Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
9 diciembre 2014 2 09 /12 /diciembre /2014 00:00

"La Monarquía es un símbolo que representa un insulto a la inteligencia, a la ética, a la civilización"

(José López)

 

 

 

 

republica171.jpgPor todo lo que llevamos contado hasta aquí en la presente serie de artículos sobre la Tercera República, podemos concluir que la causa republicana en España supone un doble desafío. Supone terminar de hacer la Transición desde el régimen franquista, es decir, completarla y rematarla. En una palabra, finalizar las transformaciones necesarias de la sociedad para un cambio de régimen, en vez del sucedáneo que tenemos ahora. Por ejemplo, acabar con las leyes de impunidad que se dictaron inmediatamente después del franquismo, como la Ley de Amnistía de 1977. Pero supone también el desafío de reorganizar a la izquierda alrededor de una causa capaz de motivar a sus distintas facciones. Una causa de suficiente calado como la transformación de los cimientos de nuestro modelo de Estado, pero que sirva, como estamos contando aquí, no sólo para un reemplazo sin más de modelo, esto es, no sólo para un cambio formal o nominativo, no sólo para que deje de existir un Rey, sino para implantar un modelo de sociedad más justa e igualitaria. Y en ese sentido, la III República puede suponer el catalizador de la regeneración democrática de nuestro país, así como de la propia regeneración de la izquierda. Pensamos que sin una izquierda fuerte y activa, aceptada y apoyada mayoritariamente, no habrá avances democráticos sustanciales. La causa democrática, es decir, la causa republicana, es lo suficientemente evidente e importante como para que sirva de agente aglutinador de la reconstrucción de la izquierda, tan necesaria en este país.

 

republica172.jpgLa causa republicana, por tanto, debe asociarse desde todos los frentes a la causa democrática. Y justamente por ello, hay que tener mucho cuidado con los enemigos de la República. Llegado el momento en que el pueblo eligiera en referéndum la República en sustitución de la Monarquía, es inevitable que se produzca un período transitorio entre un régimen y otro. Este período es muy peligroso, porque puede ser aprovechado por los enemigos de la República para conspirar contra ella, para evitar su proclamación (a la Historia nos remitimos), para crear el caos, o bien puede ser aprovechado para que los partidos y poderes del antiguo régimen (PP, PSOE, CIU, PNV, la Iglesia Católica, las Fuerzas Armadas, la banca...) tomen posiciones para sobrevivir en el nuevo régimen que se avecina (no sería raro que todos ellos se declararan más republicanos que nadie, como ya ocurrió con los demócratas "de toda la vida" a la muerte del dictador), asumiendo un protagonismo que no les corresponde y que puede desvirtuar la causa, pudiendo interferir negativamente en el resto del camino a recorrer. Ya sabemos que cuando la burguesía teme perder sus posiciones y sus privilegios, su status quo, se vuelve más peligrosa, sutil e inteligente que nunca, y debemos estar preparados. Sólo tenemos que mirar, actualmente, el acoso de todo tipo al que el capitalismo internacional somete a todos los pueblos que se rebelan contra él, mediante un hostigamiento económico, revueltas populares, campañas de desprestigio, montajes mediáticos tergiversados y engañosos, etc.

 

republica173.jpgEl objetivo que persigue la clase dominante con todo ello es la desestabilización de los auténticos regímenes democráticos, para dar la sensación de que no son sistemas viables, ni política, ni social, ni económicamente. Hemos de estar preparados para todo ello, manteniendo la calma, no perdiendo de vista los objetivos marcados, y siendo fieles en todo momento a la consecución de los mismos. En este sentido, la estrategia a seguir debe estar perfectamente clara y definida. Básicamente se trata de tener todo lo más preparado posible para que dicho período transitorio sea lo más corto, tranquilo y seguro posible. Hay que evitar la improvisación, no seamos nosotros mismos los peores enemigos para la implantación de la Tercera República. Si tenemos las ideas claras, si estamos unidos en lo esencial, si lo tenemos todo preparado y planificado y si tenemos claro que ante las previsibles discrepancias concretas que pudiera haber tiene que ser el pueblo el que decida democráticamente, entonces tendremos muchas posibilidades de que si llega el momento, la República pueda instaurarsae con ciertas garantías de supervivencia. No dejemos, por tanto, que la Historia se repita. Seamos más fuertes y más inteligentes que ellos.

 

republica174.jpgPero insistimos en la pregunta que da título a esta serie de artículos: ¿Qué República queremos? Y al contenido expreso de esta República es a lo que hemos intentado ir dando respuesta en los artículos anteriores. Quedan, no obstante, para ir finalizando, algunos otros aspectos formales, aunque menores. Sabemos que la República (del latín "res publica", es decir, cosa pública) es un sistema político en el que el Jefe del Estado, a diferencia de la Monarquía, no accede al cargo por leyes hereditarias, sino por voluntad popular, expresada en el voto directo de los ciudadanos/as o en el de los representantes por ellos elegidos. El período de su mandato, siempre limitado, está determinado por la Constitución. Si el Jefe del Estado es también el Jefe del Gobierno, se dice que la República tiene un sistema de gobierno presidencial (por ejemplo, como en Estados Unidos). En los sistemas de gobierno semipresidenciales (como Francia, por ejemplo) el Jefe del Estado no es la misma persona que el Jefe del Gobierno, el primero tiene también ciertas competencias del Poder Ejecutivo (en política exterior normalmente), mientras el Primer Ministro asume las competencias en prácticamente todos los aspectos de la política interna del país en cuestión. En una República Parlamentaria, el Jefe del Estado es elegido por el Parlamento (como por ejemplo, en Alemania). Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
8 diciembre 2014 1 08 /12 /diciembre /2014 00:00

"Dentro de ese programa coherente del que he hablado una de las medidas fundamentales son los impuestos a los más ricos. Yo, como Thomas Pikkety, soy partidario de crear un impuesto confiscatorio del 80% ó 90% de su renta al 1% más rico de la población. La concentración de riqueza empieza a ser intolerable. Franklin Delano Roosevelt lo hizo en 1938 en Estados Unidos y no era precisamente un izquierdista. Con esos ingresos un gobierno progresista podría poner en marcha un nuevo modelo económico y social"

(Eric Toussaint, Presidente del CADTM)

 

 

 

 

Y una vez conseguida la nacionalización de los principales sectores productivos del país, y puestos los recursos bajo controles democráticos, ya será posible comenzar a caminar, poco a poco (esto no es cosa de un día para otro), en la consecución de los derechos fundamentales de la clase trabajadora, hoy día diluidos por la influencia de los mercados, esto es, del poder económico de la clase dominante. El punto de partida deben ser las necesidades más inmediatas del sector de población más vulnerable, la satisfacción de sus necesidades perentorias, no sólo en el centro de trabajo, sino también en el hogar. El reciente lema de las Marchas por la Dignidad puede servirnos de referencia: "Pan, Trabajo, Techo y Dignidad". Ahí puede resumirse todo. Cuidado infantil, educación, vivienda, transporte público, pensiones, ocio, derechos legales, etc. Debemos no sólo derogar todas las contrarreformas que han debilitado o anulado derechos previamente conquistados gracias a la lucha de la clase obrera, sino luchar por la eliminación de toda legislación discriminatoria en cualquier sentido. 

 

socialismo511.jpgLa sociedad socialista debe luchar por conseguir la completa igualdad de la mujer y el hombre ante la ley, reconocer y garantizar los derechos de las mujeres, sobre todo los relativos a la libertad sexual y reproductiva, reconocer los derechos afectivo-sexuales de la comunidad LGTBI, reconocer a la propia naturaleza como sujeto de derechos, así como al resto de seres vivos que la forman. De esta forma, feminismo y ecologismo se unen al socialismo del siglo XXI como ejes transversales de acción, como guiones a tener en cuenta en todas las transformaciones de la sociedad. El principal problema de base son los recursos económicos para poder sufragar todas esas transformaciones. Un programa de auditoría ciudadana de la deuda, que proponga la reestructuración de la misma, y la quita de la parte ilegítima surgida de concesiones a la especulación y al gran capital, junto a una reforma fiscal progresiva y la lucha contra la evasión fiscal y la economía sumergida, nos proporcionarán los mínimos recursos necesarios para poder comenzar a trabajar. A continuación, vamos a comentar lo que pudiera ser un programa económico básico, al estilo del que está proponiendo la formación política PODEMOS, brillantemente asesorada por economistas de izquierdas de reconocido prestigio. Comencemos por el empleo, pilar fundamental que hemos de recuperar.

 

socialismo512.jpgTodo el mundo tiene el derecho a poder trabajar, pero en condiciones dignas, con un salario que le permita vivir, solo o en familia, de forma digna. Para ello es necesario reducir de manera inmediata la jornada laboral semanal a 35 horas, sin disminución salarial equivalente en ningún concepto. Se deben eliminar las horas extra, salvo por casos de fuerza mayor en aquéllos casos previstos y reconocidos por convenios colectivos, y se establecerán 31 días de vacaciones anuales. No obstante, la tendencia a medio y largo plazo debe ser reducir aún más la jornada laboral, a 32 horas semanales, para repartir el trabajo, sin reducción salarial. Con ello, al igual que la reducción de la edad de jubilación, estimulamos el mercado laboral, repartimos el trabajo y lo extendemos al mayor número de personas que forman población activa, esto es, en edad y con deseos de trabajar. Al respecto del reparto del trabajo, en siguientes entregas de esta serie volveremos sobre este asunto, para tratarlo con más detenimiento. Debemos adelantar la edad de jubilación a los 60 años, incentivada mediante contratos de relevo. Por su parte, se elevará la pensión mínima hasta los 1.100 euros mensuales, equiparando también a esta cifra el Sueldo Mínimo Interprofesional (SMI).

 

socialismo513.jpgDebemos reincorporar a todos los trabajadores públicos despedidos de sus empleos, volviendo a las anteriores tasas de amortización de puestos por jubilación en todas las Administraciones Públicas, y relanzando los oportunos Planes de Empleo Público, hasta conseguir paulatinamente el mismo porcentaje de población trabajando en los sectores del Estado del Bienestar de los países europeos más avanzados. Está demostrado que si alcanzamos este nivel, el desempleo se reducirá drásticamente. Debemos volver a recuperar para el sector público las Empresas y Fundaciones que apoyan a la propia Administración, pero bajo un criterio de eficacia y eficiencia demostrables. El objetivo último en este tema es establecer un plan de incremento de las plantillas públicas en función de las auténticas necesidades sociales, y del cumplimiento de las 35 horas de jornada semanal antes enunciado, así como la restitución de todos los derechos perdidos en anteriores contrarreformas laborales y de la Administración. En el mundo del empleo privado, además de ello, hemos de establecer topes de sueldo máximo, por ejemplo al nivel de 5 veces el SMI, aplicable también a los sueldos de nuestros representantes políticos.

 

Por su parte, todas las empresas privadas con viabilidad económica tienen que restituir a los trabajadores despedidos y aumentar progresivamente sus plantillas hasta aplicar las 35 horas semanales propuestas, así como el adelanto de la edad de jubilación. Ninguna empresa privada que obtenga beneficios podrá declarar un ERE en su plantilla, y se instaurará una reforma empresarial, como parte del nuevo modelo productivo, que abandone los paradigmas del trabajo precario, y de la desregulación laboral, así como recupere la importancia de los órganos de representación de los trabajadores, y el papel de los Convenios Colectivos. Las tareas de búsqueda de empleo y tratamiento de la situación de desempleo volverán a ser gestionadas desde empresas y organismos públicos, desapareciendo las ETT (Empresas de Trabajo Temporal). Se anulará la actual casuística de posible despido para los trabajadores, volviendo a los criterios de racionalidad y causalidad ya recogidos anteriormente por el Estatuto de los Trabajadores. En caso de problemas, la viabilidad o no de una empresa privada la establecerá y decidirá una comisión compuesta por una representación de los trabajadores de la misma, y de la Administración competente, mediante una auditoría completa de la empresa. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
5 diciembre 2014 5 05 /12 /diciembre /2014 00:00

Comenzaremos a ocuparnos en esta nueva entrega sobre los MMSS de aquéllos relacionados con la lucha por la paz, y contra el imperialismo. Los movimientos de este tipo, que refuerzan la paz, la solidaridad y la cooperación internacional, e intentan superar viejos atavismos de siglos pasados, quizá sean los que han experimentado un mayor calado en los últimos tiempos. En realidad, son una faceta más de los movimientos altermundistas, que intentan difundir el mensaje de que otro mundo es posible. Un mundo sin guerras, de ningún tipo, un mundo que sólo emplee los medios diplomáticos para resolver cualquier conflicto, y donde estén erradicadas las armas químicas y nucleares, para que nunca puedan usarse en conflictos bélicos. Un mundo sin bloques militares, con la desaparición de la OTAN, y el desmontaje de todas sus bases militares repartidas, hoy día, por todo el mundo.

 

mmss83.jpgY esta es una cuestión urgente, en tanto que la propia crisis capitalista acrecienta la estrategia agresiva del imperialismo por hacerse con el control geopolítico y la dominación económica de los pueblos del Sur, y que tiene en su punto de mira especialmente a los países socialistas, al proceso de integración latinoamericano, a los países del mundo árabe y a las potencias emergentes de los BRICS, especialmente China y Rusia. Las guerras actuales despliegan todo tipo de medios para hacerse con el control de los recursos naturales, y las riquezas de los territorios ocupados, especialmente los recursos energéticos, como el petróleo. Son guerras de ocupación y colonialismo estratético, y ponen a su servicio los más evolucionados medios técnicos y científicos. Los MMSS que se mueven en este ámbito, por tanto, son piezas fundamentales del sistema, pues se enfrentan decididamente con las prácticas más crueles y beligerantes de las grandes potencias, lideradas por el imperialismo norteamericano.

 

mmss85.jpgPor un lado, dichos movimientos deben realizar y difundir un gran trabajo de solidaridad mundial, internacional, priorizando aquéllos a los que se concede una importancia política mayor, por la larga duración e intensidad de la agresión imperialista llevada a cabo en dichas zonas. Nos estamos refiriendo a la solidaridad con Cuba, con el Sahara, con Palestina y con los que luchan por la paz con justicia y dignidad en Colombia. También debemos centrar nuestro trabajo de solidaridad con los pueblos y gobiernos de los países que vienen marcando desde hace algún tiempo una clara línea antiimperialista y de recuperación de la soberanía nacional, y que propugnan la construcción de un sistema socialista, tales como Venezuela, Ecuador o Bolivia, entre otros. El trabajo de estos MMSS despliega una labor de tremenda solidaridad política, haciendo de altavoz en el conjunto del Estado, de la situación y de la realidad político-social de estos países, denunciando la situación de impunidad ante las constantes violaciones de los Tratados y Acuerdos internacionales que ejerce el imperialismo sobre ellos, bajo la indiferencia de la denominada "comunidad internacional". La estrategia fundamental es la movilización ciudadana, la concienciación social, la protesta en las calles, para visibilizar estas situaciones, y elevar nuestras propuestas y nuestra política a todas aquéllas instituciones donde podamos tener algun poder o representación. Expondremos algunos ejemplos de movimientos de este tipo.

 

mmss81.jpgTenemos por ejemplo la Coordinadora Estatal de Solidaridad con Cuba, cuya página web (http://www.nodo50.org/cesc/) nos indica que "se pronuncia a favor de la Revolución Cubana, como proyecto emancipador de las personas, y baluarte antiimperialista de los países del Tercer Mundo", se pronuncia contra el bloqueo norteamericano a la isla caribeña, y nos ofrece información actualizada sobre Cuba, noticias, artículos, y enlaces a los medios de comunicación más importantes de la revolución, tales como cubainformacion, cubasolidaridad y cubadebate. Igualmente, nos ofrece enlaces a Prensa Latina, al Diario Gramma, así como un directorio de la prensa, radio y televisión cubanas. También nos ofrece enlaces a todo tipo de campañas, carteles, fotografías, libros, así como un directorio de todos los boletines publicados por la organización. También recomendamos la sección de Cuba del diario Rebelion.org, que expone estupendos artículos de analistas y colaboradores de la región, y otros analistas internacionales. Por su parte, tenemos también la página de la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS-Sáhara) (http://ceas-sahara.es/), creada en 2005, y que se define como una organización sin ánimo de lucro que coordina a más de 200 asociaciones de solidaridad con el pueblo saharaui, agrupadas en distintas federaciones autónomas. El objetivo último de dicha organización es trabajar para que el pueblo saharaui pueda ejercer su derecho a la libre determinación. Para ello, se lideran campañas de sensibilización y presión dirigidas al Gobierno del Estado Español, todavía responsable (a los ojos de la legalidad internacional) del proceso de descolonización del Sáhara Occidental.

 

mmss82.jpgEn cuanto al asunto del conflicto palestino-israelí, quizá la organización más destacada sea Solidaridad y Cooperación con Palestina (http://www.ongporpalestina.org/), una red solidaria de organizaciones contra la ocupación de Palestina (RESCOP), autodefinida como una estructura de trabajo abierta y flexible nacida en marzo de 2005, y compuesta por un conjunto extenso de organizaciones repartidas por todo el Estado, que velan y trabajan para la solidaridad con Palestina en un marco común y bajo unos principios y metodologías consensuadas, para sumar los esfuerzos del trabajo en equipo en la consecución de sus fines. Sus objetivos principales son poner en común experiencias y unir fuerzas de cara a los grandes retos que debe afrontar el movimiento de solidaridad con Palestina, velar para que se cumpla la legalidad internacional y los Derechos Humanos en la zona, y presionar y sensibilizar a la opinión pública sobre la causa palestina, visibilizando sobre todo su estado de ocupación.

 

En la actualidad, RESCOP está formada por los siguientes movimientos y organizaciones: Asociación Al Quds (Málaga), Asociación Hispano Palestina Jerusalén (Madrid), Asociación Paz Ahora, Asociación Paz con Dignidad, Castelló per Palestina, Coordinadora de Apoyo a Palestina Rioja, Comité de Solidaridad con la Causa Árabe, Ecologistas en Acción (Madrid, Valladolid), Plataforma 2015 y Más, ACSUR, ISM Cataluña/Valencia, Interpueblos (Cantabria), Izquierda Anticapitalista (IA), Komite Internacionalistak (Euskadi), MEWANDO (Euskadi), Mujeres en Zona de Conflicto (MZC), Mujeres por la Paz-Acción Solidaria con Palestina (Canarias), Plataforma Palestina Ibiza, Plataforma Solidaridad con Palestina (Sevilla), Red de Jóvenes Palestinos, Red de Judíos Antisionistas, REMCODE, Sodepaz, o Xarxa Solidaridad Palestina (Valencia), entre otras. Todas las organizaciones miembros tienen larga experiencia de trabajo en Palestina y ejecutan más de 100 proyectos de cooperación al desarrollo y ayuda humanitaria tanto en los Territorios Ocupados como en Israel, con más de 40 organizaciones palestinas e israelíes. El trabajo de cada una de ellas varía según su estrategia organizativa y se estructura en torno a diferentes ejes, entre ellos: salud, educación, derechos humanos, derechos de los presos, desarrollo rural, género, agua y saneamiento. Todo ello encaminado hacia el último objetivo de conseguir una paz justa y duradera. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
4 diciembre 2014 4 04 /12 /diciembre /2014 00:00

fernando_savater1.jpgEn un programa de televisión de máxima audiencia, hace pocos días, todo un filósofo, pensador, escritor y Catedrático de Ética, como Fernando Savater, manifestaba una opinión bastante controvertida, asegurando además vehementemente que los que opinábamos lo contrario éramos unos tremendos ignorantes. La opinión en concreto iba en el sentido de declarar solemnemente que los pueblos no existen, y que lo único que existe es el conjunto de individuos que forman nuestra sociedad, y el Estado de Derecho que los administra. Sorprendente teoría, que renuncia por tanto a la propia Historia (que no es posible contar sin hacer referencia a los pueblos), y a todas las características que definen el contexto cultural donde se insertan dichos individuos. Señor Savater, creo que es usted el ignorante.

 

fernando_savater2.jpgCreo que el señor Savater, de entrada, confunde churras con merinas, y en este caso, confunde el sujeto político activo, esto es, donde descansa la capacidad política y ejecutiva de elección y participación (el individuo), con el sujeto político soberano, esto es, la parte de una sociedad que se considera y se erige en soberana para decidir su destino (el pueblo). Más bien parece, da la impresión, y quizá así sea, que el señor Savater es digno hijo del pensamiento neoliberal más puro y duro, para más señas del pensamiento de Margaret Thatcher, que afirmaba en su momento que "no existe la sociedad, sólo existen los individuos". Porque claro, querer reducir toda la complejidad histórica, social, política y cultural de las actuales sociedades recurriendo sólo a los individuos que las forman, sin otras consideraciones, nos parece no sólo bastante simplista, sino profundamente equivocado, y producto de una ideología subyacente interesada en dicha simplificación.

 

fernando_savater3.jpgSeñor Savater, no sólo es que los pueblos existen, han existido siempre, y seguramente seguirán existiendo, sino que además forman la unidad humana y el colectivo antropológico y social por excelencia, porque el pueblo hace referencia al conjunto de personas, de individuos, que forman durante la Historia, debido a la confluencia de una serie de factores que ahora comentaremos, una peculiar evolución de la Humanidad. Y en los pueblos radica y descansa el hecho único, diferencial, que se puede manifestar de distintas formas, en el arte, en el sentimiento, en los patrones éticos y estéticos, morales y religiosos, en la interpretación propia de determinados acontecimientos, en resumidas cuentas, en una filosofía propia del ser y del sentir, en última instancia, del existir. Y luego, es la política la que agrupa a dichos pueblos en otro tipo de organizaciones, llámense países, naciones, nacionalidades, Estados, y éstos a su vez se administran en determinadas formas de gobierno, que también van evolucionando con el tiempo. Más los pueblos continúan representando, más allá de todo ello, la propia esencia de la evolución humana, el mínimo común múltiplo de la expresión colectiva de dichos individuos.

 

fernando_savater4.jpgLos pueblos forman y delimitan, mejor que ningún otro concepto político o sociológico, una colectividad común de personas que comparten una historia, una cultura, una idiosincrasia y un destino comunes, que lo hacen distinto a los demás pueblos. Y todo ello no se da por casualidad, sino porque confluyen históricamente en su configuración un conjunto de elementos y características espacio-temporales que lo determinan, tales como el paisaje, la climatología, las costumbres, el folklore, la gastronomía, y todo el patrimonio cultural y artístico que le son propios. Todo ello hace que los pueblos hayan sido, y continuarán siendo, los auténticos protagonistas de la Historia de la Humanidad. Reflejan la auténtica materia prima de la Historia, y explican su devenir cronológico. Negar todo esto, negar a los pueblos, señor Savater, nos parece de una ignorancia supina por su parte, y constituye una afirmación indigna para una persona como usted, que se precia y es estimado como una persona culta, incluso un referente cultural de la actualidad.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
3 diciembre 2014 3 03 /12 /diciembre /2014 00:00

"Ni el Rey comería...si el labrador no labrase"

(Lope de Vega)

 

 

 

 

 

Cuando hablamos sobre la necesidad de refrescar nuestra democracia, de actualizarla, de completarla, de ponerla al día, y de tender hacia una democracia económica, alcanzando la nacionalización de todos los sectores productivos de nuestra economía, y propiciando su planificación y control democrático, esto es, por parte de sus trabajadores, solemos referirnos únicamente a los monopolios u oligopolios privados que representan a dichos sectores, pero le prestamos menos atención a un vestigio del pasado que llega hasta nuestros días, como es la aristocracia. Y cada vez que vemos películas, documentales o series donde se nos muestra el inmenso poder, riqueza e influencias que poseían estos nobles en la antigüedad, se nos olvida extrapolar ese escenario al presente, para darnos cuenta y denunciar que estos sectores de la sociedad continúan existiendo en nuestros días. No quizá con tanta fuerza como en el pasado, pero siguen representando una de esas lacras existentes en nuestra sociedad que habría que abolir. Ya no tienen ningún sentido estas ridículas figuras, supervivientes de aquél famoso Imperio Español donde nunca se ponía el sol.

 

aristocracia1.jpgLos títulos nobiliarios en España, algo que ya comenzó con Don Pelayo, tal vez antes, llegan a nuestros días de forma actualizada, con los nobles de hoy casi insertos en el pueblo llano, donde sus figuras representan seres más cercanos que en la Edad Media, pero rodeados de la misma aureola de poderes, favores y riquezas de que gozaban antaño. Así tenemos, por ejemplo, los "Grandes de España", creados por Carlos I en el siglo XVI, y que aún persisten en nuestros días, que aunque sin muchos privilegios legales, conservan el tratamiento de "Excelentísimos Señores", son unos 400, y representan lo más granado de la rancia España del pasado. Curiosamente, tienen un órgano rector, que es la Diputación Permanente y Consejo de la Grandeza de España, cuyo funcionamiento está regido por una Orden publicada bajo la primera legislatura del PP de José María Aznar (1999). El resto del señorío proveniente de la época medieval, en torno a unos 2.000 personajes actualmente, tienen el tratamiento de "Ilustrísimos Señores", aunque tampoco conservan muchos privilegios legales. Barones, Condes, Duques y Marqueses, y sus correspondientes en femenino, más sus variantes "Archi" o "Viz", colean en la actual sociedad del siglo XXI como una extraña anacronía del pasado, representando, evidentemente, los restos de aquélla nobleza poderosa y consejera, que se codeaba con Papas y monarcas durante toda la época feudal y medieval.

 

aristocracia2.jpgToda una corte de holgazanes advenedizos, auténticos parásitos de la sociedad, llevan sobreviviendo durante siglos de nuestra Historia, sin que hayamos sido aún capaces de levantar las alfombras de tanta podredumbre. Todos ellos han supuesto para el pueblo, en las diferentes épocas, señas de identidad de explotación, discriminación y maltrato. Sin ir más lejos, el cobro de diezmos y otros tributos medievales continuaron vigentes hasta bien entrado el siglo XIX. Según informes de los historiadores Cabrera y Del Rey y publicados por El Confidencial, todavía en 1931, el Duque de Medinaceli poseía 79.000 hectáreas de terreno. El Duque de Peñaranda, 51.000 hectáreas. El Duque de Vistahermosa, 47.000. El Duque de Alba, 34.400. La lista es interminable, y aún no existía en aquélla época un censo de la riqueza rústica. En total, más de 7.000 kilómetros cuadrados que se repartían unas docenas de familias. Antes de la llegada de la II República, apenas el 4% de los propietarios eran poseedores de, al menos, el 49,5% de la renta agraria. Y está documentado que entre 1874 y 1931, se concedieron títulos a 167 condes, 30 vizcondes y 28 barones. Y ya durante el siglo XX, con la llegada de la revolución comercial, la pérdida de las colonias y la repatriación de grandes fortunas, los nuevos industriales y banqueros comenzaron a codearse con la decadente aristocracia, lo que se tradujo en concesiones de capital y acciones para la nobleza en muchas empresas y compañías de la época.

 

aristocracia3.jpgHoy día representan un vestigio antidemocrático que habría que eliminar, pues dichos títulos nobiliarios son heredados de generación en generación, formando dinastías de extensos árboles genealógicos y rancio abolengo, cuya actividad y función social es parasitar en torno a sus rentas y sus posesiones. Al haberse democratizado las responsabilidades y funciones políticas, los nobles hace ya mucho tiempo que no desempeñan (al menos de forma oficial) la labor de consejeros/as de Reyes, Reinas, Príncipes y Princesas, y por tanto, la aristocracia ha perdido gran parte del poder y del prestigio de que gozó en el pasado. Pero más que preocuparnos la existencia de la nobleza en sí misma, nos preocupa su legado fundamental, otra herencia del pasado, que se nos presenta como la existencia de un amplio latifundismo y de grandes terratenientes, principalmente en el sur de España. E igualmente nos encontramos ante propiedades que proceden de la época feudal. ¿Qué habría que hacer con esas propiedades? Porque claro, no estamos hablando de que a alguien le toque la Lotería y se haga rico (y que cuando muera dicha riqueza pase a sus herederos), estamos hablando de cientos de miles de hectáreas de terreno, repartidas por toda la geografía nacional. Estamos hablando de decenas de castillos, mansiones, palacios, fincas y casas señoriales, estratégicamente situadas, con cientos de miles de metros cuadrados. Y estamos hablando, sobre todo, de un conjunto de pinturas, esculturas, y piezas documentales de inmenso valor, que definen gran parte del patriminio histórico, artístico y cultural de un país. Todo ello, en manos privadas.

 

aristocracia4.jpgDesde la izquierda, como no puede ser de otra manera, defendemos la expropiación forzosa, al menos, de la mayor parte de las propiedades de dichos terratenientes y latifundistas, para el conjunto del pueblo español. Porque al igual que no es bueno, como decíamos al principio, que los sectores productivos fundamentales estén en manos de grandes compañías privadas, sujetos al principio de la obtención del máximo beneficio, en vez de sujetos al principio del beneficio social y de la satisfacción de las necesidades de la población, tampoco es bueno que esta exagerada posesión de terreno (que en algunos casos alcanza la extensión de pequeños países), de edificaciones, y sobre todo, de obras artísticas de incalculable valor para el patrimonio histórico-artístico de un país, estén sujetas al albedrío y al único control de una familia propietaria. Por ejemplo, entre las propiedades de la Casa de Alba se encuentran el Testamento del Rey Fernando El Católico, la primera edición impresa de "El Quijote", el primer mapa mundi que dibujara Cristóbal Colón, o una de las más impresionantes colecciones de Velázquez, Goya o Rubens...¿alguien puede pensar que dicho patrimonio, en vez de gestionarse desde el ámbito público, pueda pertenecer al dominio de una casa privada?

 

aristocracia5.jpgY en cuanto a las extensiones de terreno, ya desde la Ley de Reforma Agraria de Andalucía, que data de 1984, queda contemplada la posibilidad de la expropiación de la tierra por interés social. Pero a día de hoy, los grandes latifundistas continúan gozando de sus extensas propiedades, amparados además por multimillonarias subvenciones del Fondo Social Europeo, mientras los agricultores y ganaderos, sobre todo andaluces, contemplan impotentes cómo cada vez más se ven sumidos en la pobreza. Pero no terminan aquí los privilegios de la nobleza, ya que nos hemos enterado, al hilo del reciente fallecimiento de la Duquesa de Alba, y según informes de GHESTA, el Sindicato de Técnicos de Hacienda, de que unos 2.000 millones de euros de la Casa de Alba están exentos del pago de impuestos, alrededor de un 90% de su patrimonio. Mediante la Fundación creada por el Ducado de Alba, destinada a preservar y proteger dicho patrimino, queda libre de tributación al fisco. En este caso, esto conlleva que de un patrimonio estimado en 3.200 millones de euros, sólo se paguen a Hacienda 6 millones, lo que supone un exiguo tipo efectivo del 0,2%. Por su parte, la Casa de Alba recibió, sólo en 2011, más de tres millones de euros en ayudas de la Unión Europea, gracias a las medidas aprobadas en la PAC (Política Agraria Común), que continúa beneficiando a los grandes propietarios, terratenientes y latifundistas, en detrimento de los pequeños agricultores y ganaderos. Y como siempre, todo ello revierte en mayor desgracia, paro, precariedad, pobreza y exclusión social para el pueblo. En consecuencia, es hora ya de expulsar definitivamente de nuestra historia a esta vieja y rancia aristocracia, expropiar sus posesiones y patrimonio para el bien común, y levantar las alcantarillas de tanta ponzoña proveniente de épocas pasadas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
2 diciembre 2014 2 02 /12 /diciembre /2014 00:00
"Ladran, Sancho, luego cabalgamos"
(Miguel de Cervantes, "El Quijote")   
 
 
 
 
 
atacan_podemos1.jpgHasta ahora, las acusaciones y ataques contra la nueva formación política no han cesado desde su irrupción en las últimas Elecciones al Parlamento Europeo. Que son populistas, que son marxistas, que no tienen programa electoral, que son bolivarianos, telepredicadores, cubanos, proetarras, que van a cargarse la democracia, o que sus propuestas son muy bonitas, pero irrealizables, sin descartar los ataques personales contra sus dirigentes, como Iñigo Errejón por el caso del contrato con la UMA, o Juan Carlos Monedero por su asesoría a los Gobiernos de Hugo Chávez. ¿Pero porqué todos estos ataques, cuando desde la misma Transición, desde que se legaliza el Partido Comunista de España (PCE), y posteriormente con la fundación de Izquierda Unida como movimiento político y social en 1986, ya existen otras fuerzas políticas que representan y asumen el mismo ideario? Y además, hoy día se le suman EQUO, Compromís, y algunas otras coaliciones de izquierdas más o menos locales, que también proclaman la adopción de las mismas medidas...entonces, ¿qué pasa con PODEMOS? ¿Qué lo hace diferente, para que tenga que ser objeto de tan duros ataques, a qué se debe tanta campaña de acoso y derribo? Pues a que, por primera vez desde la Transición, el Gobierno y los partidos del régimen del 78 tienen realmente MIEDO.
 
atacan_podemos2.jpgY es que hasta ahora, disfrutaban todos ellos de una tremenda seguridad, sabedores de la historia de Izquierda Unida y coaliciones afines, y de sus pocas posibilidades de alcanzar resultados electorales realmente importantes. Pero con la irrupción de PODEMOS, el escenario ha cambiado radicalmente, marcándose ya una clara posibilidad no sólo de ruptura definitiva del bipartidismo, sino de vuelco electoral que pueda propiciar que PODEMOS se sitúe como una fuerza de gobierno, y lógicamente, esto amenaza directa y profundamente sus intereses. Es un ataque en toda regla a la línea de flotación del bipartidismo representado por PP y PSOE, cuya alternancia en el poder desde 1982 ha consagrado unas formas de hacer y de entender la política, que han propiciado la corrupción generalizada, y el retroceso paulatino en las conquistas de la clase obrera, todo ello acrecentado desde hace unos años con la excusa de la crisis. Estamos hablando de un régimen que ha permitido el continuismo de los poderes fácticos surgidos y amparados desde la Constitución de 1978, tales como la Iglesia Católica, las Fuerzas Armadas y la banca, amparados por los herederos políticos de aquéllas empresas que consiguieron grandes fortunas durante el franquismo.
 
atacan_podemos3.jpgPero por primera vez, se les presenta una amenaza real y poderosa, encabezada, guiada y dirigida por la propia ciudadanía, harta de soportar los engaños de esta casta, y que reclama, de una vez por todas, un Proceso Constituyente que dé la voz al pueblo, y lo sitúe como sujeto soberano que dirige sus destinos. Es PODEMOS la fuerza política que ha sido capaz de movilizar y de concienciar a la ciudadanía, de anular clichés y etiquetas, y de asociar el combate politico como la lucha de los de abajo contra los de arriba. Por ello, todo vale para desprestigiar a PODEMOS, para golpearle donde más duela, para noquearlo, para dejarlo fuera de combate incluso antes de que comience la contienda electoral. Lo ha expresado muy bien Carlos Fernández Liria, cuando afirma: "Entre el gobierno y la oposición se intercambian por turnos los mismos tópicos, las mismas vaciedades, la misma palabrería sin sustancia. Es una vergüenza y, por cierto, una vergüenza muy populista. Pues el populismo consiste, sobre todo, en intentar seducir al pueblo con publicidad, palabras huecas y promesas vacías. Es todo lo contrario de lo que ha hecho Podemos: decir la verdad. Esa ha sido la clave de su éxito" (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=192318)
 
atacan_podemos4.jpgLa propia IU, para añadir más vergüenza a esta organización, ha atacado también a PODEMOS a través de su líder Cayo Lara, asegurando que "ellos [IU] son el original, y PODEMOS es la copia". Pues no, señor Lara, aquí no hay copias ni originales, aquí se trata de converger en un programa de izquierdas y luego en llevarlo a cabo, materia en la que su organización deja mucho que desear, a tenor del papelazo que lleva haciendo, por ejemplo, en Andalucía, gobernando en coalición con el PSOE, ese mismo al que tanto critican por ser pieza fundamental (que lo es) del bipartidismo. El descrédito y el hundimiento de IU en las encuestas se lo han ganado ellos solitos, a pulso, pues somos muchos y desde muchos ámbitos los que llevamos criticando la actitud traicionera de esta organización en varios sitios donde está representada. Pero aún hay más. Incluso medios de comunicación que hasta ahora habían lanzado a PODEMOS al estrellato ahora lo ponen en cuestión, denunciando supuestas evasivas de sus líderes, u organizando tertulias con economistas claramente escorados a la derecha, para desprestigiar las propuestas económicas de la formación de Pablo Iglesias, incluso a los prestigiosos economistas que están detrás de ellas, como Juan Torres o Vicenç Navarro.
 
atacan_podemos5.jpgY sólo estamos empezando. Tendremos que soportar aún muchos más ataques, y sólo la lucha y la unidad popular podrán hacer frente a los mismos. Es por ello esencial que el pueblo español se organice, se conciencie y se disponga a mantener una presión continua sobre los resortes del poder, evitando el riesgo de manipulación del discurso de PODEMOS, así como minimizando los posibles ataques, chantajes, falsedades y exabruptos que puedan llegar desde todos los frentes. Pero desde ya auguramos que la cosa no quedará aquí. Si como pronostican las encuestas los resultados de PODEMOS en las próximas citas electorales son tan brillantes, la oligarquía no sólo no cesará en sus ataques, sino que los recrudecerá. Lo intentarán todo, pondrán en marcha todo tipo de chantajes, de mentiras, de manipulaciones, de tergiversaciones, de falsedades, de enfrentamientos empresariales y financieros, y al igual que en algunos países de América Latina, movilizarán a los sectores fascistas más rancios de la sociedad, para generar violencia en las calles, e intentos de desestabilización política y social, intentarán generar miedo, y amenazarán con fugas de capitales, huida de empresas, deslocalización de sedes, desmontaje de fábricas y sucursales, desconfianza financiera y crediticia, y, en fin, apocalipsis en los mercados. Pero desde la ciudadanía no podemos consentirlo, debemos reconvertir los ataques a PODEMOS en una mayor fuerza solidaria para su apoyo, cerrando filas en torno a un programa de sensibilidad ciudadana, de regeneración democrática, y de enfrentamiento con los poderes que nos han gobernado hasta ahora. 
Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
1 diciembre 2014 1 01 /12 /diciembre /2014 00:00

"Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo"

(Karl Marx)

 

 

 

 

 

Una vez ha quedado claro la importancia de la nacionalización de los grandes sectores estratégicos de nuestra economía, así como de poseer una economía planificada y controlada democráticamente, concluimos que sólo podremos revertir la situación de paro crónico y de paulatino empobrecimiento de los trabajadores/as y la mayoría de la sociedad, si tomamos el control sobre la riqueza, esto es, cambiamos la relación de propiedad sobre los medios de producción. Sin ese control, cualquier medida de incremento progresivo de los impuestos, aumento del gasto público o de los derechos de los trabajadores/as, chocará frontalmente con los chantajes de la oligarquía, esto es, la retirada de fondos, los cierres de empresas y la evasión de capitales. En última instancia, los movimientos de capitales son libres, y si no obtienen la rentabilidad que desean, desmontarán el chiringuito y se instalarán en otra parte donde puedan obtener mayores beneficios. Hoy día, es tal el desarrollo del capitalismo, y tal la fuerza y el poderío de las empresas, que el desmontaje de una sede, sucursal o franquicia se resuelve en 24 horas. Y esa es una de sus mejores armas contra el movimiento obrero. Y no hablamos de posibilidades, sino de realidades, ya se han ido cientos de miles de millones de euros a lo largo de los últimos años, conforme la crisis iba arreciando y llegando a más sectores.

 

socialismo501.jpgPor eso, la aplicación de una reforma fiscal realmente progresiva, la recuperación de los derechos de los trabajadores, la garantía de facto de los derechos fundamentales de las personas, la universalización de los servicios públicos, deben ir unidos y en función de medidas que pongan la riqueza colectiva y los medios de producción bajo control social y democrático, y eso sólo es posible mediante su nacionalización. Seamos tajantes en este punto. No seamos ingenuos. No existe ningún capitalismo "bueno" o "menos malo" que otro. Todos los intentos de la socialdemocracia por suavizar los efectos del capitalismo no han hecho más que agravarlo, recrudecerlo, y provocar que la clase dominante ponga en marcha medidas que salvaguarden de forma más segura y efectiva sus intereses. Incluso las leyes, los reglamentos y las Constituciones no sirven de nada para proteger los derechos de los más débiles de la sociedad. La actual Constitución de 1978 consagra que la riqueza económica tiene que tener como prioridad la atención de las necesidades sociales, pero sin embargo, en vez de desarrollar leyes y decretos que la garanticen y la doten de un contexto normativo, lo que han hecho es blindar, mediante una reforma del artículo 135, el pago prioritario de la deuda, antes de poder dedicar dichos fondos a la satisfacción de los derechos y servicios públicos.

 

Y podemos poner más ejemplos. También dice la Constitución que todos tenemos derecho a un trabajo digno, con un sueldo que permita mantener dignamente a una familia, y también dice que tenemos derecho a una vivienda digna y adecuada, y tampoco se cumplen. En cambio la propiedad privada se defiende a capa y espada, como un pilar básico de nuestro ordenamiento jurídico. Cualquier intento de atentar de forma directa o indirecta sobre el derecho sagrado a la propiedad, ha sido brutalmente contestado por la clase dominante, mediante querellas criminales y actos jurídicos llevados a las más altas instancias judiciales. Pero tampoco cualquier propiedad privada se defiende, pues la de cientos de miles de familias deshauciadas es abolida todos los días, constantemente. La de miles de trabajadores arrojados al desempleo, y sus familias, es abolida una y otra vez, devorada por las deudas financieras y la necesidad de sobrevivir. La de miles de pequeños empresarios arruinados es destruida cotidianamente. Por tanto, concluimos que la única propiedad privada que se defiende con uñas y dientes es la de los más ricos, la de las grandes empresas y los grandes terratenientes. Un banco nos puede expropiar y quedarse con algunos terrenitos que tengamos en el campo, pero si intentamos expropiar mediante un comité obrero cualquier finca del Ducado de Alba tendremos a la policía encima en menos que canta un gallo.

 

socialismo502.jpgSi queremos entonces defender el derecho a una vivienda digna, a un empleo decente, a unas condiciones de vida adecuadas, si queremos defender el futuro de los funcionarios, de los pensionistas, de los autónomos, de las pequeñas empresas, si queremos proteger y salvaguardar el futuro de los servicios públicos, si todo ello nos importa, no nos queda otra alternativa que abolir el derecho a la propiedad privada de los más ricos, y su dominio sobre los grandes medios de producción. No queda otra salida. No existe otra alternativa. Pero claro, al afirmar esto, en seguida salen a patadas los liberales de tres al cuarto, la socialdemocracia, los "centristas", la derecha pura y dura, los neoliberales, los conservadores, y toda la pléyade de medios que les apoyan, a decir que eso es una solemne barbaridad. Que los que afirmamos esto no tenemos sentido común. Que queremos volver a la Rusia comunista. Que somos unos malvados y unos descerebrados. En fin, nos llegan palos por todos los lados. Pero desde la izquierda transformadora continuaremos reafirmándonos en dicha idea. No existen atajos. No existen terceras vías. Sólo una auténtica sociedad socialista podrá ser garante de los derechos fundamentales, y ello mediante el cambio en la relación de propiedad sobre los medios de producción. En caso contrario, el capitalismo nos devorará (nos remitimos a los artículos anteriores de esta serie, donde hemos dado amplia cuenta de todas las manifestaciones del capitalismo actual, para comprender su auténtica dimensión).

 

Los ejemplos que podemos poner se cuentan a porrillo. El "socialista" francés Francois Hollande no necesitó ni los primeros 100 días de gobierno para acabar completamente alineado con las políticas de Angela Merkel. Si volviera a gobernar el "renovado" PSOE de Pedro Sánchez, volveríamos a tener una reedición del tándem Zapatero-Rubalcaba. Pero en Francia no votaron a Hollande para seguir practicando las mismas políticas que Sarkozy, más o menos maquilladas. Lo podemos decir más alto, pero no más claro. QUIEN POSEE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN, DECIDE LA POLÍTICA. La burguesía francesa, al igual que la española, la alemana, la inglesa o la portuguesa, tienen más en común entre todos ellos que con sus respectivas clases trabajadoras. Si no estamos dispuestos a enfrentarnos a ella, a transformar de raíz el sistema, tarde o temprano se acaba haciendo la misma política, con más o menos parches. Véase la coalición PSOE-IU en Andalucía, que ha desprestigiado por completo (muchos ya lo avanzamos en su día) a la formación de izquierdas. No se puede soplar y sorber al mismo tiempo. No se puede estar en el plato y en las tajadas.

 

socialismo503.jpgPor tanto, o atendemos de verdad a un cambio en las relaciones de producción, o nos enfrentamos de verdad a los ricos y poderosos, o sólo conseguiremos maquillajes de cara a la galería. Por eso, los auténticos programas socialistas, para poder llevarse a cabo, han de contar con el apoyo de una amplia mayoría social, porque sólo la fuerza de la ciudadanía, sólo la presencia de ese contrapoder ciudadano, que represente los intereses de la inmensa mayoría social, será capaz de enfrentarse y vencer la fuerza de resistencia y el control de los poderes fácticos. Nunca la clase dominante aceptará mansamente y por las buenas un auténtico programa socialista, nunca lo consentirá de buen grado, ya que un auténtico programa de izquierdas, transformador de la sociedad hacia esquemas más justos e igualitarios, supone la abolición de todos los privilegios de la casta dominante. Y ésta se revolverá como gato panza arriba en la defensa de sus intereses, a capa y espada, llegando sin complejos a usar la fuerza si es necesario, como ha ocurrido en otras épocas de la Historia. Por eso hemos de contar con el apoyo, con el convencimiento y con el respaldo de la inmensa mayoría social, ya que esto será sin duda la garantía de éxito. Y para ello no sólo hay que ser sincero, sino también disponer de la voluntad política y de la valentía para llevarlo a cabo. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
28 noviembre 2014 5 28 /11 /noviembre /2014 00:00

"La Educación se centrará en el ser humano y garantizará su desarrollo holístico, en el marco del respeto a los derechos humanos, al medio ambiente sustentable y a la democracia; será participativa, obligatoria, intercultural, democrática, incluyente y diversa, de calidad y calidez; impulsará la equidad de género, la justicia, la solidaridad y la paz; estimulará el sentido crítico, el arte y la cultura física, la iniciativa individual y comunitaria, y el desarrollo de competencias y capacidades para crear y trabajar"

(Constitución de Ecuador)

 

 

 

 

En efecto, bien podríamos aprender de estos países, como Bolivia, Ecuador o Venezuela, que definen la educación pública enfocada a los derechos humanos y a las necesidades sociales, como procesos humanos que garantizan derechos fundamentales, en vez de como la define la LOMCE del gobierno del PP, enfocada al crecimiento económico y a la competitividad. Y para justificarlo, en el caso de nuestras Universidades Públicas, las están acusando desde los centros de pensamiento neoliberal de ser ineficaces, caras y mediocres, cuando todos los estudios internacionales demuestran que nuestra Educación Superior, así como el conjunto de sus publicaciones literarias, científicas y técnicas, son equiparables al entorno de los países de la OCDE, a pesar de que la inversión pública en esta materia es del orden de un 20% inferior a la de dichos países. Véase para ello el estudio de Xavier Grau, que presenta innumerables datos, gráficos y conclusiones que lo avalan. De esta forma, podemos afirmar sin complejos que nuestros resultados en docencia, investigación, publicación y transmisión al tejido social y empresarial de este país se sitúa a un nivel bastante decente.

 

educacion_publica251.jpgSon las corrientes neoliberales, por tanto, las que no desean una Universidad Pública que cumpla dichas funciones, sino que se convierta en un gran epicentro de difusión de su ética, de su pensamiento y de su filosofía, para que actúe como correa de transmisión al resto de la sociedad. Y para ello, ponen en marcha todo tipo de medidas encaminadas a justificar su tremendo ataque a la Educación Superior: ahogamiento financiero por vía del recorte en la financiación pública, despido de profesores e investigadores, desmantelamiento de aulas y salas, endurecimiento de los requisitos para acceder a becas y ayudas públicas a los estudiantes por parte del Estado, o encarecimiento de créditos, matrículas y precios públicos de los estudios de posgrado. Todo ello unido a la evolución científica y académica en función de las presiones de los clientes (grandes empresas, bancos y financiadores en general) derivadas del mecenazgo, que imponen la visión mercantilista, elitista y economicista de la Educación Superior en nuestro país.

 

educacion_publica252.jpgY frente a esta privatización del conocimiento, nosotros apostamos desde la izquierda por volver a recuperar una Universidad Pública que forme ciudadanos y ciudadanas libres y críticos, con capacidad de analizar, pensar, criticar y formar alternativas útiles al ocaso del sistema que vivimos, y que nos conduce indefectiblemente a la pérdida de toda la esencia educativa que desde la Universidad se nos prentende potenciar. Queremos volver a disfrutar de estructuras de gobierno del mundo universitario participativas y democráticas, sin injerencias del mundo empresarial, y de los avatares del mercado. Queremos volver a recuperar las dignas condiciones de trabajo para los profesionales de la Universidad, y dotar al estudiantado de todos los recursos humanos y materiales que hagan posible la función principal que la Universidad ha de brindarles. Y pensamos que la discusión y la construcción de este modelo requiere un proceso abierto, participativo e inclusivo, fuera de los métodos despóticos practicados por este Gobierno, que nazca de la propia Universidad, pero que abarque a toda la sociedad civil en su conjunto, ya que todos seremos partícipes del fruto de su conocimiento y de su evolución.

 

educacion_publica253.jpgLa Universidad Pública no puede dejar de ser un actor alejado de la sociedad civil a la que sirve, para pasar a ser un actor interesado, pieza fundamental de un sistema neoliberal que entiende la Educación Superior como parte de su engranaje propagandístico. Este perverso sistema necesita dimensionar la propia Educación como una mercancía más, objeto de sus negocios y de sus beneficios, y adalid de la propia difusión de las ideas y visiones del sistema. Ellos entienden la Universidad y su entorno como una industria del conocimiento, sujeta a las leyes del mercado y de la competitividad, donde sólo tendrían cabida las prácticas docentes que encajaran en dicho modelo, que fueran proclives a las exigencias de capital humano provenientes del sector privado, y la investigación susceptible de ser comercializada como un producto más, de cara a generar beneficios para dicha industria privada. De esta forma cierran el círculo, y construyen una Universidad Pública a su imagen y semejanza, como pieza fundamental del sistema capitalista al que sirven. Ya pusieron la primera semilla de este demencial sistema con el Plan Bolonia, cuyo objetivo y cuyas reformas no eran científicas ni pedagógicas, sino exclusivamente económicas.

 

educacion_publica254.jpgEn el fondo, Bolonia no fue más que una perversión de la educación universitaria, una especie de "tratado de libre comercio" educativo entre nuestro sistema y el sistema norteamericano, para poder competir también con los Estados Unidos en el mercado de la educación. No se trataba de construir la tan ansiada y cacareada "Sociedad del Conocimiento", sino más bien de convertir el conocimiento en una mercancía más, igual que cualquier otro bien, producto o servicio. Reorientan todo el sistema, desde su funcionamiento, sus bases, sus objetivos y sus órganos de gobierno, incluso hasta su nomenclatura, para "adaptarlo" mejor a los tiempos actuales y a las "necesidades" de nuestras actuales sociedades. Y de esta manera, transforman a los estudiantes en "clientes", a las Instituciones educativas en "empresas" del sector servicios, a los rectores y decanos en "gestores", a los órganos de gobierno de la comunidad educativa en "Consejos de Administración" de sus patrocinadores, y a su conocimiento en "mercado y competitividad", para adaptarlo mejor a sus nuevas funciones. Se mercantiliza el conocimiento, se apadrinan sus especialidades, y se construyen centros de élite educativa, junto con centros masificados, que evidentemente impartirán materias y especialidades distintas. Si a todo ello le sumamos la política discriminatoria en cuanto a la admisión de alumnos, ya tenemos todo el chiringuito montado. Objetivo cumplido: desmantelar la Educación Superior, despojarla completamente de su función, y reconstruirla en función de las nuevas necesidades del sistema capitalista. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
27 noviembre 2014 4 27 /11 /noviembre /2014 00:00

Después de varios días desde su retirada del panorama público, ha reaparecido la figura del llamado "pequeño Nicolás", un esperpéntico chico de 20 años, de rostro angelical e inocente, en una entrevista publicada en un medio de comunicación, y en otra concedida a una cadena de televisión. En ambas, los detalles y acontecimientos que desvela son más propios de una novela de ciencia-ficción, o un bodevil detectivesco de poca categoría. Declara, entre otras muchas cosas, haber colaborado con las altas Instituciones del Estado, como Moncloa, la Casa Real, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) o la Vicepresidencia del Gobierno. Dichas Instituciones han desmentido inmediatamente cualquier atisbo de conocimiento o colaboración con este personaje, pero él insiste, y da escalofriantes detalles sobre sus viajes, reuniones, contactos y encargos realizados, todos ellos al más alto nivel.

 

pequeno_nicolas1.jpgAsegura que le encargaron tareas como frenar el desafío soberanista catalán (desestabilizando a ERC), o desactivar la imputación de la Infanta Cristina en el Caso Noos. Relata los contactos con altos cargos implicados en dichos procesos, y además lo ve como algo normal, asegurando que "cuando tienes algún amigo en cada Ministerio, pues estás cubierto por todos los sitios". Asegura no haberse colado jamás en ningún acto público de alto nivel, sino que estaba formalmente invitado a todos ellos, y tiene por referentes a la élite política y económica de este país. Afirma que él, simplemente, tiene "sentido de Estado", y "sentido común". El primer impulso es tomar a broma todo este macabro episodio, pero si nos fijamos un poco más profundamente, la conclusión que podemos obtener es que el joven Francisco Nicolás Gómez Iglesias, Fran para los amigos, no es más que un producto de nuestra sociedad.

 

pequeno_nicolas2.jpgUn producto de una sociedad salvaje y despiadada como la nuestra, donde el Presidente del Gobierno intenta convencernos de que vivimos en un gran país, mientras cualquier atisbo de democracia popular y participativa es impedida con saña por el Estado, como acaba de ocurrir en Cataluña y en Canarias, donde algunos miembros del Gobierno de la Generalitat van a ser procesados gracias a una querella criminal interpuesta por el Fiscal General del Estado (y todo ello por sacar unas urnas de cartón a la calle para solicitar su opinión a la ciudadanía), o donde la Armada ataca violentamente una embarcación de la organización ecologista Greenpeace porque se oponía a las prospecciones petrolíferas en Canarias (como la inmensa mayoría de la población de las islas), o donde el General Jefe del Estado Mayor del Ejército manifiesta hace pocos días que están (el Ejército) preparados para actuar en Cataluña cuando el Gobierno de la nación lo estime conveniente.

 

pequeno_nicolas3.jpg¿Nos extrañamos de que en una sociedad así surja un "pequeño Nicolás"? Pero no queda ahí la cosa. Vivimos en una sociedad donde muere gente enferma porque la Administración sanitaria no les suministra determinado medicamento, un país donde los servicios públicos se desmantelan progresivamente, un país donde se instala en el imaginario colectivo que es mejor un minijob que nada, un país donde se propone para Comisario de Energía y Cambio Climático de la Comisión Europea a uno de los mayores exponentes de las políticas energéticas más caducas y salvajes que existen, una nación donde la educación pública se desmantela a marchas forzadas, donde sus jóvenes son arrastrados al exilio laboral, o condenados a la precariedad más absoluta, o donde la gente tiene que salir a manifestarse para pedir cosas tan básicas y fundamentales como pan, techo, trabajo y dignidad. Aunque también sale para manifestarse por el respeto al derecho a la vida, entendiendo éste no como que extraditen y juzguen a los responsables de crímenes franquistas que aún quedan con vida, sino como que se erradique el aborto.

 

pequeno_nicolas4.jpgEse mismo país donde vive Fran, el "pequeño Nicolás", es el mismo país donde la corrupción campa a sus anchas, engorda constantemente, es estructural al sistema, es vertical y horizontal a todas las actividades públicas y empresariales, es digna hija del sistema, porque la clase dominante disfruta de casi una total impunidad ante sus fechorías, un país donde la cultura es penalizada con uno de los impuestos añadidos más altos del mundo occidental, o un país donde si ocurren gravísimos "accidentes" con decenas de muertos, como el de Metro de Valencia o el del AVE a Santiago, con 43 y 80 víctimas respectivamente, a los únicos que se les culpa es a los conductores de los respectivos aparatos. Un país que organiza tremendas parafernalias y despliegue de recursos públicos para repatriar desde países africanos a personas que han contraído el virus del Ébola, solamente porque tienen nacionalidad española, mientras que a los demás miles de afectados de dichos países se les abandona a su suerte. Un país donde se implantan amnistías fiscales para los defraudadores de cuello blanco, los que evaden cientos y miles de millones a paraísos fiscales, donde las Administraciones y Empresas Públicas se desmantelan en aras del ahorro y para corregir el supuesto "despilfarro" público, mientras se rescata a la banca con el mismo dinero que serviría para crear tantos puestos de trabajo que redujeran en 10 puntos la tasa de desempleo.

 

pequeno_nicolas5.jpgUn país donde las Instituciones de la caridad se ven desbordadas, donde las ONG's alertan de la tremenda tasa de pobreza y desnutrición infantil, o un país que, a estas alturas de la película, sigue apostando por el petróleo para corregir nuestra dependencia energética, ignorando los deseos de la mayoría ciudadana, que se muestra en contra por un mínimo de sensibilidad ecologista, o reclama sin cesar ayudas para que una gran parte de la población no sufra pobreza energética. Un país donde se criminaliza la protesta pacífica y popular y las manifestaciones, mediante leyes represoras, que ignoran el derecho a la tutela judicial efectiva, en fin, es un perfecto candidato para que, dentro de este clima de profunda alienación colectiva, surjan personajes como este "pequeño Nicolás", que representan lo más paradigmático de ella, y un ejemplo vivo de hasta dónde llega la fuerza y la influencia del pensamiento dominante. En efecto, un chico que desde los 14 años está sometido a los dictados de pensamiento de una fuerza política que representa lo más granado de los herederos del franquismo, es lógico pensar que a los 20 tenga asumidas una serie de actitudes, y que pueda desarrollar una serie de comportamientos aberrantes, como de hecho así ha sucedido. La tarea que resta es investigar y dilucidar hasta qué punto sus presuntas correrías son ciertas, y hasta qué punto son fantasía de una mentalidad aberrante, una mentalidad que es un típico producto y un fiel reflejo de nuestra alienante sociedad.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
26 noviembre 2014 3 26 /11 /noviembre /2014 00:00

"La democracia representativa es hoy día, en países como el nuestro, el régimen político ideal como soporte del sistema económico neoliberal. En otras épocas, la aspiración democrática, legitimada por la razón, iba de la mano de términos tales como igualdad y fraternidad. El paso por las urnas cada cierto período de tiempo para elegir a los representantes es la coartada perfecta para justificar una falsa igualdad de la ciudadanía mientras que, en la realidad, las relaciones sociales se desmoronan"

(Antonio José Gil Padilla)

 

 

 

 

 

Continuando con la exposición de los rasgos de la antigua democracia ateniense que pudiéramos exportar a nuestros días, que ya introdujimos en el artículo anterior de esta serie, digamos que el régimen ateniense se apoyó sobre varias Instituciones. La más conocida era la Asamblea, ya que era la auténtica sede de la participación ciudadana. Sin embargo, ésta podía funcionar con suficiente agilidad gracias al trabajo del resto de órganos. También es destacable la notable implicación de los ciudadanos en la Administración de Justicia (bajo los llamados "dicasterios", origen de los actuales jurados populares). En Atenas, para los llamados Magistrados, existían ya un conjunto de mecanismos de control sobre su actividad, los cuales, sumados al hecho de que los cargos fueran designados mediante sorteo y que se renovaran anualmente, dificultaba mucho el surgimiento de la corrupción. Por su parte, la Boulé o Consejo de los Quinientos, era un gran órgano compuesto por 500 miembros seleccionados por sorteo. Sin embargo, existía la limitación de que únicamente podían ser reelegidos una sola vez. Y puesto que la Asamblea no podía dirigir exclusivamente el sistema político, fue necesario el apoyo de un cuerpo encargado de presentar los asuntos que debían discutirse en la propia Asamblea, puesto que ésta, dada su vasta composición, no podía permitirse desarrollar esas funciones.

 

objetivo_democracia81.jpgPor su parte, la competencia principal de la Boulé, como hemos indicado, era preparar los asuntos que posteriormente se someterían a deliberación en la Asamblea. No obstante, no terminaban aquí, puesto que además tenía asignadas otras tareas como el manejo del dinero público o la iniciativa legislativa. Asímismo, los ciudadanos de otras polis que buscaban reunirse con la Asamblea, solamente podían hacerlo después de haberse entrevistado previamente con la Boulé. Sin embargo, la cantidad tan extensa de personas que formaban este órgano (500) exigía que se dividieran en grupos de 10 (formado cada uno de ellos por 50 miembros) para realizar sus labores una décima parte del año, a la que se conocía como Pritanía. Cada día se designaba por sorteo un Presidente, al cual se le tenía en bastante consideración. Asímismo, es importante destacar que la Boulé y la Asamblea funcionaban armónicamente y ninguno de ellos tenía un papel subordinado al otro, sino que se trataba de una división estrictamente competencial.

 

objetivo_democracia82.jpgDe hecho, no parece que existieran intereses contrapuestos entre estos dos cuerpos, como a veces da la impresión que sucede en los regímenes actuales. Pero como decimos, no existía ningún tipo de privilegio ni discriminación entre los ciudadanos pertenecientes a dichas Instituciones. Los miembros de la Boulé y las personas que asistían a la Asamblea, eran todos ellos considerados ciudadanos por igual, tratándose de un matiz importante, resultado del entendimiento y aplicación de una democracia estrictamente popular, configurada y aplicada por el pueblo en su conjunto. Esta armonía entre determinadas personas que en algunos momentos puedan dedicarse a ciertas labores (como los miembros de la Boulé) y la ciudadanía normal y corriente, hay que recuperarla en nuestros días, si queremos disfrutar de una democracia fresca y saludable. No hay que olvidar que, como nos recuerda la sabiduría popular: un hombre con el estómago lleno no comprenderá a otro con el estómago vacío.

 

objetivo_democracia83.jpgJuan Carlos Calomarde, el autor del trabajo del cual estamos extrayendo toda esta información, nos hace la siguiente y muy interesante observación: "Esta valiosa experiencia nos indica que sería perfectamente factible que existiera actualmente una Cámara compuesta por ciudadanos designados por sorteo. Sin embargo, es cierto que sería difícil atribuirle tantas competencias como a la Boulé ateniense, ya que no entraña la misma dificultad operar en el ámbito de la polis que en el de un Estado actual". Juan Carlos tiene toda la razón en esta observación, ya que el ámbito de la polis griega se asemejaría al de nuestras actuales ciudades, y por tanto pudiera ser más bien aplicable al ámbito de los Ayuntamientos que al del propio Gobierno Central o al de una Comunidad Autónoma (o Estado Federado, cuando alcancemos dicha organización territorial). Pero volvamos a la Asamblea. La Asamblea o Ekklesía fue, podemos concluir, la Institución más sagrada de la democracia ateniense. Consistía básicamente en la reunión de todos los ciudadanos varones (aún no se respetaba mucho la igualdad de sexo o de género, aquí hemos avanzado respecto a los griegos de aquélla época) y mayores de edad que desearan asistir. El lugar donde solían celebrarse estas reuniones era la Pnyx. Las competencias de la Asamblea consistían esencialmente en votar las resoluciones de la Boulé, las cuales podían ir desde propuestas de leyes a declaraciones de guerras (tan frecuentes también en aquélla época). Asímismo, la Ekklesía también decidía cómo gastar algunos ingresos extraordinarios.

 

objetivo_democracia84.jpgLas votaciones podían realizarse a mano alzada, y posteriormente los escrutadores analizaban qué opción había recibido un mayor número de votos. También existieron votaciones que se llevaron a cabo introduciendo guijarros de diferentes colores (las papeletas no se habían inventado todavía) en varias vasijas, indicando así el sentido de la votación. La riqueza de la Asamblea radica en que, contrariamente a lo que sucede en la actualidad, el discurso no era unidireccional. Hoy día, las personas, de forma pasiva, reciben el mensaje de la clase política a través de los medios, pero este mensaje sólo viaja en una dirección, es decir, no existe posibilidad alguna de diálogo, ni entre gobernados y gobernantes, ni siquiera entre los propios gobernados (salvo que decidieran reunirse por su cuenta). Esta carencia empobrece la cultura política de la población, justamente todo lo contrario que sucedía en Atenas. Y aunque es cierto que actualmente las redes sociales y los blogs desempeñan en algo esa tarea, aún estamos muy lejos de alcanzar una ciudadanía con un grado de madurez intelectual de cierta relevancia en asuntos políticos. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías