido prestigio. Visto lo visto, dejar que los jueces nombren a la mayoría de sus colegas para el CGPJ, que a su vez como hemos visto gestiona todos los asuntos judiciales a nivel nacional, es consagrar en la judicatura la permanencia mayoritaria del pensamiento conservador, lo cual sería una estupenda noticia para la derecha y la ultraderecha de este país. Pero por todo lo que hemos explicado, no podemos dejar que dicha propuesta del PP y Ciudadanos prospere, al menos hasta que la institución judicial se haya democratizado en mayor grado, y el balanceo entre jueces conservadores y progresistas garantice un tratamiento de los asuntos más equilibrado. ¿Se atreverían Pablo Casado e Inés Arrimadas a proponer que fueran los jueces los que eligieran a los jueces, si existiera una mayoría de jueces progresistas? Claro que no, ahora lo proponen porque saben perfectamente que la judicatura es un Cuerpo mayoritariamente de pensamiento conservador y de derechas, y por tanto, están tranquilos, pues ven sus intereses protegidos.

Compartir este post
Repost0
18 octubre 2020 7 18 /10 /octubre /2020 23:00
Viñeta: Antiespecismo

Viñeta: Antiespecismo

Hay salvajes que se apoderan de este perro, que tan sobradamente supera al hombre en fidelidad y amistad, lo clavan a una mesa y lo despedazan vivo para mostrar sus venas mesentéricas. Se descubren en él los mismos órganos sensoriales que en uno mismo. Contéstame, mecanicista, ¿es que la Naturaleza ha dispuesto todos los resortes sensoriales en este animal con el fin de que no sienta?

Voltaire

La posición ética y política más justa y correcta, que enlaza con la propia filosofía del Buen Vivir, es la posición antiespecista, superando todos nuestros desprecios y prejuicios practicados contra los animales no humanos. Maristella Svampa propone, incluso, en este artículo, cómo pensar los derechos de los animales desde una visión que supere la mirada moral o ética con que se aborda lo permitido y prohibido frente a los animales, y se sitúe el foco explícitamente en la dimensión política, es decir, que se amplíe el concepto actual de ciudadanía, para incluirlos también a ellos. Tomaremos dicho artículo como referencia a continuación, señalando lo más significativo de su aportación. Nuestros modelos de aprovechamiento de los animales vienen cambiando desde el Neolítico, y así, hemos ido pasando, por ejemplo, desde los animales que ayudaban en las tareas de las sociedades agrícolas, pasando por los animales que servían para el transporte, hasta los animales de la actualidad, que utilizamos para experimentación científica, ganadería intensiva o determinadas industrias. Pero la curva del sufrimiento animal va creciendo. En la actualidad se sacrifican 60.000 millones de animales al año, tres veces más que en 1980. Ejecutamos sobre ellos un cierto holocausto cotidiano y perpetuo, el "eterno Treblinka" como lo tildara Charles Patterson en un libro publicado en 2002, retomando la frase del escritor y Premio Nobel Isaac Bashevis Singer, quien había dicho que "en lo que respecta a los animales, todos somos nazis". Claramente, como agrega la filósofa francesa Elizabeth de Fontaney, "los animales viven en un estado de excepción permanente". Nuestra agresión contra ellos ha llegado a tal estado de normalización que no nos damos cuenta del tremendo sufrimiento que les causamos en multitud de esferas de nuestras sociedades. Necesitamos, pues, una revolución animalista en toda regla. Hemos expuesto cómo los animales no humanos son seres sintientes, y por ello dotados de derechos inviolables; pero abundando en ello, también son sujetos políticos, en la medida en que pertenecen a una comunidad, son interdependientes y desarrollan vínculos con otros sujetos, de su misma especie o de distinta. 

 

Es exactamente este enfoque el que da pie para desarrollar una teoría política sobre sus derechos (como exponen Sue Donaldson y Will Kymlicka en su reciente libro "Zoopolis: una Revolución Animalista"), mediante la cual podemos aspirar a construir una original tipología en torno a lo que podemos considerar como la ciudadanía animal, así como los mundos compartidos entre humanos y no humanos. Las teorías que tenemos hasta ahora son muy acotadas o minimalistas, pues se han limitado a formular los derechos negativos de los animales (el derecho a no ser cosificado, a no ser considerado propiedad, a no ser asesinado, a no ser torturado, confinado o separado de la familia...). Pero lo cierto es que hemos de ir más allá, porque dichas teorías no han abierto el campo de los derechos positivos, ni han reflexionado sobre las obligaciones positivas que los humanos tenemos para con los animales. Maristella Svampa, al hilo de la teoría sugerida por estos autores, explica: "De lo que se trata es de pensar a los animales como sujetos políticos, lo que en clave liberal-democrática significa determinar los derechos de membresía de cada comunidad política específica. En esta línea, la apuesta teórica y normativa va más allá de las dos corrientes dominantes dentro de la teoría de los derechos animales: la visión bienestarista (que defiende el bienestar de los animales desde una perspectiva moral, aunque muchas de ellas lo subordinen al bienestar humano), así como aquella otra visión que concede ciertos derechos a los animales con capacidades cognitivas o superiores (grandes simios, ballenas, delfines, elefantes...)". Por tanto, una vez superada la mirada moral o ética con que se aborda lo permitido o lo prohibido frente a los animales, y que no obstante aún necesita un mayor recorrido, deberíamos situarnos, dando un paso más allá, en una mirada o dimensión política, lo cual va unido inextricablemente a la convivencia, es decir, a la comunidad, lo cual a su vez implica una mirada al concepto de ciudadanía, o si se prefiere, a una ampliación del mismo, para que sea adaptada igualmente al mundo de los no humanos. 

 

Ya hemos dejado sentado que los animales poseen derechos inviolables por ser seres sintientes, pero por otro lado, esos derechos universales, los autores del texto de referencia los vinculan con tres tipos de ciudadanía diferenciadas, a saber: una primera categoría abarcaría a los animales de compañía y domésticos, quienes debieran ser considerados como conciudadanos de nuestra comunidad humana, por lo cual tendríamos para con ellos todas las obligaciones que conlleva la dependencia; una segunda categoría podría referirse a los animales liminales, que serían aquellos que se hallan en una situación intermedia entre los animales domésticos y los salvajes, y que aunque coexisten en un mismo espacio con nosotros los humanos, son considerados como visitantes temporales o residentes, pero no como conciudadanos; por último, la tercera categoría abarcaría a los animales salvajes, considerados miembros de sus respectivas comunidades políticas, fuera de las humanas, con sus propios territorios y soberanías, y que deben ser igualmente respetados. Quizá convenga una aclaración sobre la segunda categoría mencionada, los animales liminales, por ser una categoría laxa y heterogénea, que incluiría desde animales que viven dentro del entorno humano (ardillas, ciervos, halcones, zorros...), pasando por animales supervivientes a la invasión de sus nichos o ecosistemas por parte de los seres humanos (algunas aves y roedores...), hasta animales que han sido extraídos de su entorno de origen y que ya no pueden volver a él (como los mal llamados animales "exóticos") o han generado nuevas dependencias con los humanos. Es, por tanto, una categoría no finalista, sino abierta a las posibles y futuras interacciones de los humanos con algunas otras especies. También conviene aclarar lo respectivo a sus derechos, porque estos animales liminales, que no serían ciudadanos plenos pero tampoco extranjeros absolutos, son objeto en la práctica de una invisibilización recurrente en términos de derechos, o incluso son considerados como una amenaza, lo cual puede conducirlos a ser víctimas de "limpiezas étnicas". 

 

Entonces, según la propuesta que hemos considerado para estos animales, no gozarían de todos los derechos de un conciudadano, pero sí de residencia. Es en este punto donde los autores de dicha propuesta apelan al multiculturalismo, ya que el derecho a la residencia puede ser concebido en analogía con los derechos de los inmigrantes, o de los visitantes temporales (los que disfrutan de visados), y apunta a conceder inteligibilidad y matices nuevos a una relación de coexistencia, pero sin membresía. Hay que aclarar, para que no haya malentendidos, que el estatus de ciudadano pensado para los animales no está determinado, lógicamente, por sus capacidades cognitivas, sino por la naturaleza de sus relaciones con una comunidad política particular. Pero ésta es, en suma, la teoría de los autores de "Zoópolis", uno de los textos de referencia en el Animalismo mundial, por su avanzada y revolucionaria concepción y propuesta de una teoría política que contemple de forma integral los derechos de los animales. Pero antes de implementar en la práctica consideraciones como las que se nos muestran en el referido texto, habría mucho que avanzar en otros campos del Animalismo: sin ir más lejos, la situación de los animales usados y matados por los seres humanos se pasa por alto a menudo, pero les hace sufrir de manera terrible. Un gran número de animales son obligados a sufrir vidas de confinamiento, repletas de dolor, aburrimiento y miedo, o son capturados y privados de su vida de forma muy dolorosa. La explotación que el ser humano practica hacia el mundo animal es, lisa y llanamente, aberrante: experimentación científica, ganadería intensiva, industrias varias, uso de animales para el espectáculo, y un largo etcétera, abusan de los animales, y les provocan dolor, mutilaciones, sufrimiento y muerte en elevadas dosis. La base moral para practicar todo ello se basa en el Especismo, que consiste en la discriminación (activa o latente) de quienes no pertenecen a una cierta especie. En la base de la pirámide se encuentra la creencia básica de que el ser humano es una especie superior a las demás, por propia naturaleza. Se trata de una discriminación injustificable, parangonable al sexismo o al racismo. 

 

Puede que alguien pueda alegar a nuestros razonamientos el hecho (cierto) de que la naturaleza tampoco les ofrece a los animales un mundo idílico. En efecto, la mayoría de los animales mueren poco después de nacer en el medio salvaje, o sufren permanentemente debido a heridas, enfermedades, hambre, climas hostiles o ataques de otros animales. Todo ello es cierto, pero no por ello nosotros, los humanos, debemos incrementar su dolor, sufrimiento y muerte, añadiendo nuestra manipulación, nuestra explotación y nuestro abuso en los diferentes campos donde usamos a los animales. La capacidad de sintiencia es lo que verdaderamente importa a la hora de tener en cuenta qué seres necesitan ser respetados. Podemos afirmar esto con independencia de la teoría ética o política particular que defendamos, porque básicamente, hemos de estar de acuerdo en defender los intereses de los seres sintientes. Esto es, básicamente, lo que consideramos una Ética Animal. Y pensamos que toda ética animalista ha de descansar primigeniamente en un rechazo al Especismo, como decíamos más arriba. Desde la visión especista (la que concede superioridad al ser humano) no podemos siquiera arribar a conclusiones mínimamente respetuosas con los animales. El Especismo supone una discriminación en sí mismo, es decir, una diferente consideración moral, aplicada de forma injustificada, tal como nos explica el sitio web Animal Ethics, que tomamos como referencia. Superar el especismo imperante es quizá la mayor barrera mental que hemos de atravesar, si pretendemos alcanzar modelos de sociedad justos hacia los animales. De hecho, la discriminación especista es tan habitual que la mayoría de seres humanos no piensa en cuestionarla, excepto en casos donde el tipo o grado de la misma es extrema o inusual. Como resultado, nosotros los humanos explotamos a los animales no humanos en el curso de nuestra vida diaria de diferentes formas (estas formas también varían con el tiempo y las diversas civilizaciones), usándolos como recursos. Esto ocurre de múltiples maneras: los animales son consumidos como parte de la dieta humana, usados para vestimenta, atormentados y matados por diversión (sobre todo en festejos y celebraciones populares), explotados como fuerza de trabajo, o criados y sacrificados para que partes de su cuerpo sean usadas como materiales en la fabricación de cosméticos y otros productos de consumo. En conclusión, los animales son básicamente nuestros esclavos. El Buen Vivir nos conmina a adoptar criterios morales más justos con ellos. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
15 octubre 2020 4 15 /10 /octubre /2020 23:00
Por una Reforma Educativa para todos (51)

Existe un debate de fondo, como venimos explicando desde las primeras entregas de la serie, sobre los fundamentos más elementales del modelo educativo en sí mismo, es decir, en Educación las decisiones son siempre decisiones políticas y sociales, nunca propuestas técnicas para conseguir unas escuelas más "eficaces". Pero sin embargo, este es el principal mensaje que el modelo educativo neoliberal se está esforzando en divulgar desde hace décadas, para que nos olvidemos de la verdadera esencia del proceso educativo. En realidad, las decisiones sobre Educación tienen que ver con múltiples factores políticos, tales como a quién pensamos que va dirigida, qué modelo de sociedad queremos fabricar, o qué responsabilidad queremos que tenga el Estado en dicho modelo (si queremos un Estado más débil o más fuerte a la hora de garantizar los derechos humanos fundamentales), qué responsabilidad tiene la propia comunidad educativa, cómo entendemos al Cuerpo de Profesorado, cómo entendemos la evaluación, y un largo etcétera, que básicamente hemos venido presentando en las entregas anteriores de esta serie. Por su parte, el modelo neoliberal expresado en la LOMCE entiende que la Educación depende de dos factores principales, donde vuelca toda su carga ideológica, a saber:

 

1.- Los conservadores y neoliberales entienden que la Educación depende de las condiciones innatas y culturales, y del propio esfuerzo de los estudiantes. No estamos de acuerdo. Dicho enfoque representa un determinismo social y cultural (y también biológico) que encamina (casi dirige) a los estudiantes a diferentes resultados y posibilidades, según capacidades, ambiente cultural y expectativas familiares. Y también significa, como apunta Carmen Rodríguez, del Foro de Sevilla, en este breve documento que tomamos como referencia, que las familias que se preocupan y tienen más expectativas hacia el estudio de sus hijos/as, tienen derecho a mejores escuelas, mejores profesores/as y, en general, a una mejor educación. Entienden así la educación solo en función de la meritocracia y de la competitividad, claro está, situándose desde la atalaya de su superioridad en recursos frente a las familias más pobres, vulnerables o desfavorecidas. Justifican bajo estos supuestos los mecanismos selectivos y jerarquizadores que penalizan al alumnado más vulnerable, aquél con más dificultades para el aprendizaje, en lugar de proporcionales una atención adecuada. Por eso, en su modelo educativo están presentes los itinerarios, las evaluaciones externas, la segregación, la falta de atención a la diversidad, y los currículos estandarizados. 

 

2.- Los conservadores y neoliberales entienden que la Educación depende de expertos, de Comités de "sabios" que son los que deben decirnos lo que hay que hacer. Como si la Educación fuese cualquier otra disciplina científica, la entienden como un proceso técnico que ha de ser tratado tecnocráticamente, en vez de políticamente. Poseen esta visión tecnocrática de la Educación que actúa desde una perspectiva estructural, y desde una perspectiva contextual. Desde la primera perspectiva, influyendo en las políticas educativas de los países y en cómo se deben gobernar las instituciones educativas. Bajo esta errónea perspectiva, los Comités de sabios residen en los organismos internacionales como la OCDE, el BM, etc. Estos organismos evalúan los sistemas educativos, y emiten sus resultados y directrices (véase PISA por ejemplo). Y desde la perspectiva contextual, influyendo en el trabajo del profesorado, donde los "expertos" en Educación dirán a los docentes qué tienen que hacer, por ejemplo dictaminarán las competencias necesarias para ser un líder educativo o un experto en comunicación. 

 

Como puede comprobarse, es un modelo de gestión inspirado en los fundamentos de la empresa privada, donde la educación es una cuestión técnica, no política. En mi caso personal, he tenido ocasión de comprobarlo fácilmente, pues durante mis largos años de docente en Tecnologías de la Información, he impartido cursos tanto para la empresa privada como para instituciones públicas, observando perfectamente las diferencias de enfoque entre ambos modelos. Al aplicar los fundamentos de la empresa privada al modelo educativo, se buscan los resultados y la satisfacción del "cliente" (en este caso el alumnado y sus padres y madres), aunque sea a costa de un deterioro en las condiciones laborales (en este caso del profesorado) y en la calidad de los servicios (educativos) prestados. El modelo conservador y neoliberal no entiende por tanto la Educación como un derecho humano fundamental (por eso se niegan a su blindaje constitucional), sino como un proceso o servicio sujeto al coste-beneficio, es decir, sujeto a las normas de mercado. Todo ello implica, lógicamente, una mayor desigualdad en la distribución de las prestaciones con consecuencias de exclusión para la población más vulnerable, que se va relegando a unos centros educativos públicos cada vez más residuales y deficientes, pobres en recursos, frente a los centros privados y concertados, con buenos recursos y selección de su alumnado. Segregación y desigualdad educativa pura y dura, y por tanto, injusticia social. Bajo este modelo, el conocimiento pierde su valor y se vuelve instrumental al sistema, se enfoca exclusivamente al futuro mundo laboral de los estudiantes, y por tanto nos indican no solo qué conocimientos son valiosos para el mundo del trabajo, sino cómo deben ser estructurados los contenidos para enseñarlos y qué modelo de persona (ciudadano sumiso al sistema) crean para dar respuesta al modelo de sociedad que demandan las nuevas economías. 

 

Todas estas bases educativas son precisamente las que queremos cambiar. Frente a un modelo instrumental de la educación, nosotros apostamos por un enfoque como derecho humano fundamental. De ahí que tengamos que reforzar y ampliar la red de centros públicos, dejando de apostar con dinero público por los centros concertados. Y de ahí que entendamos que debe existir una financiación suficiente que garantice la calidad del sistema educativo. Es decir, que en primer lugar hay que acudir a un rescate de los centros educativos públicos, en detrimento de los concertados. En segundo lugar, apostamos por un modelo educativo que se proyecte en igualdad, que esté basado en la igualdad, y ello implica a su vez aplicar los enfoques inclusivos y multiculturales. Todos los estudiantes, vengan de donde vengan, tengan las familias que tengan, y disfruten de los recursos que tengan, tienen derecho a que el sistema educativo les preste su atención en igualdad de condiciones y oportunidades. El sistema educativo ha de ser justo e igualitario, sin dejar a nadie atrás. El sistema educativo debe volcarse sobre los estudiantes que más necesiten, que más apoyos y refuerzos necesiten, que más tiempo y dedicación necesiten, precisamente para poder alcanzar los niveles de los que más tienen. Y en tercer lugar, necesitamos formar a personas críticas con el sistema, para poder comprenderlo y mejorarlo, y ello implica introducir una educación integral lo más completa posible, con ciencias, humanidades, artes, pensamiento reflexivo, etc., para formar al alumnado en todas las vertientes de la personalidad y de la ciudadanía. Y así, no debemos mostrarles únicamente conocimientos utilitaristas para sus posteriores profesiones, sino también valores, actitudes críticas y análisis de su mundo social y cultural (problemas medioambientales, explotación de las mujeres, guerras, austericidio, desigualdades, maltrato animal, educación sexual...). 

 

Por último, como pieza igualmente fundamental, necesitamos implementar una comunidad educativa democrática, y un profesorado con plena autonomía para que pueda construir el conocimiento con su alumnado. Un profesorado reconocido y valorado socialmente, con unas condiciones laborales que supongan ratios adecuadas para cada clase, para poder garantizar esa inclusividad de la que hablábamos antes. Un horario que contemple no solo las horas de impartición docente, sino también las horas para formarse, establecer redes, preparar las clases y compartir experiencias. Y un profesorado que disfrute de unas condiciones de estabilidad, autonomía y consideración que les permita una pluralidad de visiones para educar a ciudadanos/as libres. Acompañada también de una formación del profesorado inicial y permanente que garanticen los conocimientos profesionales específicos y prácticos, en la que estén implicados los profesores y profesoras en ejercicio, los centros y las comunidades educativas. Y todo ello, enmarcado en vías que garanticen una participación real de la comunidad educativa (alumnado, padres y madres, y profesorado), planteando una verdadera y completa democratización y autonomía de los centros escolares de abajo a arriba. En resumidas cuentas, pretendemos que la Reforma Educativa descanse sobre los pilares de igualdad, laicidad, autonomía, participación democrática, titularidad y gestión públicas, y financiación adecuada. Creemos que solo bajo la conjunción de todos estos factores será posible establecer y alcanzar un modelo educativo realmente útil para la sociedad, y que responda a las demandas sociales, políticas y culturales necesarias. Un modelo educativo que proyecte ciudadanía crítica y participativa, y no simples peones obedientes al sistema imperante. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
13 octubre 2020 2 13 /10 /octubre /2020 23:00

Vivimos en una sociedad sexista, androcéntrica y patriarcal que cuenta, por tanto, con diversas instituciones que aseguran el dominio de los hombres sobre las mujeres y la prostitución es una de esas instituciones, al igual que lo es el amor romántico, el matrimonio, el modelo del trabajador a tiempo completo sin responsabilidades familiares y la jerarquía dentro de las empresas

Magdalena López y Ruth Mestre

Iniciamos aquí una nueva serie de artículos, donde vamos a abordar la prostitución, como su título indica, desde una perspectiva abolicionista, es decir, fijando éste como el objetivo deseable. Haremos un recorrido y un análisis por las diversas manifestaciones del fenómeno de la prostitución, intentando desarrollar todos sus aspectos, y abordándolo de la forma más justa posible. De entrada, ya avisamos de que, hoy día, la postura abolicionista, aún siendo la más extendida entre la izquierda, no es unánime, sino que existen determinados colectivos y corrientes de pensamiento que proponen otras soluciones. Pero nosotros, como aquí iremos exponiendo, nos situamos en la corriente abolicionista, que como su nombre indica, aboga por erradicar el fenómeno de la prostitución de una manera integral, es decir, no solo mediante un marco legal propicio y adecuado, sino también construyendo un modelo social al que le repugne la prostitución y por tanto, comprenda y asimile que dicho fenómeno no puede tener cabida en una sociedad avanzada, justa y democrática. Somos perfectamente conscientes de que el fenómeno de la prostitución ha cambiado muchísimo a lo largo de las últimas décadas, y que enfrentarse a él implica, hoy día sobre todo, enfrentarse en una lucha sin cuartel contra las poderosas organizaciones criminales y mafiosas que se dedican a la trata y explotación de seres humanos, un lucrativo y execrable negocio internacional con poderosos tentáculos. Pero además de ello, también hay que luchar contra los patrones sociales permisivos hacia la prostitución, hijos a su vez de los patrones machistas y patriarcales, que también contribuyen a sostener el fenómeno, como ya algunos países vienen demostrando a través de sus políticas. Comenzaremos con la falacia de la vertiente "laboral" de la prostitución, basándonos en este artículo de la escritora sueca Kajsa Ekis Ekman, autora de algunos trabajos sobre el tema, y miembro del Centro Sueco de Estudios Marxistas.

 

En primer lugar, entendemos que, bajo el auspicio y brutalidad del capitalismo, el discurso del supuesto "trabajo sexual" ha provocado mucha confusión (otro tanto le ha ocurrido, salvando las oportunas distancias, al fenómeno de los vientres de alquiler, es decir, a la gestación subrogada), ya que la bandera de los supuestos "derechos de las trabajadoras del sexo" cada día se utiliza más como peligroso eufemismo de los derechos de los proxenetas, los propietarios de burdeles y los hombres que pagan por tener sexo. Como en tantos otros aspectos de la política, la batalla del lenguaje es una batalla importante, y es aquí donde hemos de incidir, y volver a llamar a las cosas por su nombre. Y simplemente, lo que es explotación (en este caso, sexual) no puede estar de ningún modo regulado. Habrá quien diga que en todas las relaciones laborales existe explotación bajo el capitalismo, y que ésta está regulada, y es cierto, pero iremos viendo cómo en el caso de la prostitución actúan una serie de elementos que no podemos aceptar bajo parámetros regulatorios. Gracias por tanto a este discurso podríamos decir "laboralista" de la prostitución, hoy día el discurso de aceptación del supuesto "trabajo sexual" ha hecho posible que el otrora "oficio más antiguo del mundo" se convierta en la profesión más moderna. De esta forma, para la mayoría de los/as que sostienen ese discurso, la prostitución ya no es considerada como un vestigio medieval de carácter patriarcal, sino como una actividad subversiva, liberadora, incluso feminista. Nosotros no estamos de acuerdo con ese enfoque. Explica la autora del artículo de referencia: "A los movimientos feministas se les vendió la prostitución como el derecho de la mujer a su propio cuerpo; a los neoliberales, como un símbolo del libre mercado; a la izquierda, como "trabajo sexual" que necesita sindicatos y derechos laborales; a los conservadores, como un acuerdo privado convenido entre dos personas al margen de toda intervención social; al movimiento LGTB, como sexualidad que exige su derecho a expresarse. La prostitución se convirtió en un camaleón capaz de adaptarse a todas las ideologías. Y cuando la izquierda abraza la prostitución como "trabajo", lo hace pasando por alto que el marxismo considera el trabajo como algo intrínsecamente alienante que debería ser abolido y el resultado de la pérdida de la capacidad de trabajadores y trabajadoras a decidir sobre sus propias vidas. Otro elemento ausente es la conciencia sobre la forma utilizada por el capitalismo para expandirse de manera incesante en cada vez más dimensiones de nuestra vida, haciéndonos ver nuestros cuerpos y mentes como meras mercancías". 

 

De hecho, hoy día es comúnmente aceptado y deseable, desde la lógica capitalista,  incluir en el cómputo del PIB de los países las actividades repudiadas y delictivas, tales como la prostitución o el tráfico de armas o de drogas. Para los neoliberales, al fin y al cabo, todas ellas son "actividades económicas". Estamos llegando a un punto de aberración tal que las propias bases morales de las sociedades están siendo frontalmente atacadas bajo el enfoque capitalista, que todo lo inunda, y lo que es más grave, dicho enfoque se ha convertido en preferente e incluso asumido por las mayorías sociales. Y es un enfoque perverso y peligroso. El primer sindicato de "trabajadoras del sexo" se estableció en Holanda. Dicho sindicado fue fundado por el gobierno holandés y financiado con dinero público desde el momento de su creación, y su dirección estuvo siempre en manos de sociólogos/as sin experiencia en prostitución, nunca de personas que sufrieran dicha situación. De hecho, hay hoteles en Ámsterdam que poseen folletos para los turistas en los que se les insta a que no se sientan culpables por pagar por tener sexo, ya que muchas prostitutas pertenecen a este sindicato. Las referencias a este sindicato holandés fueron muy frecuentes en los libros sobre feminismo de los años 80. Y sin embargo, dicha organización sindical nunca superó los cien miembros, y jamás intervino en ningún conflicto laboral que se diera en un burdel, entre los "empresarios" y las prostitutas allí instaladas. La situación, cuando menos, es ciertamente curiosa. Y continúa la autora del artículo: "Dado que la industria del sexo ha aumentado en el mundo entero, el discurso del trabajo sexual ha adquirido un estatus hegemónico. Y así fue como segmentos de la izquierda y del movimiento feminista se tragaron el anzuelo de la propaganda con el plomo y el sedal: luchar a favor de la prostitución se convirtió en luchar por la libertad. Resulta cuando menos extraño. Hace cien años, la lucha contra la prostitución era un asunto crucial tanto para el movimiento obrero como para el movimiento de las mujeres. Recordemos aquéllos carteles del sindicato británico de estibadores que se hicieron tan populares y en los que se leía "No pararemos hasta barrer toda la miseria, la prostitución y el capitalismo" y "An injury to one is an injury to all", que las feministas convirtieron en la consigna "Nos tocan a una, nos tocan a todas". Los estibadores tenían claro que la prostitución condenaba a sus hermanas de la clase obrera a ser utilizadas por los hombres de clase alta y no estaban dispuestos a permitirlo". 

 

Si miramos aún más atrás en la historia, acabar con la trata de esclavos y esclavas era lo más urgente y prioritario. Hoy día, la prostitución sigue el mismo patrón: sigue siendo la misma industria, los mismos hombres con dinero comprando mujeres pobres, la misma explotación, la misma violencia y la misma trata. La misma repugnancia. Podemos citar, en nuestro contexto, el caso de Alemania, donde la industria de la prostitución es la más importante de Europa, con más de un millón de mujeres vendiendo sexo todos los días. Pues bien, Alemania intentó igualmente la regulación, y sus resultados fueron también decepcionantes: tan solo el 1% de las mujeres prostituidas en dicho país se registraron como "trabajadoras sexuales". En una encuesta realizada posteriormente, la mayoría de las mujeres prostituidas manifestó su intención de dejar la prostitución en cuanto pudieran. No tenía sentido, pues, "afiliarse" a ningún sindicato que las representara. Según las investigaciones de la autora del artículo citado, no existe ni una sola organización que funcione verdaderamente como un sindicato de prostitutas. A veces llegan incluso a albergar los intereses de los proxenetas y de los dueños de los clubs de alterne. Lo lógico es que un sindicato esté compuesto por personas expertas en el sector de referencia, que sea financiado por sus miembros, y que tenga como adversarios naturales a los empresarios de dicho sector, cuyos intereses se enfrentan. Entonces...¿cuál es el sentido de la existencia de estos "sindicatos de las trabajadoras del sexo"? Pues lo cierto es que la mayoría de estas organizaciones forman parte en realidad de un lobby que pretende sobre todo legalizar todos los aspectos posibles de la industria del sexo a través del etiquetado de la prostitución como "trabajo". Y hay que decir que, sin embargo, el ejercicio de la prostitución presenta unos índices de riesgos laborales que pocas ocupaciones poseen: un 82% de las personas en situación de prostitución han sido físicamente agredidas, el 83% han sido amenazadas con un arma y el 68% han sufrido violación. Parecería, pues, que un verdadero sindicato de las "profesionales del sexo" tendría mucho trabajo, ¿verdad? En fin, la tasa de mortalidad entre las mujeres (la representación masculina es ínfima) que se dedican a la prostitución es más elevada que la de cualquier otro grupo femenino, incluso mayor que la de mujeres sin techo o mujeres toxicómanas. 

 

¿No debería cualquier "sindicato" que representara de verdad a las mujeres en situación de prostitución ocuparse en rebajar estas terribles cifras? Pues lo cierto, sin embargo, es que muchas de las organizaciones que se definen como tales no solo no las combaten, sino que hacen justo lo contrario: enmascaran los problemas. Sólo dicen lo mucho que empodera a las mujeres el hecho de dedicarse a la prostitución, que ésta es una verdadera liberación del patriarcado, y una excelente forma de desafiar sus límites. No parece por tanto que ahí tengamos la solución para ayudar en su vida a las mujeres que son explotadas por esta lacra social. Y entonces nos preguntamos...¿por qué ocurre todo esto? Pues, sencillamente, porque la industria internacional del sexo es una de las más poderosas del mundo, y debido a ello, la prostitución se ha colocado en el corazón mismo del capitalismo, tal como afirma el título del libro de la escritora feminista Rosa Cobo, Profesora de Sociología de la Universidad de A Coruña, a la que seguimos en este artículo. Dicha industria del sexo incluye una gran variedad de negocios, es decir, está "diversificada", siguiendo el lenguaje capitalistas de las grandes corporaciones: la componen desde macroburdeles o locales de streptease hasta editoriales, desde casas de masaje hasta agencias de "acompañantes", desde películas hasta revistas de pornografía, desde sitios web hasta las mafias del turismo sexual. Pero además, la industria del sexo no acaba en el conjunto de negocios que forman parte del propio sector de la prostitución, sino que también otros muchos actores y agentes económicos se lucran de esta industria y contribuyen a su crecimiento. En efecto, diversos negocios cuya función no está directamente vinculada a la prostitución, también sirven a sus intereses y se sirven de esta industria para incrementar sus beneficios. Entre ellos se encuentran hoteles, empresas de bebidas alcohólicas, periódicos, farmacias, taxis o karaokes. Se pregunta Rosa Cobo: "¿Qué ocurriría si las empresas productoras o distribuidoras de bebidas alcohólicas se negasen a surtir a los burdeles o los periódicos no aceptasen publicar anuncios de locales o pisos en los que se ejerce la prostitución? Lo que quiero señalar es que la prostitución es el eje de todo un sector económico que se articula en torno a los cuerpos de las mujeres prostituidas. El centro de la industria del sexo son los cuerpos de las mujeres, que se han convertido en las mercancías sobre las que se ha edificado esta industria global. Y más concretamente, toda esta actividad económica se sustenta sobre la vagina y otras partes del cuerpo femenino, que se han convertido en el fundamento de un negocio organizado a escala global". Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
11 octubre 2020 7 11 /10 /octubre /2020 23:00
Viñeta: Caricatura de Pablo Iglesias

Viñeta: Caricatura de Pablo Iglesias

¿En esto ha quedado tanta lucha, tanto sacrificio, tanta esperanza en un mañana mejor? ¿En esto tanto denodado esfuerzo de una clase obrera otrora solidaria, digna, que soñaba con un futuro poscapitalista para la humanidad? Pues lo siento en el alma pero de este tren descarrilado con locos que se creen dioses del limbo a los mandos y con destino a un infierno gobernado mañana por la ultraderecha, me bajo

Jon E. Illescas

La tibieza y cobardía de este Gobierno de coalición se hace cada día más palpable. Mientras los ataques de la derecha y la ultraderecha se suceden por doquier, y las críticas se vuelven cada día más salvajes, irracionales e injustas, este Gobierno de coalición se limita a defenderse en un tono de muy baja intensidad. Y ante escándalos mayúsculos que han salpicado la vida pública recientemente, como la huida del Rey Emérito de nuestro país a los Emiratos Árabes Unidos, fruto del eco judicial y mediático de sus fechorías, este Gobierno de coalición descafeinado no aprovecha ni un momento para plantear las grandes transformaciones sociales, políticas y económicas que nuestro país necesita. Se queda en la propaganda, en la crítica, en el mensaje de Twitter, en la respuesta en una entrevista. Aún no se creen que son Gobierno. La gestión de la pandemia es tibia y deficiente, pues son cobardes para enfrentarse a las grandes asociaciones de patronales que lo único que desean es que les anulen todas las restricciones para poder seguir funcionando sus negocios, y evitar las pérdidas. Y ante la tibieza e insuficiencia de medidas como el Ingreso Mínimo Vital, se les compra el discurso de nuevo a los empresarios, que argumentan que cientos de miles de personas se quedarán en el paro o cerrarán sus negocios, creando más ruina económica y social que la que ya existe. Si hubiesen aprovechado la coyuntura para implementar una Renta Básica Universal, toda esa gente que se queda en paro, que ha de cerrar sus negocios, pero sobre todo, la gente que no posee lo necesario para poder vivir dignamente, se hubiese visto protegida.

 

Viñeta: Caricatura Carmen Calvo

Es falso por tanto el eslogan de que “No vamos a dejar a nadie atrás”, porque mucha gente se está quedando atrás, en el camino, en la cuneta, al igual que se quedaron en la crisis de 2007. Y mientras, los inmensamente ricos haciéndose cada día más ricos. Miles de personas que tenían un empleo ahora ya no lo tienen, miles de los que lo conservan son pobres, miles de los que nunca habían tenido que pedir alimentos para sobrevivir ahora lo están haciendo, miles de vidas se están quedando atrás. Y mientras, las críticas de la derecha y de la ultraderecha continúan, no cesan, y se vuelven cada vez más salvajes y crueles. Y entonces, si hagan lo que hagan van a ser criticados…¿por qué continúan instalados en la tibieza y en la cobardía? ¿Por qué no se enfrentan valiente y decididamente a los poderosos y blindan de una vez por todas los derechos a la vivienda y al sustento básico? ¿Por qué no derogan la LOMCE y la Reforma Laboral del PP? ¿Por qué no se atreven a derogar los Acuerdos con el Vaticano para limitar el inmenso poder de la jerarquía católica en nuestro país? ¿Por qué no aprovechan para proyectar un ataque en toda regla, profundo y sostenido, a la Monarquía? Si es que, lo hagan o no lo hagan, van a ser atacados y criticados por tierra, mar y aire…¿por qué de verdad no sientan las bases de una sociedad más justa y democrática para nuestro país? ¿Por qué siguen jugando a la tibieza, a las medias tintas, al sí pero no, a la corrección política, a la defensa en vez de al ataque?

 

Esa táctica cobarde solo está provocando la desafección de mucha gente de izquierdas, que está comprobando que ni siquiera con un Gobierno que se tilda de “progresista” (el “progresismo” es también un eslogan vacío y sin contenido, si no lo rellenamos con profundas transformaciones) podemos aspirar a conseguir los objetivos que venimos deseando para nuestro país desde el final de la dictadura. Claro, enseguida vendrán a decirnos que hay que seguir apostando por este Gobierno porque no existe alternativa, porque un Gobierno de PP, apoyado por Ciudadanos y por Vox, como existe en algunas Comunidades Autónomas, sería un desastre para el país y para el conjunto de la población, pero no se dan cuenta de que para avanzar en una sociedad hacia modelos más justos y democráticos hay que atreverse a realizar reformas valientes, transformaciones de calado, profundos cambios, porque de lo contrario, la gente que aspira a gozarlos y a defenderlos verán frustradas sus aspiraciones, y caerán en la apatía, que a su vez se traducirá en la abstención electoral, que volverá a reforzar a la derecha, como de hecho ya ha ocurrido en otras ocasiones en nuestra reciente historia. Toda esa masa crítica que aspiramos a cambiar las cosas de una vez por todas en nuestro país volverá a caer en la más profunda decepción, si es que no ha caído ya.

 

Viñeta: Caricatura de Pedro Sánchez

Hay que volver a recuperar la radicalidad en el lenguaje, en el discurso y en los objetivos. Hay que superar la condición de muleta del PSOE, con unos cuantos Ministros/as en el Gobierno de turno, para reconducir la estrategia hacia profundas transformaciones que, al menos por una vez, consigan para nuestra sociedad altas cotas de justicia social. Hay que volver a reivindicar la ruptura con el Régimen del 78, hay que dar respuesta a esa lucha de los pensionistas que siguen (y ya van años) reivindicando unas pensiones dignas, sobre todo una actualización digna de las pensiones más bajas. Hay que volver a los discursos de nacionalización de los grandes sectores económicos y productivos del país (y ni siquiera se han opuesto frontalmente desde el Gobierno a las últimas fusiones bancarias, de Bankia con Caixabank, y la que se proyecta de Unicaja con Liberbank, sabiendo que dichos procesos únicamente representan mayor concentración del poder económico, mayor desigualdad, mayor abuso y tiranía empresarial, y pérdida de empleos para los trabajadores y trabajadoras del sector). Hay que rescatar a los trabajadores, y socializar la propiedad de las empresas cuyos propietarios quieran dejar en la estacada, como es el caso actual de Alcoa, cuyos trabajadores/as llevan protagonizando huelgas desde hace meses. Se me podrá argumentar que dichos objetivos no están recogidos en el Acuerdo Programático del Gobierno de Coalición, pero lo cierto es que si no los planteamos cuando tenemos la oportunidad, será de nuevo una oportunidad perdida. No podemos continuar instalados en la cobardía y en la tibieza, defendiéndonos de unos ataques y de unas críticas cada vez más envalentonadas y más salvajes de la derecha y la ultraderecha. Si no volvemos a recuperar la radicalidad, todos estos objetivos se irán esfumando en el horizonte, y al final nadie se acordará de ellos. ¿Dónde están Izquierda Unida y el Partido Comunista de España? Hay que volver a recuperar sus valores y su ideario. No podemos dejar que se diluyan como un azucarillo dentro de los objetivos de un Gobierno “progresista”, que lo único que hace es defender sus posturas ante las ridículas y patéticas críticas de una ultraderecha desbocada, que hace prepotencia del insulto y de la descalificación más absoluta.

 

Para que un Gobierno sea legítimo también tiene que creérselo él mismo. Parece que este Gobierno no se lo cree. Parece que tiene que andar de puntillas para que no se escuchen sus pasos. Parece que a cada medida que toma tiene que ir pidiendo disculpas a una parte del país, cosa que no ocurre cuando gobierna la descarnada y desalmada derecha. No tenemos, sin ir más lejos, ni un solo canal de televisión en nuestro país que de verdad proclame los postulados de la izquierda, emita documentales de izquierda, entreviste a gente de la izquierda, debata con gente de la izquierda, y analice las noticias desde una crítica izquierdista. Tenemos un montón de canales de televisión privados, todos pertenecientes al ideario más conservador, desde la propia cadena de los Obispos (TreceTV), pasando por los canales más populares (A3, T5…), hasta llegar a La Sexta, que es el que juega a “poli bueno”, es decir, a hacer como que critica a la derecha y defiende a la izquierda, cuando en realidad es otro canal pagado y controlado por la derecha, por los poderes económicos y por los grandes conglomerados mediáticos del país. La Sexta “simula” ser un poco más “progresista” que el resto de canales, simplemente porque alberga algunas voces y opinadores más “críticos” con la derecha, pero no responde, como hemos propuesto más arriba, a los contenidos divulgativos de un canal izquierdista que se precie de serlo.

 

La política espectáculo, al estilo de la practicada en los Estados Unidos (al cual le seguimos siguiendo el rastro, incluso en tiempos de “Calígula” Trump), está cada vez más presente en este Gobierno de coalición. Pocos contenidos reales, pero mucho espectáculo. Cada conjunto de medidas es presentada en un gran foro, bien repleto de adornos y símbolos (incluidos los sempiternos patrocinadores), donde acude no solo el Gobierno en pleno (algo absurdo pues los Ministros/as ya conocen dichas medidas), sino que se invita a toda la plana mayor de los “agentes sociales” de este país, es decir, toda la pléyade de grandes empresarios/as, representantes institucionales y políticos de rompe y rasga, y todo ello bajo un clima de glamour y esplendor que no corresponden con la austeridad de un Gobierno que debiera practicarla y difundirla, pero de verdad. ¡Cuán enemigo de tantas zarandajas era nuestro querido y admirado Julio Anguita, referente, según ellos/as mismos/as proclaman, de algunos dirigentes de este tibio Gobierno de coalición! Hace falta menos política-espectáculo y más medidas reales que dignifiquen la vida de la gente, de los más desfavorecidos, de los más vulnerables. Hacen falta menos foros, menos escenarios, menos glamour y menos reuniones de salón y más política real que nos haga alcanzar cotas de mayor democracia y justicia social. La podredumbre y mediocridad de nuestros líderes gubernamentales salta a la vista, cuando solo son capaces de organizar bajo tanto bombo y platillo…¡las medidas huecas! La nada.

 

Si en esto ha quedado la izquierda, si este es todo el “progresismo” que pueden ofrecernos, siento decir que seguirán teniéndonos a su lado, seguiremos (al menos yo) votándolos (porque efectivamente las otras alternativas ni están ni se las espera), pero continuarán defraudando los ideales de justicia y democracia de muchos miles de personas, de generaciones anteriores y actuales, de dirigentes de la izquierda que dieron sus vidas por sociedades mejores, de represaliados por el franquismo que aún están en las cunetas, y de millones de personas (y creciendo) cuya vida es cada vez más frágil, más vulnerable, más sometida. Seguiremos votándoles a ellos/as, simplemente porque representan lo menos malo, pues la alternativa, ya lo sabemos, son las hordas salvajes y criminales de la derecha. Este Gobierno de coalición, con su tibieza y cobardía, seguirá contribuyendo a la desilusión de la verdadera izquierda, esa que aún aspira a profundas transformaciones sociales, políticas y económicas, y que contempla con estupor y vergüenza hasta qué punto los dirigentes de un Gobierno “de progreso” solo saben hacer lo que están haciendo. Los que aspiramos a otro mundo posible, a otra sociedad más justa y humana, no estamos orgullosos ni contentos. No podemos estarlo al comprobar hasta qué punto el posmodernismo imperante, la tibieza y la cobardía con que se limitan a defender insulsas medidas eclipsan lo que en el pasado criticaban abiertamente. Sin saberlo (o siendo conscientes, que es peor), están contribuyendo a extender el mantra del “todos los políticos son iguales”. Aunque no lo sean. Pero es que eso hay que demostrarlo.

Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías