Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
24 noviembre 2011 4 24 /11 /noviembre /2011 00:00

Con una tasa de participación de algo más de un 72%, la jornada electoral del pasado domingo dio la victoria a la derecha política de este país, para desgracia de la clase trabajadora y de todos los que nos sentimos de izquierda, y abogamos por el cambio político "de verdad", por el auténtico giro social y político que debiera haberse dado para frenar las actuales políticas de recortes y austeridad, en beneficio del gran capital.

  

Quizá las reflexiones más objetivas a tenor de los resultados electorales pueden ser las siguientes:

 

1.- Se cumplieron en sus máximas expectativas los resultados electorales del Partido Popular, trasladándose a la realidad del voto lo que las numerosas encuentas venían pronosticando desde hacía tiempo, y el PP barrió con mayoría super-absoluta en el Congreso y en el Senado. Mayoría absoluta de 186 diputados/as en el Congreso, y de 135 senadores/as en el Senado. Sin más comentarios. Es lo que han querido los ciudadanos.

 

2.- Por su parte, el PSOE a nivel nacional se llevó el batacazo más tremendo de su historia, al alcanzar en el Congreso solo 110 diputados (que son muchos, pero muy pocos para los que viene obteniendo desde el primer gobierno de Felipe González), lo que sigue conformándolo como segunda fuerza política del país, pero a mucha distancia del PP. Un número de 110 escaños en el Congreso y de 51 en el Senado, van a provocar en este partido una fuerte revolución interna, pero recuérdese la famosa frase de Zapatero cuando dijo: "Voy a tomar estas medidas cueste lo que cueste, y me cueste lo que me cueste".

 

3.- La fuerza política de izquierda plural, Izquierda Unida, experimenta una gigantesca subida, al multiplicar sus escaños por 5, y mucho más sus votos, que evidentemente han crecido estrepitosamente desde las últimas Elecciones Generales. Izquierda Unida se consolida como tercera fuerza política de este país, aunque por la pesada losa de la injusta Ley Electoral, no tengamos la representación que nos merecemos. Obtenemos no obstante grupo parlamentario propio, con el que pretendemos hacer frente a la oleada neoliberal que se nos va a intentar imponer. Tendremos grupo propio de 11 diputados (podrían haber sido muchos más con una Ley Electoral auténticamente proporcional), donde además hemos recuperado el escaño por Málaga en el Congreso, representado históricamente por Antonio Romero (que se perdió en 2004), y que ahora representará el joven economista Alberto Garzón. 

 

A estas tres reflexiones principales habría que sumar las que se refieren al avance de otros partidos minoritarios (UPyD, por ejemplo), al hecho de que CIU haya sido por primera vez la fuerza política más votada en Cataluña (su grupo parlamentario alcanzará 16 diputados, debido también a la injusta Ley Electoral), o la irrupución de Amaiur con grupo parlamentario propio de 6 diputados (por encima incluso del PNV), con una representación de la izquierda abertzale como nunca antes había existido en el Parlamento Nacional. El resto de fuerzas políticas minoritarias se quedan más o menos como estaban en la anterior legislatura.

 

Se avecinan malos tiempos para la clase trabajadora, pues muy previsiblemente el Gobierno del Partido Popular seguirá apoyando todavía más que el del PSOE las políticas económicas neoliberales, dando cancha sobre todo a la Banca, a las grandes empresas y al capital financiero y especulativo, y recortando aún más si cabe prestaciones, servicios y derechos laborales y sociales, adquiridos o conquistados en legislaturas anteriores.

 

Arduas tareas de negociación les esperan a los agentes sociales, con unos sindicatos enfrentados radicalmente a las políticas conservadoras y de recortes del PP, y con una gran patronal alineada más a la derecha que nunca, pues además se ve apoyada por el Poder Ejecutivo. Otoño e invierno calientes se avecinan, con grandes manifestaciones y protestas, para intentar detener todas estas políticas.

Compartir este post
Repost0
23 noviembre 2011 3 23 /11 /noviembre /2011 00:00

Continuando con las propuestas enmarcadas en la Revolución para los Servicios Públicos, vamos a abordar en este artículo las relativas a la Vivienda, entendida como un derecho de la ciudadanía, y las que tienen que ver con la reforma del actual Sistema Público de Pensiones, para que sea un sistema más justo.

 

En cuanto a la Vivienda, desde la izquierda reclamamos:

 

vivienda.jpg1.- Consideramos la vivienda como un derecho y exigimos desarrollar mediante Ley Orgánica el artículo 47 de la Constitución que garantiza este derecho.

 

2.- Proponemos que el Estado y las CC.AA. adquieran anualmente un paquete de viviendas construidas y terminadas proporcionales a la demanda de viviendas a precio de coste.

 

3.- Fomentar la autoconstrucción de viviendas.

 

4.- Todos los desahucios serán suspendidos en el caso de trabajadores y trabajadoras en paro con la finalidad de evitar la ejecución del lanzamiento de la vivienda. Se establecerá un sistema de mediación que permita que los afectados puedan continuar en su vivienda mediante un pago que en ningún caso superará el 30% de sus ingresos.

 

5.- Exigimos la dación en pago, que deja saldada la deuda hipotecaria con la entidad financiera mediante la entrega de la vivienda.

 

Y en cuanto a las pensiones, pensamos que no hace falta recortarlas, ni elevar la edad de jubilación, ni ampliar los años para calcular la pensión. Lo que hace falta es reforzar y consolidar el sistema.

 

pensiones.jpgDefendemos el Sistema Público de Pensiones como un mecanismo de redistribución de la riqueza y no como uno acumulativo, como en el caso de las pensiones privadas. Debemos defender, informar y concienciar de que este sistema de pensiones es sostenible económica y socialmente.

 

Estamos en contra de cualquier congelación de las pensiones, es más, creemos que es necesario revalorizarlas. Nos oponemos a cualquier modificación para el acceso y cálculo de las mismas, por ello proponemos:



1.- Eliminar los topes máximos de cotización y acercar la cotización a los salarios reales.



2.- Que no se aumente la edad de jubilación por encima de los 65 años.

 

3.- Que no se incremente el período de cómputo para calcular la pensión más allá de 15 años. Defendemos no aumentar los años necesarios de cotización, sino su disminución.

 

4.- Que las pensiones se revaloricen al menos lo mismo que aumenten los precios (IPC) y más aún para las pensiones más bajas. Ninguna pensión debería estar por debajo del Sueldo Mínimo Interprofesional (SMI).

 

5.- Flexibilizar la edad de jubilación de forma voluntaria en determinadas actividades profesionales, incentivando en ese caso la pensión.

 

6.- Exigimos la creación de una Ley Orgánica del régimen de pensiones de la Seguridad Social, que supere el Pacto de Toledo y que las garantice y mejore.

Compartir este post
Repost0
22 noviembre 2011 2 22 /11 /noviembre /2011 00:00

Recientemente hemos asistido a una nueva vuelta de tuerca al tornillo, a un nuevo escenario de presión de los Mercados Financieros con respecto a los Gobiernos legítimos de los países, concretamente en Grecia e Italia, para imponer sus normas y dictados, para imponer los criterios y planteamientos de la política y de la economía neoliberales a dichos países, para restar un poquito más de soberanía popular a dichos Estados, y para asegurarse de que su radio de acción e influencia está cada vez más asegurado.

 

tecnocratas.jpgEfectivamente, primero en Grecia con el nuevo Gobierno de Lucas Papademos, y prácticamente al día siguiente en Italia, con Mario Monti, se han proyectado nuevos Gobiernos de espaldas a la soberanía nacional, Gobiernos de gente que nunca fue elegida en una urna, que nunca participaron en una campaña electoral, Gobiernos que imponen los Mercados, Gobiernos donde no existe ni un político, sino que están formados por personas que vienen del mundo profesional, de la Banca, de la Universidad (son economistas, profesores, etc.), y de otros ámbitos, que supuestamente van a sacar a los susodichos países de la bancarrota donde se han metido, o bien de la supuesta "desconfianza" de que son objeto.

 

Desde la izquierda nos parecen completamente lamentables e indeseables estos hechos, que dan por ratificada otra fase más, otro pasito más en la configuración de un desmontaje del poder de la política y de los políticos, para sustituirlos por tecnócratas, es decir, por el Gobierno de los técnicos, de personas que sólo son gestores que obedecen a otros, que éstos sí, les imponen una ideología neoliberal en todos sus planteamientos. Ya no importan las ideas, ya no importa la política, ya no importan los ciudadanos, sólo importa la economía, y además una economía puesta no al servicio de las personas, como debería ser, sino al servicio de los grandes intereses del capital especulativo, de la Banca y de las grandes multinacionales, apoyadas también por los Organismos Internacionales más reaccionarios, como el FMI, el BCE o la OCDE.

 

A todo ello tenemos que unir también la mayor presión que se ejerce desde la Comisión y el Consejo Europeos para intervenir cada vez más en la política nacional de cada Estado miembro, con propuestas como retirar el voto a los países que incumplan los objetivos de déficit, o bien incluso poder interferir en sus presupuestos nacionales. Como vemos, una dinámica peligrosísima en la que estamos entrando, y que nos va a conducir, como no seamos capaces de cambiar el rumbo, a un mayor grado de intervencionismo neoliberal en la política interna de cada Estado de la Unión, y a un mayor panorama de exclusión y desigualdad social, de empobrecimiento de la sociedad y de mayor beneficio y poder para las grandes empresas y entidades financieras. La vieja Europa de los Pueblos y de las Naciones se está convirtiendo en la Europa del Horror, de la miseria y de la desesperación.

Compartir este post
Repost0
21 noviembre 2011 1 21 /11 /noviembre /2011 00:00

Continuando con las propuestas relativas a los Servicios Públicos, vamos a abordar en este artículo las que tienen que ver con el desarrollo de unos Servicios Sociales de calidad. Desde Izquierda Unida pensamos que debemos garantizar que los servicios sociales públicos sean la referencia para el desarrollo de la protección social, que no debe verse interferida por una privatización de servicios destructiva para la cobertura universal de las necesidades sociales.

 

Instamos a transformar los servicios sociales actualmente existentes, para que no sean un mecanismo funcional al sistema capitalista, que favorece la existencia de un ejército de reserva de excluidos sociales. Reivindicamos unos servicios sociales participativos y bien gestionados desde lo público.

 

servicios_sociales.jpgLos servicios sociales deben luchar contra la pobreza y la desigualdad en cuatro dimensiones: la sociolaboral, la sociosanitaria, la socioeducativa y la sociocultural, contemplando además las perspectivas preventiva y de género. Las propuestas concretas podrían ser las siguientes:

 

1.- Para ello, la primera medida ha de ser la de aumento del gasto social, al menos hasta equipararlo a la media europea y hasta alcanzar el 7% del PIB.

 

2.- Elaboración de una Carta de Derechos Sociales junto con su correspondiente instrumentación jurídica, para que se definan los derechos exigibles subjetivamente por los ciudadanos.

 

3.- Queremos una Ley de Servicios Sociales Estatal, concibiendo los servicios sociales como un derecho instituido.

 

4.- Consideramos fundamental la existencia de sistemas de rentas mínimas de amplia cobertura y de relevante dotación presupuestaria. Proponemos la renta básica de ciudadanía o bien un salario social equiparable, justo, digno y universal.

 

5.- Exigimos financiación y gestión pública de la Ley de Dependencia, que toda persona afectada pueda elegir ser atendida en su domicilio por especialistas o en un centro adecuado a sus necesidades, y que el tiempo de espera no exceda de los seis meses. Queremos evitar la aplicación perversa que se está haciendo de la Ley de Dependencia, que promueve la “feminización de los cuidados” mediante la “prestación a la cuidadora”. Además, pensamos en este aspecto que el campo de la dependencia puede ser un estupendo nicho de empleo. 

 

6.- Las políticas de apoyo a la discapacidad deben implicar una apuesta radical por la promoción de la autonomía personal y por la igualdad de derechos.

 

Por último, señalar que desde IU,  en línea con todo nuestro ideario político, defendemos unos servicios sociales 100% públicos que redunden en beneficio de los usuarios, pero también en el de los profesionales, como trabajadores públicos con derechos y garantías, y no como trabajadores precarios de subcontratas privadas.

Compartir este post
Repost0
18 noviembre 2011 5 18 /11 /noviembre /2011 00:00

Continuando con las propuestas enmarcadas en la Revolución de los Servicios Públicos, donde ya en el anterior artículo hablamos sobre la Educación, vamos a referirnos ahora a la otra gran joya de la corona, como es nuestra Sanidad Pública. Me remito en primer lugar al artículo publicado en la serie sobre el Programa Marco Autonómico de Izquierda Unida, donde ya dimos amplia cuenta sobre el concepto que tenemos desde la izquierda de la Salud, y criticamos el enmarque actual y sus limitaciones, así como las posibles vías de privatización que se están abriendo desde varios frentes.

 

Nos pronunciamos en defensa del Sistema Nacional de Salud en todo su carácter conquistado: público, gratuito, universal, de calidad, integral, solidario y de equidad garantizada. Consideramos que su objetivo irrenunciable es el de dar la cobertura y servicios sanitarios adecuados para garantizar el derecho constitucional de la ciudadanía a la protección de la salud, sin discriminación de ningún tipo. Y no sólo en la vertiente reparadora o curativa, sino también en las acciones de prevención y promoción de la salud.

 

sanidad_publica.jpgEntendemos que la salud es un derecho y no una mercancía, por lo que defendemos la universalización de la sanidad como prestación no contributiva y derecho subjetivo del ciudadano, y rechazamos cualesquiera formas de privatización explícita o encubierta del Sistema Público de Salud (inclusive las facturas informativas que se han implantado últimamente):

 

 

 

1.- Defendemos el carácter público del Sistema Nacional de Salud, sin “híbridos- mixtos” ni fórmulas parasitarias, siempre orientadas hacia el beneficio del mercado. Queremos acabar con el desequilibrio existente entre las CC.AA. en gasto per cápita en Sanidad.

 

2.- Exigimos la derogación de la Ley 15/97, para recuperar la Sanidad Publica y para acabar con la privatización, y reivindicamos una sanidad libre del co-pago.

 

sanidad_publica_2.jpg3.- Planteamos acabar con el déficit de profesionales sanitarios y con la precariedad en sus condiciones de trabajo. Por otro lado, consideramos que es necesario revertir las mutuas privadas a la sanidad pública para garantizar los derechos sanitarios, sociales y laborales de los trabajadores.

 

4.- Defendemos incluir como parte de la sanidad pública, la atención a la salud sexual y reproductiva, la óptica, la ortopedia y la salud buco-dental, así como el reconocimiento de la psicología entre las especialidades de la salud.

 

5.- Proponemos la regulación de la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios, para que la interrupción voluntaria del embarazo se realice en centros públicos, y la creación de un Comité de Enfermedades Raras, para que nadie quede excluído de la cobertura sanitaria.

 

6.- Proponemos la necesidad de fomentar y avanzar en la autonomía del individuo y garantizar la muerte digna, así como mejorar en materia de salud mental, aumentando los recursos asistenciales para garantizar la atención a dichos enfermos.

Compartir este post
Repost0
17 noviembre 2011 4 17 /11 /noviembre /2011 00:00

Nos encontramos en un momento crucial, en que muchos de nuestros derechos, incluso los que antes se consideraban incuestionables, están en grave riesgo. Las Elecciones Generales del 20 de Noviembre se presentan como una encrucijada, en que debemos elegir entre las políticas de PSOE y PP que se han aplicado hasta ahora, o poner en marcha una alternativa.

tu_eliges_1.jpgQueremos incidir en este aspecto, marcando la dicotomía entre nuestra alternativa y el bipartidismo, dicotomía adaptable a distintos temas y situaciones. Desde la izquierda representamos una concepción totalmente distinta de los actuales planteamientos, pero una concepción realista y posible, una idea de la política y de la sociedad que nos lleve a escenarios más justos e igualitarios, y que nos conduzca a un país más ilusionante.

 

Sí, un país donde por ejemplo los trabajadores no sean explotados, donde los jóvenes puedan encontrar empleo, donde la democracia sea una democracia completa, donde tengamos modelos energéticos sostenibles, donde se elimine la corrupción, donde las personas no desconfíen de la política, donde no se recorten los derechos sociales, donde todos los servicios públicos sean universales, gratuitos y de calidad, donde las personas en situación de desempleo sean cubiertas con protecciones dignas y adecuadas, donde la vivienda sea un derecho real y efectivo, donde los votos depositados en una urna cuenten por igual de cara a la representatividad, donde los grandes temas de transformación política sean consultados a la ciudadanía, donde se practique una política exterior pacifista o donde se eliminen del ámbito público las influencias religiosas.

 

tu_eliges_2.jpgEl panorama que estoy dibujando no es de política-ficción, sino que puede conseguirse siempre que nos lo propongamos.Estos son algunos ejemplos de las dicotomías que pueden simbolizar perfectamente las alternativas que tenemos ante el 20-N, resumidas en la candidatura neoliberal (PP-PSOE) o la candidatura progresista (Izquierda Unida):

 

Recuperación o Crisis. Es decir, continuar con el creciente estado de degeneración económica, involución del empleo, y empobrecimiento de la sociedad, o bien apostar por la revolución económica, que nos lleve a un escenario de recuperación del empleo, estimulando el consumo y haciendo crecer la economía, dedicando recursos públicos e inyectando dinero en la economía real. 

 

Democracia o Mercado. Es decir, la devolución de la soberanía popular a los legítimos Gobiernos de los países, para recuperar la autonomía de la ciudadanía, o bien continuar con la imposición desde fuera de los dictados de la política neoliberal de los Mercados Financieros, suprimiendo derechos y recortando prestaciones sociales.

 

Renovables o Nucleares. Es decir, la evolución hacia modelos energéticos limpios y seguros, sostenibles medioambientalmente y que anulen nuestra dependencia energética de terceros países (dependiendo también de sus fluctuaciones económicas), o el continuismo de un modelo energético caduco, insostenible, caro e inseguro, ligado a la energía nuclear.

 

tu_eliges_3.jpgTransparencia o corrupción. Es decir, continuar con el actual modelo que soporta la corrupción, la tolera y permite las compatibilidades de los cargos públicos, frente a un modelo más controlado y riguroso, donde se aceche a los corruptos y se instaure un sistema rígido de incompatibilidades públicas que no deje resquicio a sus actividades.

 

Derechos Sociales o Recortes. Es decir, continuar con las políticas de recortes que se han llevado a cabo por los anteriores Gobiernos, tanto de PP como de PSOE (que las siguen aplicando en las CC.AA. donde gobiernan), anulando conquistas sociales que costaron décadas y siglos conseguir, o bien estimular la economía real y el consumo, potenciando el Empleo Público, y permitiendo que el Estado intervenga en la economía, nacionalizando empresas e Instituciones públicas.

 

Empleo con derechos o precariedad laboral. Es decir, continuar la escalada del modelo actual de relaciones laborales, que evoluciona cada vez más hacia bajos salarios, poca protección social y constante temporalidad, o bien dar un cambio de rumbo hacia una reforma empresarial que nos conduzca a una mayor protección y estabilidad laboral, aumento de los salarios (lo que estimulará el consumo) y contratación indefinida segura.

 

Impuestos justos o regalos fiscales. Es decir, evolucionar hacia un modelo justo y solidario, que redistribuya mejor la riqueza y que se base en que pague más quien más tiene y quien más gana, recuperando tipos impositivos sobre las grandes fortunas y con una reforma fiscal progresiva, o bien mantener el actual modelo, que grava más a las clases bajas y medias y a las rentas del trabajo, y mantiene las exenciones y rebajas fiscales a los más ricos y a las grandes empresas.

 

tu_eliges_4.jpgReforma Electoral o bipartidismo. Es decir, continuar con el actual modelo bipartidista, que anula las demás voces políticas (sobre todo si son discordantes) y centra las opciones en los dos grandes partidos (que no representan alternativa), penando además con un sistema de reparto de escaños injusto, o bien implantar una reforma de la Ley Electoral que imponga una valoración igual de todos los votos, haciendo pesar por igual a todas las formaciones políticas.

 

Servicios públicos o privatizados. Es decir, continuar con la tendencia actual que nos lleva a privatizar cada vez más empresas públicas, e incluso servicios públicos básicos como la Sanidad o la Educación (o establecer un copago para ellos), o bien recuperar la magnitud y el peso que le corresponde al Estado, recuperando empresas públicas, nacionalizando otras (como la Banca) y recuperando el carácter universal, gratuito y de calidad de nuestros servicios públicos.

 

Referéndums o Reformazos. Es decir, continuar con los actuales ataques a la soberanía popular llevados a cabo para anular las consultas a la ciudadanía ante temas de calado importante y proyección internacional (como la Reforma de la Constitución o la instalación del Escudo Antimisiles de la OTAN), o bien recuperar la soberanía popular emanada de la Constitución, y someter a Referéndum toda transformación importante de nuestra sociedad, o bien que implique cambios constitucionales.

 

cayo_lara_candidato-copia-1.JPGResignación o Rebeldía. Es decir, continuar con el actual estado apático y denigrante que sufrimos la ciudadanía y la clase trabajadora, asumiendo que no hay otra salida y que ninguna otra política es posible, o bien rebelarse contra el sistema, transformarlo por uno más justo, que haga pagar la crisis a sus verdaderos culpables, la Banca, las grandes empresas multinacionales, los mercados financieros y los Gobiernos que les apoyan con sus políticas.

 

Y así podríamos continuar casi hasta el infinito, pues son multitud los aspectos que hay que cambiar de la política que se ha venido practicando hasta ahora, incluyendo a las personas: ¿Rubalcaba/Rajoy o Cayo Lara? ¿Celia Villalobos/Trinidad Jiménez o Alberto Garzón? Ya es hora de que elijamos a personas que van a dar un auténtico giro a la política, y abandonar a las personas que nos han llevado a la actual situación, y que por tanto no tienen ninguna credibilidad para sacarnos de ella. Pero más allá de las personas, las políticas son lo que de verdad importa, y las urnas todavía están vacías, y las movilizaciones no son suficientes, y los votos en blanco o nulos tampoco...¡¡llenemos las urnas el 20-N de votos de rebeldía, de ilusión, de incorformismo, de revolución!! Llenemos las urnas de votos para Izquierda Unida.

Compartir este post
Repost0
16 noviembre 2011 3 16 /11 /noviembre /2011 00:00

Iniciamos aquí las propuestas enmarcadas en la cuarta revolución, la Revolución de los Servicios Públicos, que tiene como objetivo recuperar y ampliar las coberturas del Estado en materia de Servicios Públicos, derogando todas las leyes que últimamente se han encargado de recortar las capacidades y servicios del Estado en lo relativo a ellos, bien sea para anularlos o bien para privatizarlos. Diferencia ésta fundamental entre izquierda y derecha, ya que mientras que la derecha neoliberal (PP-PSOE) pretende llevar el Estado a su mínima expresión, delegando la mayor parte de sus funciones a la iniciativa privada, desde la izquierda pretendemos justo lo contrario, ampliar y engordar el Estado, recuperando para el ámbito público todo lo que tenga que ver con los derechos y servicios fundamentales de la ciudadanía.

 

educacion_publica_1.jpgLa izquierda tiene la tarea de, por un lado, defender los sistemas de bienestar y, por otro, construir las alianzas necesarias para ir hacia un modelo avanzado de Estado Social en el que cada derecho esté garantizado por un servicio o poder público, como ofensiva a la propuesta neoliberal de adelgazar el Estado.

 

La educación, el cuidado de la infancia, la enfermedad, la tercera edad, la salud, el suministro de agua potable y el sistema de desagüe, la energía, el transporte público, correos, el deporte y la cultura... no son mercancías, sino servicios públicos que dependen de la responsabilidad estatal. Por ello no se les puede someter al principio de la competitividad empresarial, donde únicamente prima la consecución del coste más bajo y el máximo beneficio.

 

Los Servicios Públicos permiten la satisfacción de las necesidades de la ciudadanía en condiciones de acceso universal, no discriminatorio y con coste asequible. Las políticas sociales que se lleven a cabo han de ser transversales, participativas y redistributivas. Por eso se necesitan unos servicios 100% públicos, gratuitos (financiados con cada vez mayores impuestos, evidentemente) y de calidad, y decimos NO A LA PRIVATIZACIÓN que hace de los derechos sociales un negocio y una mercancía más.

 

Defendemos el carácter universal de los servicios públicos frente a la selección por renta. No queremos más privatizaciones de servicios públicos y de bienes comunes, sino una “Re-municipalización”, nacionalización y reconversión en propiedad pública. Defendemos la existencia de fuertes empresas públicas en los sectores estratégicos de la economía (incluída la Banca Pública, de la que ya hemos hablado en otros artículos), y más inversión (que no gasto) en educación, salud, transporte público, deporte, cultura…

 

Y entrando en materia, en lo relativo a la Educación, apostamos por la Escuela Pública como única garante del ejercicio del derecho universal a la educación en condiciones de igualdad y no discriminación. Proponemos un gran acuerdo social en materia educativa que se concrete en las siguientes propuestas para una educación pública, laica, democrática y de calidad:

 

educacion_publica_2.jpg1.- El Sistema Público de Educación debe ser el eje fundamental del sistema educativo, mediante una red de centros docentes públicos. Hay que impedir las cesiones de suelo municipal para los centros privados concertados. Proponemos la reducción progresiva de los conciertos educativos.

 

2.- Calidad con equidad para evitar el fracaso y el abandono escolar.

 

3.- Evaluación como estrategia de mejora.

 

4.- Escuela Pública inclusiva e intercultural.

 

5.- Escuela Pública laica.

 

6.- Formación Profesional pública.

 

7.- Educación de personas adultas.

 

8.- Apoyo y motivación del profesorado.

 

9.- Escuela Pública democrática.

 

10.- Universidad Pública al servicio de la sociedad.

 

11.- Ley de Financiación del Sistema Educativo.

 

A los lectores interesados en profundizar en las propuestas de tipo educativo, los remito a otros artículos publicados en este mismo Blog que abundan en el tema, tales como la serie enmarcada en la publicación del Programa Marco Autonómico de Izquierda Unida, que comienza en este artículo, o bien el artículo titulado "Por la defensa de la Educación Pública". Continuaremos en el siguiente artículo con las propuestas relativas a la Sanidad Pública.

Compartir este post
Repost0
15 noviembre 2011 2 15 /11 /noviembre /2011 00:00

Este artículo es continuación del anterior (El Plan de Empleo desde la izquierda (I)), donde comenzamos a relatar nuestra propuesta de Plan Trienal de Empleo 2012-2014, incluido en el Programa Electoral de la coalición de partidos donde se encuentra Izquierda Unida para las próximas Elecciones Generales del 20 de Noviembre.

 

Relatamos en la primera parte todo lo concerniente al enmarque y objetivos generales del Plan, y los diferentes ámbitos donde se realizarían las pertinentes inversiones en puestos de trabajo, cuantificando tanto el número de puestos de trabajo como la inversión estimada. Pues bien, vamos a entrar en esta segunda parte en lo relativo a la financiación del Plan, y a los dos Planes de Ampliación del Plan de Choque inicial para el primer año de la legislatura (2012).

  

I.- Financiación: 

 

A la hora de considerar la financiación del Plan de Choque, tenemos en cuenta que de los 4 puntos del PIB que representa la inversión planificada, hay una repercusión real sobre el déficit sólo de 2 puntos, puesto que los retornos pueden estimarse, como mínimo en unos 20.000 millones de euros.

 

plan_empleo_2.jpgEsto es así, porque de los salarios se produce un retorno vía cotizaciones a la Seguridad Social de, al menos, un 38% del salario bruto. Vía IRPF se puede considerar un retorno medio del 20% y, del incremento del consumo generado, un retorno medio del 15% por IVA. Por otra parte, del incremento de las compras de bienes y servicios generadas, por estímulos directos al  consumo, se puede considerar un retorno medio del 15%.

 

Dado que el contenido del Plan incide esencialmente sobre el volumen de empleo, los retornos son altos. De ellos, no obstante, habría que descontar el importe de la subvención de las cotizaciones a la Seguridad Social del programa de ayuda a las PYMES.

 

Por tanto, las necesidades de financiación quedarían reducidas a 2 puntos de PIB, cuya composición sería la siguiente:

 

1.- Reducción en el año 2012 del fraude de las grandes empresas en un 10%, lo que incrementa la recaudación en 0,4 puntos de PIB.

 

2.- Afloramiento de un 10% de la economía sumergida, lo que incrementaría la recaudación en un 0,6% del PIB.

 

3.- Restauración efectiva del Impuesto de Patrimonio, lo que redundaría en un aumento de ingresos del 0,2% del PIB.

 

4.- Aplicación de un Impuesto a las Entidades Financieras (IEF), lo que podría representar, al menos, 0,5% puntos de aumento de la recaudación.

 

5.- Reconsideración a la baja de las exenciones, subvenciones y otros gastos fiscales de los impuestos españoles, principalmente IRPF, Sociedades e IVA, lo que podría representar, al menos, un 0,3% de incremento de la recaudación.

 

Estos objetivos son extraordinariamente moderados, por lo que su consideración con la necesaria voluntad política permitiría una financiación sobrada del Plan y atender otras exigencias de limitación del déficit público.

 

II.- Plan de Ampliación por el Empleo 2013

 

a) Prórroga de los Programas de Plan de Choque que no hubieran podido cumplir sus objetivos por razón de tiempo:

 

Inversión máxima: 10.000 millones € (serían fondos no utilizados en el 2012).

 

b) Programas de Empleo Público:

 

i. Mantenimiento forestal: 2.000 millones € y 70.000 empleos.

 

ii. Rehabilitación sostenible de viviendas: 3.000 millones € y 200.000 empleos.

 

iii. Plan de empleos sociales: 2.000 millones € y 50.000 empleos.

 

c) Plan Formación/Empleo: 2.500 millones € y 150.000 empleos.

 

d) Apoyo a las PYMES para la contratación: 8.000 millones € y 400.000 empleos.

 

e) Servicios básicos: 20.000 empleos.

 

f) Infraestructuras de proximidad: 2.500 millones € y 30.000 empleos.

 

Total invertido: 20.000 millones €.

 

Puestos de trabajo: 920.000.

 

III.- Plan de Ampliación por el Empleo 2014

 

a) Programas de Empleo Público:

 

i. Mantenimiento forestal: 2.000 millones € y 50.000 empleos.

 

ii. Plan de empleos sociales: 2.000 millones € y 50.000 empleos.

 

b) Plan Formación/Empleo: 2.500 millones € y 150.000 empleos.

 

c) Apoyo a las PYMES para la contratación: 4.000 millones € y 200.000 empleos.

 

d) Infraestructuras de proximidad: 5.500 millones € y 130.000 empleos.

 

Total invertido: 16.000 millones €.

 

Puestos de trabajo: 580.000.

 

Pues aquí finaliza la exposición del Plan Trienal de Empleo que proponemos desde la izquierda política de este país, que como ya advertíamos en el primer artículo, es completamente realista, objetiva, cuantificada y documentada, en cuanto a sus medios y en cuanto a sus fines, y entendemos que es el mejor plan posible para crear empleo de calidad y sostenible, en este momento de crisis económica que nos envuelve. Sólo hace falta que la ciudadanía también apueste por él en las urnas.

Compartir este post
Repost0
14 noviembre 2011 1 14 /11 /noviembre /2011 00:00

Vamos a finalizar con este artículo las propuestas enmarcadas en la tercera gran Revolución (Ambiental), dedicadas al medio ambiente y la agricultura sostenibles, y comenzaremos en el siguiente con las propuestas enmarcadas dentro de la cuarta revolución, la Revolución de los Servicios Públicos. En este contexto, recientemente se han conocido las propuestas relativas a la PAC (Política Agraria Común) en el entorno de la Unión Europea, propuestas que desde la izquierda rechazamos rotundamente, por suponer entre otras cosas el desmantelamiento de las grandes joyas de la corona de nuestra agricultura.

 

agricultura_sostenible.jpgPues bien, el sistema agroalimentario actual genera contaminación de agua y suelo, pérdida de biodiversidad, deforestación y desertificación, eutrofización de lagos y mares, pérdida del derecho a la soberanía alimentaria. Dicha soberanía debe basarse en el impulso a la explotación agroganadera familiar, recuperando los espacios rurales tradicionales y reconociendo el aporte de preservación de la biodiversidad que realiza la agroganadería extensiva. Se necesita contemplar una nueva reforma agraria.

  

Se debe impulsar la agricultura y ganadería ecológicas por medio de técnicas cuyo objetivo sea la obtención de alimentos con todas las propiedades naturales, con uso óptimo del entorno físico, preservación del medio ambiente y mantenimiento o incremento natural de la fertilidad del suelo, excluyendo el uso de productos químicos de síntesis (fertilizantes, plaguicidas, antibióticos, etc).



Un factor clave es el desarrollo de agriculturas locales, orientadas a circuitos cortos de comercialización, con especial atención a las bases productivas de cada territorio. Producir y distribuir las mercancías alimentarias sirviéndose de la producción agroindustrial a gran escala y con destino al mercado internacional, incrementa la especulación en los precios de los alimentos y la concentración de tierras, recursos agrícolas y alimentarios, en muy pocas manos, mientras empobrece a la pequeña producción y condena a la desnutrición y al hambre a millones de personas. Es evidente que la seguridad y calidad alimentaria, la seguridad ambiental y la justicia social son tres elementos que han de convivir en armonía en las políticas alimentarias.



medio_ambiente_sostenible.jpgLa agricultura y la ganadería del siglo XXI deben tener carácter multifuncional, protegiendo el material multiplicativo de las plantas, garantizando el derecho de los agricultores a disponer de sus propias semillas, aplicando programas de desarrollo de agricultura y ganadería orgánicas y prohibiendo el uso de organismos modificados genéticamente en la producción de alimentos, así como las patentes biológicas.

 

La agricultura industrial, o agronegocio, de uso intensivo en cuanto a energía, agua, fertilizantes y agroquímicos ha aumentado las emisiones de gases de efecto invernadero. Es posible adaptar la agricultura para que emita mucha menor cantidad de gases con efecto invernadero y para que se convierta en un sumidero de carbono.

 

Nuestros territorios reúnen condiciones para desarrollar la agricultura ecológica por su clima y los sistemas extensivos de producción que se aplican en un gran número de cultivos. En la producción animal poseemos un rico patrimonio genético de razas autóctonas, de gran rusticidad en su mayoría y adaptadas al medio, que favorece la cría en régimen extensivo. En el campo pesquero es necesario proteger los recursos y lograr que la pesca artesanal tenga porvenir.

 

La presencia de las formas artesanales de pesca asegura una parte importante del desarrollo sostenible de las zonas litorales. Debe efectuarse una gestión forestal ecológica, basada en la protección del suelo y la biodiversidad para prevenir la degradación de la cubierta vegetal y la desertificación.

Compartir este post
Repost0
11 noviembre 2011 5 11 /11 /noviembre /2011 00:00

Siguiendo con la tercera gran Revolución (Ambiental), proponemos en este artículo las medidas relativas a un nuevo Modelo Energético, que también es pilar del nuevo modelo productivo en el que pretendemos basar nuestra economía.

 

Debemos potenciar la generación distribuida, la producción cerca del consumo, las redes inteligentes de distribución y las microrredes de ámbito municipal y comarcal. Debemos planificar a largo plazo con líneas estratégicas de sustitución de combustibles fósiles y uranio por fuentes renovables.

 

modelo_energetico_1.jpgEmpezando por sustituir las centrales nucleares, las centrales térmicas de carbón, petróleo y gas, y el transporte en vehículos de baja capacidad y motores de combustión interna. Debemos impulsar la energía fotovoltaica en techo, la energía solar térmica para climatización y agua sanitaria, la energía minieólica y la geotérmica, la eólica marina, la solar termoeléctrica con posibilidad de cogeneración, la geotérmica, la undimotriz y la mareomotriz. Aumentando en 10.000 MW la generación de electricidad a partir de energías renovables se puede prescindir en España, en 2020, de las centrales nucleares y de las térmicas de petróleo y carbón.

 

La energía fotovoltaica en tejado permite la autoproducción con instalaciones de escasa potencia eléctrica, como si fueran un electrodoméstico. Se debe facilitar la conexión a red de pequeñas instalaciones de energía fotovoltaica sobre tejado, que también incluya la minieólica y la microgeneración, favoreciendo en la microgeneración la de biomasa, “motor stirling” o célula de combustible con hidrogeno producido por electrolisis a partir de energías renovables.

 

No deben existir cupos que limiten el número de instalaciones fotovoltaicas. No son energías renovables los combustibles sólidos recuperados, CSR, que fomentan la incineración de basuras y residuos sólidos urbanos que contaminan la atmósfera. Bajo una gestión adecuada, podrían ser reutilizados o reciclados.

 

modelo_energetico_2.jpgLa energía es un bien público universal y no una mercancía. Se debe fomentar la generación de electricidad a partir de renovables con aplicación de tarifas progresivas, con fijación de precios máximos y servicios mínimos. Debe establecerse el programa de cierre de las centrales nucleares por los altos riesgos que implica su funcionamiento y los residuos radiactivos que generan.

 

Entendemos que la energía nuclear es insegura y peligrosa por naturaleza, y por tanto apostamos por su progresiva eliminación, sin demoras en los períodos de su vida útil, como se está haciendo actualmente. Evidentemente, proponemos planes alternativos de empleo para el reciclaje/reubicación del personal laboral de dichas instalaciones nucleares.

 

La participación de las centrales nucleares en el modelo energético mundial es muy pequeña. La industria atómica no ha sido capaz de encontrar una solución ni a los problemas de seguridad ni a los problemas que supone generar residuos radiactivos. Los residuos radiactivos son la prueba más clara de la insostenibilidad de la energía nuclear. Además, el uranio es, como el petróleo, un recurso finito y con pocas reservas.

 

Con todos estos cambios, por fin, no sólo habremos migrado a un modelo energético más limpio, seguro y sostenible, sino que además conseguiremos mayor independencia respecto a terceros países en cuanto al suministro de energía.

Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías