Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
7 julio 2014 1 07 /07 /julio /2014 23:00

guanyem_barcelona1.jpgSe ha presentado recientemente la nueva Plataforma "Guanyem Barcelona" (Ganemos Barcelona) que cuenta entre sus promotores con activistas del movimiento vecinal, del mundo académico, del mundo de la cultura, del arte, así como de otros movimientos sociales del ámbito catalán. Su cabeza visible es Ada Colau, activista muy conocida por su liderazgo desde la PAH. El objetivo es recoger inicialmente 30.000 firmas, y tras analizar el número de apoyos que genere en los distintos barrios de la ciudad, plantearse en septiembre si formaliza su candidatura a las próximas Elecciones Municipales. Más de 200 personas forman ya parte de esta iniciativa, que defiende que los Ayuntamientos, como representación del Estado y de la Administración Pública más cercana al ciudadano/a, pueden ser la mejor caja de resistencia para frenar la ofensiva oligárquica que sufrimos.

 

guanyem_barcelona2.jpgDurante el acto de su presentación, definieron las tres propuestas fundamentales por las que trabajará la plataforma: defender los derechos básicos (sanidad, educación, vivienda...) y la dignidad de las personas, propulsar un modelo económico y social de carácter solidario, y profundizar en la gestión democrática del Ayuntamiento. Como es natural, prácticamente todas las fuerzas políticas de izquierda catalanas, así como la inmensa mayoría de los movimientos sociales, han mostrado su interés y su apoyo a esta nueva iniciativa. Y lo mejor de todo, puede ser la irradiación que plataformas de este tipo puedan tener en otras ciudades, que puedan seguir su estela. De hecho, en Madrid se ofrece Municipalia, promovida por Movimiento por la Democracia y abierto a otros colectivos, para comenzar a organizar una candidatura de confluencia que pueda disputar el poder político al actual Ayuntamiento. En su preparación se han involucrado otros colectivos, partidos políticos como IU, Podemos, y movimientos sociales como Alternativas desde abajo, Asambleas Populares del 15M, el Observatorio Metropolitano, la Oficina Precaria, la Plataforma para la Auditoría Ciudadana de la Deuda, diversas asociaciones vecinales, etc.

 

guanyem_barcelona3.jpgÉste es por tanto el camino, es decir, la confluencia ciudadana en torno a proyectos surgidos del propio activismo social, bajo el apoyo de las fuerzas políticas que giran en torno a un mismo ideario, para poder organizar y transformar la lucha en un contrapoder que pueda enfrentarse y derribar al poder establecido. En este enlace se encuentra el texto al completo del Manifiesto de la Plataforma "Guanyem Barcelona", que como podrán comprobar los lectores, y ahora vamos a resumir, es perfectamente asumible por el conjunto de movimientos sociales y las fuerzas políticas de la izquierda transformadora. Comienza el Manifiesto señalando que "En los últimos años, multitud de movimientos e iniciativas ciudadanas han denunciado la estafa que estamos padeciendo y han evidenciado la incapacidad de la vieja política para dar respuesta a las necesidades de la gente. Estas iniciativas, sin embargo, han topado a menudo con la arrogancia de unas élites que se sienten impunes, que no corrigen sus errores y que ahora nos quieren imponer una segunda transición para que nada cambie".

 

guanyem_barcelona4.jpgDestaca que el movimiento asambleario, las asociaciones vecinales y los diversos movimientos sociales no bastan, sino que "ha llegado la hora, también, de reapropiarnos de las Instituciones para ponerlas al servicio de las mayorías y del bienestar común". Y refiriéndose a la rebelión democrática que desde el Ayuntamiento se necesita, continúan argumentando que "Queremos una ciudad que promueva la honestidad de los gobernantes y que impida la connivencia mafiosa entre política y dinero. Hay que poner fin a la acumulación de cargos, limitar sueldos y mandatos, impulsar agendas transparentes y establecer mecanismos efectivos de control de los responsables públicos. Queremos un nuevo contrato ético entre ciudadanía y representantes". Y continúan: "Tenemos que encontrar la forma de detener y revertir las desigualdades insultantes que se han producido en los últimos años. Queremos una ciudad sin deshaucios ni malnutrición, donde la gente no se vea condenada a vivir a oscuras o a padecer aumentos abusivos en el precio del transporte público. El acceso a la vivienda, a la educación, a la sanidad, a una renta mínima, deben ser derechos garantizados a todos, y no privilegios al alcance de una minoría".

 

guanyem_barcelona5.jpgY sobre su concepto de democracia municipal, expresan: "Queremos una auténtica democracia metropolitana, que obligue a los representantes a mandar obedeciendo. Una democracia con descentralización y elección directa de los concejales y concejalas de distrito, con controles sociales sobre los presupuestos y con iniciativas y consultas ciudadanas vinculantes que ayuden a tomar decisiones compartidas y legitimadas". Y sobre las políticas munipales, afirman: "Queremos instituciones que recuperen el control democrático del agua, que impulsen medidas fiscales y urbanísticas que acaben con la especulación del suelo y fomenten políticas energéticas y de transporte ecológicamente sostenibles". Y finalizan con la siguiente declaración de intenciones: "Pese a la dureza de la crisis, se ha abierto una grieta histórica que no podemos ni queremos desaprovechar. Vivimos tiempos excepcionales que exigen iniciativas valientes y creativas. Si somos capaces de imaginar otra ciudad, tendremos el poder de transformarla". Pues adelante, larga vida y grandes éxitos políticos a esta nueva Plataforma, porque ayudarán a convertir la indignación social en organización, en lucha y en victoria. Ganemos Barcelona, y también Madrid, y Málaga, y Valencia, y Sevilla, y Lugo, y así hasta que todos los grandes núcleos y centros urbanos constituyan una marea imparable de solidaridad, una marea apabullante de dignidad social y de redistribución de la riqueza.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
6 julio 2014 7 06 /07 /julio /2014 23:00

"Trasladen una semana a una favela a un economista del Fondo Monetario Internacional y regresará blasfemando contra el neoliberalismo"

(Pierre Bourdieu, sociólogo francés)

 

 

 

Porque en efecto, la atalaya desde donde se ven las cosas normalmente influye mucho en el contenido del mensaje. Y o bien tenemos una profunda asociación del mensaje con nuestra realidad, con la realidad del mundo que nos rodea, o nuestros mensajes no tendrán ningún valor. Podemos volver como ejemplo a la fuerza del mensaje publicitario, que ya hemos mencionado en la presente serie de artículos, porque cada vez se nos machaca y se nos abruma con la fuerza de la publicidad, en prácticamente todas las tareas y actividades cotidianas. Un buen ejercicio podría ser anotar en un papel todos los mensajes publicitarios, expresos o subliminales, con los que nos bombardean a diario, desde que nos levantamos de la cama hasta que nos volvemos a acostar. Seguramente nos sorprendería la capacidad integradora e interpretadora de nuestra mente.

 

Quizá la publicidad sea el arma más contundente para penetrar en la sociedad de consumo, frenética y obsesiva, cualquier bien, producto o servicio que se quiere hacer llegar a la ciudadanía. De ahí que, su introducción en el recorrido por todas nuestras actividades cotidianas va en aumento. Por ejemplo, fue actualidad hace unos meses la decisión de Metro de Madrid de adoptar el nombre de Vodafone Sol para su estación más emblemática. Durante tres años, la estación tendrá esta nueva denominación, figurará con dicho nombre en toda serie de guías, carteles y mapas, e incluso la Línea 2 se llamará Línea 2 Vodafone. A cambio, la empresa pública recibió de la operadora de telecomunicaciones tres millones de euros. Por su parte, las Universidades, tanto las privadas como las públicas, publicitan sus cursos de más alto nivel, másteres y cátedras con el nombre de las empresas patrocinadoras. De esta forma, asistimos a una toma literal del espacio público por parte de las empresas publicitarias.

 

Con ello, nuestra mentalidad capitalista se vuelve cada vez más dócil, más permisiva y más sumisa, eleva el ratio, el nivel, el umbral de "normalidad" en la aceptación de la publicidad en prácticamente todas las actividades a las que asiste: intermedios de programas televisivos, carteles en fachadas de edificios, toldos de cafeterías, puertas de taxis y autobuses, portadas de revistas y periódicos, folletos adjuntos a todo tipo de cartas, pantallas de televisión de metro, autobuses, aviones, trenes, neones luminosos de grandes edificios, llamadas telefónicas de agentes comerciales, etc. Nuestra vida es un conjunto de experiencias relativas a la publicidad. Y se ha ido introduciendo sin prisa pero sin pausa, que ya nos parece algo completamente normal, nos hemos habituado a ello. Y lo aceptamos con resignación, con la misma resignación que aceptamos los grandes dogmas neoliberales: la competitividad, el crecimiento, los mercados, etc. Lo aceptamos con esa aparente "normalidad" que legitima las cosas mediante esa especie de anestesia social que sufrimos.

 

A todo ello ayuda la literatura de evasión, las drogas sociales, el fútbol, la manipulación informativa, que embrutecen constantemente al pueblo, y consiguen que pueda verse como normal algo que es una pura aberración del sistema. Las técnicas publicitarias se inyectan desde muchos púlpitos, y todas están pensadas para conseguir el dominio de la mente, su adormecimiento, su sumisión. La publicidad masiva va uniformizando el pensamiento, va creando seres sociales clones, que piensan igual, que sienten igual, cuyos objetivos y valores en la vida son iguales. Es inmensa la fuerza de la publicidad. Mediante la publicidad se fomenta la resignación, y se anula el espíritu crítico. El sistema va creando de esta forma seres que no son capaces de reflexionar, de pensar, de proponer o de ver alternativas. La sociedad de consumo se impone, impone sus modos y sus formas. Se fomenta la cultura de la hipocresía, que miente a sabiendas, que afirma "verdades" que nadie cree, que difunde proyectos que nunca llegarán a su puerto. Y de esta forma, la sociedad de consumo y la publicidad nos conducen a un estado que pudiéramos definir como de "muerte social", que consiste en la alteración de los valores, y en la aniquilación del pensamiento libre. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
3 julio 2014 4 03 /07 /julio /2014 23:00

"Gobernar a base de miedo es muy eficaz. Si usted amenaza a la gente diciéndoles que les va a degollar, y luego no les degüella, entonces les puede azotar y explotar. Y la gente dice "bueno, no es tan grave". El miedo hace que  no se reaccione. El miedo hace que no se siga adelante. El miedo es, desgraciadamente, más fuerte que el altruísmo, que la verdad, más fuerte que el amor. Y el miedo nos lo están dando todos los días en los periódicos y en la televisión"

(José Luis Sampedro)

 

 

 

 

La soez y escandalosa forma de provocación del jefe de los empresarios, Juan Rosell, es cada vez más esperpéntica. Ya incluso no da ni miedo, porque llueve sobre mojado. Este señor tiene el récord de provocar a casi todos los colectivos, creo que no le falta ninguno. Ha arremetido contra los jubilados, contra los trabajadores, contra los funcionarios, contra los jóvenes, y cómo no, con especial saña contra los parados y paradas. Su última perla, aunque no es la primera vez que habla del tema, es la que argumenta que "muchas amas de casa y amos de casa se apuntan al paro con la pretensión de cobrar algún subsidio". En esta aparente y simple frase, se esconden ataques muy flagrantes y muy sonoros desde varios puntos de vista, que denotan, además de mala fe, una ignorancia intolerable y escandalosa para todo un dirigente de la patronal. Aunque, visto lo visto, no parece que podamos exigir grandes listones para estos personajes.

 

rosell_amas_casa1.jpgEn primer lugar, la mención de "amas y amos de casa" queda ya desfasada. Afortunadamente, no estamos en los tiempos de la dictadura franquista, que quizá añore el señor Rosell, donde se usaba esta terminología, y las señoras, por ejemplo, cuando se les preguntaba sobre su profesión, tenían que indicar la consabida y clásica expresión: "Sus Labores", que además muchas veces se abreviaba como S.L. Señor Rosell, debería usted no ser tan ignorante, o al menos disimularlo en público, dado su cargo, y utilizar otras expresiones, digamos, más actualizadas, que no falten al respeto a ciertos colectivos a los que usted se refiere. Pero creo que el señor Rosell es de los que seguirá llamando "maricones" a los homosexuales masculinos, y "tortilleras" a las femeninas. Ya no existen amas y amos de casa, sino personas que han de cuidar de su hogar, como parte de su entorno, porque además han de cuidar de terceras personas (hijos, nietos, personas dependientes, abuelos), o porque simplemente no tienen otra opción.

 

Otra indigna expresión que usa el señor Rosell es la de "apuntarse al paro". Bajo esta despectiva expresión se esconde un desprecio absoluto no ya hacia las personas en situación de desempleo, que también, sino hacia la labor de los servicios públicos de empleo, y recién últimamente de los privados, porque no sé si el señor Rosell se ha enterado de que la función principal de los servicios públicos de empleo (SEPE Estatal y delegaciones en todas las Comunidades Autónomas) está siendo cada vez más traspasada, como objeto de aplicación de la última Reforma Laboral del PP, tan aplaudida por la gran patronal, a las clásicas agencias de colocación privadas, y a las agencias de trabajo temporal (ETT). El tono despectivo con el que el señor Rosell habla de "apuntarse al paro" hace aparecer a todos los desempleados/as como auténticos vagos y aprovechados del sistema, que a modo de parásitos del mismo, están al acecho de todas las situaciones de las cuales puedan sacar tajada, esto es, puedan obtener algún beneficio económico. Parece mentira que el máximo representante de los empresarios de este país ignore el significado de estar en paro, y de que nadie se "apunta al paro" como quien se apunta a un sorteo, sino que es un proceso rigurosamente controlado, temporalmente confirmado, y dinámicamente vinculado no sólo al derecho a una posible prestación económica, sino y sobre todo, a proporcionar un trabajo estable y de calidad a esta persona (humana) que lo necesita.

 

rosell_amas_casa2.jpgQuizá el señor Rosell alude a esta actitud, a esta práctica de "apuntarse al paro" y a esta picaresca de "conseguir un subsidio" porque nunca se ha visto en los duros tragos que está atravesando la inmensa mayoría de gente en este país, pues estamos ya en una situación donde no sólo es que exista un elevadísimo desempleo, sino que además, las personas que consiguen un empleo continúan en situación de pobreza, porque ese "empleo" no les garantiza suficientemente los ingresos mínimos para una vida digna. Precisamente, junto con el Gobierno, el colectivo del que el señor Rosell es el máximo representante se está encargando de ello, es decir, de que los empleos en este país sean cada vez más precarios, más temporales, más limitados, más parciales, más insuficientes, más indignos, más inestables, más indecentes, por lo cual, quizá a estas personas que "se apuntan al paro" no les merece mucho la pena demandar un empleo, sino asegurarse una prestación mínima del sistema, que les permita mendigar un poco al Estado, vivir de su indigencia social, sobrevivir con la limosna que hoy día suponen las ayudas sociales.

 

Y por ejemplo, mientras en Alemania se acaba de aprobar definitivamente un salario mínimo interprofesional de 8,5 euros la hora, el nuestro es justo la mitad, y aún proponen los empresarios a los que representa el señor Rosell su reducción, incluso su eliminación. Quizá ello tiene su explicación en que la gente como el señor Rosell nunca pasará por esa situación, nunca vivirá esa precariedad, porque seguramente disfrutará de un patrimonio personal que le garantice que siempre tendrá los riñores bien cubiertos. Pero, también quizá, para comprender las necesidades de esos ciudadanos/as que se "apuntan al paro", bien le vendría por un tiempo despojarse de todos sus bienes, de todo su patrimonio personal, de todos sus beneficios empresariales, de todas sus rentas, y experimentar durante algún tiempo la angustia vital que se siente cuando has de llegar a fin de mes, respondiendo a tus deudas, y además cubriendo las mínimas necesidades de tu familia. Así que, señor Rosell, le pedimos simplemente un poco de respeto y consideración hacia el colectivo de los desempleados/as, un poco de empatía y comprensión con la gente que lo está pasando muy mal, aunque no sabemos si será usted capaz de dicho ejercicio, porque como dice el refrán, no se le pueden pedir peras al olmo.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
2 julio 2014 3 02 /07 /julio /2014 23:00

"El enemigo a combatir no es sólo la minoría que domina la sociedad, sino también la pasividad y el conformismo de la mayoría de los ciudadanos que conforman la sociedad"

(José López)

 

 

 

 

retrato_sociedad_alienante81.jpgY en esta pasividad, y en este conformismo, encontramos nuevas vías de alienación provenientes de los grandes estamentos, de los grandes poderes fácticos que llevan muchos siglos controlando a nuestra sociedad. En este grupo destaca la Iglesia (Católica, por supuesto) y toda su cohorte, responsable de gran parte de la alienación moral que sufre la población. El problema es de hondo calado, pues en última instancia, surge de que la mayoría de la población no ha sido educada en los fundamentos de una completa mentalidad racional, lo que provoca que incluso ilustrados hombres y mujeres de la ciencia sean fervientes creyentes de alguna religión. El filósofo Feuerbach expuso magistralmente la alienación religiosa, indicando que el ser humano es consciente de lo infinito y de la perfección, pero sus limitaciones para lograrlo por él mismo, le llevan a crear, por medio de la religión, una ilusión en la que materializa esas cualidades. Esa apreciación ancestral, y esa ilusión, se han concretado a lo largo de la Historia de la Humanidad en una serie de Dioses y sucedáneos (profetas, mesías, iluminados, seres sobrenaturales, etc.), en un principio materiales y más tarde inmateriales, a los que se les han atribuido cualidades supremas, mediante las cuales es posible crear y alcanzar todo aquéllo que va más allá de las limitadas posibilidades humanas.

 

retrato_sociedad_alienante82.jpgDe esta manera, la inquietud y el desasosiego que genera la ignorancia o la irracionalidad, son neutralizadas mediante la creación de ídolos, haciendo ajeno lo que no parece natural, y derivando lo aparentemente enigmático y/o mágico hacia el "más allá". Este afán por desligarse de lo no inteligible y de lo aparentemente complejo se ha extrapolado hasta tal extremo que, ayudados por la interesada mentira y manipulación de unos cuantos, se ha llegado a eludir la responsabilidad colectiva de asumir hechos, situaciones y compromisos, depositando esa responsabilidad en individuos que, de una u otra manera, han torcido el curso natural de la Historia. Y, cómo no, esta flaqueza de la naturaleza humana ha sido aprovechada maliciosamente por el actual sistema hasta extremos insospechados, hasta sus últimas consecuencias, haciendo creer de manera rotunda a la inmensa mayoría de la Humanidad (bajo las órbitas de influencia de las diversas religiones), que son unos pocos los que deben regir los destinos del mundo, y que solamente a unos privilegiados les corresponde repartirse los parabienes que brinda un poder como ese.

 

retrato_sociedad_alienante83.jpgDe esta forma, la creación de Dioses y de ídolos (terrenales, inmateriales, genuinos o espúreos) se ha consolidado, dando lugar a una larga lista de religiones diferentes que se disputan un paraíso inmaterial que nada tiene que ver con este "valle de lágrimas", aunque es posible que allí también pudieran existir algo parecido a las clases sociales terrenales.  El mundo religioso ha comido terreno al Hombre durante sus muchos siglos de manifestación social, de tal forma que todo el folklore de los diferentes pueblos (cuentos, historias, música, costumbres, chascarrillos, adivinanzas, pintura, poesía, tradiciones, etc.) ha quedado imbuido de él. Una vertiente religiosa se materializa hoy día en el fervor y la pasión de grupos o masas humanas que veneran a nuevos Dioses: personajes reales de actualidad creados con fines indecentes o manipuladores. Como ya hemos señalado, las religiones, y particularmente las de origen cristiano, constituyen el primer y fundamental elemento alienador de la era capitalista. Ahora que se observa una clara decadencia y una sensible disminución de la práctica religiosa, ahora cuando la juventud ha perdido el miedo a "condenarse", las diversas religiones comienzan a mostrar una nueva cara en Occidente formando grupos en los que se integran elementos bien situados: políticos relevantes, actores y actrices de Hollywood, empresarios, deportistas de élite y toda una pléyade de personajes adinerados.

 

retrato_sociedad_alienante84.jpgEn muchos casos, los componentes de estas bandas se identifican con ideas fascistas y ultraconservadoras. En nuestro país, por ejemplo, los denominados "Legionarios de Cristo" son una buena muestra de estas sectas de nuevo cuño. En casos como éste, suelen superar el sectarismo y el ocultismo del ya clásico "Opus Dei", quizá la orden con más influencia en España en las altas esferas políticas, sociales y mediáticas. En Estados Unidos, algunas de las nuevas creencias religiosas son herederas del Ku-KIux-Klan. Y en cualquier caso, suponen un refugio para aquéllas personas muy influenciables, de un bajo nivel intelectual y humano, con poca voluntad, que se resisten a abandonar esta vida que para ellos ha dejado de ser ese valle de penurias proclamado por los católicos, y que, desgraciadamente, lo sigue siendo para una inmensa mayoría. Las religiones, como se puede observar, continúan siendo un perfecto y gravísimo instrumento de alienación social, aunque en este caso, afortunadamente, mucho menos peligroso que en épocas pasadas de esplendor, cuando lucían impávidos sus púrpuras. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Psicología
Comenta este artículo
1 julio 2014 2 01 /07 /julio /2014 23:00

"La obediencia de las Fuerzas Armadas al Rey debe ser definitivamente quebrada. Únicamente es aceptable que la Jefatura de las Fuerzas Armadas recaiga en quien haya sido democráticamente elegido. La III República es, pues, inaplazable"

(Manuel Ruiz, Capitán de Navío de la Armada, Colectivo ANEMOI)

 

 

 

 

 

abdicacion_rey1.jpgRetomamos los artículos de esta serie, justo donde lo dejamos, con la triste experiencia de haber vivido en estos días recientes una renovación monárquica, una nueva restauración borbónica en la persona de Felipe de Borbón, hijo del anterior monarca, que bajo un discurso con apariencia abierta y renovada, no parece abordar, más que en simples gestos, una auténtica transformación de los fundamentos del reinado de su padre. Continuismo, por tanto, es lo que nos toca, mientras no seamos capaces de derribar este régimen caduco e injusto procedente de la Transición, y seamos capaces de organizarnos para un nuevo Proceso Constituyente. Mientras tanto, nosotros volvemos a la tarea que nos ocupa en esta serie de artículos, que es argumentar los cimientos de la Tercera República que deseamos, los puntales del nuevo marco de convivencia, las garantías del nuevo contexto de derechos y libertades.

 

Y abundando en esto, la mayor urgencia social la tenemos ahora mismo en la tarea de levantar un muro de resistencia frente a la salida de esta crisis-estafa que nos impone la oligarquía político-financiera de la llamada Troika (CE, BCE, FMI), para lo cual la movilización popular es la mejor baza que podemos jugar. Pero para que dicha movilización pueda ser realmente masiva, y se puedan unir muchos grupos y movimientos sociales, así como el conjunto de la población que cree en un cambio de régimen, más resignada y pesimista, se requiere que entre todos podamos crear un horizonte creíble de una nueva sociedad bajo un futuro igualitario y de progreso. En efecto y hasta ahora, la salida que nos plantean los gobiernos neoliberales del bipartidismo y las fuerzas que les apoyan, son las salidas individualistas del darwinismo social, es decir, que el más fuerte, el más preparado, el más rico, el más emprendedor, el que tenga más contactos, el más arriesgado, el que tenga más suerte, será el que se salve de la quema, y podrá salir del paro, de la pobreza, de la exclusión social. Pero la única salida colectiva, según ellos, es la del ideario neoliberal, plasmada en la desregulación, en la privatización y en los recortes de los derechos salariales, laborales, sociales y hasta políticos adquiridos por las luchas del movimiento obrero y sus aliados durante los dos siglos anteriores, y en especial las instituciones del Estado de Bienestar (pensiones, sanidad, educación y servicios sociales públicos, gratuitos y universales).

 

abdicacion_rey2.jpgFrente a esto, hay que plantear al pueblo, bajo los mimbres de una nueva Constitución Republicana que lo garantice, que la salida individualista no resuelve nada, y que la única salida posible debe ser colectiva, política, construyendo otra economía socialista, no sólo porque es deseable, sino porque es posible. De este modo, la construcción de ese horizonte de la Tercera República Federal y Solidaria, y el diseño del camino hacia ella, el nuevo Proceso Constituyente, es la tarea fundamental a la que, en estos momentos, debe dedicarse la izquierda real y transformadora de este país, bajo el auspicio y la convergencia de todas las fuerzas políticas y movimientos sociales que estén por construir este nuevo marco social y político. Y ello pasa por rescatar y hacer ejecutivo y garantista el Estado Social, Democrático y de Derecho ya propuesto de forma únicamente declarativa en la Constitución de 1978, que ya definía así al Estado Español, pero cuyos fundamentos, los sucesivos gobiernos bipartidistas se han encargado de destruir.

 

abdicacion_rey3.jpgEn realidad, lo que se ha practicado durante todos estos años ha sido una democracia limitada, encorsetada y tutelada en torno a un pacto socialdemócrata cuyo paradigma es el trueque del liberalismo del mercado (reivindicación de la clase dominante) a cambio de la construcción de un pequeño y muy insuficiente Estado del Bienestar, pieza que se cobra el movimiento obrero en la transacción política del Pacto Social rubricado como consecuencia del proceso constituyente que fue desde 1976 a 1978, culminado en 1980 con el Estatuto de los Trabajadores. Pero desde entonces, lejos de garantizar y de desarrollar su normativa, lo único que ha venido ocurriendo han sido recortes de los derechos y garantías allí recogidos. De esta forma, lo conquistado y recogido en dicha Constitución de 1978 por las clases populares, el emergente Estado del Bienestar, y la intervención del Estado para asegurar, no sólo los derechos individuales, sino también los colectivos, económicos y sociales, todo eso hay que salvarlo, ampliarlo y repetirlo en la nueva Constitución, frente a los vientos neoliberales desatados a partir de la década de los años 80 del siglo pasado.

 

abdicacion_rey4.jpgPero además hay que completarlo, reforzarlo, desarrollarlo y garantizarlo, pues la primacía del mercado plasmada en el denominado "Consenso de Washington" ha barrido todos los derechos, individuales y colectivos, objetivos y subjetivos, civiles y políticos, sociales, laborales y económicos, precisamente porque no fueron recogidos ni desarrollados con las mínimas garantías que los convirtieran en algo más que un simple enunciado programático, o una estimable y elegante declaración de intenciones. Éste es, precisamente, uno de los principales déficits de nuestra Constitución, lo que la ha llevado a convertirse, en la actualidad, en un auténtico papel mojado. Entendemos que, en la nueva Constitución Republicana, habría que introducir una serie de reformas de auténtico calado social, de auténtica transformación de los paradigmas económicos, para garantizar la pervivencia del Estado del Bienestar, y protegerlo frente a cualesquiera ataques internos o externos. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
30 junio 2014 1 30 /06 /junio /2014 23:00

"Lo público es todo aquéllo que engrandece a las naciones, por lo que debiera ser cuidado, potenciado y ensalzado por los Gobiernos. Lo público se financia con los impuestos de toda la ciudadanía, por lo que ha de estar al servicio de todos. Los servicios públicos deben ser los mejores, y en una sociedad avanzada, los únicos. La generalización de lo público es la mejor aproximación a la igualdad"

(Antonio José Gil Padilla)

 

 

 

Recientemente, el Presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, en el marco de una conferencia sobre liderazgo y mujer donde también coincidió con la Presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica Oriol (ya saben, la que afirmaba que hay que bajar el sueldo mínimo, pues no tiene sentido estar pagando a muchos jóvenes que no valen para nada ese sueldo), ha realizado unas declaraciones muy curiosas, tremendamente ilustrativas sobre el fenómeno de cambio de bando que está experimentando el miedo social en este país. Concretamente, ha acusado al PP y al PSOE de no defender la iniciativa privada en España, y para contrarrestar, ha propuesto la creación de "una especie de Podemos de derechas", enfocado a la defensa de los intereses privados, y del desarrollo económico de nuestro país. Sus palabras literales fueron: "El Podemos que tenemos asusta un poco, pero un Podemos más orientado a la iniciativa privada y a la posibilidad de desarrollo del país, esto sí que nos convendría".

 

Claro y cristalino como el agua. "El Podemos que tenemos asusta un poco", ahí está contenida toda la esencia de la declaración, que refleja perfectamente el sentir de muchos empresarios y banqueros, temerosos de que por fin la ciudadanía esté despertando de su letargo, de su apatía, de su impotencia y de su resignación, para pasar a un escenario de organización, de lucha y de confrontación, a un nuevo escenario de hegemonía política y social de los de abajo con respecto a los de arriba. Y claro, la respuesta es completamente obvia: tenemos que defendernos de estos ataques de los de abajo, a los cuales hemos de continuar avasallando y despojando de sus derechos básicos y de sus conquistas sociales. En este contexto, se comprende muy bien la disparatada y desvergonzada propuesta del Presidente del Banco Sabadell, aunque creo que la broma se le escapó del control. Estoy seguro de que quería hacer una broma, pero dicha broma, la forma de expresarla, demostró para todo mínimo observador, el auténtico sentimiento que estamos provocando en esta gentuza, en esta "casta", en expresión de Pablo Iglesias.

 

Pero diseccionemos con más calma el escenario al que estamos conduciendo la correlación de fuerzas y de poderes, para comprenderlo mejor. Como sabemos, los resultados de las últimas Elecciones al Parlamento Europeo han supuesto un fuerte varapalo para las fuerzas políticas del bipartidismo (la suma de sus votos no ha llegado al 50%), lo que unido sobre todo a la subida de las coaliciones de izquierda (IU, Equo, Compromís), y a la fantástica irrupción de Podemos, constituye un escenario de auténtica amenaza a la hegemonía de las fuerzas que se mueven en torno al ideario neoliberal, que ven peligrar su dominación política, cultural y mediática, en pro del avance de nuevos grupos y formaciones políticas que están empoderando a la ciudadanía y conformando nuevos contrapoderes. Esto no había ocurrido nunca desde el comienzo de la Transición, donde la correlación de fuerzas en aquél momento histórico balancearon bastante los planteamientos sociales para conseguir una situación de clara hegemonía.

 

Se impuso el bipartidismo, y con él toda una serie de políticos que llevaban bajo el brazo unos programas para conseguir, paulatinamente, la implantación de una pseudodemocracia, esto es, de una democracia adulterada, descafeinada, limitada y tutelada por las élites económicas, políticas y judiciales procedentes del franquismo. Y justamente aquí es donde se mueve la órbita del señor Josep Oliu, Presidente del Banco Sabadell, es decir, de todos aquéllos que llevan controlando las políticas que se llevan a cabo desde hace más de treinta años. La desfachatez de sus declaraciones raya en la desverguenza más clamorosa, porque precisamente, la iniciativa Podemos, trata justamente de que la ciudadanía pueda ser capaz de derribar las políticas que nos están llevando, bajo la dirección y la influencia de todos estos banqueros y grandes empresarios, al desmontaje de todos los servicios públicos, al desmantelamiento de la sanidad, de la educación, a la ausencia de respeto a todos los derechos básicos, a la privatización de todas las empresas públicas, al paro masivo, a la exclusión social, a la pobreza, a la miseria y a la barbarie social.

 

Y después de todo ello, tenemos que soportar que venga el Presidente del Banco Sabadell a decirnos que la iniciativa privada no se apoya suficientemente en España, cuando precisamente es el origen de todos nuestros males como sociedad, lo que representa una declaración indigna, indecente y obscena, propia de la casta empresarial de este país, que no ve ni quiere ver más allá de su propio beneficio. Quien pide ese "Podemos de derechas", pertenece justamente a la casta que lleva pudiendo hacer las cosas en este país desde siempre, desde tiempos inmemoriales, pues son quienes tienen precisamente el poder. Habría que explicarle por tanto al señor Oliu que el Podemos al que ha votado la gente es precisamente aquél que intenta que podamos los demás, no los de siempre, que repartamos un poquito ese poder y esa riqueza, que podamos tener todos una vida digna, y no sólo la gente a la que el señor Oliu representa. Lo que persigue Podemos es que todos tengamos un trabajo digno, una vivienda digna, y unos servicios públicos que nos garanticen que nuestros derechos fundamentales quedan protegidos, y no al albur de gente precisamente como la del Presidente del Banco Sabadell, al que poco le importan estas cosas. No, señor Oliu, no se necesita ningún Podemos de derechas, porque los de derechas, simplemente, ya podéis.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
29 junio 2014 7 29 /06 /junio /2014 23:00

"El capitalismo es el genocida más respetado del mundo"

(Ernesto Che Guevara)

 

 

 

 

capitalismo321.jpgPor ir concluyendo ya el estudio de la clase trabajadora en nuestro país, antes de pasar a la formación del capitalismo español, vamos a constatar otras diferencias dentro de la misma, referidas a derechos laborales, salarios y jornada, entre otras cosas. Dentro de la gran diferencia entre trabajadores/as precarios/as y no precarios/as, los grupos expuestos en artículos precedentes de esta serie no son, a su vez, homogéneos, ni tan siquiera poseen dentro de ellos un elemento nucleador a partir del cual podría formarse un subgrupo hegemónico. En primer lugar, todos ellos poseen problemas que superan claramente el nivel de la clase social, es decir, son supraclasistas. Esta problemática por encima de la clase no se da, sin embargo, en esa primera gran división que cubre a todo el espectro de la clase y de todos los grupos dentro de ella, la ya señalada entre trabajadores precarizados y no precarizados.

 

En segundo lugar, los tipos de diferencias que se dan dentro de un grupo afectan a todos los demás. Pero además, las expuestas no son todas las diferencias que se dan dentro de la clase, ya que la procedencia de clase, la educación formal, la cultura, los derechos en el trabajo, las condiciones y los sistemas de trabajo a los que están sometidos, las diferentes jornadas, las retribuciones económicas, y algunos otros factores, marcan nuevas diferencias dentro de la clase, y dentro de cada grupo, impulsando una cada vez mayor atomización, si bien claramente condicionada por la situación de precario o no-precario. En los siguientes párrafos nos detendremos en tres elementos diferenciadores que parecen fundamentales:

 

capitalismo322.jpgLos derechos laborales y las condiciones en las cuales se realiza el trabajo son un elemento más que ahonda la diferenciación entre precarizados y no precarizados. Téngase en cuenta que todos los sumergidos, la inmensa mayoría de horas que trabajan a través de subcontratas, gran parte de los temporales, los que podríamos llamar fuera de convenio y otros, no tienen ni tan siquiera formalmente el derecho a la representación sindical, ni a elegir y ser elegidos representantes de sus compañeros. Y téngase en cuenta también que, en un país donde predominan las pequeñas y medianas empresas, como el nuestro, los derechos básicos no existen dentro de muchas de ellas, en función del número de trabajadores.

 

capitalismo323.jpgAl no existir representación sindical (y esto puede ocurrir incluso en empresas con algunos cientos de trabajadores) se les mantiene en una situación de "limbo negociador", teniendo que pactar normalmente de forma individual sus condiciones de trabajo y remuneración directamente con el empresario, lo cual crea auténticas situaciones de indefensión y oscurantismo laboral. Antes de las dos últimas reformas laborales y de la negociación colectiva, el número de fijos con contratos de conversión, es decir, con menos derechos reconocidos, era de 4,5 millones, un 26% de los asalariados/as, que sumados al 32,5% de los temporales, 5,6 millones, suponían más de 10 millones, casi el 60%, con los derechos disminuidos. Por su parte, en el mercado de trabajo están 1,1 millones de inmigrantes (datos de 2012) sin permiso de residencia, es decir, privados de todo derecho. Además, el 80% de los trabajadores/as inmigrantes se encuentran en la misma categoría con la que empezaron a trabajar hace 7 años o más. De los casi 5,3 millones en situación de desempleo reconocidos, no llegan al 40% los que cobran algún tipo de prestación por desempleo, y a ellos hay que añadir más de medio millón que estando realmente en paro, no son reconocidos como tales por los servicios públicos de empleo debido a las sucesivas reformas, siempre en sentido restrictivo, que se han venido realizando en la toma de datos de la propia encuesta del INE.

 

capitalismo324.jpgEl 70% de los asalariados/as con un convenio superior al de empresa lo están en uno con cláusula de descuelgue empresarial, lo que quiere decir, se utilice o no, que están al libre albedrío del empleador. Solamente el 55% de los/as asalariados/as oficiales están cubiertos por un convenio colectivo, y sólo el 5,5% lo están por un convenio de empresa, a lo que hay que añadir que estas estadísticas no son nada fiables. Yendo más allá, el 47% no tienen derecho ni a elegir ni a ser elegidos representantes de sus compañeros, cifras que disminuyen después de la entrada en vigor de cada reforma laboral. Pero no queda aquí la cosa, pues las patronales se empeñan en continuar sacando jugo a esta situación ya de por sí degradada y degradante, proponiendo por ejemplo la figura del contrato único, o proponiendo el despido completamente libre y gratuito durante el primer año, mientras los escándalos de fraude y corrupción de estos desalmados empresarios llenan diariamente las páginas de los periódicos y las portadas de los informativos. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
26 junio 2014 4 26 /06 /junio /2014 23:00

Desgraciadamente, el mundo educativo, sobre todo el universitario, está entrando en una especie de "subasta social", donde la caridad, la solidaridad, el mecenazgo, las donaciones filantrópicas y las prácticas de apadrinamiento comienzan a obtener cierto protagonismo, ante la imposibilidad de que gran número de estudiantes puedan sufragar los gastos de su permanencia en la Universidad. Y bajo la presión gubernamental en cuanto a recortes, anulación de becas y ayudas, encarecimiento de las matrículas, paro juvenil galopante, y un largo etcétera, dichas prácticas de "solidaridad social" comienzan a verse como alternativas "razonables" y justificadas, que contribuyen incluso al buen nombre de cualquier empresa, particular u organización que las ponga en marcha.

 

Por tanto, ante la destrucción y el desmantelamiento que vive hoy en día el mundo de la Universidad Pública, y ante las agresivas políticas sociales que justifican nuestros empresarios y gobernantes, las prácticas de "apoyo social" a los estudiantes que no pueden mantener su situación comienza a verse como una salida legítima, síntoma evidente de que se legitima una situación donde algunas capas sociales poderosas desempeñan funciones de protección y respaldo social que debieran corresponder al Gobierno. En algunas Universidades españolas, como la de Málaga o la Complutense, comienzan a extenderse las prácticas de crear bolsas de caridad, captando donaciones de empresas y/o particulares para costear los estudios de una capa del alumnado sin recursos, pero dichas prácticas no hacen en realidad sino profundizar en los efectos de una desastrosa política neoliberal, que nos está llevando al abismo.

 

Y de esta forma, se legitiman estas prácticas llevadas a cabo por generosos "padrinos", que otorgarán a algunos afortunados elegidos la posibilidad de ser rescatados de su hundimiento, pudiendo continuar sus estudios, mientras todos los demás continúan sumidos en la oleada de recortes sociales. Curiosamente, casi los mismos que el Gobierno favorece con sus medidas son los que ejecutan estas prácticas caritativas, quedando además como buenos "samaritanos sociales", cuando justamente son los principales actores que nos han traído a esta situación de crisis (bancos, grandes fortunas y grandes empresas, fundamentalmente). Se pierde de este modo la independencia y la función social de agentes como la Universidad Pública, que pasan a convertirse en una especie de ONG que piden apadrinar a sus estudiantes, situación que consolida además la visión social de la anulación de los grandes derechos conquistados por la clase trabajadora.

 

Parece que volvemos a la situación de antaño, donde únicamente aquéllos que estaban respaldados por grandes mecenas podían desarrollar su carrera y obtener éxito en sus proyectos, en su vida y en su profesión, consagrando el famoso refrán que reza que "quien no tiene padrino, no se bautiza". Y al igual que los carteles de los indigentes nos anuncian su terrible situación, estos nuevos estudiantes podrán llevar un carte que diga "SE BUSCA PADRINO PARA ESTUDIANTE POBRE", como advierte Enrique Díez en su artículo. Cada vez nos sumergimos más en esta filosofía de la mezquindad, donde se justifica la posibilidad de que no todo el mundo tiene derecho a ciertas cosas, y de que todo puede depender de que la Diosa Fortuna te toque con su varita mágica. Las Comunidades Autónomas deben a las Universidades 1.000 millones de euros, y desde el año 2010, el Gobierno del Partido Popular ha recortado la friolera de 1.200 millones de euros al mundo universitario. Claro, era dinero que servía para que algunos estudiaran por encima de sus posibilidades, y había que devolverlo a su sitio, es decir, la banca y los grandes empresarios.

 

Se han encarecido las matrículas, y se han recortado becas y ayudas al estudio como mínimo en un 22%, y se han endurecido los requisitos para mantener dichas ayudas. Por su parte, más de 13.000 puestos de trabajo han sido rescindidos del conjunto de las Universidades Públicas españolas, mientras que el número de estudiantes creció casi en 90.000, llegando a una situación crítica, que podríamos definir como un estrangulamiento hasta casi la asfixia del sector. La otra cara de la moneda está muy clara: como quien paga manda en el mundo capitalista, son los patrocinadores, padrinos y donantes los que establecen las políticas, los contenidos, los Másteres y las orientaciones de las Universidades. Y hoy en día ya es raro ver a cualquier proyecto universitario de gran envergadura, que no sustente por detrás (se ve muy claro en las ruedas de prensa) los logotipos de las diferentes empresas que patrocinan dichos proyectos. El Consejo Social Universitario está dominado por el mundo empresarial, que impone sus formas, sus modos y sus objetivos.

 

Se genera de esta forma un peligrosísimo círculo vicioso, que concede al mundo empresarial privado la potestad no sólo del mayor poderío económico, sino de gestionar sus inversiones en negocios surgidos al amparo de la privatización de los derechos fundamentales de la ciudadanía. Las instalaciones, las cátedras, los Másteres y los planes de estudios se ponen al servicio de la empresa privada, de estos mecenas universitarios, que ahora dominan el mundo de lo que se estudia en la Educación Superior. Se vuelven a bautizar los edificios y las cátedras universitarias, los nombres de las paradas de autobús y de metro, que también exhiben los logos de las empresas, y  lógicamente, todo este entramado no hace más que responder a los intereses privados de estos grandes "agentes sociales". Se cierra así este círculo demencial, que orbita en círculos concéntricos en cada vez más sectores y actividades de nuestra economía, y que está poniendo en grave riesgo la supervivencia de millones de personas. En palabras de Enrique Díez: "Se apela al altruísmo frente al derecho, a la caridad volátil y discrecional de los donantes privados, frente a la responsabilidad de los poderes públicos". Y aún querrán convencernos de que estamos en un Estado Social y de Derecho. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
24 junio 2014 2 24 /06 /junio /2014 23:00

"Estados Unidos existe contra el mundo"

(Immanuel Wallerstein)

 

 

 

Quizá el cuerpo más emblemático dentro de las Fuerzas Armadas norteamericanas sea el denominado SOCOM (Comando de Operaciones Especiales de EE.UU.), formado por Boinas Verdes, Rangers, SEALs de la Armada y Comandos de la Delta Force, entre otras unidades especializadas. Cuerpos que operan en los focos más candentes a lo largo de toda la geografía internacional, que durante los años 2012 y 2013 estuvieron desplegados en más de 100 países. Como nos cuenta Nick Turse, de Tom Dispatch (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=179262), de quien obtenemos la información para la presente entrega de esta serie: "Nacido de una fracasada incursión en 1980 para rescatar rehenes estadounidenses en Irán (en la cual murieron ocho miembros de los servicios de EE.UU.), el Comando de Operaciones Especiales fue establecido en 1987. Compuesto de unidades de todas las ramas de los servicios armados, SOCOM está encargado de realizar las misiones más especializadas y secretas de Washington, incluyendo asesinatos, incursiones antiterroristas, reconocimiento especial, guerra inconvencional, operaciones psicológicas, entrenamiento de tropas extranjeras, y operaciones de contra-proliferación de armas de destrucción masiva".

 

En la era posterior al 11-S, el comando ha crecido continuamente, así como el número de países donde incursionan. Con un personal de 33.000 efectivos en 2001, se proponen alcanzar los 72.000 en 2014. La financiación del comando también ha aumentado exponencialmente al triplicarse el presupuesto base de SOCOM desde 2.300 millones de dólares hasta los 6.900 millones de dólares entre 2001 y 2013. Por su parte, los despliegues de personal en el exterior han aumentado de 4.900 hombres/año en 2001, a 11.500 en 2013. Bajo estos medios, SOCOM teje una compleja red de alianzas con agencias gubernamentales en el interior y militares en el extranjero, para asegurar que se encuentre en el centro de cada punto álgido global. De hecho, el SOCOM ha convertido el planeta en un gigantesco campo de batalla, dividido en numerosos frentes discretos: en África, en Oriente Medio, en Europa, en Asia-Pacífico, y en América Latina y El Caribe.

 

Desde 2002, SOCOM también ha sido autorizado para crear sus propias Fuerzas de Tareas Conjuntas, una prerrogativa normalmente limitada a comandos combatientes de mayor calibre. Según las últimas estadísticas presentadas por ISAF (Fuerza Internacional de Ayuda a la Seguridad), de octubre de 2012 hasta marzo de 2013, fuerzas estadounidenses y aliadas estuvieron involucradas en 1.464 operaciones especiales en Afganistán, incluyendo 167 en las cuales fuerzas estadounidenses o de la coalición tuvieron la dirección, y 85 que fueron operaciones unilaterales de ISAF. Pero las ambiciones de alcance y las ambiciones globales de SOCOM van aún más lejos. En sitios como Somalia y Libia, tropas de élite han realizado incursiones clandestinas de comandos. En otros, han utilizado poder aéreo para perseguir, atacar y matar a presuntos combatientes. En otros, han librado una guerra de información utilizando propaganda en línea. Y en casi todas partes han estado trabajando en el establecimiento y forja de lazos cada vez más estrechos con militares extranjeros mediante misiones de entrenamiento y ejercicios.

 

Y por último, el otro gran bastión de SOCOM es la guerra informativa, básicamente la difusión de basura mediática, propaganda del régimen y aseguramiento de la difusión del pensamiento dominante. Sin darse por satisfecho con una presencia global en el mundo físico, SOCOM también se dedica al ciberespacio, donde opera la Iniciativa Red Transregional, una red de 10 sitios en la web de propaganda que son dirigidos por varios comandos combatientes y que aparentan ser legítimos medios noticiosos. Dichos sitios declaran únicamente bajo letra pequeña ser "patrocinados" por los militares estadounidenses. Hoy en día, el Comando de Operaciones Especiales se encuentra en una encrucijada. Trata de influenciar a la gente en el exterior, mientras dentro del país trata de mantener a oscuras a los estadounidenses sobre sus actividades; expandiendo su alcance, impacto e influencia, mientras se esfuerza por mantenerlos en la sombra; realizando operaciones en todo el globo, mientras declara que sólo actúa "en una serie de sitios"; afirmando despliegues a escala mundial que han disminuido notablemente el año pasado, mientras la evidencia sugiere justo lo contrario. La guerra mediática, la guerra intercontinental, la guerra permanente. Continuaremos en siguientes entregas. 

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
22 junio 2014 7 22 /06 /junio /2014 23:00

Sí, sólo 17 días son los que han transcurrido desde el anuncio del ex Rey (hoy ya Rey honorífico y perpetuo) Juan Carlos sobre su abdicación, y la proclamación del ya nuevo Rey Felipe VI, así como de la implícita Reina Letizia, y de la nueva Princesa de Asturias. En efecto, sólo 17 días, y porque no lo han podido hacer más rápido. En primer lugar, el refrendo en el Congreso de la Ley de Abdicación, después los preparativos a marchas forzadas para la ceremonia de proclamación, con todo el esplendor, la pompa y el boato, así como la habilitación de todos los posibles mecanismos legales, a toda prisa, para continuar blindando la figura del ex Rey Juan Carlos. ¡Cuánto les cuesta dar la voz al pueblo a esos que se llenan la boca con la palabra "democracia"! 

 

Sólo 17 días. Seguramente lo hubieran querido hacer más rápido, pero lo han hecho todo lo rápido que ha sido posible. Claro, les iba mucho en este proceso. Les iba el continuar blindando la Monarquía "parlamentaria" durante otros 40 años más, les iba el continuar con el protagonismo de este sistema corrupto y bipartidista, que ampara a una añeja y trasnochada Monarquía aliada con los poderes fácticos, es decir, con los poderosos, con el mundo empresarial y con los políticos serviles que les representan. Y de ahí la prisa, bajo un escenario de mayoría absoluta del PP (nunca mejor escenario que este para garantizar el éxito del proceso), donde con toda seguridad los pasos a recorrer para asegurar la sucesión al trono se iban a dar. En sólo 17 días.

 

Y a partir de aquí, todo continuará igual, hasta que una mayoría social, hastiada del despotismo de esos que han apoyado con tanto ahínco la rápida sucesión borbónica, decida convertirse en contrapoder hegemónico y enfrentarse a estos poderes que hoy en día nos gobiernan. Sólo entonces podremos garantizar, bajo el contexto del nuevo Proceso Constituyente, que su flamante Majestad Felipe VI y toda su corte celestial abandonan nuestro país, porque nuestro país no es un país de súbditos. Aún tendremos que hacer mucha pedagogía, y ganar varias citas electorales, para poder enfrentar la opción republicana y democrática a la opción anacrónica, despótica y antidemocrática de la Corona, y para pasar de ser un país de súbditos, sin derechos fundamentales garantizados, a ser un país de ciudadanos soberanos, a ser un verdadero pueblo, que controla y decide su futuro democráticamente, donde no valen Reyes ni títulos hereditarios, y donde sólo el sufragio popular decide quién ostenta la Jefatura del Estado.

 

Mientras tanto, nos tocará seguir soportanto este régimen continuista de la dictadura franquista, donde los poderosos gozan de total y absoluta impunidad para imponer sus políticas y ejecutar sus tropelías, mientras los ciudadanos de a pie son hostigados por la justicia si osan enfrentarse en manifestaciones populares en contra de este decrépito régimen, de este agonizante e injusto régimen (aunque tengamos a un joven y flamante Rey, muy preparado y comprometido), desahogando su rabia mediante proclamas revolucionarias que el régimen no puede tolerar. El nuevo Rey es inviolable y el Rey honorífico también lo será, pues seguramente ostentará un aforamiento pensado especialmente para él, creado ex profeso para él, acordado por las fuerzas bipartidistas en alguna reunión de algún despacho oficial.

 

La voluntad popular ha vuelto a ser ignorada, la palabra del pueblo ha vuelto a ser secuestrada, porque en sólo 17 días de este mes de junio de 2014 hemos pasado de Rey muerto a Rey puesto, que reza el refrán. En este caso no tenemos un Rey muerto, porque sigue vivito y coleando, en un régimen que continúa garantizándole la total inmunidad, para que nunca tenga que ser molestado ni tenga que rendir cuentas a los plebeyos que pretendan pedírselas. En sólo 17 días lo han vuelto a dejar todo atado y bien atado, para que sigan gobernando los mismos, los mismos que nos han traído a esta crisis, los mismos que rescatan bancos, mientras hunden en la miseria y en la pobreza a millones de ciudadanos, de niños y de ancianos, de trabajadores y de parados, de jóvenes y de mujeres.

 

Sí, porque los mismos que se han cargado la educación, la sanidad, la ciencia y la cultura, los derechos sociales y laborales, son también esos mismos que acordaron modificar la Constitución a golpe de nocturnidad (entonces sólo les bastó 2 días) en pleno agosto de 2011, para que otros aún más poderosos tuvieran garantizado el pago de nuestra deuda. En sólo 17 días hemos vuelto a tener nuevo Rey, un aliado más joven, al igual que su padre, de las grandes empresas del IBEX-35, de esos sátrapas empresarios que están hundiendo al país, de esos sádicos banqueros que deshaucian a la gente de sus casas, y de otras Monarquías de países extranjeros, que no se destacan precisamente por ser los países más democráticos. Parece que traer la Tercera República nos costará algo más que 17 días.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías