Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
27 mayo 2016 5 27 /05 /mayo /2016 23:00
Por una Rebelión Democrática de los Pueblos de Europa: Soberanía, Dignidad y Solidaridad

El 28 de mayo de 2016, numerosos movimientos sociales, colectivos y organizaciones nos ponemos en marcha y salimos a las calles de Madrid. Exigimos la Democracia y la Soberanía, usurpadas por esta Unión Europea al servicio del capital y por los gobiernos de los Estados miembros, entre ellos el español, que aceptan sumisamente políticas insolidarias que atentan contra Derechos Humanos universalmente reconocidos, desoyendo el mandato de la ciudadanía y la voz del pueblo. Salimos a la calle otra vez, y cuantas sean necesarias, porque no acallarán nuestra voz mientras no consigamos que la Democracia vuelva a ponerse al servicio de la Dignidad de los Pueblos y a la altura de nuestra propia Dignidad individual.

MARCHAMOS por una mayor Soberanía de los países que componen la Unión Europea y de su ciudadanía, y para construir una Europa Democrática. Con la excusa de una crisis causada por los bancos, la UE, una institución antidemocrática en sí misma, se ha adueñado de la Soberanía de los países que la componen, empleando como arma la moneda controlada por el Banco Central Europeo, obligándoles a ejecutar políticas en contra de su población y a favor del capital.

MARCHAMOS contra los abusivos acuerdos comerciales, como el TTIP (Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones) entre Estados Unidos y la Unión Europea, el CETA y el TISA, que supondrían un mayor y permanente recorte a nuestros Derechos y someterían a la ciudadanía al yugo y control exclusivo de las grandes corporaciones económico-financieras. No vamos a permitir el control sin Democracia de nuestros países. Exigimos transparencia y justicia. No aceptamos el secretismo en las negociaciones que se están llevando a cabo sin el control parlamentario de los Estados miembros de la UE. Negocian de espaldas a la Democracia tratados antidemocráticos que hipotecan nuestros Derechos y que nos condenarían irremediablemente durante generaciones.

MARCHAMOS contra las políticas impuestas por la Unión Europea y exigimos el fin del austericidio y de los recortes impuestos por la Troika. Porque nos están ahogando con una deuda soberana ilegítima que en su origen era de los bancos, priorizando su pago a cualquier gasto social y llegando a sumir a pueblos, como el griego, en la esclavitud. No debemos, no pagamos una deuda ilícita, ilegitima, odiosa e insostenible, que no nos corresponde a los ciudadanos y las ciudadanas pagar.

MARCHAMOS contra los paraísos fiscales y exigimos a la Unión Europea que acabe con ellos y que persiga y penalice duramente a los evasores. Se puede hacer si hay voluntad política para hacerlo. Exigimos una reforma tributaria más justa, donde paguen más las rentas más altas, los beneficios empresariales que actualmente se encuentran exentos de tributación por numerosas medidas exencionistas. Grandes empresas, empresarios y grandes fortunas tienen que contribuir para levantar el país. No vamos a seguir siendo solo las trabajadoras y los trabajadores quienes hagamos esta labor.

MARCHAMOS contra la actitud negligente, xenófoba e inhumana de las instituciones de la Unión Europea con las personas refugiadas. La Solidaridad no entiende de fronteras, ni alambradas, ni muros, ni banderas. Hombres, mujeres y niños huyen de las guerras provocadas bajo el amparo de la OTAN ante la vergonzosa complicidad e inacción de varios países europeos, haciendo saltar por los aires cualquier derecho internacional y sin respetar los más elementales Derechos Humanos. Esta nefasta política de seguridad nos inclina a repudiar las guerras, la OTAN y el silencio cómplice de esta Unión Europea en la que no nos sentimos representados

MARCHAMOS por una Europa Verde y exigimos a la Unión Europea que implemente medidas radicales y eficientes que acaben con el deterioro de nuestro medio ambiente. Exigimos a los Estados miembros que cumplan con los compromisos adquiridos en las cumbres internacionales para reducir sus emisiones de CO2 y poner freno al calentamiento global.

MARCHAMOS contra el gobierno español, que se ha convertido en el campeón de los recortes y en líder de las políticas de degradación del bienestar, gracias a la vergonzosa modificación unilateral de la Constitución para blindar el pago de una deuda ilegítima que han colocado por encima de las personas, por encima de Derechos Universales y de las necesidades básicas. El artículo 135 prioriza y asigna nuestros presupuestos al pago de la deuda, antes que destinarlos a financiar los Derechos recortados en pensiones, sanidad, educación, o el acceso al agua, a la vivienda y a la energía con independencia de la capacidad económica. Exigimos el fin de las privatizaciones de los servicios públicos y la reversión de los procesos privatizadores. Porque otra política económica es posible, una política al servicio de las personas y no de los poderes financieros.

MARCHAMOS contra los desahucios y por los cientos de miles de familias que han perdido su casa. Porque la vivienda es un Derecho indiscutible y no hay nada más inhumano que desalojar a una familia de su hogar, solo para alimentar la voracidad insaciable de unos banqueros sin escrúpulos. Y exigimos al gobierno español que modifique la normativa vigente, la más dura de la Unión Europea, y que cumpla la legislación comunitaria contra cláusulas abusivas, ejecuciones hipotecarias y órdenes de pago.

MARCHAMOS contra el saqueo reiterado del Fondo de la Seguridad Social para financiar al Estado, poniendo en serio riesgo el futuro del sistema de pensiones. Y mientras roban el futuro de nuestros mayores —nuestro futuro—, los fondos legítimos del Estado se escapan a paraísos fiscales dentro y fuera de Europa. Territorios con leyes que benefician a los grandes capitales y a las grandes empresas, constituyendo plataformas para la elusión, la evasión y el fraude fiscal, para los negocios turbios, la especulación financiera o el lavado del dinero de los corruptos y de la criminalidad.

MARCHAMOS contra las reformas laborales que han aprobado y permitido cientos de EREs, y la sustitución de empleos fijos y con derechos por empleos temporales, precarios y sin futuro. Y nos revelamos contra la peor de sus consecuencias, la más dura: una tasa de paro por encima del 20% y una menguante cobertura de desempleo que disminuye cada mes aumentando la pobreza, la desigualdad y el riesgo de exclusión social, que asciende ya a un 25% en todo el país. Denunciamos a la Unión Europea, la principal responsable de la miseria y de la precariedad laboral en que vivimos porque es Bruselas quien exige e impone estas reformas laborales como paso previo a un nuevo modelo económico. Denunciamos al gobierno español y a los partidos que apoyan esta política.

MARCHAMOS contra el exilio obligado de nuestro jóvenes, empujados a emigrar descapitalizando al país de su experiencia y su conocimiento. Marchamos por esos cerca de dos millones que ya se han ido en busca de un futuro laboral que aquí no existe, a pesar de su preparación, y que sí lo han encontrado en otros países donde ahora trabajan.

MARCHAMOS contra la Leyes Mordaza, aprobada por el gobierno como arma para reprimir y silenciar la voz del pueblo, y contra el art. 315.3 del Código Penal. Intentos burdos para suprimir el derecho a expresarnos en contra de sus políticas. Pretenden criminalizar el derecho a la huelga, imponiendo multas y encarcelamientos injustos de luchadores y sindicalistas, convirtiéndolos en los nuevos presos políticos. Una vuelta a la represión de libertades que ya habían sido conquistadas y por las que tanta gente fue encarcelada e incluso perdió la vida.

MARCHAMOS contra el olvido de todas las personas enterradas sin Dignidad en las cunetas, ocultas todavía y contraviniendo los acuerdos firmados por el Estado español sobre delitos de lesa humanidad y desaparición forzada de personas.

MARCHAMOS por la igualdad de Derechos para todas las personas, independientemente de su sexo, raza, nacionalidad u orientación sexual. Las mujeres sufren con más dureza las consecuencias de las crisis y son penalizadas laboralmente por su maternidad. Son excluidas del mercado laboral, reciben menor salario y son discriminadas en la promoción, por lo que deben tener una especial protección. Por eso reivindicamos el feminismo y EXIGIMOS una política de Estado que sea realmente efectiva contra las violencias machistas, y una verdadera política de conciliación de la vida laboral y familiar.

MARCHAMOS para exigir y EXIGIMOS reformas constitucionales en España que deroguen el art. 135 de la Constitución y blinden como derechos fundamentales la Sanidad, la Vivienda, la Enseñanza, el Sistema Público de Pensiones y la Dependencia. EXIGIMOS la derogación de la Ley de Reforma Laboral del PSOE y del PP, y de las Leyes Mordaza; la supresión del artículo 315.3 del Código Penal, y una legislación efectiva de la Memoria Histórica que repare, de una vez por todas, la histórica injusticia que arrastra este país en su memoria colectiva.

Tenemos razones de sobra para seguir luchando en las calles y en las plazas por la Solidaridad de los Pueblos y para enfrentarnos a las políticas antisociales. La movilización es un paso necesario en la organización de poder popular, imprescindible para garantizar el cumplimiento de los programas electorales de los gobiernos que elegimos democráticamente, y el derribo de las instituciones antidemocráticas que gobiernan Europa. Por todo esto llenamos Madrid de DIGNIDAD.

Por una Rebelión Democrática de los Pueblos contra la dictadura de los mercados financieros, y contra los acuerdos mercantilistas y la violación del Derecho de asilo y refugio.Por la SOBERANÍA, la DIGNIDAD y la SOLIDARIDAD.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
26 mayo 2016 4 26 /05 /mayo /2016 23:00
Panorama actual de los Movimientos Sociales en España (XXII)

En el artículo anterior de la serie, y dentro de las plataformas, asociaciones y movimientos sociales dedicados a la defensa de los derechos humanos en lo que tiene que ver con el respeto a las libertades básicas y fundamentales de las personas y organizaciones, se nos quedaron en el tintero dos plataformas muy interesantes, que queremos ampliar en la presente entrega. Se trata de la Plataforma "No Somos Delito" y de la Plataforma "Defender A Quien Defiende". "No Somos Delito" es en realidad la Plataforma Contra la Reforma del Código Penal, la Ley de Seguridad Ciudadana y la Ley de Seguridad Privada, en realidad las tres patas donde se asienta la vuelta de tuerca represora que el Gobierno del PP ha dictado de forma autoritaria, basándose en su mayoría absoluta en el Congreso y el Senado durante la pasada legislatura. Se define en Internet de la siguiente forma: "Somos personas que sueñan con una sociedad solidaria, empática, consciente, activa y fuerte. Somos tus vecinos y vecinas". Por tanto, podemos definirlo como un MMSS que lucha por alcanzar una sociedad con un tejido civil asociativo de gran fortaleza, activo y responsable en la defensa de los derechos y libertades fundamentales de los individuos. 

 

"No Somos Delito" está formada por más de 100 organizaciones de activistas, juristas y asociaciones ciudadanas, y se declaran como una plataforma apartidista pensada para realizar presión institucional para que dichas reformas se deroguen, a través de todas las vías democráticas habilitadas para ello. Quizá la principal lucha que la Plataforma "No Somos Delito" mantiene actualmente es la derogación de la denominada popularmente como "Ley Mordaza", una ley agresora contra los derechos fundamentales y las libertades básicas recogidas en nuestra Constitución de 1978, ésa con la que tanto se llenan la boca nuestros indecentes gobernantes, pero a la cual pisotean constantemente, al no respetar el articulado de la misma, y convertirla en papel mojado. Su web destaca de hecho y llama la atención sobre que la Ley Mordaza aún no se ha derogado desde el fin de la legislatura del PP y las pasadas Elecciones Generales del 20D, pues el engañoso y traidor pacto firmado entre el PSOE y C's sólo declaraba la revisión de algunos puntos de la misma. Pero "No Somos Delito" también denuncia la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita, y la imposición de una justicia para ricos y otra para pobres, pues estas leyes están dirigidas a obstaculizar las libertades civiles, castigar la protesta social y pacífica, y especialmente, las situaciones de pobreza y precariedad. 

 

Con una misión y objetivos muy parecidos, también se ha formalizado la organización "Defender A Quien Defiende", con un sitio web de alto nivel y bien elaborado. Se definen como una coalición formada por personas defensoras de los derechos humanos, periodistas, expertos/as legales, Institutos Universitarios y Organizaciones del Tercer Sector de las Comunidades de Andalucía, Cataluña, Madrid y País Vasco. Explican las motivaciones para su nacimiento de la siguiente forma: "En el actual contexto de criminalización y represión de la protesta social y del aumento de las violaciones de derechos humanos en forma de abusos, malos tratos y tortura por parte de los Cuerpos y Fuerzas de seguridad pública, nos hemos organizado para crear conjuntamente un sistema de alerta y respuesta temprana ante los casos de violaciones de derechos humanos en España. Un sistema basado en apoyar y reforzar las acciones y la coordinación de las personas que ya están trabajando contra los abusos, para incidir política, social y jurídicamente en la protección efectiva de los derechos humanos". Por tanto, una amplia red de activistas, bien organizada, y procedente de varios sectores profesionales, para reforzar la vigilancia y los sistemas de alerta ante los abusos contra las personas. 

 

Esta coalición, formada a finales de 2014, recibe apoyo económico del programa de Ciudadanía Activa de la Plataforma de ONG's de Acción Social y EEA-Grants, que busca el fortalecimiento de la sociedad civil, la justicia social y la democracia. Recibe también el patrocinio del medio alternativo Diagonal, de la Editorial Icaria, de Ecologistas en Acción, de la Asociación por los Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), o de la Asociación Iridia, entre algunas otras. Quizá sea uno de los MMSS mejor organizados y con más capacidad, ya que despliegan una acción coordinada a tres bandas entre la parte activista, la parte comunicativa y la parte jurista, cada una de ellas asesorando y realizando su labor de forma conjunta con las otras. Ofrece la posibilidad de descarga de un formulario de denuncia desde su propia web, y también se puede enviar por correo electrónico a la coalición la propia información sobre el hecho que se quiere denunciar. Esta plataforma también ha iniciado cursos de formación y talleres específicos para desarrollar una estrategia de incidencia y defensa en los tres frentes: social, judicial y político. Para ello, se han desarrollado acciones de formación en diversas ciudades del Estado Español enfocadas a juristas, periodistas y activistas que quieran trabajar o estén ya trabajando en la defensa de las personas defensoras de los derechos humanos. 

 

El objetivo final, según la coalición, es construir un nuevo concepto y un nuevo marco legal para garantizar la seguridad ciudadana desde la perspectiva de los derechos humanos, esto es, alcanzar un nivel de coordinación entre los tres marcos referidos (social, judicial y político) que garantice el despliegue de todo un sistema de detección y sistematización ante cualquier alarma detectada. Para ello, se hace necesario implementar mejoras colaborativas de las herramientas para la denuncia, a dichos tres niveles, bajo un marco mejorado de coordinación y realimentación continua. Las campañas de este MMSS están teniendo bastante repercusión en los medios de comunicación alternativos, tales como Andaluces Diario, La Directa, Diagonal, Tercera Información, eldiario.es, Kaos en la Red, Cuarto Poder, Naiz, Insurgente, La Haine, o Ara Info, pero también en los medios convencionales, como El País, o The Guardian. En definitiva, y sobre todo mientras tengamos que soportar en nuestro país aberrantes leyes como las referidas más arriba, es preciso que mediante todas estas plataformas, movimientos y coaliciones creemos un caldo de cultivo para hacer frente al ataque del Estado a la protesta popular, a la movilización masiva, surgida ante tanto atropello a los derechos básicos y libertades fundamentales. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
25 mayo 2016 3 25 /05 /mayo /2016 23:00
Autor: Josetxo Ezcurra

Autor: Josetxo Ezcurra

El TTIP pretende institucionalizar el neoliberalismo legal y jurídicamente, reduciendo el margen de maniobra de cualquier gobierno mínimamente progresista

Raúl Navas

Las reacciones del establishment a las campañas anti-TTIP que estamos haciendo los medios alternativos, los movimientos sociales, los blogueros, las asociaciones de consumidores, y algunas fuerzas políticas, no se ha hecho esperar. Diversas manifestaciones, que vamos a ir relatando, se están desarrollando en un intento de salir al paso de las campañas que llevamos realizando para la concienciación ciudadana ante la aberración que supone este "tratado comercial". Y todo ello se ha producido, sobre todo, a raíz de la filtración que ha llevado a cabo la organización ecologista Greenpeace Holanda, ante la cual, evidentemente, se ha armado mucho revuelo. Bien, una de las primeras manifestaciones ha sido la de enviar funcionarios desde Bruselas a los Ayuntamientos españoles que se han declarado "anti-TTIP", y que suelen corresponder con los que hemos denominado "Ayuntamientos del cambio". Pablo García nos lo cuenta en este artículo del diario.es, al que remitimos a los lectores para una mayor información. Hemos de advertir, de entrada, que las administraciones locales son las que tienen mayor peligro, ante el tratado, de perder su soberanía. 

 

Inicialmente, dos empleados de la Comisión Europea se reunieron hace aproximadamente un mes con representantes del Ayuntamiento de Barcelona, dirigido por Ada Colau, por ser el más beligerante contra el TTIP. Pero también se han enviado cartas a otros consistorios críticos con el tratado, como el de Sevilla, gobernado por el PSOE. Y según propias declaraciones de la CE, no se descartan conversaciones con otras Administraciones. En la ciudad condal, de hecho, tuvo lugar una gran manifestación ciudadana, seguida por miles de personas, advirtiendo de los peligros del TLC. Pero no sólo nuestro país registra oposiciones a la firma del tratado, ya que se ha conocido que más de la mitad de la población de algunos países ricos como Holanda, Alemania o Luxemburgo, también están en contra del tratado. En España concretamente, y a raíz de las últimas Elecciones Autonómicas y Municipales de mayo de 2015, cinco Comunidades Autónomas y 150 Ayuntamientos se han autodeclarado como "Zonas libres de TTIP". También tuvo lugar en Barcelona el Primer Encuentro Paneuropeo "Autoridades locales y la nueva generación de Tratados de Libre Comercio", que reunió a políticos, intelectuales y activistas en contra del TTIP. Y todo esto ha de organizarse, y muchas campañas más, para dar visibilidad al peligroso tratado, cuya ocultación al conjunto de la ciudadanía ha sido más que notable. 

 

En efecto, en esta sociedad de la comunicación, informatizada y globalizada, para que algo no exista, basta con que no se hable de ello. La ocultación de la información, o simplemente el hecho de ignorar un problema, un hecho o una información, son bastante para que dicho acontecimiento se ignore también por parte de la ciudadanía, y sólo el tratamiento que puedan hacer los medios alternativos pueda ser un vehículo para sacar a la luz ciertos aspectos de nuestra sociedad que los medios mayoritarios y convencionales ignoran a propósito. Lo estaban consiguiendo de hecho hasta la filtración masiva de Greenpeace, y a partir de ahí, las instituciones europeas ya se han visto obligadas a realizar masivas campañas, a todos los niveles, para limpiarle la cara al tratado, suavizar sus perversos efectos, mentir sobre sus terribles alcances, e intentar conseguir, al menos, reducir el impacto negativo que las campañas alternativas anti-TTIP están consiguiendo. Y en ésas estamos. Los partidos mayoritarios, PP y PSOE, que votan juntos el 75% de las veces en el Parlamento Europeo, se han encargado muy bien de que el asunto del TTIP no estuviera en el debate público, por tanto, que no se conociera, que fuera, simplemente, silenciado, aplicando la máxima de que aquéllo que no se conoce, de lo que no se habla, simplemente no existe. 

 

Pero el tiro les ha salido por la culata. Incluso dentro de las filas locales y de la militancia de base del PSOE se están levantando muchas voces críticas y contrarias al tratado, denunciando que su partido apoya en el Parlamento Europeo al diabólico tratado comercial. Y por su parte, como decimos, el intercambio de experiencias y de estrategias comunes para plantar cara al TTIP está cada día más organizado, lo cual explica también las prisas y el interés de las instituciones europeas y norteamericanas por aprobar el tratado cuanto antes. De entrada, y a raíz de ese I Encuentro Internacional de Municipios contra el TTIP, se ha reivindicado más democracia y transparencia ante estos asuntos, es decir, que los representantes y la ciudadanía en general sean escuchados, y sus criterios tenidos en cuenta, en cuantos aspectos conciernan a su vida cotidiana. A nivel europeo, más de 40 municipios se han adherido a este encuentro y han firmado sus conclusiones, tales como Colonia, Viena, Birmingham, Bruselas, A Coruña, Zaragoza o Ibiza. Y por supuesto Barcelona, que se ha erigido en capital de la resistencia contra el TTIP. Tampoco se ha quedado atrás el Ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena y su fantástico equipo, liderado por Carlos Sánchez Mato. 

 

En dicho encuentro también asistieron representantes del otro lado del Atlántico, para explicar a los asistentes el movimiento de rechazo de buena parte de la ciudadanía estadounidense ante este tratado, tal y como ocurrió con experiencias precedentes como el NAFTA (firmado entre Estados Unidos, Canadá y México), y donde se comprobó que efectivamente se cumplieron los malos augurios, y el tratado sólo trajo desventajas para la población. Así que en USA también tenemos un importante movimiento de ciudades contra el TTIP, que superan ya las 100, y entre las que se encuentran ciudades tan significativas como Miami o Seattle. En el contexto de este encuentro, también se acordó la creación de redes de colaboración comercial y de conocimiento y apoyo mutuo entre los municipios que se declaren contrarios al tratado, tanto europeos como estadounidenses. Pero por supuesto, frente a las lógicas neoliberales del tratado comercial TTIP, basadas en la competencia, estos acuerdos comerciales acordados en este ámbito estarán basados en la colaboración, en la cooperación y en políticas económicas y comerciales dirigidas a satisfacer las necesidades de la población, en lugar de a las grandes corporaciones. Larga vida por tanto a estas manifestaciones y acuerdos de los ayuntamientos contrarios al TTIP, una buena semilla para sembrar la oposición firme y global al tratado. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
24 mayo 2016 2 24 /05 /mayo /2016 23:00
Juan Rosell y su concepto del trabajo

Nunca el capital había logrado como en nuestros días ejercer un poder tan completo y global. Nunca como hasta ahora el capital había podido imponer tan abrumadoramente sus políticas, sus intereses, y sus dogmas sobre el planeta. Su religión, el fundamentalismo neoliberal. Su poder, sometido a una ley: el totalitarismo del dinero

Joan Benach y Carles Muntaner

Y gracias a ese poder tan completo y global, y a esa impunidad de la que gozan sus adalides, se ha permitido de nuevo el señor Rosell hacer un comentario de los suyos, sin que haya venido inmediatamente la policía a llevárselo detenido. Con tanta Ley Mordaza como tenemos, a estos abyectos personajes les protegen todas las leyes del mundo. No podemos grabar a policías haciendo su labor, ni criticar a la Corona, ni rodear el Congreso, pero sí podemos permitir que un personaje de esta calaña nos insulte permanentemente, nos avasalle impunemente, y se quede más fresco que una lechuga. Pero en fin, pongamos a los lectores en antecedentes: resulta que el todopoderoso Presidente de la patronal CEOE, el catalán Juan Rosell, asistía hace pocos días a la presentación de un Estudio sobre la Transformación Digital en nuestro pais (elaborado por Siemens y la consultora Roland Berger), cuando ha afirmado, entre otras cosas, que "el trabajo fijo y seguro es un concepto del siglo XIX", y que "en el futuro, habrá que ganárselo todos los días", y lo ha comparado con las diversas modas y tendencias, que son cambiantes en el tiempo. Remarcó también que las reformas y los cambios son "absolutamente imprescindibles", en la "vieja Europa", justificando la pérdida de derechos laborales en favor de los empresarios, ya que este tipo de medidas, asegura, hacen que los países sean "más atractivos"  para que las empresas tengan menos problemas y "hagan lo que tengan que hacer". 

 

Pero no es la suya una expresión sobre la constatación de un diagnóstico, sino la manifestación de quiénes están detrás de que efectivamente el trabajo humano se haya convertido en una mercancía como otra cualquiera, degradando todos los valores humanos y de la naturaleza. No es un diagnóstico neutro el que hace el señor Rosell, es la manifestación de un deseo, de una convicción, y es una manifestación que se une a otras tantas que el líder patronal viene realizando, algunas de ellas las hemos analizado en nuestro Blog, en diferentes artículos, a los que remito a los lectores, para que analicen y se den cuenta de que no son manifestaciones aisladas (por las que luego puedan decir que estaba "sacada de contexto", como argumentan otras veces), sino que es una convicción lógica dada su animadversión hacia todo lo que represente el trabajo estable y con derechos. El señor Rosell es el mismo que se aguantaba la risa (de felicidad, claro está) cuando la Ministra Báñez presentó su Reforma Laboral en febrero de 2012, gracias a la cual han podido practicar su indecente terrrorismo empresarial a lo largo y ancho de todo el país, provocando ERE salvajes, despidos injustificados, destrucción de puestos estables, precarización laboral, fraudes masivos, estafas laborales, explotación sin límites de los trabajadores y trabajadoras, deslocalización de empresas, subcontratación de falsos autónomos, evasión fiscal, y un largo etcétera de perversas prácticas que a la clase empresarial que representa el señor Rosell le gusta llevar a cabo. 

 

Por tanto, no nos extraña para nada que este peligroso personaje venga a darnos otra ración de su criminal ideología. Es la expresión de este neoliberalismo atroz, descarnado, vil, inhumano, salvaje, cruel y despiadado, que está llevando a la ruina a familias y a países enteros, por no hablar de la destrucción de la naturaleza y del saqueo a sus recursos naturales. El señor Rosell representa la flor y nata de todo este indecente conglomerado, el señor Rosell representa a los que están en las negociaciones secretas del TTIP, para pervertir los derechos laborales, sociales, medioambientales, sanitarios, alimentarios, etc. El señor Rosell pertenece a la misma camarilla que dicta a sus serviles políticos las políticas que hay que hacer, para que el mundo se vaya convirtiendo poco a poco en una pocilga. Y como decimos, no es la primera vez que el señor Rosell nos insulta a la clase trabajadora, a la inmensa mayoría social de este país, atacando el derecho a un trabajo estable. En otra ocasión, Rosell apostó por mejorar los derechos de los trabajadores temporales a costa de rebajar los de los trabajadores estables. Entonces expresó su deseo de esta forma: "Ojalá convenciéramos a los indefinidos para bajar ciertos derechos y dárselos a los temporales". Lo que no quiso decir es que después de esto se los quitarían también a los temporales, y así todos los trabajadores se quedaban sin derechos. 

 

Y hace aproximadamente una semana, Rosell advirtió que es "absolutamente necesario" que España y Europa lleven a cabo reformas "de las que duelen", haciendo referencia a la imposición de nuevos recortes sociales y laborales a la clase trabajadora. Como sospechábamos, la Reforma Laboral del PP no fue el final de nada, sólo fue una buena vuelta de tuerca, pero ellos siempre quieren más. ¿Hemos oído alguna vez al señor Rosell escandalizarse por el sueldo de más de 44.000 euros ¡diarios! que cobró el Presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, durante el primer semestre de 2015? Seguro que no. Para el señor Rosell y los suyos las ganancias, los yates de lujo, la evasión fiscal, las mansiones, las vacaciones de ensueño, los mejores hoteles, las comisiones ilegales, los contactos al más alto nivel, las cenas y comilonas, los coches deportivos...en una palabra, la vida padre, mientras que para la clase trabajadora las reformas "que duelen", es decir, la explotación, la precariedad, la inestabilidad, la ansiedad, los suicidios, los desahucios, los cortes de luz, la pobreza, la miseria, la esclavitud, la barbarie...¿no es eso, señor Rosell? ¿Lo hemos entendido bien? ¿Es eso lo que usted desea, no? ¿Eso es lo que usted le pide fervientemente a los gobernantes, no? ¿Es eso lo que usted llama un "país atractivo", no? 

 

La perversión de nuestra sociedad reside precisamente en que pueda salir en todos los medios de comunicación este peligroso y grotesco personaje diciendo esas barbaridades, y encima sea respetado y considerado un "agente social" fundamental, en vez lo que en realidad es: un criminal delincuente. Sí, porque el señor Rosell debería saber que cuando habla del trabajo está hablando sobre un derecho humano fundamental, al igual que si lo hiciera sobre la vivienda, la sanidad o la educación...¿cómo sonaría entonces decir que la vivienda "hay que ganársela todos los días"? ¿Y si hoy no me la gano? ¿Quién decide si tengo hoy derecho a una vivienda y mañana no? ¿Quién decide por mis derechos humanos fundamentales? ¿La gente como el señor Rosell? Este señor tira por tierra, sólo con una conferencia, décadas enteras de trabajo de comisiones de derechos humanos, que se han reunido y luchado durante décadas para reflejar en ciertos documentos los derechos humanos fundamentales, precisamente para que podamos tener eso, un mundo más humano. Por eso aseguramos que la perversión y la criminalidad de las declaraciones de Rosell rayan en lo delictivo. Tipejos como éste, en un auténtico Estado democrático, serían detenidos en el mismo momento de realizar esas declaraciones, y puestos a disposición judicial acusados de delitos contra la humanidad. Pero parece que aún estamos a años luz de esa situación. Adelante, señor Rosell, si se entrena un poquito más, aún puede ofendernos todavía más de lo que ya lo ha hecho. 

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
23 mayo 2016 1 23 /05 /mayo /2016 23:00
Autor: JKAL

Autor: JKAL

Los “crímenes” de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y de la presidenta Dilma Rousseff son sus esfuerzos para que los gobiernos de Argentina y Brasil representen a los pueblos de Argentina y Brasil y no a sus respectivas oligarquías y a Wall Street. En Washington esto constituye un delito grave ya que Washington utiliza a las oligarquías para controlar a los países de América del Sur. Siempre que los latinoamericanos elijan un gobierno que los represente, Washington derribará al gobierno o asesinará al presidente

Paul Craig Roberts

En suma, lo ocurrido en Brasil es un durísimo ataque encaminado no sólo a destituir a Dilma sino también a derrocar a un partido, el PT, que no pudo ser derrotado en las urnas, y a abrir las puertas para un procesamiento del ex presidente Lula da Silva que impida su postulación en la próxima elección presidencial. En otros términos, el mensaje que los “malandros” enviaron al pueblo brasileño fue rotundo: ¡no se les vuelva a ocurrir votar al PT o a una fuerza política como el PT!, porque aunque ustedes prevalezcan en las urnas nosotros lo hacemos en el congreso, la judicatura y en los medios, y nuestro poderío combinado puede mucho más que sus millones de votos

Atilio A. Borón

Dejémonos de paños calientes. Llamemos a las cosas por su nombre. Lo de Brasil ha sido todo un Golpe de Estado fáctico, es decir, ejecutado por los poderes fácticos, y como estos poderes son de carácter político, el golpe en Brasil es de tipo político, pero un golpe al fin y al cabo. Pero cuando no pueden ser políticos intentan ser económicos, como en el caso de Venezuela, o Argentina, y cuando no pueden ser económicos ni políticos, intentan ser militares, como en el caso de Honduras, o Paraguay, aunque no se dispare ni un solo tiro. El asedio de USA a la América Latina progresista es persistente, pues no pueden soportar que estén haciendo pequeñas revoluciones en su "patio trasero". Desde el Chile de Allende, pasando por la contra nicaragüense, por la Cuba de Fidel, por la Venezuela de Chávez, por la Bolivia de Evo, por el Ecuador de Correa, o por la Argentina de los Kirchner, los Estados Unidos no perdonan ningún intento de implantar políticas no digamos ya anticapitalistas o socialistas, sino ni tan siquiera de carácter más social. 

 

Después de los casos de Honduras y de Paraguay, donde sus legítimos Presidentes (Manuel Zelaya y Fernando Lugo) fueron despojados del poder mediante sucias maniobras golpistas, ahora ha llegado el turno al Brasil de Dilma Rousseff, de Lula y del PT, cuyos opositores, elevados a la categoría de jueces políticos mediante perversas leyes, están legitimando auténticos golpes blandos para desalojar del poder a los dirigentes que mejor han representado y velado por el bienestar del pueblo brasileño. La estrategia de fondo ha sido muy similar a la ya practicada en otros lugares de la América Latina progresista, consistente en provocar altercados callejeros, manifestaciones antigubernamentales, desestabilización económica y política, hostigamiento mediático, y todo ello con la inestimable colaboración de los sectores de la derecha local, apoyados en la sombra por el gobierno estadounidense y el gran capital transnacional. Todo responde a la obsesión de sacar del poder a toda costa a los gobiernos de corte popular, para restablecer el criminal modelo neoliberal, que ya condujera a muchos países latinoamericanos (como está conduciendo ahora a los europeos) a la pobreza, a la exclusión y al desempleo de las clases populares, mientras la élite de la derecha alcanza cotas de riqueza y poder inusitadas. 

 

En el caso de Brasil el cebo popular, el pretexto político para desarrollar su campaña, ha sido la corrupción, cuando los mismos que están detrás del derrocamiento de Dilma por "sospechas" de corrupción poseen un historial de corrupción probado y demostrado. Dicho de otro modo, los auténticos corruptos son los golpistas. Más concretamente, los instigadores del golpe y los que lo han corroborado con su voto son los que tienen abiertos procesos de corrupción en el Supremo Tribunal Federal. El objetivo está claro: desmontar a la fuerza lo que no han podido desmontar en las urnas, orquestar todo un proceso en la sombra de aparente legalidad institucional para revertir los avances en sanidad, en educación, en derechos laborales, y en fin, en instrumentos que garanticen la dignidad del pueblo. El destino final está claro, y no es otro que volver a situar a Brasil (a toda América Latina si les dejan) bajo las faldas de los gobiernos déspotas, desalmados y salvajes de los Estados Unidos. Les molestan los avances en la lucha contra la desigualdad, les molesta el reforzamiento del Estado, les molestan los sistemas de protección social, y los servicios públicos universales instalados durante los gobiernos progresistas latinoamericanos. Quieren imponer el regreso al Estado mínimo, a las "reformas" estructurales, a la dependencia y subordinación a los perversos mandatos del Fondo Monetario Internacional. 

 

Les molesta la democracia y la soberanía popular, les molestan todos los intentos de recuperar una vida digna para las clases trabajadoras, y sólo persiguen la subordinación a las instituciones y organismos guardianes del orden mundial neoliberal, responsable de toda la devastación de países enteros, y de sus respectivas poblaciones, de la esclavitud de la deuda y de los programas de rescate. Y así, mediante un escandaloso y vergonzoso procedimiento de "juicio político" contra la ya ex Presidenta, han vuelto a consumar otro ataque golpista disfrazado de "democrático" y "legal". Los cómplices de la conjura han sido esta vez los mismos parlamentarios brasileños, de la Cámara de Diputados y del Senado, cuya mayoría es representante del gran capital, en vez de los intereses populares. El apoyo mediático nacional e internacional al golpe también ha sido, como de costumbre en este tipo de operaciones, fundamental. Casi todos los medios han presentado a una Presidenta corrupta, frente a unos representantes de las instituciones intentando velar por la democracia, cuando lo que había era un claro interés por despojarla del poder mediante cualquier pretexto. Como a Maduro en Venezuela, a Lula y luego a Dilma les ha sido muy difícil gobernar con todo el aparato económico neoliberal en su contra, cuyo único objetivo era desprestigiar y desgastar al gobierno a toda costa. 

 

Aún así, las victorias electorales han podido siempre a los oscuros intereses de la derecha, y por ello organizan todas estas campañas de acoso y derribo, disfrazadas de procesos legítimos, para desalojarlos del poder por vías alternativas a las electorales. En el caso de Brasil, los grandes empresarios y la oligarquía le habían visto las orejas al lobo, como consecuencia del creciente protagonismo de clases populares, como los pobres, los negros y los habitantes de las favelas. A todo ello hay que unir las huelgas laborales, y las protestas juveniles, que ganaron sus respectivas batallas en las calles. El año 2013 fue especialmente intenso en huelgas y protestas, expandiéndose a sectores que anteriormente nunca se habían movilizado. Y así, trabajadores del sector de la alimentación (muy grande en Brasil) o de la limpieza urbana, reivindicaron mejoras en sus condiciones laborales, de salud o de seguridad, constituyendo peligrosos referentes para los sectores de la derecha. Y a pesar de la brutalidad policial desplegada para la represión de los sectores en huelga, las protestas sirvieron para canalizar núcleos de descontento popular, de denuncia y de defensa de los derechos humanos, en una escala creciente. Y todo ello constituyó la definitiva señal de alarma para los sectores de la oligarquía, que se han organizado finalmente para provocar el famoso "impeachment" sin causa justificada. 

 

El resultado es que Dilma ha sido apartada del poder provisionalmente, mediante un golpe institucional y antidemocrático (por ir en contra de los 54 millones de votos), durante un período máximo de 180 días, durante el cual el Senado brasileño deberá decidir por una mayoría de dos tercios de los votos si la acusación contra Rouseff se ratifica o no. Pero mientras, es de suponer que Michel Temer, el sustituto de la ya ex Presidenta, oscuro personaje donde los haya, aprovechará el tiempo en intentar revertir algunos procesos y medidas tomadas por los sucesivos gobiernos del PT. Sólo la movilización popular, el apoyo del pueblo, de la inmensa mayoría social consciente de la auténtica naturaleza golpista de la maniobra, podrá devolver el poder a sus legítmos representantes elegidos, y detener esta involución democrática en uno de los países más pobres e injustos del globo. Esperemos que así ocurra. Pero aún así, no debemos nunca bajar la guardia: el diablo, que huele a azufre, parafraseando al Comandante Hugo Chávez, lo volverá a intentar, tarde o temprano.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
22 mayo 2016 7 22 /05 /mayo /2016 23:00
Marxismo, Socialismo y Capitalismo en el Siglo XXI (126)

El materialismo histórico es una doctrina determinista. Su tesis fundamental afirma que es la existencia social lo que determina la conciencia social. La historia de las sociedades humanas se puede explicar y no es fortuita o arbitraria. Su desarrollo no depende de caprichos imprevisibles, ni de mutaciones genéticas, ni de algunos «grandes hombres» o de una multitud atomizada. Se explica en último término por la estructura fundamental de la sociedad de cada época determinada y por las contradicciones esenciales de esta estructura. Desde que la sociedad está dividida en clases, se explica por la lucha de clases

Ernest Mandel

Bien, vamos a insistir una vez más en nuestra visión de acabar con el capitalismo, enfrentado a la idea de acabar con la iniciativa privada, o con los mercados. Para que todo esto quede claro, y no ofrezca ningún lugar a posibles dudas o malentendidos. Frente a una parte de la izquierda que considera que finiquitar el actual sistema económico implica terminar con el mercado y la noción de empresa (iniciativa privada), nosotros entendemos que el Socialismo del siglo XXI es perfectamente compatible con la existencia de un nicho para la empresa privada. El sector público o "social" (como lo hemos llamado) debe ser amplio, fuerte y poderoso, pero eso no implica que no puedan existir empresas privadas. Hemos de tener en cuenta que la existencia de mercados y de intercambios comerciales son muy anteriores a la era capitalista (los fenicios, con fama de buenos negociantes, ya tenían en la antigüedad un buen mercado formado). Pero las empresas deben constituirse únicamente como organizaciones que tengan como objetivo producir algo (un bien, servicio o producto) de interés para la colectividad. Lo que el socialismo no puede admitir bajo ningún concepto es que las empresas, la iniciativa privada, puedan gobernar todos los aspectos de nuestra vida, puedan hacerse más poderosas que los propios Estados, puedan dirigir la economía, puedan mercantilizar (convertir en mercancía) los derechos humanos o de la naturaleza, o puedan constituir monopolios (u oligopolios) sobre actividades consideradas servicios públicos fundamentales. 

 

Por lo demás, la iniciativa privada puede continuar existiendo sin problemas. La perversión actual del capitalismo no reside pues en la existencia de la propia iniciativa privada, sino en que ésta ha dirigido el mercado hacia tres factores, como son el trabajo humano, el dinero (entendido como especulación) y los recursos naturales, que no pueden constituirse en mercancía, porque ello implica violar flagrantemente los derechos más elementales de la propia vida. El capitalismo, en su actual fase de neoliberalismo agresivo y salvaje, los mercantiliza, los desnaturaliza, los prostituye, terminando con el sentido mismo de la vida humana, en aras del enriquecimiento sin límites de una élite social. Un enriquecimiento a todas luces irracional, porque destruye los elementos básicos de la propia vida. Pervierte los valores humanos, los degrada, y saquea la naturaleza, destruyendo los recursos naturales que son de todos, y a todos pertenecen. Es aquí, por tanto, donde el socialismo se enfrenta al capitalismo. Es aquí donde se muestran sus radicales diferencias, sus diametralmente opuestos enfoques. No obstante, también queremos aclarar que el hecho de que sea lícita la iniciativa privada, no quiere decir que también lo sea la propiedad privada, en su sentido actual, esto es, entendida como un sagrado derecho inalienable que domina sobre todos los demás. Véase, por citar sólo un ilustrativo ejemplo, el enfrentamiento entre el hecho de que existan viviendas vacías pertenecientes a una determinada entidad financiera (propiedad privada), enfrentada al terrible hecho de que existan personas y familias sin una vivienda digna en nuestro país. 

 

Por tanto, donde Marx abogaba por "abolir la propiedad privada y sustituirla por la propiedad social", el Socialismo del siglo XXI aboga por instaurar la propiedad social de los grandes sectores estratégicos de la economía (para garantizar los derechos humanos y la satisfacción de las necesidades básicas), pero mantener la propiedad privada y la iniciativa privada para aquéllos otros sectores, bienes, servicios o productos que no formen parte de este ámbito. Y donde Marx abogaba por "abolir el trabajo asalariado como medio para eliminar las clases y sus antagonismos", el Socialismo del siglo XXI aboga por instaurar mecanismos e instrumentos (como la Renta Básica, tratada ampliamente en artículos anteriores de esta misma serie) que permitan al conjunto de la población obtener del sistema las garantías suficientes para una vida digna, independientemente de si se trabajo o no de forma asalariada, o de cualquier otra forma. Es decir, el Socialismo actual debe garantizar al conjunto de la ciudadanía las condiciones materiales para su existencia digna, garantizando que ninguna persona tenga que depender de la venta de su fuerza de trabajo para poder subsistir, alcanzando de esta forma cotas de libertad social nunca antes alcanzadas. 

 

Sobre los posibles modelos de organización, propiedad y democratización de las empresas, existen muchas variantes que se pueden adoptar. Desde el colectivismo al estatismo, pasando por todas sus variantes o matices. Entendemos que muchas empresas públicas puedan funcionar mejor desde el colectivismo (cada empresa pertenece a sus propios trabajadores, ellos mismos la poseen y la gestionan), y otras desde el estatismo (cada empresa pertenece al Estado, al conjunto de la sociedad). Pero como hemos dicho, el modelo de propiedad social mezcla los tres elementos (propiedad estatal, propiedad de los trabajadores y propiedad de la ciudadanía) repartidos por igual, garantizando de esta forma lo que creemos es el mejor sistema de democracia económica. El colectivismo tiene la ventaja de que los trabajadores/as, los gestores/as y los poseedores/as de los medios de producción son los mismos. Por su parte, el estatismo tiene la ventaja de que la economía puede planificarse mejor de manera global, de acuerdo con el interés general. Colectivismo implica mayor autonomía y libertad de los trabajadores/as, siempre que todos tengan las mismas opciones de pertenecer a cualquier empresa. Estatismo implica mejor planificación central de la economía. El colectivismo tiene como inconveniente que puede provocar desigualdades entre trabajadores/as de diversas empresas o sectores, puede incluso crear ciertas formas de capitalismo, además de una cierta descoordinación general. 

 

Bajo el colectivismo (o cooperativismo) puro, las empresas compiten entre sí pero pertenecen a todos sus trabajadores/as, convertidos así en una nueva suerte de "capitalistas". El estatismo por su parte tiene como inconveniente que los trabajadores son gestionados por otros, lo que puede dar lugar a conatos de burocratismo, nepotismo y corrupción. En este caso, bajo el modelo estatista puro, la figura capitalista que posee la propia empresa desaparece, pues se sustituye por el Estado, por el conjunto de la sociedad, pero son sus altos funcionarios, como representantes de la empresa, quienes se encargan de gestionarla, de tomar las decisiones estratégicas de acuerdo con el interés general (suponiendo un Estado verdaderamente democrático). Pero como decimos, las fracasadas experiencias del "socialismo real" desarrolladas durante el pasado siglo nos confirman los peligros que el modelo estatista posee, que al final desemboca en un capitalismo de Estado puro y duro. Véase el modelo actual chino como paradigma de lo que estamos contando. El colectivismo, por su parte, puede derivar en un capitalismo semi-privado, en una especie de capitalismo popular. Por ello, como ya hemos argumentado desde anteriores artículos, pensamos que la mejor solución es combinar ambos modelos, el colectivista y el estatista, imponiéndoles además el modelo ciudadano, es decir, reservando una tercera pata de la propiedad social para comités representantes de la soberanía popular, impidiendo de este modo los inconvenientes de los otros modelos. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
19 mayo 2016 4 19 /05 /mayo /2016 23:00
Panorama actual de los Movimientos Sociales en España (XXI)

Vamos a dedicar las próximas entregas de la serie a los MMSS que luchan contra la represión y por el respeto a los Derechos Humanos, pero dejando aparte a los movimientos y asociaciones que luchan por el respeto y la integración de los migrantes, a los que dedicaremos capítulo aparte. Existen en nuestro país infinidad de movimientos, grupos, asociaciones y plataformas que velan, cada una de ellas más o menos especializada en su ámbito, por la garantía de aplicación de los derechos humanos básicos y fundamentales en nuestra sociedad, que parece estuvieran perdiendo reconocimiento bajo esta perversa sociedad neoliberal. En efecto, la llamada "Ley Mordaza" puede ser considerada una ley paradigmática en este sentido, ya que aprobada sólo con la soledad del Partido Popular y de su represor gobierno, significa un paso atrás en la consecución de una sociedad libre y democrática, involucionando hacia un modelo policial y represor, imponiendo su particular visión del "orden público" de la época franquista. 

 

Y ante tal atropello de derechos fundamentales, durante los últimos años de la legislatura de Rajoy han ido surgiendo múltiples y diversos movimientos sociales que se han ido creando para luchar, cada uno a su modo, por intentar que se reconozcan y se respeten las más básicas libertades públicas y derechos fundamentales. Derechos civiles, tales como los de asociación, protesta, movilización, huelga, reunión pacífica, etc., han sido violentamente conculcados mediante la susodicha ley mordaza, que ha llevado al ámbito administrativo muchas actitudes y comportamientos que antes no constituían ningún tipo delictivo, penando con exageradas multas determinados comportamientos que ellos consideran "peligrosos para la seguridad ciudadana", y dejando de garantizar la tutela judicial efectiva en su aplicación práctica. Al amparo de esta denigrante situación, han ido surgiendo movimientos como la Red Solidaria Antirrepresiva de Madrid, la Plataforma Solidaria Antirrepresiva, la Plataforma "No Somos Delito", la Plataforma "Defender a Quien Defiende", la Plataforma "No tenemos miedo", o la Plataforma de Madrid contra los Juicios Políticos a Euskal Herría, entre otras muchas que se pueden enlazar y consultar desde las páginas en Internet de dichos movimientos. 

 

Nos vamos a detener en los MMSS más representativos, porque como hemos visto, existe luego una multitud de variantes geográficas de los mismos, repartidos en prácticamente todas las Comunidades y provincias de nuestro país. Un colectivo de especial interés es el denominado "Madres Contra la Represión", que se definen en esta entrevista de Enric Llopis como una asociación de madres de clase obrera y con conciencia social. Surgen a raíz de los primeros casos que se registraron al comienzo de la legislatura del PP, de detenciones, abusos y malos tratos por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad hacia determinados manifestantes de algunas organizaciones. Fue concretamente muy sonado el caso de Alfon, injustamente encarcelado, maltratado y sentenciado por unos actos que no había cometido. Madres Contra la Represión es la expresión más directa de la manifestación de la angustia de las madres de esos hijos que protestan, que encabezan pancartas y movilizaciones, y que sufren injusticias y vejaciones por parte del sistema. Este MMSS se funda en abril de 2013 en un colegio del distrito madrileño de Vallecas, pero sus antecedentes quizá haya que buscarlos antes, por ejemplo en el asesinato de Carlos Palomino en el metro de Madrid a manos de un neonazi en el año 2007. 

 

Detenciones arbitrarias, multas exageradas, represión policial, vulneración de los derechos fundamentales de las personas detenidas, prisiones preventivas sin fianza por ausencia de delitos, acusaciones infundadas, impunidad policial (como en los casos de Andrés Benítez muerto a manos de los mossos d'esquadra, o de Ester Quintana que perdió un ojo debido al disparo de una pelota de goma), y en definitiva, constante persecución y represión de la legítima protesta y manifestación popular, son los motivos que mueven a estas madres a formalizar su colectivo. Como una especie de versión española de las famosas "Madres de Plaza de Mayo" argentinas, centran el apoyo en la juventud, que como dueña del futuro, ha sido siempre objeto de la más feroz represión por parte de la maquinaria del Estado. Al ser su potencial imparable, es un colectivo que preocupa mucho a las fuerzas represoras de todo gobierno autoritario que se precie, como el que hemos sufrido durante la última legislatura del Partido Popular, que se ha manifestado también en el escándalo del voto rogado, que está impidiendo de facto el voto de miles de jóvenes residentes en el extranjero. Y así, esta indecente sociedad en que vivimos, en vez de garantizar un futuro de seguridad y estabilidad a nuestros jóvenes, permitiéndoles elegir  el rumbo de sus vidas, recibir una educación universal de calidad y poder acceder a un trabajo digno, criminaliza a la juventud rebelde ante el sistema, inconformista, y los margina y condena a la precariedad, al desempleo, a la exclusión o al exilio. 

 

Y además, si intentan protestar en defensa de sus legítimos derechos, el cruel e inhumano sistema que padecemos los reprime y encarcela, considerándolos viles delincuentes, a la vez que protege a los auténticos delincuentes y corruptos. Madres Contra la Represión está integrada en la Red Solidaria Antirrepresiva Estatal y en la Plataforma Solidaria Antirrepresiva de Madrid, que apoyan sin reservas su trabajo. Psicólogos, abogados y demás recursos personales y materiales que se necesiten son aportados de forma solidaria, y su financiación procede fundamentalmente de la venta de material diseñado propiamente por el colectivo, como mecheros, camisetas, etc. Ante cualquier detención sospechosa, este colectivo de heroicas y orgullosas madres acude en masa a la Comisaría de Policía, o al Juzgado donde queden a disposición los jóvenes implicados, y desarrollan sobre todo una labor de apoyo familiar importantísima, asesorando, tranquilizando y empatizando con los amigos y familiares de los jóvenes detenidos o juzgados. También imparten charlas y coloquios en todos los foros donde son invitadas, desarrollando una importante labor pedagógica y de concienciación social sobre el alarmante fenómeno represivo que vive nuestra sociedad. En los últimos años, multas, sanciones y condenas por participar en piquetes informativos, por participar en huelgas, por grabar a policías, por protestar ante casuísticas y circunstancias diversas, han conducido a cientos de personas a ser víctimas de tan perverso sistema. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
17 mayo 2016 2 17 /05 /mayo /2016 23:00
Protesta de trabajadores de Telefónica//RAMÓN SERRA / Fotomovimiento

Protesta de trabajadores de Telefónica//RAMÓN SERRA / Fotomovimiento

Uno de los dominios que, a pesar de afectar a una parte importante de la población, sigue recluido en el ámbito de lo “particular”, es el de los atentados contra los derechos humanos en el ámbito de las empresas. A pesar de que una parte importante de nuestra existencia transcurre en los lugares de trabajo, pareciera que todavía hubiera un cartel a la puerta de muchas empresas que dijera “El que aquí entra, que abandone toda esperanza de exigir sus derechos”. Como si el derecho al trabajo excluyera el resto de derechos, como si el ejercicio de la ciudadanía fuera un pasatiempo para los ratos de ocio, como si la democracia se detuviera en los muros de las empresas…

Extracto de la Presentación del Proyecto "Abusos Patronales"

Empresas, empresas y más empresas. Miles de empresas, millones de empresas, y sus empresarios (dueños, accionistas, directivos, etc.), muchos de los cuales acumulan más poder del que nuestra imaginación sería capaz de concebir. Ese es el paradigma que se nos vende desde el pensamiento dominante de esta salvaje sociedad capitalista, y que se manifiesta en ayudas y subvenciones a los empresarios, potenciación de la figura del empresario, hegemonía de la clase empresarial en las relaciones laborales, y tratados comerciales internacionales para consolidar y ampliar esta fuerza empresarial. Los empresarios, nos dicen, son los auténticos "Dioses" del sistema, son los "creadores" del empleo, son los que "arriesgan" su capital, son los que contribuyen al "crecimiento" económico, y un sinfín más de eslóganes y propaganda neoliberal para encumbrar a la figura del empresario privado, yendo en detrimento de los trabajadores, de los empleados, y sobre todo de los empleados públicos, los cuales están sufriendo claros ataques a su estabilidad y a sus derechos, presentándose como los "privilegiados" del sistema, bajo una clara campaña de acoso y derribo. 

 

Pero la pregunta sería...¿Hacen los empresarios honor a este proceso de encumbramiento social al que el pensamiento dominante les conduce? Pues parece que no. El día que aparezca un empresario formal, íntegro, honesto, respetuoso con la legalidad y con sus trabajadores, preocupado por el bienestar de su plantilla, y que no pretenda abusar ni explotar a sus subordinados, ése día seguro que lo estaré soñando. Nuestra clase empresarial tiene fama, además, de ser la más desalmada, retrógrada e intolerante de toda la Unión Europea. Tenemos a varios ex dirigentes de nuestras organizaciones patronales en prisión, y a cientos de ellos acusados de varios delitos contra las normativas laborales, o de explotación de sus trabajadores y trabajadoras. Muchas empresas se están convirtiendo en auténticos paradigmas de la explotación del siglo XXI, tales como la sevillana Abengoa. En este artículo de Paulino Ramos y Ana González para el medio Diagonal, algunos de los trabajadores de la multinacional andaluza relatan sus prácticas abusivas. Y eso que en su Informe anual de 2012 asegura tener "compromiso con la formación, la motivación, el desarrollo profesional y la conciliación de la vida profesional y personal" de sus empleados. Buena palabrería. Falsedad documental (porque está escrito en un documento). 

 

Como pequeño dato curioso e ilustrativo, diremos que la sede de la empresa Abengoa en el Campus de Palmas Altas se ha ganado el sobrenombre de "Palmatraz", debido a las férreas medidas de control que se proyectan sobre la plantilla. Desde hace unos años esta empresa pertenece al grupo VIP del IBEX-35, habiendo recibido para ello gran cantidad de dinero público en forma de subvenciones de la Junta de Andalucía y del Gobierno Central. Y a pesar de las ganancias declaradas del año anterior (257 millones de euros), éstas deben parecer insuficientes para la Dirección de la compañía, a tenor del ERE practicado a sus empleados. Deslocalizaciones salvajes, rápidas y forzosas, jornadas laborales abusivas, horas extras sin remunerar, hostigamiento hacia la sindicación u obsesión por el control permanente sobre sus trabajadores/as están también entre las prácticas de la compañía. Y Abengoa es sólo un ejemplo de las múltiples prácticas de auténtico terrorismo empresarial que las grandes empresas ejecutan contra sus empleados y empleadas. El abuso empresarial es constante, incisivo, machacón, interminable, ruin y despreciable. Parece cumplirse la regla de que cuanto más beneficios y poder poseen los dirigentes empresariales, más déspotas resultan ser para sus trabajadores y trabajadoras. Nuestros empresarios se han convertido en auténticos delincuentes que viven a costa de la explotación, que se aprovechan del miedo al desempleo que poseen muchos trabajadores, y de las personas que no conocen sus derechos, o no están en situación de poderlos exigir. 

 

Pero también hemos de diferenciar entre las "malas prácticas" desarrolladas por las grandes empresas (que van en la línea de la corrupción, de la evasión fiscal, de la deslocalización de sus sedes, de los ERE salvajes, de la participación en negocios sucios, de la explotación de la naturaleza, etc.), de los abusos contra los trabajadores/as (y a veces contra sus clientes) cometidos por los pequeños y medianos empresarios (que van más en la línea de las estafas masivas, despidos improcedentes, economía sumergida, etc.). Pero no se crean, hay de todo. En este artículo del portal Yahoo se nos cuenta cómo la gran Mercadona ha despedido a una trabajadora por criticar a la empresa en las redes sociales. Por lo visto no llevan bien las críticas de sus empleados. ERE's y despidos colectivos están a la orden del día. En este último año que se nos viene vendiendo como el de la "recuperación económica", tenemos conflictos laborales, entre otras muchísimas empresas, en Abengoa (sector energía), Cemusa (sector gráfico), Auzsa (sector transporte), Arcelor (sector metal), Montrata-Maessa (sector metal), ZF TRW (sector automoción), Coca-Cola (sector alimentación), Unipost (sector de servicios postales), Correos (sector postal), Unidad Editorial (sector de medios de comunicación), TRAGSA (sector de la ingeniería civil), Dulciora (sector alimentación), Banco Santander (sector banca privada), FCC (sector construcción), HP España (sector tecnologías de la información), o Citröen (sector automoción). 

 

Pero como hemos afirmado, absolutamente todas, desde las grandes compañías transnacionales hasta el mísero bar de la esquina, todas, practican los abusos empresariales hacia sus empleados/as. Pues bien, al menos para poderlo publicar y denunciar, una nueva plataforma puesta en marcha por un grupo de investigación de diversas Universidades andaluzas ha sido creada para recoger las situaciones de precariedad e ilegalidad con las que conviven diariamente miles de trabajadores/as. Lo cuenta Olivia Carvallar en este fantástico artículo de La Marea. Este proyecto, titulado "Denunciemos los Abusos Patronales", cuya web es http://abusospatronales.es/, funciona a modo de perfecto escaparate visual e informativo para denunciar estas deleznables prácticas por parte de los patronos. El objetivo principal de la plataforma es dar visibilidad a esa precariedad, a esos abusos y a esa pérdida de derechos progresivos, la mayoría de las veces escondidos, o reducidos al ámbito más íntimo de quiénes lo sufren, y de su entorno más cercano (amigos, familiares, etc.). A partir de ahora, además de compartirlo con su círculo íntimo, o de poder denunciarlo ante las autoridades laborales, también se podrá publicar en este sitio web. También tiene la función de servir de foro de comunicación entre los propios trabajadores, que pueden intercambiar información, consejos y experiencias. Tras la agresiva reforma laboral del PP, los abusos patronales han aumentado desde todas las perspectivas, y además, se han legalizado ciertas situaciones que antes constituían claros delitos. 

 

La web del proyecto "Abusos Patronales" es una auténtica joya, ya que no sólo posee la sección de denuncia de casos concretos a la que hemos hecho referencia, sino que también contiene secciones para relatos breves, informes, estadísticas y análisis laborales, información jurídica (muy interesante para estar informados sobre nuestros derechos), y otra sección de noticias. Asímismo, posee enlaces a otros sitios de asesoría jurídica, así como a otras páginas de denuncia. Animamos desde aquí a los sufridores de cualesquiera abusos por parte de la patronal, para que (entre otras acciones posibles) lo denuncien a través de esta web, y dichos casos salgan del anonimato, dejen de estar recluidos en el ámbito de lo privado, de "lo particular", en el más estricto, oculto y reducido ámbito de lo íntimo, y que como mucho se comparte con compañeros de trabajo, o en aireadas discusiones de bar. Porque, como dicen los creadores del sitio: "Que un problema sea público o privado es el fruto de factores políticos, de relaciones de poder". Animamos por tanto a utilizar estas herramientas que la tecnología nos proporciona, y que nos pueden ayudar a que estos problemas salgan del ámbito privado, para pasar a convertirse en lo que realmente son: problemas sociales. Por tanto, problemas públicos, porque la inmensa mayoría social los sufrimos. Felicidades a los creadores de tan valioso proyecto.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
16 mayo 2016 1 16 /05 /mayo /2016 23:00
Autor: Josetxo Ezcurra

Autor: Josetxo Ezcurra

La verdad en el capitalismo no solo es ocultada y denostada, hoy es perseguida, legitimándose una realidad ontológica y epistemológica mentirosa; como ejemplo de lo dicho, hace poco aprueban la Directiva Europea de Secretos Comerciales que blinda la opacidad de empresas y corruptos al imponer multas brutales y penas de cárcel a los que llama “filtradores de información”. Reseñar que en esta Europa del capital son los políticos de los partidos mayoritarios –en España PP y PSOE- los que firman para aprobar esta nueva agresión; eso sí, volverán a salir en los medios afirmando que son serios y responsables, creando otra verdad que es mentira

Carlos G. Osto

Porque resulta que, a raíz de tremendos escándalos como la reciente filtración de los llamados "Papeles de Panamá", el asunto de los secretos comerciales está también siendo mirado con lupa. Y así, Carlos Mier nos relataba hace pocos días en La Marea (artículo del cual obtenemos toda esta información) la aprobación de una nueva especie de "Ley Mordaza" europea para proteger a las corporaciones de las posibles filtraciones de la prensa, y de sus periodistas. Básicamente, esta nueva normativa, que será incorporada en su momento a la redacción final del TTIP (si es que no conseguimos impedirlo por la fuerza de la movilización popular), podría actuar como arma para demandar a periodistas o a cualquier persona que revele información considerada "secreta". En concreto, la Directiva "Trade Secrets" sobre la protección de conocimiento no revelado e información comercial (secretos industriales) podrá actuar contra toda adquisición, uso o revelación de la misma considerada ilegal. Y bajo la excusa de proteger a las empresas del famoso espionaje industrial, se abre un peligroso camino y un precedente que puede traer nefastas consecuencias. 

 

La cosa estuvo bastante reñida en el Parlamento Europeo, pero al final, como era previsible, fue aprobada con los votos de los Demócrata Cristianos (donde se integra el Partido Popular), los socialdemócratas (PSOE), y los liberales (Ciudadanos). En total, 503 votos a favor, frente a los 131 en contra procedentes de Los Verdes y el Bloque de Izquierdas (donde están los diputados de Podemos e IU). Más o menos como siempre. Y también como siempre, los abogados del lobby industrial de Bruselas han logrado que el texto final de la Directiva sea lo suficientemente ambiguo como para que la ley pueda ser usada también contra medios de comunicación, o empleados que revelen información considerada secreta. En contra de su aprobación ya se habían manifestado cientos de organizaciones civiles (tales como ATTAC, Corporate Europe Observatory, Lobbycontrol, Transparency International France, Tax Justice Network o Xnet), que además habían elaborado pocos días antes un llamamiento a los eurodiputados para frenar la aprobación de dicha Directiva, que consideran una amenaza para la libertad de expresión y para el control democrático del sector privado. 

 

¿Dónde está el problema fundamental en su aprobación? Pues básicamente, en que la definición de "secreto industrial" es muy vaga e imprecisa (obsérvese cómo es una táctica generalizada cuando las clases dominantes intentan imponer su voluntad, que consiste en utilizar el contexto normativo con total laxitud). Y así, las condiciones que se expresan en la citada Directiva son que la información no sea "conocimiento común o fácil de acceder para personas en los ámbitos donde se suele trabajar con información de este tipo", que "tenga valor comercial porque es secreta", y que la empresa en cuestión haya tomado "medidas razonables para mantenerla en secreto". Bajo esta definición, y sin ir más lejos, podría encuadrar perfectamente el fraude de las emisiones de Volkswagen, que básicamente se han filtrado mediante informes internos sobre abusos o malas prácticas de una compañía, pero que afectan al interés general. Como vemos, el precedente es tremendamente peligroso. Ante cualquier filtración, las empresas tendrán en principio el derecho a demandar a cualquiera que publique informaciones que ellas consideren como secreto industrial, y será un juez quien tendrá que ponderar entre este derecho económico y el derecho a la libertad de expresión y de información de los periodistas. 

 

Se dará de este modo una vuelta de tuerca más a la ya muy extendida práctica de acoso judicial que las empresas privadas e individuos poderosos llevan a cabo contra los medios de comunicación, porque entienden que se han vulnerado su derecho al honor o a la privacidad, extendido ahora a los secretos comerciales, que se convierte en un posible argumento adicional para estos procesos. Y por supuesto, en el lado estadounidense se está trabajando en alguna herramienta parecida, para que al final haya una convergencia por abajo, y se incorpore al futuro TTIP la normativa que más favorezca a las grandes empresas transnacionales. Al final, habrán conseguido otro paso más hacia su completa impunidad. Pero es que podemos extender este escenario hasta incluir los casos de organizaciones que llevan destapando desde hace años tremendas filtraciones sobre prácticas ilegales o ilícitas, tales como Wikileaks, o sus variantes Luxleaks, donde la consultora PriceWaterhouseCoopers (PWC) ha demandado a varios de sus empleados y a periodistas. En la práctica, por tanto, la Directiva extenderá la opacidad como una tela de araña, hasta el punto no sólo de obstaculizar la labor de los filtradores, sino de desprotegerlos ante el inmenso poderío legal de las transnacionales. 

 

Pero tal como nos cuenta en Público Carlos del Castillo, el blindaje que esta Directiva ofrece a las empresas es tal que incluso los propios conocimientos de sus trabajadores/as serán considerados "propiedad empresarial". Se extiende incluso a aquéllas personas que puedan revelar corrupción, malas prácticas o irregularidades de gobiernos o corporaciones. La desvergüenza de esta Unión Europea no tiene límites, porque mientras en España PSOE y C's proclaman firmemente su intención de apoyar a los denunciantes de casos de corrupción, en el Europarlamento votan a favor de estos disparates legislativos, de estas aberrantes normativas. Y es que el miedo que le tienen a las grandes corporaciones es atroz. Se convierte en una excepción la transparencia, ya que serán los propios filtradores los que tendrán que demostrar ante un juez el interés público de sus revelaciones. Se desincentivá la actividad de denunciar las prácticas irregulares, opacas o corruptas, que ya en nuestro país destroza la vida de sus protagonistas, personas anónimas que no sólo son despedidas de sus empresas o puestos públicos, sino que se ven envueltas en procesos de acoso laboral, judicial y económicos de dimensiones gigantescas. A nivel internacional tenemos los casos de Julian Assange, Edward Snowden o Chelsea Manning, y a nivel nacional, podemos mencionar a Ana Garrido (denunciante de Gürtel), o a Luis Gonzalo Segura (denunciante del Ejército). Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
15 mayo 2016 7 15 /05 /mayo /2016 23:00
Autor: Josetxo Ezcurra

Autor: Josetxo Ezcurra

No habrá en el mundo leyes capaces de abolir la desigualdad y la explotación mientras exista la economía mercantil, mientras se mantenga el poder del dinero y la fuerza del capital. Sólo la organización de la gran economía social, planificada, con la transferencia a la clase obrera de la propiedad sobre todas las tierras, fábricas y medios de producción, está en condiciones de poner fin a toda explotación

V. I. Lenin

Por tanto, lo que tenemos claro hoy día, y creo que así lo asumen la inmensa mayoría de pensadores marxistas, es que lo que Marx y Engels denominaron como "Dictadura del proletariado" debe ser reemplazado por mecanismos de democracia plena, total y absoluta, por instrumentos de democracia social, popular y participativa. Una democracia que también contempla y afecta a la faceta económica, esto es, al mundo de las empresas públicas y privadas. Y podríamos preguntarnos entonces: ¿supone esto una ruptura con el concepto de "Revolución Social" que preconizaron dichos autores? Pues veamos. Desde el punto de vista del materialismo marxista, una revolución social es la violenta ruptura de la superestructura jurídico-política, el derrumbe del poder de una clase dominante, cuyo antagonismo con las nuevas relaciones de producción han generado un desajuste tal, que inevitablemente conducen a su hundimiento, para dar paso a nuevas relaciones socio-económicas, esto es, a nuevas relaciones de propiedad y de producción. Por tanto, y como podemos comprobar, nuestro modelo de "propiedad social" implementado mediante mecanismos de democracia plena (participativa y económica), supone de facto la revolución social propugnada por los creadores del Marxismo. 

 

El calificativo "violenta" puede despistarnos en principio, pero vamos a aclararlo. Cuando hablamos de "violenta ruptura" no queremos decir que vayamos a sacar los tanques a la calle, ni que vayamos a entrar a los grandes despachos empresariales con ametralladoras. Para comprenderlo, analicemos lo que está ocurriendo hoy día en nuestra sociedad, claramente marcada por el neoliberalismo más salvaje. Por ejemplo, por sentencia judicial, amparada lógicamente en nuestro ordenamiento jurídico vigente, a alguien se le desaloja de su vivienda (por ejemplo por estar en paro y no poder hacer frente a los pagos de su hipoteca) y se le deja en la calle, impidiéndole su derecho humano fundamental a una vivienda digna. Y podríamos preguntarnos: ¿no es esto también un tipo de violencia? Muchas personas se han suicidado, ante el acorralamiento al que el sistema les conduce. ¿No es esto también violencia? Miles de personas despedidas de sus empresas (porque éstas se deslocalizan, o prefieren contratar personal precario), miles de jóvenes abocados al exilio, miles de personas excluidas del sistema sanitario público, miles de inmigrantes encarcelados sin haber cometido delito alguno, y podríamos seguir...¿no son éstas también manifestaciones de la más descarnada violencia? Pues en ninguna de ellas se han usado las armas. Mejor dicho: no se han usado armas de fuego, pero sí se han usado las armas de la injusticia, del poderío indecente y criminal de una clase sobre otra, se han usado las armas jurídicas de un perverso sistema antisocial y antidemocrático. 

 

Pues de igual modo, cuando nosotros usamos el calificativo "violenta" en nuestro planteamiento, a lo más que estamos haciendo referencia es que, mediante la aplicación de un nuevo contexto legislativo más favorable a las clases populares y trabajadoras, y por poner un ejemplo, un grupo de funcionarios entre con un mandamiento judicial a la sede de varios despachos de los jefes de Telefónica, o de Endesa, o de Iberdrola, y proceda a su desalojo, a su expropiación y a su nacionalización. Incaute toda la documentación requerida de la empresa, desaloje a los antiguos jefes, proceda a nombrar nuevos jefes procedentes del ámbito público, e indemnice a los pequeños accionistas de la compañía, para comenzar a partir de ahí una gestión pública y democrática de la misma, designando comités de trabajadores que la controlarán a partir de ese momento. Estamos seguros de que, para los actuales jefes de estas grandes empresas transnacionales, el escenario que estamos describiendo sería "de una gran violencia". Pero como vemos, a no ser que estos propietarios capitalistas privados se negaran a desalojar o mostraran comportamientos violentos, no haría falta avisar a los Cuerpos de Seguridad del Estado. Esta es la única "violencia" a la que nos referimos. Y está haciendo falta ya como el comer, para acabar con los desmanes, la violencia y las criminales actitudes de toda la gentuza del ámbito megaempresarial, que es en realidad la que nos gobierna. 

 

El modelo de "Propiedad Social", por tanto, es la fase donde el Estado pierde ya su estructura clasista, se elimina su carácter burgués que clásicamente lo ha dominado, y se transforma en un nuevo Estado que representa a los trabajadores y trabajadoras, a las clases populares, y a sus intereses inmediatos e históricos. Y aunque se mantiene la iniciativa privada (no hemos dicho en ningún momento que no puedan continuar existiendo empresas privadas, con sus respectivos gestores privados), las grandes empresas de los sectores estratégicos de la economía, ligadas a la satisfacción de las necesidades sociales, de los derechos humanos y de los servicios públicos (alimentación, energía, banca, transportes, agua, telecomunicaciones...), no solamente se hacen públicas, no solamente se hacen estatales, sino que se hacen "sociales", democratizándose, y siendo gestionadas por sus propios trabajadores, y por el conjunto de la sociedad. De esta forma se impide definitivamente que se instale cualquier atisbo de corrupción, se impide el paso a ellas de cualesquiera iniciativas privadas (aunque también pueden existir otras empresas de carácter privado que se dediquen a esas mismas actividades), se impide la mercantilización de sus bienes, productos y servicios, y se garantiza su suministro y satisfacción al conjunto de la población. Si conseguimos alcanzar este estadío...¿qué hemos conseguido realmente? La auténtica revolución social. Hemos cambiado la correlación de fuerzas, hemos alterado las relaciones de propiedad y de producción, y hemos conseguido una sociedad plena y auténticamente democrática. De ahí que este modelo cause tanto espanto a las clases dominantes. 

 

Porque además, este modelo de propiedad social no sólo tiene las ventajas que hemos descrito, sino que gracias a él, será posible garantizar, reforzar y completar todo el catálogo de derechos fundamentales y servicios públicos, de tal forma que la renta básica, la vivienda, la sanidad, el trabajo, la educación, la cultura, los medios de comunicación, los servicios sociales, la dependencia, la justicia o la seguridad, entre otros, serán servicios 100% públicos, gratuitos y universales. Eso implica que la gestión democrática debe también llegar a todos ellos, para impedir cualquier intento de involucionar hacia métodos o formas de mercantilización o privatización de los mismos. El modelo de propiedad social es asímismo la mejor garantía de asegurar la denominada "función social de la propiedad", tan denostada bajo el capitalismo neoliberal que nos invade. Y por último, el modelo de propiedad social también garantiza la consecución de los dos ejes fundamentales que deben regir el nuevo concepto de ciudadanía, tales como su garantía de satisfacción de los derechos humanos, y su participación política y social plena, como integrante de pleno derecho de la comunidad de donde se forma parte. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías