Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
29 enero 2014 3 29 /01 /enero /2014 00:00

"Estamos conduciendo al mundo hacia la sexta extinción masiva de la vida en este planeta...La conducta humana está estropeando la red de vida"

(Dr. Bruce Lipton)

 

 

 

ecosocialismo31.jpgContinuamos desde los artículos anteriores, recogiendo los principios de la Conferencia Ecosocialista Europea, que dicen lo siguiente: "La crisis ecológica, de la cual el cambio climático es su manifestación más inquietante, representa una amenaza sin precedentes para la Humanidad y el medio ambiente. En la raíz de esta catástrofe se encuentra una civilización (el capitalismo occidental) fundada sobre la acumulación ilimitada de ganancias, el consumismo y el fetichismo de las mercancías, mientras que su lógica de expansión sin límite se revela incompatible con la protección de la naturaleza. Consideramos que las respuestas ofrecidas por el sistema capitalista (capitalismo verde, desarrollo sostenible, mercado de carbono, energía nuclear, etc.) son inaceptables y no están a la altura de la urgencia ecológica y social a la que se enfrenta la Humanidad. El Ecosocialismo es una tentativa original de articular las ideas fundamentales del Socialismo con los avances de la crítica ecológica. Su objetivo es una nueva civilización, un modo de vida alternativo, fundada sobre nuevos valores sociales y éticos. El Ecosocialismo no es compatible con el capitalismo. Nuestro Ecosocialismo es anticapitalista y feminista". En el sitio web de http://alterecosoc.org puede consultarse más información.

 

Históricamente, cierta interpretación del Marxismo consideró el desarrollo de las fuerzas productivas como la vía privilegiada para generar condiciones de vida digna. Tal vez el origen de estas apuestas la encontremos en la "Crítica del Programa de Gotha" de Marx (o "Glosas Marginales al Programa del Partido Obrero Alemán"), donde se afirma que la satisfacción de las necesidades humanas se alcanzará cuando "con el desarrollo de los individuos en todos los aspectos, crezcan también las fuerzas productivas y corran a chorro lleno los manantiales de la riqueza colectiva" (Marx, 1974). Este planteamiento, que indirectamente alumbró la construcción del (mal llamado) socialismo real en el siglo XX ya no tiene solidez. Está claro que hoy no puede sostenerse esa tesis, pues sabemos que un desarrollo de las fuerzas productivas que satisfagan las necesidades humanas bien puede conllevar la profundización del cambio climático, la crisis energética, la crisis alimentaria y las amenazas a la biodiversidad. El Marxismo clásico se equivocaba en esto, y nuestra obligación desde la izquierda es corregirlo y actualizarlo.

 

ecosocialismo32.jpgLa civilización soporte del capitalismo se levantó con una racionalidad que implica la búsqueda de formas de explotación cada vez más agresivas y sofisticadas de la fuerza de trabajo y de la Naturaleza. Ello no se pudo lograr sin la constitución de Instituciones que hoy aparecen como estáticas e insuperables: el Estado y el Mercado. Pero la verdad es que son Instituciones que merecen ser cuestionadas si es que pretendemos asumir otras formas de vida, distintas a las que nos han traído hasta aquí. Y construir lógicas distintas implica superar los modelos de socialismo ya probados y fracasados en el siglo XX, especialmente sus variantes economicistas, burocráticas y antidemocráticas. El Hombre se equivocaba entonces, aún teniendo en cuenta que no poseía ni el conocimiento ni la sensibilidad ecológica que tenemos hoy día. Así, estos modelos reprodujeron las lógicas de desarrollo de las fuerzas productivas, la fe en el crecimiento económico como bálsamo de fierabrás para todos los males, impulsaron la Estatalización (o Estatización) (entendida como la irrupción del Estado en la cotidianidad, la vida privada y la cultura), y utilizaron la Naturaleza como fuente inagotable de recursos (véase Rauber, 2010).

 

Existen ricas y múltiples experiencias de construcción socialista de las cuales hay que aprender, pero para asumir otra perspectiva de la transición hacia el socialismo. Esta transición debe pensarse desde otras lógicas en las esferas de la economía, desde otra moral económica (que no legitime las desigualdades), y desde otra visión política y de las relaciones con la Naturaleza, sin esperar a conquistar el poder o el Gobierno de los países y las naciones para emprender transformaciones u otras lógicas de construcción. Así por ejemplo, en el terreno de la economía habría que impulsar diversas y articuladas acciones que impliquen los siguientes logros:

 

1.- La reorientación del Estado hacia una función social, frenando y revirtiendo, en un primer momento, el neoliberalismo. Recuperar la primacía de lo público, la revalorización de lo común, y el predominio de la iniciativa pública sobre la privada, frenando la desregulación del mercado y volviendo a hacer intervenir la iniciativa pública en los procesos económicos.

 

ecosocialismo33.jpg2.- Recuperar la gestión comunitaria, público-comunitaria y social de todos los bienes comunes. Garantizar los servicios públicos, socializarlos, controlar su consumo, definir su acceso libre, gratuito y universal (que no ilimitado), velando para que no existan exclusiones ni discriminaciones sociales de ningún tipo. Asímismo, nacionalización de todas las empresas estragéticas.

 

3.- La recuperación del trabajo como enfoque y categoría central de actuación y gestión económica. Esto es hacer economía desde las lógicas del trabajo en todo el circuito económico: abastecimiento de materiales, producción, distribución y consumo. Recuperación de un entorno digno en cuanto a las relaciones laborales.

 

4.- Buscar la convivencia y la articulación de múltiples y diversas formas de producción, desde la local-comunitaria, hasta la industrial. En todas ellas hay que romper con la racionalidad instrumental capitalista, y buscar otras formas de co-gestión más sostenibles.

 

Tal vez la tarea más urgente e importante sea redefinir las matrices que hacen funcionar la sociedad: la matriz energética, la alimentaria, la de infraestructuras, y la de movilidad. Estas nuevas matrices deben llevar incorporadas nuevas relaciones sociales de producción y de éstas con la Naturaleza. Es aquí donde los retos se vuelven concretos y son mayores. Por ejemplo: ¿cómo proporcionar energía a todos, desde otra matriz, sin destruir irremediablemente la Naturaleza, con sobernía y con eficiencia? En las esferas sociales y políticas se trata de profundizar en la democracia, superar las jerarquizaciones surgidas del poder y hacer de la participación ciudadana un ejercicio social permanente y fundamental, un eje rector insoslayable. Hay que llegar a conseguir un socialismo no antropocéntrico, que se comprenda en relación y dependencia de la Naturaleza, y que por ello busca la existencia y pervivencia integral del planeta. Finalizaremos en la próxima (cuarta) entrega de esta serie.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
28 enero 2014 2 28 /01 /enero /2014 00:00

Es evidente, y nos hemos referido a multitud de ejemplos en artículos aquí publicados, que la cultura capitalista llega hasta los últimos rincones de nuestro modo de vida. Nuestro modelo costumbrista, de hábitos, de hobbies, de referencias, de modelos, está imbuido casi al 100% en el capitalismo. Es la cultura capitalista la que nos proporciona los diferentes patrones laborales, consumistas, de ocio, etc. Y, por supuesto, de necesidades. La cultura capitalista impone unos objetivos vitales, nos introduce en ellos, una escala de valores, que día a día, sin darnos cuenta, vamos reproduciendo, incluso sin pararnos a pensar porqué lo hacemos. En el presente artículo vamos a referirnos a un ejemplo de lo que decimos: la Lotería Nacional. O si queremos usar su rimbombante nombre: Loterías y Apuestas del Estado.  

 

loteria1.jpgEn efecto, aunque no es el único juego (quinielas, lotería primitiva, bonoloto, cupón de la ONCE, y un larguísimo etcétera, cuyos resultados además nos comunican diariamente por la televisión pública), la Lotería es el emblema nacional de mayor raigambre histórica en cuanto a los juegos de azar se refiere. Y su fecha de mayor participación y difusión: la Navidad. Todos estamos acostumbrados al espectáculo de cada 22 de Diciembre, desde sus preliminares, pasando por la propia celebración del Sorteo (que también es retransmitido en directo por la televisión pública), hasta el seguimiento y la celebración de los afortunados. Y todo ello, ¿por qué? Pues el motivo está muy claro: porque queremos ser ricos. El sistema en primer lugar nos inculca la importancia de ser ricos, en su escala de valores, y luego nos da sus "herramientas" para poder serlo.

 

loteria2.jpgY al día siguiente, y durante varios días, todos los medios de comunicación (la prensa escrita, la radio, las televisiones, las revistas, etc.) dedican una buena parte de sus reportajes (sobre todo si los premios han sido cercanos geográficamente hablando) a entrevistar a los agraciados, a conocer de sus vidas anteriores, de sus vidas futuras, de sus intereses, etc. Es la fiesta nacional del entusiasmo, de la alegría, de la celebración, en unas fechas además muy próximas a la Navidad, que se considera el culmen del consumismo. Además, ahora, los premios se quedan "un poco más en casa", desde que el Ministro Montoro ordenó que todos los premios superiores a 2.500 euros tributarían a Hacienda al 20%. Qué bien si todas las fortunas que en España superaran dicha cantidad tributaran al 20%, todos seríamos un poco menos pobres de lo que somos.

 

loteria3.jpgRecojo las palabras de Antonio José Gil Padilla, de su obra "En los límites de la irracionalidad", cuando sostiene: "El panorama actual en el mundo es poco alentador. El único valor y principal referente es el dinero. El objetivo es acceder a él de la forma más rápida posible. Los poderosos se enriquecen más y más en veloces operaciones financieras o a través de fusiones, cuya meta principal es el aumento de la productividad mediante reajustes y reducciones de plantilla, los pequeños negociantes buscan soluciones fáciles, los menos favorecidos recurren a las loterías y a los concursos, la delincuencia es el recurso de una masa creciente que no encuentra otra solución menos violenta. Unos nuevos sectores privilegiados son instrumentalizados a cambio de una suculenta recompensa. El equilibrio y la "felicidad" de la mayoría se miden en papel moneda, y están en relación directa a su situación económica y a su capacidad adquisitiva para el consumo. La vida se nos ofrece hoy día como un gran casino en cuyas mesas de juego se participa a través del engaño y de la ilusoria creencia de hacer fortuna, olvidándose de que los verdaderos ganadores son los dueños del negocio".

 

loteria4.jpgLa idea es hacernos creer desde la propaganda del sistema que la próxima vez nos puede tocar a cualquiera. Que la próxima vez puede cambiarnos la vida. Pero en realidad, los que han tenido la suerte de ser agraciados, lo han hecho a costa de aumentar la miseria de una mayoría que también tenía ese mismo sueño. Porque es el mismo sistema quien fomenta ese sueño. Un sueño de felicidad, de poder y de gloria. La Lotería Nacional, y el resto de los juegos de azar, representan otra manifestación de las reglas de juego capitalistas, que redunda como siempre en un aumento de las desigualdades de la clase trabajadora, de una concentración de la riqueza de todos en manos de unos pocos, gracias al esfuerzo y al sacrificio de la mayoría. En palabras de Andrés G. Pardeiro: "¿Pero porqué ese empeño? ¿Qué están defendiendo realmente estos medios? Pues como buenos perros guardianes del sistema capitalista vigente, están defendiendo la ideología de la clase dominante, la del neoliberalismo que pretende hacernos creer que ahora somos pobres, pero que podríamos convertirnos en ricos en cualquier momento; que cualquier obrero, trabajador, autónomo, parado o jubilado no tiene porqué acabar sus días en la misma clase explotada en la que ha nacido, que el sueño americano de que todo el mundo puede tener éxito y reconocimiento está al alcance de la mano". Pero lo que realmente está al alcance de nuestra mano es acabar con este montaje: no jugando. La solución está simplemente en dejar de ser cómplices de este diabólico sistema.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
27 enero 2014 1 27 /01 /enero /2014 00:00

"Toda política que no hagamos nosotros será hecha contra nosotros"

(Joan Fuster)   

 

 

 

La pasada semana se presentó en Madrid la nueva Plataforma "Podemos", cuyo líder es Pablo Iglesias, y que está avalada por gente tan interesante como Juan Carlos Monedero, Alberto San Juan (actor), Santiago Alba Rico (escritor), Jorge Richmann (poeta, activista ecologista), Iñigo Errejón, y algunos otros compañeros profesores de la Universidad Complutense. Está disponible en http://www.podemos.info, desde donde se puede firmar la adhesión al Manifiesto que vamos a presentar a continuación. Han declarado tener la intención de formalizar una candidatura a las próximas Elecciones al Parlamento Europeo, pero sólo si disponían al menos de 50.000 firmas de apoyo (en el momento de escribir este artículo, ya contaban con más de 63.000 firmas, y suponemos que el número aumentará). Bien, vamos al Manifiesto en cuestión, que gira sobre los valores de la izquierda, como no podía ser de otra manera.

 

podemos1.jpgEl Manifiesto de Podemos lleva por título "Mover ficha: convertir la indignación en cambio político", y declara abiertamente que estamos ante un Golpe de Estado Financiero contra los pueblos del sur de la eurozona. Denuncia las desigualdades sociales, el aumento de la represión ante el descontento ciudadano, o la depredación de los recursos naturales. Denuncian la pretensión por parte de los poderes fácticos de crear un nuevo escenario donde el miedo suspenda la democracia. Formas que caminan hacia regímenes autoritarios envueltos en procesos electorales cada vez más vaciados de contenido. Declara un afán por retornar a los valores republicanos de la virtud pública y de la justicia social, del reconocimiento de nuestra realidad plurinacional y pluricultural. Pretende hacer llegar a las Instituciones la voz y las demandas de esa mayoría social que ya no se reconoce en esta fallida Unión Europea ni en un régimen corrupto sin regeneración posible. Dicen representar a una candidatura que dé respuesta a esa juventud a la que se invita a abandonar el país, a unos/as trabajadores/as que ven mermados cada día sus derechos, a unas mujeres que tienen que volver a reclamar lo obvio, a unas personas mayores a las que parece no haberles bastado luchar y trabajar durante toda una vida. Expresan su ideario concreto en el siguiente decálogo que vamos a difundir:

 

podemos2.jpg1.- Recuperación de la soberanía popular. Es la ciudadanía la que tiene que decidir, y no la minoría egoísta y especuladora que nos ha traído hasta esta situación. Las personas, primero. Sus necesidades, en primer lugar. Derogación del artículo 135 de la Constitución, que consagra el principio de pagar la deuda y sus intereses, y lo hace primar sobre el resto de gastos sociales. Celebración de una auditoría ciudadana de la deuda, para dirimir la parte ilegítima de la misma, la renuncia al pago de la misma, y una moratoria para el resto. Nacionalización de la banca privada. Fin de la austeridad.

 

2.- Reivindicación de un escenario de democracia real, dando cabida al derecho de autodeterminación de los pueblos que quieran ejercerlo.

 

podemos3.jpg3.- Defensa de los salarios y pensiones dignas, una fiscalidad auténticamente progresiva, persecución del fraude fiscal, y medidas para el reparto del trabajo.

 

4.- Reivindicación del derecho a una vivienda digna. Impulsar un parque público de viviendas en alquiler social, paralizando todos los deshaucios y aprobando la dación en pago retroactiva.

 

5.- Rechazo a todas las privatizaciones de los servicios públicos y de los bienes comunes. La Educación, la Sanidad, la Justicia, el Transporte, la Información, la Vivienda o la Cultura, deben ser bienes públicos inalienables. Son derechos y deben estar bajo control público.

 

6.- Combatir la violencia machista, defender el derecho de las mujeres sobre su propio cuerpo, así como la libertad de orientación sexual contra toda forma de discriminación y homofobia.

 

podemos4.jpg7.- Apostar por un nuevo Modelo Productivo que esté al servicio de las personas a través de una reconversión ecológica de la economía, de una nacionalización y socialización de las grandes empresas estratégicas.

 

8.- Defender todos los derechos de la ciudadanía, exigiendo la derogación de las actuales Leyes de Extranjería. Acabar con la xenofobia institucional.

 

9.- Rechazar todo tipo de intervenciones militares, guerras, actuaciones humanitarias y todas sus variantes, defender la salida de la OTAN y apostar por el desarme mundial.

 

podemos5.jpg10.- Elaboración desde abajo de las propuestas programáticas (de hecho anunciaron en su presentación la construcción de una Wiki colaborativa a tal efecto), mediante un proceso abierto y participativo para la elaboración del programa y la confección de las listas, con presencia del activismo social, político y cultural, con rotatividad de cargos, e ingresos equivalentes al salario medio. También hicieron insistencia en que sus recursos financieros van a ser independientes de la banca privada y de los lobbies.

     

Como en principio se trata de una candidatura para las Elecciones Europeas, echamos de menos una renuncia expresa al Euro y a la actual arquitectura de la Unión Europea (así como a otras cuestiones internas, como el Estado Federal o el Republicanismo, aunque citan el Proceso Constituyente), pero nos identificamos absolutamente con todos los valores y objetivos que señala esta nueva Plataforma, en línea (con sus semejanzas y diferencias) ideológica con muchas otras que se han creado en los últimos tiempos (Frente Cívico "Somos Mayoría", etc.) y desde aquí le prestamos todo el apoyo necesario, y le deseamos larga vida, a su proyecto y a su vocación de contribuir a un escenario de mayor justicia social. ¡Enhorabuena! ¡Adelante! ¡Podemos!

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
24 enero 2014 5 24 /01 /enero /2014 00:00

 

El término “democracia” se ha convertido ahora en el

parapeto político de un sistema injusto tras el cual toda actuación se

legitima por el mero hecho de estar encuadrado en lo que no es otra

cosa que una mera fachada para mantener la mansedumbre de las

masas y para contener cualquier intento de rebeldía

(Antonio José Gil Padilla)

 

   

 

primarias_psoe2-copia-1.jpgPor fin, después de mucho marear la perdiz, el PSOE (autollamados “los socialistas”, en una especie de vergonzante eufemismo), han decidido y publicado sus intenciones con respecto a su proceso interno de Elecciones Primarias. Las de mayor relevancia, esto es, las que tienen que ver con la elección del candidato/a a la Presidencia del Gobierno para las próximas Elecciones Generales de 2015, se van a celebrar durante octubre y noviembre de este año, y van a tener carácter abierto. Esto significa que va a poder participar cualquier ciudadano o ciudadana mayor de edad, con un aval simbólico de dos euros, sin necesidad de pertenecer a la militancia del  partido. En cuanto se ha conocido la noticia, todos sus dirigentes se han apresurado a destacar la “importancia histórica” del proceso, declarando que abría un antes y un después, y dándole una relevancia extraordinaria a dicha decisión.

 

primarias_psoe3.jpgPero la realidad, es otra bien distinta. El PSOE es actualmente (y se lo tiene ganado a pulso) un partido debilitado, en permanente descrédito, afectado no sólo por algunos casos de corrupción, algunos de ellos muy llamativos, sino y sobre todo por una línea decepcionante en cuanto al cumplimiento de su supuesto programa e ideario político. Como ya hemos afirmado y demostrado en muchos otros artículos, su caída libre se debe a la permanente traición que realiza en la defensa de los intereses de los trabajadores (a pesar de que continúa llevando la sigla O de obrero en su nombre), y a su complicidad con las fuerzas políticas neoliberales en cuanto a la aplicación de las políticas económicas. Bajo este panorama, y transcurrida la mitad de la actual legislatura del Gobierno del PP, el PSOE ha de desplegar todos los mecanismos que tenga a su alcance para poder recuperar algo de la credibilidad perdida. Y las Elecciones Primarias pueden suponer un balón de oxígeno para este menester.

 

primarias_psoe4.jpgPero ¿estas prácticas internas de los partidos los convierten en más o menos democráticos? Pensamos que no. No estamos en contra de la celebración de dichos procesos, nos pueden parecer más o menos interesantes o acertados, pero en ningún modo representan una recuperación para la confianza en sus líderes, ni un cambio de rumbo que pueda llevar a su posible electorado a un incremento de su credibilidad. Se critica por ejemplo a Izquierda Unida porque no celebra estos procesos de Primarias, pero lo cierto es que IU elige a todos sus cargos y candidatos democráticamente, desde abajo, mediante votación directa en todas sus Asambleas de Base, que son comunicadas a sus respectivas asambleas superiores. Como decimos, estas prácticas no convierten a los partidos en más democráticos,  ni en más creíbles.

 

primarias_psoe5.jpgLo que necesita el PSOE, por tanto, es credibilidad, y la celebración de Elecciones Primarias no representa ninguna garantía para ello. De hecho, el PSOE es la media naranja de un corrupto y antidemocrático sistema bipartidista consagrado para perpetuar el actual régimen político surgido de la Transición, y difícilmente va a abandonar dicho papel. Sólo hay que fijarse en algunas declaraciones, para darse cuenta de ello. Prácticamente al mismo tiempo que el PSOE tomaba su decisión con respecto a las Primarias, Esteban González Pons, el Vicesecretario de Estudios y Programas del PP, declaraba abiertamente que el PP “echaba de menos con el corazón y la cabeza” al PSOE, para “arreglar el problema que han creado algunos políticos catalanes”.  Y la pregunta es: ¿hubiera hecho el señor González Pons esas mismas declaraciones si el PSOE defendiera el derecho a la autodeterminación de los pueblos, además de defender un Estado Federal? Seguramente no. Por tanto, declaraciones como ésta nos aclaran mucho el concepto que hemos de tener de ambas formaciones políticas, que se necesitan la una a la otra, que se refuerzan mutuamente, pues representan la vieja guardia de un sistema que se cae día a día, de un sistema bipartidista que ahoga las aspiraciones de justicia, dignidad y libertad para la clase trabajadora y los pueblos que constituyen esta entidad que llamamos España.

 

primarias_psoe6.jpgNingunas Elecciones Primarias, por mucho bombo y platillo que quieran darle, van a convertir al PSOE en un partido distinto al que es. Lo que necesitan es credibilidad, y va a transcurrir aún mucho tiempo (si es que la recuperan alguna vez) para que una parte importante del electorado pueda confiar en ellos. Son muchos años de descrédito, de engaños, de manipulaciones, de traiciones y de complicidad con la derecha de este país para que un nuevo candidato elegido en Primarias pueda restaurar su buena imagen por completo. Lo que necesitan es un proyecto auténticamente de izquierdas, coherente, definido, integral, valiente y arriesgado, que rompa con toda su política anterior, todo lo cual no creo que esté en sus planes. Y es que, incluso a nivel europeo, la socialdemocracia está agotada, abatida, rota, desacreditada y en declive, ante la impotencia para proponer soluciones realmente alternativas para la salida de esta crisis que ellos mismos han contribuido a generar. Definitivamente el PSOE está tocado, y muy posiblemente, hundido.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
23 enero 2014 4 23 /01 /enero /2014 00:00

"Estamos todos dispuestos a ser salvajes por alguna causa. La diferencia entre un buen hombre y uno malo es la elección de la causa"

(William James, 1842-1910)

 

 

 

Y en efecto, tenemos que ser radicales (salvajes, en expresión de James) por esta causa, por la causa del Proceso Constituyente. En palabras de Pedro L. Angosto, extraídas de su artículo "¡Muera la inteligencia!": "Desde que esos inútiles llegaron al poder, en su afán por analfabetizar al mayor número posible de ciudadanos, el Gobierno ha subido el IVA del cine y del teatro al veintiuno por ciento mientras mantiene el del fútbol al tipo básico del diez por ciento; transmite corridas de toros por la televisión pública en horario infantil; sube tasas y elimina becas en todos los niveles educativos mientras da barra libre a la creación de Universidades católicas reaccionarias que no exigen la selectividad para ingresar en ellas, pero si una buena cartera de euros calientes que servirán, en cualquier caso, para obtener un título con toda tranquilidad; proclaman el derecho a la vida de quienes no han nacido mientras condenan a la exclusión y a la miseria que conduce a la muerte a millones de personas que han sido apartadas del mercado laboral y tienen todas las papeletas para no regresar a él...".

 

proceso_constituyente161.jpgY continúa: "...recortan en Sanidad Pública hasta obligar a los enfermos a endeudarse para acudir a una de sus clínicas particulares y así saltarse las listas de espera que son la antesala de la privatización del sistema; dejan acéfalo al país obligando a sus mejores jóvenes a emigrar privándonos de los beneficios de su sapiencia; eliminan líneas de investigación enteras en el Centro Príncipe Felipe de Valencia, en el CSIC, en las Universidades y en los Hospitales, y en su lugar imponen el dogma católico como asignatura computable en la enseñanza secundaria conscientes de que la superstición mata la crítica y la rebeldía ante las injusticias; auspician que las cadenas de televisión generalistas y las tedetés emitan un porcentaje altísimo de programación basura que embrutece a los ciudadanos, liquidan las enseñanzas humanísticas de todos los ciclos formativos porque consideran que el saber si ocupa lugar, que formar seres humanos con un nivel cultural elevado es un peligro social; cuentan, venden y divulgan una historia que nunca ocurrió y ocultan nuestra realidad histórica para que los crímenes de Lesa Humanidad del franquismo desaparezcan para siempre en la noche tristísima del olvido, y enuncian, con otras palabras pero con el mismo objetivo, otro muera la inteligencia que mata nuestro presente e hipoteca nuestro futuro por muchas décadas".

 

proceso_constituyente162.jpgY muchos se preguntan: ¿porqué tenemos que romper con Europa? ¿No se puede hacer la revolución desde dentro? O son extremadamente ingenuos, o desconocen que dentro del sistema capitalista no existe posibilidad alguna de una "tercera vía", de un camino intermedio que aúne lo bueno del capitalismo y del socialismo en una nación oprimida, echando lo malo al basurero. No existe esta posibilidad ni en la hipótesis de que triunfasen las presiones de la UE en el sentido de "desmembrar" una parte del Estado Español porque la UE dejaría bien atada la cuestión de la propiedad privada, la de la pertenencia a la OTAN, la del dominio de la Instituciones burguesas, del pago de la deuda correspondiente a ese pueblo, de la presencia en su interior de ciertos aparatos del Estado Español, etc., de modo que, como hemos dicho, se saldría de una cárcel para entrar en otra. En el fondo de esta creencia y de otras fantasías, lo que existe es una ignorancia absoluta de lo que es el modo de producción capitalista, y como dijo Spinoza: la ignorancia no es argumento. 

 

proceso_constituyente163.jpgMe baso a continuación en un extenso artículo sobre la cronología de la construcción europea, elaborado por Agustín Morán, del CAES (Centro de Asesoría y Estudios Sociales), del que reproducimos algunos extractos de interés, para situarlos en el contexto que nos ocupa. Con el Acta Única Europea de 1986, se hizo visible la lógica dominante en el proceso de construcción europea: la creación de un Mercado Único. Y éste necesitaba de una Moneda Única. Ese objetivo se consagró con el Tratado de Maastricht de 1992, que dibuja una unidad europea, no política, ni cultural, ni social (ni siquiera económica ni fiscal), sino sólo monetaria. Una Europa para el Capital. En ella, lo que se unifica es la universalización de la forma mercancía, y su fetiche, el dinero. En la Europa del Euro las informaciones más relevantes para los políticos son las que se expresan en términos monetarios. La Institución que sobresale en poder e independencia sobre todas las demás es el Banco Central Europeo (BCE), que sin estar obligado por ningún poder democrático, obliga a todos los demás. De esta forma, no ha sido pensado para que se comporte como un auténtico Banco Central, al modo en que lo hace la Reserva Federal de EE.UU., ni el Banco de Inglaterra, ni el Banco de Japón, sino para ser simplemente un lobby de la banca privada europea.

 

proceso_constituyente164.jpgEl Euro es necesario para el buen funcionamiento del mercado único, verdadero contenido del proyecto europeo. Las condiciones macroeconómicas que imponen a los Estados miembros desde las Instituciones europeas, hacen imposible su propia soberanía porque impiden la aplicación de las políticas que necesitan sus ciudadanos, no sólo para salir de esta crisis, sino para prevenir crisis futuras. Ninguna medida de este tipo está siendo tomada, ya que no hay ni voluntad política para hacerlo, ni hueco dentro de los Tratados que definen la propia arquitectura de la Unión Europea. Sólo hay que comprobar con cuánto gusto busca Rajoy la aprobación de sus políticas por parte de los Comisarios Europeos, ya que todos están en el mismo barco, un barco que no incluye a la propia ciudadanía, a la que se relega cada vez más a condiciones de vida indignas. Se fomenta el mercantilismo, el desempleo, la precariedad y la pobreza, en aras a una supuesta disciplina fiscal que nunca acaba, y que es situada como coartada para la privatización de todos los servicios públicos, para el desmontaje del Estado del Bienestar, y para la eliminación de todos los derechos económicos y sociales de la población.

 

proceso_constituyente165.jpgDe esta forma, lo que los Gobiernos deciden, se presenta luego como un marco insuperable. Prisioneros de la jaula de hierro que ellos mismos han creado, desisten de medidas encaminadas a la creación de empleo, la protección social y ambiental, y la devaluación de la propia moneda, para ganar competitividad en los mercados internacionales. La debilidad de las Instituciones comunitarias, más intergubernamentales que europeas, junto a sus menguados recursos para limitar los efectos devastadores de la economía especulativa, contrastan con la independencia del BCE. Sin atenerse a control político alguno (ni de Gobiernos ni de Parlamentos, tanto nacionales como supranacionales), el BCE tiene como misión fijar la política monetaria (fundamentalmente, los tipos de interés) y velar por la estabilidad de precios que necesitan los capitales para moverse sin distorsiones en el espacio económico del Euro. Los objetivos prioritarios de esta política monetarista son la estabilidad monetaria a toda costa (precariedad, paro, pérdida de poder adquisitivo, pensiones, privatización de servicios públicos), y la estabilidad presupuestaria como un dogma sagrado (reducción del déficit público, objetivo de déficit cero, inclusión como mandado constitucional). Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
22 enero 2014 3 22 /01 /enero /2014 00:00

Con ejemplos como el de EuroVegas, recientemente fracasado, se toma la referencia para la siguiente hornada de puestos de trabajo que parece quieren fomentar desde la derecha política y empresarial de este país, en connivencia y total complicidad con las políticas que desde la Unión Europea se ponen en marcha. Ello fomentado, además, por las recientes Reformas Laborales, que convierten el empleo en un caótico mercado, casi completamente desregulado, donde la fuerza de trabajo se convierte en una cada vez más degradada mercancía. Se pierden derechos económicos y sociales, se destruyen garantías, se eliminan conquistas históricas de la clase obrera, se abaratan los despidos, se reducen los salarios, aumenta la temporalidad, y desaparecen todas las normas que antes regulaban las relaciones laborales.

 

trabajo_digno1.jpgEl sistema, bajo el mantra de que "Es lo que hay", va transformando derechos en privilegios, y difundiendo el mensaje de que nunca volveremos a disfrutar de los puestos de trabajo que teníamos con anterioridad al estallido de la crisis. Según recientes estudios de opinión, una mayoría de jóvenes estarían dispuestos a trabajar en cualquier sitio, haciendo cualquier trabajo, y cobrando cualquier sueldo. Frente a todo ello, desde la izquierda queremos insistir en la idea de que no todo puesto de trabajo nos sirve, de que no todo el empleo que se pueda ofrecer es válido, y de que, junto a la defensa de un nuevo modelo productivo, tenemos que encaminar nuestros esfuerzos en recuperar el concepto del trabajo digno. Pero, ¿qué significa trabajo digno? Pues básicamente un trabajo que responda a los principios recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en la Carta de la Tierra, y en la Carta Social Europea. Están recogidos también en la propuesta de Programa Electoral de la Izquierda Europea para las próximas Elecciones a la Eurocámara. Vamos a desgranarlos brevemente a continuación.

 

trabajo_digno2.jpgEl trabajo humano es la principal fuerza productiva, junto con la propia naturaleza. El trabajo humano no puede ser considerado, por tanto, como una mercancía más. El sistema capitalista, en su empeño en introducir la filosofía mercantilista en todos los aspectos de la vida, ha prostituido el trabajo, lo ha desvirtuado, despojándolo de su función social. Ha de recuperarse una visión decente del trabajo humano. Desde este punto de vista, los puestos de trabajo que se creen deben ser caracterizados como decentes de acuerdo a los estándares de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Esto quiere decir que han de generar unos ingresos dignos, seguridad en el lugar de trabajo, protección social para las familias, perspectivas de desarrolllo personal e integración social, libertad para que las personas expresen sus opiniones, participación en las decisiones que afectan a sus vidas, e igualdad de oportunidad y trato para mujeres y hombres.

 

trabajo_digno3.jpgSe trata por tanto de eliminar, de descartar, todo el empleo de mala calidad, desprotegido y precario, que domina actualmente el mercado laboral, no sólo en España, sino también en todos los países de la periferia europea. La participación salarial tiene que crecer recuperando el peso perdido en los últimos años, en contraposición con la participación de los beneficios. Esto se puede conseguir coordinando políticas salariales, y entrando de lleno en la determinación salarial fortaleciendo la centralización de la negociación laboral. Apostamos por el desarrollo de una política de coordinación salarial que vincule el crecimiento salarial a la suma del crecimiento de la productividad y la inflación en los países con déficit comercial, y que establezca crecimientos salariales superiores a esa marca en los países con superávit comercial.

 

trabajo_digno4.jpgAbogamos por la instauración de topes salariales, tanto por arriba como por abajo, tanto en la empresa pública como en la privada. Debe actualizarse el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a una cantidad digna (en torno a los 1.000 euros), así como luchar contra la economía sumergida y el fraude fiscal empresarial. La actividad productiva ha de estar orientada a la satisfacción de las necesidades colectivas y al mantenimiento de una sociedad cohesionada y equitativa, de tal forma que la riqueza nacional se redistribuya justamente, por lo cual se han de imponer topes salariales tanto en el sector público como en el sector privado, a fin de romper con la tendencia de desigualdad que conlleva la dinámica capitalista. Por su parte, el papel de la negociación colectiva es clave para facilitar las condiciones económicas justas para todos los trabajadores/as. Ello aseguraría, asímismo, un elemento sólido de demanda interna que fomente el consumo, y por tanto, el crecimiento económico. Además, hay que desarrollar normativa laboral para incrementar la participación de los trabajadores/as en la toma de decisiones de las empresas, introduciendo medidas de democracia económica. Esta participación asegurará un comportamiento más adecuado de las empresas a largo plazo, estableciendo además unas relaciones de identidad más sólidas con la actividad productiva.

 

trabajo_digno5.jpgLa precariedad laboral ha de estar prohibida por ley. La flexibilidad laboral (o flexiseguridad, como ha sido denominada bajo otra nueva falacia) no ha de estar contemplada como instrumento de creación de empleo. Y en cuanto a la productividad, entendemos que la implantación de todas estas reformas y garantías, motivarían al mundo laboral, enriqueciendo las relaciones laborales, y contribuyendo a un aumento de la productividad. El tiempo, el reparto y las jornadas de trabajo también han de valorarse y transformarse. Pensamos que el avance de la productividad tiene que incidir positivamente en las condiciones de vida y de trabajo de los ciudadanos/as, y tiene que repercutir en una mejor conciliación de ambos aspectos. La economía ha de quedar subordinada a los principios sociales de sostenibilidad, trabajo decente, equidad y democracia. Actualmente, la cantidad de personas desempleadas, fruto de la implantación de políticas desreguladoras del mercado laboral, es mucho más elevada de lo que el sistema puede absorber a corto plazo a través de cualquier política de estímulo, por lo que procede repensar también lo referente a jornadas y repartos del trabajo.

 

trabajo_digno6.jpgEn consecuencia, apostamos por la reducción de la jornada laboral, paralela al crecimiento de la productividad. Repartir y reorganizar el trabajo, para que podamos trabajar todos. Hay que acomodarse también a los límites del planeta, reduciendo el impacto del consumo material desmedido, y ajustando la capacidad de producción a los recursos existentes, fomentando un consumo responsable y un comercio justo. Es urgente poner la economía al servicio de las personas, de modo que un reparto del trabajo se vuelve imprescindible para aspirar al pleno empleo en el marco de un nuevo modelo de producción y consumo. Pero un reparto del trabajo que se haga sobre la base de un incremento de la participación salarial en la renta, es decir, manteniendo sueldos, y reduciendo los márgenes de beneficios y ganancias empresariales. Asímismo, los ERE y las deslocalizaciones empresariales han de quedar prohibidas para empresas que declaren beneficios.

 

Todo ello junto con la paulatina migración a un nuevo modelo productivo y de desarrollo económico, que se base en los pilares de una profunda reindustrialización sobre sectores sostenibles, la inversión pública en Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i), la inversión en Ciencia y Cultura, la recuperación para el sector público de todas las grandes empresas de los ámbitos estratégicos de la economía (telecomunicaciones, energía, agua, transporte, alimentación, banca, etc.), gestionadas democráticamente, la potenciación de todas las industrias y sectores ligados al Estado del Bienestar (Educación, Sanidad, Dependencia, etc.), y garantizar la titularidad pública en sectores como la Vivienda, las Infraestructuras, las Pensiones, y todos los servicios declarados de primera necesidad, que han de estar garantizados para toda la ciudadanía, independientemente de su situación. La especulación sobre tasas y precios públicos debe erradicarse, así como los sistemas de copago y repago.

 

Con todos estos mecanismos será posible transformar la lógica de la competencia y el ajuste, por la lógica de la cooperación, la complementariedad y la redistribución. Este es el tipo de trabajo al que tenemos que aspirar, un trabajo decente, con derechos, con protección social, estable, que permita llevar a cabo un proyecto de vida mínimamente digno. Un tipo de trabajo que además responda a otro modelo productivo, a otro modelo económico, a otro patrón de crecimiento, que sea respetuoso con el medio ambiente, y que contribuya a la sostenibilidad desde los puntos de vista humano, económico, social, ecológico y medioambiental. Y no debemos conformarnos con menos, porque sería entrar al juego sucio, a un juego cuyas reglas nos marcan las grandes empresas transnacionales, aquéllas que han contribuido al estallido de la crisis, las que nos han metido en ella, y que ahora continúan enriqueciéndose a nuestra costa, a costa de la riqueza del mundo del trabajo, de la riqueza colectiva, de la riqueza generada por los recursos y los servicios públicos.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
21 enero 2014 2 21 /01 /enero /2014 00:00

En el primer artículo de esta serie ya comentamos algunas de las maldades de la última reforma energética del Gobierno, a la que hay que sumar el último circo acaecido en torno a la subida del precio del recibo de la luz para este enero, y también para el del gas, que también parece que va entrando en otro proceso de "déficit de tarifa". La subasta energética es un indignante proceso mercantil donde una serie de agentes económicos (bancos incluidos, como no podía ser de otra manera) manipulan los precios públicos del consumo de un bien imprescindible para toda la ciudadanía, como es la electricidad. El Ministro Soria, con su natural incompetencia, ha declarado que una posibilidad es cambiar la periodicidad de la propia subasta, cuando lo que hay que hacer es eliminar la propia subasta, nacionalizar todas las grandes empresas del sector, y proponer un sistema justo de precios públicos.

 

politica_energetica21.jpgPero centrémonos en esta segunda entrega en el ataque que se realiza en dicha reforma a las energías renovables, a las cuales se les coloca como los chivos expiatorios del sistema, cuando en realidad representan una gran parte de la solución. Resulta completamente indignante que, en un país con 300 días de sol al año, la energía solar fotovoltaica sigue estando infrautilizada, y encima, este Gobierno del PP pone más trabas en su utilización, adoptando contra ella (y el resto de las renovables) medidas políticas de cooptación y ataque, adoptadas por motivos ideológicos, aunque motivadas por razones económicas. Y ahora, cuando el auténtico motor de la instalación de sistemas de energía limpia ha sido la conciencia ciudadana de que tenemos que actuar y paliar los graves problemas ecológicos derivados del uso de combustibles fósiles y centrales nucleares, el Gobierno realiza un brutal ataque contra el uso y la instalación de las mismas. Es completamente intolerable. Pero lo más gracioso (es un decir, porque no hay nada gracioso en todo este desaguisado) es que, después de todo, las grandes empresas del sector, representadas por la Patronal UNESA, se presentan como las víctimas del sistema.

 

El mensaje que se lleva difundiendo desde dicho sector oligopólico es el de que las energías renovables son caras, repitiendolo sin aportar datos que realmente avalen dicha postura, lo cual va calando en una opinión pública bastante mediatizada, desorientada y agobiada además por la tremenda situación económica del país. De hecho, las últimas campañas que UNESA ha puesto en marcha para "explicar" la factura eléctrica, continúan presentando los motivos últimos de dichos precios tan elevados en los impuestos indirectos y las subvenciones a otros tipos de energía. Pero como se descubre antes a mentirosos que a cojos, precisamente el ataque al autoconsumo es la señal clara de que sus motivos no son económicos, sino ideológicos. En cuanto la energía solar ha dado señales (mediante el autoconsumo, es decir, la propia instalación en las viviendas) de que puede comenzar a andar sin ayudas, la reforma eléctrica ha demostrado que no se quiere permitir dicho desarrollo (especialmente mediante la introducción del malvado "peaje de respaldo"). Está claro que el oligopolio energético dominante no está dispuesto a permitir que el autoconsumo de otros tipos de energía se desarrolle en nuestro país.

  

politica_energetica22.jpgY tomando las palabras de Juan López de Uralde, coportavoz federal de EQUO: "Si no respondemos a lo que está ocurriendo en materia de energía, no habrá salida para la crisis económica, porque España mantiene un gasto de 45.000 millones de euros cada año en importar combustibles fósiles. Ese gasto tiene una incidencia decisiva en nuestra balanza de pagos, y actúa como un lastre permanente del que sólo podremos liberarnos impulsando aquéllas formas de producción de energía en las que somos ricos: el sol y el viento". Pero en realidad el problema va aún más allá. Lo ha expresado magníficamente Alfons Pérez: "Tenemos que recuperar la sobernía energética: una combinación de democracia, control de los medios de producción, sostenibilidad ambiental, decrecimiento del consumo y enraizamiento territorial; confrontando el actual modelo dependiente de energías fósiles y dominado por el oligopolio energético que nos empobrece y menosprecia nuestro derecho a decidir".

 

Pero ya sabemos que todo esto será complicado mientras mantengamos la actual correlación de fuerzas políticas, ya que ellas gobiernan al dictado del lobby energético. Además de la plasmación del poder concentrado sobre el sector energético, sin apenas regulación por parte de los diferentes Gobiernos del tándem PPSOE, las diferentes asociaciones que pertenecen al ámbito de las energías renovables en España llevan denunciando desde hace años una política legislativa al dictado del lobby energético, liderado esencialmente por la Asociación Española de la Industria Eléctrica (UNESA). Ya en octubre de 2010, el Presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, denunció que el déficit tarifario del sistema eléctrico español estaba generado por las elevadas primas que recibían desde el sector de las energías renovables. También señaló (muy sospechosamente) que el incremento del coste que suponen la energía fotovoltaica y la termosolar sólo se podía paliar subiendo los precios del recibo, o bien paralizando proyectos. También insistió en que es la energía solar, y no la eólica, la que genera este aumento del déficit. Hay que recordar que la línea de negocio de Iberdrola en las renovables se centra en la energía eólica, lo cual explica sus interesadas afirmaciones.

 

politica_energetica23.jpgEl caso es que dos meses después de dichas declaraciones, y tras una reunión de UNESA con el entonces Ministro de Industria, Miguel Sebastián, se promulgó el Real Decreto Ley 14/2010 por el que se recortaron 750 millones de euros en primas a las fotovoltaicas. Además, se aumentó en enero de 2011 un 10% el recibo de la luz, y se titulizaron 2.000 millones de euros del déficit tarifario, que el Tesoro Público colocó en el mercado. La relación entre los acontecimientos está clara. Se impone la ley de causa-efecto. Y no se trata de un hecho aislado. En realidad, todo el montaje sobre el llamado "déficit de tarifa" obedece solamente a una manipulación de las grandes compañías eléctricas, y al comportamiento servil hacia ellas de los Gobiernos que hemos tenido. Y cómo no, la presencia de los grupos bancarios en todo este tinglado es espectacular. Según un estudio elaborado por ADICAE a principios de 2013, la composición de los Consejos de Administración de la mayoría de las empresas que conforman UNESA están participadas por entidades financieras. Y por supuesto, el fenómeno de la puerta giratoria, que ya hemos comentado en otros muchos artículos, se da en este ámbito especialmente.

 

Y es que al menos 60 personas, entre altos cargos políticos o allegados a ellos, han pasado a engrosar las plantillas de las empresas del sector eléctrico tradicional. El medio VozPopuli publicó a principios de 2013 que las empresas que más ex altos cargos políticos contrataron fueron Abengoa, Iberdrola, Endesa y la Red Eléctrica Española, además de una lista con los 40 nombres más populares que han protagonizado esta puerta giratoria. Todo ello, junto al cúmulo de declaraciones (de las que hemos puesto anteriormente un ejemplo) por parte de las empresas del lobby eléctrico que después se transformaron en leyes, es el motivo fundamental para pensar (y así lo sostienen las diferentes asociaciones de empresas que pertenecen al sector de las energías renovables) que se legisla al dictado de sus intereses. Por tanto, aparecer, como hizo el Presidente de UNESA como una víctima del ataque del poder político a estas alturas, nos parece un ejercicio de tremendo cinismo, rayando en la obscenidad pública. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
20 enero 2014 1 20 /01 /enero /2014 00:00

"No es crisis, para el capital es esplendor"

(José Iglesias)

 

 

 

Tratado ya suficientemente el tema de las clases sociales, su lucha y lo referente a las desigualdades sociales, vamos a continuar centrándonos en el capitalismo español (estructura de nuestras clases, la formación de nuestro capitalismo, el surgimiento del capitalismo financiero e inmobiliario), para luego revisar el escenario internacional (el capitalismo mundial, la globalización, las grandes Instituciones que lo avalan, etc). Al final de todo ello, creemos que tendremos una semblanza aproximada (junto con todo lo que ya hemos contado en los anteriores artículos de esta serie, así como en otros muchos de este mismo Blog) de la barbarie que representa este sistema económico, y de la necesidad de abolirlo. En las próximas líneas, recojo datos e información sobre estudios aportados para la Conferencia Política del Partido Comunista de España, compilados en un documento que está accesible a través de Internet en esta dirección.

 

capitalismo251.jpgCentrémonos entonces en la exposición de la estructura social de clases en nuestro país. Antes que nada, es preciso acabar con la idea que se destila en los medios del sistema de que el empresariado es la premisa de la generación de empleo y de la inversión, el que está en la base del progreso y de la riqueza de un país y del planeta. Ideas que se plasma en expresiones como "cultura de emprendimiento", "apoyo al emprendedor", o la reciente Ley de Emprendedores, y que se potencia incluso con documentales y programas en la televisión pública. La riqueza no viene generada por la estructura de propiedad en la empresa productora, ni por la acumulación capitalista en el entramado financiero. Es el factor trabajo aplicado a los instrumentos de producción el que genera la riqueza. El trabajo es el que crea la riqueza (además de la riqueza natural proporcionada por la naturaleza). Las estructuras de producción son sustituibles, pero el trabajo humano, intelectual y físico, no.

 

capitalismo252.jpgEn un modo de producción dado, sólo hay dos clases principales, que son antagónicas, al ser los intereses de una fruto de la merma de los intereses de la otra, en el modo de producción capitalista la clase que detenta la propiedad sobre los medios de producción y se adueña de las plusvalías, es la clase burguesa, y la explotada la que hoy denominamos clase trabajadora, que directa o indirectamente crea un bien mercantil (la que se llama clase obrera es sólo la que interviene directamente en la realización física del producto). Concienciar a cada uno de los sectores que componen la clase trabajadora, desde su problemática y conciencia sectorial, con el denominador común que la une por encima de las contradicciones que pueda haber entre ellos, y que hay que ayudar a superar desde su conocimiento, es la tarea fundamental que tenemos desde la izquierda, que ha de permitir organizarnos e integrarnos en un proyecto unitario colectivo por la emancipación de la clase trabajadora en un nuevo sistema social (hacemos un inciso para recordar que desde el Frente Cívico "Somos Mayoría", su líder Julio Anguita ha planteado que dicho programa mínimo puede referirse a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, junto con la Carta de la Tierra).

 

capitalismo253.jpgEn España, en el siglo XXI, la oligarquía se reduce a unas 2.500 personas (siempre aproximadamente, claro está, y teniendo en cuenta las variaciones que pudieran existir con el paso del tiempo), a apenas 400-500 familias (en Cataluña algún dirigente se atrevió a decir el número exacto de familias que forman su clase dominante), el conjunto de personas empleadoras de fuerza de trabajo constituye el 5,5% de la población activa, a los que habría que sumar Directores/as y Gerentes tanto del sector público como del privado, los grupos o mandos intermedios, el empresariado sin asalariados/as, autónomos/as, cooperativistas y similares (el 11%), y los asalariados/as el 82,5% restante. El conjunto de trabajadores y trabajadoras realmente dependientes está formado por las personas asalariadas, descontando a quienes ocupan puestos de dirección y gerencia, y añadiéndoles los/as falsos autónomos/as, dependientes de un contrato con una empresa principal (o única). Resumiendo, la clase trabajadora española abarca el 85-90% de la población activa.

 

capitalismo254.jpgLos grupos hegemónicos de la clase dominante que conforman la oligarquía de nuestro país están hoy perfectamente localizados, esa fracción hegemónica está incondicionalmente adscrita al neoconservadurismo político y económico, y en muchos casos al imperialismo globalizado que domina la escena internacional. Este bloque construye su hegemonía desde el control ideológico de una base social amplia a través de los medios de comunicación, la Iglesia Católica y los partidos del sistema. Se podría hacer incluso una perfecta radiografía social de dicha clase, con sus ocupaciones, sus hábitos, sus costumbres, etc. Sin embargo, este control sobre la mayoría social trabajadora está dando señales de resquebrajamiento desde el inicio de la crisis, en las postrimerías de 2007. La lucha de clases se ha recrudecido desde entonces en sentido exponencial, a medida que la clase dominante va aprovechando la situación para efectuar contrarreformas sociales en su favor, consistentes en el debilitamento y desmantelamiento progresivo de todas las estructuras que daban soporte al llamado Estado del Bienestar (sanidad, educación, pensiones y dependencia, fundamentalmente), así como al resto de servicios sociales. Hoy día, la composición del bloque de poder dominante en nuestro país queda estructurado en una serie de sectores perfectamente delimitados, que abordaremos en el siguente artículo de esta serie.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
17 enero 2014 5 17 /01 /enero /2014 00:00

"El sistema capitalista no precisa de individuos cultivados, sólo de hombres formados en un terreno ultraespecífico que se ciñan al esquema productivo sin cuestionarlo"

(Carlos Marx)

 

 

 

 

Como vinimos anunciando en los últimos artículos de esta serie, en nuestra recta final de la misma, nos vamos a ocupar de la Enseñanza Superior, es decir, de la Universidad Pública en nuestro país. Vamos a analizarla en el contexto actual, como elemento del sistema capitalista de nuestro tiempo, vamos a realizar diagnósticos sobre su situación, y vamos a intentar exponer nuestro concepto, nuestra idea de qué debe ser y cómo debe ser la Universidad Pública, desde nuestro prisma de izquierdas. De entrada, y continuando con la reflexión ligada a la cita de Marx con la que hemos abierto el artículo, diremos que, efectivamente, el pensamiento actual se va diversificando y especializando de tal manera que hoy en día deja de existir el clásico genio multidisplicinar que existió en la época del Renacimiento.

 

educacion_publica131.jpgHombres como Leonardo Da Vinci, por poner quizá el ejemplo más conocido, sabios integrales, que dominaban igualmente las ciencias, las artes y las letras, son figuras que dejan de existir en la actualidad, quizá porque, desde las más altas instancias del saber oficialista, no se fomenta ni el conocimiento integral, ni la sabiduría en sí misma, ni la totalidad de las capacidades humanas. Simplemente porque al sistema no le interesa. Nuestro sistema neoliberal dominante, que utiliza la Universidad como una pieza más al servicio del mismo, busca únicamente la formación especializada en temas, ramas y aspectos del saber y del conocimiento humano, sin preocuparle la genialidad ni el pensamiento de forma integral. Es, como decimos, consecuencia de las propias raíces de funcionamiento de nuestro sistema capitalista.

 

educacion_publica132.jpgAunque por supuesto existen las excepciones de rigor, hoy en día es muy difícil conocer personas que cultiven varias ramas del saber, y cuánto más difícil si dichas ramas son distantes entre sí, como por ejemplo, la ciencia y la poesía, las letras y la técnica, las artes y la medicina, la filosofía y la física cuántica, la pintura y la geología, la biología y la escultura, la música y la informática, la novela y la ingeniería, la historia y la arquitectura, etc. Ahora somos (casi) todos especialistas en algo, y cuanto más especialistas, mejor. Sin embargo, no nos damos cuenta de que el saber y el conocimiento humano, cuanto más integral sea, más sabios nos hace. Y cuánto más sabio es un hombre, más crítico es , más independiente es, y más difícil resulta manipularlo o engañarlo. Desde pequeños, el sistema nos orienta cada vez más a los resultados (y con la instauración de la LOMCE todavía va a ocurrir más), a la prueba, al examen, pero no se nos inculta la pasión por el saber y el conocimiento, que es lo que realmente nos hace hombres libres. Y cuando llegamos a la Universidad, el culmen de todo el sistema educativo, el oráculo de todos los saberes, no disfrutamos realmente de ella, porque curiosamente, la Universidad es hoy en día (y tiende a serlo cada vez más) la pieza de encaje más valiosa del sistema capitalista. Podemos concluir, y vamos a contarlo con más calma, que la Universidad se adapta a la lógica neoliberal.

 

educacion_publica133.jpgActualmente, en la llamada Sociedad del Conocimiento, y en el modelo de Estado competitivo, la Universidad Pública debe cumplir nuevos requisitos: la competencia mercantil y agónica entre diferentes Universidades; la falta de oferta de carreras de Humanidades; la reducción del tiempo de estudio y el sacrificio de los contenidos de sentido (Historia, Política, Cultura, Metodología, Filosofía, etc); la vinculación de la investigación a las necesidades empresariales; la minusvaloración de la actividad docente; la precarización de la mano de obra subalterna (trabajadores contratados a quienes se les exigen obligaciones superiores a los titulares, becarios explotados que deben impartir clases, externalización de servicios, supresión de becas y ayudas al estudio, encarecimiento de las prestaciones a los estudiantes, etc); la transformación de la dirección universitaria en un órgano de gerencia, al margen de la comunidad universitaria (gerencia empresarial cuya responsabilidad no corresponde a ningún Profesor del Claustro, sino a un gerente externo guiado principalmente por los aspectos económicos de la Universidad); concentración de esfuerzos investigadores en sectores tecnológicos punta o en modas económicas; el disciplinamiento de los estudiantes, reduciendo sus ámbitos de decisión y sus espacios de autogestión; segregación indirecta de los estudiantes y nueva separación de clase, realizada entre los que estudian posgrados (nuevos cuadros para el Estado, los partidos y las empresas), y los simplemente licenciados; la estandarización internacional de los contenidos educativos sobre la base de criterios cuantitativos (créditos) que impiden la autodeterminación de cada Centro o Universidad, y un largo etcétera.

 

educacion_publica134.jpgLa propuesta ofrecida por la globalización neoliberal a la Universidad Pública ha sido claramente establecida por el Banco Mundial (BM), y está pensada y organizada para mayor gloria de los esquemas económicos e ideológicos del neoliberalismo. Su interés más inmediato es la conversión de la Universidad Pública en un elemento de valoración del capital. De esta forma, la Universidad se convierte en la capacitadora "oficial" de las necesidades laborales de las empresas. Como sostienen Jessop y Santos, "la Universidad le hace la acumulación primitiva del conocimiento a las empresas". Al tiempo, ella misma también se convierte en un negocio, pues las necesidades de capacitación en la Sociedad de la Información han hecho del suministro de Enseñanza Superior una gran fuente de su beneficio. Por otro lado, esta mercantilización tiene lugar siempre y cuando el resto de asuntos quede invariable y no se entorpezca con nuevas reclamaciones que refrenen el negocio de la enseñanza. Expresado de otra manera: la enseñanza es un negocio, siempre y cuando no tenga que dar respuesta a las demandas que reduzcan el beneficio de retorno, en última instancia, como señalamos en la cita de inicio, siempre y cuando no perjudiquen o no cuestien el sistema. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
16 enero 2014 4 16 /01 /enero /2014 00:00

    "Los derechos fundamentales de los ciudadanos no pueden depender de los mercados"

(Documento Programático, IV Congreso del PIE) 

 

 

 

La fórmula republicana, retomando desde lo dicho en artículos anteriores, puede conectar perfectamente con la conciencia colectiva de nuestro pueblo, pues reúne una serie de características que se adecúan al tipo de sentimientos que la crisis está suscitando en la inmensa mayoría de la población, a saber:

 

republica_queremos31.jpg1.- Reniega del actual sistema social, que secuestra al ciudadano en el aspecto político, recuperando el concepto aristotélico del hombre-mujer como animal político.

 

2.- Conecta con las aspiraciones de las revoluciones que aquí no se han dado (libertad, igualdad y fraternidad de la Revolución Francesa, y justicia social y radical expropiación de los privilegios, así como desmercantilización e incluso colectivización de los bienes esenciales de la Revolución Soviética), permaneciendo como una asignatura pendiente en la medida en que las experiencias republicanas han sido siempre cercenadas por la represión de la oligarquía monárquica-eclesiástica-financiera-conservadora.

 

3.- La herramienta del republicanismo es la democracia participativa, compatible pero superadora de la democracia representativa: el ejercicio de las consultas y de los referéndums, el recurso a las iniciativas legislativas populares, los presupuestos participativos, el urbanismo participativo, la democracia económica, y el control democrático y participativo sobre los representantes e instituciones. Para profundizar más en este tema, véase el artículo titulado "¿Vivimos en una auténtica Democracia?" publicado recientemente en este mismo Blog.

 

republica_queremos32.jpg4.- El republicanismo lleva implícito un pacto social de crecimiento y fortalecimiento de lo público (res publica), convirtiendo en propietarios colectivos de los bienes esenciales a los desposeídos, generando derechos donde antes había mera caridad o dispendios por parte de los poderosos hacia los de abajo (véase el artículo "¿Caridad, Solidaridad o Justicia Social?" para profundizar en este tema). En una sociedad republicana, el individuo se siente cada día más arraigado, pues existe una comunidad de bienes e intereses comunes, de los que él/ella es copropietario/a, y en cuya protección y defensa es coprotagonista.

 

En el nuevo Proceso Constituyente que nos lleve a la Tercera República, surgen como corolarios del carácter republicano del Estado, toda una serie de elementos que deben ser contemplados expresamente en la nueva Ley de Leyes, esto es, en la nueva Carta Magna o Constitución Federal de la República Española. Se trata de explicitar en ella, como ya hemos afirmado muchas otras veces, todos los derechos de la ciudadanía (básicos y avanzados, personales y colectivos, objetivos y subjetivos), entendidos en el sentido más rico del nuevo constitucionalismo posterior a la Segunda Guerra Mundial: derechos políticos, derechos civiles y derechos sociales (Titmus). Sin ánimo de ser exhaustivos, pues la lista completa la vamos a desarrollar a partir de la próxima entrega de esta serie, vamos a adelantar que el republicanismo al que desde la izquierda pretendemos llegar podría clasificarse en los siguientes estadíos:

 

republica_queremos33.jpg1.- República Mínima (elección democrática de la figura del Jefe del Estado, rigurosa separación entre lo público y lo privado, renta básica, erradicación de todos los tipos de pobreza, restauración de los derechos sociales básicos conculcados durante la etapa de crisis, derechos subjetivos, auditoría ciudadana de la deuda, repudio de la deuda ilegítima, etc).

 

2.- República Social (recuperación y control efectivo del cumplimiento de todos los derechos sociales y laborales, civiles y políticos, tales como la vivienda, el sustento, la sanidad, la educación, construcción de nuevos indicadores que midan el bienestar social de una forma completa: indicadores rojos de explotación laboral, verdes para los patrones de cumplimiento ecológico, violetas para medir el grado de igualdad de género, amarillos para el respeto al patrimonio cultural, blancos que midan el compromiso por la paz, fomento de formas alternativas de producción y consumo, lucha contra los paraísos fiscales, reforma fiscal progresiva, etc.).

 

3.- República de la Información (impedir la creación de imperios mediáticos, leyes reguladoras de los medios de comunicación, fomento de la pluralidad ideológica, la construcción de valores críticos, el respeto a la infancia, creación de observatorios de medios, apoyo a los medios de comunicación independientes, fomento del periodismo comunitario, uso del software libre, tendencia hacia la soberanía tecnológica, creación de una ley integral para el derecho y acceso a la información, imposición de un código ético global para todas las ramas de la información, transformación de las televisiones y radios públicas en elementos para la transmisión pública de la educación, la cultura y el pensamiento crítico, regulación de la publicidad, erradicación de la telebasura, etc.).

 

republica_queremos34.jpg4.- República Democrática (migración hacia un Estado Federal, instauración de mecanismos que mejoren, extiendan, completen y refuercen el carácter de la democracia participativa, representativa, decisoria, revocatoria, y democrática, aspirando al máximo principio de que la democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, abandonando todas las limitaciones actuales, que convierten nuestra democracia en una democracia débil, de baja intensidad, limitada, hueca o mediática, eliminación de los privilegios de los políticos, fomento de la estricta división e independencia entre los poderes, lucha contra la corrupción, control institucional, transparencia en todos los aspectos de la práctica democrática, reforma electoral, etc.).

 

5.- República de la Igualdad (abandono del concepto y de los principios machistas generalizados en nuestra sociedad, fomento del feminismo, adopción de la paridad institucional y pública, erradicación de la cultura del patriarcado en todas sus formas y manifestaciones, fomento de una cultura del respeto a la diversidad afectivo-sexual, fomento de medidas de conciliación de la vida laboral y familiar, reparto del trabajo, compartición de jornadas, igualdad en la concesión de permisos, respeto absoluto a las decisiones de la mujer con respecto a su embarazo, instauración de políticas de fomento de la igualdad real de hombres y mujeres, erradicación de la violencia machista, implantación de contenidos educativos que potencien la igualdad entre sexos, lucha contra la trata y la explotación de mujeres mediante la prostitución, etc.).

 

republica_queremos35.jpg6.- República Intercultural (erradicación de todas las políticas que tiendan hacia la mercantilización de la cultura, eliminación del consumismo masivo, implantación de contenidos culturales en los planes educativos, fomento y aceptación social de la interculturalidad, derogación de la ley de extranjería, ninguna persona puede ser ilegal, eliminación de los guetos culturales, fomento del cine, el arte, la literatura, la poesía, integración de los inmigrantes a la vida social y cultural, impulso a la creación del concepto de ciudadanía universal, etc.).

 

republica_queremos36.jpg7.- República Obrera (impulsar un nuevo internacionalismo obrero, nuevas relaciones entre los colectivos de trabajadores, superando sus diferencias, replanteamiento táctico y estratégico de los sindicatos, fomento del empleo público, estable, digno y con derechos, incorporación de principios ecosocialistas en el mundo laboral, frenar el productivismo y el crecimiento insostenible del PIB, buscar otros indicadores de bienestar social, nacionalización de todos los grandes sectores de la economía, erradicación del terrorismo empresarial, democracia económica para una mayor capacidad de gestión y decisión de la clase trabajadora dentro de las empresas, renuncia expresa a los valores del capitalismo y del consumismo, devolución al Estado de su papel de empleador por excelencia, crecimiento, extensión y generalización del Estado del Bienestar, etc.).

 

8.- República Ecológica (reducir la huella ecológica, racionalizar el consumo de energía, fomentar la producción de energías limpias, renovables y alternativas, abandonar los combustibles fósiles, controlar nuestra dependencia energética, abandonar el crecimiento del PIB, orientarnos hacia otros indicadores de riqueza y bienestar colectivos, instaurar medidas de prevención y castigo de los delitos ecológicos, dar prioridad al ciclo de la Tierra frente al ciclo del Capital, fomento de la agroecología, de la soberanía alimentaria, de los mercados y productos de cercanía, la recuperación y preservación de la biodiversidad, uso eficiente de los recursos naturales, etc.). Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías