Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
13 julio 2011 3 13 /07 /julio /2011 23:00

Se ha hablado mucho últimamente de las distintas reformas que se están llevando a cabo, de las que tienen que culminar, tales como la Reforma de las Pensiones, la Reforma de la Negociación Colectiva, la Reforma del Sector Financiero, etc., y desde la izquierda estamos echando en falta una reforma que a nosotros sí que nos parece imprescindible: la Reforma Empresarial. Sí, hemos leído bien, no la Reforma Laboral, que con tan poca fortuna se ha realizado, incidiendo en el abaratamiento del despido y la consiguiente pérdida de derechos sociales, sino la Reforma de las Empresas, en lo tocante a su organización, su modelo de producción y la relación con sus trabajadores/as.

 

Reforma de las Empresas y también de los Empresarios, es lo que hay que abordar, en las líneas que vamos a proponer a continuación, y echar para atrás el resto de reformas que se han venido implementando en los últimos meses/años, de tipo regresivo y lesivo para los intereses de los trabajadores/as de este país. Desde Izquierda Unida pensamos que hay que cambiar la mentalidad de nuestros empresarios, su actitud con la clase trabajadora, y que dichos cambios de actitud y de mentalidad desemboquen en un nuevo modelo de relaciones laborales entre la clase empresarial y la clase trabajadora.

 

Efectivamente, pensamos que el actual modelo laboral ha sido pieza esencial del modelo productivo al que hemos estado sometidos en los últimos decenios, modelo que ha demostrado ser totalmente depredador con el empleo, con los recursos naturales, y con la redistribución de la riqueza. En sentido general, pretendemos la creación de empleo, pero no a cualquier precio, sino empleo estable y de calidad (no empleo precario), y el desarrollo sostenible desde los puntos de vista humano, social y medioambiental. El modelo de relación laboral actual funciona por una serie de parámetros bien definidos: salarios bajos, gran índice de temporalidad,  escasa protección social, un elevado porcentaje de economía sumergida y unos procesos nada transparentes de la clase dirigente empresarial hacia la clase trabajadora. Por tanto, unos niveles de participación y de democracia interna en las empresas totalmente inexistentes.

 

Personalmente, he trabajado en muchas empresas privadas a lo largo de mi vida, y me he encontrado con situaciones totalmente aberrantes, como por ejemplo empresas con varios centenares de empleados/as que no tenían ni siquiera un Comité de Empresa que los representara, o bien políticas de sueldos y retribuciones pactadas directamente con los trabajadores/as, completamente individualizadas, y sometidas a un completo hermetismo.

 

Por tanto, apostamos por un gran cambio en el modelo de Relaciones Laborales, que es el rasgo más negativo del actual modelo. Constituiría la base de la Reforma Empresarial que estamos demandando, que se basaría fundamentalmente en corregir las tendencias ya expresadas, es decir, penalizar el modelo de salarios bajos, precariedad laboral y desregulación anárquica del mercado de trabajo. También debería incorporar muchos más mecanismos para introducir la democracia interna en las empresas, y esto básicamente a fuerza de dar mucho más poder a los trabajadores/as dentro de sus centros de trabajo

 

Creemos que ningún gran cambio es posible en este sentido si no empoderamos a los trabajadores/as en la construcción no sólo de un nuevo modelo de relaciones laborales, sino también en la organización del nuevo modelo de crecimiento, productivo y social. Por tanto, la democracia económica debe basarse en el papel central de los/as trabajadores/as en las propias empresas. Nos referimos a que los trabajadores y trabajadoras tienen que formar parte de las nuevas relaciones de producción, pleno empleo, ampliación y mejora de la negociación colectiva, igualdad de género, acceso a la propiedad de las empresas que se pretendan deslocalizar, mayor poder sindical en la empresa...en resumidas cuentas, mayor información y mayor grado de participación en las decisiones empresariales.

 

Apostamos por la participación de los empleados/as en los Consejos de Administración, incidencia en los modelos de formación y cualificación laboral y en el modelo de Universidad, la recuperación de la negociación, consulta y participación en la organización interna de las empresas, aumento de la participación de los representantes de los trabajadores y las trabajadoras, vía modificaciones legales, en cuantos organismos de inversión, de modelo de política industrial y de I+D+i, se creen.

 

Pues éstas serían las líneas maestras de la Reforma Empresarial que perseguimos desde la izquierda. Seguro que muchos empresarios que puedan leer este artículo se reirán, o se llevarán las manos a la cabeza, pensando que es algo completamente fuera de la realidad, pero estamos convencidos de que sólo provocando avances en dicha dirección podremos caminar hacia un modelo de relaciones laborales más justo, libre, sostenible, solidario, y sobre todo, productivo.

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías