Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
20 junio 2015 6 20 /06 /junio /2015 23:00

Lo que está ocurriendo en Venezuela es una auténtica fiesta ciudadana, republicana e ilustrada y como tal sería celebrada por los intelectuales del mundo entero si tuviésemos la suerte de contar con Kant, con Hegel o con Marx, en vez de con Savater, con Rorty y con Habermas

Carlos Fernández Liria y Luis Alegre

Los mismos que se rasgan las vestiduras ante las violaciones de los derechos humanos en Venezuela, callan ante Guantánamo o aplauden, ríen las gracias, hacen reverencias y van de caza con los sátrapas de Arabia Saudí, Egipto o China únicamente por asegurar mercados y negocios y así vender unos trenes, unos zapatos, unos condones o unas naranjas más. Nuestros principios democráticos valen lo que vale su PIB

Antón Losada

En un alarde de estúpido protagonismo, el ex Presidente del Gobierno Felipe González, ese gran estadista para muchos, en realidad vocero del gran capital, visitó Venezuela hace pocos días, para intentar defender a los mal llamados "opositores" al gobierno venezolano, Leopoldo López y Antonio Ledezma. La operación no salío muy bien que digamos, ya que González ya había sido declarado por el gobierno venezolano como persona "non grata", y ni siquiera pudo entrevistarse con los golpistas encarcelados. A su vuelta, y en una rueda de prensa, González tuvo la desfachatez de comparar al Presidente Nicolás Maduro con el dictador Franco, por sus arrebatos y por su torpeza. Habría que decirle a Felipe González que, ya que fue a Venezuela, a ver si aprendía un poco del verdadero socialismo que intenta abrirse camino allí, en vez del socialismo de pacotilla que él nos impuso durante las tres legislaturas en las que gobernó nuestro país. 

 

¿A quién pretende engañar con su pretendida visita en interés de los derechos humanos? Si a González le interesaran de verdad los derechos humanos, tendría muchos sitios que visitar, y muchas personas a las que defender. Sin ir más lejos, podría defender aquí mismo, en nuestro país, a Arnaldo Otegui, encarcelado sin motivo alguno, simplemente por ejercer su derecho a la libertad de expresión, y por intentar canalizar mediante una vía política el conflicto vasco. Pero podría también visitar México, donde el criminal gobierno de Enrique Peña Nieto es responsable de la desaparición de 43 jóvenes estudiantes, o podría visitar Colombia u Honduras (los países más peligrosos del mundo, a tenor del número de asesinatos que se cometen), o podría visitar China, donde el represor gobierno actúa bajo un autoritario talante, mediante operaciones de descarada y flagrante censura ciudadana. No, Felipe González no viaja a Venezuela porque le interesen los derechos humanos, sino simplemente porque es un hombre de negocios (hace muchos años que lo es), y va donde los intereses de sus representados pueden correr algún peligro. Por ejemplo, es pública y notoria su amistad con Carlos Slim, el hombre más rico de América Latina, y la segunda fortuna mundial. 

 

Y ante el frustrado intento del "gran estadista" español de entrevistarse con los golpistas venezolanos, salieron en tropel toda la camarilla de editorialistas, periodistas (si es que pueden llamarse así) y voceros de la derecha mediática de nuestro país, a denunciar la oportunidad que había dejado escapar Nicolás Maduro de poder "normalizar" y "reconducir" la maltrecha democracia venezolana. Es difícil acumular tanta ignominia, tanto descaro, tanto cinismo y tanta desvergüenza. Porque mientras la clase política española (y europea) se dedica a dar lecciones a Venezuela sobre derechos humanos, democracia y libertad de expresión, aquí se cierran medios de comunicación (bajo el pretexto de colaboración con la órbita terrorista) por orden judicial, sin pruebas, y se encarcela a sus miembros. Y mientras Margallo,  Ministro español de Asuntos Exteriores, le dice a Venezuela que "en España, la libertad de opinión y de prensa son irrenunciables", las asociaciones, mareas y plataformas ciudadanas denuncian constantemente la deriva autoritaria y represora del actual Gobierno, con leyes restrictivas de derechos fundamentales, como la Ley Mordaza, o se detiene a periodistas por hacer su trabajo, a personas por expresar su opinión, o a sindicalistas por participar en piquetes. 

 

Basta ya de tanta manipulación, de tanta mentira y de tanta grosería. Porque mientras los medios de comunicación representantes del gran capital y de la derecha política, que son la mayoría, se empeñan en ofrecernos cada día una imagen apocalíptica del país venezolano, y denuncian constantemente la violación de los derechos humanos, mediante groseras manipulaciones y ocultaciones, aquí en nuestro país, la violencia policial, las detenciones masivas de activistas políticos, o las torturas practicadas en instancias policiales constituyen una práctica cotidiana. O mientras se habla de Venezuela como una dictadura liberticida, aquí se endurece el Código Penal, se habilita de forma disfrazada la figura de la cadena perpetua, o se invisibiliza a líderes sociales incómodos para el régimen. Rompamos con esta cadena constante de hipocresía, con este borreguismo institucional, con esta retórica machacona e injuriosa. Démonos cuenta de una vez por todas de que se trata de una instigación, a nivel internacional, de las fuerzas de la derecha política, social y mediática, dirigidas por el imperialismo norteamericano, que quieren impedir a toda costa que un auténtico gobierno socialista pueda consolidarse en pleno siglo XXI. 

 

Y ello porque, tal y como asegura el maestro Atilio Borón: "Estados Unidos no puede permitir que el "mal ejemplo" venezolano cunda en la región. Atacar sistemáticamente el analfabetismo, asegurar por primera vez el acceso a la salud de toda la población, favorecer una solución política y no militar del conflicto interno colombiano (oponiéndose a las pretensiones de la Casa Blanca de resolverlo "manu militari"), auspiciar nuevas formas de cooperación económica como las entabladas con Cuba y otros países de la región, liquidar el ALCA y proponer en su lugar el ALBA, combatir ideológicamente al neoliberalismo, contrarrestar la influencia ideológica de los medios de comunicación controlados por el imperialismo, potenciar la capacidad de autoorganización de los sectores populares, y someter la investidura presidencial y sus políticas a frecuentes plebiscitos para que sea el pueblo quien decida, es completamente inaceptable para Estados Unidos, un pésimo ejemplo que es necesario erradicar cuanto antes por cualquier medio, legal o ilegal, pacífico o violento" (Atilio A. Borón, "El Socialismo del Siglo XXI. ¿Hay vida después del neoliberalismo?"). 

 

Es cierto que Venezuela padece aún muchos problemas, que han de ser resueltos mediante medidas concretas que acaben con la corrupción, con la tremenda inflación que poseen, y con algunos otros males que acumulan desde épocas pasadas. Pero no es cierto que en Venezuela existan problemas de libertad de expresión ni de falta de respeto a los derechos humanos. En Venezuela no se cierran periódicos, como sí ocurre en España. En Venezuela se han recuperado, desde los gobiernos chavistas, los índices de analfabetismo, de redistribución de la riqueza, de eliminación de las desigualdades, en una palabra, lo que los auténticos gobiernos socialistas deben hacer, y no lo que los gobiernos de Felipe González hicieron en nuestro país durante las décadas de los 80 y los 90 del pasado siglo, justo cuando Venezuela sufría también los efectos del colonialismo norteamericano, a través de sus fascistas organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, justo en la época en que gobernaba en la patria de Bolívar un íntimo amigo de Felipe González, como fue Carlos Andrés Pérez, último responsable del Caracazo, donde sí se cometieron graves atropellos contra los derechos humanos, y donde el golpista ahora encarcelado, Antonio Ledezma, ocupaba altos cargos de responsabilidad. A Felipe González no le importan los derechos humanos en ninguna parte del planeta, sino únicamente las cuentas de resultados de las empresas a las que representa.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías