Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
10 enero 2019 4 10 /01 /enero /2019 00:00
¿Lo personal es también político?

Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia

Honoré de Balzac

O dicho de otro modo: ¿Pueden las actitudes personales influir en el ámbito político? ¿Son ámbitos interdependientes? Parece ser que normalmente solemos distinguir entre las acciones y comportamientos que tenemos en nuestro ámbito privado, íntimo y personal, de las actividades y comportamientos, digamos, públicos. Extrapolándolo al terreno de la política, continuamos haciendo esta distinción, sin percatarnos de que muchas veces ambas facetas van unidas, o al menos, se interrelacionan. Vamos a explicarnos mejor: muchas decisiones políticas a gran escala necesitan de un cambio mental y cultural en el conjunto de la ciudadanía, para poder asumirlas. Y viceversa, para alcanzar decisiones políticas de gran calado, es la ciudadanía la que tiene que apostar por ellas desde la base. Es decir, hay aspectos que tienen que desarrollarse tanto de abajo hacia arriba (es decir, desde los movimientos sociales y la acción individual o grupal de la ciudadanía) como de arriba hacia abajo (desde los más altos representantes políticos, económicos y sociales de nuestras Administraciones e instituciones y organismos).

 

Es decir, que no basta sólo con una vía. Ambas vías deben ser implementadas, porque ambas vías se retroalimentan. La historia nos muestra infinidad de ejemplos donde podemos demostrarlo. Cuanta más presión ejerza la ciudadanía, dichos valores y comportamientos llegarán a transformar las estructuras políticas y económicas a gran escala, y por otra parte, cuanto más convicción muestren nuestros líderes políticos de que hay que alcanzar ciertas decisiones y medidas, más convencida y asumido lo tendrá la ciudadanía. Piénsese por ejemplo en las leyes antitabaco. La transformación cultural y las acciones a proyectar requieren ir en ambas direcciones: porque nada podrá hacerse desde arriba sin una ciudadanía convencida (crearíamos estallidos sociales y revoluciones), ni tampoco desde abajo sin unos responsables políticos y económicos convencidos (porque sólo desde arriba a nivel político se podrá actuar contra ciertos modelos). Pues bien, una vez explicado (o al menos intentado) lo que queremos decir, vamos a poner como ejemplo tres comportamientos, decisiones, o modos de actuar, a nivel personal, que empujan en las altas esferas, es decir, en el mundo político.

 

1.- El Veganismo. El veganismo es una opción personal que consiste en no ingerir ningún alimento que provenga de la explotación animal, ni de sus derivados. En el fondo, se practica porque estamos convencidos de que el ser humano no debería someter a los animales al sufrimiento, la crueldad y la explotación industrial masiva que supone elaborar productos de consumo humano a partir de la carne del animal, o de sus productos derivados. Pero conseguirlo a nivel político, además de disponer de líderes y representantes que lo asuman en sus postulados y programas electorales, requiere alterar profundamente las reglas y las estructuras de los mercados económicos mundiales, ya que es un proceso mundialmente extendido. Pero por otra parte, tenemos claro que cuantas más personas se hagan veganas, y renuncien a una alimentación basada en productos procedentes de animales, las industrias correspondientes se resentirán, comenzarán a decaer, perderán cuota de mercado, y tendrán que reciclarse, adaptarse o modificarse para abandonar sus modelos actuales, y por tanto, habremos conseguido nuestro objetivo: Lo personal es político.

 

2.- El Decrecimiento. El cambio climático y el agotamiento de nuestros combustibles fósiles causarán más temprano que tarde un colapso civilizatorio (entiéndase como un descenso brusco y radical de la complejidad de nuestros sistemas de producción y consumo). Es un hecho científico innegable, a pesar de que exista propaganda interesada (de las grandes empresas) en mantener lo contrario. Pues bien, ante ello, podemos y debemos extender líneas políticas de actuación que vayan acomodando poco a poco nuestros modos de producir y consumir hacia un volumen y ritmo mucho más pausado, es decir, hemos de hacer justo lo contrario a lo que ahora hacemos: si venimos apostando por el crecimiento económico, debemos apostar por el decrecimiento. Pero ello, por mucho que la política haga su trabajo, afecta a nuestros más íntimos modos de vivir, luego practicar y poner en marcha paulatina ese decrecimiento es algo que podríamos ya efectuar en nuestra vida cotidiana: abandonar los automóviles, comprar en comercios locales, contribuir al autoconsumo energético, regresar al campo…Lo personal es político.

 

3.- La Igualdad de Género. Efectivamente, será un gran logro político el día que podamos alcanzar y mantener la igualdad real entre los hombres y las mujeres de nuestra sociedad en todos los ámbitos. La política está haciendo su trabajo (aún debería hacer muchísimo más, y se lo reclamamos a nuestros representantes), pero al nivel personal, íntimo y familiar, social y laboral, también podemos y debemos contribuir: manifestarnos públicamente cuando haya convocatorias, ejercer la conciliación laboral cuando nos toque, repartirnos por igual los permisos de maternidad y paternidad, no consumir pornografía ni prostitución, protestar si nos enteramos de que existen compañeras que cobran menos que nosotros (hombres) en nuestra empresa, apoyar a mujeres para que asciendan en puestos laborales, renunciar a tener un hijo mediante vientres de alquiler (en nuestro país no está regulado, pero sí en otros muchos), eliminar nuestro lenguaje sexista, denunciar cuando conozcamos algún caso de violencia de género cercano…Lo personal es político.

 

En fin, existen muchos más ejemplos que podríamos poner. Lo dejamos aquí, para no cansar mucho a nuestros lectores y lectoras, pero estamos seguros de que ellos y ellas serán capaces de imaginar muchos otros. Al final, el mensaje se nos ofrece claro y cristalino: el ámbito privado y personal, en más casos de los que pensamos, empuja al político, y por tanto, cambiar el mundo hacia otro mundo más justo, también depende de nosotros, de lo que hacemos cada día, en cada momento, a cada paso de nuestra vida: Lo personal es político. ¡Feliz 2019, en lo personal y en lo político!

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías