Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
23 diciembre 2013 1 23 /12 /diciembre /2013 00:00

Sobre el asunto catalán, desde la convocatoria de la consulta para finales de 2014, se ha hablado mucho (también antes), así que vamos a intentar poner un poco de cordura en el conflicto. Vaya por delante, desde la izquierda, que nuestra postura es la transformación hacia un Modelo Federal del Estado Español, donde Cataluña, como el resto de las actuales Comunidades Autónomas, tendría su encaje correspondiente respetando los principios de solidaridad territorial. Pero sospechamos, como hemos afirmado muchas veces, que los territorios catalán y vasco no estarían por la labor, y tienen todo el derecho del mundo a expresar su negativa a participar en dicho modelo, y a ejercer su derecho a la autodeterminación, como podrían ejercerlo en su caso Galicia, Andalucía, o cualquier otra Comunidad del Estado.

 

consulta_catalana1.jpgLos conflictos en realidad vienen arrastrándose desde hace mucho tiempo, pues se enfrentan a otro "nacionalismo": el nacionalismo españolista, desarrollado sobre todo en los tiempos de la dictadura franquista. Lo expreso con las palabras del Profesor Vicenç Navarro: "El nacionalismo españolista era un nacionalismo extremo, de carácter racista (el día nacional se llamaba el día de la raza), sumamente excluyente, que estaba basado en una visión imperial del Reino de España y con una concepción radial del estado, centrado en Madrid, la capital del Reino. España era la única nación del país y la más antigua de Europa y tenía una misión civilizadora. Otras concepciones de España eran reprimidas y eliminadas, definiéndoselas como anti España. Este nacionalismo españolista estaba intrínsecamente ligado al catolicismo clerical jerárquico español, que era parte del Estado español. No es que la Iglesia apoyara la dictadura; la Iglesia fue un componente claro de la dictadura, hecho que la jerarquía católica todavía hoy niega a pesar de la enorme evidencia de lo contrario. Los sacerdotes estaban pagados por el Estado y el dictador nombraba a sus obispos. La hipocresía de la Iglesia, negando esta realidad, alcanzaba niveles hiperbólicos".

 

Pero esta concepción de España viene en realidad de más lejos en la Historia. En realidad, nos podríamos remontar hasta a los tiempos de los Reyes Católicos. En España ha habido siempre dos concepciones de España. Una que monopoliza el concepto de nación, “patria indivisible de todos los españoles” y que, centrada en Madrid, su capital, excluye y niega que haya otras naciones, a las cuales considera en la práctica como regiones de España. Tiene una visión radial de España, y es heredera de la España de siempre, la España imperial que conquistó América Latina e impuso su cultura, lengua y civilización. Pero existe otra visión de España, la España con raíces republicanas que se creía constituida por varias naciones, con una visión no radial sino policéntrica y poliédrica, en la que distintos pueblos y naciones pudieran convivir fraternalmente sin exclusiones, y con el respeto a la diversidad, acentuando la riqueza de dicha diversidad. Como ocurre en varios países federales y confederales, las Administraciones del Estado Federal pueden estar en otras capitales distintas a las del centro (en EEUU, la Seguridad Social no tiene la sede en Washington, sino en Baltimore, o el Centro Federal de Investigación y Vigilancia Sanitaria en Atlanta).

 

consulta_catalana2.jpgPero el caso catalán está rayando en el chantaje verbal más absoluto. Hay que remontarse un poquito a la reciente historia, para comprobar de qué polvos vienen estos lodos. Remito a mis lectores al artículo "Sobre el indepentismo catalán", donde ya expresé las motivaciones al respecto. Pero una vez que estamos aquí, lo que evidentemente no caben son más enfrentamientos. Se han escuchado infinidad de "advertencias" (más bien diríamos de amenazas) en el sentido de que Cataluña, si declarara la independencia, se quedaría fuera de la Unión Europea y fuera del Euro, porque dejarían de aplicársele los Tratados. Basta ya de tanto chantaje fácil, falaz y barato. Todo esto es completamente falso, en el sentido siguiente: la Independencia de un pueblo no es algo que vaya de un día para otro. Es decir, si el día 9 de Noviembre del año próximo se votara mayoritariamente que el pueblo catalán desea un Estado independiente, al día 10 no lo tendría. Lo que se haría es comenzar un amplio proceso de negociación, que podría durar meses, incluso años, mediante el cual se restablecería todo el marco normativo y de relación con los diversos entes institucionales fuera de Cataluña, es decir, con España, con Europa y con el resto de Organismos y actores internacionales con quienes Cataluña quisiera negociar. Sólo al final de dicho proceso de negociación Cataluña se declararía independiente, y estaría dentro del nuevo marco internacional.

 

Luego por tanto, dejémonos de amenazas tipo gángster sobre un pueblo, que lo único que quiere, y tiene derecho a ello, es ejercer su derecho a decidir su propio futuro. Porque como decimos, se escuchan muchas advertencias de locura, como las del empresario José Manuel Lara, preguntándose "¿quién paga las pensiones al día siguiente de la independencia de Cataluña?". Pero no terminan aquí las sandeces con respecto al tema: que si Cataluña tendría que levantar fronteras, que si tendría que disponer de un Ejército propio, etc. Todo son maniobras orquestales de distracción, para establecer cortinas de humo y que la población catalana siga teniendo miedo a decidir su futuro. Al igual que al conflicto vasco, al conflicto catalán hay que darle solución desde la política, y en este sentido, posturas intransigentes, intolerantes y amenazantes no van a resolver jamás los problemas. El problema es que nunca nos hemos creído la plurinacionalidad, ni siquiera nos hemos creído el Estado de las Autonomías. En el fondo, no nos creemos la Democracia...¿cómo puede un dirigente como Rubalcaba, de un supuesto partido "socialista" decir que "rotundamente NO al derecho de autodeterminación de los pueblos"? ¿Cómo puede un partido que se llama a sí mismo "socialista" afirmar que "nunca" estarán a favor del derecho a la autodeterminación? ¿Qué clase de "izquierda" es ésta que se manifiesta tan profundamente antidemocrática?

 

consulta_catalana3.jpgMucha gracia tiene también el argumento de que "España se rompe", o de que "la soberanía nacional reside en todo el pueblo español". Es, cuando menos, paradójico, y cuando más de un cinismo avergonzante, que aquéllos que pisotean constantemente la soberanía nacional, instaurando las medidas antisociales que le dictan desde instancias europeas antidemocráticas, se llenen la boca hablando de la "sobernía nacional". Y si ponen el marco legal en la Constitución, ¿porqué no lo ponemos en la Carta de las Naciones Unidas? Allí se afirma que la soberanía reside en los pueblos, no en los Estados. Lo que se ha hecho es blindar la Constitución, fosilizarla ante intereses de un nacionalismo españolista, y no dejar posibilidad, bajo la excusa de un consenso mayoritario que nunca se alcanzaría, para que haya cambios. Y ahora nos viene el PSOE hondeando la bandera del Federalismo, cuando jamás han planteado el Federalismo en tantos años de Gobiernos "socialistas". Y hay que decir que declaraciones como las de Aznar, Bono, Rajoy, Rubalcaba, Rosa Díez, y tantos otros, han constituido el mayor aliciente para que exista el independentismo catalán, así como las portadas diarias de sus voceros medios de comunicación, como El Mundo, ABC, El País o La Razón. En realidad, es precisamente esa intransigencia del establisment político-mediático españolista, el factor que más incide en la radicalización de buena parte de la población catalana.

 

Por otra parte, hemos de señalar que lo que ocurre en España es algo absolutamente normal. Según palabras del historiador Juan Sisinio Pérez Garzón: “Definir España como plurinacional es algo que no debe asustarnos. De los casi 200 Estados que están reconocidos por la ONU, sólo 25 Estados son lingüísticamente homogéneos y apenas 30 los que respondían al ideal de correspondencia biunívoca entre nación y Estado. Quiero decir que la anomalía es el Estado construido sobre una sola identidad nacional tan homogénea como compacta. Lo habitual y predominante es lo contrario”. Pero por desgracia, tenemos líderes, partidos y gobernantes mayoritariamente antidemocráticos, y poco dialogantes. A ellos hay que decirles que no hay que temer nunca la expresión libre y voluntaria de la voz de un pueblo. No se dan respuestas sensatas, maduras ni consensuadas. A un nacionalismo no se le puede responder con otro nacionalismo. Si se quisiera, habría consulta. Lo ha hecho Canadá con Quebec, lo ha hecho el Reino Unido con Escocia. Los problemas políticos se arreglan con la política. Bajo la excusa de la "soberanía nacional de todos los españoles" no puede esconderse en el cajón un clamor de todo un pueblo, que reclama un talante democrático para escuchar la voluntad popular de una parte del Estado que quiere replantearse su futuro. Nos gustará más o menos, estarán o no equivocados, traerá ventajas o inconvenientes, pero lo que está claro es que hay que respetarlo.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías