Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
23 julio 2014 3 23 /07 /julio /2014 23:00

"La República no debe ser sólo la negación de la Monarquía, sino que debe ser un modelo alternativo perfectamente definido"

(José López)

 

 

 

 

 

tercera_republica111.jpgY la definición y propuesta de dicho modelo alternativo, sus propios contenidos, es lo que estamos intentando hacer en la presente serie de artículos. Y continuando desde el artículo anterior, entendemos que, como mínimo, habría que introducir las siguientes reformas constitucionales para garantizar la pervivencia del Estado del Bienestar:

 

1.- Efectividad y carácter ejecutivo de los derechos reconocidos en la nueva Constitución Republicana, reclamables incluso ante los tribunales ordinarios. En la actual Constitución de 1978, los derechos económicos, sociales y culturales son considerados como "principios rectores de la política social y económica". Pero esos principios carecen de la protección reforzada de que gozan los derechos fundamentales, es decir, no son derechos subjetivos ni requieren desarrollo legal. Esto implica, y puede constatarse diariamente, que son derechos fundamentales sobre el papel, pero que las políticas implementadas por los distintos Gobiernos pueden no sólo dejarlos en papel mojado, sino que incluso pueden generar retrocesos históricos como los que estamos viviendo en estos momentos con las políticas de austeridad. Lo que tenemos que hacer es reconocer a estos principios como derechos, y dotarlos de una garantía reforzada. Estamos hablando del derecho a la vivienda, la seguridad social, la protección de la dependencia, el derecho al trabajo y el derecho al medio ambiente, al menos.

 

tercera_republica112.jpg2.- Debe introducirse un nuevo derecho a la percepción de unos ingresos mínimos, o una renta básica suficiente como para poder atender las necesidades vitales fundamentales. Sin dicha renta básica, el derecho a la vida es una pura falacia. Los poderes públicos deben quedar obligados constitucionalmente a garantizar una renta básica a las personas que no dispongan de ninguna otra renta o patrimonio, que en cualquier caso será un mínimo exento fiscalmente. En realidad, esto es una primera etapa, porque la meta es garantizar un derecho a la renta básica universal, individual e incondicional. Como es un tema que hemos tratado en otros muchos artículos, no insistiremos más aquí, pero recomiendo a los lectores el acceso a dichos artículos de este Blog, y de otros sitios de Internet que también tratan el tema.

 

tercera_republica113.jpg3.- El derecho al trabajo es también papel mojado, si no se obliga a los poderes públicos a garantizar el acceso a un puesto de trabajo. Además, debería incorporarse como contenido esencial del derecho al trabajo el principio de la estabilidad en el empleo, y el principio de la causalidad en el despido. Frente al actual paradigma, volcado sobre la supuesta "función social" del empresariado a la hora de crear empleo, y que desacredita el empleo público, la Tercera República deberá restablecer por ley la primacía de las Administraciones y empresas públicas a la hora de crear y mantener puestos de trabajo, todo ello ligado a un aumento del tamaño del ámbito público, en relación a los servicios públicos que garantizan el Estado del Bienestar. También este tema, la filosofía y el derecho al trabajo han sido extensamente tratados en diferentes artículos del presente Blog, a los que remito a los lectores interesados en obtener más información.

 

4.- Deberá constitucionalizarse también, abundando en el punto anterior, el carácter normativo del Convenio Colectivo, así como la obligatoriedad de garantizar al trabajador/a la actualización de su salario en función del aumento de precios al consumo, y la obligación de los poderes públicos de garantizar un Salario Mínimo Interprofesional (SMI) actualizable anualmente según el IPC.

 

tercera_republica114.jpg5.- La Constitución Republicana y su desarrollo normativo posterior deberán también introducir y recoger el derecho al crédito en igualdad de condiciones para todos los ciudadanos/as, y como correlato, la consideración de las entidades bancarias como un servicio público, garantizando en consecuencia mediante la acción eficaz del Banco de España el correcto funcionamiento de estas instituciones financieras. Se deberá establecer también la necesidad del mantenimiento de un sistema o polo de Banca Pública como garantía de la efectividad del derecho al crédito. Se devolverán las Cajas de Ahorros al sector público, potenciando su adscripción territorial y su obra social, así como la desconcentración del poder financiero. También para esto punto remito a los lectores a los diferentes artículos que hemos confeccionado sobre el tema de la Banca Pública.

 

6.- Asímismo, la República deberá definir y reconocer expresamente un sistema de democracia económica, que será perfectamente perfilado en leyes ulteriores. También deberá garantizarse el equilibrio de poder en las empresas, garantizando el ejercicio del poder sindical en su seno, así como el reconocimiento constitucional de la necesaria intervención de los sindicatos más representativos y las organizaciones empresariales en la configuración de la política económica, mediante la negociación con el Gobierno de acuerdos o conciertos tripartitos, como un elemento importante del principio de la obligación de planificación económica por parte de los poderes públicos. En relación a todo ello, recomiendo la lectura del artículo "Apuntes para una Reforma Empresarial", que publicamos también aquí. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
22 julio 2014 2 22 /07 /julio /2014 23:00

"El capital no tiene patria ni amigos, sólo tiene socios"

(Camilo Valqui)

 

 

 

 

 

Al igual que se estudia el perfil psicológico de un asesino en serie, de un psicópata o de un pederasta, puede ser perfectamente estudiado y diseccionado el perfil psicológico de un gran empresario, esto es, de un gran capitalista. Con el desarrollo del capitalismo actual, en su actual fase de declive, cuando se muestra más salvaje, agresivo y depredador que nunca, bajo el marco de la tremenda financiarización de la economía, con la agresividad con que se atacan los derechos sociales y laborales de la clase trabajadora, con la indiferencia con que se privatizan todos los servicios públicos, y se despoja a las personas de sus derechos básicos y fundamentales, dejando a una mayoría social en la pobreza, en la miseria y en la exclusión social, nos parece que el perfil psicológico de estos personajes no es muy difícil de radiografiar.

 

Nos referimos efectivamente a ese 10%, o 5%, incluso 1% de la población, a esos multimillonarios, que poseen un patrimonio personal, tanto en empresas como en activos, que les permite poder dedicarse únicamente a examinar los rendimientos de sus inversiones, pero también nos referimos a esos Presidentes y Directores Generales, altos cargos, Consejeros, Ejecutivos y altos representantes de dichas grandes empresas. Actúan como perros de presa, despiadados mercenarios sociales, aún más criminales que los de las mafias. No acatan reglas, están por encima de las reglas, ni demuestran el más mínimo respeto por los seres humanos. No toleran que les echen en cara sus errores, errores que hunden empresas y a sus empleados en la miseria, cierran fábricas y provocan el desempleo de miles de personas.

 

Profesan una serie de valores, una escala que denota sus auténticas creencias reaccionarias, trasnochadas, despiadadas, valores feudales que pretenden hacer retroceder a la Humanidad a la época de la servidumbre, sólo que ahora, en lugar de poseer esclavos domésticos como en la época romana, se poseen esclavos laborales, ligados a su poder mediante deudas descomunales de la clase trabajadora. Grandes financieros, grandes empresarios, grandes fortunas, grandes accionistas, grandes directivos, hacen que la burguesía se haya bifurcado entre los propietarios del capital y sus gestores, que son los que toman las decisiones y están situados en los escalafones donde fluye el dinero. Su poder es casi total, practican el tráfico de influencias de forma constante, y desprecian las capacidades humanas que se expresen en otra onda que no sea la suya. Aplican el mercantilismo para todas las facetas de la vida, y su mente no es capaz de imaginar que haya cosas, personas o características que no se puedan comprar.

 

Su obsesión es la acumulación acelerada de riquezas, y para conseguir este objetivo son capaces de llevar a la ruina a cualquier persona o entidad que se interponga en su camino. Y de esta forma, continúan obteniendo ganancias descomunales, mientras, aprovechándose de las reformas de sus voceros y serviles gobernantes, contribuyen al empobrecimiento masivo de la mayoría de la población. Son personas sin escrúpulos, sin la más mínima sensibilidad social, sin conciencia sobre el gran daño social que causan. Su retrato social apunta sobre todo a varones blancos, titulados procedentes de Universidades de élite, preparados y concienciados para una competencia feroz, que legitiman el sistema capitalista, y que no poseen ninguna fidelidad a nada que no sean ellos mismos, sus empresas, sus beneficios y sus intereses.

 

Y desde ese punto de vista, lo que más les motiva son los desafíos, la conquista de nuevos logros, los retos permanentes para conseguir más poder. Son capaces de adaptarse rápidamente a cambios geográficos, de entornos, de personal a su cargo, incluso de tipos de negocio y de empresas. No se suelen especializar en una misma actividad, de modo que sus beneficios están cubiertos desde diferentes frentes. Debido a su inmenso poder, tienen diversos privilegios, tales como disponer rápidamente de información reservada, que les permite, por un lado, eludir los controles para su patrimonio y sus negocios, y por otro lado, apropiarse de las innovaciones que nacen en la misma sociedad, ahorrando en inversiones, en infraestructuras y en desarrollo tecnológico. En definitiva, son los mejores representantes y agentes de lo que pudiéramos llamar el "parasitismo social" activo, agresivo, arrasador. Se creen impunes, y se jactan incluso de su propia situación ante los demás. Son una casta que define un modo de actuar, una cultura empresarial despótica, que se manifiesta en los grandes grupos empresariales. Son auténticas plagas decididas a esquilmar a la Humanidad. Lo mejor que podemos hacer el resto de la sociedad es acabar con ellos, porque con las plagas no se puede negociar, se las frena o nos destruyen.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Psicología
Comenta este artículo
21 julio 2014 1 21 /07 /julio /2014 23:00

"La utopía está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se desplaza diez pasos más allá. Por mucho que camine, nunca la alcanzaré. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso: sirve para caminar"

(Eduardo Galeano)

 

 

 

 

 

podemos_utopia1.jpgY bajo esta genial definición del maestro Galeano tenemos que ver la utopía, como lo inalcanzable, en efecto, pero no como aquéllo imposible de conseguir, ilusorio, demencial, y que por tanto, nos hace recorrer caminos distintos. La utopía está para ser recorrida. ¿Y porqué lo relacionamos con Podemos, ese vendaval, ese inesperado ciclón político que ha estremecido las conciencias, y ha despertado el miedo de los poderosos y de los que les sirven? Pues porque, como era natural, ha despertado desde entonces las críticas más enfebrecidas de la derecha política, social y mediática de este país, incluso del PSOE, cuyo recién elegido líder y Secretario General, Pedro Sánchez, ha declarado estar alejado de las "utopías y demagogias" que plantea la formación política de Pablo Iglesias. Vamos a intentar en el presente artículo solamente ilusionar, dar ánimos, dar fuerzas a los seguidores de Podemos, convenciéndonos de que la utopía no existe, de que la utopía es algo que nosotros, los humanos, creamos.

 

podemos_utopia2.jpgUna pancarta popular rezaba con el cartel "Creo en la utopía, porque esta realidad me parece imposible". En efecto, la utopía es un producto de la cultura humana, del imaginario colectivo, y está formada por un conjunto de prejuicios y creencias que nos van delimitando lo que es posible y lo que no lo es, más o menos alineado con la idea de lo que es racional (o razonable) y de lo que no lo es. La utopía no existe. O mejor dicho, existe mientras nosotros queramos que exista. En el momento en que nuestra razón y nuestra voluntad decidan que vamos a conseguir aquéllo que era considerado utópico, dicha utopía desaparecerá, y se convertirá en una realidad alcanzable. Lo explicaremos desde varios puntos de vista, recurriendo a varias citas de algunos pensadores críticos que han abordado el tema, así como el tema de la desobediencia civil, tan relacionado con lo utópico.

 

podemos_utopia3.jpgDe entrada, nos decía Arthur Schopenhauer que "Toda nueva verdad pasa por tres etapas. Primero, se tiende a ridiculizarla. Luego, se le ataca violentamente. Finalmente, se la da por evidente por sí misma". Y si lo analizamos, veremos cuánta similitud tiene este planteamiento con el ciclo de vida de las ideas y de las propuestas de Podemos, que quizá están ahora, a tenor de lo visto y oído en los últimos días, pasando por la segunda fase. Ya fueron ridiculizadas, y ahora están siendo atacadas violentamente, así como a sus líderes, intentando sacar todos los trapos sucios (y si no existen, se los inventan) para desacreditarlos, y vender una imagen de ellos manipulada y falseada. El motivo de tan furibundo ataque se debe a que Podemos, sus propuestas, representan un gran peligro para la clase dominante, porque representan, actualmente, una utopía, lo cual no significa que no puedan ser alcanzadas. Son ellos, la clase dominante, los que intentan presentárnoslas como inalcanzables, imposibles, utópicas. Pero nada más lejos de la verdad. Son propuestas posibles, razonables, justas, y la probabilidad de llevarlas a la práctica dependerá de la fuerza con la que nos las creamos.

 

podemos_utopia4.jpgTenemos que creer de verdad en ellas. Tenemos que pensar que son posibles, y que tenemos de nuestro lado la fuerza, la capacidad y la valentía para implementarlas. Sólo entonces dejarán de ser una utopía, y comenzarán a representar auténticas realidades. Para despertar el espíritu y el ánimo necesarios para ello, José López nos dice lo siguiente: "La necesidad estimula la creatividad, el esfuerzo, la acción, la iniciativa, la fortaleza, la eficiencia, la solidaridad, el cambio. La comodidad, al contrario, produce idiocia, pereza, pasividad, conformismo, debilidad, incapacidad, egoísmo, inmovilismo". Estas sabias palabras nos están conduciendo al camino, porque sabemos que estamos estimulados por la necesidad, por las necesidades y la dignidad de los de abajo, de la clase trabajadora, de las clases populares, de los que están padeciendo los recortes, los despidos, las bajadas de salarios, la pobreza, la exclusión social, la miseria. Padecemos la necesidad y tenemos la rabia incontestable de quienes sufriendo estos ataques, comprobamos cada día cómo los ricos se van haciendo más ricos, y cómo los poderosos se van haciendo más impunes.

 

Y esas palabras de José López tienen mucho que ver con lo que también nos enunciaba el gran genio de la ciencia moderna Albert Einsten, cuando afirmaba que "La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa". Y eso es lo que nos lleva ocurriendo durante muchos años, durante décadas. Y por ello nos acusan de estar planteando utopías. Llevamos mucho tiempo sentados contemplando cómo se gobierna para los ricos y poderosos, cómo se destruyen las conquistas sociales que nuestros antepasados conquistaron, cómo nos recortan hasta el aire que respiramos. Mientras sigamos en esta actitud, la utopía continuará. Hemos de cambiar de actitud, hemos de pasar al ataque, a la ofensiva, hemos de llevar la voz cantante, hemos de conseguir que el miedo cambie de bando, y pase a estar del lado de los poderosos. Entonces nuestras propuestas, las de Podemos, dejarán de ser utopías.

 

podemos_utopia6.jpgTambién fue el gran Einstein quien sentenció: "Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad". Ahí tenemos la clave, en la fuerza de la voluntad, en la fuerza del deseo, de querer hacer realidad esas utópicas propuestas que nos plantea Podemos, en tener la fuerza de mente, de razón y de espíritu para ponerlas en práctica. En desplegar la valentía social necesaria para creer en ellas, para luchar por ellas, para ayudar a que se puedan realizar. Precisamente esa es la fuerza principal que tuvieron los grandes revolucionarios de la Historia, esa es la fortaleza que tuvieron Fidel Castro, Che Guevara, Rosa Luxemburgo, Lenin, Mahatma Ghandi, Salvador Allende, Hugo Chávez, Nelson Mandela, y tantos otros líderes que cambiaron la sociedad que les tocó vivir. Creyeron que la utopía es sólo falta de voluntad, de valentía y de razón. Si se tienen las dosis suficientes de todas ellas, las utopías no existen. Precisamente fue Ghandi, el líder tranquilo, el líder de la resistencia pacífica, quien dijo que "En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle". Ahí debe radicar nuestra fuerza.

 

Porque esa es la fuerza de la rebeldía, de la desobediencia civil, del inconformismo. También fue Ghandi quien sostuvo que: "Un ciudadano a quien no le asusta la cárcel, es más fuerte que el Estado". O bien Oscar Wilde, que dejó dicho que "Cualquiera que haya estudiado la Historia sabe que la desobediencia es la primera virtud del hombre. Es por la desobediencia y la rebelión que se ha progresado". Esta es nuestra vía, nuestro camino, y ya hemos andado algunos pasitos. Continuemos con nuestra rebelión, con nuestra fuerza, desarrollando la utopía, caminando hacia ella. Y por su parte, Howard Zinn sostenía que "Nuestro problema es la obediencia civil. Nuestro problema es la cantidad de gente en todo el mundo que obedece los dictados de los líderes de sus gobiernos...Nuestro problema es que la gente es obediente en todo el mundo, frente a la pobreza y el hambre y la estupidez y la guerrra y la crueldad. Nuestro problema es que la gente es obediente, y las cárceles están repletas de pequeños ladrones, mientras que todos los grandes ladrones gobiernan el país". Creo que no se puede decir más claro. Cualquier asociación de estas ideas con nuestro contexto actual no será una simple coincidencia, sino la constatación de una firme realidad.

 

    podemos_utopia5.jpgEn nuestro caso, aquí y ahora, ¿qué es utopía? Básicamente, convencer al votante medio de que más vale lo bueno desconocido que lo malo que ya se conoce. Vencer la utopía es poder despertar del miedo, rebelarse ante él, volver a ilusionarse, porque la ilusión es la fuerza, el motor que mueve el cambio. La ilusión y la conciencia. La conciencia de que se debe y se puede. Hugo Chávez definió muchas veces la política como "el arte de hacer posible lo imposible", es decir, la capacidad de transformar la utopía en realidad. En interpretación de Marta Harnecker: "Esto no quiere decir otra cosa que el arte de construir las fuerzas sociales que nos permitan ir cambiando la actual correlación de fuerzas a nuestro favor, para ser capaces de impulsar los cambios necesarios que nos proponemos como meta". Si conseguimos esto, romperemos la utopía, la venceremos, la haremos realidad. La utopía, como nos decía el maestro Galeano, debe ser la luz que ilumina nuestro camino y que nos permite marchar y seguir luchando a pesar de los obstáculos que se nos puedan presentar.

 

Y precisamente, la mejor muestra de que podemos, de que sí se puede, es el gran revuelo que ha provocado en la derecha política y mediática de este país la irrupción de esta fuerza política. En efecto, nunca se pensaban que una formación política nacida de los propios movimientos sociales, de la auténtica izquierda transformadora, y radicalmente democrática, podría provocar tanta esperanza, y despertar tanta ilusión en la ciudadanía. Y al comprobarlo, es cuando se han sucedido los ataques, los insultos y las descalificaciones a sus líderes, y también el desprecio a sus votantes y a su programa, en un intento de deslegitimar y de ridiculizar sus propuestas...¿pero porqué se iban a molestar en todo esto si el programa de Podemos fuese en verdad una utopía, un imposible? ¿Qué necesidad habría de levantar tanto revuelo si de verdad estuvieran convencidos de la inviabilidad de sus propuestas? Ahí tenemos la clave. Si despiertan tanta fobia en la clase dominante, es que vamos por buen camino. Es que son realizables, que se pueden alcanzar. Así que ¡ADELANTE! ¡PODEMOS!

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
20 julio 2014 7 20 /07 /julio /2014 23:00

"Una cultura civilización en crisis exige que sea la gente la que protagonice, desde su praxis habitual, en la vida cotidiana, la creación colectiva de nuevas pautas de vivir, nuevos usos, nuevas costumbres de vida, alternativas, sobrias"

(Joaquín Mira y Joan Tafalla)

 

 

 

capitalismo_y_consumismo81.jpgBien, hemos expuesto hasta aquí las principales características de la actual sociedad de consumo, y la hemos ligado a las entrañas del propio capitalismo. No obstante, algunas corrientes actuales se plantean si serían posibles ciertas "reformas" del capitalismo para que, dentro de él, sin romper con sus parámetros, fuera posible un consumo responsable, un desarrollo sostenible, es decir, algo así como una especie de "capitalismo ecológico", un capitalismo más amable, con rostro más humano. Siguiendo a José López, en su texto "Las falacias del capitalismo", vamos a intentar demostrar cómo esto, sencillamente, no es posible. Partimos de la base, creo que ya lo hemos demostrado, de que el consumismo ilimitado y absurdo es una consecuencia directa del capitalismo. En el capitalismo salvaje las personas son sólo trabajadores/as y/o consumidores/as, es decir, máquinas de hacer dinero. Pensando en forzar este proceso al máximo, los actuales productos se fabrican cada vez de peor calidad, pensando en durar menos. Y aún no contento con crear necesidades artificiales, con fomentar continuamente lo "nuevo" (una de las palabras mágicas de la publicidad), con cambiar continuamente la moda para fomentar el consumo (tan pronto se pone de moda lo negro, o lo estrecho, como sus contrarios), con provocar el despilfarro (el reciclaje de los objetos pasa a la historia, ya no se arreglan las cosas, ni se cambian las piezas fallidas), el capitalismo, además, provoca el consumo obligatorio incluso de aquéllos que odian el consumo, de aquéllos que no sucumben a las modas.

 

capitalismo_y_consumismo82.jpgEn efecto, nadie escapa hoy día de los excesos del consumismo. ¿Quién no se ha encontrado con la necesidad de tener que cambiar un aparato entero cuyo único defecto es que una de sus piezas se ha estropeado y no puede reemplazarse porque está descatalogada (lo nuevo nace ya prácticamente descatalogado, todo se descataloga)? ¿Quién no se ha encontrado en la tesitura de tener que comprar de nuevo algo que se acaba de estropear poco después de cumplir el período de garantía? ¿Quién no se ha encontrado con piezas hechas de plástico que parecen especialmente diseñadas para durar dos días? No importa si los cohes están hechos de hojalata y al menor choque se deshacen como la plastilina poniendo en peligro la vida de sus ocupantes. Por supuesto, nadie obliga a los fabricantes de coches a usar materiales más seguros, lo importante es llevar puesto el cinturón de seguridad y el chaleco reflectante. Pero no es la única contradicción. Mientras se fabrican coches que pueden correr a más de 300 Km/h, los límites de velocidad se marcan a bastante menos. O mientras se nos insiste en la importancia de los coches eléctricos para contribuir a disminuir la contaminación atmosférica, los modelos eléctricos que fabrican las marcas son aún bastante residuales.

 

capitalismo_y_consumismo83.jpgEl caso del plástico es muy ilustrativo. El plástico se abre camino porque es más barato y porque gracias a él los productos duran menos tiempo y hay que reponerlos con mayor frecuencia. ¡Hasta los tornillos se hacen ya de plástico! No importa si el consumidor sale perjudicado. No importa si incluso se pone en peligro su seguridad o su salud. Aún salen a la palestra casos en los Juzgados de alimentos, medicamentos o componentes químicos que han sido usados por los humanos en su vida cotidiana o en sus puestos de trabajo, y que han contribuido a menoscabar seriamente su salud. No importa si ya no sabemos ni lo que comemos. No importa si los controles técnicos de los aviones se relajan para abaratar costes, provocando en ocasiones accidentes donde mueren de golpe cientos de personas. ¿A quién no le han respondido con la desgastada frase de algún vendedor desvergonzado que dice alegremente, sabiéndose impune, que existen hojas de reclamaciones a disposición de los clientes que quieran usarlas? Sabiendo que los organismos de arbitraje de consumo están muchas veces semi-financiados por los propios comerciantes.

 

capitalismo_y_consumismo84.jpgTodo ello nos delimita un retrato de consumismo desmedido, irracional, como forma de alienación del consumidor. Por no hablar (ya lo hicimos en el artículo anterior de esta serie) de la publicidad invasora a todas horas y en todos los lugares. En televisión, en prensa, en la radio, por teléfono, en Internet, en la calle. Todo vale con tal de vender. El acoso al consumidor es cada vez mayor. No importa si se atenta contra la intimidad de las personas. No importan tampoco las consecuencias psicológicas del abuso de la publicidad. Da igual el posible stress creado, que repercute luego en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana. Incluso dicho stress se convierte en una nueva oportunidad de negocio, abundando los centros de relajación, de yoga, de pilates, de masajes, los libros de auto-relajación, etc. Ahora están proliferando incluso los lugares donde se prohíbe el ruido. Pero por supuesto, no se incide en evitar como sociedad las causas de dicho stress, sino que basta con empastillar a la población, o hacerla consumista de nuevas "recetas" que acaben con su stress galopante. La medicación anti-stress es también una oportunidad de negocio para la industria farmacéutica, cada vez más potente. Hace medio siglo no se recetaban tantos tranquilizantes como ahora, ni la gente consumía tantas plantas dormideras ni relajantes en infinidad de infusiones, que también se anuncian en la publicidad como productos de consumo.

 

capitalismo_y_consumismo85.jpgDe esta forma, basta con que la población se relaje una hora al día (a veces ni eso) en cualquier academia o centro, al que además debe acudir corriendo, porque no tiene tiempo para llevar a cabo el resto de sus tareas. Relajación alienante, porque sólo sirve para quitarse o aliviar el stress generado en ese día, y que al día siguiente volverá a surgir ineludiblemente. Lo que no se enseña, porque esto no conviene al sistema, es a llevar una vida relajada, tranquila y placentera, austera, en el auténtico sentido del término (como también hemos explicado en algún artículo anterior de esta serie). De tal forma que, en esta sociedad falsa y superficial, nunca se solucionan los problemas de raíz, siempre se usan parches. No importa si la publicidad es engañosa. En definitiva, no importa si se perjudica al consumidor porque el consumidor no importa, la persona no importa, sólo importa que se comporte de una forma consumista, para la perseverancia del sistema. La demanda no manda, ya ni siquiera vale aquél principio de que "el cliente siempre tiene razón". La demanda se debe adaptar a la oferta. Los consumidores sucumben ante los productores. El ciudadano sucumbe ante el gran empresario.

 

El sistema crea una falsa defensa del consumidor, una ilusión de que el consumidor posee mecanismos de defensa a los que puede recurrir, para aparentar que éste importa, pero las principales decisiones que se toman siempre benefician a las grandes empresas. Véanse si no las bases del Acuerdo de Libre Comercio (TTIP) que se está negociando entre EE.UU. y la Unión Europea, en secreto, a espaldas de la ciudadanía, y que va a conceder todo el poder al ámbito de la expansión y de las decisiones empresariales. El consumidor, como el trabajador, como las personas en general, importamos poco al sistema, o mejor dicho, importamos sólo en la dimensión en que seamos piezas consumistas del mismo, piezas que cumplen la función que se espera de ellos/as, y cualquier intento de luchar contra esta dinámica será reprimido. Sólo somos piezas en el engranaje general del sistema capitalista. El sistema está por encima de las personas. Las personas sucumben ante el poderío de la máquina del capitalismo global. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
17 julio 2014 4 17 /07 /julio /2014 23:00

"Si para ganar votos tenemos que hacer cosas que van contra nuestra conciencia, que se queden con los votos. Y esto es importante, porque se está en política al servicio de políticas, de cosas que uno cree, el sillón por el sillón no sirve para nada"

(Julio Anguita)

 

 

 

 

Acabamos de asistir a la última elección para la Secretaría General del PSOE, al frente de la cual va a estar Pedro Sánchez, una joven promesa según unos, que viene avalado por nombres como Miguel Sebastián o José Blanco (ex Ministros de Zapatero), y que creemos representa una clara línea de continuismo en el partido. Durante la recogida de avales y la posterior campaña, no se han visto señales de un giro a la izquierda, de propuestas claras de transformación, sino más de lo mismo: bonitas palabras, declaraciones de intenciones, pero nada más. Según el recién elegido Secretario General, el PSOE no tiene que girar a la izquierda, porque tiene "su propio espacio". Quizá el único candidato capaz de resituar al PSOE y recobrar algo de su credibilidad perdida hubiera sido Juan Antonio Pérez Tapias, de la corriente Izquierda Socialista, pero no ha podido ser. Por su parte, Eduardo Madina, "socialista vasco", según su propia definición, al que no le hemos escuchado ni una sola propuesta de izquierdas, más allá de las firmes promesas de "renovación" del partido, y de derogación de todas las leyes del PP si llegara al Gobierno.

 

Declive_PSOE1.jpgTenían una oportunidad de oro para realizar (aunque fuese con nula credibilidad) una serie de propuestas de auténtica izquierda, y de alinearse con los programas políticos de la izquierda transformadora de este país (IU, Podemos, Equo, Compromís, etc.), pero han preferido quedar, de nuevo, en la ambigüedad, en la indeterminación, en la prudencia, en la moderación, y seguramente, en el engaño. Creo que se avecina el descalabro final del PSOE, la autodestrucción de un partido político que lleva mucho tiempo jugando a autodestruirse, practicando el engaño masivo, la traición a su militancia de base, la traición a los postulados de la izquierda, y la traición a sus principios fundacionales. Porque lo cierto es que los dos partidos mayoritarios, que han gestionado el sistema desde la Transición, con sus políticas neoliberales más o menos edulcoradas, intrínsecamente corruptos en su gestión, son considerados mayoritariamente como parte del problema, en vez de formar parte de la solución.

 

Declive_PSOE2.jpgAfortunadamente, su declive es imparable, pues por fin la ciudadanía se ha dado cuenta del auténtico valor y sentido de esta formación política. Se apuntan perspectivas de una hegemonía en la izquierda, que puede aparcar al PSOE en el lugar que le corresponde después de tanto engaño y tanta manipulación, por las políticas que viene practicando desde hace varias décadas. De hecho, ha quedado ya relegado a una posición testimonial en el electorado de las nacionalidades históricas de este país (salvo en el caso de Andalucía, pero todo se andará), y en muchos puntos del resto del Estado Español se ve superado por la suma de votantes de otras opciones a su izquierda, posición que podría haber ocupado el PSOE perfectamente si no llevase tanto tiempo jugando a ser un partido del régimen. Pero al final, los precios se pagan, y lo están pagando, y lo van a seguir pagando. Para contribuir a su descalabro disponen también de una serie de "dinosaurios" en el partido, que en vez de ayudar, representan un lastre, por sus continuas meteduras de pata, inconsistencias, incoherencias y contradicciones. Además, la mayoría de ellos/as son fieles practicantes de las llamadas "puertas giratorias", y hoy desempeñan altos cargos en las grandes compañías privadas del país. Remito a los lectores al artículo titulado "Los dinosaurios del PSOE", que publicamos no hace mucho tiempo en este mismo Blog.

 

Declive_PSOE3.jpgY como decimos, llevan mucho tiempo haciéndole daño al socialismo auténtico, contribuyendo a crear de él una imagen manida, fracasada y cómplice de la situación de crisis-estafa que padecemos. No es sólo un fenómeno español, pues toda la socialdemocracia europea navega en el mismo barco, en el barco de la confusión y de la manipulación. Cada vez que usan en sus declaraciones la palabra "socialismo" o "socialistas" contribuyen a echar tierra encima a una corriente política, telonera del comunismo, pero pieza fundamental para acabar con el capitalismo. En efecto, poco valor tendrían unos gobiernos de "izquierda" si no son capaces de negarse a pagar la deuda, de recuperar los servicios públicos privatizados, de nacionalizar los sectores estratégicos, de derogar todas las últimas reformas laborales (incluidas las que ellos mismos aprobaron) y las leyes limitadoras de derechos, de democratizar la economía y la política, de derogar la modificación al artículo 135 de la Constitución, de descentralizar la política territorial y local, con el reconocimiento del derecho a la autodeterminación de los pueblos incluido...

 

Declive_PSOE4.jpg¿Propondría el PSOE de Pedro Sánchez estas políticas? Evidentemente, NO. Porque estas políticas no están en su onda, no son sus credenciales. El PSOE lleva varias décadas renegando de la izquierda, prefiriendo pactar con el PP o con las fuerzas conservadoras nacionalistas. Y así le ha ido. Si hubiese sido coherente desde el principio, otro gallo le cantara. Pero ya lo dijo Zapatero antes de decretar los famosos recortes de mayo de 2010: "Vamos a hacerlo cueste lo que cueste". Y vaya si les está costando. Y más que les va a costar. En fin, el PSOE se ha convertido en un partido crecientemente derechizado, con una pérdida del impulso y la conexión social que pudo tener en sus primeros años. Hoy día, la mayor parte de sus cuadros están formados por gente que practica un discurso burocrático alejado de la realidad de las personas, de su vida cotidiana, y que únicamente sacan la bandera de la izquierda cuando quieren "diferenciarse" del PP. Por su parte, la cuestión nacionalista catalana ha sido tratada con el mismo desprecio a la ciudadanía que practica el PP, negando el derecho de los catalanes a celebrar una consulta, lo cual le ha llevado, además, a tremendos líos y al hundimiento de su socio catalán, el PSC, partido que actualmente se encuentra en plena crisis, descabezado, sin liderazgo y con pésimas expectativas de voto. No se puede hacer peor. Ya no está Rubalcaba. Una de las últimas cosas que dijo fue que "aunque el PSOE tenga hondas raíces republicanas, somos compatibles con la Monarquía". Su escaño está vacío. Se fue a dar clases de química.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
16 julio 2014 3 16 /07 /julio /2014 23:00

"En los actuales momentos de expansión imperialista hasta el último rincón del planeta, ocurre una acelerada destrucción de los ecosistemas y una drástica reducción de la biodiversidad. Es un resultado directo de la generalización del capitalismo, de la apertura incondicional de los países a las multinacionales, de la conversión en mercancía de los productos de origen natural, de la competencia desaforada de los países por situarse ventajosamente en el mercado exportador, de la caída de los precios de las materias primas procedentes del mundo periférico, de la reprimarización de las economías, en fin, de la lógica inherente al capitalismo de acumular a costa de la destrucción de los seres humanos y de la naturaleza"

(Renán Vega Cantor)

 

 

 

 

Ultima_llamada1.jpgQuizá uno de los principales ejes estructurales de los programas de los nuevos partidos y de los proyectos alternativos es tomar conciencia de los límites del crecimiento. La ecología como eje rector de las políticas anticapitalistas aparece como una carta de presentación imprescindible de todas las fuerzas políticas de la izquierda transformadora, y toda formación y movimiento social que se adscriba a dicho ideario, ha de responder a unos principios y a unas medidas que fomenten la sostenibilidad humana, económica y medioambiental, parámetros que van estrechamente unidos. Y bajo esta filosofía aparece "Ultima Llamada", un manifiesto por la transformación del modelo productivo frente a la crisis ecológico-social que padecemos. En dicho Manifiesto se reclaman propuestas de cambio más audaces para hacer frente a una crisis ecológica que afecta a todos los ámbitos, y provoca tremendas injusticias sociales. Se parte de la base (sobre la cual muchas personas aún no están concienciadas) de que para conseguir el nivel actual de producción y consumo, hemos tenido que ir agotando los recursos naturales y energéticos, así como rompiendo los equilibrios ecológicos del planeta.

 

Ultima_llamada2.jpgA dicho Manifiesto, cuyos aspectos principales resaltaremos a continuación, se han adherido hasta ahora casi 250 académicos, intelectuales, científicos, activistas y políticos, reclamando y reivindicando la extinción de las antiguas recetas no respetuosas con el medio ambiente, y apostando por una gran transformación. El Manifiesto puede leerse y firmarse on line, y nombres como Alberto Garzón, Ada Colau, Arcadi Oliveres, Belén Gopegui, Cayo Lara, Esther Vivas, Florent Marcellesi, Joan Herrera, José Manuel Naredo, Juan Diego Botto, Juan López de Uralde, Marina Albiol, Olga Rodríguez, Pablo Iglesias, Teresa Forcades, y muchos otros, figuran entre las personas que han suscrito ya el Manifiesto. "Estamos atrapados en la dinámica perversa de una civilización que si no crece no funciona, y si crece destruye las bases naturales que la hacen posible", se explica en dicho documento. La advertencia del documento es clara: "De proseguir con las tendencias de crecimiento vigentes (económico, demográfico, en el uso de recursos, generación de contaminantes e incremento de desigualdades) el resultado más probable para el siglo XXI es un colapso civilizatorio".

 

Ultima_llamada3.jpgSe agotan los recursos naturales y energéticos y se rompen los equilibrios ecológicos del planeta a marchas forzadas, sin que países y Gobiernos hagan nada para evitarlo. La crisis ecológica no puede esperar ni es un tema parcial, sino transversal a todas las grandes transformaciones que podamos plantear sobre los modelos económicos y productivos. "Frente a este desafío no bastan los mantras cosméticos del desarrollo sostenible, ni la mera apuesta por tecnologías ecoeficientes, ni la puesta en marcha de una supuesta economía verde, que encubra la mercantilización generalizada de bienes naturales". En el Manifiesto se subraya la necesidad de una gran transformación que rompa con las inercias del modelo de vida capitalista, basado en el consumo, y con los intereses de grupos empresariales privilegiados. Intelecturales, políticos, activistas, pensadores y escritores, representantes de movimientos sociales, del ámbito feminista y del universitario y académico, de sindicatos, asociaciones, plataformas y partidos políticos, se han suscrito a este documento abierto que quiere llamar la atención sobre la oportunidad que no podemos desaprovechar. El Manifiesto lo deja bien claro: "Para evitar el caos y la barbarie hacia donde hoy estamos dirigiéndonos, necesitamos una ruptura política profunda con la hegemonía vigente, y una economía que tenga como fin la satisfacción de necesidades sociales dentro de los límites que impone la biosfera, y no el incremento del beneficio privado".

 

Ultima_llamada4.jpgEl Manifiesto "Ultima Llamada" también hace referencia al "despertar de dignidad y democracia que supuso el 15M, que está gestando un Proceso Constituyente que abre posibilidades para otras formas de organización social". Pero es fundamental que los proyectos alternativos tomen conciencia de las implicaciones que suponen los límites del crecimiento, y diseñen propuestas de cambio mucho más audaces. No valen antiguas recetas, porque "la crisis de régimen y la crisis económica sólo se podrán superar si al mismo tiempo se supera la crisis ecológica". Ultima Llamada subraya la urgencia de emprender la gran transformación, y afirma que "a lo sumo tenemos un lustro para asentar un debate amplio y transversal sobre los límites del crecimiento, y para construir democráticamente alternativas ecológicas y energéticas que sean a la vez rigurosas y viables". Por fin, el documento insta a "ganar grandes mayorías para un cambio de modelo económico, energético, social y cultural".

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
15 julio 2014 2 15 /07 /julio /2014 23:00

"Los políticos se blindan de cara al pueblo, se refugian en el acto electoral de cada cuatro años, los intereses comunes se la traen al pairo, y su único objetivo es vivir cómodamente y seguir viviendo como clase privilegiada, integrándose, en muchos casos, en esa práctica corrupta que se ha hecho endémica en este país nuestro"

(Antonio José Gil Padilla)

 

 

 

 

 

 

escuela_verano1.jpgReza un clásico de nuestro refranero que "se cree el ladrón que todos son de su condición", y algo así le pasa al Partido Popular, que se ha puesto en ridículo y ha dejado muy claro el tremendo miedo que le tiene a la democracia, y a las nuevas formaciones políticas que van surgiendo de las clases populares y trabajadoras en nuestro país. Y todo ello ha ocurrido en la "Escuela de Verano del PP", celebrada en El Escorial la pasada semana. Comencemos por el nombre, que ya de por sí es harto ilustrativo...¿Qué es la "Escuela de Verano"? Pues no es más que una especie de cónclave estival, un sínodo donde se dan cita casi todos los grandes dirigentes del partido y del Gobierno, para jalearse unos a otros, vender sus "logros", anunciar los logros futuros, y de camino, arremeter, como se ha hecho mayoritariamente, contra otras fuerzas políticas que se alejan de su ideario. Unas chuscas jornadas propias de la mafia pepera, trasnochada y reaccionaria de este país.

 

escuela_verano2.jpgY tras los resultados electorales de las europeas, con la tremenda irrupción de Podemos, como era previsible, la inmensa mayoría de los dirigentes que han acudido a esta "Escuela de Verano" se han dedicado a lanzar algunos ladridos y rebuznos contra la nueva formación de Pablo Iglesias. Sería complicado hacer una completa recopilación de los exabruptos que se han lanzado contra Podemos, que delatan, en principio, una absoluta falta de respeto hacia sus votantes, que son tan ciudadanos/as como los votantes del PP. Por destacar algunos comentarios, la Vicepresidenta Sáenz de Santamaría dijo que "había que tener cuidado con los populismos, porque dicen sólo lo que la gente quiere oír" (sin preguntarse porqué la gente quiere oír esas cosas), el Vicesecretario Carlos Floriano dijo que "surgían propuestas populistas de corte bolivariano vertidas por un telepredicador" (en clara referencia a su líder), y otros declararon estar orgullosos de pertenecer a la "casta", como el portavoz parlamentario Alfonso Alonso, o el Ministro Montoro, que llegó a declarar con total orgullo: "soy de la casta de la derecha".

 

escuela_verano3.jpgComo se puede observar, están todos muy nerviosos, porque saben, porque son muy conscientes, de que se les escapa el "chollo" de entre las manos, que van a perder el control de un montón de alcaldías de muchas localidades en las próximas Elecciones Autonómicas y Municipales de 2015, y que en las Generales van a tener que presenciar un grupo parlamentario bastante numeroso de la izquierda transformadora de este país, tanto de IU como de Podemos, y de terceras fuerzas que también se adscriben a su ideario básico. Y dicha previsión les pone muy nerviosos, les deben temblar hasta las piernas, y los más bárbaros ataques se suceden por doquier. Pero lo más curioso no es esto. Lo más curioso es que todas esas acusaciones vengan de un partido como el PP, responsable en este país del ataque más flagrante y brutal contra la democracia en este país. En efecto, los ataques a Podemos vienen del partido que tuvo como tesorero a un personaje como Luis Bárcenas durante 20 años, que se financió ilegalmente a través de los grandes empresarios de este país, que desde que posee la mayoría absoluta en el Congreso ha gobernado a golpe de Decretazo, ignorando al Parlamento, a su función representativa, a su función de debate y control parlamentario, pasando por encima de todas ellas mediante su rodillo parlamentario.

 

escuela_verano4.jpgPrecisamente, mientras se celebraba esta "Escuela de Verano", el PP llevaba al Congreso de los Diputados, disfrazado de un nuevo y autoritario Decreto-Ley, un conjunto de medidas que modificaban hasta 26 Leyes, y que han impuesto en el Parlamento haciendo uso de su borrachera y empacho de mayoría absoluta. Las críticas a Podemos vienen del partido que ha practicado recortes (y lo seguirá haciendo, si se lo permitimos) de todo tipo, no ha quedado en pie ninguna prestación ni servicio público del Estado del Bienestar, los recortes han afectado a pensiones, a educación, a sanidad, a servicios sociales, y han impuesto copagos, repagos, aumento de tasas y precios públicos para todos los servicios. Vienen dichas críticas de un partido que ha privatizado casi todo lo público, las empresas públicas, los servicios públicos, y que intenta dar un golpe de estado a la administración municipal, para que no sean viables los servicios que presta, y llevarlas a la quiebra, igual que están haciendo con las Comunidades Autónomas.

 

escuela_verano5.jpgLas críticas vienen del partido que ha practicado recortes flagrantes a la democracia, como la reducción del número de parlamentarios autonómicos, o la reciente y desesperada propuesta de "regeneración" para que gobiernen los alcaldes más votados. Un partido que ha puesto la economía al servicio de los poderosos, que ha concedido todo el poder a los empresarios a la hora de contratar y despedir a los trabajadores, que se ha cargado de un plumazo la negociación colectiva, que ha decretado una amnistía fiscal para los defraudadores, o que intenta anular el derecho de decisión de las mujeres a interrumpir su embarazo. Las críticas a Podemos vienen de este monstruoso partido que está intentando una reforma encubierta para limitar los derechos de reunión, de protesta y de manifestación, mediante una ley mordaza que multiplica las sanciones por infracción administrativa, anulando el derecho a la tutela judicial efectiva. Un partido y un Gobierno que están anulando la Educación como un servicio público, gratuito y universal, para convertirla en un derecho sólo para los pudientes, mediante una ley privatizadora, mercantilista, adoctrinadora y elitista.

 

Un partido, en fin, que ha convertido este país en una fábrica de parados y paradas, en el paraíso laboral por excelencia, donde no se crea trabajo sino "empleo", es decir, ocupaciones precarias y temporales, sin derechos, mal pagadas, que no sacan de la pobreza y la exclusión social a las personas, mientras rescata y da amparo a los más corruptos e insaciables banqueros de este país. Un partido y un Gobierno que están haciendo posible que las grandes empresas petroleras, responsables del saqueo de los recursos naturales, de la destrucción de los ecosistemas y de la provocación del cambio climático, tengan el permiso para realizar prospecciones en las aguas de nuestros archipiélagos, tanto el canario como el balear, ignorando la oposición de dichos pueblos, incluso gobernados mediante sus colegas de partido. El mismo partido que hace estas críticas a Podemos, tiene la desvergüenza de llevar a cabo una reforma energética caótica y descontrolada, donde no sabemos todavía cuánto vamos a pagar por nuestra factura eléctrica, con tal de seguir siendo serviles con las grandes compañías, con tal de continuar siendo cómplices de su poderío, impidiendo el progreso de las fuentes de energía limpias y renovables. Para colmo, en la "Escuela de Verano" del PP se ha entregado un premio de reconocimiento al partido opositor venezolano, liderado por Henrique Capriles...bueno, al menos no se puede decir que no sean coherentes...

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
14 julio 2014 1 14 /07 /julio /2014 23:00

"La democracia, si se queda sólo en lo formal, es vacía, no es democracia. Es el gobierno de los grandes grupos económicos secundados por los políticos de profesión y por todo el andamiaje cultural y militar que permite seguir con la misma estructura, dándose el lujo incluso de jugar a la participación de la gente en las decisiones. Pero la gente no decide. La población, la gran masa, es consumidora (hay que atenderla bien para que siga comprando), o electorado (hay que atenderlo bien para que me sigan votando)"

(Marcelo Colussi)

 

 

 

 

corrupcion_ambito_publico1.jpgIntroducimos con esta cita porque el trasfondo del asunto tiene mucho que ver, en realidad tiene todo que ver, con la democracia. La corrupción, sobre todo en el ámbito público (también en el privado), se nos vende continuamente como una deficiencia en cuanto al diseño de las leyes, y de los mecanismos de control que actúan para alertar/prevenir sobre dicho fenómeno. También se nos dice que las que fallan son las personas, haciendo referencia a la "maldad intrínseca" del ser humano. En otros artículos hemos tratado el tema de la corrupción, y hemos concluido que en el fondo se trata de un tema de valores humanos, de necesidades y de aspiraciones, y que por ello, no se acabará por completo con la corrupción hasta que no derroquemos el sistema que la mantiene, es decir, el propio capitalismo. Pero en el ámbito público el tema es aún más sangrante, porque los casos de corrupción se toman como referencia, por parte de la clase dominante, para desprestigiar a lo público, para desvirtuar su auténtica naturaleza, para desacreditar la función social del ámbito público. Esto lleva ocurriendo, sobre todo, desde que se permite, y cada vez con más virulencia, el fenómeno de las llamadas "puertas giratorias", esto es, el hecho de que gente del mundo privado se dedique, durante un tiempo, al mundo público.

 

corrupcion_ambito_publico2.jpgSi esto ocurre, y los mecanismos no están suficientemente engrasados, la tentación en cuanto a la corrupción se dispara. Es el propio capitalismo, con sus propios intereses, quien promueve estos fenómenos, puesto que su última razón de ser es la propia obtención del beneficio, y es por ello que al capitalismo el sector público le estorba, y tiende a minimizarlo, aunque sin destruirlo del todo, sobre todo porque, cuando estallan las crisis, hay que tirar del "Papá Estado" para que venga a rescatarnos. Pero el caso es que suele ocurrir que, cuando estos casos de corrupción estallan, siempre sale alguien que dice: "¿Véis como esto de lo público es un desastre?", intentando, como decíamos al principio, su descrédito. Se trata por tanto de una falacia que hay que combatir, como tantas otras trampas que nos pone la clase dominante para que vayamos picando. Y hay que recalcar que los desastres que tienen lugar en el ámbito público no se producen por el hecho de que sea público. Más bien al contrario, se producen porque no son suficientemente públicos.

 

corrupcion_ambito_publico3.jpgNos explicaremos con un poco más de claridad. En un sistema transparente, donde los ciudadanos/as y sus representantes tuvieran acceso a los datos, a la información y a las decisiones, es decir, tuvieran acceso al poder, la situación sería muy diferente. Los casos de corrupción se deben al poder concentrado en pocas manos, al oscurantismo, a la falta de transparencia, en última instancia, a la falta de democracia. Pero veamos el desarrollo de la típica situación: lo que ocurre es que existe la figura del empresario privado, al que le gusta hacer sus incursiones en lo público, pero no para contribuir a su extensión, potencialidad, eficacia o transparencia, sino para todo lo contrario, es decir, para servirse del sistema público, para enriquecerse a costa de él, para obtener poder e influencias gracias a él, que es lo mismo que decir a costa del dinero de toda la ciudadanía. Estos impresentables personajes son los mismos que suelen aducir motivos de poca eficiencia en el ámbito público, de excesiva burocracia, cuando de lo que en verdad se quejan es de los procedimientos de democracia directa e indirecta que permiten fiscalizar las cuentas, controlar los procesos, y auditar en qué se gastan y a qué se destinan los fondos públicos que sostienen a determinadas empresas o Instituciones.

 

corrupcion_ambito_publico4.jpgUn ejemplo claro y evidente de lo que decimos lo tenemos en el sector financiero: desde las tertulias y los medios de comunicación convencionales estamos hartos de escuchar el mensaje de que la crisis comenzó en las Cajas de Ahorros (recuérdense los procesos de bancarización de las mismas ocurridos durante la segunda legislatura de Zapatero), debido a que el poder político había metido demasiado las narices en sus asuntos. Pero nada más lejos de la realidad. Hoy en día está demostrado que las mayores tropelías de la banca privada, tanto a nivel nacional como internacional, han estado protagonizadas por banqueros a los que se les ha dado total libertad de maniobra, poder y ejecución. Pero, ¿porqué ocurre todo esto? Porque en las sociedades capitalistas, el verdadero poder es el económico. No es verdad por tanto que el poder político fuese el causante de las aberraciones que se cometían en las Cajas de Ahorros. Primero, porque no se cometían "sólo" en las Cajas de Ahorros, sino también en la gran banca privada (lo que ocurre es que sus casos salen menos a la luz porque pueden ser tapados gracias a otros terceros negocios exitosos que llevan a cabo).

 

corrupcion_ambito_publico5.jpgLos causantes eran los propios banqueros, junto a un Consejo de Administración (donde también había políticos y sindicalistas) que toleraba las prácticas corruptas y execrables de dichas empresas. Pero dicho ejemplo, como decimos, se ha tomado muchas veces para legitimar y dar fuerza a la idea de que el poder político ha sido el corruptor. Entonces, ¿cuál es la solución para que dejen de producirse estos desmanes? ¿Anular el poder político? ¿Dejar solos a los banqueros?  ¿Condecerles a ellos todo el poder? Los que sostienen esta tesis la apoyan además con el criterio "técnico", argumentando que nadie mejor que los propios economistas saben mejor lo que hay que hacer. Nueva falacia, porque dichos "economistas" son en realidad empleados del banco que se sirven de la economía como pretexto técnico, para seguir favoreciendo a los banqueros. La economía, como hemos indicado en infinidad de ocasiones, es una ciencia social, no es una ciencia exacta, no es una ciencia neutra, como los son las matemáticas o la física. La economía es una ciencia basada en cálculos y en predicciones, pero su funcionamiento, sus puntos de vista, están basados en los propios intereses de quienes los postulan.

 

A la luz de estas consideraciones, parece que sólo hay un camino posible, para que dichas situaciones de corrupción no se puedan producir, o sean minimizadas: aumentar la presencia del poder político, lo cual no significa aumentar el número de consejeros de los bancos que sean representantes de tal o cual partido, o de tal o cual sindicato. Cuando hablamos del "poder político" estamos hablando en realidad de la gente, cuando nos referimos al poder de la política estamos refiriéndonos a las personas. Esto se traduciría por tanto en que las decisiones de estos "Consejos" deberían ser refrendadas por otros "Consejos" más populares, con presencia de movimientos sociales, de plataformas, de asociaciones vecinales, organizaciones sociales, y todo tipo de representantes de todos los ámbitos de la sociedad. Con ello, conseguiríamos que de verdad las decisiones que se tomaran fueran realmente democráticas, transparentes y controladas. Se definirían nuevos cauces de participación y de decisión, mediante los cuales se haría casi imposible la presencia de poderes ocultos, de decisiones incontroladas, de actos corruptos, de descontrol y desinformación, de falta de transparencia. Entonces dichas empresas (las Cajas de Ahorros, en nuestro ejemplo) funcionarían de verdad de forma democrática, dispondrían de cauces democráticos de participación y de control, eliminando el desbocado poder de los banqueros, y la tentación corrupta por parte de algunos políticos de tres al cuarto que vienen a servirse de su poder para obtener más poder.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
13 julio 2014 7 13 /07 /julio /2014 23:00

"Los mercados no son entes autónomos y espontáneos que funcionan según sus propias leyes naturales. En realidad, son construcciones sociales con leyes establecidas por Instituciones y reguladas por Gobiernos, que deben rendir cuentas ante los participantes en el mercado y los ciudadanos. Cuando existe crecimiento y reducción de la desigualdad es porque las leyes que rigen los mercados actúan en favor de las clases medias y de los colectivos más pobres de la sociedad. Sin embargo, cuando sólo ganan los ricos, es porque las leyes se están empezando a inclinar exclusivamente en favor de sus intereses"

(Intermon Oxfam)

 

 

 

 

capitalismo331.jpgPodemos hacer en este punto de nuestro recorrido por el capitalismo actual, un breve inciso para incluir una pequeña recopilación de interesantes reflexiones en cuanto al final del mismo, esto es, su extinción o desaparición. Algunos autores se han manifestado sobre ello, y recogemos a continuación algunas de las aportaciones más interesantes. Por ejemplo, Immanuel Wallerstein afirma, sobre el fin del capitalismo, lo siguiente: "El capitalismo moderno ha llegado al final de su camino. No es capaz de sobrevivir como sistema (...). Lo que estamos viendo es la crisis estructural del sistema. Una crisis estructural que comenzó en la década de los setenta del siglo XX y que mantendrá sus nefastos estertores por diez, veinte o cuarenta años. No es una crisis a resolver en el curso de un año o un momento. Se trata, pues, de la mayor crisis de la Historia. Estamos en la transición a un sistema nuevo y la lucha política real que se ha desatado en el mundo con el repudio de la gente, no se plantea sobre el nuevo curso del capitalismo, sino sobre el sistema que habrá de reemplazarle".

 

capitalismo332.jpgEl politólogo Samir Amin plantea lo siguiente: "Hemos entrado ya en un período de guerras, de revoluciones, de caos. El desafío no es salir de esta crisis para poner en marcha un capitalismo con rostro humano, sino iniciar la salida del capitalismo. No hace falta una bola de cristal para predecir el hundimiento del sistema (...). La búsqueda de una solución capitalista a una crisis capitalista es ilusoria".  Y por su parte, Camilo Valqui ofrece una opinión similar: "Las contradicciones inherentes al capital, la multidimensional crisis estructural en curso, las complejas enajenaciones que genera, la producción industrial de miseria, terrorismo, neofascismo, barbarie, guerras y la devastación de las fuerzas productivas y del medio ambiente, acreditan su inviabilidad y al mismo tiempo constituyen las premisas y las armas objetivas, que pone el propio sistema, las mismas que una vez asumidas por la conciencia crítica y organizada de los trabajadores y pueblos del planeta, definirán el fin del capitalismo mundial".

 

capitalismo333.jpgY José López, en su obra "El Marxismo del siglo XXI" afirma: "El capitalismo se nos va poco a poco quitando el disfraz. Se basa en la apropiación privada de los beneficios y en la socialización de las pérdidas. La sociedad mantiene a los capitalistas. Trabajando para ellos, es decir, cediéndoles la riqueza generada socialmente. Y rescatándolos cuando se cargan la economía. Ellos son responsables para cobrar pero no para pagar. Si el sistema funciona es gracias a ellos, pero si falla es culpa de todos. La burguesía, que nos dice que el capitalismo es el único sistema posible, que es eterno, contradiciéndose a sí misma, poniéndose en evidencia, lo rescata, lo sostiene continuamente. Impide que cualquier otro sistema le haga la competencia, tanto en el campo de la teoría como en el de la práctica. Se nos proclamaba cuando cayó el Muro de Berlín el fin de la historia, el triunfo definitivo del capitalismo, pero éste se empeña en contrariar a sus apóstoles. Por tanto, si la burguesía lucha tenazmente para evitar el colapso del capitalismo que tanto le beneficia económicamente, el proletariado, las clases trabajadoras, deben, por su parte, luchar para superar el capitalismo, que tanto les perjudica, a pesar de ciertas concesiones o migajas que los capitalistas les proporcionan para evitar la revolución social. A largo plazo (cada vez menos largo) el capitalismo condena al proletariado a la miseria, a la inseguridad, a la intranquilidad, a la alienación. Condena incluso a la Humanidad a su posible autodestrucción, física y mental".

 

Y sobre la estrategia para la implantación del socialismo, aunque aún no hemos llegado a esa fase dentro de la presente serie de artículos, este mismo autor señala: "Debemos hablar al pueblo en los términos que no han sido demonizados por el sistema actual. Más que de socialismo, comunismo o anarquismo, debemos hablarle en términos de libertad, igualdad, justicia, derechos humanos, y sobre todo, democracia. Esta palabra no ha sido demonizada por el sistema, al contrario, ha sido tergiversada. Lo que debemos hacer, desde la vanguardia democrática, es reivindicar su verdadero significado. Debemos denunciar ante la ciudadanía su tergiversación, su degeneración. Con el tiempo, una vez que conquistemos la verdadera democracia, ya habrá tiempo para que los marxistas o los anarquistas den a conocer sus ideas. Porque en una verdadera democracia todas las ideas deben tener las mismas oportunidades de ser igualmente conocidas, explicadas y difundidas a la opinión pública, y deben tener las mismas oportunidades de ser probadas". Como puede comprobarse fácilmente, esta estrategia es la que está poniendo en práctica, con bastante éxito, la nueva formación política de Pablo Iglesias, Podemos, que prefiere no tildar al conjunto de sus propuestas de ningún nombre, ni adscribirlas en principio a ninguna ideología (simplemente sabemos que son de izquierdas), pero que reivindican una sociedad más democrática, justo lo que no tenemos. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
10 julio 2014 4 10 /07 /julio /2014 23:00

A vueltas con el tema de la Guerra Civil Española y la posterior dictadura franquista, períodos de los cuales ya hemos hablado en otros artículos de este mismo Blog, nos centramos ahora en desarmar algunas mentiras, falacias y medias verdades que se vienen contando desde los púlpitos mediáticos de la clase dominante. Me ayudo para ello de un artículo aparecido en Publico.es en marzo de 2013, compilado por Alejandro Torrús, quien a su vez se basó en la obra titulada "Los mitos del 18 de julio". Hemos estado sometidos, y lo seguimos estando, a un aplastante revisionismo de derechas, que nos ofrece su visión inapelable sobre la Guerra Civil y el franquismo, plasmado incluso en algunas "versiones" publicadas recientemente en algunos libros de Historia. Normalmente, dicho revisionismo descalifica la II República, situándola como pretexto para justificar el alzamiento golpista de 1936. De esta forma, los herederos ideológicos del franquismo (muchos de los cuales se sientan hoy día en el Congreso de los Diputados y en el Senado, concretamente en el grupo parlamentario del PP) justificaron y vertieron una serie de falacias, que es necesario contrarrestar:

 

crimenes_franquistas.jpg1.- La Segunda República no fue un desastre. Como decimos, la imagen que se pretende irradiar sobre el período histórico de la II República Española dista mucho de ser la real, pretendiendo lanzar la idea de que dicho período fue un caos desde los puntos de vista social, político y económico. Pero nada más alejado de la realidad. La II República fue un período tremendamente democrático, en muchos aspectos innovador, que tuvo que lidiar con la derecha autoritaria, a la que no le gustaban nada los avances sociales que se estaban llevando a cabo. Se justificó el Golpe de Estado "por el peligro comunista", pero se ha extendido la hipótesis de apoyatura de que la Segunda República fue un fracaso, lo cual es absolutamente falso.

 

2.- La fecha del Golpe de Estado dependió del apoyo exterior fascista. El motivo de la famosa fecha del 18 de julio ha sido también objeto de otras polémicas. Lo cierto es que ahora sabemos que la fecha de inicio del golpe estuvo ligada a la promesa de intervención de la Italia fascista de Mussolini, con la que los monárquicos, liderados por Calvo Sotelo, suscribieron el día 1 de julio de 1936 un acuerdo para la compra de material bélico. Dichos contratos, así como la propia promesa de intervención, fueron firmados en Roma. La participación italiana no se produce, por tanto, una vez iniciada la contienda, sino que su apoyo previo al golpe fue fundamental para las esperanzas de los militares rebeldes.

 

3.- No existen las dos Españas destinadas a enfrentarse. Existe mucha literatura y opinión vertida en torno al mito de las dos Españas destinadas a enfrentarse "ad infinitum", pero también se trata de otra manipulación. No existe ningún indicio, historiográfico ni social, que apoye la idea apocalíptica que ha acompañado al imaginario popular durante décadas, de las dos Españas, una de corazón azul y otra de corazón rojo, que describen dicho enfrentamiento como una realidad endémica del país, así como de que existiese un clima prebélico en la España de los años 30 del siglo XX.

 

crimenes_franquistas2.jpg4.- Los civiles monárquicos también jugaron un importante papel. El Golpe de Estado de 1936 no sólo fue obra de militares, sino también de civiles, en particular de los monárquicos de Calvo Sotelo, que desempeñaron un papel crucial para que el golpe triunfase. Más concretamente, sin el apoyo del partido alfonsino, Renovación Española, liderado por Calvo Sotelo, los militares golpistas probablemente nunca hubieran conseguido el apoyo armamentístico de la Italia fascista, que como estamos comentando, fue un hecho decisivo para respaldar el golpe militar, y el derrocamiento de la República.

 

5.- El apoyo de la Iglesia fue explícito durante la Guerra Civil y la dictadura. Aunque los militares rebeldes no se alzaron en defensa de la religión, lo que sí está perfectamente claro y documentado es la postura de la mayoría de los obispos, que apoyaron el golpe casi de inmediato, ofreciendo un respaldo ideológico formidable, motivado, en su mayoría, por la defensa de sus privilegios casi feudales. De hecho, durante la dictadura franquista viviríamos un período denominado de "nacionalcatolicismo", con un predominio casi absoluto de los valores sociales de la Iglesia. Los obispos españoles fueron los responsables de bautizar a la guerra como una "cruzada" (término aparecido en algún que otro libro de texto). Bajo la falsa amenaza de la revolución comunista, y de la defensa de la nación española (más o menos con los mismos argumentos con los que ahora satanizan a la formación política Podemos), la Iglesia se alineó con los postulados del "Movimiento Nacional" y fue parte indispensable en los procesos de represión. Pero en vez de reconocerlo y pedir perdón por ello, la actual Conferencia Episcopal continúa organizando actos de reconocimiento a los religiosos asesinados durante la Guerra Civil, y negándose a reconocer el apoyo estatal que se les debe a las víctimas de la dictadura franquista. Tenemos la desgracia de poseer una Conferencia Episcopal de las más retrógradas y reaccionarias de los países occidentales, lo que puede comprobarse casi a diario en sus declaraciones sobre el matrimonio homosexual, el aborto, y otros derechos conquistados.

 

crimenes_franquistas3.jpg6.- No había ninguna revolución comunista en marcha. El anticomunismo sirvió a Franco durante los casi 40 años de dictadura para legitimar la insurrección contra el legítimo gobierno de la República, pero lo cierto es que los motivos que llevaron a la sublevación a los militares rebeldes fueron frenar en seco las reformas democráticas y progresistas que fueron diseñadas durante el primer bienio de la II República. Por ejemplo, la reforma agraria, los estatutos de autonomía, y la reforma militar.

 

7.- La URSS o la Komintern no planeaban ninguna intervención en España. La Unión Soviética, en contacto directo con el PCE, no tenía prevista ninguna intervención revolucionaria en nuestro país. De hecho, en ningún lugar de Europa entre 1918 y 1939 hubo ninguna expansión ni revolución comunista. Pero este dato, como decimos, ha sido otro de los falaces argumentos vertidos por los herederos ideológicos de aquél régimen para justificarlo. En fin, ya poseemos más argumentos para rebatir a los que aún continúan desvirtuando y denigrando la imagen de la II República Española, bien para justificar el golpe de estado fascista y la posterior dictadura, o bien incluso para apoyar la idea de la perseverancia de la Monarquía en nuestro país.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías