Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
30 marzo 2014 7 30 /03 /marzo /2014 23:00

"El consumismo y el individualismo han sentado las bases para una forma perversa de fascismo"

(Pier Paolo Passolini)

 

 

 

sociedad_consumo21.jpgEl hombre necesita consumir para vivir, pero cuando se convierte en algo compulsivo, puede transformarse en un problema psicológico (aunque no llegue a detectarse), muy frecuente en la actualidad. Aquéllos que cuentan con los recursos necesarios para adquirir los variados productos que el mercado ofrece, pueden ser presa de una ansiedad que los impulse a alcanzar ciertos niveles de consumo que se supone corresponden a su posición social. Cuando esta actitud se vuelve incontrolada, persistente y desmesurada, hemos entrado en la fase de consumismo compulsivo, como pudiéramos denominarla. Muchos psicólogos y sociólogos han estudiado a fondo esta dependencia, y nos ofrecen retratos y análisis muy completos sobre ella. Un autor que estudió a fondo este aspecto de nuestra sociedad de consumo fue Eric Fromm, quien pudo detectar con mucha lucidez que dichas ansias por consumir, por lo general intentan ocultar un sentimiento de vacío que es provocado por la misma sociedad que nos incita constantemente a comprar, a adquirir todo tipo de productos. Sus principales obras al respecto, de las cuales tomamos las respectivas citas, son "El amor a la vida", "La condición humana actual", "La revolución de la esperanza", "La patología de la normalidad", "Del tener al ser", y "Psicoanálisis en la sociedad contemporánea".

 

sociedad_consumo22.jpgEse mismo impulso que nos conduce a incrementar nuestro consumo de cosas novedosas, nos convierte a su vez en personas pasivas, en meros espectadores de la publicidad que nos presentan las grandes marcas, las cuales nos aconsejan amablemente cómo vivir, y nos imponen modas, usos y costumbres, siempre por supuesto con la intención de que compremos más, y  necesitemos más: el tipo de alimentación, el atuendo, la decoración de nuestro hogar, los tipos de automóviles, las nuevas tecnologías, etc. Todo es campo válido de incursión para la publicidad de esta devoradora sociedad capitalista de consumo. El profesor Jorge Riechmann también ha escrito algunos estudios relativos a la publicidad, y nos deja algunos ejemplos muy ilustrativos. Uno de los fenómenos más en boga hoy, como puede advertirse en los anaqueles de librerías y centros comerciales, es lo que se ha dado en denominar como la "Autoayuda". Libros que pretenden contar sencillas terapias, basadas muchas veces en "psicología de ocasión", se convierten en grandes éxitos de venta.

 

sociedad_consumo23.jpgEl fenómeno cobra sentido, a juicio de Riechmann, "en una cultura con tanta desagregación y fondo nihilista como la actual, donde una corriente básica es que los problemas colectivos se perciban como inercias individuales. Hay un enorme dispositivo organizado desde arriba en ese sentido". Se trata, otra vez, de que los problemas estructurales se observen como individuales. "Si hubiera más ateneos populares y construcción de subculturas por parte de los movimientos sociales, no se abriría tanto el terreno a libros con respuestas predigeridas para las angustias de la gente", subraya el escritor. James Tobin, cuyo apellido bautizó la célebre tasa sobre el capital financiero que nunca entró en vigor, contaba cómo para un banquero que él conoció, su más largo plazo eran diez minutos. Esta afirmación, en un tiempo en el que la información y las redes sociales corren a la velocidad de la luz, tiene "clarísimas consecuencias estructurales". Ciertamente, está al alcance de todo individuo autorregularse y moderar sus propias necesidades de consumo. Incluso practicar hábitos "decrecentistas". Sin embargo, "hay transnacionales que invierten enormes sumas para generar y afianzar esta cultura productivista y derrochadora", explica Jorge Riechmann.

 

sociedad_consumo24.jpgEric Fromm nos explicaba también una de las distorsiones que provoca esa incitación al consumo, de la siguiente manera: "...pero es lamentablemente un hecho que muchos hombres son amados debido al magnífico automóvil que poseen: debemos añadir que también hay muchos hombres que se interesan más por el auto que por su mujer". La propaganda se ha convertido en el arte de crear necesidades y valores, todas las clases sociales son bombardeadas cotidianamente, haciéndoseles muy difícil poder eludir toda esa maraña donde se filtran las ideas y mensajes de aquéllos que se benefician con el desenfreno del consumo. Este autor se encontró entre los primeros que advirtieron sobre las consecuencias de esa desaforada publicidad: "La propaganda industrial nos ha acostumbrado a creer que toda felicidad proviene de objetos que se compran; pero que se puede vivir, y hasta ser muy feliz, sin todos esos objetos, es cosa que apenas se sospecha". El hastío puede convertirse en un flagelo que aqueja a la sociedad moderna aún cuando no lleguemos a percibirlo, no tener muy claro qué hacer con sus vidas pareciera ser un denominador común entre muchos jóvenes, pero si se profundiza un poco se puede detectar la misma situación en un gran porcentaje de los adultos.

 

sociedad_consumo25.jpgMuchas de las actividades que se desarrollan cotidianamente, en particular en los ratos de ocio, están designadas a protegernos de ese hastío. Hoy en día llegan a ser actitudes continuas y cotidianas, como escuchar música mientras se pasea por la calle, haciendo uso de los modernos dispositivos. Nos aislamos del mundo real, nos sumergimos en nuestro propio mundo. Nos dice Fromm (sin haber conocido "Gran Hermano") que ver televisión es una de las principales actividades en la actualidad que buscan esa finalidad de escabullirnos de un aburrimiento que puede llegar a ser insoportable, pero agrega que también el consumo de drogas o alcohol cumplen con la misma finalidad. Al final, todos ellos son productos de consumo anestesiantes de nuestra cruda realidad. En la televisión, por ejemplo, no se seleccionan los programas, sino que nos limitamos a encenderla y seleccionar algún canal, dejando toda la programación como "ruido de fondo", como aparato acompañante de nuestra tremenda soledad. Las telenovelas tienen un éxito inusitado, pues proyectan en la televisión vidas ajenas, vidas inventandas, pero donde los espectadores pueden proyectar las suyas propias, esto es, sus propias necesidades y frustraciones. Y concluía esta idea indicando que los medios masivos de comunicación desempeñan un papel fundamental en la tarea de ocultar el hastío y la ausencia de fines. La situación la resumía de esta forma: "Es extraordinario lo que ocurre en nuestra cultura: hacemos todo para no perder tiempo, para ahorrarlo, y cuando hemos logrado salvarlo o ahorrarlo, lo matamos, porque no sabemos qué hacer con él". Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
28 marzo 2014 5 28 /03 /marzo /2014 00:00

"En la sociedad dividida en clases, el proceso educativo, constituido por la configuración de la personalidad y el aprendizaje, tiende a reducirse a pura instrucción, y el bloqueo de la educación se manifiesta en forma de neurosis"

(Eloy Terrón) 

 

 

 

 

 

edu_publica171.jpgPor su parte, el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), conocido como Plan Bolonia, que se puso en marcha en el curso 2007/2008, y que a pesar de ser fuertemente contestado por la comunidad universitaria, salió adelante, solo ha conseguido empeorar las cosas. La reducción de los años de estudio de las licenciaturas ha supuesto un deterioro de las condiciones de trabajo para el profesorado, con salarios más bajos y con peores condiciones contractuales. Y para el alumnado, Bolonia está haciendo crecer el número de licenciados que se exilian a otros países, como fruto de la aplicación del resto de medidas de corte neoliberal. Al haberse convertido la Universidad casi en un CCC, son muchos los licenciados que terminan sus carreras y cometen fallos de cultura general. Conocimientos que debieran haberse aprendido incluso en la Educación Secundaria.

 

edu_publica172.jpgY ello es porque hemos diseñado un modelo de Universidad más orientado a ser una fábrica que expide títulos, y que hace que, al final, lo único que al estudiante le interesa es obtener el título, y no el aprendizaje en sí mismo. Son las consecuencias de no fomentar, desde la base, el aprendizaje libre, la actitud crítica, el pensamiento alternativo. Se aprenden rápidamente los conocimientos, sin más profundidad, se superan los exámenes, y los estudiantes vuelven a quedar anoréxicos en conocimientos. Frente a este modelo, necesitamos una Universidad destinada a crear ciudadanos, a fomentar la reflexión y el pensamiento, al servicio de la sociedad (y no del mercado, como actualmente ocurre). Ante tamaño despropósito, la única forma para conseguir un cambio de modelo es la movilización, la lucha y la resistencia. Las organizaciones de estudiantes y del profesorado han de ser más agresivas, más ofensivas, y mantener la protesta de forma constante.

 

edu_publica173.jpgY para el Ministro Wert, una vez impuesta la LOMCE mediante el rodillo de la mayoría absoluta del PP, el siguiente objetivo es la Universidad Pública. Su objetivo es atacar la línea de flotación de la misma, vulnerando sus principios fundamentales de funcionamiento democrático, y su finalidad como vía para la consecución de la justicia social, y de la creación y difusión del pensamiento y de la ciencia. Durante esta misma semana, hemos asistido a encierros en la Universidad Complutense de Madrid, donde los estudiantes protestaban por la subiba de las tasas y la reducción de becas universitarias. Y es que la situación es insostenible. Son miles los estudiantes que se han quedado fuera de sus respectivos cursos, por no haber podido hacer frente al pago de las tasas, dada su precaria situación económica, y la de sus respectivas familias. Se vive un momento de clara urgencia social, donde hay que pasar a la ofensiva.

 

edu_publica174.jpgLa estrategia por parte del Gobierno es bien conocida: la conversión de las Universidades Públicas en centros de formación profesional de mano de obra flexible, y adaptable a la voluntad de maximizar el beneficio empresarial, subordinando la producción literaria, científica y técnica al mismo fin. Todo ello se conseguiría eliminando las formas de decisión y gobierno democrático existentes en las Universidades Públicas, precarizando la mano de obra, reduciendo las plantillas universitarias, y sometiendo a los estudiantes al endeudamiento permanente (la ya conocida burbuja de préstamos de estudios) para poder sufragarse la Educación Superior. Todo ello guiado por una profunda ideología autoritaria, neoliberal y mercantilista, que colocará a nuestras Universidades, nuestra investigación y nuestro estudiantado en la senda del subdesarrollo educativo y científico. Si la reforma sale adelante, provocaría una grave involución social que incapacitaría a las Universidades Públicas como actores fundamentales de la transformación social, y como elementos necesarios para conseguir, desde lo público, una salida socialmente justa y democrática de la actual crisis sistémica que padecemos.

 

En el pasado mes de febrero, ante este flagrante ataque, se ha publicado un Manifiesto de la Comunidad Universitaria (que reproduciremos en la próxima entrega de esta serie) que propone las líneas fundamentales de un nuevo modelo de Universidad, que resumimos a continuación:

 

1.- Proponemos un modelo de Universidad Pública basado en una formación básica, polivalente y crítica como forma de acceso al saber complejo y siempre abierto

 

2.- Un sistema universitario de sólidas bases democráticas que garanticen la autonomía y la independencia de nuestras Universidades, y las relaciones de cooperación y colaboración entre ellas

 

edu_publica175.jpg3.- Una Universidad orientada al servicio de la sociedad, a la formación de científicos/as y profesionales capacitados/as para investigar e innovar en el proceso de construcción de una sociedad mejor y una economía más justa

 

4.- Un modelo educativo centrado en el estudiantado y gratuito, combinado con sistemas de becas-salario para que la situación económica nunca sea un impedimento para el libre desarrollo del derecho a la Educación Superior

 

5.- Aspiramos a conseguir una estructura de servicio público basado en las relaciones de trabajo estable y de calidad para la totalidad de los/as trabajadores/as de las Universidades Públicas, sin distinción entre PAS y PDI

 

6.- Queremos unas Universidades Públicas con un gobierno propio, basado en una estructura realmente democrática y participativa, que permita el permanente contacto con el conjunto de la sociedad, que se retroalimente de ella, desde los movimientos sociales hasta el tejido empresarial, para que la función social de la Institución sea una realidad. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
27 marzo 2014 4 27 /03 /marzo /2014 00:00

"Si la naturaleza fuera un banco, ya la habrían salvado"

(Eduardo Galeano)

 

 

 

 

ecosocialismo41.jpgFinalizamos  con esta cuarta y última entrega esta breve introducción a los fundamentos de lo que se ha dado en llamar Ecosocialismo, como una corriente integradora entre los parámetros del socialismo clásico, junto con los parámetros del más moderno ecologismo, con el objetivo de procurar la conservación de la especie humana, de forma no destructora, dentro del planeta, esto es, sin seguir contribuyendo a la destrucción de los recursos naturales, sino utilizando éstos de forma equitativa y provechosa para la especie humana. Bien intuyó Eduardo Galeano, mediante la expresada cita, el poco interés que el sistema capitalista tiene en conservar los recursos naturales, en un ejercicio de egoísmo, torpeza y maldad para con el Hombre, y el resto de especies que habitamos este mundo. La razón instrumental ha considerado que la política es un ejercicio de dominación. Y comprenderla así, implica acercarse a las lógicas en las cuales no existe o no se reconoce una comunidad política, sino una masa amorfa a la cual gobernar y explotar.

 

ecosocialismo42.jpgPara cambiar el mundo hay que cambiar el Estado, aunque no necesariamente cambiando el Estado se cambia el mundo. Pero los procesos sociales deben apropiarse del Estado, transformándolo. Para las transiciones productivas, políticas y culturales de las cuales hemos vislumbrado su necesidad, el Estado puede cumplir un papel importante, garantizando una vida digna, fomentando y subsidiando los valores de uso y reduciendo los valores de cambio. Pero transformar el Estado no es suficiente. La estadolatría ha mostrado sus propios límites y es imperativo construir un poder propio que emprenda de forma a la vez paralela, confluyente y simultánea las transiciones buscadas, procurando construir una sólida esfera pública no estatal desde las comunidades en clave de poder popular. Hay que establecer una mirada desde el mundo del trabajo que transforma la Naturaleza sin violentarla, dándole sentido a los procesos emancipatorios, y permitiendo reducir la tensión entre la justicia ambiental y la justicia socioeconómica, que es el equilibrio propiamente dicho que busca el Ecosocialismo. Esta visión debe permitir una retroalimentación para generar nuevas formas de vida, cooperación y bienestar entre los humanos y las criaturas que habitamos el planeta.

 

ecosocialismo43.jpgY esto es ciertamente urgente. Estamos avisados. Nuestra implacable búsqueda de crecimiento económico está matando al planeta, pero no nos damos por aludidos. Las conclusiones de que tenemos constancia hoy día son realmente incendiarias. Estamos en una fase donde la globalización capitalista hace que el agotamiento de los recursos naturales vaya tan deprisa, que los ecosistemas se están volviendo peligrosamente inestables. La alarma científica es ya patente, pero aún no hay un grado de voluntad política a nivel internacional como para tomarlo en serio. Todos los estudios científicos de cierto prestigio publicados hasta la fecha, van en la dirección de mostrarnos cómo nuestro paradigma económico es una amenaza para nuestro equilibrio ecológico mundial. No es propaganda. Nos estamos jugando mucho en ello. El Ecosocialismo pretende ofrecer una solución a este problema, aplicando la filosofía de la comunidad, de la redistribución de la riqueza y de la justicia social como una solución a tan grave problema de supervivencia. Precisamente, la postura de cuestionar nuestro actual sistema económico capitalista es la posición más inteligente para intentar contribuir a evitar la catástrofe.

 

ecosocialismo44.jpgYa no hablamos por tanto de una cuestión de preferencia ideológica, sino más bien de una necesidad existencial para la especie. Las voces de alarma nos dicen que nos equivocamos, y que además de que el capitalismo es humanamente injusto, también lo es para nuestro entorno natural. Lo es, en definitiva, para la supervivencia humana y del propio planeta. Lo que está en cuestión para poder ofrecer soluciones definitivas es el propio paradigma capitalista, basado en el crecimiento económico "ad infinitum". Hemos de convencernos y convencer a nuestra clase política de que no es posible, de que es un callejón sin salida, que sólo nos conduce a la autodestrucción. Hemos venerado durante mucho tiempo un sistema económico que ha hecho un fetiche del crecimiento del PIB, sin que  importaran las consecuencias humanas o ecológicas, y en el cual la clase política neoliberal ha abdicado de su responsabilidad de administrar, dejandolo al albur del sacrosanto mercado, ese genio todopoderoso al que hay que confiarlo todo. Aún quedaría tiempo para evitar un calentamiento catastrófico, pero no dentro de las reglas del capitalismo, tal como están construidas actualmente. Finalizamos aquí esta breve serie de artículos, meramente introductoria, pero volveremos próximamente con el tema, exponiendo la "Filosofía y Política del Buen Vivir", quizá el mejor paradigma actual para mezclar las corrientes ecologistas con las corrientes clásicas comunistas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
26 marzo 2014 3 26 /03 /marzo /2014 00:00

Continuando con nuestra visión sobre el fenómeno de la corrupción, ya enunciado en el artículo anterior de esta serie, tenemos que partir de la base de que es muy difícil, aunque no imposible, que llegue al poder alguien que atente contra el verdadero poder, alguien que se rebele contra su papel de mera marioneta, alguien que plante cara de verdad al sistema, porque el propio sistema, interiormente, tiene sus filtros. En los principales partidos políticos, al igual que en las empresas, como en general en toda la sociedad, sólo ascienden aquéllos que aceptan y se someten a lo establecido, aquéllos que se venden, aquéllos que ya se corrompen antes de que el poder les corrompa. Sólo en muy contados y excepcionales casos, ocurre lo contrario. Normalmente se lucha contra el sistema desde fuera del sistema, pero no desde dentro.

 

mercado_politica32.jpgA este respecto, José López se interroga en los siguientes términos: "¿No podemos percibir esta filosofía delante de nuestras narices? ¿No ocurre igual en el trabajo, en el día a día? Por tanto, esa clásica afirmación de que "el poder corrompe" es otra gran falacia. Lo que corrompe es el deseo de acceder al poder, el ansia irrefrenable de conseguirlo, y la ambición desmedida para no despojarse de él. Lo que corrompe son las reglas del juego, ya corrompidas. No es que el máximo cargo de una presunta democracia corrompa, es que la propia democracia está corrompida, está diseñada para que sólo puedan llegar arriba los corruptos. Por tanto, los políticos que se corrompen, llegan al poder ya corrompidos, llegan ya a sabiendas de las reglas del juego que tienen que aceptar. No es que el poder les corrompa, es que para llegar al poder es condición necesaria estar corrompido de antemano. Si fuera cierto, como a veces dicen algunos inocentes e ilusos (obcecándose en no querer ver), que cuando llega al poder algún político bienintencionado se ve atado de manos por las presiones que sufre, ¿porqué no usa el poder que tiene para denunciar al sistema corrupto? ¿Porqué no se dirige a la nación a través de los medios de comunicación para denunciar las presiones sufridas, para denunciar la falsa democracia?" 

 

mercado_politica33.jpgUn caso claro e ilustrativo de lo que hablamos afirma haberlo sufrido en sus propias carnes el ex Presidente Zapatero, cuando adoptó, en mayo de 2010, las primeras, duras y graves medidas de recorte social. La versión, por él mismo confirmada, es que fue sometido a grandes presiones por parte de la Comisión Europea. Pero como decimos, todo ello no es excusa para adoptar las medidas que adoptó. Amparado en un sentido equivocado y falaz de la "responsabilidad" del gobernante, prefirió adoptar unas medidas que iban claramente en contra de su ideario, de su programa y de sus promesas, para abrazar criminales medidas que van en contra de los derechos de los trabajadores. ¿Tuvo otras opciones? Por supuesto que las tuvo. ¿Porqué no dimitió, si tiene dignidad y no pretendía corromperse, o si consideraba un fraude no poder ejercer la responsabilidad que el pueblo le había confiado? ¿Porqué el PSOE se vuelve a presentar a nuevas elecciones, si supuestamente no le dejaron gobernar? ¿Para qué entonces llegar al poder si luego no puede ejercerse? ¿No será, quizás, la explicación más sencilla, y por tanto la más lógica y probable, que en realidad no le importa gobernar?

 

mercado_politica34.jpg¿No será que a nuestros políticos no les importa corromperse? ¿Porqué, si supuestamente se llega al poder de forma limpia, se tarda tan poco en corromperse? ¿Si el poder corrompiera al político al ejercerlo, y no antes, no debería el nuevo inquilino del gobierno, al menos al principio, tener ciertos gestos o amagos de actuar honradamente? ¿No se notaría un cambio en sus actuaciones o declaraciones? ¿No se notaría una transición de su fase honrada inicial a su fase corrompida? ¿No es también necesario, normalmente, corromperse, salvaguardando las distancias, para acceder a ciertos cargos en la empresa donde se trabaja? Si ya se corrompe cierta gente para obtener algo de responsabilidad en su empresa, en su oficina, en su centro de trabajo, ante sus jefes, salvo honrosas excepciones (estamos generalizando), ¿cómo no se va a corromper cierta gente por llegar a ser un Presidente de un partido político o de una nación? Cada etapa en el ascenso de una persona en esta sociedad capitalista, corrompida de arriba abajo, supone un grado de corrupción, supone un paso hacia la corrupción mayor. Cuanto más arriba se aspire a llegar, más debe uno corromperse. En realidad, es el propio sistema el que está corrompido. Las excepciones que ocurren son justamente las que confirman la regla. Y la regla es que, para ascender en esta sociedad, hay que corromperse. Esto es también una consecuencia de la falsa democracia que habría que reformar.

 

mercado_politica35.jpg¿Y qué significa corromperse? Pues básicamente olvidarse de los auténticos valores, fundados en el respeto, la verdad, la integridad, la honestidad, la valentía, la fortaleza, la bondad, la tolerancia, la igualdad, la justicia social, la equidad, la responsabilidad (auténtica), etc., para abrazar otros valores, a cambio de más poder, de más riqueza, de más influencia, de más dinero. Significa abrazar los valores de la injusticia, de la mentira, de la falacia, de la falta de respeto, del desprecio a los más débiles, de la falsedad, de la cobardía, de la maldad, de la injusticia social. Corromperse es también traspasar la barrera del ámbito público, hacia el ámbito privado, así como privar el interés personal, en lugar del interés colectivo, del bien público. Todo ello es corrupción, y es, como decimos, muy frecuente en este mercado de la política. La corrupción es un fenómeno humano, un hecho que traspasa fronteras de todo tipo, y que se instala como un cáncer en nuestra sociedad capitalista, fundada en los valores del lucro y del egoísmo particular. Afecta a cualquier mercado, y desde que la política se convierte en uno más de ellos, trafica con cargos, promesas, programas, escaños, votos, etc., hasta mercadear con todo ello bajo la única bandera del interés particular de los corruptos. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
24 marzo 2014 1 24 /03 /marzo /2014 00:00

"El consumidor, como el trabajador, como las personas en general, son sólo piezas en el engranaje general del sistema capitalista"

(José López)

 

 

 

 

 

Iniciamos aquí una nueva serie de artículos que, en nuestro intento de acercar todas las facetas y las maldades del capitalismo a nuestros lectores, va a repasar todas las relaciones y manifestaciones de la actual sociedad de consumo, como una pieza fundamental del sistema capitalista. Muchos autores han abordado este tema, esta íntima conexión, básicamente todos los autores marxistas modernos, pasando por Eric Fromm (uno de los últimos grandes sabios de nuestra historia reciente), y continuando por los autores de temática ecologista, hasta llegar a nuestros días. Y es que el tema, como decimos, ofrece grandes puntos de conexión. Porque la sociedad de consumo se nos presenta como uno de los grandes puntales que sostienen la filosofía capitalista de producción y explotación. Y en el presente Blog, varios artículos y series han abordado colateralmente el tema, por ejemplo la reciente serie "Psicología del Éxito bajo el Capitalismo", y la más antigua "La cadena de producción". Remito a los lectores a la lectura de los mismos, para una mayor documentación sobre el tema.

 

sociedad_consumo11.jpgEl séptimo arte también ha tratado el tema de la sociedad capitalista de consumo en muchas de sus películas y series, como por ejemplo (por citar una de nuestro cine español) la titulada "Los nuevos españoles", dirigida por Roberto Bodegas en 1975, una comedia social que refleja perfectamente la fuerza del mundo de la publicidad, y donde se plantean los cambios de mentalidad, costumbres y formas económicas y laborales, muy crítica con la modernización económica entendida en su vertiente de deshumanización, y la dependencia exterior de Estados Unidos. Y para partir de algún punto, diremos que actualmente no hay sociedad de consumo sin publicidad. La publicidad se ha convertido en una vía de exposición y difusión de los bienes, productos y servicios de nuestra sociedad, totalmente imprescindible para el funcionamiento del consumismo capitalista. Sobre la publicidad, el sociólogo Eloy Terrón, en su ensayo "Juventud y sociedad de consumo", afirma: "La sociedad de consumo sería inexplicable sin la publicidad. Ésta es el poder omnipresente e irresistible que penetra en todas partes y que alcanza a todos. Es el factor por excelencia que condiciona la existencia del individuo en la sociedad de consumo, y son millones las personas que se sienten satisfechas de ser modeladas por ella, en lo más íntimo. Es incluso capaz de hacer que los intereses, evidentes y precisos, de los grandes monopolios aparezcan como los deseos más íntimos y espontáneos de las masas. Es la forma más eficaz hasta ahora descubierta de dominar las conciencias".

 

sociedad_consumo12.jpgSabias palabras que nos llevan a comprender la enorme importancia que desempeña el factor publicitario en nuestra sociedad capitalista de consumo. Y es que la publicidad, ligada al consumismo, al igual que al capitalismo, se sirve de la mentira como un arma principal. Ya en los años ochenta del siglo pasado, Jesús Ibáñez había analizado cómo la construcción de relatos estaba sustituyendo a las cosas a través de la publicidad, de la misma manera que algo similar ocurría en el mundo de la política. Pondremos un ejemplo tremendamente ilustrativo: conforme el zumo de naranja iba perdiendo su naturaleza iba adquiriendo más cualidades de "lo" naranja (sabor, color, olor, envoltura y denominación como "zumo natural"). Al final nos encontramos con unos polvos con un intenso sabor a naranja, color a naranja, y olor a naranja, pero donde la naranja ha desaparecido por completo. Algo así como las ideologías en el bipartidismo mundial imperante. Tomando otro ejemplo actual, Calvin Klein utiliza los medios para anunciar su etiqueta de prestigio. En uno de sus anuncios de perfume, una voz sensual decía que la fragancia era como el viento, como el agua, como la luz. Una mujer con una extraña belleza, sobrenatural, recortaba su cuerpo perfecto con el mar, dejaba volar su cabello al viento, entregaba sus curvas al sol. "Los sentidos no mienten", susurraba mientras la sensual voz.

 

sociedad_consumo13.jpgEs un anuncio de un perfume, pero no podemos saber cómo huele. El olor es un sentido que no admite engaños. Por eso decimos igual a lo que una cosa es y a cómo huele: su esencia. En la televisión, en las fotos, no pueden olerse las esencias. No podemos oler entonces la esencia de ese perfume que es como el agua, el viento y la luz. "Los sentidos no mienten", dice Calvin Klein. El perfume se llamaba por ello Truth. Pero ese nombre ("verdad"), oculta la esencial mentira. Porque la colonia, como producto de diseño, no sirve al margen del recitado de su marca. En los perfumes, como en las campañas electorales, el engaño se esmera, entrando en una pura mercadotecnia que inventa y crea para los destinatarios del mensaje mundos paralelos al servicio de la negación de la condición humana (mortal e imperfecta). Puede consultarse, entre otros trabajos de Jesús Ibáñez, la obra "Por una sociología de la vida cotidiana", Madrid, Siglo XXI, 1997.

 

sociedad_consumo14.jpgTodo se convierte, para la sociedad capitalista, en producto de consumo, en pura mercadería (incluso el trabajo humano, como hemos explicado en muchos otros artículos). Bernard Manin, en su obra "Los principios del gobierno representativo", nos dice lo siguiente: "(...) Aquí, en esa política convertida en espectáculo, la representación de la posible solución de los problemas, expresado en coloridas campañas en forma de abstracto humo o en apelaciones sentimentales a mundos soñados, configura buena parte de los programas electorales de los gobiernos más facultados para ganar elecciones que para poner en marcha programas efectivos de gobierno".

 

Y José López, al respecto de la fiebre por el consumo, nos dice lo siguiente: "El capitalismo fomenta el consumismo infinito, la insatisfacción permanente. Cuando ya tienes un coche, quieres otro mejor o más grande, otro para tu mujer, otro para tus hijos. Ya ni siquiera esperas a que tu coche envejezca para cambiarlo. Simplemente te cansas de él. Si ya tienes una casa decente y pagada, aspiras a una más grande, con lo cual te vuelves a endeudar. Si ya has acabado de amueblar tu casa, te da por redecorarla. Antes de sacar partido a tu nueva cámara digital, antes de saberla usar, te encaprichas con otra nueva que acaba de salir porque tiene unas prestaciones que realmente no necesitas ni vas a emplear, y que a veces ni siquiera comprendes realmente. Poco a poco, vas coleccionando un montón de cacharros que no te da ni tiempo de utilizar, hasta que te hartas y para hacer sitio te desprendes de ellos, eso sí, procurando reciclar. No llegas a final de mes, pero a la mínima de cambio, te desprendes de objetos seminuevos que no sabes muy bien porqué compraste en su día. El ahorro se convierte en una ilusión. Te endeudas cada vez más, y en consecuencia, te sometes cada vez más en el trabajo, justo lo que quiere el sistema".

 

sociedad_consumo15.jpgY continúa: "Eres lo que consumes. Cuanto más tienes, más vales. Cuanto más tienes, más quieres. Si no consumes, no te sientes realizado. Si no consumes, no estás bien visto por los demás. Si no estás a la última, a la moda, eres ridiculizado por los zombis que te rodean. Para integrarte socialmente, sucumbes ante la sociedad de consumo. Para poder comprar más y más, te vendes más y más...". Y finalmente concluye: "La sociedad capitalista es la sociedad de la alienación del individuo. La proclamada libertad individual es en realidad la coerción individual. El individuo, normalmente, no es explícitamente reprimido porque lo es implícitamente. No es necesario reprimirlo desde el exterior porque él mismo se auto-reprime, en la mayor parte de los casos. El capitalismo representa el más sutil e inteligente totalitarismo inventado hasta la fecha". Invito a los lectores a que hagan una seria reflexión sobre estas palabras. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
21 marzo 2014 5 21 /03 /marzo /2014 00:00

"Tenemos una sociedad que consiente el robo legal de los que ya tienen mucho, mientras persigue el robo ilegal de los que no tienen"

(José López)

  

 

 

 

 

Y esta cita viene a cuento de que el gran objetivo de la reforma de las pensiones es repartirse un botín de 100.000 millones de euros, entre las entidades financieras y aseguradoras, tal como afirman Adoración Guamán y Héctor Illueca, dos de los firmantes, entre otros autores, del documento "En defensa del sistema público de pensiones", que estamos analizando en esta serie de artículos. Pero nos encontramos con la paradoja, ya enunciada en algún artículo anterior, de que el 60% de los ciudadanos carece hoy en día de capacidad de ahorro y otro 30%, si ahorra, lo hacen a un nivel insuficiente para garantizar los fondos mínimos para sostener una pensión de jubilación. Y todo ello, gracias a las nefastas políticas económicas que se están desarrollando.

 

hablemos_pensiones81.jpgA estas alturas de lo que llevamos explicado, razonado y analizado durante esta serie de artículos, ya tenemos que tener muy claro que todo, absolutamente todo, obedece a una estrategia del gran capital para desposeer a la clase trabajadora. Por una parte, las políticas mal llamadas de "austeridad" van anulando salarios, capacidades laborales, sistemas de protección, y aumentando el desempleo, la precariedad y la pobreza. De otra parte, el sistema deja de garantizar los servicios públicos, de tal forma que las clases populares no sólo dejan de tener ingresos, sino que además contemplan impotentes cómo desmontan todos los derechos y servicios sociales que les protegían hasta entonces. Son los efectos, en una palabra, del neoliberalismo más salvaje.

 

hablemos_pensiones82.jpgY todo ello lo apoyan con la proclamación, por parte del propio sistema de difusión del pensamiento dominante, de toda una serie de mantras y de falacias que apoyen sus premisas, que extiendan una serie de datos y de conclusiones que apoyen sus malvadas tesis. Falacias, mentiras y dogmas como que el Estado Español gasta mucho en pensiones (actualmente el 10% del PIB, mientras que la media de la Eurozona se sitúa en el 12%), o como que la esperanza de vida va creciendo en nuestro país (dato y consecuencias que ya hemos analizado en artículos anteriores de esta serie, me remito a ellos), para hacer creer a las mayorías sociales que estamos al borde de la debacle, que el sistema de pensiones es insostenible. Frente a dicha campaña de burdas mentiras y manipulaciones, desde la izquierda tenemos que inundar a las clases trabajadoras con la auténtica realidad, con la visualización de la estrategia subyacente, y con el desmontaje de las artimañas del pensamiento dominante.

 

hablemos_pensiones83.jpgComo hemos indicado, y lo podemos aplicar a otros contextos, el gran problema de este país es el reparto de la riqueza, la redistribución de la renta. Y de hecho, otro planteamiento alternativo que proponemos es que el SPP podría financiarse perfectamente a través de los PGE, que a su vez podrían incrementar sus ingresos mediante una auténtica reforma fiscal progresiva, así como una decisiva lucha contra el fraude fiscal. De hecho, la presión fiscal en el Estado Español es la más baja de la UE-15 (la nuestra es un 32,4%, y según cifras de Eurostat, estamos tres puntos por debajo de Francia, ocho de Alemania, y diez de Italia. Nos superan incluso Grecia y Portugal). Pero en vez de esto, las propuestas del "Comité de Sabios" sobre la reforma fiscal, remitido al Gobierno del PP, van en la línea de bajar el Impuesto de Sociedades de las empresas, y "redistribuir" (aumentar) el IVA. La estrategia está clara como las aguas fluyentes de un arroyo cristalino.

 

hablemos_pensiones84.jpgY esta contrarreforma del SPP se produce no sólo cuando se sabe perfectamente que muchas familias dependen de la pensión del abuelo o abuela, sino además cuando se conoce pefectamente la cuantía de las pensiones, indemnizaciones y blindajes de contratos de los altos Directivos de la banca privada, que son los mismos que están empujando al Gobierno en esta dirección. Es sencillamente intolerable, inadmisible. No podemos permitirlo. Actualmente, el 20% de las pensiones contributivas y la totalidad de las no contributivas están por debajo del umbral de la pobreza. El 72% de nuestros jubilados cobra actualmente menos de 1.100 euros mensuales, y el 49% no sobrepasa los 700 euros al mes. Desgraciadamente, vivimos en una sociedad que maltrata a sus ancianos y ancianas, una sociedad que, lejos de garantizarles una vida digna, y de velar porque el aumento en la calidad y en la esperanza de vida sean considerados como una conquista social, este hecho es considerado como un factor de riesgo. Una sociedad con estos visos, con esta arquitectura social no es una sociedad de futuro. Más bien al contrario, es una sociedad depredadora, una sociedad injusta, que sólo está abocada a la autodestrucción.

 

hablemos_pensiones85.jpgDe esta forma, y mediante el recubrimiento de requisitos técnicos, índices de "sostenibilidad" y pretendidas fórmulas mátemáticas, el alineamiento del Gobierno del PP está muy claro: apostar por la ruptura del modelo público de protección social existente en nuestro país, aproximándonos paulatinamente a un escenario que aparece caracterizado por dos rasgos significativos: un Sistema de Seguridad Social pública muy debilitada, de naturaleza crecientemente asistencial, y una protección complementaria (a la que actualmente los ciudadanos no pueden acceder) que se encomienda a la iniciativa privada y al esfuerzo individual de los trabajadores. En la página http://documentopensiones.org pueden encontrar los lectores la propuesta de los 24 economistas y expertos en Derecho Laboral que han enfrentado a la propuesta del Gobierno, de la que iremos finalizando la exposición en el siguiente artículo, último de esta serie.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
20 marzo 2014 4 20 /03 /marzo /2014 00:00

"A menudo las noticias que recibimos de Estados Unidos tienen que ver con los múltiples frentes de guerra abiertos por el Imperio, el fanatismo religioso de la derecha evangélica, la comida basura, los escándalos sexuales de la vida pública, su puritanismo regresivo, la estulticia de sus series de televisión, su papel autoasignado de policía global o su insistencia en perpetuar un sistema capitalista global de explotación y destrucción del planeta"

(Luis Martín Cabrera)

 

 

 

 

estado_guerra31.jpgAsímismo, mantiene a plenitud sus presiones brutales y atropellos reiterados a los Derechos Humanos, con la misma facilidad que enarbola su bandera cuando se trata de atacar a sus contrarios. Bajo la raída bandera fascista del anticomunismo (y ahora también del terrorismo internacional), ha logrado agrupar a toda la reacción mundial para enfrentar al comunismo revolucionario y ha desatado contra los más diversos movimientos sociales e insurgentes amplias cruzadas neofascistas y macartistas, perpetuando a la vez su terrorismo estatal transnacional (que sitúa en el primer lugar con 20.000 casos denunciados según los Informes de Naciones Unidas), como el que ejecuta en la ilegal Base Naval en la Bahía de Guantánamo de Cuba, y el perpetrado en Abu Ghraib (Irak), entre otros campos de concentración. En esta misma dirección, el imperialismo norteamericano armó y arma coaliciones imperiales para invadir y someter a pueblos enteros. Hoy explota y domina a la mayoría de los pueblos de América Latina y El Caribe, África, Asia, y a los pueblos del ex campo socialista. EE.UU., tras la destrucción de las potencias fascistas y el derrumbe del socialismo soviético, estableció su dominio planetario y construyó una cárcel de pueblos. Es el mayor pirata de la recolonización imperialista del siglo XXI.

 

estado_guerra32.jpgPor otra parte, su miedo atroz a la democracia es palpable, y se deja entrever continuamente, como ocurre ahora con su actitud prepotente e intimidatoria hacia la celebración del reciente referéndum en Crimea, por parte de Rusia. Bajo el pretexto del respeto a la legalidad internacional, solo respeta aquéllos procesos que le interesan, declarando una cruzada contra ellos, en caso contrario. Todo ello, por supuesto, y no lo podemos olvidar, con la criminal complicidad de la Unión Europea, su mejor bufón internacional. Su volumen armamentista es demoledor. El Instituto Internacional de Investigación sobre la Paz, con sede en Estocolmo (SIPRI, http://www.sipri.org, por sus siglas en inglés, Stockholm International Peace Research Institute), informó en el año 2003 que el gasto mundial en armamento fue de 956.000 millones de dólares, y la mitad de esa cantidad recayó en Estados Unidos. Pero hemos llegado a un punto en que desde algunas instancias se legitima el hecho de que nuestra sociedad elimine, periódicamente, y por circunstancias económicas, a millones de seres humanos. En la obra "El Informe Lugano", de Susan George, ante la imposibilidad de resolver los problemas globales, los responsables del informe aconsejan a las naciones capitalistas, el exterminio de más de la mitad de la población.

 

estado_guerra33.jpgEl imperialismo de EE.UU. se ha convertido en la matriz de más del 50% de las corporaciones industriales y financieras transnacionales, en la mayor potencia militar de corte fascista, en el bastón burgués del oscurantismo fundamentalista, en el santuario del terrorismo de Estado y en la cabeza de las bárbaras conquistas planetarias del imperialismo occidental. Heredero del viejo colonialismo, lo reproduce en escala ampliada por la vía de la compleja imperialización geopolítica que pone al desnudo la decadencia sistémica y la descomposición social y moral del orden burgués estadounidense. Con esta biblia ideológica colonial los gobiernos y los ejércitos del imperio estadounidense han perpetrado durante siglos contra los pueblos del mundo: subversiones, invasiones, ocupaciones, pillajes, barbaries, crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra, 328 golpes de Estado entre 1902 y 2009 (que instalaron dictaduras militares o civil-militares en América Latina y El Caribe, África, Medio Oriente y Asia Sudoccidental), violaciones de derechos humanos, terrorismo transnacional de Estado, genocidios, etnocidios y ecocidios, en muchos casos con la complicidad de las NN.UU. e incluso instrumentado por el Consejo (colonial) de Seguridad. Ante este currículum, es evidente que USA representa un gran peligro mundial.

 

estado_guerra34.jpgDurante los siglos XIX y XX, el imperialismo yanqui ha consumado más de 320 agresiones e invasiones armadas. Más de 150 agresiones coloniales perpetró en el siglo XIX para expandir sus dominios territoriales e imponer su hegemonía; de éstas, más de 90 fueron contra pequeños países de América Latina y El Caribe. Durante el siglo XX, sus guerras coloniales fueron más de 170, de las cuales 96 se ejecutaron en América Latina y El Caribe, 39 en Asia, 16 en África y 11 en Europa. En el siglo XXI, USA despliega su compleja imperialización a través de las nuevas guerras, del terrorismo transnacional y de las múltiples barbaries en curso. Y en cuanto a sus bases militares, estudios independientes llevados a cabo en 2012 constatan que el imperialismo yanqui poseía la mayor colección de bases militares de toda la Historia: más de 1.000 fuera de los 50 Estados y de Washington. Las tropas yanquis mediante estas bases tienen presencia en 150 países del mundo y gastan más de 250.000 millones de dólares anuales en mantener tropas y bases en el exterior. El ejemplo más reciente que podemos poner se refiere a nuestro territorio andaluz, donde se está comenzando a poblar el dispositivo militar que necesita el nuevo Escudo Antimisiles de la OTAN.

 

estado_guerra35.jpgSe consideran en estas cifras bases antiguas como las de Alemania y Japón, así como las novísimas bases de drones diseminadas en Etiopía, en las Islas Seychelles (Océano Índico) y en algunos balnearios militares de Italia y Corea del Sur. No obstante, este número está muy por debajo de las cifras reales si se consideran las 450 bases instaladas en Afganistán (además de su colosal embajada base) y otras tantas en Irak, las invisibles de América Latina y El Caribe, así como la "cartera de propiedades 2006" del Departamento de Defensa, que alcanza un total de 3.731 terrenos, de los que cerca del 80% con 11,7 millones de hectáreas se encuentran en territorio estadounidense y más del 20% con 287.000 hectáreas están situadas fuera de EE.UU. Visto lo visto, se puede concluir que USA ha establecido en el mundo su imperio de bases militares. Como se puede advertir, el Departamento de Defensa imperialista, con cerca de 225.000 empleados militares (el Pentágono y las Fuerzas Armadas) y 300.000 viviendas en todo el mundo, es dueño de todas estas inmensas extensiones de tierra en el planeta, hecho que lo identifica como uno de los mayores terratenientes del siglo XXI. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
19 marzo 2014 3 19 /03 /marzo /2014 00:00

Continuando los planteamientos iniciados en el artículo anterior, deducimos que el número de asesores de los cargos públicos no disminuya (incluso aumente legislatura tras legislatura), aunque se intenten (sobre todo desde las filas y los Gobiernos de la derecha política) disminuir el número de cargos electos (diputados, concejales, etc.), y despojarlos de su sueldo. Varios Parlamentos autonómicos han comenzado ya esa carrera. Se trata de un recorte explícito a la democracia, que esconde en el fondo una voluntad de cercenar la participación popular, para que sólo se puedan dedicar a la política las personas con buena situación económica, y que quede como una especie de coto vedado para la clase trabajadora, que depende de un salario para subsistir.

 

mercado_politica21.jpgY una vez que los cargos se consiguen, y que la representatividad política se acrecienta de tal modo que se pueda ejercer un poder real, este poder se convierte rápidamente en una maquinaria de irradiación de influencia, en un foco de corrupción y en un rodillo para mantener dicho poder a toda costa. Dejan de interesar el cumplimiento de las promesas y de los programas electorales, y pasan a ocupar el primer plano los otros "compromisos" con redes clientelares, que fomentan a su vez nuevos focos de amiguismo, nepotismo y corruptelas. Y si se cometen graves errores durante la gestión, y éstos salen a la luz pública, todos los resortes y mecanismos serán puestos en marcha para proteger esa "política corporativa", en vez de presentar la dimisión y dejar paso a otros dirigentes, o a la convocatoria de nuevas elecciones. En definitiva, no disfrutaremos de una auténtica Democracia hasta que no seamos capaces, desde las clases populares y trabajadoras, de enfrentar el actual sistema, de eliminar todas las características que convierten a la política en un vulgar mercado, y de dotarlo de más capacidades y mecanismos de autocontrol. Y ello no se conseguirá hasta que no avancemos en los diferentes aspectos que configuran a una democracia integral, como son la democracia representativa, la participativa, la decisoria, la revocatoria, y la fundamental, la democracia económica.

 

mercado_politica22.jpgQue sepan todos los que participan en este mercado de la política que debido al papel de grupos políticos como los que configuran el actual bipartidismo, a la falta de astucia para desmontar sus desmanes y la creciente derechización del resto de los partidos, cada vez son más los inconformistas, los que rechazan este sistema, y los que se abstienen en las elecciones. La política se ha convertido casi exclusivamente en una torpe y elemental lucha por el poder entre organizaciones, para vivir de la situación de privilegio que propicia ganar elecciones. Con el cuento de proclamar que este modelo es el menos malo de los posibles, han conseguido embelesar y distraer de su realidad a los trabajadores, con este estado de cosas se están consolidando, y esto está siendo aceptado por las mayorías, sociedades bipolares de ricos y pobres, desigualdad creciente, bajeza, mediocridad e inmadurez intelectural, seres insolidarios, autómatas intelectuales, obedientes y sumisos; las actuaciones de aquéllos que están cerca del poder han conseguido que hoy por hoy se identifique democracia (este tipo de democracia formal) con corrupción.

 

mercado_politica23.jpgPero insistamos en este curioso fenómeno del bipartidismo reinante en nuestro país, que obedece a unos mecanismos perfectamente insertos en nuestra sociedad capitalista. A tal efecto, voy a reproducir algunos pasajes del texto de José López titulado "Las falacias del capitalismo" (que puede obtenerse gratuitamente desde su blog), donde se refiere al fenómeno del bipartidismo. El poder económico controla al poder político gracias al diseño del sistema político hecho a su medida, gracias a las democracias controladas. Controladas por su diseño técnico y sobre todo por el control de los medios de comunicación. No es muy peligroso preguntar de vez en cuando al pueblo qué piensa si previamente se encarga uno de que piense como uno desea a través de los medios de comunicación, que en realidad son creadores de opinión, instrumentos de dominación ideológica. Si además diseñamos una Ley Electoral para que los partidos que saquen más votos obtengan proporcionalmente aún más representación en los parlamentos, de tal manera que el número de votos por escaño favorezca a los dos grandes partidos, de tal manera que se perjudique a ciertas agrupaciones políticas minoritarias que necesitan muchos más votos por cada escaño que las dos grandes fuerzas, de tal manera que, por poner un ejemplo, el 36% de votos se traduzca en el 49% de escaños para cualquiera de los dos grandes partidos, mientras que el 16% de votos de un partido minoritario cuyos votos no estén concentrados en ciertos territorios se traduzca en el 10% de escaños.

 

mercado_politica24.jpgPero aún hay más. Si además el Estado ayuda financieramente más a los partidos que más votos sacan, si los dos grandes partidos acaparan los medios de comunicación, si sus carteles electorales inundan las calles, si se margina cada vez más a los partidos que ya de por sí son marginales, si se permite la financiación privada de los partidos (que por supuesto proviene del gran capital, del poder económico, y que mayoritariamente financiará a los dos partidos que le representan), entonces inevitablemente se asienta el bipartidismo. Si un partido que ya es conocido, es a su vez ayudado para que sea aún más conocido, como si hiciera falta promocionarlo, si se impide la igualdad de oportunidades democrática para que los pequeños partidos tengan cada vez menos opciones, si se realimenta el bipartidismo, si...entonces el sistema político se encamina inexorablemente hacia el bipartidismo. Se consigue que una sociedad plural (la sociedad normalmente siempre es muy plural) se traduzca en unos parlamentos cada vez menos plurales. Las democracias supuestamente representativas de la sociedad son cada vez menos representativas. El bipartidismo es la garantía de que la partitocracia disfrazada de democracia no atentará contra los intereses del capital. 

 

mercado_politica25.jpgY otro aspecto que tiene mucho que ver con el mercado (o más bien mercadeo) de la política, quizá inherente a él en un sistema capitalista, es la corrupción. Hemos escrito varios artículos sobre la corrupción en este mismo Blog, pero en todos ellos hemos denunciado al propio sistema capitalista como el responsable y razón última del fenómeno de la corrupción. Su existencia, en último extremo, se debe a él. Es el propio sistema quien lo alimenta, quien lo fomenta, quien lo explica, quien lo acoge. El fenómeno de la corrupción es un fenómeno (evidentemente) humano, pero no es menos evidente que si lo insertamos en un sistema que le da alas, que lo justifica y que lo alienta, dicho fenómeno se disparará, está claro que la sociedad será más permisiva y tolerante con él, y también está muy claro que será mucho más difícil erradicarlo. Diariamente somos testigos, en los medios, del estallido o coletazos de nuevos o antiguos casos de corrupción, que inundan portadas, páginas y reportajes, y que nos hacen sentirnos en una sociedad asfixiante, agobiante, deleznable. La impotencia como ciudadanos ante este fenómeno es una de las causas principales del rechazo hacia la política en general, y del descrédito que nos merecen sus protagonistas. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
18 marzo 2014 2 18 /03 /marzo /2014 00:00

La Religión no es más que un reflejo fantástico, en las cabezas de los hombres, de los poderes externos que dominan su existencia cotidiana. Un reflejo en el cual las fuerzas terrenas cobran forma de supraterrenas

(Friedrich Engels)

 

 

De este modo, el ser humano se inventó a Dios ante la imposibilidad de comprender, no sólo el mundo a su alrededor, sino también a sí mismo. Al principio fueron el sol, la lluvia, el rayo, el mar, los animales, las plantas. En última instancia la vida, y también la muerte. Seres y fenómenos que el Hombre conocía, pero cuya existencia no podía explicar. Y necesitaba una explicación…¿Y qué mejor explicación que delegar la creación y la existencia de dichos seres y fenómenos a un ser superior? Un ser que nos había creado a todos, un ser sobrenatural, que siempre había existido, y que siempre existiría. Aquí las diferentes Religiones mantienen diferencias, pero la esencia es, en el fondo, la misma. Y el Hombre creyó que todo aquello que trascendía lo material provenía de otro sitio. La incomprensión de las profundas, complejas y numerosas interrelaciones le impidieron ver que las causas de lo inmaterial estaban, allá a lo lejos, en lo material, en la propia realidad, y no en otros mundos superiores o imaginarios.

 

marxismo_y_religion21.jpgPero a medida que el Hombre evoluciona, a medida que las diferentes civilizaciones son capaces de ir explicando todos los fenómenos antes incomprensibles, la Religión va poco a poco perdiendo peso, perdiendo su radio de acción, su poderío, su razón de ser, su credibilidad. El círculo de la Religión se va quedando cada vez más pequeño. El Hombre va comprendiendo y evolucionando, y lo va haciendo, curiosamente, mucho más en el campo científico y tecnológico, que en el campo social. Avanza más en el conocimiento de su realidad, de la realidad que le rodea, que en los modos y formas de organizarse socialmente de una manera libre y justa. Y descubre que las ideas no son más que materia bajo otra forma. Energía que nace de la materia que a su vez proviene de energía. Tal vez, un ciclo infinito. Negación de la negación. Dialéctica pura. La distancia entre lo material y lo inmaterial le parecía tan grande al Hombre que se inventó un mundo irreal, inmaterial. La dialéctica materialista nos permite comprender que todo aquello abstracto, tan alejado de lo material, tan elevado por encima de él, en realidad proviene también de la propia materia.

 

El materialismo dialéctico, uno de los paradigmas del pensamiento marxista, le permite al ser humano reubicar el origen de todo aquello que él achacaba a lo divino. La ética, la moral, tienen su origen en el propio ser humano, en sus necesidades materiales. La Razón, la comprensión del mundo y de sí mismo, le permite al ser humano ir poco a poco eliminando a sus Dioses. Quitándoles responsabilidad. Restándoles funciones. Y de esta forma, los Dioses (en plural, religiones politeístas) son sustituidas por un solo Dios (en singular, religiones monoteístas). Incluso surgen religiones más evolucionadas, no teístas, que niegan u obvian a Dios, a cualquier Dios, y sólo establecen ciertas reglas de ordenación y cultivo espiritual, como el Budismo. Y mientras, en nombre de las Religiones, se van cometiendo a lo largo de la Historia los más cruentos crímenes contra la Humanidad. Algunos Imperios antiguos consideraban la tarea “evangelizadora” como una cuestión de Estado, de tal forma que emprendieron contra los “infieles” tremendas cruzadas de colonización, reconversión, muerte y destrucción. En palabras de William Howitt: “Los actos de barbarie y los inicuos ultrajes perpetrados por las razas llamadas cristianas en todas las regiones del mundo y contra todos los pueblos que pudieron subyugar, no encuentran paralelo en ninguna era de la Historia Universal y en ninguna raza, por salvaje e inculta, despiadada e impúdica que ésta fuera”.

 

marxismo_y_religion22.jpgCampañas de imperialización y colonización que continúan hoy día, aunque más y mejor disfrazadas, bajo otros eslóganes, con otras estrategias. Lo ha expresado muy bien Moisés Rubio, cuando ha afirmado: “Hoy, como antaño, la cruz sigue acompañando a la espada en la colonización del mundo”. Pero como decíamos, el ser humano necesita creer en otra vida para combatir la idea de la muerte, aunque va dejando progresivamente de necesitar a los Dioses. Pero se rebela ante la muerte. No la acepta. La muerte supone un reto demasiado complejo de explicar, y sobre todo, de aceptar. En el fondo, quien mueve los hilos es el miedo. El miedo a la muerte, a aceptar que después de la muerte no existe nada. Sólo la reconversión de la misma energía, de la misma materia. Un miedo y una cobardía que le hacen aferrarse a la explicación religiosa de la muerte, a la aceptación de otra vida distinta, superior, eterna. Dios le servía para explicar todo aquello que no comprendía, empezando por sí mismo. Pero a medida que comprende se va olvidando de Dios, Dios le va sobrando, le va siendo prescindible. A medida que la necesidad de un Dios va disminuyendo, Dios va desapareciendo. Dios no puede exterminar al Hombre, pero éste sí puede exterminar a Dios. Y ello porque, en el fondo, simplemente, Dios es un producto de la mente del Hombre.

 

Poco a poco, la ciencia va poniendo en grave peligro a Dios, porque le permite al Hombre comprender, entender y explicar los grandes fenómenos que observa. La dialéctica pone en serio peligro a Dios porque muestra su origen humano, material. El materialismo dialéctico, y todo lo que se deriva de él, finiquita a Dios, lo anula. El relativismo moral pone en serio peligro al propio Dios. Pone en serio peligro el orden establecido de las élites dominantes, que se parapeta en el orden divino y eterno. La moral burguesa (heredera de las anteriores morales oligárquicas) pretende eternizarse usando el concepto de Dios, o de cualquier sustituto absolutista que le sirva para eternizarse, como el “eterno” capitalismo. La Ilustración, en base a la cual la burguesía se emancipó respecto de la aristocracia, a su vez, pone la primera piedra para que la propia burguesía sea superada por el proletariado. La burguesía se niega a sí misma intelectualmente, frena el avance de las ideas que ella provocó, sabedora de que en sus ideas se encuentra el germen del fin de la sociedad burguesa, de cualquier sociedad basada en la explotación.

 

marxismo_y_religion23.jpg¿Cuál es por tanto la visión marxista de la moral y de la ética? Hay que comenzar reconociendo que el Marxismo, al negar la Religión, se convierte en el medio de que la Humanidad tome conscientemente las riendas de su propio destino. Marx intenta (y lo consigue en el campo teórico) enterrar la Religión atacándola en su propio corazón: la moral. Marx le quita el protagonismo a Dios y se lo da al Hombre. No reniega de la moral, al contrario, demuestra que la ética es posible y necesaria, pero que ésta está enraizada en la Tierra, en lo material, en lo humano, y no en el Cielo, en lo inmaterial, en lo divino. El Marxismo demuestra que no es necesario recurrir al opio del pueblo para construir una sociedad distinta, siquiera para soñarla, demostrando que, en verdad, la Religión, como tal opio, como tal droga, como tal elemento alienante, imposibilita un mundo mejor, que prescindiendo de la Religión es como realmente tenemos posibilidades de construir un mundo mejor, realizar nuestros sueños, que el paraíso es posible en la Tierra, que somos los propios seres humanos quienes debemos y podemos hacerlo, que podemos construirlo, que no es una utopía. En el Marxismo la conciencia y la materia se abrazan. La Moral y la Razón también. Y todo ello sin recurrir a los propios sueños o a las abstracciones mentales, sino partiendo de nuestra misma realidad tangible.

 

marxismo_y_religion24.jpgNo es de extrañar, por tanto, ante estas credenciales, que el Marxismo, a lo largo de su historia, inclusive en la actualidad, haya sido sentenciado, condenado, “excomulgado” y “quemado” en la hoguera intelectual por la Iglesia más poderosa del planeta, por la más poderosa de la historia, como es la Iglesia Católica. La cruzada contra el anticomunismo es una realidad histórica. Y ha estado presente como blasón en prácticamente todas las grandes dictaduras que ha sufrido la Humanidad. Porque desde el momento en que la doctrina del Marxismo nos ofrece la liberación, la emancipación intelectual de las ataduras religiosas, de la irracionalidad de la Fe, las fuerzas de la moral dominante comienzan a actuar contra ella. De esta forma, la lucha anticomunista se ha convertido en una lucha internacional, desde todas las instancias del fascismo de todo el mundo y de toda la historia reciente, y de ahí también se deduce la complicidad de la Iglesia con todas ellas, con todos los regímenes que han implantado el totalitarismo intelectual, la instauración por la fuerza de la moral dominante. No es de extrañar que algunos de los más fieles seguidores del Marxismo, de su razón de ser, de la defensa del pobre, de la lucha contra la explotación, contra la injusticia, contra el mal, contra el sinsentido, contra el absurdo, contra la irracionalidad, hayan surgido de las capas y facciones más honestas de las Religiones. No es, por fin, casual, que la llamada Teología de la Liberación fuese rápidamente condenada por el Vaticano.

 

Tarde o temprano, el Hombre buscará inexorablemente su emancipación intelectual sobre Dios, tenderá a romper definitivamente sus ataduras para con este invento ancestral. Tenderá a explicarlo todo bajo el prisma de lo racional, tenderá a eliminar cualquier ligazón con esa moral absurda y anacrónica de la Fe. Para finalizar, vuelvo a retomar las palabras de José López: “El relativismo pone en peligro ese absolutismo, pone fecha de caducidad a la moral dominante, y por tanto, a las clases dominantes. Pero este relativismo, como todo relativismo, tiene sus límites. No se puede relativizar “ad infinitum” porque esto nos llevaría al absurdo, a contradicciones insalvables. El relativismo puede sucumbir ante él mismo si se lleva demasiado lejos. El relativismo extremo, ilimitado, posibilita el triunfo del absolutismo”. Y concluye: “Aunque el hombre no pueda prescindir todavía por completo de lo absoluto, éste toma otras formas. Ya no hace falta Dios, éste puede ser sustituido por la Naturaleza, el Cosmos, la Razón, la Verdad suprema”.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Cultura
Comenta este artículo
17 marzo 2014 1 17 /03 /marzo /2014 00:00

"El progreso está asociado, inevitablemente, a un sistema de producción de la riqueza y a un modelo social y político que sirven al sistema. En un sistema de clases, el progreso no es igual para todos, aunque traten a éste como una abstracción que está por encima de grupos o clases"

(Antonio José Gil Padilla)

 

 

 

 

 

capitalismo281.jpgEn nuestro repaso por los grupos sociales que constituyen la clase trabajadora en nuestro país, vamos a ocuparnos, en primer lugar, de la mujer trabajadora, y de las diferencias de género. Las diferencias debidas al género, actualmente, entre mujeres y varones trabajadores, son abismales, y eso sin tener en consideración la doble jornada que las mujeres continúan asumiendo debido a que los hombres siguen sin corresponsabilizarse de las tareas domésticas y de cuidados. En vez de trabajar por erradicar estas brechas, desde el Gobierno se profundiza en ellas, por un lado, acrecentando el paro, la desigualdad y la pobreza, y por otro lado, instalando las conductas y visiones patriarcales de la sociedad y mermando los derechos de las mujeres, como está ocurriendo con el aborto. Las mujeres en términos muy generales, son hoy en día un componente muy decisivo de la clase trabajadora, casi 10,5 millones en términos absolutos.

 

capitalismo282.jpgConstituyen el 45% de las personas activas, el 47,5% de las asalariadas, el 46% de las paradas, el 49% de las temporales, el 76% de las que realizan una jornada parcial, el 53% de las que están en situación de subempleo, y alrededor del 70% de quienes trabajan en la economía sumergida. Todo ello por no hablar de la brecha salarial, que continúa vigente, y que nos dice que una mujer, ante el mismo puesto, formación y responsabilidad que un hombre, cobra del orden de un 30% menos. Esta primera aproximación muestra una abrumadora diferenciación por sexos dentro de la clase trabajadora en España, especialmente de cara a la precariedad laboral y en detrimento de la mujer. El capitalismo utiliza a la mujer como fuerza de trabajo precaria, para insistir en los valores del patriarcado, que sitúan a la mujer en la realización de otras funciones, como el cuidado de hijos, maridos, dependientes, mayores, etc.

 

capitalismo283.jpgLas diferencias de género aparecen de forma clara al analizar los sectores y las ramas de ocupación, pero donde de forma más nítida aparecen las diferencias es al descender al desglose de los sectores a las ramas, hasta el punto de que es fácil detectar ramas de actividad femenina y ramas de actividad masculina. Las mujeres dominan en las ramas más precarizadas con feminizaciones superiores al 50%, y están sobrerrepresentadas en otras ramas también muy precarizadas. Esta división del trabajo por sexos en los sectores y ramas de actividad, refuerza la mayor precariedad laboral de la mujer trabajadora y la tradicional división patriarcal del trabajo trasladada al actual mercado laboral. A todo ello se une la incidencia y repercusión que tiene la privatización de servicios públicos en la precarización del trabajo de las mujeres. Y si ponemos la guinda del pastel que supone el recorte en las ayudas a la Dependencia, y a derechos consagrados como el aborto, es fácil construir el retrato de la actividad laboral femenina en nuestro país. Por otra parte, la representación de la mujer en los puestos directivos de las grandes empresas, fundaciones y organizaciones es mínima con respecto a los hombres, y la paridad es un objetivo aún muy alejado de su alcance.

 

capitalismo284.jpgEn cuanto a las ocupaciones, si no se cuenta a las Directoras de empresas y de las Administraciones, las mujeres están dentro de los extremos de una horquilla de altas (más del 28%) y de bajas (casi el 45%) cualificaciones; tienen una presencia muy importante en el sector público debido al tipo de actividad que desarrolla, su modalidad de acceso más objetiva (concurso-oposición) y el hecho de ofrecer mayor estabilidad y mejores oportunidades de promoción que el sector privado. Las mujeres poseen una mayor salarización que los varones, y también mayores índices de precariedad objetiva, son más dependientes económicamente, y están más inmersas en la temporalidad, el trabajo parcial y la estacionalidad. Menos en los sectores de la pesca, minería, venta y reparación de vehículos y otras actividades sociales, la salarización de la mujer es superior a la del varón, de ahí que se pueda hablar de un proletariado femenino de nuestros días, a diferencia del tradicional, que era y es masculino.

 

Por su parte, las políticas de conciliación en España, centradas en permisos y excedencias así como casi exclusivamente dirigidas a mujeres, dificultan el mantenimiento a largo plazo de la mujer en el mercado laboral (dada la misma esencia machista en la orientación de este mercado), y son responsables de muchas de las desigualdades, como por ejemplo la brecha salarial. Las políticas de natalidad son otro problema. En nuestro país, el hecho de tener un hijo supone una reducción de la jornada laboral al 33% de las mujeres, disminuir sus oportunidades de promoción al 26%, sufrir discriminación laboral al 10,5% y abandonar el trabajo al 25% (según datos del año 2011). Por tanto, y a tenor de todos estos datos, es necesario una reorganización de los tiempos sociales más adaptada a las necesidades familiares y personales, y que elimine las desigualdades entre los géneros. Pero ello supondría reducirle al actual capitalismo depredador algunas de sus mejores armas de explotación, por lo cual es una cruenta lucha que debemos sostener desde la clase trabajadora, bajo una mirada sexo-genérica. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías