Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
7 enero 2014 2 07 /01 /enero /2014 00:00

"El imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en que ha tomado cuerpo la dominación de los monopolios y del capital financiero, ha adquirido señalada importancia la exportación de capitales, ha empezado el reparto del mundo por los truts internacionales y ha terminado el reparto de toda la tierra entre los países capitalistas más importantes, en conclusión, el imperialismo es la fase monopolista del capitalismo"

(Lenin)

 

 

 

Aunque se le reconociera con uno de los últimos Premios Nobel de la Paz, , suceso harto  incomprensible, es evidente que necesitamos una Europa menos imperialista, menos colonialista, más pacifista, más internacionalista, más activista, en última instancia, más defensora de los Derechos Humanos, y que represente además en este ámbito el liderazgo mundial que siempre debió tener, como el "Viejo Continente" que es. Tomando como base el documento programático salido del reciente IV Congreso del PIE (Partido de la Izquierda Europea), sintetizamos a continuación los puntos fundamentales que tienen que ver con el concepto de una Europa internacionalista y pacifista. Desde la izquierda, defendemos la paz y el diálogo político en contra de la violencia y la coerción militar. Defendemos la paz entre las personas, pero también entre los pueblos y las sociedades.

 

Defendemos el internacionalismo, que es lo contrario al imperialismo, a la creación de divisiones entre los países y los pueblos de una manera artificial, sino que queremos que se unan contra el neoliberalismo y una crisis capitalista que victimiza a una gran cantidad de personas, de trabajadores y de toda la sociedad. Por tanto, desde estos principios generales, defendemos:

 

1.- Defensa y Fomento de los Valores de la Paz. Defender la cultura de la igualdad, la justicia y la solidaridad. Introducir la educación en los valores de la paz como un tema específico en los planes educativos de los estudiantes europeos. En 2014 se cumplen 100 años de la Primera Guerra Mundial, lo que puede suponer un gran motivo de reflexión. Apoyo y participación en los órganos internacionales de defensa de la paz, como el WPC (Consejo Mundial de la Paz), las organizaciones internacionales de mujeres, y sus movimientos de base. Reforma de la ONU para transformarla en un órgano democrático que garantice la paz mundial.

 

Asímismo, introducción de un Tribunal Internacional para la Justicia Climática. Todo delito ecológico constituye una grave infracción a ese bien común que es el medio ambiente. Los delitos y atentados contra él (contra todos) no pueden quedar impunes. La gravedad de dichos delitos se aprecia a la luz de la puesta en peligro de los ecosistemas y de sus consecuencias sobre los Derechos Humanos y la responsabilidad demostrada de los delincuentes. Estos crímenes deben entenderse como crímenes contra la Humanidad, y como tales deben ser castigados. Medidas preventivas (incluyendo lecciones e instrucciones a los soldados y oficiales) sobre la violencia contra la mujer, la violación y su trata, en los conflictos militares. Aplicar el castigo judicial de quienes cometen esos delitos, de acuerdo con el Derecho Internacional.

 

2.- En los Tratados Militares y sus consecuencias en la Unión Europea. Revisar los tratados militares, los tratados comerciales y estratégicos, y especialmente con los EE.UU. (sin ir más lejos, se está trabajando actualmente casi en secreto para adoptar el Acuerdo Comercial Transatlántico (TTIP), que empoderará a las empresas y será bastante lesivo y dañino para los intereses de la ciudadanía europea). Proponemos la salida inmediata de los Estados miembros de la UE que pertenezcan a la OTAN, fuera de dicha organización militar, el desmantelamiento de las bases militares de la OTAN en toda Europa, y sus dispositivos asociados (como nuestro Escudo Antimisiles). Disolución completa y definitiva de la OTAN, como organización armada y criminal, responsable de casi todos los conflictos bélicos que se organizan por el mundo. Europa no debe ser militarizada ni aliada de la OTAN en la gestión de las crisis y las fuerzas de reacción rápida. La UE no debe participar en guerras "preventivas", ni en las intervenciones "humanitarias", y mucho menos sin resolución de las NNUU.

 

3.- Sobre Política de Armamento. Actuar en favor de una reducción de los gastos de armamento en todos los países de la UE y en todo el mundo. Elaboración de un código de conducta vinculada a la venta de armas. Destrucción multilateral de todo tipo de arsenales de armas de destrucción masiva, de armas químicas y biológicas, incluidas las armas nucleares. Prohición de las minas explosivas, así como promoción de zonas libres de armas nucleares. Desde el PIE se propone reducir el gasto militar europeo, y actuar ante cualquier conflicto bajo una sola voz europea.

 

4.- Legislar sobre los conflictos en curso, con el fin de buscar la paz en el mundo. La UE debe participar en la unificación de Chipre, exigiendo a Turquía el respeto a la Legalidad Internacional. También debe actuar para el reconocimiento del pueblo kurdo en Turquía, y por el fin de la represión. Para nosotros, esto es una condición sine qua non para un eventual ingreso de Turquía en la UE. Asímismo, la UE ha de reconocer a Palestina y trabajar por el reconocimiento de sus derechos soberanos, y la revisión de los acuerdos con Israel. Estamos a favor de un Estado Palestino libre. Y en ese sentido, condenamos la colonización israelí de los territorios palestinos, y abogamos por un retorno a las fronteras de 1967.

 

Exigimos la destrucción de los aviones no tripulados (drones). Igualmente, exigimos la libre determinación del pueblo saharaui, y lo planteamos como un frente común de toda la UE. Queremos anular los tratados de favor entre Marruecos y la UE. Europa tiene que actuar para la descolonización en todo el mundo, donde las personas todavía sufren de esta criminal situación (Siria, Afganistán...).

 

5.- Colaboración con América Latina. El PIE colabora con la Plataforma por la Paz en Colombia, y llevará a cabo un esfuerzo para explicar que esta paz es fundamental para América Latina y El Caribe. Abandonar la Posición Común sobre Cuba, y seguir promoviendo políticas activas encaminadas a abolir el criminal bloqueo económico que los EE.UU. mantienen sobre la isla caribeña desde hace más de medio siglo. Promover las relaciones entre la UE y la Alianza Bolivariana (ALBA). La política de la UE hacia los países de América Latina es la extensión de la llevada a cabo en contra de los pueblos de Europa, basada en la falseada "libre competencia". En efecto, la UE propone a los países de América Latina "Acuerdos de Libre Comercio" o "Acuerdos de Asociación" en la búsqueda de nuevos mercados, fuentes de energía y mano de obra barata. Al final, lo que se manifiesta siempre es una relación de dominación que se ofrece a los pueblos de esta región.

 

Desde la izquierda, proponemos una nueva relación basada en la cooperación y la complementaridad entre los pueblos de la UE y de América Latina, que respete la elección de las estrategias de desarrollo de los países gobernados por fuerzas progresistas. El PIE rechaza los tratados bilaterales de inversión que castigan a los países que disputan la apropiación por medio de las empresas transnacionales de la riqueza y de los recursos naturales de América Latina. La UE tiene mucho que ofrecer a los pueblos de América Latina, con una verdadera cooperación política que desarrolle los servicios públicos y ofrezca transferencias de tecnología. Dicha cooperación política significa trabajar juntos para un diálogo y acción a favor de un nuevo orden internacional, con unas NNUU reformadas y democráticas, la desmilitarización de las relaciones internacionales, y la creación de mecanismos de diálogo y prevención de conflictos.

 

El desarrollo humano, el cambio climático, la promoción de la paz, el desarme mundial, la paulatina desaparición de los Ejércitos y de su presupuesto asociado, o bien su reconversión en otras tareas sociales, son también ejemplos de terrenos para la cooperación política. Las relaciones comerciales deben tener en cuenta las asimetrías entre las dos grandes regiones mundiales, y deben ser diseñadas como parte de los acuerdos de desarrollo. Con todo ello, tendremos una UE que contribuya a un mundo mejor, más pacífico, más solidario y más justo. Tenemos una oportunidad de oro para apostar por todas estas políticas en las próximas Elecciones al Parlamento Europeo de 2014, unas elecciones que por primera vez van a dar un protagonismo especial a la EuroCámara en toda su historia.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
3 enero 2014 5 03 /01 /enero /2014 00:00

"La salud es un asunto social, económico y político, y sobre todo es un derecho humano fundamental. La desigualdad, la pobreza, la explotación, la violencia y la injusticia están en la raíz de la mala salud y de las muertes de los pobres y marginados. La salud para todos significa que los intereses de los poderosos tienen que ser cuestionados/disputados, que la globalización ha de ser cuestionada, y que las prioridades políticas y económicas han de cambiarse drásticamente"

(Declaración para la Salud de los Pueblos, Bangladesh, 2000)

 

 

 

nueva_cultura_salud1.jpgEn Junio de 2011 tuvo lugar en Cataluña la Convención por una Nueva Cultura de la Salud, donde se dieron cita más de 30 organizaciones, bajo el criterio común de diseñar un marco de actuación ante los flagrantes y continuos ataques a los Sistemas Nacionales de Salud, de carácter público, pero privatizados en escala ascendente por multitud de personas y entidades, empresas y fundaciones de carácter privado. Obsérvese cómo se denunciaba ya en ese momento (últimos coletazos del gobierno de Zapatero) todas las manifestaciones en relación con los procesos de privatización y de recortes en el ámbito de la salud, que el gobierno de Rajoy ha disparado. Desde el más completo acuerdo con dicho Manifesto, presentamos a continuación un extracto del mismo:

 

nueva_cultura_salud2.jpg"Las organizaciones y personas reunidas hoy, 22 de junio de 2011, en la Convención por una Nueva Cultura de la Salud, declaramos nuestra voluntad de recuperar la concepción global de los antiguos médicos salubristas catalanes, que dieron una impronta social en el ejercicio de su profesión en Cataluña, que ayudaron a derribar murallas y a humanizar una industria naciente, que consideraron la salud pública, apenas entendida como tal, como una manera de vivir que tenía mucho que ver con el medio, las relaciones sociales y personales, y las necesidades humanas y colectivas de cada época. Nosotros entendemos ahora que no es de ninguna manera saludable vivir en una sociedad donde la economía manda sobre la política.

 

nueva_cultura_salud3.jpgNo es bueno para la salud que organismos supranacionales que nadie ha elegido (FMI, BM, OMC) e intereses privados de empresas multinacionales, de industrias químicas y farmacéuticas e instituciones financieras, que fomentan el paro recortando los créditos a las pequeñas y medianas empresas, se apropien de la financiación de los servicios públicos y dejen a tantos trabajadores sin casa -- si no lo impedimos --. Las privatizaciones, los recortes, el menoscabo de los derechos, tienen claramente sesgo de género y de clase, desestructuran nuestra sociedad y están preparando el camino hacia unas nuevas formas de explotación, marginación e infelicidad de las personas. Se está fomentando, así, una sociedad individualista, cruel, donde solo el sufrimiento es compartido, y de la que se quiere erradicar la solidaridad con un nuevo autoritarismo y menosprecio por el ser humano (especialmente en cuanto a los más débiles), que sólo pueden hacer germinar las semillas del fascismo.

 

nueva_cultura_salud4.jpgNo es bueno para la salud que las personas, el medio, la calidad de vida, las necesarias relaciones de apoyo, la participación social y la cultura, sean mercancía. Y con la misma fuerza queremos decir que la salud no puede ser moneda de cambio para las generaciones de unos pocos, y que nos merecemos una sociedad mejor. Por ello, hoy, desde aquí, las personas y organizaciones reunidas, nos comprometemos a trabajar para desarrollar estos 9 ejes fundamentales para la construcción de una nueva cultura de la salud, para devolver el poder a la política en el sentido más noble, y para evitar que sea el sector privado de salud y sin un transparente y efectivo control democrático, el que dicte los objetivos de salud tanto para las localidades como para Cataluña, el Estado y la Unión Europea.

 

Ejes de la Nueva Cultura de la Salud:

 

1.- Desmercantilizar la salud pública y la atención sanitaria del control privado y de la influencia del neoliberalismo y del complejo industrial biomédico-farmacéutico. En este sentido, se rechazan las propuestas de recortes de salarios tanto del personal como de plantilla, las propuestas de copago, etc., que en la práctica reducen las prestaciones que reciben los pacientes y que tienen como objetivo real potenciar un sistema público con doble lista de espera (una lenta y precaria para las clases populares, y otra acelerada y diligente para los que se paguen también un seguro privado).

 

nueva_cultura_salud5.jpg2.- Desbiomedicalizar la salud proponiendo avances en la educación, la prevención, la humanización y la atención de la salud a través de una integración entre lo biológico, lo psicológico y lo social, en una visión integral de la salud.

 

3.- Integrar la atención sanitaria dentro de la salud pública, con énfasis especial en la prevención primaria de la enfermedad y la promoción de la salud. Para ello, es imprescindible hacer pedagogía activa de los determinantes sociales de la salud y de la equidad en salud. Potenciar la equidad en salud es también potenciar una sociedad de personas más iguales, una sociedad más justa.

 

4.- Vigilar y proponer políticas para cambiar los principales determinantes de la salud y de la equidad, como recomienda la Comisión de Determinantes de Salud. Hoy está más claro que nunca que deben ser las políticas surgidas desde las personas, sus derechos y sus necesidades, las que marquen las políticas de salud. En este sentido, una sociedad excluyente, con una tasa media de paro del 20% (hoy 27%) de la población, que llega al 40% en la población menor de 25 años (hoy 50%), es un elemento de desigualdad y un atentado a la salud pública de primer orden.

 

nueva_cultura_salud6.jpg5.- Hay que conseguir que el lema de salud en todas las políticas sea más útil que nunca, y eso quiere decir hacer posibles las medidas que satisfagan los derechos y las necesidades, con su evaluación relativamente constante. Si la política planteada puede afectar negativamente a la salud o incrementar las desigualdades, debe desestimarse y deben impulsarse otras que favorezcan la mejora de la salud entendida de forma global.

 

6.- Hay que explicar qué es la equidad en salud, y porqué la equidad puede no corresponderse con lo que está escrito o lo que parezca más igualitario. No es justo ni permite llegar a la igualdad tratar de manera igual a los desiguales...

 

7.- Hay que enfatizar la figura del trabajador/a social, que junto con los médicos de atención primaria, constituyen una figura de proximidad estrechamente en contacto con los sectores más débiles de nuestra sociedad, en los que hay que invertir en más solidaridad y en toda la ayuda necesaria, especialmente para los colectivos más vulnerables.

 

nueva_cultura_salud7.jpg8.- Promover el reconocimiento del papel imprescindible que deben jugar los agentes educativos (escuela formal y no formal) en la promoción de la salud de la comunidad. Su acompañamiento en el desarrollo de conocimientos, habilidades y actitudes de las personas, así como la situación de cercanía cotidiana que les permite conocer los contextos socioeconómicos de niños, jóvenes y familias, sitúa a los agentes educativos como elementos clave en la promoción de modelos de vida y entornos físicos y psicosociales saludables.

 

9.- Democratizar la salud pública y la atención sanitaria con participación de la población. La participación ciudadana mejora la salud de la población de forma directa, por la misma acción e implicación de las personas, e indirecta, por el impulso de objetivos que de otra manera podrían no llegar nunca a estar en la agenda de las personas que hacen las políticas. La nueva cultura de la salud entiende que la participación debe ser libre e insurgente, con voz propia, debe crear un contrapoder fuerte, real, argumentado, con propuestas alternativas. Sólo así tiene sentido hablar de la participación de la sociedad civil.

 

nueva_cultura_salud8.jpgQueremos vivir en una sociedad sana, equitativa, plenamente democrática y saludable, en armonía, autonomía y solidaridad. Denunciamos la falacia de la colaboración del sistema mixto, la injusticia de las privatizaciones, los CO/RE pagos, cualquier intento de seguir haciendo el servicio público de salud subsidiario del sector privado. En Cataluña, exigimos la retirada de la ley ómnibus y la aprobación de unos presupuestos sin recortes de los servicios públicos. Exigimos, además, como un valor de salud fundamental, que nuestros chicos y chicas dispongan de un sistema de enseñanza presidido por contenidos y valores humanistas, y que se eduque en la solidaridad y la libertad, sin los peligros reductores y empobrecedores del pensamiento único.

 

Estamos de acuerdo con la Carta de Ottawa, que dice: "La salud debe formar parte del orden del día de las personas responsables de la elaboración de los programas políticos, en todos los sectores y a todos los niveles". Y asumimos como propia la afirmación siguiente: "La salud se crea y se vive en el marco de la vida cotidiana, en los centros de enseñanza, de trabajo y de ocio". Nosotros, reunidos hoy en Barcelona, consideramos imprescindible construir alianzas, trabajos y propuestas conjuntas entre ciudadanía, profesionales, organizaciones científicas y entidades sociales, por una Nueva Cultura de la Salud, para garantizar los derechos humanos y fortalecer los valores de autonomía y solidaridad. Por una vida más digna y un mundo mejor".

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
2 enero 2014 4 02 /01 /enero /2014 00:00

No tenemos afán para ir a las raíces de nada, pero nos sobra para decorar las consecuencias

(Jorge Riechmann)

 

Acaban de cumplirse 40 años del asesinato del entonces Presidente del Gobierno, Almirante Carrero Blanco, en 1973, a manos de ETA. Desde entonces, la lucha armada en el País Vasco ha pasado por diferentes etapas, culminando en la última Declaración de Cese Definitivo de la violencia, poniendo fin a las muertes, las extorsiones y los secuestros perpetrados por la banda. En los últimos meses/años, la secuencia de declaraciones, actos, interpretaciones y actuaciones (éstas últimas del frente policial) se han dado cita de forma diversa, propiciando un clima más viciado de lo que sería deseable.

 

Mientras los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado continúan su ofensiva mediante la detención no sólo de etarras, sino también de todo tipo de establecimientos que consideran por parte del Estado como colaboradores necesarios (Herriko tabernas, Herrira, medios de comunicación, etc.), el guión del Gobierno del Partido Popular está bien claro: la única película posible (y en esta película coinciden todas o casi todas las Organizaciones de Víctimas) es que no ha existido ningún “conflicto vasco”. Lo único que ha habido ha sido terrorismo puro y duro, por medio de una banda criminal y asesina que ha instaurado el terror social en nuestro país mediante prácticas deleznables. Sin embargo, creemos que intentar desligar todo atisbo de motivación política a los asesinatos de ETA es cuando menos un arriesgado ejercicio.

 

Pero al margen de la opinión contraria al terrorismo que todos podamos compartir, lo cierto es que a ese guión inamovible del Gobierno y del PP se le notan muchas fisuras democráticas y en torno al respeto a los Derechos Humanos: desde la extensión generalizada del falaz argumento de que “TODO ES ETA”, pasando por el ataque a instituciones sociales fuertemente arraigadas en el País Vasco, y finalizando en la negativa a cambiar ni un ápice la política penitenciaria del Gobierno (mediante medidas de acercamiento de los presos etarras a cárceles del País Vasco), la postura del Gobierno no facilita en nada la consecución de un clima que permita contribuir al asentamiento definitivo de la paz social.

 

Por su parte, la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo ha dejado en evidencia y en ridículo internacional tanto a los recientes Gobiernos del PP como a los del PSOE, que además instan continuamente (para desviar la atención) a fortalecer el clima de rechazo social hacia los recientes procesos de excarcelamiento ordenados por la Audiencia Nacional. Pero en realidad es un clima social que se les vuelve en contra, ya que lo que fomentan son los sentimientos de rechazo, odio y venganza, cuando son justamente los sentimientos contrarios (los de reconciliación y concordia) los que se debieran fomentar. A todo esto, el PP pone además el foco de atención en los posibles delitos de exaltación y enaltecimiento del terrorismo, basándose únicamente en los recibimientos (que no homenajes) a los etarras excarcelados cuando regresan a sus pueblos, y con sus respectivas familias.

 

Desde  la izquierda pensamos que son actitudes, opiniones y medidas completamente equivocadas, máxime cuando el foco de atención debería ponerse en que disfrutamos por fin de un alto el fuego irreversible, después de todos los anteriores intentos frustrados de llegar al mismo fin. Sin embargo, el Gobierno, que debería liderar todos los procesos de avance para la consecución de una paz definitiva, se asienta en su trinchera del poder, y en su trono de la desconfianza, moviendo únicamente el mantra del “NO A LA NEGOCIACIÓN”. Líderes sociales como Arnaldo Otegui continúan encarcelados, sin haber cometido delito alguno, más que el de haber propiciado un clima social de entendimiento y de apuesta por la vía del diálogo político para la resolución del conflicto.

 

La consecuencia que podemos sacar de todo ello es que el Gobierno del PP no desea realmente la paz. Suena muy fuerte, pero creemos que es así. No tiene interés en la paz, no la desea, y lo que añora es el escenario anterior, donde la existencia de la lucha armada y de las acciones violentas le permitía continuar abrazado a la bandera del enemigo interno, un enemigo que le permitía conservar y reforzar su imagen de defensa a ultranza de una cierta visión de España, una visión excluyente que se está volviendo a poner en entredicho con la fuerza del proceso soberanista en Cataluña. Bajo estos disfraces y moviendo estos fantasmas, en realidad el PP ocultaba su profunda naturaleza antidemocrática, antisocial y autoritaria, acercándonos a la imagen uniformizada de una España constitucional construida sobre los escombros de la derruida dictadura.

 

Todavía se mueve dicho fantasma. Todavía colea, porque está unida como visión de España de muchos militantes y dirigentes del PP (incluso del PSOE), y bajo este punto de vista, el cese definitivo de la violencia y la desaparición de la lucha armada de la extinta ETA le genera un grave problema, en la medida en que ya deja de existir toda excusa para no abordar el amplio y real debate político en el País Vasco, que no es otro que el respeto al derecho a su autodeterminación. Un derecho de autodeterminación que se ha negado desde siempre al País Vasco, como ahora se le niega a Cataluña. La verdad es que nunca va a ser aceptado desde las trincheras del bipartidismo gestado durante la Transición, así que hemos de moverlo y reivindicarlo desde la movilización social, desde la base y la fuerza popular de los que de verdad creemos profundamente en la democracia.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
31 diciembre 2013 2 31 /12 /diciembre /2013 00:00

"Si no decrecemos voluntaria y racionalmente, tendremos que hacerlo obligados por las circunstancias de carestía de la energía y cambio climático que acompañan hoy al despliegue del capitalismo global"

(Carlos Taibo)

 

 

 

Continuando desde el artículo anterior, primero de la serie, y retomando la disyuntiva que planteábamos allí, tenemos dos caminos encontrados, pareciera que la garantía de todos los derechos laborales implicaría más consumo de bienes, situación que produndizaría la crisis ambiental. Por otro lado, encontramos que esa crisis ambiental pareciera solventarse con la privatización de bienes comunes y con la promoción de actividades ecológicas que generen ganancias para el capital...¿Hay alguna salida ante semejante panorama? Pues bien, desde la postura ecosocialista, pensamos que la anterior tensión puede resolverse si renunciamos al marco de sentido que la posibilita, pues la tensión se genera precisamente si se asume desde la lógica del capital.

 

ecosocialismo21.jpgNosotros no creemos ni en nuevos sacrificios de los trabajadores, ni en la privatización de bienes comunes, ni en la inevitabilidad del colapso ambiental. Hacerlo sería poco menos que asentarse en una posición fatalista y determinista, que nos abocaría a aceptar el sistema que tenemos. La solución estriba en ir más allá del capital para pensar en una posible transición que permita romper la tensión entre quienes ponen el acento en la distribución de la riqueza, y quienes lo ponen en la defensa del ambiente. La garantía de los derechos sociales para las personas que trabajan debe pensarse superando la sociedad salarial y la racionalidad capitalista, pues en caso contrario, esa garantía de derechos se convierte en una excusa para que, en lugar de generar transformaciones reales de la forma de vida, se alimente la sociedad de consumo.

 

ecosocialismo22.jpgVeamos las alternativas. En primer lugar, es crucial cuestionar las reivindicaciones propias de la sociedad salarial, ello implica redefinir y resignificar las necesidades, así como pensar en otras formas de acceder a los bienes que sostienen las sociedades humanas. No tiene sentido garantizar derechos laborales si los trabajadores encuentran su redención en la estética del consumo, por eso nuestra primera tarea es redefinir las necesidades sociales. En segundo lugar, es necesario ensayar múltiples y creativas formas de producción, distribución y consumo, superando las actuales matrices de sostenimiento planetario: insistir en otras formas de acceder a la energía, de producir los alimentos, de gestionar los materiales para la construcción en las ciudades, etc. Apuntar a la transformación de la sociedad, o a salir del extractivismo sin pensar en estas salidas, sería soslayar la base misma del problema de la crisis ambiental de nuestro tiempo.

 

ecosocialismo23.jpgEn tercer lugar, ante la extensión de la relación social capitalista que convierte en valores de cambio los bienes de la Naturaleza, es imperativo construir perspectivas desde los valores de uso. Aquí los planes de vida y de desarrollo alternativo, los procesos de justicia ambiental, los nuevos mercados solidarios y justos, la defensa colectiva de los bienes comunes y una economía, reparto y racionalización del trabajo tienen mucho que decir y aportar. Todo ello, claro está, apoyado por un cambio en el conjunto normativo, esto es, de leyes y reglamentos sociales, para que ciertas prácticas no sólo dejen de estar penalizadas, sino que se constituyan en prototitpo de buenas prácticas sociales. Sólo tenemos que ver las multas que recientemente han impuesto a los jornaleros y activistas del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), por la ocupación de fincas y tierras abandonadas.

 

ecosocialismo24.jpgEn cuarto lugar, debemos abandonar la famosa tentación ecologista que sostiene que "lo pequeño es hermoso". Las apuestas por los pequeños proyectos y las microconstrucciones económicas resuelven los problemas a muy pequeña escala, pero no plantean alternativas para los grandes conglomerados de personas que hoy viven en las grandes ciudades. Las transiciones que impliquen otras gobernabilidades tienen que enfrentar duras realidades, como por ejemplo cómo proveer alimento, energía, agua o materiales a millones de personas. Los avances en el cooperativismo social y en la configuración socialista de las empresas, así como la nacionalización de los grandes sectores estratégicos de la economía (banca, energía, telecomunicaciones, transportes, etc.) pueden ayudar mucho en este sentido. Necesitamos por tanto entrar en la civilización ecosocialista.

 

Y todo ello porque consideramos que en nuestra época es preciso ganar otro sentido de la vida y la sociedad, apostar por otros modos y modelos de fabricar, producir, distribuir, disfrutar, consumir y desechar. Y es ahí cuando una concepción nueva, renovada, ecológica y democrática del socialismo recobra toda su potencialidad transformadora. A nuestro juicio, el ecosocialismo es un referente de sentido para construir otra manera de habitar con la naturaleza, retomando el debate y la crítica al modelo civilizatorio actual, y sus modelos de desarrollo, puestos en crisis en todas sus facetas. Retomando otro horizonte como sentido de vida y sociedad, y construyendo otras lógicas, otras interacciones y otras sinergias en la organización de la economía, la política y las relaciones ambientales. Todos estos planteamientos son perfectamente reales y posibles, sólo hace falta la voluntad política para ir caminando en esta dirección. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
30 diciembre 2013 1 30 /12 /diciembre /2013 00:00

Continuando con nuestra visión desde la izquierda sobre la Tercera República, vamos a insistir, siguiendo al líder del Frente Cívico "Somos Mayoría", Julio Anguita, en la importancia de dotar de contenidos reales y concretos a la República, es decir, no dejar que se convierta en un mantra ilusionante sólo por su nombre, pero que cuando se instaure, pueda volver a reproducir situaciones y políticas que no deseamos. En este sentido, el advenimiento de la Tercera República ha de ser controlado por sus propios contenidos, y esos contenidos han de ser ampliamente consensuados por la propia ciudadanía (en realidad, forma parte de un proceso más amplio, que venimos llamando Proceso Constituyente).

 

republica_queremos21.jpgTenemos que partir de la idea que marca la diferencia entre lo que pudiéramos llamar la "Constitución Formal" y la "Constitución Material". O si se quiere, entre la Constitución teórica y la Constitución práctica. Porque una cosa es lo que esté redactado en el papel de forma solemne, y otra cosa es la política que de verdad se practica, y esto podemos constatarlo muy claramente en nuestra actual Constitución, que, a efectos prácticos, es papel mojado. No en vano afirmaba Julio Anguita en una de sus últimas entrevistas: "el día que se cumpla la Constitución se forma la revolución en España". Pero no es un hecho aislado. A lo largo de la Historia de España, determinados textos, como las famosas Leyes de Indias, se aprobaron pero nunca se hicieron efectivos. La Constitución "Material", por tanto, la constituirían el conjunto de fuerzas económicas, políticas, mediáticas, sociales e ideológicas que permiten que la Carta Magna pueda cumplirse, pueda ser una realidad. Y como hemos contado otras veces al hablar del proceso histórico de la Transición, la correlación de fuerzas y el poder fáctico y real de entonces produjeron no sólo una Constitución muy ambigua y descafeinada, sino una imposibilidad real de llevarla a la práctica, como de hecho ha ocurrido.

 

republica_queremos22.jpgLo importante, por tanto, es conocer dicha correlación de fuerzas, y disponer de un pueblo consciente, organizado y con fuerza para que la Constitución Republicana se cumpla. De ahí que sea tan importante la movilización popular, la pedagogía, la revolución cívica, la resistencia y la desobediencia civil, porque sólo una sociedad civil potente y bien organizada podrá realmente garantizar procesos políticos de cambio y envergadura. De lo contrario, podríamos perfectamente traer una República "de derechas", como existe en muchos países. Es decir, el sistema republicano por sí mismo no garantiza los avances sociales y las políticas de progreso. A esto nos referimos cuando afirmamos que la Tercera República ha de dotarse de contenidos concretos, que no sólo se plasmen en un nuevo texto constitucional, sino que dispongan de la mayoría social suficiente para ser apoyados y extendidos.

 

republica_queremos23.jpgEl movimiento republicano surge históricamente con la Revolución Francesa y, singularmente, con la Constitución jacobina de 1793, que a los tres principios señeros de “Libertad, Igualdad y Fraternidad” agrega los derechos económicos y sociales, y la abolición de la esclavitud. En el republicanismo el ser humano constituye el centro, y la economía ha de someterse a las personas, no a los mercados; esta idea es, realmente, la que medirá nuestra voluntad de cambio; si la política organizada no le da órdenes a la economía, seguiremos teniendo un sistema perverso. Podría resumirse en la siguiente pregunta: ¿podemos pedirle a los capitalistas que nos construyan el socialismo? Parece que no, por tanto, debemos ser nosotros, la sociedad civil organizada, y las fuerzas políticas que pivotan sobre la izquierda, los que hagamos el esfuerzo de construirlo.

 

Si cuaja el tercer intento, la III República Federal española, ha de tener como elemento esencial la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948), que establece el derecho a la seguridad social (Art. 22), al trabajo y a una remuneración equitativa y satisfactoria (Art. 23), al descanso y vacaciones periódicas pagadas (Art. 24), o a la alimentación, vestido, vivienda y asistencia médica (Art. 25). La Constitución de 1978 incorpora la Declaración de Naciones Unidas y, en consecuencia, estos principios. Y para terminar esta segunda entrega de artículos dedicada a la República, vamos a intentar poner un poco de orden y de claridad sobre un concepto muy manido últimamente: austeridad.

 

republica_queremos24.jpgEn efecto, desde que comenzó la crisis, y se comenzaron a difundir los manipuladores mensajes de la derecha, se nos está vendiendo un concepto de austeridad que para nada corresponde a la realidad. La austeridad, su verdadera idea, ha sido prostituida para convertirla en sinónimo de recortes, y en aras a esa equívoca austeridad, se ha llevado a la población a una vida indigna, que no permite siquiera disfrutar de los servicios públicos fundamentales. Esto no es austeridad. La austeridad no implica acabar con la sanidad, la educación pública ni reducir las pensiones. La austeridad no equivale a miseria.

 

republica_queremos25.jpgAsí pues, ¿en qué consiste la austeridad republicana? Administrar los recursos naturales, poseer cosas (no que las cosas te posean), abandonar el consumismo feroz, austeridad implica tiempo libre para pensar, reflexionar, disfrutar, y regresar a la convivencia simple, en los espacios públicos. Se trata simplemente de vivir decentemente y con decoro para que todos podamos vivir bien, y administrar los recursos públicos sin faraonísmo, despilfarro ni corrupción. Hemos de recordar, además, que en la izquierda, antes que crecer, se trata de repartir, y desde este punto de vista, la austeridad se enfrenta a los valores capitalistas de la ambición, el consumismo, la competitividad, el egoísmo, etc. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
27 diciembre 2013 5 27 /12 /diciembre /2013 00:00

Nos desayunamos diariamente con noticias como las siguientes: "La Troika regresa a Portugal para estudiar las medidas de ajuste propuestas por el Gobierno", "Los nuevos impuestos griegos no satisfacen a la Troika", "La Troika denuncia que el nuevo Decreto Antideshaucios de la Junta de Andalucía es inconveniente para la estabilidad del sistema bancario español", y un larguísimo etcétera...¿pero qué es la Troika? O mejor dicho, ¿quiénes son la Troika? Ya sabemos que son una tríada compuesta por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE), pero ¿quiénes están detrás de este tinglado? En el presente artículo, vamos a intentar desenmascarar un poquito más a la Troika, principal pesadilla política de la ciudadanía europea.

 

que_es_troika1.jpgEn nombre de esta Troika se están cometiendo los más graves atentados contra los pueblos europeos, contra su población, contra su dignidad, contra su recuperación económica, en aras a una supuesta "disciplina fiscal" y a una "austeridad" a ultranzas, que en realidad constituyen una estrategia de empobrecimiento por desposesión de las clases trabajadoras de los países europeos. La Troika nos amenaza, nos vigila, nos controla, y lo hace además siguiendo sus macabros dictados, sus espúreos intereses, sin tener en cuenta las tremendas consecuencias que sus imposiciones traen a la población europea. Bajo la bandera falaz de los famosos "rescates", que en realidad son planes para que los acreedores de la banca privada puedan cobrar, se imponen toda una serie de medidas suicidas para la economía de los Estados, conduciendo a la población de los países afectados a un empobrecimiento masivo, para garantizar el enriquecimiento de la banca y de las grandes empresas.

 

que_es_troika2.jpgLa Troika es el Reino del Capital en Europa. Representa a un conjunto de organizaciones antidemocráticas, de las que sólo hay información sobre las conclusiones o ME (Memorandos de Entendimiento, como eufemísticamente los llaman) que publican sobre los países rescatados a los que "asisten". Pero existe una total opacidad en torno a las decisiones que están determinando el futuro de los ciudadanos europeos, sobre todo griegos, irlandeses, portugueses, italianos, chipriotas y españoles. Entre 30 y 40 expertos de las tres Instituciones son enviados al país que se debe examinar para controlar que se están llevando a cabo las medidas impuestas. Cuatro veces al año estos "técnicos" (los llaman popularmente los "Hombres de Negro") examinan los Estados centrándose en ámbitos como la política presupuestaria, el marco macro-económico, las reformas estructurales o las reformas bancarias, y aseguran que se están cumpliendo los requisitos especificados. No sólo existe un equipo itinerante, sino que la Comisión Europea y el FMI mantienen personal en Atenas, Dublín y Lisboa, con el fin de "asegurar un diálogo continuo con las autoridades", en palabras de sus dirigentes. En el ejemplo español, los hombres de la Troika han controlado sobre todo que las entidades financieras rescatadas han cumplido los objetivos que les impusieron.

 

que_es_troika3.jpgEl trabajo que realizan se basa en un análisis "muy exhaustivo" de los datos que se disponen sobre el país en cuestión. Estos datos se obtienen tras reunirse con una serie de interlocutores del Gobierno, la Administración, partes interesadas como empresarios, trabajadores, y algunos académicos. Sobre este trabajo técnico, los jefes de misión, generalmente tres, puesto que cada Institución designa a uno, discuten con los líderes políticos la orientación del programa y las medidas clave que han de tomarse, las cuales se publican en el Memorándum de Entendimiento. Sobre la base de este memorando y las conclusiones de la misión, el Eurogrupo decide sobre cada desembolso de la asistencia financiera que estimen necesaria para cada país. Los expertos que forman parte de estos equipos son empleados de las Instituciones de la Troika, y son seleccionados según su experiencia y conocimiento del tema que vayan a tratar en el país indicado, puesto que no siempre envían a las mismas personas a los distintos países rescatados. Por ello, el equipo no es el mismo en cada país y el número de personas que participan en una misión de examen puede variar, así como el perfil del equipo que cumple con las necesidades específicas de la misión de examen.

 

que_es_troika4.jpgLa Troika es una organización criminal. Es la representante directa de que en Europa se implanten las medidas ultraneoliberales del FMI, responsables del hundimiento de cientos de países de todo el mundo, y de la asfixiante política de la deuda pública. No existe un control democrático real de su comportamiento, lo cual hace aún más grave que la Troika tenga un papel tan decisivo en el destino de los países a los que han prestado dinero la UE o el FMI. Sus contraproducentes y suicidas políticas están siendo las responsables de los altos índices de desempleo en los países afectados, producto de sus fanáticas medidas en pro de una convergencia ultraneoliberal. La Troika es responsable (quizá no la única ni la última, pues también son responsables los propios gobiernos que implementan y aplauden sus medidas) del crecimiento de la deuda pública, de las imposiciones sobre los objetivos de reducción del déficit público, y de todos los procesos de privatización de empresas y servicios públicos que se están produciendo en el contexto europeo. Las medidas de la Troika son completamente despiadadas, pues atacan sistemáticamente los salarios y el bienestar social de la población trabajadora, imponiendo sus injustas medidas.

 

que_es_troika5.jpgLa Troika es una grave amenaza para la Democracia de la Unión Europea, la de cada uno de sus Estados miembros. Es como la "mano que mece la cuna", la cuna de los mercados, que son los que representan el auténtico poder en Europa. Y como ya hemos visto y comprobado en algunos países (Grecia o Italia, por ejemplo), si los Gobiernos tratan de desafiar a la Troika y sus políticas, la presión aumenta hasta un punto en que han de renunciar para dejar paso a los nuevos Gobiernos de expertos, o Gobiernos tecnocráticos. Para la ciudadanía, para la clase trabajadora, la Troika es la más cruel pesadilla política. Bajo esa impecable imagen técnica, se esconden un grupo de burócratas anónimos de tres poderosas y macabras Instituciones que no rinden cuentas a nadie, que llevan la voz cantante en las políticas que determinan la vida de la gente, y que imponen programas económicos que pagan la mayoría trabajadora.

 

Por eso, cuando escuchamos o leemos noticias del tipo: "Izquierda Unida mostrará a Rajoy en el Congreso cómo se combate el paro y la pobreza sin obedecer a la Troika", "Llamazares llama a la izquierda y los movimientos sociales a unirse frente a la Troika en las Elecciones Europeas", "Alexis Tsipras llama en Madrid a la unión de la izquierda del Sur de Europa contra la Troika", y otras muchas, no puedo por menos que constatar la tremenda ingenuidad de todos aquéllos políticos que desde la izquierda pretenden enarbolar la bandera de la desobediencia a la Troika permaneciendo en la Unión Europa, creyendo y haciendo creer que desde dentro de la UE y en el marco del Euro, se pueden llevar a cabo políticas diferentes, más justas, más sociales, más redistributivas, orientadas a una mayor justicia social, a la disminución de la desigualdad, a la creación de empleo público, o a la auditoría de la deuda. No será posible. Todas ellas chocarían contra los Tratados Europeos, contra la actual arquitectura europea, contra los auténticos poderes europeos, que no permitirían llevar a cabo grandes giros ideológicos. La única solución es abandonar este cruel y perverso sistema, abandonar la Unión Europea y el Euro, y poder vislumbrar, entonces sí, una verdadera luz al final del túnel.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
26 diciembre 2013 4 26 /12 /diciembre /2013 00:00

La Plataforma para la Defensa de la Radio Televisión Pública (http://hazlopublico.org) ha publicado un Manifiesto, con su Formulario de Adhesión incluido, del cual queremos hacernos eco en el presente artículo. Como sabemos, desde la llegada del PP al Gobierno, el ataque frontal a todo lo que huela a público ha sido realmente bestial, y cómo no, también les ha tocado el turno a los medios de comunicación públicos. Desde entonces, la Radio y la Televisión públicas de este país han perdido rigor, imparcialidad, profesionalidad y audiencia, acrecentando el grado de manipulación informativa de sus programas. Debates, informativos, documentales, etc., son presa constante del afán manipulador de este indecente Gobierno, que practica además una persecución de grandes profesionales de los medios, con trayectoria demostrada, que han sido vilmente relegados de sus puestos de responsabilidad.

 

medios_publicos1-copia-1.jpgTodo ello, por no mencionar el sangrante caso de Canal 9, la Televisión Pública Valenciana, que ha sido clausurada de forma caciquil e indignante, dejando en la calle a miles de profesionales, y a sus respectivas familias. Y es que al igual que la Educación, el apoyo de los medios de comunicación es fundamental para la labor de eco permanente que esta rancia derecha necesita hacer de sus postulados. Reproducimos a continuación el Manifiesto, que desde la izquierda apoyamos sin fisuras:

 

"Sin información de calidad no es posible la democracia. En nuestro país, la gran mayoría de la población se informa a través de la radio y la televisión. Por ello necesitamos una radiotelevisión pública apartidista, independiente y de calidad, que cumpla con el servicio público esencial y donde no existan ni la manipulación ni la censura.

 

medios_publicos2.jpgUna buena RTV pública debe ser los ojos y los oídos de la ciudadanía para que pueda participar con conocimiento en el debate público y en los procesos políticos. Es tan necesaria como la sanidad, la educación y los servicios sociales para una sociedad libre y democrática.

   

El Gobierno actual, continuando con la política de gobiernos anteriores, pretende reducir, privatizar o eliminar el servicio público de RTVE y de las radiotelevisiones autonómicas.

Ahora más que nunca, conviene dejar claras algunas cosas:

   

- La RTV pública es la única que debe garantizar el acceso de colectivos y organizaciones ciudadanas, para que se oigan todas las voces.

   

- Es falso que la RTV pública española sea cara: al contrario, es la más barata de Europa (aproximadamente 10 céntimos de € por persona y día).

   

- Es falso que la radiotelevisión comercial sea gratuita: se financia con la publicidad, que pagamos tod@s l@s consumidores y consumidoras al comprar los productos.

   

medios_publicos4.jpg- Las emisoras privadas, para garantizarse el beneficio económico, tienden a convertir la información y la cultura en meras mercancías, lo que desemboca en el amarillismo y la telebasura.

   

- Cuando se habla de las radiotelevisiones públicas no debe olvidarse nunca que atesoran un valiosísimo archivo audiovisual, patrimonio histórico que pertenece a tod@s.

   

Las agresiones contra la RTV pública forman parte del mismo golpe contra la democracia, los derechos sociales y los servicios públicos que padecemos la inmensa mayoría.

Por eso convocamos a una decisiva marea en defensa de una radiotelevisión pública que garantice el derecho a la información y la auténtica participación democrática.

   

SIN INFORMACIÓN DE CALIDAD NO HAY DEMOCRACIA.

 

POR UNA RTV PÚBLICA DE CALIDAD, INDEPENDIENTE Y PARA LA CIUDADANÍA.

 

¡HAZLO PÚBLICO!"

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
24 diciembre 2013 2 24 /12 /diciembre /2013 00:00

juez_silva_y_blesa2.jpgLa palabra "indignante" ya se queda bastante corta para expresar cuánto asco y repulsión nos provoca conocer toda la cascada de correos electrónicos y otras pruebas (fotografías, declaraciones, etc.), demostrativas de las prácticas que Miguel Blesa y su Consejo de Administración llevaban a cabo en Caja Madrid. Y a todo esto, el Juez que tuvo la osadía de levantar su voz y el proceso penal (encarcelamiento incluido) contra Blesa es demandado, investigado, y posiblemente, apartado de la carrera judicial. Es un juez incómodo para el poder, como algunos otros, y simplemente se le retira. Así de simple. Como si de una suerte de mafia se tratara. De hecho es justamente lo que es. Una mafia institucional e institucionalizada la que se esconde detrás del apoyo a estos sucios y corruptos banqueros. Para el caso de Blesa sin ir más lejos, muy amiguito del ex Presidente Aznar, ese que anuncia, entre otras muchas sandeces de su cosecha, que "España no se va a romper". 

 

juez_silva_y_blesa3.jpgDesde los primeros días de su primer auto contra Miguel Blesa, y su medida de prisión cautelar contra él, la cadena de infundios, menosprecios, descalificaciones e improperios contra el Juez Elpidio José Silva fue muy extensa, por parte de todos los medios de comunicación convencionales, del régimen, los voceros de la derecha (pura o disfrazada), de aquéllos que se alinean y defienden a capa y espada la Constitución y el sistema bipartidista español. El Juez Silva ha sido desde entonces demonizado, pero poco a poco nos vamos enterando de la tremenda injusticia que se está cometiendo contra él, en aras a una defensa incondicioinal del ex banquero Blesa y su tropa. Después nos dirán que la Justicia, así con mayúsculas, es igual para todos. Los engaños, tejemanejes, trajines, tráficos de influencias, amiguismos, corruptelas, redes clientelares, y en fin, un modo de práctica bancaria de gestión que roza con la más pura mafia, se nos va presentando ante nuestras narices diariamente, ante nuestra más estupefacta expresión y nuestra más atónita mirada. Un sentimiento de profunda y descarnada impotencia nos invade, al comprobar que, por ejemplo, mientras nos lanzaban el mensaje de que "habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades", Miguel Blesa se hacía fotos montado en su lujoso Ferrari, o compraba al contado una mansión de más de dos millones de euros en una privilegiada zona residencial madrileña.

 

juez_silva_y_blesa4.jpgPor el momento, el Juez Silva prefiere no contar la película completa desde el principio, pero esta precavida actitud podría (ojalá) cambiar en el futuro. Según él, si se decidiera a hacerlo, "se crearía una situación institucional insostenible". Y nosotros nos preguntamos, a la luz de todo lo que se va publicando, ¿qué más cosas habrán ocurrido? ¿Cuánto más sinvergüenza se puede ser? ¿Cuánta sangre fría se puede llegar a tener, para darse una vida de lujo a costa del engaño y del sacrificio de miles y miles de personas a las que colocaron las participaciones preferentes? Las palabras textuales del Juez, aplastantes y alarmantes, fueron las siguientes: "Si la ciudadanía llegara a tener un relato completo de cómo en los últimos 15 años determinada Caja de Ahorros se ha gestionado, si supiera quienes han intervenido, cuáles han sido los protocolos y las formas de actuación, el sistema institucional no lo soportaría y el ciudadano comprobaría el tipo de alianzas que en un momento dado se pueden producir entre los corruptos, determinados medios de comunicación, determinados elementos que forman parte de las instituciones y que están incardinados en la casta política".

 

juez_silva_y_blesa5.jpgPalabras que esconden, y no hay que ser demasiado inteligente para darse cuenta, la enorme descomposición, agotamiento y podredumbre de un régimen inaugurado hace 35 años bajo la alfombra roja de la llamada "Transición", alfombra donde se han ido escondiendo sus miserias, y su escandalosa red de poder y corrupción. Y muy significativas fueron también las palabras del Juez a propósito de su procesamiento: "Es la primera vez en la historia judicial europea que el juez es sentado como imputado antes de que termine la instrucción por parte del Ministerio Fiscal", sentenció con toda la razón. En fin, jueces como Elpidio Silva nos están haciendo falta a millares. Jueces profesionales, valientes y honrados, como Elpidio José Silva, son (y serán todavía más en el futuro), piezas completamente imprescindibles para sanear un sistema político-económico corrupto hasta sus entrañas, y al cual ya ni siquiera se le maquilla o esconde. Un sistema que sólo podremos comenzar a derribar cuando el miedo cambie de bando, esto es, cuando la casta política, económica y mediática que nos gobierna vea la "boca del lobo", sienta la verdadera amenaza de los de abajo, sienta que vamos a por ellos, que ya no vamos a tolerar más abusos, más injusticias, más desmanes, más engaños, más privilegios ni más corrupción. ¡Adelante, Juez, estamos contigo! ¡Viva el Juez Silva!

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
23 diciembre 2013 1 23 /12 /diciembre /2013 00:00

Sobre el asunto catalán, desde la convocatoria de la consulta para finales de 2014, se ha hablado mucho (también antes), así que vamos a intentar poner un poco de cordura en el conflicto. Vaya por delante, desde la izquierda, que nuestra postura es la transformación hacia un Modelo Federal del Estado Español, donde Cataluña, como el resto de las actuales Comunidades Autónomas, tendría su encaje correspondiente respetando los principios de solidaridad territorial. Pero sospechamos, como hemos afirmado muchas veces, que los territorios catalán y vasco no estarían por la labor, y tienen todo el derecho del mundo a expresar su negativa a participar en dicho modelo, y a ejercer su derecho a la autodeterminación, como podrían ejercerlo en su caso Galicia, Andalucía, o cualquier otra Comunidad del Estado.

 

consulta_catalana1.jpgLos conflictos en realidad vienen arrastrándose desde hace mucho tiempo, pues se enfrentan a otro "nacionalismo": el nacionalismo españolista, desarrollado sobre todo en los tiempos de la dictadura franquista. Lo expreso con las palabras del Profesor Vicenç Navarro: "El nacionalismo españolista era un nacionalismo extremo, de carácter racista (el día nacional se llamaba el día de la raza), sumamente excluyente, que estaba basado en una visión imperial del Reino de España y con una concepción radial del estado, centrado en Madrid, la capital del Reino. España era la única nación del país y la más antigua de Europa y tenía una misión civilizadora. Otras concepciones de España eran reprimidas y eliminadas, definiéndoselas como anti España. Este nacionalismo españolista estaba intrínsecamente ligado al catolicismo clerical jerárquico español, que era parte del Estado español. No es que la Iglesia apoyara la dictadura; la Iglesia fue un componente claro de la dictadura, hecho que la jerarquía católica todavía hoy niega a pesar de la enorme evidencia de lo contrario. Los sacerdotes estaban pagados por el Estado y el dictador nombraba a sus obispos. La hipocresía de la Iglesia, negando esta realidad, alcanzaba niveles hiperbólicos".

 

Pero esta concepción de España viene en realidad de más lejos en la Historia. En realidad, nos podríamos remontar hasta a los tiempos de los Reyes Católicos. En España ha habido siempre dos concepciones de España. Una que monopoliza el concepto de nación, “patria indivisible de todos los españoles” y que, centrada en Madrid, su capital, excluye y niega que haya otras naciones, a las cuales considera en la práctica como regiones de España. Tiene una visión radial de España, y es heredera de la España de siempre, la España imperial que conquistó América Latina e impuso su cultura, lengua y civilización. Pero existe otra visión de España, la España con raíces republicanas que se creía constituida por varias naciones, con una visión no radial sino policéntrica y poliédrica, en la que distintos pueblos y naciones pudieran convivir fraternalmente sin exclusiones, y con el respeto a la diversidad, acentuando la riqueza de dicha diversidad. Como ocurre en varios países federales y confederales, las Administraciones del Estado Federal pueden estar en otras capitales distintas a las del centro (en EEUU, la Seguridad Social no tiene la sede en Washington, sino en Baltimore, o el Centro Federal de Investigación y Vigilancia Sanitaria en Atlanta).

 

consulta_catalana2.jpgPero el caso catalán está rayando en el chantaje verbal más absoluto. Hay que remontarse un poquito a la reciente historia, para comprobar de qué polvos vienen estos lodos. Remito a mis lectores al artículo "Sobre el indepentismo catalán", donde ya expresé las motivaciones al respecto. Pero una vez que estamos aquí, lo que evidentemente no caben son más enfrentamientos. Se han escuchado infinidad de "advertencias" (más bien diríamos de amenazas) en el sentido de que Cataluña, si declarara la independencia, se quedaría fuera de la Unión Europea y fuera del Euro, porque dejarían de aplicársele los Tratados. Basta ya de tanto chantaje fácil, falaz y barato. Todo esto es completamente falso, en el sentido siguiente: la Independencia de un pueblo no es algo que vaya de un día para otro. Es decir, si el día 9 de Noviembre del año próximo se votara mayoritariamente que el pueblo catalán desea un Estado independiente, al día 10 no lo tendría. Lo que se haría es comenzar un amplio proceso de negociación, que podría durar meses, incluso años, mediante el cual se restablecería todo el marco normativo y de relación con los diversos entes institucionales fuera de Cataluña, es decir, con España, con Europa y con el resto de Organismos y actores internacionales con quienes Cataluña quisiera negociar. Sólo al final de dicho proceso de negociación Cataluña se declararía independiente, y estaría dentro del nuevo marco internacional.

 

Luego por tanto, dejémonos de amenazas tipo gángster sobre un pueblo, que lo único que quiere, y tiene derecho a ello, es ejercer su derecho a decidir su propio futuro. Porque como decimos, se escuchan muchas advertencias de locura, como las del empresario José Manuel Lara, preguntándose "¿quién paga las pensiones al día siguiente de la independencia de Cataluña?". Pero no terminan aquí las sandeces con respecto al tema: que si Cataluña tendría que levantar fronteras, que si tendría que disponer de un Ejército propio, etc. Todo son maniobras orquestales de distracción, para establecer cortinas de humo y que la población catalana siga teniendo miedo a decidir su futuro. Al igual que al conflicto vasco, al conflicto catalán hay que darle solución desde la política, y en este sentido, posturas intransigentes, intolerantes y amenazantes no van a resolver jamás los problemas. El problema es que nunca nos hemos creído la plurinacionalidad, ni siquiera nos hemos creído el Estado de las Autonomías. En el fondo, no nos creemos la Democracia...¿cómo puede un dirigente como Rubalcaba, de un supuesto partido "socialista" decir que "rotundamente NO al derecho de autodeterminación de los pueblos"? ¿Cómo puede un partido que se llama a sí mismo "socialista" afirmar que "nunca" estarán a favor del derecho a la autodeterminación? ¿Qué clase de "izquierda" es ésta que se manifiesta tan profundamente antidemocrática?

 

consulta_catalana3.jpgMucha gracia tiene también el argumento de que "España se rompe", o de que "la soberanía nacional reside en todo el pueblo español". Es, cuando menos, paradójico, y cuando más de un cinismo avergonzante, que aquéllos que pisotean constantemente la soberanía nacional, instaurando las medidas antisociales que le dictan desde instancias europeas antidemocráticas, se llenen la boca hablando de la "sobernía nacional". Y si ponen el marco legal en la Constitución, ¿porqué no lo ponemos en la Carta de las Naciones Unidas? Allí se afirma que la soberanía reside en los pueblos, no en los Estados. Lo que se ha hecho es blindar la Constitución, fosilizarla ante intereses de un nacionalismo españolista, y no dejar posibilidad, bajo la excusa de un consenso mayoritario que nunca se alcanzaría, para que haya cambios. Y ahora nos viene el PSOE hondeando la bandera del Federalismo, cuando jamás han planteado el Federalismo en tantos años de Gobiernos "socialistas". Y hay que decir que declaraciones como las de Aznar, Bono, Rajoy, Rubalcaba, Rosa Díez, y tantos otros, han constituido el mayor aliciente para que exista el independentismo catalán, así como las portadas diarias de sus voceros medios de comunicación, como El Mundo, ABC, El País o La Razón. En realidad, es precisamente esa intransigencia del establisment político-mediático españolista, el factor que más incide en la radicalización de buena parte de la población catalana.

 

Por otra parte, hemos de señalar que lo que ocurre en España es algo absolutamente normal. Según palabras del historiador Juan Sisinio Pérez Garzón: “Definir España como plurinacional es algo que no debe asustarnos. De los casi 200 Estados que están reconocidos por la ONU, sólo 25 Estados son lingüísticamente homogéneos y apenas 30 los que respondían al ideal de correspondencia biunívoca entre nación y Estado. Quiero decir que la anomalía es el Estado construido sobre una sola identidad nacional tan homogénea como compacta. Lo habitual y predominante es lo contrario”. Pero por desgracia, tenemos líderes, partidos y gobernantes mayoritariamente antidemocráticos, y poco dialogantes. A ellos hay que decirles que no hay que temer nunca la expresión libre y voluntaria de la voz de un pueblo. No se dan respuestas sensatas, maduras ni consensuadas. A un nacionalismo no se le puede responder con otro nacionalismo. Si se quisiera, habría consulta. Lo ha hecho Canadá con Quebec, lo ha hecho el Reino Unido con Escocia. Los problemas políticos se arreglan con la política. Bajo la excusa de la "soberanía nacional de todos los españoles" no puede esconderse en el cajón un clamor de todo un pueblo, que reclama un talante democrático para escuchar la voluntad popular de una parte del Estado que quiere replantearse su futuro. Nos gustará más o menos, estarán o no equivocados, traerá ventajas o inconvenientes, pero lo que está claro es que hay que respetarlo.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
20 diciembre 2013 5 20 /12 /diciembre /2013 00:00

Se nos dijo que aprobaban la Reforma Laboral para crear empleo. La verdad es que se ha destruido empleo. Se nos dijo que aprobaban la Reforma Laboral para evitar las diferencias entre los grados de protección de los trabajadores. La verdad es que tras ella, casi todos los trabajadores están más desprotegidos. Se nos dijo, en fin, que la Reforma Laboral era equilibrada. La verdad es que concedía todo el poder de decisión y control a la clase empresarial, despojando de todos los mecanismos de presión y negociación para la clase trabajadora. Y a casi dos años de su aprobación, el panorama laboral de nuestro país es realmente dantesco. No sólo se destruye empleo a diario, no sólo de las pequeñas, sino también de las grandes empresas (ROCA, PANRICO, FAGOR, y un interminable etcétera), sino que el poco empleo que se crea, es absolutamente precario.

 

efecto_laboral1.jpgSegún estadísticas de Octubre de 2013, el 40% de los nuevos contratos que se firman dura ya menos de un mes, y uno de cada cuatro incluso menos de una semana. Otro gran porcentaje tiene una duración situada entre una semana y quince días, y sólo un porcentaje ínfimo dura más de seis meses. Según el Servicio Público de Empleo Estatal, la duración media de los contratos temporales se sitúa en 59 días. La degradación del mercado laboral es todavía mayor si se tiene en cuenta que no todos los contratos de trabajo son de jornada completa. Prácticamente la tercera parte son parciales, lo que pone de relieve el grado de inestabilidad laboral. Por no hablar de algunos denigrantes anuncios de ofertas de empleo que aparecen en algunos medios, que podrían ser incluso constitutivos de un delito de ataque contra la dignidad de las personas. Pero la precariedad no se ceba sólo con los jóvenes, pues los datos también nos dicen que más de la mitad de los contratos que duran menos de siete días (concretamente el 52%) los han firmado trabajadores de 35 años o más. Es decir, están en la supuesta madurez de su carrera laboral. Y en todo caso, la estadística concluye con un dato demoledor: de los 1,5 millones de contratos firmados en dicho mes, apenas 119.000 fueron indefinidos, esto es, que el 92% de los mismos fueron temporales.

 

efecto_laboral2.jpgSumidos en una crisis económica, ecológica y social como nunca antes había conocido el capitalismo global, estamos asistiendo al final de la “globalización feliz” y a la demolición de la "belle époque" del neoliberalismo. Pero las grandes corporaciones y los "think tanks" empresariales insisten en no darse por aludidos, y lejos de cuestionar su responsabilidad en el actual colapso del sistema socioeconómico y en la crisis civilizatoria, las empresas transnacionales vuelven a presentarse como el motor fundamental del desarrollo y la lucha contra la pobreza. Según el pensamiento hegemónico, la gran empresa, el crecimiento económico y las fuerzas del mercado han de ser los pilares básicos sobre los que sustentar las actividades socioeconómicas de cara a combatir la pobreza. Eludiendo su responsabilidad en el origen de la crisis sistémica que hoy sufrimos, así como el hecho de que ellas están siendo precisamente las únicas beneficiarias del crack, las grandes corporaciones nos proponen más de lo mismo: que el fomento de la actividad empresarial, la iniciativa privada y el emprendimiento innovador sean los argumentos fundamentales para la “recuperación económica”.

 

efecto_laboral3.jpgEl nuevo paradigma es el emprendimiento laboral, el mantra promovido hasta la saciedad por todos los medios es que hay que hacerse empresario, que esa es la solución para todos nuestros males. Y ahí están los voceros de este cruel sistema capitalista, para darle carrete al susodicho mensaje, llamándonos a todos a crear nuestra propia empresa, por poco imaginativos y competitivos que seamos. El trabajo asalariado ya ha comenzado a estar mal visto. Si trabajas en una fábrica, te pueden mirar como si fueras un perro verde, mientras albergan en su pensamiento la curiosidad: ¿pero cómo, tú no te haces empresario? ¿No te lo montas por tu cuenta? Pero decía con gran acierto David Harvey que "el crecimiento económico beneficia siempre a los más ricos". Efectivamente, ellos están siendo los principales beneficiarios del crecimiento en los países del Sur, de ahí que el incremento del PIB se vea acompañado del aumento sostenido de la desigualdad. Los llamados "signos de recuperación" de la macroeconomía no están produciendo un incremento de esas ficticias “clases medias”, sino de millones de empleos precarios, con bajos ingresos, mínimos derechos laborales y grandes carencias en servicios sociales. “Minijobs” se les llama, aplicándose el neologismo anglosajón a lo que antes denominábamos "trabajo basura". De tal forma que si un mileurista era hace unos pocos años el símbolo de la precariedad, hoy sería considerado un miembro más de la “clase media”.

 

efecto_laboral4.jpgEs más útil considerar en su conjunto los elementos principales, bien conocidos, que han ido produciendo la corrosión de la protección social, característica fundamental del Estado del Bienestar: el paro masivo, de larga duración y con subsidios decrecientes; el incremento de los “trabajadores pobres” porque el trabajo precario y sometido al poder patronal ya no asegura ingresos suficientes para una vida digna; los recortes drásticos en el empleo en la Administración y en los servicios públicos, que amenazan al funcionariado; el riesgo de no poder hacer frente a las deudas contraídas en la etapa anterior, que permitieron una burbuja de alto consumo en las clases trabajadoras pese a la tendencia generalizada a la caída de los salarios desde los años noventa; el deterioro de la calidad de la sanidad y la educación públicas, y el aumento de los pagos a cargo de los usuarios (los llamados copagos) que sirven para avanzar en su privatización. La crisis finalizará, pero habrá dejado tras de sí, un reguero de destrucción de empleo, habrá arrasado con todos los derechos sociales y laborales de la clase trabajadora, nos habrá empobrecido mayoritariamente, habrá debilitado nuestras redes de protección social, y habrá enriquecido a una minoría representante de la gran burguesía, como aquélla que se sitúa detrás de las grandes empresas del IBEX-35. Para eso querían la Reforma Laboral.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías