Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
13 agosto 2015 4 13 /08 /agosto /2015 23:00

Bien, después del repaso histórico a la influencia, presencia y poder de la Iglesia Católica en nuestro país, expuesto en los primeros artículos de esta serie, vamos a centrarnos en la cuestión económica, siguendo el Informe de referencia citado. Porque en nuestros días, podemos afirmar sin lugar a dudas que la Iglesia Católica no sufre la crisis (de hecho, en estos últimos Presupuestos Generales del Estado para 2016 vuelve a recibir la misma asignación pública), y de hecho disfruta de un verdadero paraíso fiscal en nuestro país. Situación absolutamente indignante, mientras para la inmensa mayoría social aumenta la pobreza, y se continúan privatizando los servicios públicos. Pero claro, siempre saldrán los defensores de turno del carácter social de la Iglesia, para contarnos la cantidad de personas a las que la Iglesia ayuda a través de sus Instituciones dedicadas a la caridad. No se acaban de enterar de que no queremos tanta caridad, y sí mayor justicia social. 

 

A grandes rasgos, el Estado Español (Central y periférico) aporta a la Iglesia Católica, a través de subvenciones directas y todo tipo de exenciones tributarias, una cifra que supera los 11.000 millones de euros anuales, lo cual supone más del 1% del PIB de nuestro país. Ello significa que cada persona residente en España, sea o no católica, sea religiosa o atea, sea creyente o agnóstica, sea cristiana o musulmana, financia con una cuota o dádiva indirecta a la Iglesia Católica de unos 240 euros al año, o unos 20 euros al mes. Según estas cifras, podemos afirmar sin temor a exagerar que la Iglesia Católica española es tremendamente rica, ha salido indemne de la crisis, y además disfruta de un auténtico paraíso fiscal en casa (no le hace falta practicar la ingeniería fiscal de los grandes empresarios), al estar exenta de pagar impuestos como el IBI, obras, sociedades, etc. La inmensa mayoría de los bienes que están en su poder, así como sus cuentas, son totalmente opacas, situación que resulta a todas luces injusta, ilegítima y presuntamente ilegal, por mucho que se empeñen en justificarla, y ello ocurre (lleva ocurriendo desde la Transición) con la absoluta complicidad y consentimiento de los poderes públicos, bajo una política de continua discriminación positiva hacia la confesión católica, y con el incumplimiento tácito y expreso de la Constitución, que dispone literalmente que "ninguna confesión tendrá carácter estatal".

 

Pero veamos un resumen más detallado para comprobar de dónde procede la tremenda cifra de más de 11.000 millones de euros referida anteriormente, y procedente de aportaciones directas e indirectas del Estado (Gobierno Central y Comunidades Autónomas), o exenciones tributarias, tanto a la Iglesia como a sus organizaciones, fundaciones y asociaciones dependientes:

 

1.- Asignación aproximada vía IRPF (cifras de 2013), para financiación del culto y del clero: 250 mill.

2.- Asignación para fines sociales, ONG's y fundaciones de la Iglesia: cercano a los 100 mill. 

3.- Exenciones y bonificaciones tributarias, tales como el IBI (estimado en 700 mill.), patrimonio, sociedades, obras, etc.: 2.000 mill.

4.- Financiación para la impartición de la religión católica en las escuelas: 600 mill.

5.- Financiación de centros privados concertados de ideario católico: 4.300 mill.

6.- Dotaciones para la obra social y asistencial de carácter caritativo: 2.000 mill.

7.- Financiación para los 57 complejos hospitalarios, que dependen de las respectivas CC.AA.: 900 mill.

8.- Financiación para el sueldo de funcionarios capellanes (del Ejército, cuarteles, cementerios, bases militares, hospitales, etc.): 50 mill.

9.- Mantenimiento del patrimonio en poder de la Iglesia: 600 mill.

10.- Subvenciones y gastos para todo tipo de eventos religiosos: 300 mill.

11.- Financiación para terceras entidades católicas, como la Obra Pía: 10 mill.

 

A todo ello hay que unirle los beneficios patrimoniales y financieros de los que disfruta la Iglesia, las donaciones de suelo público para la construcción de colegios, iglesias, capillas, lugares de culto y otros edificios, el cálculo procedente de los beneficios de las inmatriculaciones, etc., etc., todo lo cual resulta claramente imposible de cuantificar (de ahí la aproximación a las cifras indicadas, porque resulta ciertamente imposible concretar una cifra exacta). Como podemos concluir, ninguna otra empresa pública o privada, o asociación en nuestro país disfruta de tal variedad y cantidad de privilegios en cuanto a los ingresos públicos del Estado, procedentes de todos los contribuyentes. Porque los 250 millones de euros que cada año el Estado ingresa a la Iglesia Católica para financiar el culto, el clero y el proselitismo religioso de la Conferencia Episcopal Española, con los correspondientes adelantos mensuales a cuenta de varios millones de euros, como consecuencia del porcentaje de quienes señalan la casilla del IRPF, se detraen del monto total del Impuesto sobre la Renta. 

 

Por tanto, somos todos los contribuyentes (católicos o no) los que abonamos esta especie de "canon obligatorio", que se detrae de las arcas públicas, y claramente, es un dinero que se deja de invertir en bienes, obras, asistencia y servicios públicos, a los que también todos tenemos derecho, seamos o no católicos. De ahí la situación de flagrante ilegalidad e injusticia. La conclusión está bien clara: la Iglesia Católica es financiada con la complicidad del Estado. Y podríamos preguntarnos: ¿es una opción o una obligación? Pues parece más bien lo primero, ya que la jerarquía católica, desde la firma de los Acuerdos Económicos en enero de 1979, se comprometió a lograr por sí misma los recursos suficientes para la atención y financiación de sus necesidades, es decir, se comprometió a su autofinanciación, cosa que no ocurre ni por asomo, después de más de 35 años. Y si la Iglesia Católica no ha cumplido su compromiso, en teoría el Estado podría verse liberado de cumplir con este Acuerdo. Sin embargo, lejos de ello, la realidad es que desde entonces se han ido aumentando las partidas destinadas a la financiación de la Conferencia Episcopal Española (dicho sea de paso, una retrógrada organización que se inmiscuye en la política social de los sucesivos Gobiernos), año tras año, adquiriéndose nuevos compromisos por parte del Estado desde el año 2007. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
12 agosto 2015 3 12 /08 /agosto /2015 23:00

Podríamos explicar en qué consiste "ser de derechas" mediante miles de ejemplos, pero quizá, si tuviéramos que elegir una forma de condensar todas sus expresiones, podríamos afirmar que ser de derechas consiste, simplemente, en legitimar el mundo actual. Después vienen mil corrientes de pensamiento que se aúnan, que nos muestran diferentes facetas de la concepción de la realidad social que tiene la gente de derechas, pero básicamente, ser de derechas consiste en eso: en aceptar lo predominante, en menospreciar la rebelión, en ser sumiso al orden político y social establecido, de ahí el resto de calificativos con los que se tilda a la gente de derechas: conservadora, reaccionaria, etc. Ya sabemos que el origen histórico de la expresión corresponde al Parlamento Británico, donde los que se sentaban "a la derecha" del Presidente correspondían a los que pretendían legitimar el sistema vigente, mientras que los que querían renovarlo y reformarlo, cambiarlo, actualizarlo y hacerlo más justo, se sentaban "a la izquierda".

 

La vertiente "conservadora" quizá sea la más fácil de entender, así que comenzaremos con ella. Ser de derechas, desde este punto de vista, consiste en negarse a renovar los cánones y reglas por las cuales se guía nuestra sociedad, y en dicho conjunto de cánones y reglas entraría absolutamente todo, no solamente el conjunto de leyes que nos gobiernan. Básicamente, entrarían todas las manifestaciones de lo que se corresponde (desde que lo estudiara y definiera Don Antonio Machado y Álvarez, padre de los poetas Antonio y Manuel Machado, que escribió bajo el pseudónimo de "Demófilo") con el Folklore: es decir, el conjunto de todas las expresiones de nuestro patrimonio cultural aplicado y elevado a su más alta representación, conceptualización y expresión, como puedan ser las costumbres populares, los ritos, los cánticos, las adivinanzas, los refranes, el arte popular, las tradiciones populares, las leyendas, los cuentos, las fiestas, las celebraciones, etc. Y en este sentido, trasladado a nuestra sociedad española actual, manifestaciones como los toros, la Semana Santa, la Navidad, el fútbol, la Iglesia Católica, la lotería, los festejos populares, y todo el conjunto de nuestras "tradiciones" españolas son protegidas por los conservadores de una forma irracional, sin al menos ponerse a pensar (como sí hace la izquierda) en el origen, el sentido y la motivación de tal folklore. Pero no sólo de fiestas vive el hombre, y en ese sentido, una manifestación "cultural" (en el fondo, ideológica) tan nefasta como el patriarcado (origen del desprecio y de la discriminación de la mujer), también se protege desde esta visión conservadora.

 

Pero como decimos, hoy día los militantes, partidos o simplemente personas, a título individual que se proclaman o apoyan a la derecha, constituyendo la derecha política, social o mediática, pueden recoger una amalgama de corrientes de pensamiento, o en su ausencia, simplemente ser continuistas con el sistema. Démonos cuenta de que simplemente con esta característica, es decir, con querer perpetuar el sistema-mundo actual, con no querer cambiarlo, con aceptarlo tal cual, ya se es de derechas. No hace falta cultivar ninguna otra corriente ideológica. Pero no obstante, vamos a ellas. En primer lugar, ser de derechas consiste en aceptar y legitimar el capitalismo, el sistema económico que lleva funcionando en la mayor parte del mundo durante varios siglos, responsable último de todas las crisis políticas y sociales del sistema-mundo actual. El capitalismo es el responsable de la desigualdad, de la dictadura financiera, de la discriminación, de los oscuros intereses, de la legitimación del máximo beneficio sean por los medios que sean, y los máximos exponentes del capitalismo mundial globalizado son los detentores del poder represivo estatal, son criminales y aliados del crimen organizado a nivel internacional. 

 

Los de derechas subordinan el poder político al control de los mercados, inmersos en la ola de neoliberalismo desatada desde finales de la Segunda Guerra Mundial, y después de los períodos de keynesianismo económico que siguieron, simplemente para permitir a diversos países recuperarse de la gran devastación económica y social a los que la guerra les había conducido. Pero la derecha, en cuanto dicho proceso de mínima recuperación hubo finalizado, se dispuso a crear el actual orden mundial neoliberal, mediante los acuerdos de Breton-Woods, y la sucesiva creación de los Organismos Internacionales que asegurarían dicho orden, tales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, entre otros. Y desde los años 80 del siglo pasado hasta nuestros días, asistimos a una cruenta y progresiva implantación del más salvaje neoliberalismo económico, con unos niveles de financiarización de la economía absolutamente brutales, lo que ha permitido que la gran banca privada mundial se haya convertido en la dueña absoluta de la economía, llegando a torcer el brazo a Gobiernos y Estados de todo el mundo. 

 

La derecha legitima este orden mundial, lo acepta y contribuye a su despliegue y expansión sin límites, legitimando además las diversas herramientas que permiten su afianzamiento y dominio mundiales, tales como las guerras imperialistas norteamericanas y europeas, desplegadas para saquear los territorios ocupados o devastados tras las contiendas, así como para expoliar sus recursos naturales y sus Instituciones públicas. Otra gran dimensión básica de los de derechas es su afán por ampliar el poder de la iniciativa privada, gran pilar del neoliberalismo, que proclama que el Estado, entendido en su manifestación pública, debe reducirse al mínimo en cuanto a tamaño y actividad, protegiendo bajo su amparo cada vez a una parte más pequeña de la ciudadanía, porque ser de derechas consiste también en entender que la sociedad humana no existe, que no podemos tener confianza en el hombre y en su organización como sociedad, y que por tanto, los individuos quedan legitimados para entrar en una perversa escalada de competitividad y egoísmo, que ataca todos los pilares que puedan contribuir a sostener las estructuras comunes de la sociedad. Los de derechas sostienen unos cuantos mantras en los que creen fanática y obsesivamente, tales como la propiedad y la iniciativa privada para la actividad económica, la perversión del Estado, la necesidad "natural" de que existan desigualdades sociales, porque piensan que dichas desigualdades, en el fondo, sólo son la expresión y la manifestación de la fuerza, inteligencia y valía personal de cada individuo, frente a la pereza, debilidad e incapacidad del resto. 

 

Ser de derechas consiste por tanto en despreciar lo público, en apostar por lo privado, y de esta forma, la oleada de neoliberalismo puro y duro que nos invade legitima que el Estado deje de dar cobertura a los derechos fundamentales (individuales y colectivos) de las personas, y en este sentido, proclaman que los poderes públicos deben dejar de actuar como garantes de dichos derechos, y abandonar a cada individuo a su suerte, para que éste sea, con sus capacidades y medios, el único responsable de su destino en la sociedad. De esta forma, los de derechas entienden el mundo como una auténtica selva, cruel y despiadada, en la cual hay que estar bien despiertos, y espabilarse, luchando contra los demás para asegurarse el sustento, el poder, la riqueza, el status, que son los que, en última instancia, nos proyectarán en la sociedad. Ser de derechas consiste en renunciar a lo cooperativo, a lo social, a lo común, a lo colectivo, a lo público, simplemente porque no creen en estos valores. Ser de derechas está más bien ligado a la competencia, a la agresividad, al egoísmo, al cinismo, al miedo, a la supervivencia, al odio, al caos, a la barbarie. 

 

Y al legitimar todas las conductas que las personas podamos desarrollar para conseguir "abrirnos paso" en la sociedad en este mundo competitivo, ser de derechas significa también ser cómplice de la corrupción, de las malas prácticas, de las malas artes, de aplastar a los débiles, de ser más fuertes que ellos, de validar todos los medios para conseguir los fines, y por tanto, ser cómplices de la discriminación, del racismo, de la xenofobia, del odio al diferente, en una palabra, del fascismo en todas sus manifestaciones. Y al legitimar la iniciativa privada sobre todas las cosas, entendiendo la propiedad privada como un derecho absoluto e inalienable, ser de derechas también consiste en estar al lado de los empresarios, en fomentar la figura del emprendedor, en difundir y potenciar los negocios privados, en conceder la hegemonía al poder empresarial, atacando y denostando a los movimientos sindicales, impidiendo por tanto que la lucha de la clase trabajadora (entendida como algo común y colectivo, en lo cual no se cree) pueda llegar a buen puerto. Ser de derechas consiste por tanto, bajo esta dimensión, en apostar por la explotación laboral, y por el robo institucional en todas sus vertientes. Como su ética no llega más allá de la ambiciosa necesidad de obtener riqueza a cualquier precio, la gente de derechas, simplemente, no posee conciencia. Y desde este punto de vista se explican todos los casos de corrupción a los que estamos asistiendo, desgraciadamente, en la actualidad. 

 

Y si llegamos al final de este trayecto por el que nos lleva la derecha, sólo existe una última parada: ser de derechas consiste en no aceptar la democracia. Simplemente porque la democracia, por mucho que quieran tamizarla, por mucho que quieran ofrecérnosla con cierto barniz, tiene forzosamente que referirse a una colectividad de individuos que forman la sociedad, y en la cual la inmensa mayoría social (el conjunto de la ciudadanía) posee el poder y el gobierno, a través de diversas formas de participación. ¿Ocurre esto en nuestra sociedad? Evidentemente, NO, y estamos a años luz de conseguirlo. Por tanto, ¿qué tenemos en realidad? Tenemos que, esta derecha que nos lleva gobernando durante las últimas décadas, tiene secuestrada a la democracia, en pro de un cada vez mayor poder de cierta élite económica, y por ello, ser de derechas representa estar contra la democracia, contra el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, pero como acabar completamente con la democracia sería demasiado descarado, con lo cual se correría el riesgo de estallido social a gran escala, en realidad vivimos bajo una pseudodemocracia, en realidad una dictadura del capital con disfraz de democracia, para mantener a las clases populares más o menos controladas, y que los privilegios y el status de esta derecha que está en el poder, y de todos los que les apoyan, no se vayan al garete. 

 

En resumidas cuentas, en todo esto consiste "ser de derechas". Tipismo conservador, abrazo al capitalismo, justificación del neolberalismo, enfrentamiento a los poderes públicos, reducción del Estado, legitimación de la pérdida de derechos fundamentales, dictadura del capital, justificación de la corrupción, complicidad con el fascismo en todas sus dimensiones, explotación laboral, reducción de la democracia. Y aún podríamos hablar de más manifestaciones, pero lo dejaremos aquí para no aburrir a los lectores, que entiendo ya deben tener una idea bastante clara de en qué consiste ser de derechas. Finalizaremos con una aclaración. Jamás la derecha ha movido el mundo. Los movimentos y avances sociales que ha experimentado la Humanidad, frente a lo que sostuvo la ex Alcaldesa de Madrid Ana Botella, siempre han venido desde la izquierda. Desde la derecha se nos acusa a la izquierda muchas veces de superioridad moral. Yo estoy seguro de que la poseemos. Ningún gran líder mundial, ningún gran gobernante que haya conseguido avances y conquistas para su pueblo, ha sido nunca de derechas. Simplemente porque eso es incompatible. De tal forma que grandes nombres de la Historia como Simón Bolívar, José Martí, Mao Tse Tung, Mahatma Ghandi, Ernesto Che Guevara, Martin Luther King, Nelson Mandela, Fidel Castro, Hugo Chávez, y otros muchos, fueron indiscutiblemente de izquierdas...¿recordamos alguno que fuese de derechas?

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
11 agosto 2015 2 11 /08 /agosto /2015 23:00

Los sistemas de enseñanza no son más que una maquinaria para crear vasallos obedientes al sistema

Juan Pedro Viñuela

En los últimos artículos de esta serie nos hemos introducido en el primer gran escalón donde se proyecta el pensamiento dominante, que es la propia escuela. Profundicemos un poco más, tomando como referencia la última Ley educativa publicada (que prácticamente no llegará a aplicarse, vista la tremenda oposición política y social a la misma), la LOMCE, que nos resulta tremendamente ilustrativa al respecto de lo que estamos intentando exponer. Recojo información de un estupendo artículo de Enrique Javier Díez Gutiérrez, del Área de Educación de IU, y uno de los más grandes expertos en el tema. Bien, pues resulta que uno de los puntales donde se basan los nuevos contenidos curriculares de la Educación Primaria, de la ESO y del Bachillerato...¿adivinan cuál es? Exacto: ese gran paradigma que llevan difundiendo y apoyando desde el Gobierno durante varios años, como es el emprendimiento. Lo elevan en el nivel educativo a la categoría de contenido estrella que se pretende tocar en todas las áreas y etapas educativas, desde infantil hasta los Bachilleratos y la FP.

 

Y las Comunidades Autónomas gobernadas por el PP, se han prestado raudas y veloces a implementar dichos contenidos, como Castilla y León, con su "Programa Educativo para pequeños emprendedores", cuyo hilo conductor es "la creación y gestión de una empresa escolar por parte de alumnos del Tercer Ciclo de Primaria". Ahí es nada. Pero van más allá, ya que el Programa Oficial de la Junta, titulado "Educar para Emprender", se desarrolla con empresas y Cámaras de Comercio, a las que también se les han encargado diversos materiales didácticos. Pero no sólo el sistema educativo, sino que los medios de comunicación también son usados para estos fines. En la televisión pública también han creado de unos cuantos años acá una serie de documentales y programas que tienen que ver con el tema, como el programa "Emprende" de TVE1, y algunos otros por el estilo en el Canal 24h. Incluso en una asignatura tan aséptica y generalista como Filosofía (de 1º de Bachillerato) se introducen contenidos dedicados a la función de la Filosofía en el mundo empresarial y organizativo. Hemos tenido noticias del ridículo que siente el propio profesorado al exponer de una forma tan descarada e ideológica los contenidos y objetivos de la asignatura, con el fin de introducir ese "espíritu empresarial", incluso de una forma completamente artificial y rebuscada. En su artículo, Enrique Díez nos da muestras de dichos contenidos y objetivos (extraídos del documento oficial del Ministerio) que rozan lo esperpéntico. 

 

Y lo más grave de todo es que mientras proponen estos ridículos e ideológicos contenidos, recortan presupuesto que se podría dedicar a la atención a la diversidad, a la contratación de profesorado, a la gratuidad de los libros de texto, a los programas de refuerzo, a actividades extraescolares, a comedores sociales para niños, o a becas desde la educación infantil hasta la Universidad, con la falta que hacen dichos recursos. Ponemos todos estos ejemplos para que los lectores comprendan hasta qué punto llega a ser obsesiva la transmisión del pensamiento dominante desde las más tempranas edades. Y los resultados no se hacen esperar: en un estudio presentado por el Consejero de Educación de la Comunidad de Murcia, se asegura que la mitad del alumnado de dicha Comunidad manifiesta su deseo de ser empresario. Y visto lo visto, desde la Consejería de Educación de dicha Comunidad ya han expresado su intención de formar a todo el profesorado (de todos los Ciclos e itinerarios educativos) en los valores y la cultura empresarial, para que puedan inculcarlos en cualquier área del currículo escolar. De tal forma que, mientras han eliminado los contenidos relativos a derechos humanos, pobreza, desigualdad, valores de ciudadanía, valores democráticos, valores pacifistas, contenidos sobre violencia de género o sobre ecología (porque eran muy "adoctrinadores", según el Ministerio de Educación), han potenciado el estudio de los valores relativos a la importancia de la iniciativa económica privada en la generación de riqueza y el fomento del espíritu emprendedor. 

 

Nos cuenta Enrique Díez que en Aragón, el alumnado tiene que aprender a realizar un proyecto final de empresa viable, exponiendo desde cómo detectar nuevas oportunidades de negocio, hasta las herramientas de marketing on-line. ¿Nos extrañaremos después de que los futuros estudiantes, después de terminar su ciclo educativo y, en su caso, sus carreras universitarias, deseen por encima de todo crear su propia empresa? ¿Nos extrañaremos de que vean con buenos ojos las prácticas empresariales actuales, que las comprendan, que las legitimen y las imiten? ¿Será explicable que tengan una visión negativa y denostada del empleo público? La fuerza del pensamiento dominante es desmedida, si se cultiva con empeño, y desde la infancia. A las pruebas nos remitimos. Y en nuestro país, desgraciadamente, llevamos muchos siglos (salvo algunos pequeños períodos de excepción) de influencia del pensamiento dominante, de extensión de sus valores, de difusión de su cultura, de cultivo de sus manifestaciones. Esto nos conduce en el fondo a una sociedad cautiva de sus posibilidades, reacia a cambiar de actitudes, de pensamientos, conservadora con sus tradiciones, reaccionaria a cambios y adaptaciones, siquiera a admitir la posibilidad de que puedan existir otros enfoques alternativos a los parámetros dominantes por los que se mueve la sociedad.

 

Desde las primeras etapas educativas ya estamos formando a los que serán los futuros empresarios y autónomos precarios, que asumirán con naturalidad su situación y sus posibilidades ante el sistema, y que se prestarán ávidos a participar de él, para no quedar "excluidos" del mismo. Serán personas que no cuestionarán los valores dominantes, que no se preguntarán porqué han de ser los empresarios los que "creen" el empleo, y porqué existe el fraude fiscal, que en vez de ser tratado como una cuestión moral y de responsabilidad ciudadana, será tratado como una pericia o habilidad educativa más.  La uniformidad ideológica está servida y garantizada. Al igual que en las guerras asesinan a las mujeres embarazadas para no tener que luchar contra la siguiente generación que nazca, asegurando el exterminio, el capitalismo lucha contra la posible rebeldía intelectual e ideológica de las siguientes generaciones de individuos y ciudadanos, para asegurarse la uniformidad ideológica y de pensamiento, para asegurar que sus patrones culturales se siguen reproduciendo. Así, desde la "educación para la igualdad", "educación para la convivencia", o "educación para la democracia", hemos pasado a la "educación para el beneficio" y la "educación para la especulación". Continuaremos en siguientes entregas.

 

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Psicología
Comenta este artículo
10 agosto 2015 1 10 /08 /agosto /2015 23:00

La política económica de nuestro Gobierno actual ha liquidado buena parte de los avances laborales y sociales que tanto trabajo costó conseguir, ha pauperizado las clases medias y bajas, ha incrementado la desigualdad y ha convertido la economía de nuestro país en una sucursal de las grandes empresas financieras. ¿De verdad las optimistas cifras que exhiben en sus ruedas de prensa hablan de lo que está sucediendo en el triste país en que vivimos?

Gustavo Martín Garzo

Hace pocos días salía de nuevo el Presidente Rajoy para hacer balance de la legislatura en rueda de prensa, esta vez para "vendernos" la ilusionante imagen de un país que, según él, entra en un círculo virtuoso, y del que nos podemos sentir muy orgullosos. Una vez más asistimos a un ridículo espectáculo, en el que nos volvió a endosar sus ya conocidas frases huecas y sin sentido, sus manidos argumentos, y su visión sesgada y elitista de la realidad social de nuestro país. Casi nos lo sabemos de memoria, pues es igual de una cita para otra: triunfalismo económico (que además centra la mayor parte del discurso, como si no existieran otros asuntos de importancia en el país), ausencia de autocrítica, mentiras y falacias por doquier, y sobre la corrupción, más de lo mismo: las Instituciones están funcionando, se han visto comportamientos "poco edificantes", y continuarán trabajando para que "estas cosas" no vuelvan a ocurrir. Como si el discurso fuera para alumnos de un Colegio de Primaria. Nada nuevo bajo el sol, con todo lo que está ocurriendo. 

 

Nos preguntamos hasta qué punto este señor es consciente de lo que dice, se lo cree de verdad, o simplemente es una estrategia de sus asesores de imagen y discurso (en cuyo caso hay que concluir que está muy mal asesorado). Porque, de entrada, le tenemos que responder con la misma pregunta que le espetó Alberto Garzón en la tribuna del Congreso en el último debate: "Señor Rajoy, ¿es que usted se cree que nosotros somos tontos?". Debe creérselo sin duda, pues no soy capaz de albergar otra razón en mi pensamiento. "Lo que los tribunales digan y hagan estará bien hecho", es el único comentario que hemos podido escucharle cuando múltiples dirigentes de su partido están empantanados en la Operación Púnica hasta las cejas, a lo que habría que responderle a Rajoy que eso estaría muy bien si los tribunales no estuvieran politizados, pero con las varias recusaciones de jueces afines al PP, es muy fácil hablar así. Y ante las preguntas de la prensa, no se mueve un ápice de su posición, ya que si le preguntan sobre el pasado, la respuesta es: "No miremos al pasado, miremos hacia adelante, el pasado, pasado está", y si le preguntan sobre el futuro, la respuesta es: "No me haga usted tampoco adelantar los acontecimientos". Así que las preguntas, con Rajoy, al más puro estilo gallego. Para eso podría permanecer en su plasma. 

 

Pero la rueda de prensa se la vamos a dar nosotros a él, en vistas de que no tiene ni idea del país en que vive. Estamos manteniendo en el Gobierno con dinero público a un señor para que nos cuente cada cierto tiempo las batallitas del abuelo, y para que continúe destrozando el país, favoreciendo a las élites económicas, y encima tenga que venir a una rueda de prensa a vendernos la moto. Si usted no sabe cómo es ni qué cosas pasan en el país cuyo Gobierno usted preside, se lo vamos a contar resumidamente a continuación, señor Rajoy. Para comenzar, la teoría del circulo virtuoso consistente en "mayor recuperación económica, más empleo, más consumo, lo que a su vez favorece a la recuperación" no es tal. Sí existe un círculo económico, pero es un círculo vicioso que consiste en mayor precariedad laboral, mayor beneficio empresarial, lo cual ayuda a su vez a una mayor precariedad, y aunque suban las exportaciones y el PIB, la redistribución de la riqueza y el bienestar social caen en picado, por su política neoliberal de ajuste duro. Vivimos en un país, señor Rajoy, que se mantiene a la cabeza del desempleo en Europa, mientras ustedes elaboran un Presupuesto General del Estado que consolida la caída del gasto social, para perpetuar el modelo injusto e insolidario de salida de esta crisis. 

 

Esa España de la que usted no habla, señor Rajoy, es el país donde los beneficios de la banca, sólo en el primer semestre del año, han aumentado casi en un 50%, porque además ya se comienzan a vislumbrar las ventajas de la absorción y fusión de las antiguas Cajas de Ahorros, llevadas a cabo durante la anterior legislatura de Rodríguez Zapatero, ese Presidente "socialista" del cual usted tanto se queja de su herencia recibida. La España real es el país de los grandes ERE de las multinacionales, que aún aumentando beneficios en sus últimos ejercicios, lanzan a miles de trabajadores de sus plantillas al paro, para deslocalizar sedes, contratar personal precario, o desviar la actividad a terceras empresas o a falsos autónomos. A veces lo hacen sólo por fusionarse con terceras empresas, y en esas situaciones, también los trabajadores son los que pagan el pato. El país que usted Gobierna, señor Rajoy, es aquél donde los servicios públicos básicos, aquéllos que abastecen las necesidades primarias, como la electricidad, maltratan a los "consumidores" con enormes, injustas e indiscriminadas subidas, lo cual revierte en grandes aumentos de la pobreza energética, que es solo una de las modalidades de pobreza que tenemos que soportar (pobreza laboral, pobreza infantil, etc.). Es el país donde la corrupción campa a sus anchas con total impunidad, porque está legitimada, extendida e institucionalizada, al formar parte del propio entramado y estructuras del poder dominante. 

 

 

Esa otra España a la que usted no se refiere, señor Rajoy, es aquélla que despoja de los servicios públicos básicos, como la Sanidad, a millones de personas, con cínicas y aberrantes excusas, como el hecho de ser inmigrantes irregulares, y que además, cuando intentan corregir dichas situaciones, generan otras caóticas situaciones. En ese país maravilloso que usted nos vende la banca, no contenta con sus archimillonarios beneficios, abusa sin piedad de sus consumidores, instalando perversos sistemas de comisión, entre otras abyectas prácticas, con la complicidad de su Gobierno. Un país donde las personas que viven por necesidad en el extranjero son excluidas de su derecho a poder votar en las Elecciones, interponiendo una serie de trabas administrativas que les imposibilitan poder ejercer su derecho al voto. Y resulta que la única situación que usted denuncia, que es la que proviene, según usted, de los antidemocráticos Gobiernos que se han constituido después de las últimas Elecciones Municipales y Autonómicas, resulta que son aquéllos Gobiernos que están devolviendo la dignidad a la ciudadanía, dignidad robada por los suyos, a base de saquear lo público permanentemente en todos los territorios donde han gobernado, en aras de hacer más ricos a sus amiguetes empresarios. 

 

La corrupción es asqueante, despreciable, vomitiva, y resulta que se da mayoritariamente en su partido y en su Gobierno, y a las pruebas y casos podemos remitirnos, pero a usted, señor Rajoy, en ese idílico país que nos vende, sólo se le ocurre comunicarnos que las Instituciones funcionan. Y ante su evidente temor de que su asqueante chiringuito de poder reviente y estalle en mil pedazos, está usted, señor Rajoy, y su Gobierno, moviendo todos los hilos posibles no sólo para contentar a ciertos colectivos maltratados (como los funcionarios, a los que le han pasado la mano por la espalda recientemente, subiéndoles un 1% su sueldo), sino para hipotecar a futuros Gobiernos que puedan salir legítimamente de las urnas. Es evidente el maltrato a las clases trabajadoras mediante las políticas de austeridad, mientras la desigualdad galopa segura con su Gobierno, que favorece sin reparos a las grandes empresas transnacionales, a la gran banca privada y a las grandes fortunas de este país. Pero eso usted no nos lo cuenta, señor Rajoy. Su política de rodillo gracias a su mayoría absoluta, procedente de una injusta Ley Electoral, es evidente, y ante el miedo referido anteriormente, se atreven a propuestas de modificaciones de dicha Ley de forma obscena, ante la retirada del apoyo ciudadano a su Gobierno. Y en cuanto a la política exterior, el resultado no puede ser más vergonzoso: nuestro país está denunciado por la ONU por no respetar los Derechos Humanos en varias leyes y modificaciones propuestas, tales como la renuncia a procesar el franquismo y ofrecer reparación a sus víctimas, la retirada de la tarjeta sanitaria a los inmigrantes, la negativa a ofrecer asilo político a los refugiados, y la permanente política de hostigamiento a los inmigrantes que intentan atravesar la frontera sur procedentes de Ceuta o Melilla. Y en el Parlamento Europeo, continúan apoyando el TTIP, un perverso tratado comercial que nos traerá más desigualdad, menos soberanía, y más poder empresarial.

 

De esta forma, nuestro país se convierte en una vergüenza internacional, y en uno de los países más insolidarios del contexto europeo. Mientras, el desprecio al conjunto de la ciudadanía y a sus asociaciones es evidente, como ponen de manifiesto las reiteradas negativas a atender sus reivindicaciones, por ejemplo en el caso del accidente del tren AVE de Santiago, del cual se han cumplido dos años recientemente. Y por mucho que intenten disfrazar el ocultamiento de sus planes, sus objetivos y sus decisiones, lo cierto es que la transparencia brilla por su ausencia, como en el clamoroso caso de los Presupuestos del Ministerio de Defensa, toda una opaca asignación que crece constantemente, y de la cual la ciudadanía no es consciente. En el sector educativo, después de las claras estrategias de su Gobierno, de las que usted tampoco cuenta nada en sus ruedas de prensa, el último clamor popular consiste en preguntarse, en no entender, cómo al Ministro de Educación y Cultura más desastroso y peor valorado de la etapa democrática, como lo ha sido José Ignacio Wert, se le premia con un suntuoso puesto en la OCDE, para que pueda disfrutar de exhorbitantes ingresos, y residencia en una de las zonas más lujosas de París, junto a su flamante y cómplice esposa, la ex Secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio. Absolutamente indignante, claro ejemplo de las trazas de su Gobierno. 

 

En ese país que usted nos vende, señor Rajoy, estamos cediendo la soberanía a trozos, tanto en lo económico con la aceptación de los planes de ajuste de Bruselas, como en lo defensivo y militar, mediante la conversión de la base militar de Morón como base permante de los Estados Unidos, entre otras varias fechorías. Y tampoco nos cuenta cómo los recursos naturales que son de todos, como los montes, también van a ser objeto de especulación y de beneficio para los suyos. Tampoco nos cuenta cómo el Fondo de Reserva de la Seguridad Social (la famosa "hucha de las pensiones") está cada vez más vacío, con lo que a este ritmo, queda dinero sólo para los próximos 2-3 años. Un país que consagra el recorte a los derechos fundamentales y libertades básicas, con propuestas como la "Ley Mordaza", o que vende su patrimonio público tirándolo por los suelos, como ocurrió con AENA, o más recientemente, con el Aeropuerto de Castellón. Este es el país real donde vivimos, señor Rajoy, y no el que usted nos cuenta en sus ruedas de prensa. Pero si usted quiere que nos centremos en la economía y el empleo, no se preocupe, vamos a ello.

 

Empeñado en hacernos comulgar con ruedas de molino, Rajoy publica el mantra del "crecimiento económico y la creación de empleo" como un papagayo, intentando empujar a su causa a los más ignorantes, y a los que se conforman con un "empleo" de reponedor de supermercado durante seis meses a tiempo parcial, y todo ello dice que lo hace porque "es un Gobierno serio y responsable". Pero todos los buenos economistas (y los que no están cegados por la ideología neoliberal) saben que el crecimiento del PIB, considerado de forma aislada, no asegura la riqueza de un país, ya que han de darse otros factores como la redistribución de dicha riqueza, y que dicho crecimiento garantice la sostenibilidad en varias facetas (humana, social, económica y medioambiental), cosa que no sucede en la actualidad. El crecimiento del 3% augurado para 2016 únicamente servirá para hacer que la gran banca privada y las empresas transnacionales (en realidad su equipo directivo) se hagan más ricos, mientras el resto de la inmensa mayoría social contempla impasible cómo sus condiciones laborales y sus derechos fundamentales se vuelven cada vez más precarios.

 

Este es el país del que Rajoy no habla,  ni nos hablará nunca. Y aún se nos habrán quedado muchos otros aspectos en el tintero. El Presidente del Gobierno asegura que lo peor que puede pasarnos es que se tuerza o se frene el proceso de recuperacióin económica que estamos viviendo, pero muchos pensamos que, verdaderamente, lo peor que puede pasarnos es que nos continúen gobernando estos hipócritas, corruptos, embusteros, cínicos y desalmados gobernantes, cuyos espúreos intereses no van más allá de conseguir el puesto en la puerta giratoria de turno, o en organismo internacional equivalente, como le ha pasado al ya ex Ministro Wert, que va a pasar un dorado retiro a costa de haber prostituido la educación pública a los intereses empresariales. Afortunadamente, señor Rajoy, ya le quedan muy poquitas ruedas de prensa que darnos, y muy pocas oportunidades para intentar engañar y manipular a la ciudadanía. A ver si los próximos gobernantes, al menos, nos cuentan la realidad del país donde vivimos. 

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
9 agosto 2015 7 09 /08 /agosto /2015 23:00

Cualquier planteamiento que pretenda avanzar por el camino de un modelo alternativo de desarrollo sin confrontar con los capitalistas será meramente ilusorio

Atilio A. Borón

De ahí que tengamos que poner en marcha medidas como la RB, que junto al cambio de modelo productivo, el abandono de los valores capitalistas, el reparto del trabajo y la disminución de la jornada, la nacionalización de los grandes sectores productivos de nuestra economía, la auditoría de la deuda pública y la renuncia al pago de la porción de la misma que resulte odiosa e ilegítima (aspecto del cual hablaremos en sucesivas entregas), y un largo rosario de medidas que estamos exponiendo en esta serie de artículos, son las únicas que pueden no sólo acabar con la crisis que estamos padeciendo, sino sentar las bases para que nuevas crisis no nos vuelvan a atropellar. Porque todas ellas son medidas que se enfrentan al orden capitalista y neoliberal de la economía, imperante en nuestro mundo globalizado, y que precisamente por ello hemos de poner toda la carne en el asador para contribuir a resquebrajar. Pero continuamos con la RB, de la cual aún nos quedan por profundizar algunos aspectos.

 

Hemos de tener en cuenta también un hecho incontestable, incluso aunque estemos (que lo estamos) a favor de las medidas del TG (o Trabajo Garantizado, ya expuesto en anteriores entregas de esta serie), y es que, digámoslo sin ambages, NO EXISTE ACTUALMENTE TRABAJO REMUNERADO PARA TODO EL MUNDO. Recalcamos lo de "actualmente", porque de la misma forma que aseguramos esto, también aseguramos que con un cambio radical (aunque progresivo) del modelo productivo (aspecto también tratado en anteriores artículos), las posibilidades de trabajo durante el asentamiento de todos los nuevos sectores harán que aumente muchísimo la tasa de personas ocupadas (se entiende en puestos asalariados). Pero actualmente, aunque quisiéramos dar trabajo a todo el mundo mediante planes de TG, ello resultaría prácticamente imposible. Es un hecho que tenemos que enfrentar, y que por tanto, no por ello vamos a dejar, como sociedad, en la estacada a las personas que no puedan trabajar. La RB asegura, mediante la profunda reforma fiscal que lleva implícita, que todo el mundo pueda subsistir sin mayores problemas, y que tenga asegurados sus derechos humanos fundamentales (derecho a techo, a sanidad, a educación, a luz, agua, transporte, etc.). 

 

Es decir, la RB es revolucionaria en el sentido de que nos pone encima de la mesa la necesidad de abordar nuevas formas de acceso a la renta, desvinculadas de la realización de cualquier actividad remunerada en el mercado laboral, que es la única posibilidad que esta sociedad capitalista nos permite. Y para ello, debemos superar las resistencias intelectuales o los inconvenientes de tipo ético o moral (nosotros lo estamos intentando desde aquí), antes incluso (que también lo hemos abordado) de enfrentarse a los inconvenientes de tipo normativo. Esto es extrapolable a muchas otras medidas, pudiendo concluir que si determinada propuesta social no supera la objeción moral o ética, no tiene sentido meterse en el análisis técnico de su posible viabilidad o financiación.

 

Pero observemos cómo en realidad, aparte de los dos tipos de resistencias mencionadas anteriormente, en el caso de la RB estamos en la propia resistencia que pudiéramos denominar como de "inercia social", esto es, una resistencia a que se imponga algo nuevo, distinto, revolucionario, aunque ello pueda resultar justo socialmente y viable económicamente. Quizá estemos en esa fase, donde se requiere un cierto consenso social, una movilización y una conjunción de intereses que permita que los diferentes actores sociales actúen de cara a la consecución de la medida. Y en este sentido, muchos otros ejemplos pioneros podemos poner, que tuvieron que pasar también por dicha fase: el sufragio universal, la liberación animal, el fin de la esclavitud, la liberación de la mujer (aunque aquí nos quede aún bastante camino por recorrer), etc.

 

No obstante, también advertimos que aquí pasa también un poco como con la instauración de la Tercera República, en la cual estamos muy interesados desde la izquierda transformadora de este país (véase nuestra serie de artículos al respecto). Pero hemos de tener cuidado con la República que se instaura, porque también existen, para entendernos, "repúblicas de derechas". Extrapolémoslo a la RB. Como nos indica Daniel Raventós en el documento "La renta básica: preguntas y respuestas más frecuentes": "Existen estrategias de fundamentación normativa de la RB de muy diverso signo ideológico. La gente se aproxima a la propuesta de la RB con inquietudes dispares, las cuales responden a ideologías políticas diferentes. Del mismo modo, las políticas de acompañamiento de la RB que se pueden proponer desde las diversas sensibilidades políticas que se hacen eco de esta propuesta, medidas que conducen a resultados muy distintos, serán muy diferentes". Creemos que se entiende perfectamente lo que el autor quiere expresar.

 

Incluso teorías divergentes sobre la justicia social podrían proponer por diferentes caminos la medida de la RB, lo cual nos llevaría por derroteros muy distintos. Ser por tanto partidario o detractor de la medida no nos da grandes pistas sobre la ideología política de quien emite tal juicio. En un bando u otro podemos encontrarnos conservadores, liberales, socialdemócratas, comunistas, ecologistas, socialistas, etc., por eso hay que ahondar y profundizar en lo que se esconde detrás de la propuesta, para concluir si de verdad estamos ante una RB encaminada a actuar como herramienta para la redistribución de la riqueza y de la renta de un país. Esta es la RB que nos interesa. Y nos interesa esta visión porque compartimos la idea de base o de partida para ella, que es la proyección de la justicia social como un replanteamiento de la propiedad privada, no aboliéndola totalmente (no al menos en el socialismo), sino dotándola de su función social, faceta de la cual el neoliberalismo capitalista de nuestros tiempos la ha despojado totalmente.

 

Debemos volver a recuperar la función social de la propiedad, porque la base material para la libertad de las personas, en una sociedad justa, no podría mantenerse si la propiedad estuviera tan desigual y polarizadamente distribuida, que unas pocas personas estuvieran en condiciones de desafiar los pilares de la sociedad, el gobierno, las leyes y los poderes fácticos, disputanto con éxito al conjunto de la ciudadanía el derecho a determinar el bien público. Si observamos nuestra sociedad de hoy día, esto es justamente lo que está ocurriendo. Mientras millones de personas carecen de los recursos básicos para poder vivir dignamente, y sufren pobreza laboral, y pobreza energética, y estigmatización social, y aumentan la pobreza infantil y la desnutrición, y el paro y la precariedad se instalan a lo largo y ancho de la sociedad, constituyendo un nuevo "modus vivendi", unas pocas personas con mucho poder y riqueza, auténticos privilegiados, disfrutan y manejan la riqueza colectiva que debiera pertenecer a todos. Y hemos llegado al punto en que no solamente esto ocurre, sino que además está legitimado socialmente, y legalmente permitido. 

 

En efecto, todo el mundo tolera y acepta que millones de personas no cobren ni 500 euros al mes, mientras otros cobran millones de euros. Y responden más o menos que "el mundo está así", bajo una mezcla de impotencia y resignación. Es justamente el mundo al que no le gustan medidas como la RB, porque precisamente vienen a transformarlo. Con la RB aún no vamos a impedir la aberración social de que algunos cobren millones de euros, pero sí vamos a permitir que todo el mundo disfrute de lo esencial para poder vivir con dignidad. Por eso hemos dicho siempre que la RB no acaba con todas las injusticias del capitalismo, como tampoco acaba con el despotismo empresarial, con el racismo, con el patriarcado, con la degradación del medio ambiente o con el maltrato animal. Para todo ello estamos detallando otra serie de medidas en esta serie de artículos, pero para acabar con la pobreza y la exclusión social, tenemos la RB, que lo soluciona perfectamente.

 

Como ya hemos dicho, las grandes desigualdades crean un problema profundo de libertad para la inmensa mayoría social. Quien no tiene la existencia material garantizada no tiene más remedio que pedir permiso a otro para poder vivir, para poder existir. Pero en cambio, nos venden el mantra de la libertad y de la igualdad como grandes cotas alcanzadas por nuestra sociedad. Pero la radiografía real es bien distinta: las grandes desproporciones de la riqueza, las inmensas cotas de desigualdad, las profundas bolsas de pobreza, todo ello mezclado y conviviendo geográficamente con la más insultante opulencia y el lujo más despilfarrador, se acerca mejor a la realidad social de nuestro tiempo. Sólo hay que ver diariamente las noticias de cualquier informativo. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
6 agosto 2015 4 06 /08 /agosto /2015 23:00

Como ya habíamos dicho, en la etapa de la dictadura franquista (1939-1976) el régimen consideró a la nación española como "nacional-católica", y por tanto se anulaba, de forma tajante, la libertad de conciencia y la libertad religiosa (ésta hasta mediados de los años 60 del siglo pasado). De esta forma y en ese período, la Iglesia Católica española pudo retomar la enorme influencia política de los regímenes absolutistas del siglo XIX, y es en dicha etapa cuando la Iglesia acumula una enorme riqueza y poder, cedido por el Estado en todos los terrenos, especialmente en lo referente a la enseñanza y a la financiación. Recordamos a los lectores que nos estamos basando, para la elaboración de la información fundamental de toda esta serie de artículos (además de otras fuentes citadas sobre la marcha), en el informe de abril de 2015 del Observatorio del Laicismo (www.laicismo.org) de Europa Laica elaborado por su Presidente, Francisco Delgado. 

 

Dicho informe ha sido elaborado también y a su vez, a partir de diversas fuentes fidedignas, diversos datos aparecidos en diversos medios de comunicación, así como en datos extraídos de la propia Agencia Tributaria (AEAT), del Ministerio de Asuntos Sociales, del Ministerio de Educación, de diversas CC.AA., y de diversas organizaciones patronales y sindicales, así como en datos aportados por la propia Iglesia Católica y otras confesiones religiosas. Queremos hacer inciso y recalcar esta metainformación, no sólo para recoger las fuentes de nuestra información, sino también para que los lectores no piensen que estamos publicando informaciones sesgadas. Hecho este inciso, continuamos. Franco firmaría un nuevo Concordato con la Iglesia Católica en 1953, basado en el de 1851, actualizando los enormes privilegios que ya disfrutaba la Iglesia en todos los campos, y posteriormente, fallecido el dictador, fue el nuevo monarca, Juan Carlos I, quien en julio de 1976 ratifica unos Acuerdos, con el compromiso de revisar el Concordato de 1953, con unos pequeños retoques sobre nombramientos y relaciones con la jerarquía católica, en consonancia con la nueva situación social y política que parecía comenzar, pero que en verdad se mantenía, casi íntegramente, el referido Concordato de 1953.

 

Por fin, con gran retraso respecto a los países democráticos de nuestro entorno, la Constitución de 1978 proclama una vez más que "ninguna confesión religiosa tendrá carácter estatal", aunque la ambigüedad en esta materia, junto a la inacción de los Gobiernos de esta reciente etapa "democrática", ha permitido a los sectores ultracatólicos y más reaccionarios y conservadores, no sólo mantener los privilegios históricos de la Iglesia, sino incluso aumentarlos, tanto en materia de enseñanza como de financiación, los dos aspectos quizá más polémicos, porque son, en definitiva, aquéllos que le permiten a la Iglesia perpetuar su enorme poderío social. Una vez aprobada la Constitución de 1978 se firmaron una serie de Acuerdos con la Santa Sede, al margen de algunos principios constitucionales recientemente aprobados.


En dichos Acuerdos se continuaban otorgando a la Iglesia Católica variados beneficios en materia de enseñanza y de patrimonios culturales, fiscales, políticos, sociales, etc. Como consecuencia de ello, y de una postura preñada de catolicismo de los poderes públicos españoles, donde no hay solemne celebración o acto en que no estén presentes los símbolos religiosos, la financiación de la Iglesia Católica no sólo no se ha adecuado a la nueva realidad de libertad de pensamiento y de conciencia de nuestra sociedad, y, por lo tanto, de libertad religiosa, sino que la Iglesia Católica oficial permanece como una isla sagrada, como un verdadero paraíso fiscal, al margen de las leyes tributarias vigentes para el resto de empresas y ciudadanos, que son de obligado cumplimiento. Ello causa una situación de agravio comparativo, incomprensible en una sociedad moderna y democrática, tal como presumimos ser. 

 

De esta forma, se da una situación de ilegitimidad (presunta ilegalidad) en torno a la supuesta opacidad de la Iglesia Católica, que vamos a relatar en las siguientes entregas de esta serie de artículos. Además de que es depositaria, en parte de forma ilegítima de un enorme patrimonio cultural y artístico, es propietaria o figura como tal de numeroso patrimonio inmobiliario, edificios, suelo urbano y rural, etc., acumulado por siglos de dádivas y enajenaciones al Estado, así como donaciones de particulares y grandes fortunas. Actualmente, muchos municipios de nuestro país continúan enajenando hacia la Iglesia Católica enormes cantidades de suelo público para construir centros de enseñanza, locales propios e Iglesias que, generalmente, registran a su nombre, aumentando así su ya sólido patrimonio y aminorando, por consiguiente, el patrimonio público y común del conjunto de la ciudadanía. A todo ello hay que añadir las ilegales inmatriculaciones que como consecuencia de la Ley Hipotecaria y su Reglamento, se han venido practicando durante años. La actual Ley propiciada por el PP ha reconocido la "ilegitimidad" de la norma, aunque la "trampa" consiste en tratar de consolidar (para siempre) las inmatriculaciones ya realizadas. Un hecho que no debemos tolerar, si de verdad pretendemos vivir en un Estado Laico. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
5 agosto 2015 3 05 /08 /agosto /2015 23:00

Si en Estados Unidos no hay Golpe de Estado es porque no hay Embajada de Estados Unidos

Evo Morales

En esta obsesión por disponer del mayor y más mortífiero arsenal armamentístico, los Estados Unidos (tanto que se lo reprochan al resto de países) también han sido pioneros en el usto de armas prohibidas, fundamentalmente las armas químicas (biológicas y nucleares). Como antecedente más reciente, en noviembre de 2004 los residentes de un pueblo cercano a Falluja señalaron que después de un ataque por parte de las tropas estadounidenses, habían tenido que enterrar a sus muertos en fosas comunes, ya que los cuerpos estaban achicharrados, y eran irreconocibles, imposibilitando su identificación. Ello fue debido al uso del Napalm, aunque los yankis la llaman Mark 77, y en palabras de los Marines: "Los Generales aman el Napalm porque tiene un gran efecto psicológico, debido a la bola de fuego que produce, y su típico olor". Y por su parte, las víctimas han escrito así sus efectos: "El humo era como una nube en forma de hongo, al caer pequeños fragmentos los pedazos explotaban y seguían ardiendo...cuando tocaban a alguien, sus cuerpos se quemaban durante horas" (tomado de Laila Tajeldine, "Estados Unidos: criminal confeso en libertad").

USA: Estado de guerra permanente (XXVIII)

También disponen de armas radioactivas, tales como el uranio empobrecido, munición estándar que utilizan algunos modelos de tanques. El uso de estas armas provoca en la población de las futuras generaciones la presencia de niños con graves deformaciones, como un solo ojo, dos cabezas, parálisis, enfermedades cardíacas, entre otras muchas afecciones. Vamos, que ríanse los lectores del "Desafío Total" de Arnold Schwarzenegger. Pero lo peor de todo es que hasta la fecha no existe ni una sola Comisión Internacional (de la ONU o de la Corte Penal Internacional) que investigue de oficio los crímenes cometidos por este tipo de armas, y reclame responsabilidades a los países que las hayan utilizado, comenzando, cómo no, por los propios Estados Unidos. El silencio cómplice de tales Organismos Internacionales deja claro, una vez más, el poderío de los norteamericanos en la escena internacional, y el tremendo vasallaje que se les rinde en todos los círculos planetarios (con alguna honrosa excepción). No se puede entender, entonces, cómo el país más poderoso de la Tierra se arrogue el discurso permanente de los Derechos Humanos, cuando es precisamente quien más miente, y quien causa más muerte y destrucción urbi et orbe.

Sólo de forma muy tímida en 2014, la ONU ha cuestionado, sobre la evidente base de un conjunto de pruebas irrefutables y espantosas, la política de torturas (de la que hablaremos en sucesivas entregas) de USA, su uso indiscriminado de la fuerza, el espionaje y el uso injustificado de drones para aniquilar de forma continuada a la población civil de determinados lugares. En palabras de Laila Tajeldine: "Resulta estrafalaria la práctica estadounidense de transgresión a la normativa internacional y a las esenciales normas de derechos humanos por meras razones económicas, sometiendo a millones de seres humanos a la pobreza, a la miseria, la destrucción y hasta a la muerte. Estados Unidos no esconde su inhumanidad en el desarrollo de su política internacional, y a pesar de ello, las Naciones Unidas y sus Cuerpos no trascienden de las acciones declarativas, y la gran mayoría de las ONG's ignoran tal flagrancia, ya que por ninguna razón atacarían a sus financistas". Estas palabras describen perfectamente la realidad a la que asistimos cada día. Por ejemplo, Obama se ha convertido en el cuarto Presidente consecutivo de USA que ordena bombardear el territorio iraquí. Pero el caso es que la violencia es tan corriente y continua que ya apenas nos damos cuenta.

USA: Estado de guerra permanente (XXVIII)

Para obtener una visión total de la violencia estadounidense en el mundo, vale la pena formular una pregunta más amplia: ¿Cuántos países en el mundo islámico ha bombardeado u ocupado EE.UU. desde 1980? La respuesta fue suministrada en un reciente artículo de opinión en el Washington Post del historiador militar y ex coronel del Ejército USA, Andrew Bacevich. Veamos un fragmento: "Mientras los esfuerzos de EE.UU. por degradar y finalmente destruir a los combatientes del Estado Islámico se extienden a Siria, la III Guerra de Iraq se ha transformado discretamente el Campo de Batalla XIV del Gran Medio Oriente. Es decir, Siria se ha convertido en por lo menos el 14º país en el mundo islámico que fuerzas estadounidenses han invadido, ocupado o bombardeado, y en los cuales soldados estadounidenses han matado o han sido muertos. Y eso solo desde 1980. Enumerémoslos: Irán (1980, 1987-1988), Libia (1981, 1986, 1989, 2011), Líbano (1983), Kuwait (1991), Iraq (1991-2011, 2014-), Somalia (1992-1993, 2007-), Bosnia (1995), Arabia Saudí (1991, 1996), Afganistán (1998, 2001-), Sudán (1998), Kosovo (1999), Yemen (2000, 2002-), Pakistán (2004-), y ahora Siria". Pero la cuenta del ex coronel Bacevich excluye algunos otros escenarios. Por ejemplo, el bombardeo y ocupación de otros países predominantemente musulmanes por aliados clave de Estados Unidos, tales como Israel y Arabia Saudí, realizados con crucial apoyo norteamericano. Excluye también golpes contra gobiernos democráticamente elegidos, tortura y encarcelamiento de personas sin acusación.

También, por supuesto, excluye todos los demás bombardeos e invasiones y ocupaciones que EE.UU. ha realizado durante este período en otras partes del mundo, incluyendo América Latina y El Caribe, así como varias guerras por encargo en África. Pero ciñéndonos solo al contexto musulmán, USA es el primer responsable mundial de la atroz campaña de islamofobia que actualmente invade Occidente, y que ha trasgredido los cimientos de una convivencia armónica entre las diferentes religiones y civilizaciones, para fomentar un clima fallido de tolerancia y de aceptación recíproca. El investigador Glenn Greenwald lo describe en los siguientes términos: "Aquéllos que en EE.UU. o Reino Unido se dedican a arremeter interminablemente contra el mal del Islam, presentándolo como la fuente de la violencia y del mal (la "veta madre de las malas ideas"), mientras pasan muy poco tiempo hablando de las adicciones a la violencia y la agresión de sus propias sociedades, o sus propios impulsos religiosos o nacionalistas, han llegado al colmo del tribalismo auto-cegador. En realidad son semejantes a tener un vecino en tu propia calle que constantemente asesina, roba y saquea, y luego pasar tu tiempo libre denunciando ostentosamente por sus malos actos a gente a miles de kilómetros de distancia. Una persona semejante sería considerada intelectualmente auto-engañada, un término que también describe a las facciones políticas e intelectuales que imitan esa conducta". Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
4 agosto 2015 2 04 /08 /agosto /2015 23:00

Sociedad del riesgo, o de la aventura, o del emprendimiento, o de la movilidad, que de mil formas podemos llamarla, es quizá la última vertiente sociológica, o psicológica del comportamiento social, derivada del avance imparable del capitalismo. Se trata de una sociedad caótica y despiadada, y pensamos que confluyen tres grandes factores para su instauración. Por un lado, la creciente evolución del capitalismo, en su vertiente neoliberal más salvaje. En segundo lugar, el despegue incontrolado de la vertiente mercantilizadora de todas las actividades humanas. Y en tercer lugar, las prácticas consumistas más abyectas y aberrantes, que se dan como consecuencia lógica de los dos factores anteriores. Se trata de un sistema que genera desigualdad, pero detrás de este sistema, existe un gran aparato cultural, ciertamente alienante, que alimenta los imaginarios que lo sostienen. 

 

En el fondo, no hay nada nuevo bajo el sol, aunque quizá, exacerbado hasta sus propios límites. Partimos de los clásicos valores capitalistas, como el individualismo y la competitividad, que ahora se extrapolan a (casi) todas las actividades humanas. Y nos llevan a esa "cultura del emprendedor" que ya no necesita seguridad laboral, porque su meta es construirse su propia fortuna, bajo la bandera de las "libertades" de expresión y de empresa. En la Sociedad del Riesgo desaparecen todas las certidumbres, todas las seguridades, tales como la estabilidad laboral, la socio-familiar, la financiera, cundiendo el ejemplo de que hay que vivir al día, hay que aprovechar intensamente el momento de poder aprovecharse del sistema, de poder exprimirlo a fondo, hasta que no de más de sí, aunque eso nos lleve luego a tener que vivir el resto de nuestra vida entre rejas. El mismo discurso del emprendedor parte de la máxima "Arriésgalo todo", no importa el tipo de negocio, si es moral o inmoral, si es tu dinero o el de otros. La Sociedad del Riesgo tiene una de sus máximas expresiones en el denominado "Capitalismo de Casino", de las inversiones financieras rápidas, de la especulación infinita, de las operaciones a corto plazo, de la gran rentabilidad, pero del gran riesgo.

 

El sector financiero, como paradigma y a la cabeza de este nuevo modelo de sociedad,  es el primero que se ha volcado con las inversiones de riesgo, desatando crisis financieras mundiales (que luego ha de pagar la ciudadanía), y donde florecen por doquier los negocios ilícitos, los paraísos fiscales, las sucursales fantasma, los testaferros, la evasión de capitales, el fraude fiscal, y un montón más de prácticas ilegales, perversas e ilícitas. Y los mismos que son abanderados de todas ellas, se permiten el lujo de dirigir la política a los Gobiernos legítimamente elegidos por el pueblo. Bajo la máxima de la obtención del mayor beneficio, deja de importar la naturaleza del negocio en sí mismo, floreciendo los negocios ilícitos, como el tráfico de drogas, armas y personas, aumentando la violencia y los delitos de odio. Al Estado dejan de importarle las personas, pues se constituyen en los manijeros del poder, de los Consejos de Administración de las grandes empresas transnacionales, a las cuales tampoco les importa destruir nuestros recursos naturales, aquéllos que necesitamos todos, en una deriva demencial y autodestructiva.

 

Todo ello tiene también su traslación a la exacerbación del consumo, se desata una ola consumista compulsiva, un culto a la opulencia, contemplando el retrato de que los mismos déspotas que condenan al pueblo a la mal llamada "austeridad", disfrutan de un patrimonio, de un lujo y de un tren de vida auténticamente escandalosos. La industria del super-lujo crece como nunca antes, en esta nueva cultura del "todo-vale", del riesgo social, laboral y empresarial, de la TV basura, que reproduce y le proporciona eco mediático a dichos comportamientos, del cinismo social, del reality show competitivo (del que muchos deben ser expulsados para que solo uno pueda ganar), porque lo que importa es salir vencedor, llegar a la cumbre, ascender a lo más alto, ganar lo máximo posible, a costa de quien sea y de lo que sea, aunque ello sea a costa de ser uno más de los borregos que alimentan este execrable sistema. Y bajo esta quintaesencia capitalista, la idea de la mercantilización llega a su máxima expresión, a través del propio lenguaje de la propiedad. Hoy día todo se compra y se vende, ya que esta sociedad del riesgo se ha dedicado a inventar mecanismos de expresión de la propiedad privada para mercantilizar todo lo que antes no era transferible, y de paso, anular los bienes y el concepto mismo de propiedad común o colectiva. 

 

Y de esta forma, títulos de propiedad, patentes, propiedad intelectual, y propiedad sobre los derechos básicos y fundamentales de la ciudadanía, son hoy día caldo de cultivo para este cruel e inhumano sistema que comercia con todo: la tierra, el agua, el monte, el sol, las playas, las ideas, los derechos, los bienes básicos y fundamentales, el propio conocimiento humano. Incluso asistimos a la comercialización del propio cuerpo humano, como una dimensión más de lo tangible, de lo mercantilizable, de aquéllo que nos puede proporcionar un beneficio económico. Y esta sociedad del riesgo también genera sus "culturas de riesgo" en muchos otros ámbitos, casi todos ellos derivados del excesivo, compulsivo y dependiente consumismo. Muchos ejemplos podemos poner de juegos, deportes o prácticas "de riesgo", tales como la práctica de ciertos deportes agresivos o violentos, la participación en reality shows grotescos, peligrosos y denigrantes, la agresividad desplegada en el ocio nocturno, o las temerarias prácticas ligadas al uso de los teléfonos móviles de última generación, y sus autofotos o "selfies". Proliferan casos como los de las chicas estudiantes que subastan su virginidad online, páginas web de encuentro para que jóvenes atractivas, cultas y educadas encuentren un "patrocinador" (un "sugar daddy" en la expresión inglesa), crowfunding para chicas que venden sus fotos y vídeos eróticos, etc. 

 

En el fondo, se normaliza y extiende la idea de que la mercantilización o esponsorización del cuerpo es el camino más rápido para alcanzar cualquiera de tus sueños, y de esta forma, el mercantilismo con el cuerpo humano adopta formas nunca antes vistas, que incluso se manifiestan en el autodesprecio hacia el mismo, pasando del excesivo culto al cuerpo propio de épocas anteriores, a una filosofía de maltrato, de desdén, que valora muy poco la vida humana, y que incluso tiende con frecuencia a arriesgarla y amenazarla, en todo tipo de actividades sociales, y prácticas y deportes de riesgo. Actividades que son además retransmitidas en directo por las redes sociales, o diferidas para su imitación por terceros, creando corrientes de comportamientos sociales alienantes. Ciertamente, un panorama desolador. De no revertirse pronto, esta "Sociedad del Riesgo" nos conducirá a senderos extremadamente peligrosos...¿seremos capaces de abandonar la sociedad del riesgo y volver a la sociedad de la mesura y de la cordura, de la templanza, de la austeridad bien entendida, del sentido común y de la sostenibilidad ambiental, social y humana? Sólo de nosotros depende.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
3 agosto 2015 1 03 /08 /agosto /2015 23:00

En efecto, un nuevo conflicto laboral con las mismas trazas de los que venimos asistiendo en los últimos meses, entre una empresa (TRAGSA) y el colectivo de las Brigadas de Refuerzo de los Incendios Forestales (BRIF), acaba de estallar hace pocos días, con una convocatoria de huelga indefinida, en el contexto de uno de los veranos más calurosos (y peligrosos de cara a los incendios) que se recuerdan. La empresa que gestiona el servicio (TRAGSA, por Transformación Agraria, S.A.) se niega a atender las reivindicaciones de estos trabajadores, a pesar de disponer de un sobredimensionado equipo directivo (más jefes que indios, como suele decirse), con sueldos desorbitados, que superan incluso al del Presidente del Gobierno, por lo que sospechamos que se trata de una de las empresas que actúan como puerta giratoria, y como "retiro espiritual" para sus dirigentes. Tomo a continuación gran parte de la información del artículo "TRAGSA: Una puerta giratoria en el sector público", publicado por Miguel Ángel Conejos, en el medio AraInfo.

 

Comencemos por la compañía. TRAGSA nace como un holding público de empresas especializadas en la prestación de servicios de emergencia, acciones en beneficio del desarrollo rural y de la conservación de la naturaleza. Se crea en 1977 a partir del antiguo Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario (IRIDA), siendo su principal accionista la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales),  con un 52% de las acciones, seguida del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), con un 38%. Disponen también de acciones de la compañía el Ministerio de Hacienda (un 12%) y el resto está repartido entre las diversas Comunidades Autónomas, que participan a razón de un 1% por territorio. Durante años obtuvo cuantiosos beneficios, comenzando a disminuir desde 2010. Un volumen de negocio que ha ido menguando desde los 1.556 millones de euros en 2009, hasta los 625 millones reflejados en su memoria económica de 2014. 

 

En octubre de 2013 la empresa planteó un ERE que afectaba a 1.336 trabajadores, y que fue anulado por la Audiencia Nacional, aceptando tres de las reclamaciones que los sindicatos planteaban, y la empresa se vio obligada a readmitir a 300 trabajadores que ya habían sido despedidos. Pero mientras más de 1.000 trabajadores y trabajadoras de la empresa pública veían peligrar su empleo, la dirección de TRAGSA continuaba alimentando su ya engordado equipo directivo, que como élite intocable, disfrutaban de unos sueldos y unas condiciones impresionantes. Pero no sólo esto, sino que además se dedicó a fichar para su equipo directivo a familiares y amigos de miembros del PP, tal y como denunciaron los sindicatos mayoritarios, blindándolos además de cara a los posibles despidos. Unos 200 directivos de TRAGSA cobraban más que el Presidente del Gobierno en aquéllas fechas, según informó CC.OO. Los altos directivos de la entidad pública se embolsaban más de 16 millones de euros en sueldos anuales, mientras, bueno es recordarlo, el Gobierno imponía una severa austeridad a la inmensa mayoría social. 

 

 

Pero, ¿quiénes son las BRIF? Se trata de un cuerpo helitransportado y especializado en la extinción de incendios forestales, el cual se está viendo ninguneado, infravalorado y despreciado en sus condiciones laborales. Para que nos hagamos una idea, frente a los astronómicos sueldos citados anteriormente para los directivos de TRAGSA, los BRIF cobran 900 euros mensuales, y un plus de 3 euros (no es una errata, tres euros) al dia por subir a un helicóptero que les soltará en primera línea de fuego, arriesgando sus propias vidas. Y desde la retirada del famoso ERE, el mayor jamás planteado por una empresa pública en nuestro país, las rebajas salariales y el maltrato hacia el colectivo de sus trabajadores por parte de TRAGSA no ha cesado. Pero las BRIF se han convertido en la punta de lanza, en el más combativo sector dentro de la compañía contra sus propios abusos. No obstante, siempre han intentado solventar mediante el diálogo la situación de precariedad a la que estaban sometidos, pero sus demandas nunca fueron escuchadas. Y tanto va el cántaro a la fuente...

 

Básicamente las BRIF solicitan que se reconozca su categoría laboral de Bombero Forestal, el establecimiento de una segunda actividad para los trabajadores que por su edad ya no están en condiciones físicas de afrontar la durísima actividad de extinción de incendios, y las mejoras en las condiciones laborales que incluyan adecuados pluses en concepto de peligrosidad y toxicidad, a la que continuamente se ven expuestos. Ante la negativa de la empresa a aceptar estas reivindicaciones, las BRIF han comenzado una huelga indefinida, para enfrentarse a una empresa, auténtico cementerio de elefantes, y paradigma de puerta giratoria del sector público, cuyos directivos cobran exhorbitantes sueldos, mientras mantienen a los trabajadores en paupérrimas condiciones, denigrando una actividad que salva vidas e impide el deterioro de nuestro medio ambiente. Y como indican desde las propias BRIF: "¿Es razonable que otros en sus asientos de piel, con aire acondicionado en la oficina, cobren más de 100.000 euros anuales y digan que nuestras peticiones no son razonables?". Este colectivo ha lanzado un Comunicado, a modo de manifiesto, donde se excusan ante la ciudadanía por la grave decisión que han tenido que tomar para que sus reivindicaciones sean atendidas, pero entienden justamente que no les ha quedado otro camino. Desde aquí les enviamos a los Bomberos Forestales todo nuestro apoyo en sus reivindicaciones, y toda nuestra solidaridad en su lucha, que es, de nuevo, la lucha de toda la clase obrera.

 

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
2 agosto 2015 7 02 /08 /agosto /2015 23:00

La gratuidad de la alimentación y el vestido básico; de los servicios públicos; sanidad; de la enseñanza; servicios culturales, etc., permitirá alcanzar este objetivo en cuanto haya funcionado durante dos o tres generaciones. Entonces el trabajo dejará de ser considerado como un medio de "ganarse la vida" o de asegurarse el consumo cotidiano, y se convertirá en una necesidad de actividad creadora, por medio de la cual cada uno contribuye al bienestar y al desarrollo de todos

Ernest Mandel

Y la RB ha de estar ahí, por tanto, en dicho modelo de sociedad, contribuyendo a dichos objetivos. Y aunque ya se han venido eliminando otras muchas barreras, la RB, tal cual la proponemos, viene a ayudar a derribar otras muchas que aún pululan por nuestro imaginario colectivo. Por ejemplo, el hecho de que la RB sea individual y no colectiva, es decir, no atienda a lo que se ha venido en denominar como la "unidad familiar" es un aspecto también tremendamente interesante. De hecho, el concepto de "unidad familiar" tal cual se nos ha inculcado en nuestra sociedad, es un concepto retrógrado, conservador, reaccionario, que únicamente entiende y da validez al concepto clásico y religioso de familia, aún sujeto a las adaptaciones de los últimos tiempos. Pero no sólo es que los "modelos" de dicha unidad familiar hayan cambiando, migrando desde las clásicas variantes de los padres, los hijos y los abuelos, a las múltiples variantes actuales, sino que además lo que la propuesta de la RB consigue es que el concepto de "unidad familiar" no tenga que intervenir a la hora de que nuestras Administraciones Públicas doten del ingreso de la RB a cada persona. 

 

Y ello porque precisamente se hace a la persona, sin importar con quién conviva. Deja de importar por tanto el concepto de "unidad familiar", porque la RB no favorece de ninguna manera ningún tipo o "modelo de convivencia" sobre otro. Ya se trate de que bajo un mismo techo viva una pareja heterosexual, con o sin hijos, o personas de varias generaciones, o un simple grupo de amigos, o una pareja homosexual, con o sin hijos, o una pareja de hecho, todas ellas y mil variantes más son formas de convivencia completamente respetables e independientes del derecho inalienable a percibir la RB, que por tanto, se recibiría individualmente. A la RB sólo le importa la persona, sin más. Con ello, no antepone otros condicionantes sociales o modelos de convivencia, como hacen hoy día el resto de subsidios condicionados, para poder percibirla, que además contribuyen a la marginación o al descrédito de ciertos modelos de convivencia sobre otros. Hemos de romper con todo este caudal de condicionamientos sociales, anticuados, anacrónicos y retrógrados. 

 

Otro aspecto interesante de nuestra propuesta de RB al que le hemos prestado poca atención hasta ahora tiene que ver con el hecho de que la RB no impone condiciones. En la actualidad, la mayoría de los subsidios imponen ciertas condiciones, al menos durante la etapa de su concesión. Por ejemplo, una situación típica podría ser la siguiente: "Tiene usted derecho a la prestación por desempleo del itinerario PREPARA, durante seis meses, durante los cuales, usted se compromete a informar de posibles cambios en su situación económica, a aceptar cualquier oferta de trabajo adecuada, y a participar en los programas formativos para los cuales sea seleccionado". Es decir, nos imponen, junto a la concesión del subsidio en cuestión, una serie de acciones que tenemos que comprometernos a cumplir de cara a la Administración que nos está subvencionando (dicho sea de paso, de forma ridícula), un conjunto de acciones de contraprestación, como las indicadas, porque en caso contrario, el subsidio simplemente será restringido o anulado, además muchas veces con la extinción del derecho a volver a percibir prestación alguna. Son situaciones completamente ridículas, que solo insisten en la idea que venimos comentando desde hace varios artículos, y que se puede resumir en la idea de que realmente, a la Administración no le preocupa proporcionar a las personas unos mínimos ingresos para una vida digna, sino continuar perpetrando su injusto y discriminatorio modelo. Y aún nos falta por responder, en el ejemplo propuesto, a la mejor pregunta: Y después de los seis meses, ¿qué?

 

Es posible también que los lectores hayan oído algunas otras propuestas que hacen otros partidos políticos, y que aún estando fuera de la línea de la RB, pueden entrar en debate con ella, en el sentido de su utilidad social. Hoy día, por ejemplo, el partido CIUDADANOS, de corte neoliberal, propone una medida, que según nos cuentan, consiste en un "Complemento Salarial" para las rentas más bajas, muy similar a lo que podría encuadrar con un INR (Impuesto Negativo sobre la Renta). La formación política de Albert Rivera lo plantea como que el Estado cubrirá hasta un tope salarial las rentas del trabajo que resulten de cuantía más baja que un umbral determinado, que como decimos, se parece mucho al INR, entendido como un crédito impositivo uniforme y reembolsable, que garantiza un nivel mínimo de ingresos mediante la política fiscal. Si en la declaración de ingresos se supera este minimo, se pagan los impuestos correspondientes. Si por el contrario no se supera o se carece de ingresos, el Estado abonaría la diferencia hasta lograr el mínimo establecido. Este INR, propuesto inicialmente por Milton Friedman, uno de los héroes intelectuales del neoliberalismo, con el objetivo de recortar el Estado del Bienestar, fue explorado con mayor profundidad por James Tobin como forma de luchar contra la pobreza sin eliminar los incentivos para trabajar remuneradamente. Como se ve, la distancia de esta medida con la RB que estamos proponiendo es abismal.

 

Porque en efecto, la propuesta de CIUDADANOS nos sigue atando al trabajo remunerado como única vía de realización social y personal, atándonos por tanto a la misma tiranía y hegemonía empresarial que la RB pretende romper. La RB no depende de declaraciones de renta como sí depende esta medida, y además, la propuesta del Complemento Salarial no acaba con las trampas del paro y la pobreza, tal como sí hace la RB, lo cual ha quedado ya explicado y ejemplificado en anteriores entregas. Por tanto, y al contrario de un sistema que continúa ligando las condiciones materiales para la libertad al trabajo asalariado, la RB se nos presenta como una alternativa distinta, que rompe con esa dinámica, que altera las relaciones laborales, que empodera a la clase trabajadora, y que la independiza de sus déspotas empresarios. Acabando con dicha dinámica, y al contrario que un sistema basado en la lógica neoliberal del INR, una RB proporciona una fuente firme de ingresos, continuada e independiente de cualquier otro requerimiento y condición, que continúa percibiéndose tanto si trabajamos como si no. Como venimos demostrando, las ventajas de la RB son innumerables. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías