Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
13 marzo 2014 4 13 /03 /marzo /2014 00:00

"El espíritu de la Monarquía es la guerra y engrandecimiento; el de la República, la paz y la moderación"

(Montesquieu)

 

 

 

 

republica61.jpg4.- Democracia directa o participativa. La nueva Constitución surgida de la proclamación de la República debe proponer mecanismos para la consecución de este avance en la calidad democrática que significa la democracia directa o participativa. Para profundizar en los diferentes aspectos de profundización democrática donde deberíamos avanzar, véase el artículo "¿Vivimos en una auténtica Democracia?" publicado en este mismo Blog. Entre otros aspectos, hemos de conseguir los siguientes:

 

4.1.- Que las organizaciones territoriales federadas puedan someter a consulta popular o referéndum decisiones políticas dentro del ámbito de sus competencias.

 

4.2.- Que sean estas mismas organizaciones territoriales federadas las competentes para autorizar las consultas populares de ámbito local.

 

republica62.jpg4.3.- Que la figura del referéndum tenga carácter vinculante, no meramente consultivo.

 

4.4.- Que se facilite el ejercicio de las iniciativas populares, bajando el número de firmas exigidas y ampliando las materias susceptibles de ser objeto de las mismas.

 

4.5.- Que se cree la figura del Diputado 351, es decir, que pueda presentar la iniciativa legislativa popular, y también preguntas de control o iniciativas de impulso a la acción del Gobierno un portavoz de los promotores de aquéllas que vengan avaladas con determinado número de firmas.

 

4.6.- Presupuestos participativos. Sobre todo en la Administración Local, deberá ser obligatoria la puesta en práctica de los mecanismos que permitan participar directamente a los ciudadanos y ciudadanas en la elaboración de los presupuestos municipales (su Administración más cercana), y en otras decisiones de similar importancia.

 

4.7.- Garantías de procedimientos parlamentarios participativos. La nueva Constitución que avale la República deberá prohibir la típica Ley de acompañamiento de los presupuestos, y establecer criterios estrictos contra la posible utilización abusiva por parte del Gobierno de turno de las figuras del Decreto y del Decreto-Ley, burlando así el debate parlamentario y la comparecencia de los colectivos y expertos que deban ser escuchados en el trámite legislativo.

 

republica63.jpgEstos puntos son los fundamentales para establecer una dinámica parlamentaria y participativa mínima, pero como decimos, quizá el aporte mayor de la República tenga que venir de aquí, es decir, de una profundización de la Democracia en todos sus aspectos. El déficit democrático que venimos sufriendo en nuestro país es el último responsable de la situación a la que hemos llegado, que básicamente se produce por una inversión de control de los poderes, esto es, el poder político ha pasado a depender del poder económico, en lugar de ser al contrario. Hemos de restaurar dicha situación a la normalidad democrática, y esto es algo que no se consigue de un día para otro. Es algo que no se consigue mediante un Decreto-Ley. Pero está claro que un sistema republicano y una nueva Constitución pueden hacer mucho. De entrada, nuestra actual Constitución consagra el capitalismo como sistema económico, y es algo que hay que anular. Por algo se empieza.

 

republica64.jpgHemos de declarar, desarrollar y practicar la Democracia participativa, fortaleciendo los cauces de participación de la ciudadanía a través de todo tipo de asociaciones, plataformas y organizaciones cívicas, que representen sus intereses. Hemos de dotar al pueblo del auténtico poder para ser los últimos responsables de las decisiones que se adopten sobre los temas que le afecten. Hemos de desarrollar igualmente las posibilidades de la Democracia decisoria, para que el pueblo pueda manifestarse en convocatorias generales y concretas sobre algunos temas puntuales. Hemos de reconocer y respetar el derecho a la autodeterminación de todos los pueblos que forman la entidad que hoy llamamos "España", y que ya comienza a ser una anacronía.

 

Hemos de potenciar igualmente la Democracia revocatoria, mediante la cual el pueblo pueda ejercer su derecho a la revocación de cualesquiera cargos públicos electos, ante la ocurrencia de hechos de cierta gravedad o impacto social. Casos de corrupción e incumplimientos electorales son los casos más típicos donde este tipo de democracia puede ser ejercida. Por último, pero no menos importante, debemos ir dejando entrar a la Democracia económica, esto es, la democracia en las empresas, en los centros de trabajo, para que la clase trabajadora sea también parte activa en las relaciones laborales, multiplicando sus mecanismos de representación y participación, y contribuyendo a la toma democrática de las decisiones en el ámbito económico. Todo ello deberá quedar garantizado en la III República. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
11 marzo 2014 2 11 /03 /marzo /2014 00:00

"Ser de izquierdas no es sólo defender unas ideas (...), es sobre todo una actitud ante todas las cosas de la vida (incluída la política). Es una apuesta personal por el pensamiento crítico y libre sin el que es imposible cambiar la realidad"

(José López)

 

 

 

 

Iniciamos aquí una breve serie de artículos donde vamos a reflexionar, como decimos en el título, sobre lo que se ha podido convertir en el mercadeo de la política, esto es, la política entendida como un mercado más, donde se venden candidatos, programas, votos, pactos, coaliciones, etc., desvirtuando la propia esencia de la política, como el noble arte y ciencia de estudiar la realidad, y proponer cambios de cara a su transformación. De entrada, diremos que las encuestas y estudios de opinión revelan que existe un gran descontento social hacia los políticos y la política, y además ahora, que se acercan nuevas citas electorales, desencadena un grave fenómeno social. Aparece típicamente como uno de los problemas identificados por la ciudadanía, así como el de la asociación o agrupación de los políticos con una especie de "casta" o "clase", que goza de una serie de privilegios especiales, prebendas, y tratos de favor del sistema, con respecto al resto de la población que se dedique a otras profesiones. Actualmente, la política se define como un gran "mercado", donde intervienen una serie de actores que cumplen su función de cara al sistema. En la presente serie de artículos, vamos a intentar delimitarlo lo más completa y fielmente posible. Nos basaremos sobre todo en reflexiones publicadas en textos de Antonio José Gil Padilla, publicadas sobre todo en su obra "En los límites de la irracionalidad", y en obras del autor José López, que son, quizá, los autores que más a fondo abordan estos temas. A todo ello le hemos añadido, como siempre, nuestras propias experiencias y comentarios.

 

mercado_politica11.jpgPero comencemos por el principio. El caso de los políticos (agrupados en "clase política", o en un tono más peyorativo, en una "casta") cuyo único mérito consiste en afiliarse a un partido, ser fiel a sus superiores y esperar, quizá sea el más típico de los que se nos presentan en la actualidad. Tal vez la mayoría de sus líderes y dirigentes nos dan, al menos, esa impresión. No vamos a mencionar a ninguno de ellos, para no herir sensibilidades, pero están en la mente de todos los lectores, y repartidos por todas las fuerzas políticas. No abunda por tanto el político de raza, crítico, culto, reflexivo, que no aspira a escalar ningún cuadro de mandos, ni ningún liderazgo, sino a que el pensamiento que defiende se extienda de modo pacífico y por su propio peso. El sistema sólo requiere de ellos fidelidad a quienes tienen el poder real, utilizándoles como barrera de contención y fuerza de choque para que frenen y asuman todos los males que aquejan a esta atormentada sociedad. Todo ello a cambio de obtener una posición cómoda y desahogada. Como en el caso de esas otras ocupaciones de alto nivel, es posible que nuestros representantes en los Gobiernos, en las Cortes, en las Diputaciones, en los Parlamentos y en los Ayuntamientos sean unos ineptos, unos ignorantes o unos perturbados, nada sabemos porque no se aplican instrumentos, ni normas, que permitan medir sus capacidades físicas, intelectuales o mentales. Tampoco su valía profesional ni su altura ética.

 

mercado_politica12.jpgLas estructuras son jerárquicas, no se valoran ni los conocimientos, ni la iniciativa, ni la capacidad, ni siquiera las preferencias personales a la hora de asignar a los militantes de base ciertas tareas o responsabilidades en los partidos. Todo está pensado únicamente para favorecer la maquinaria interna, el aparato del partido en cuestión. Y en los casos donde comienzan a destaparse redes corruptas, sale a relucir un estricto corporativismo, donde los unos ponen "la mano en el fuego" sobre los otros, con tal de no dañar la imagen del partido ni de sus compañeros. Naturalmente, esta dinámica de funcionamiento y esta imagen que se transmite a la ciudadanía no ayuda a que se forje buena idea sobre los partidos políticos. Por otra parte, cuando las distintas opciones políticas no ofrecen modelos sociales y económicos claramente diferentes, radicalmente alternativos, no constituyen opciones válidas. Sólo alternancias sistémicas, que nunca suponen auténticos cambios reales en la sociedad. Si los lectores se fijan con detenimiento, comprobarán cómo el fenómeno del bipartidismo refleja casi al cien por cien esta situación que estamos describiendo.

 

mercado_politica13.jpgCuando esas opciones, abiertas o subrepticiamente, asumen el mismo sistema económico y la misma organización social, y se soportan sobre ellos, se burlan de los ciudadanos, abusan de su ignorancia (generada intencionadamente por nuestro alienante sistema), vacían de contenido cualquier atisbo de auténtica democracia, y convierten la política en un simple mercadeo. Ya hace tiempo que en España se hablaba de una "clase política" de la que se autoexcluían aquéllos que habían combatido contra la dictadura, y "accidentalmente" ocupaban cargos institucionales en la incipiente "democracia". En la actualidad, podemos afirmar, con absoluta certeza, que la existencia de esa clase política se ha generalizado y ha dado pie a la aparición de un mercado de la política que poco se diferencia del que existe en los demás países que "gozan" de un sistema democrático parecido al nuestro. La citada actividad mercantil, cumple todos los requisitos que se le exigen a cualquier otro tipo de mercado: compradores, vendedores, mercancías, se ponen en contacto los demandantes con los oferentes, y como consecuencia, aparece un mercadeo ligado a esta otrora noble actividad.

 

mercado_politica14.jpgHuelga señalar que los compradores y vendedores de las diferentes mercancías son, por un lado, los votantes, y por el otro, los "profesionales de la política". ¿Y cuáles son las mercancías en juego? Por una parte, los políticos venden promesas vanas, basadas en la fe más que en el estudio empírico de la realidad, que se van diluyendo conforme pasa el tiempo. Por otra parte, compran status, prestigio, influencia, acomodo, un sueldo y una serie de dávidas y prebendas que ayudan a llevar la "pesada carga" que conlleva su responsabilidad. Nótese que no se trata, a diferencia de lo que ocurre en el mercado laboral, de la venta de la fuerza de trabajo a cambio de un salario más o menos justo. El trabajo técnico y administrativo lo realizan los asesores (cuyo número no disminuye, sino que aumenta), los equipos de apoyo o los propios funcionarios de la Administración Pública. Por tanto, la principal misión de un político se limita a la mera representación. Por esta razón, no se exige profesionalidad o cualificación relacionada con la supuesta tarea. Y de esta forma podemos observar, por ejemplo, como una misma persona pasa de Ministra de Educación a Presidenta del Senado, cómo algunos Ministros cambios de un departamento a otro, de una cartera a otra, incluso en una misma legislatura, que nada tiene que ver con el anterior cargo que se ocupaba. Y lo mismo ocurre en las Comisiones de las Cámaras (Congreso y Senado), en los Ayuntamientos, etc. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
10 marzo 2014 1 10 /03 /marzo /2014 00:00

"La Justicia vale menos que el orín de los perros"

(León Felipe)

 

"La Marca España se devalúa hasta el punto de que decir España y decir Impunidad, alcanza a ser sinónimo"

(Manuel Tapial)

 

 

 

 

Recientemente hemos asistido a otra nueva maniobra con el sello del PP, o pudiéramos decir, una maniobra de la "Marca España". Y es que, con la oposición de todos los grupos políticos del Congreso (cosa que ya viene siendo habitual, bajo la mayoría absolutista del PP), se aprobó una Reforma de la Ley de Jurisdicción Universal con carácter retroactivo que limita los casos a abordar a que los supuestos culpables sean españoles, o residan en nuestro país. Todo un atropello hacia el principio de Justicia Universal, que archivará casos como el asesinato del cámara de TV José Couso durante la guerra de Irak, el ataque a la Flotilla de la Libertad en Gaza o los crímenes de genocidio en el Tíbet cometidos por el ex Presidente chino Jiang Zemin.

 

justicia_universal1.jpgLa debilidad, sumisión y servilismo del Gobierno del PP sucumbieron, como siempre, a las presiones, sobre todo económicas, consagrando dicha eliminación para nuestro país del principio de Justicia Universal, y consumando un nuevo hito en su camino de desprestigio hacia los derechos y libertades de la ciudadanía. Con todo el Parlamento y todas las Asociaciones de Jueces en contra, el PP acaba de sacudirse de un plumazo otro incómodo fleco que le estorbaba en su lucha hacia la completa impunidad de los delitos internacionales. En palabras de Sabino Cuadra: "Es este partido el que hace el puente entre el ayer franquista responsable de décadas de explotación obrera, represión popular y negación de todo tipo de libertades democráticas y nacionales, y el hoy de la degradación de las condiciones laborales y sociales, los recortes de libertades democráticas y la negativa a aflojar siquiera lo más mínimo las ataduras de esa España de hoy. “indivisible e indisoluble”, heredera de aquella otra “una, grande y libre” de Franco".

 

justicia_universal2.jpgY nosotros añadimos: ¿qué se va a esperar de un Gobierno que tacha de colaboradores de ETA a los verificadores internacionales que pretenden aportar su trabajo y experiencia en la solución del conflicto vasco? ¿Qué se va a esperar de un Gobierno que minimiza y miente sobre la tragedia de 15 personas que estaban intentando llegar a nuestras costas, y que son recibidos con botes de humo y pelotas de goma por la Guardia Civil? No se puede esperar otra cosa. ¿Qué se puede esperar de un Gobierno que castiga a su población mediante el aumento de la desigualdad, la pobreza, el paro, el trabajo precario, las pensiones de miseria, la degradación democrática, la marginación social, la vulneración de derechos humanos –aborto-, la corrupción política e institucional? No se puede esperar otra cosa.

 

justicia_universal3.jpgManuel Tapial lo expresa en los siguientes términos: "Se ampara el Gobierno para suprimir este principio de Justicia Universal en los conflictos diplomáticos que ocasionan, pero suprimir un principio que protege y ampara a tus nacionales debería estar penado por traición. Uno no ha de gobernar para contentar a potencias extranjeras, sino para atender y proteger a sus ciudadanos. Este Gobierno ya nos ha demostrado con sus políticas que está en contra de su gente, y que los intereses que defiende son espurios. Con este nuevo paso, podemos afirmar que el Partido Popular es cualquier cosa menos patriota, pues tras haber vendido el país a los bancos y a las potencias extranjeras, ahora vende a sus ciudadanos en el exterior abandonándolos a su suerte".

 

Cuando miramos el bosque, cuando somos capaces de ver una foto completa de la calaña de esta gentuza, es cuando nos damos cuenta de la tremenda lógica que tiene su política, de la aberrante secuencia de sus crímenes sociales. No cabe más remedio que concluir que PP y Justicia Universal son antónimos, son contrarios, son incompatibles, al igual que son incompatibles el PP y los Derechos Humanos, el PP y la dignidad, el PP y la memoria histórica. Pero por otro lado tienen muchos sinónimos: muerte, desigualdad, destrucción, hambre, mentira, corrupción, involución, miseria, exclusión social, pobreza, paro, barbarie. Este es el auténtico panorama sobre el que sobrevuelan las gaviotas.





Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
7 marzo 2014 5 07 /03 /marzo /2014 00:00

"El modelo educativo y la preparación para el acceso a un puesto de trabajo se encargan de que toda la información sea asumida por los educandos sin la menor crítica"

(Antonio José Gil Padilla)

 

 

 

 

edu_publica161.jpgEn octubre de 2013 se estrenó un documental altamente recomendable. Se titula "Universidad S.A.", y trata básicamente sobre los procesos y las consecuencias de la mercantilización de la Universidad y su contexto político, económico y social. Puede verse en este enlace. Actualmente, las Universidades privadas no sólo comienzan a ganar terreno a las públicas, sino que el acoso a las públicas es brutal: asfixia presupuestaria, falta de control por parte de las Universidades sobre el dinero que ingresan, aumento de tasas, endeudamiento de los alumnos que quieren estudiar, y también, de las propias Universidades. La estrategia viene de atrás, de la época del incesante aumento de los parques científicos y tecnológicos.

 

En efecto, y desde aquéllos tiempos, la Universidad Pública se apuntó también al carro de la burbuja inmobiliaria, así como de los créditos europeos para construir centros de este tipo...En estos momentos, hay que devolver dichos créditos, aunque sea a costa de despedir personal, y de malvender la propia Universidad. Actualmente es el Consejo Social el órgano colegiado que posee la competencia sobre todas las cuestiones económicas de las respectivas Universidades. Se supone que dicho órgano debe ser la representación de toda la sociedad en la Universidad, pero cuando lo observamos a fondo, vemos lo que dista este principio de la realidad. La representación de las empresas es mayoritaria, y por supuesto, dictan sus propias leyes al mundo de la Educación Superior. Lo más grave es que sus miembros son elegidos prácticamente a dedo por los políticos de turno, echándose en falta (como casi en todo lo demás) procesos auténticamente democráticos de designación.

  

edu_publica162.jpgTodo ello nos lleva a un escenario que pudiéramos denominar de "privatización del conocimiento". Los resultados de las investigaciones, trabajos y estudios de divulgación científica y técnica, pagados por todos, son, literalmente, privatizados, y transferidos a las empresas, que son las únicas que se benefician de dicho conocimiento y de dicha investigación. El círculo se cierra, y todas las piezas comienzan a encajar. Como hemos afirmado en artículos anteriores de esta serie, la Universidad Pública ya no se centra en el placer intelectual por el conocimiento humano, sino que se focaliza mayoritariamente en entrenar a los estudiantes en unos procedimientos que se dirigen a prepararlos como futuros trabajadores dóciles, adiestrados por el propio sistema, y adaptables a las condiciones laborales que desde las empresas se planifiquen, cómo no, en función de la obtención de sus beneficios.

 

edu_publica163.jpgQuizá algunos datos puedan ser clarificadores de la situación expuesta. Desde 2010, el presupuesto público se ha recortado en más de 1.200 millones de euros, y algunas Universidades, como la Politécnica de Cataluña o la Complutense de Madrid, acumulan deudas de hasta 111 y 160 millones de euros, respectivamente. Y en marzo de 2013, hace ahora justo un año, 300 profesores de la Universidad Politécnica de Madrid vieron cómo era rescindido su contrato. Por otra parte, la Universidad se ha convertido hoy día, bajo el caduco modelo productivo español, en una tremenda fábrica de crear parados y paradas, o como mucho, trabajadores en precario. Dejaremos para posteriores entregas de esta serie un estudio más profundo sobre la figura del becario universitario en nuestro país, así como las propuestas que desde la izquierda realizamos para acabar con todo este declive de la Universidad Pública española.

 

edu_publica164.jpgEstamos de esta forma presos de una auténtica situación esquizofrénica (cada vez hay menos inversión, cada vez hay más titulados) que se encuadra bajo una estrategia política evidente, que podría resumirse en que asistimos a una clara ofensiva de las élites de tratar, mediante reformas tecnocráticas, y muchas veces en la sombra, de adecuar la propia Institución de la Universidad al entorno productivo moderno, entiéndase por tal las políticas de corte neoliberal implantadas a todos los niveles de la economía, y por ende, de la política. Prácticamente desde la década de los ochenta del siglo pasado, en vez de adaptar el mercado laboral a las necesidades sociales, ha sido la Universidad la que se ha adaptado al mercado. Ello está en perfecta línea con las palabras del Ministro Wert, quien ha afirmado varias veces, y de distintas formas, básicamente que "los estudiantes no deben estudiar lo que quieren, sino lo que les emplee".

 

edu_publica165.jpgEl incremento masivo de estudiantes y de licenciados en las Facultades de Humanidades con un mercado de trabajo que no absorbe esa mano de obra, se convierte en un gran problema social, por lo que se orienta toda esa formación hacia itinerarios tecnocientíficos como una clara ofensiva sobre el conjunto de conocimientos de las Humanidades, que son disciplinas que además permiten un conocimiento profundo de la sociedad que no permiten otras. Esta reconversión también obedece, por tanto, a una estrategia política, a una maniobra perfectamente calculada. Una maniobra cuyo culmen lo representa, como hemos comentado, el hecho de que las Juntas de Gobierno y Claustros de las distintas Facultades estén compuestas en su inmensa mayoría por gestores de empresas y fundaciones privadas, que son al cabo y a la postre los que van a invertir en dichos centros universitarios. Se trata, en palabras de Miguel Urbán, de "crear la Universidad-Empresa" (de ahí el título del documental al que antes nos referíamos). Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
6 marzo 2014 4 06 /03 /marzo /2014 00:00

"El oficio de rey no merece respeto alguno. Originariamente se ganaba por los métodos del bandolero; sigue siendo un crimen perpetuado, y jamás puede ser otra cosa que símbolo de un crimen. No merece más respeto que la bandera de un pirata...Todas las monarquías se han erigido así; jamás existió un trono que no representara un crimen; hoy no existe ninguno que no lo represente. Una monarquía es una piratería perpetuada. En su escudo de armas deberían figurar siempre la calavera y las tibias cruzadas"

(Mark Twain)

  

 

 

republica51.jpgRetomamos esta quinta entrega sobre los fundamentos de la República que pretendemos desde la izquierda, con un comentario al Manifiesto que recientemente han publicado (día 18) en el Ateneo de Madrid, denominado "Intelectuales por la III República", y que puede documentarse mejor en este enlace. Organizado por el medio alternativo Crónica Popular y por la Agrupación Ateneísta Juan Negrín, sobre una treintena de intelectuales españoles han suscrito este Manifiesto, que estaba previsto fuese presidido por el filósofo y escritor Carlos París, fallecido el pasado 31 de enero. Definen a la República como una "urgente necesidad de regeneración democrática", y está firmado, entre otros, por grandes historiadores (Josep Fontana), escritores (José Manuel Caballero Bonald), pintores, directores de cine, militares (fundadores de la UMD), actores, profesores (Salvador López Arnal), periodistas (Ignacio Ramonet), entre otros muchos.

 

Y continuando desde el artículo anterior, donde ya habíamos comenzado a proponer ciertos derechos de la ciudadanía que pretendíamos rescatar, consolidar o ampliar, vamos a proseguir con los siguientes, que tienen que ver todos ellos con lo que pudiéramos denominar como ética pública:

 

republica52.jpg3.- Etica Pública. Combate a la corrupción. Independientemente del combate a la corrupción que hay que dar desde la abolición progresiva del capitalismo, necesitamos un proyecto de dignificación del papel de los representantes públicos. Acabamos de comentar en el artículo de ayer, titulado "El Gobierno y sus medidas de regeneración democrática" cómo absolutamente todo lo que se propone son parches y medidas de atajo para combatir la verdadera y auténtica necesidad que tenemos de sanear la vida pública. Pensamos que no lo conseguiremos absolutamente mientras no traigamos la República.

 

La resignación ("todos los políticos son iguales") ante el fracaso del sistema democrático sólo puede anunciar el avance, el oxígeno, hacia posiciones autoritarias, protofascistas, que podrán avanzar si se extiende la aquiescencia de una mayoría social que abogue por el advenimiento de un "salvador de la patria", entrando en la antesala del fascismo. Por eso es tan importante que en la República que queremos se habiliten medios para la recuperación del crédito y del valor de lo público, que indirectamente se traducirá en una mayor credibilidad hacia los políticos:

 

republica53.jpg3.1.- Endurecimiento del sistema de incompatibilidades tanto durante el ejercicio del mandato como después del mismo, para evitar el mecanismo denominado de "puerta giratoria" entre los gestores públicos que son cooptados por la empresa privada, y viceversa.

 

3.2.- Endurecimiento del Código Penal y de las leyes administrativas para tipificar las sanciones a las prácticas de corrupción, tanto de los corrompidos como de los corruptores. Inhabilitación para el ejercicio de cualquier cargo público para los que hayan incumplido la ley desde el ejercicio de responsables electos, e inhabilitación para la profesión privada de quienes hayan inducido u ofrecido privilegios o compensaciones económicas (dinerarias o en especie) a los responsables políticos a cambio de favores (delito de cohecho).

 

3.3.- Endurecimiento del Reglamento de las respectivas Instituciones para erradicar las prácticas que sean socialmente calificadas como de privilegios: igualdad de condiciones para acceder a una pensión, etc. Pero al mismo tiempo hay que reivindicar (como para cualquier otro trabajo) una remuneración adecuada a la responsabilidad que ejercen, y dietas de desplazamiento, alojamiento y comida suficientes para que no sólo los que poseen una posición económica desahogada puedan entrar en política, sino también los trabajadores.

 

republica54.jpg3.4.- Poner límites a las retribuciones de los cargos políticos, representativos e institucionales. Pero también a los altos ejecutivos de las empresas, así como a los beneficios empresariales, utilizando la fiscalidad progresiva. El objetivo final es la eliminación gradual de las desigualdades a todos los niveles.

 

3.5.- Transparencia en las retribuciones de los cargos públicos. Hacer públicos a través de todos los medios de comunicación la situación económica y patrimonial de todos los políticos y de los partidos: no sólo la situación de los cargos públicos electos, sino también la contabilidad, las subvenciones de los empresarios, los acuerdos con los bancos, las nóminas de los funcionarios o cargos de los partidos, y las donaciones que reciban de cualesquiera fundaciones u ONG's de ellos dependientes.

 

republica55.jpg3.6.- Transparencia en las retribuciones del mundo de la empresa privada, esto es, de los altos ejecutivos de la misma, de los inversores y banqueros, de los Consejos de Administración, de los Consejeros y Accionistas, de los Directores Generales, etc., con la misma finalidad que la transparencia para los cargos públicos.

 

3.7.- Profundizar en las competencias y medios del Tribunal de Cuentas como órgano fiscalizador de las cuentas públicas, para que cumpla con eficacia su papel de supervisor de la limpieza financiera del gasto público. Dotarlo de más medios y más personal, para que pueda asegurar el cumplimiento de sus funciones en plazos razonables.

 

3.8.- Todo ello deberá estar recogido en una "Carta Ética del Cargo Público", una especie de memorándum de obligado cumplimiento a todo lo señalado, donde además los gestores de lo público se comprometen a no hacer intervenir en sus procesos al capital privado, renunciando expresamente a cualquier intento o justificación para la implantación de procesos privatizadores.

 

El sentido final de todas estas medidas, es que nos dotemos de una República donde la democracia sea su auténtico espejo. Y para ello, la democracia no puede tener fisuras, no puede estar manchada, no puede ser incompleta, no puede estar coartada. La democracia ha de ser plena, y la dedicación a la cosa pública ha de recuperar su valoración, y ha de poseer una imagen social de pleno respeto. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
5 marzo 2014 3 05 /03 /marzo /2014 00:00

"La corrupción actual se arraiga en la carencia de crédito de lo que es público (...). Quien no respeta la enseñanza pública, la sanidad pública, las compañías públicas de transportes, electricidad o correos, es difícil que respete el dinero público (...). Los neoliberales no pretenden acabar del todo con el Estado, porque conocen y experimentan la utilidad que tiene el poder público a la hora de favorecer sus intereses. La manipulación privada de los bienes públicos está en la base de nuestra convivencia con la corrupción. La democracia española se acostumbró desde los ochenta a confundir modernidad con privatización. Siendo el país de Europa que menos invierte en servicios sociales, nuestros políticos parecen siempre muy preocupados en recortar gastos y regalar beneficios..."

(Luis García Montero)

 

 

 

regeneracion_democratica1.jpgEn algún artículo anterior hablábamos del sindicalismo de clase, y la necesidad de su regeneración. Precisamente, sindicatos, organizaciones empresariales y partidos políticos son tres grandes patas para las cuales la transparencia ha de ser aplicada. Y recientemente, el Consejo de Ministros ha dado luz verde a sus medidas encaminadas a la "regeneración democrática", que tienen mucho que ver con estos agentes sociales, sobre todo con los partidos políticos. Hasta ahora los partidos podían recibir donaciones con un límite de 100.000 euros anuales. Ahora el Gobierno quiere prohibir todas las donaciones que tengan su origen en personas jurídicas (es decir, una organización, entidad o Institución). Argumentaron que el Gobierno mantiene las donaciones por parte de las personas físicas, que no se pueden prohibir, entiende el Ejecutivo, porque forman parte de la “libertad individual” y suelen realizarse por simpatía con la formación política o por interés en colaborar con ella. El Gobierno sigue sin declarar abiertamente "delito" a la financiación irregular de los partidos, y ello continuará favoreciendo, sin ir más lejos, que sigan apareciendo casos como Gürtel, y que los jueces continúen sin apoyo legal ninguno para poder combatirlos.

 

regeneracion_democratica2.jpgUn punto que pasó inadvertido de la Reforma de la Ley Orgánica de Financiación de Partidos Políticos de 2012, según apuntó la web Cuentas Claras, fue la eliminación del límite de 150.000 euros a las donaciones privadas a las fundaciones de los partidos políticos. Es decir, desde la entrada en vigor de la reforma de 2012, es posible donar dinero sin límite alguno a las fundaciones, y por tanto, indirectamente, a los partidos, como puso de manifiesto el propio Tribunal de Cuentas en su Informe de 2006. En cuanto a las condonaciones de las deudas a los partidos por parte de los bancos: - El PSOE y PSC han logrado acuerdos de condonación desde 2004 por un valor superior a los 40 millones de euros (La Caixa perdonó 7,1 millones de euros al PSC en diciembre de 2004. La BBK, 21 millones de euros al PSOE en marzo de ese mismo año. El Santander perdonó 12 millones al PSOE en mayo de 2006, tras 19 años de impago). - ERC se benefició tras el gobierno tripartito de una condonación de La Caixa por valor de 2,7 millones. - Caixa Galicia condonó 2,6 millones al PP cuando éste partido llegó al poder en 1996, y así podríamos continuar en un largo etcétera.

  

regeneracion_democratica3.jpgEn años anteriores también hubo condonaciones de la banca a los partidos. El Tribunal de Cuentas cifró las condonaciones habidas entre 1993 y 2002 en 25,4 millones de euros. Fue en su Informe sobre el año 2002 (publicado en 2005).  Mientras que en el Informe de 1999 (publicado en 2002), el Tribunal de Cuentas observó que de 1997 a 1999 la banca perdonó deudas de 19,1 millones a los partidos. Como se ve, la complicidad del poder económico con el poder político es total. Y aunque este tema se corrige un poco en la nueva redacción, no queda aún del todo bien delimitado. Porque el problema viene arrastrándose desde muy atrás, y afecta a prácticamente todas las entidades financieras, y todos los partidos políticos. En el año 2007, los partidos políticos debían a los bancos, en total, 226 millones de euros. Este dato se hizo público en el último Informe del Tribunal de Cuentas, donde detallaba que las deudas más elevadas eran las del PSOE (59,7 millones), PP (59,2), PNV (17,1), CiU (15,9), IU (15), UDC (12) o el PSC (10,3), entre otros. 

 

Y es que únicamente la financiación pública debe ser válida para el caso de los agentes sociales. Y por otra parte, la "regeneración democrática" que se propone es un auténtico brindis al sol, pues no cambia en esencia la dinámica no sólo de la financiación, sino del funcionamiento del propio organismo de fiscalización, que es el Tribunal de Cuentas. Porque una piedra angular de la corrupción sistémica que padecemos se sitúa en torno al problema de la financiación de partidos. Y otra peligrosa tendencia que se viene implantando, aumentada por el propio fenómeno del bipartidismo, es la burocracia interna de los partidos, la financiarización de los mismos, la capacidad de acceso a recursos financieros, sean subvenciones, créditos bancarios, donaciones empresariales o particulares, etc. Lo que importa es tener el suficiente apoyo económico para mantener el aparato del partido, y gastar de forma desorbitada en Congresos, campañas mediáticas y actos publicitarios de todo tipo. De esta forma, la política se centra en los partidos, en vez de al contrario.

 

regeneracion_democratica4.jpgLa banca se pone sobre todo en acción a la hora de la financiación de las campañas electorales, auténticos monstruos de acaparamiento de todo tipo de recursos. Y gracias a este protagonismo de los grandes poderes económicos, se pueden producir chatajes posteriores sobre la propia política que los partidos pretendan llevar a cabo. Por ejemplo, hace poco se publicaba que la banca le habría hecho llegar al PSOE el siguiente mensaje: "Estamos dispuestos a dejar caer al partido si se sigue promoviendo extender la normativa de expropiar pisos vacíos a otras zonas de España", en clara alusión a la llamada "ley antideshaucios" de la Junta de Andalucía, patrocinada en realidad por IU. La regeneración democrática tiene que venir de la transparencia, y ésta tiene que venir de la presencia de un derecho público a la información, para que estas prácticas ilícitas no se puedan producir.

 

regeneracion_democratica5.jpgHabría que cambiar el poder de la banca, habría que cambiar el mastodóntico funcionamiento de los partidos, habría que cambiar y a fondo la Ley Electoral, así como el funcionamiento del Tribunal de Cuentas, un auténtico "escudo institucional" de los partidos políticos, y hacer extensible todo ello al resto de agentes sociales implicados en la vida institucional, como las organizaciones empresariales, y las centrales sindicales. Y todo ello se consigue bajo una mayor independencia política, mediante la dotación de más medios de investigación y de sanción, y de una mayor separación de los poderes del Estado. La sensación de impunidad hay que combatirla desde todos los frentes, exigiendo que se apliquen las responsabilidades políticas que no tengan que pasar por los Juzgados de lo Penal. La Justicia se eterniza especialmente en estos casos, y deja de ser Justicia. Como decía el Juez Elpidio Silva: "Es como si usted quiere ir a Inglaterra avanzando un metro por hora".

 

Se han de incluir delitos más claramente tipificados en el Código Penal en torno a las posibilidades de financiación de los partidos, establecer unos topes máximos para las subvenciones, medidas para democratizar el reparto de la financiación pública a los partidos, modificación de la Ley Electoral, agilización de los Tribunales fiscalizadores, rendición de cuentas ante el Parlamento, y todo ello en el contexto de una mayor transparencia e información públicas. En última instancia, hay que reducir el protagonismo del dinero en la política. Hay que transformar los partidos políticos en organizaciones más transpartentes, más accesibles, más controlables, más democráticas. Por último, citar algunas organizaciones y sitios web interesantes que tratan estas materias, tales como Cuentas Claras, Democracia 4.0, Fundación Civio, Openkratio, y plataformas como las de el Manifiesto por una nueva Ley de Partidos, el Foro +Democracia, o el Foro ético por la regeneración democrática. A todos ellos remito a los lectores.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
28 febrero 2014 5 28 /02 /febrero /2014 00:00

"Para que triunfe el mal, basta con que los hombres de bien no hagan nada"

(Edmund Burke)

 

"La burguesía no es una clase social, es una enfermedad contagiosa"

(Pier Paolo Passolini)

 

 

 

Estamos asistiendo durante estos días a toda una campaña de acoso y derribo hacia un Gobierno legítimamente establecido: el Gobierno de Venezuela. Y partimos de una premisa fundamental, para poder entender lo que pasa: no nos cuentan la verdad. ¿Porqué? Para responder a dicha pregunta, debemos partir también de una premisa básica: nosotros vivimos, aquí en Occidente, en un mundo esencialmente capitalista. Nuestro pensamiento dominante, nuestras tendencias, nuestros comportamientos, son mayoritariamente capitalistas, y a nuestra sociedad capitalista, no le interesa difundir la verdad sobre los Gobiernos socialistas, como el de Venezuela. Por tanto, la información que nos llega desde prácticamente todos los medios españoles, tanto de prensa escrita, de radio o de televisión (incluyendo a cadenas supuestamente de "izquierdas", como laSexta), está sesgada, manipulada y malintencionada.

 

golpe_venezuela1.jpgPero vayamos por partes. La mentira es la principal arma de propaganda de la ultraderecha venezolana. Ellos no se contentan, no se resignan con el hecho de que el Presidente Maduro haya tomado las riendas del país, y continúe aplicando las mismas políticas que el difunto Presidente Chávez. Las estrategias de ataque para derrocarlo son múltiples. Victimizan y presentan como pacíficos a grupos fascistas que piden el derrocamiento del Gobierno Constitucional, y hasta la muerte del Presidente Maduro, y para ello, difunden un guión completamente cambiado. Todo se dirige a crear y extender un relato en el que unos supuestos jóvenes soñadores y luchadores por la libertad y la democracia, se enfrentan a un Estado poderoso y opresor, sin incluir en dicho guión la auténtica mano que mece la cuna, que no es otra que el Gobierno de los Estados Unidos. 

 

El asedio al legítimo Gobierno de Venezuela se va preparando mediante el entrenamiento por parte de grupos especializados en la exportación de Golpes de Estado, el carácter fascista de las organizaciones comprometidas con la violencia, y el apoyo del poder económico y de las empresas transnacionales de la comunicación. Bajo la influencia de todos estos factores, toda la información se distorsiona, y llega al resto de los países, en connivencia y complicidad con los medios capitalistas, la imagen falseada de la realidad. Y la auténtica realidad es que no cejan en su empeño de poner palos en las ruedas de la Revolución Socialista Bolivariana. Desde que el Presidente Maduro fue elegido, no ha habido un momento donde no se haya intentado llevar al Gobierno a una situación de desestabilización que justifique su derrocamiento. Pero vamos a comentar las principales falacias que se difunden por nuestros medios de comunicación.

 

golpe_venezuela2.jpgEn primer lugar, las protestas recurren a temas explotados constantemente por la propaganda de las organizaciones de oposición y por los medios privados, como la inseguridad, el desabastecimiento y la inflación. Pero no dicen que quienes están detrás de dichos procesos son las grandes empresas transnacionales, que con sus prácticas especulativas crean el caos y el desabastecimiento. Por tanto, las protestas son violentas, y convocadas bajo un sólo eslogan: el derrocamiento del Gobierno. En  segundo lugar, las convocatorias no proceden del movimiento estudiantil, sino que las promueve el partido político de ultraderecha Voluntad Popular, cuyo líder es el abogado Leopoldo López, ahora detenido. Esto no quiere decir que no hayan participado estudiantes, pero lo que mueve estas manifestaciones no es el movimiento estudiantil, sino los seguidores de la derecha venezolana, entre los que destacan grupos entrenados en el exterior para desatar la violencia.

 

Una tercera falacia que se difunde es que existe la represión y la tortura. Ante la imposibilidad de demostrar tamaño despropósito, la derecha se ha visto en la necesidad de importar fotos de la represión en otros países, como Egipto, Brasil, Grecia, Siria y Chile, y las ha difundido por redes sociales y otros medios como muestra de la represión estatal, contando además para ello con la complicidad criminal de medios nacionales y extranjeros como ABC, Tal Cual, El Nacional y El Mercurio, entre otros. Aun cuando las violentas acciones callejeras disfrazadas de protestas han incluido destrozos a propiedades públicas y privadas de todo tipo, no hay ningún elemento que demuestre ninguna acción desproporcionada de los Cuerpos de Seguridad venezolanos. Incluso las ONG's financiadas por Estados Unidos confirman la ausencia de abusos policiales o de torturas a los manifestantes.

 

golpe_venezuela3.jpgSe dice una y mil veces que no hay libertad de expresión en Venezuela, y esta mentira se difunde y se amplifica por los medios voceros del capitalismo internacional, viles seguidores del criminal Gobierno norteamericano, pero la realidad es que, tal como ocurrió en 2002, los medios son actores políticos y caja de resonancia del encubierto Golpe de Estado. Se manipula la información de forma interesada, y se miente descaradamente, con tal de conseguir sus objetivos. Las agencias internacionales cubren todas las manifestaciones, los medios nacionales también, el principal canal del Estado, Venezolana de Televisión (VTV), sufre constantes asedios, mediante piedras, tiros, y expresiones de desprecio hacia sus sedes. La libertad de expresión y la libertad política, alcanzan su clímax en las calles, frente a los polícias insultados y golpeados al paso de una "manifestación pacífica". Y los titulares de los medios son muy sugerentes, como por ejemplo: "Nos mantendremos en la calle hasta el final del Gobierno" (El Nacional, 11 de febrero) o "Leopoldo López fue arrancado por la policía de la mano de sus seguidores" (El País, 19 de febrero).

 

Todo obedece a una desesperada estrategia de desalojar por la fuerza a un Gobierno legítimamente elegido. Y en el fondo, como decíamos, la influencia de los medios y del Gobierno norteamericano, el primer interesado en que estas falacias se difundan, en que estas mentiras se propaguen, y en que se presente al país como una país ingobernable, un país caótico, donde no se respetan los Derechos Humanos, y donde el Gobierno ha llegado a un callejón sin salida. En el fondo, es la misma estrategia que llevan practicando contra Cuba desde hace varias décadas, sin éxito. Y frente a las campañas de la mentira y el desprestigio, lo que urge es una mayor solidaridad internacional para frenar al fascismo en Venezuela. Hace falta, y será un factor de neutralización fundamental, demostrar y declarar abiertamente y sin fisuras nuestro apoyo al pueblo venezolano, al Gobierno del Presidente Nicolás Maduro y a la revolución bolivariana, a la vez que nuestra condena a la violencia promovida por los sectores de esta derecha demencial, patrocinada por el imperialismo estadounidense. Rompamos esta posibilidad de Golpe de Estado, y dejemos que Venezuela siga cumpliendo los sueños de su revolución socialista.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
27 febrero 2014 4 27 /02 /febrero /2014 00:00

Si los pobres empiezan a razonar, todo estará perdido

(Voltaire)

 

No hay nada más parecido a un fascista que un burgués asustado

(Bertolt Brecht)

 

Cuando el pueblo se apasione por sus ideas será la señal del triunfo

(Manuel Azaña)

 

 

 

conciencia_clase1.jpgLa llamada conciencia de clase es un término que aparece ligado al Marxismo, y por tanto se le cataloga actualmente como un concepto anacrónico y trasnochado, pero en realidad, nada más lejos de la verdad. Para que el término conciencia de clase pueda tener sentido, en primer lugar hemos de aceptar el hecho de que existen clases sociales, y aquí nos topamos con el primer inconveniente. La sociedad actual, bajo los prismas del capitalismo, acepta el concepto de clases sociales, pero las desliga de su fundamento original, y establece con respecto a ellas únicamente una vaga clasificación en torno a los niveles aproximados de renta, hablando únicamente de clase baja (aquélla con menores niveles de renta, incluso rayando en la pobreza), clase media (aquélla que se considera dispone de un salario digno, y que posee todas sus necesidades cubiertas) o clase alta (aquélla que posee los niveles más altos de renta, y un nivel de vida elevado),  distinguiendo además algunas clases intermedias entre estas tres categorías.

 

conciencia_clase2.jpgPero en realidad, dicha clasificación de las clases sociales es engañosa. Porque la auténtica clasificación a efectos sociales realmente importante, es la que distingue  básicamente entre dos clases sociales: la burguesía (aquéllos que poseen la propiedad sobre los medios de producción), y el proletariado (aquéllos que no la poseen, y por tanto dependen de la venta de su fuerza de trabajo para poder subsistir). Y entre una y otra, es cierto que existen diferentes matices, desde la alta burguesía hasta el precariado. Bien, el caso es que al sistema capitalista no le interesa, de cara a la pugna entre estas dos clases fundamentales, que el proletariado tenga realmente la conciencia necesaria de pertenencia a dicha clase, de tal forma que si ésta se diluye, se va eliminando o suavizando progresivamente, la burguesía tendrá más capacidad y más poder para luchar con más fuerza contra el proletariado, y así conseguir sus objetivos.

 

conciencia_clase3.jpgTomemos las palabras de José López: “Y así es que diluyendo la conciencia de clase, camuflando la división fundamental de la sociedad entre por un lado el proletariado, los que no poseen los medios de producción, es decir, los trabajadores asalariados, o incluso los que poseen pequeños medios de producción, es decir, los que son casi trabajadores, pequeños empresarios, trabajadores autónomos, y por otro lado, la burguesía, la gran burguesía, los que poseen los grandes medios de producción, los grandes capitalistas que controlan en gran medida la economía; camuflando dicha división fundamental mediante la existencia de clases intermedias que suavicen dicha separación, se pretende evitar o suavizar la lucha de clases. Si muchos trabajadores se creen que no pertenecen al proletariado (aunque en el fondo sí pertenezcan a él o casi) entonces no sienten la necesidad de luchar contra la burguesía, se crea en ellos una falsa conciencia de clase, se les despista. No es por casualidad que la pequeña burguesía se ponga del lado del proletariado en ciertos momentos y que en otros momentos se ponga del lado de la gran burguesía. El pequeño empresario, el trabajador autónomo, está entre Pinto y Valdemoro. Ejerce el papel fundamental para el gran capital de dividir al proletariado, de proteger a la gran burguesía”.

 

conciencia_clase4.jpgEn definitiva, la Historia de la Humanidad siempre ha sido una guerra entre el pueblo y las clases dominantes, una lucha de clases. Y como en toda guerra, gana aquella parte más fuerte, o aquella parte que usa la estrategia más inteligente o más audaz. La fortaleza de las minorías dominantes reside en el control que tienen de la sociedad. Controlan el sistema político, la economía, los medios de comunicación, la educación, el poder judicial, el ejército, la policía, etc. Controlan el funcionamiento del Estado. Pero el verdadero control es el ideológico. La forma más eficaz y segura de controlar a un pueblo es controlando su forma de pensar. La clave está en la guerra ideológica. Quien gane dicha guerra tiene muchas probabilidades de ganar la guerra global.

 

conciencia_clase5.jpgY ésta es la explicación de las múltiples estrategias que la clase dominante pone en marcha para diluir la conciencia de clase del proletariado. Por ejemplo, usar continuamente expresiones incluyentes de la sociedad, de modo que se fomente la unicidad o uniformidad de los intereses de la misma. Expresiones del tipo: “Todos estamos en el mismo barco”, “Hemos de levantar la economía entre todos”, “A la recuperación de la economía hemos contribuido con nuestro esfuerzo todos los españoles”, y mil variantes más por el estilo, están pensadas para conseguir dicho objetivo. Todo ello, por supuesto, unido a campañas de criminalización de los agentes sociales que representan a la clase trabajadora, típicamente los sindicatos de clase, y entre ellos, aquéllos que justamente están más comprometidos en la defensa de los intereses del proletariado. Otra típica estrategia que se utiliza para este fin es anteponer los intereses nacionales a los de clase. De esta forma, se utiliza la identidad nacional para intentar adscribir de forma subliminal un sentimiento de nacionalidad que supera al sentimiento o conciencia de pertenencia a una clase social. Se habla a menudo del “interés general”, de la “soberanía nacional”, del interés “de país”, incluso últimamente de la “marca España”, para intentar trasladar a la ciudadanía un sentimiento de falso patriotismo y de defensa y unión de la nación, en este caso, española.

 

conciencia_clase6.jpgOtra tendencia imperante en la sociedad es la creciente legitimación social de ciertas conductas, de ciertos hechos, de ciertas prácticas, que no sólo son aberrantes, sino que están promovidas por la clase dominante, y que constituyen no sólo prácticas lícitas dentro del capitalismo, sino prácticas inherentes a él. Se legitiman las desigualdades sociales, se comienza a ver como algo normal que exista gente que nade en la abundancia, a la vez que existen pobres de solemnidad, se legitiman las prácticas fraudulentas por parte de la burguesía, y se toleran con una pasividad creciente los constantes atropellos a los derechos fundamentales y libertades públicas. Mediante todo ello, lo que se intenta establecer es una cierta uniformización social, un “todos somos iguales”, un “todo vale”, un “tú también lo harías”, una cierta tabla rasa en los comportamientos sociales, que también contribuye a diluir la conciencia de clase, y a meter a toda la ciudadanía en un mismo saco.

 

conciencia_clase7.jpgOtra estrategia típica para diluir la conciencia de clase, y de paso instaurar las contrarreformas del sistema sin provocar un estallido social, es disfrazar a éstas bajo un manto de “necesidad técnica”. El argumento técnico provoca que la adopción de ciertas medidas aparezcan despojadas de toda intencionalidad política, o dicho de otra forma, se adopten de forma neutra, únicamente bajo una excusa o imperativo técnico. Observemos cómo el Gobierno, para muchas de las reformas que ha implantado, se ha valido del diagnóstico previo de un “Comité de Expertos” que ha analizado supuestamente la situación, desde un punto de vista “objetivo”, y ha “recomendado” la puesta en marcha de tales reformas. Pero rebatir dichos argumentos es bastante fácil: la economía nunca es neutra, sino que obedece siempre a unos determinados intereses. Basta con indagar un poco para darse cuenta de los verdaderos intereses que están detrás de las supuestas Comisiones de Expertos, para deducir a quiénes van a favorecer sus consejos, y a quiénes van a perjudicar.

 

conciencia_clase8.jpgPero aún hay otros factores que inciden en que la clase trabajadora, o el proletariado, vaya disminuyendo su propia conciencia. Por ejemplo, el control sobre los medios de comunicación masivos, y el control sobre el sistema educativo, que son piezas fundamentales para difundir el pensamiento dominante (que no es otro que el de la clase dominante). La función de mentalización social que tienen estos medios es potentísima. Y de esta forma, haciéndole creer al pueblo que tiene el poder mediante el diseño de unas “democracias” que en realidad son oligocracias al servicio de la oligarquía, haciéndole creer que el poder político es el único responsable de la situación económica, poder político elegido por el pueblo (pero eso sí entre las opciones que el gran capital desea para evitar que se le escape de las manos), haciéndole creer que el funcionamiento de la economía depende por igual más o menos de todos, haciéndole creer que la división de clases entre explotadores y explotados es algo prácticamente del pasado, se hace creer al pueblo que la lucha de clases ha caducado, que es algo que sólo existió antaño y que ahora no tiene ningún sentido.

 

conciencia_clase9.jpgPero no nos debemos dejar engañar ante todas estas estrategias. Todas estas proclamas no son más que engañabobos, porque el verdadero sentimiento que hemos de tener es el de clase. Justamente, la mayoría de las personas que dudan o no acaban de comprender el fenómeno del capitalismo y todo lo que éste despliega, es porque están más o menos bajo la influencia de todas estas estrategias. Tienen el sentimiento de la patria muy arraigado, y a la hora de la verdad, por ejemplo, se ponen al lado del presidente de una gran empresa, para defender sus intereses, porque creen que así están defendiendo al país, están defendiendo a España. Se ha podido comprobar hace pocos meses, en las críticas a Bolivia o a Argentina, cuando sus respectivos Gobiernos han aprobado medidas de nacionalización de las empresas “españolas” que tenían filiales en dichos países. No es cierto. Las empresas, aunque tengan nacionalidad “fiscal” no tienen nacionalidad real. No son españolas, ni francesas, ni italianas, ni americanas, son únicamente empresas. A ellas y a sus accionistas sólo les interesa el capital, la capacidad de obtener mayores beneficios, en España, en Italia o en China. Tenemos un recientísimo ejemplo en Iberdrola, que ha declarado (bajo los efectos de la rabieta provocada por el cambio del modelo de facturación eléctrica por parte del Gobierno) su intención de reducir sus inversiones en España, y su ampliación en otros mercados.

 

conciencia_clase10.jpgEn realidad, los intereses nacionales no son más que una cortina de humo para esconder los auténticos intereses, que son los de clase. Ocultando al enemigo, camuflándolo bajo otros disfraces, se procura evitar enfrentarse a él. No debemos perder el norte. La única distinción social es la pertenencia a una clase. Y la conciencia sobre su pertenencia no sólo nos hará comprender mejor todo el entramado del capitalismo, sino también nos dotará de la fuerza necesaria para combatirlo, para enfrentarnos a él, hasta derrocarlo. Vivimos una situación de extremo ataque de las fuerzas del gran capital hacia la clase trabajadora, en una situación de expolio, de expropiación, de desposesión y de aniquilación de todas las conquistas llevadas a cabo por la clase trabajadora durante los últimos siglos. Pero disminuyendo la conciencia de clase, difundiendo cortinas de humo, dividiendo y enfrentando a los propios trabajadores entre sí, desviando la atención sobre las verdaderas causas de fondo de la crisis, van consiguiendo su máximo objetivo, que no es otro que impedir el cambio radical del sistema, cuyo perverso diseño es la auténtica causa del estallido de la crisis-estafa que estamos padeciendo. Comencemos por el principio para poder derrotarlos: poseer conciencia de clase.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
26 febrero 2014 3 26 /02 /febrero /2014 00:00

"La lucha contra la globalización no es exclusiva de un pensamiento, o de una bandera política, o de un territorio geográfico, es una cuestión de supervivencia de la raza humana. O la Humanidad, o el neoliberalismo"

(Subcomandante Marcos)

 

 

 

 

antiglobalizacion1.jpgDesde el poder político y mediático dominante, esencialmente capitalista, se nos quiere vender un concepto determinista del mal llamado fenómeno de la "globalización". Bajo este pacífico nombre, se nos intenta vender una idea neutra de dicho fenómeno, una idea inocente, pero bajo la cual esconden en realidad los intereses de la sociedad capitalista que los dirigentes de dicho "mundo globalizado" intentan perpetuar. ¿A qué se refieren cuando hablan, pues, de la globalización? ¿Se refieren quizá a la globalización de la democracia, de la paz, de los Derechos Humanos, del trabajo, de la salud, de la alimentación, de la vivienda, de la educación? ¿Se refieren tal vez a la globalización en cuanto al ciudado del planeta, en cuanto al uso de energías limpias y renovables, control y reducción de las emisiones de CO2, y acción sobre el cambio climático? Pues no. Se refieren más bien a la globalización del capitalismo, del crecimiento desmedido y caótico, del despotismo empresarial, del poder y extensión del capital transnacional, de la destrucción del planeta, del agotamiento de los recursos naturales, del desprecio a los derechos fundamentales, y de la guerra como instrumento de consecución de dichos fines. En una palabra, se refieren a la globalización de la barbarie.

 

antiglobalizacion2.jpgY para este fin y bajo este punto de vista, las grandes organizaciones y organismos internacionales, tales como el Banco Mundial (BM), la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Troika Europea, y los Gxx (G8, G20, etc.), junto a diversos Foros Mundiales exclusivos, tales como el Foro Económico de Davos, el Club Bildelberg o la Trilateral, imponen al resto del mundo sus criterios, sus dogmas y sus puntos de vista sobre el proceso de la globalización, su modo de ver y entender dicho fenómeno, las pautas para llegar a ese mundo globalizado que a ellos les interesa. Pero, ¿no parece de entrada una globalización poco globalizada? Mientras, el mundo emergente (BRICS, América Latina y Caribe, fundamentalmente) intenta contrarrestar dichos foros, dichos criterios y dichas estrategias, mediante organizaciones alternativas como MERCOSUR, CELAC o ALBA.

 

antiglobalizacion3.jpgCuriosamente, el llamado "Movimiento Antiglobalización" es en realidad el que lucha por una verdadera globalizacion. Sus partidarios preferimos el término "Altermundismo", o "Alterglobalización", para evitar definirnos por oposición y porque el término "antiglobalización" daría una imagen negativa e imprecisa. El concepto de Altermundismo viene  precisamente del lema "Otro mundo es posible", nacido en el Foro Social Mundial, que reúne a multitud de movimientos sociales de la izquierda política internacional. Se trata de una red de diversos movimientos y activistas, que se coordinan y organizan de forma más o menos horizontal y descentralizada, además de usar Internet y las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) intensivamente para coordinarse y difundir sus ideas y noticias. La falta de centralización y de jerarquía da lugar a que no existan portavoces ni manifiestos finales, si bien los diversos colectivos que forman el movimiento altermundista pueden tenerlos. El altermundismo está conformado por muchos grupos e individualidades de muy diversos orígenes y objetivos, de naturaleza heterogénea. Esto dificulta la definición del movimiento mismo en cuanto a término y significado, aunque evidentemente, existe coincidencia en los grandes objetivos comunes. Las contracumbres alternativas y encuentros en el Foro Social Mundial son, fundamentalmente, las ocasiones en donde el movimiento antiglobalización obtiene un mayor impacto mediático, y una gran visibilidad internacional.

 

antiglobalizacion4.jpgLa supuesta globalización actual, la patrocinada por las élites, no es una verdadera globalización, porque el poder se concentra en unos pocos actores, en unos pocos países, en unas pocas personas dirigentes o representantes de dichos países, para imponer sus criterios (capitalistas y neoliberales) en todo el mundo. En realidad, no es más que una versión moderna y edulcorada del clásico imperialismo y colonialismo, tantas veces protagonista de la Historia de la Humanidad. Por tanto, ésta Globalización no nos interesa. Nos interesa la verdadera y auténtica Globalización. Ésa que es casi sinónima de la Democracia mundial. En realidad, las élites que construyen, diseñan y difunden su globalización, que nos imponen a los demás su modelo de globalización, son las que la están desvirtuando. Prostituyen de esta forma la sublime idea de la globalización, por una idea de imposición de sus intereses capitalistas. Los verdaderos enemigos de la globalización, por otro lado inevitable en un mundo cada vez más comunicado, donde las personas y las ideas pueden viajar rápidamente, son los que impiden que la democracia avance, los que se empeñan en mantener Instituciones internacionales públicas y privadas claramente antidemocráticas.

 

antiglobalizacion5.jpgY de esta forma, las típicas protestas contra las Cumbres del G8 no son más que, en el fondo, la protesta de muchos ciudadanos, de muchos países del mundo, contra dichas élites. Son una expresión de lo que podría ser el germen de la Revolución Democrática Mundial. Representan la reivindicación de la democracia a nivel mundial. Pero claro, los grandes medios de comunicación capitalistas (porque un medio que está en manos de unas pocas personas que tienen todo su capital no puede denominarse de otra manera, y asímismo, un medio público que depende de un poder político, financiado por capitalistas, no puede denominarse tampoco de otra manera), impiden el suficiente y justo eco mediático que merecen, y cuando lo hacen, nos muestran dichas protestas como simplemente anticapitalistas o antisistema. Y como ya sabemos, la lucha anticapitalista equivale a la lucha democrática. El capitalismo se sustenta en las falsas democracias, en la dictadura económica. Desde la izquierda queremos la globalización, perseguimos la globalización, de hecho nuestra lucha es tradicionalmente internacionalista, pero no para conseguir los objetivos que dichas organizaciones, políticos, medios y colectivos pretenden. La verdadera globalización apuesta por las personas, por los Derechos Humanos, por la paz, por la solidaridad, por la cooperación, por la redistribución de la riqueza, por la justicia social, por el consumo responsable, por el predominio de lo público, en suma, estamos por la Globalización del Socialismo.

 

antiglobalizacion6.jpgEn definitiva, los principales organismos públicos internacionales son muy poco democráticos. Las decisiones tomadas a nivel internacional, con cada vez más peso en una sociedad cada vez más globalizada como la actual, son tomadas de forma poco democrática. No sólo la economía depende de unos pocos, sino que además, esos pocos están cada vez más lejos del ciudadano corriente. Muchas decisiones que afectan a los ciudadanos de los distintos países son tomadas lejos de éstos, sin ni siquiera conocer la problemática real de dicha ciudadanía. La globalización económica, tal y como se está llevando a cabo, está contribuyendo a disminuir la soberanía popular de los ciudadanos del mundo, en aras a la concesión de poderes supranacionales a entidades y organismos (muchos de ellos de carácter privado) que nadie elige democráticamente. Actualmente, incluso se disminuye o deja en auténtico papel mojado la soberanía nacional de muchos países, y cuando hablamos de soberanía, no nos referimos sólo a la capacidad de decidir, sino a la sobernanía como capacidad propia de generar bienes, sistemas, productos y servicios. Hablamos de soberanía monetaria, económica, política, alimentaria, energética. No estamos por tanto en contra de la Globalización, como idea abstracta donde debe tender la Humanidad. Estamos en contra de "su" globalización, de la globalización que este sistema capitalista perverso, cruel e inhumano quiere imponernos, y estamos a favor de la globalización de la democracia, del socialismo y del desarrollo de todos los principios que fundamentan la paz y los Derechos Humanos. Justamente la globalización de todo ello es lo que nos interesa.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
25 febrero 2014 2 25 /02 /febrero /2014 00:00

"El Vaticano no es más que una multinacional religiosa o asociación internacional de católicos, y además, una gran corporación empresarial"

(Francisco Delgado, Presidente de Europa Laica)   

 

 

 

religion_y_aborto.jpgNos hacemos eco en el presente artículo, de otro recientemente aparecido en el medio digital "La Marea", escrito por Francisco Delgado, una de cuyas citas hemos entresacado como entradilla para el presente artículo. Se publicó bajo el título original "El Vaticano no debe formar parte de la ONU, ni siquiera como observador", título que nosotros hemos preferido cambiar, dado el contenido del artículo en sí, para resaltar la importancia sobre el grado de responsabilidad civil y social que la Iglesia Católica debe a nuestra sociedad. El enlace de su publicación en el medio Rebelion puede obtenerse pinchando aquí.

 

"A propósito de la comparecencia del Vaticano ante el Comité de la Convención de los Derechos del Niño en Ginebra el pasado 16 de enero de 2014, éste ha denunciado en un duro y meticuloso informe que se hizo público el pasado 5 de febrero, las acciones y omisiones en relación a los atentados y agresiones graves contra la infancia que, en el seno de la Iglesia Católica, se han cometido en todo el mundo, vulnerando la Convención de los Derechos del Niño.

 

religion_y_pederastia.jpgEstamos quizá ante un nuevo acto de hipocresía internacional, porque cuando -en julio de 2004- la Santa Sede recibió (definitivamente) el apoyo institucional para su incorporación plena en la ONU, “como miembro observador”, con la sola excepción de no tener derecho a voto, ya era sobradamente conocido, por el alto organismo internacional y por muchos gobiernos, el abuso a menores que durante décadas se había (o se estaba) cometiendo en centros religiosos católicos de todo el mundo y que afectaba a decenas de miles de víctimas (niños y niñas).

 

Delitos sexuales que fueron cometidos por miles de eclesiásticos, durante decenas de años, amparándose en su “poder” religioso, moral y económico, para actuar con las víctimas y, además, “protegerse” impunemente de la Justicia. Consiguiéndolo, en la mayoría de los casos, con la complicidad de ésta y de los Estados. Mientras que la alta jerarquía católica, hasta hace muy poco tiempo, no sólo los ocultaba, sino que los amparaba y aun hoy no ha pedido disculpas.

 

responsabilidad_iglesia3.jpgComo ha expresado el profesor JJ Tamayo en un artículo reciente: “No importaba la pérdida de dignidad de las víctimas, ni los daños y secuelas, muchas veces irreversibles, ni las lesiones graves físicas, psíquicas y mentales con las que tenían que convivir los afectados de por vida. Faltó compasión con las víctimas y sensibilidad hacia sus sufrimientos. No hubo acto de contrición alguno, ni arrepentimiento, ni propósito de la enmienda, ni reparación de los daños causados, ni se produjo acto alguno de rehabilitación, ni se hizo justicia”

 

Partimos de la base de que, en mi opinión muy personal, la denominación de “Estado Vaticano” y la aceptación por la comunidad internacionales es gravemente errónea, si nos atenemos a las características mínimas de lo que debe ser considerado como un Estado de ciudadanos y ciudadanas con una organización y leyes civiles concretas, ya no digamos si nos atenemos a su origen (1929, otorgado por Mussolini, con el beneplácito de la Internacional Fascista)

 

responsabilidad_iglesia4.jpgEl Vaticano, con sus cientos de “diócesis” repartidas por todo el mundo, con la pretensión de ser pequeños “reinos”, con independencia político-jurídica, allá donde los Estados se lo permiten, no es más que una multinacional religiosa o asociación internacional de católicos y, además, una gran corporación empresarial.

 

Personalmente me parece una humillación para la “sociedad de naciones”, para el conjunto de ciudadanos y ciudadanas, para la construcción de las democracias y el avance en las libertades, una entidad religiosa, la “católica apostólica y romana”, que “maneja” miles de negocios financieros, turísticos, alimentarios, sanitarios, de enseñanza, de nuevas tecnologías, editoriales, etc. que es propietaria de inmuebles y suelo rústico en casi todos los países del mundo (en muchos casos usurpados).

 

Que cuenta, en su seno, con organizaciones fundamentalistas como el OPUS, Camino Neocatecumenal, Comunión y Liberación, Legionarios de Cristo, Acción católica de propagandistas, y otras muchas repartidas por todo el mundo, que tratan de imponer “su moral” particular (a veces a la fuerza) en contra de las libertades cívicas y ejerciendo su proselitismo a través de su enorme poder de lobby, en el seno de la política, de la judicatura y de las finanzas.

 

responsabilidad_iglesia5.jpgQue ha perseguido y asesinado, hasta hace muy poco, a los “infieles” a través de una entidad criminal, como “El Santo Oficio”. Que se ha opuesto a la “libertad de conciencia” y al libre ejercicio de otras religiones, allá donde es muy mayoritaria y los gobiernos de turno se lo permiten o han permitido. Que ha sido “aliada” de regímenes políticos totalitarios y fascistas y cómplice de sus “fechorías”.

 

Que con su postura dogmática e intransigente con el control de la natalidad y le educación afectivo sexual, ha tenido consecuencias graves, como ha sido que millones de mujeres y de niños tengan enfermedades, como el sida o a la muerte por hambruna, sobre todo en África. Que niegan el derecho que tienen las mujeres a decidir sobre su maternidad, vulnerando el derecho a la libertad de conciencia. Que es patriarcal en su organización interna.

 

Que han condenado brutalmente y, en la actualidad, se oponen a los avances científicos y descubrimientos, que han ido (y van) en contra de su “moral” o interpretación mística de la naturaleza.

 

Una corporación religiosa que se pronuncia, por parte de muchos de sus líderes, en contra de la homosexualidad o de otras identidades sexuales que no sean la de “hombre y mujer”, exclusivamente. Que rechazan (en muchos casos de forma violenta) los matrimonios entre personas del mismo sexo. Que “persigue” de forma muy sutil y abiertamente a los fieles católicos que niegan ciertos dogmas ancestrales o se salen de la “disciplina” feudal del infalible jefe supremo y sus jerarcas por todo el mundo.

 

Muchos gobiernos, la ONU y otros organismos internacionales están siendo, de hecho, cómplices de esta postura político-religiosa que practica la “iglesia católica oficial” a nivel mundial, camuflada como Estado-ficción… o “iglesia de los pobres”.

 

Pienso, personalmente, que ha llegado el momento de que se organice una “corriente internacional cívica y política” que se posicione en contra de la participación de la Santa Sede en la ONU y en otros organismos internacionales. Ya que como mera entidad religiosa o como corporación empresarial no reúne ningún requisito para ello. Es más, cualquier Estado soberano que practicara o actuara como lo hace el Vaticano no tendría cabida. “A Dios, lo que es de Dios…”.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías