Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
9 noviembre 2016 3 09 /11 /noviembre /2016 00:00
Montaje Viñeta: http://www.ecorepublicano.es

Montaje Viñeta: http://www.ecorepublicano.es

Lo primero que quiero decirle al señor Ansón es que me gustaría responderle a través del mismo medio de comunicación que él ha utilizado, porque seguro que mi respuesta llegaría a muchos más lectores y lectoras. Pero desgraciadamente, esos grandes altavoces mediáticos sólo están disponibles para personajes como el señor Ansón. El resto, los que discrepamos, los que vemos la sociedad y el mundo de otro modo, nos tenemos que conformar con publicar nuestras ideas en blogs personales, o en medios de comunicación alternativos. Pues bien, el caso es que el señor Luis María Ansón, miembro de la Real Academia de la Lengua, y ex Director de ABC y de La Razón, dos de los diarios más reaccionarios del catálogo español de medios, ha escrito recientemente un artículo en el diario El Mundo, titulado "El caudillaje de Iglesias", donde destila una serie de opiniones, actitudes y pensamientos que vamos a intentar rebatir. El escrito comienza retomando la frase con la que Pablo Iglesias contestó a la Presidenta del Congreso, Ana Pastor, cuando éste le reprobó los comentarios que había hecho "contra el honor de los diputados de esta Cámara". Pero en realidad, Iglesias sólo había trasladado a la tribuna lo que los jueces han escrito varias veces en distintos autos, que no es más que calificar al Partido Popular de "organización criminal" diseñada para delinquir, una organización que, además, se presenta a las elecciones, representando a los poderes fácticos que, desgraciadamente, aún nos gobiernan. 

 

Si viviéramos en un país democrático y con dos dedos de vergüenza, el debate no serían los comentarios de Pablo Iglesias sobre los "potenciales delincuentes" que se sientan en nuestro Parlamento, ya que ese debate habría quedado zanjado con la ilegalización del PP. Pero el señor Ansón, lejos de arguir esta posibilidad, se dedica a comparar a Pablo Iglesias, por la referida frase, con Hitler, con Mussolini, con Franco, con Fidel Castro o con Hugo Chávez. De entrada, tiene gracia que el señor Ansón se refiera a Franco en el grupo de los dictadores, cuando su Diario ABC, del que él fue director durante muchos años, es el medio de comunicación franquista por excelencia que tenemos en nuestro país. Pero independientemente de eso, mete en el mismo saco a los referidos dictadores, que masacraron a su pueblo y lo hicieron involucionar en derechos y libertades de forma brutal, con los libertadores Fidel Castro y Hugo Chávez, auténticos líderes de sus pueblos, amados por sus respectivas sociedades, por haberlos liberado del yugo imperialista y capitalista. No sé para Pablo Iglesias, pero para mí sería un honor que me compararan con Chávez o con Castro. Y a continuación, después de la despreciable comparación que hemos referido, el señor Ansón asegura que "Pablo Iglesias lo tiene bien claro: no cree en la democracia pluralista de las naciones europeas ni en la soberanía nacional tal como ellas la entienden". Y se queda tan fresco. ¿Pero de qué democracia pluralista habla usted, señor Ansón? ¿Habla usted quizá de nuestra democracia pluralista, donde los dinosaurios en la sombra del PSOE desbancan a todo un Secretario General, simplemente porque éste quería explorar la posibilidad de un Gobierno alternativo? Pues yo no veo el pluralismo por ninguna parte. Si nuestra democracia fuese pluralista, pesarían más los más de 15 millones de votos contrarios al PP, que los casi 8 millones de votantes que le dieron su confianza a Rajoy. El señor Ansón tiene por tanto una idea muy extraña del "pluralismo". 

 

¿De qué soberanía nacional me habla usted, señor Ansón? ¿Quizá de la nuestra, cuando tenemos a los halcones de la Comisión Europea al acecho de que exista un nuevo Gobierno, para lanzarse sobre él a exigirle los nuevos recortes que nos imponen? Yo no veo la soberanía nacional por ninguna parte. Quizá el señor Ansón entiende que la pertenencia a un "selecto club" de países europeos consagrados al más despótico y descarnado neoliberalismo, a costa de empobrecer a la mayoría social, sin posibilidad de planteamiento alternativo posible, es soberanía nacional. Igual el señor Ansón conoce alguna "acepción" de los términos "soberanía nacional" que los demás desconocemos, dada su condición de académico de la lengua. Pero el señor Ansón vuelve a la carga inmediatamente: "Está [se sigue refiriendo al líder de Podemos] contra el sistema y se mofa de la Constitución española, la que en 1978 selló la concordia y la conciliación entre los españoles...", no sigo porque me parece que estoy en un discurso de las Cortes de finales de los 70. Y han pasado casi 50 años, pero parece que el señor Ansón no se haya enterado. ¿Quiénes se mofan de la Constitución Española, señor Ansón? ¿Está usted seguro de que no es el PP, el PSOE y sus adláteres los que no se mofan de ella? El propio régimen surgido de esa misma Constitución del 78, señor Ansón, es el que se mofa de ella, es el que la viola y la ignora permanentemente, es el que no respeta ni la Constitución ni las Leyes, es el que es antisistema por excelencia. Podríamos ponerle al señor Ansón miles de ejemplos. Basten unos cuantos: sobre la Constitución, no se respetan los derechos a un trabajo digno, ni a una vivienda, por no citar otros. Sobre las leyes, no se respeta la Ley de Memoria Histórica, ni la de Violencia de Género, ni la Ley de Dependencia, que son sistemáticamente despojadas de su carga presupuestaria, lo cual es sinónimo de incumplirlas. 

 

Y continúa: "Pablo Iglesias (...) sabe muy bien lo que quiere: derrumbar el edificio de la Transición, construido con tanto esfuerzo y tanta generosidad...". ¡Cuánta perspicacia, señor Ansón! ¿Cómo se ha dado cuenta? ¿Ha llegado usted solito a esa conclusión? ¿No le han tenido que ayudar? ¡Bravo! Pues sí, está usted en lo cierto. Queremos derribar ese edificio de la Transición, mal que les pese a muchos como usted. Afortunadamente, cada día que pasa somos más los que queremos derribarlo. Y no sólo porque sean personas jóvenes que ni siquiera pudieron votar en 1978, sino porque nos hemos ido dando cuenta con el paso del tiempo de que ese edificio era una trampa, y sólo pretendía disfrazar el régimen fascista anterior de régimen democrático, pero sin cambiar un ápice los cimientos que lo mantenían en pie. Es el edificio de la apariencia democrática, pensado para que sigan gobernando los mismos, los herederos de la dictadura, los grandes poderes económicos, las grandes empresas que también sostuvieron el franquismo, la misma Iglesia Católica, los Ejércitos machistas, violentos y retrógrados que aún poseemos. No nos gusta ese edificio, señor Ansón. Por eso queremos derribarlo. Y derribarlo implica recuperar eso que usted asegura que tenemos (pero que no tenemos): la soberanía nacional, la capacidad autónoma de decisión, para que se manifieste a través de un proceso constituyente que ponga patas arriba todos los cimientos de ese perverso edificio. Y téngalo claro, señor Ansón: sólo es cuestión de tiempo que lo consigamos. 

 

Y más tarde, sentencia el señor Ansón: "Lo que librará a España de la embestida podemita es, como en Grecia, la Europa unida del euro, la libertad y los derechos humanos". Aquí es donde el señor Ansón lanza su órdago, su auténtico órdago, pues se escuda en que "...Europa es el refugio que puede resolver el desmoronamiento de un régimen que padece la mediocridad de la clase política española...", cuestión en la que se contradice flagrantemente, pues justamente la porción más mediocre, podrida y corrupta de esa clase política española, representada por esa triple alianza (PP-PSOE-C's) es la que defiende a capa y espada el dogal de esa "Europa unida del euro", tal como el señor Ansón la llama. Por tanto, señor Ansón, no sólo es que Europa no vaya a representar ninguna solución, sino que es el problema de fondo que hay que resolver, pues es el escollo final y definitivo, el escollo supranacional, que nos impide proceder a un cambio de políticas económicas, para garantizar de verdad la dignidad y la libertad de nuestra patria y de nuestra gente. Esa Europa del euro, como usted la llama, es la última responsable de que hayamos alcanzado una sociedad con tal grado de podredumbre, de insolidaridad, de precariedad y de crueldad hacia nuestros semejantes. Porque precisamente, es una Europa opuesta a la libertad y a los derechos humanos, justo lo contrario de lo que el señor Ansón afirma. Y muchos esperamos como agua de mayo que esa "embestida podemita", como usted la tilda, sea capaz de enfrentarse a los designios de esta Unión Europea con determinación y valentía (justo lo que no hizo Grecia, y así les va), rebelándose contra el cruel dictado de sus Instituciones, y desobedeciendo sus antidemocráticos mandatos. 

 

Por último, viene lo mejor del artículo del señor Ansón, que es cuando el tono del mismo se vuelve como el de un matón de barrio, adquiere un matiz amenazante, y afirma: "Me aseguran que el CNI dispone de un arsenal de irregularidades y vergüenzas del líder podemita. Sería mejor no tener que exhibirlas y que Pablo Iglesias, con la Cruz de Borgoña a cuestas, se mese la coleta, embride su ego desbocado y se integre en el sistema que gobierna a los países todos de la Europa unida". Esto ya no tiene desperdicio. La verdad es que no lo esperaba del señor Ansón, siempre tan prudente y comedido en sus declaraciones públicas. Por otra parte, no es la primera vez que los líderes de Unidos Podemos son objeto de las males artes periodísticas, a las cuales se acaba de unir el señor Ansón, vinculando sus nombres a supuestos "Informes policiales" que comprometen su honorabilidad. Pero en fin, yo tenía al señor Ansón en un rango un poquito más elevado que a los Eduardo Inda y compañía, pero veo que me equivocaba. De casta le viene al galgo, y el especímen manipulador disfrazado de periodista del régimen está mucho más extendido de lo que parece. Pero como digo, no es la primera vez que se elaboran dichos (falsos) Informes, y el hecho es que en cuanto se han llevado ante las oportunas instancias judiciales, el poder judicial los ha desechado, dejando en el más profundo de los ridículos a los que abogaban por ellos. Quizá el más conocido para la opinión pública sea el Informe elaborado por la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía, con el aval de nuestro reprobado e indecente Ministro del Interior (aquél que conspiraba desde su poltrona para acosar y derribar a sus adversarios políticos independentistas), sobre la supuesta financiación irregular de Podemos (Informe PISA).

 

Hasta en cinco ocasiones los jueces han desestimado los intentos de derribar a la formación de Pablo Iglesias mediante montajes periodísticos disfrazados de informes policiales, así que la estrategia ya no es nueva. Está por ver cuáles serán las sucias y cobardes estrategias que usará la gente como el señor Ansón a partir de ahora. Pero como la amenaza habla de que el señor Iglesias, para no ser "descubierto en sus vergüenzas", ha de "integrarse en el sistema", yo le preguntaría al señor Ansón: ¿A qué sistema se tiene que integrar Pablo Iglesias, señor Ansón? ¿Al sistema de los recortes sociales, de los abusos de la banca, de los desahucios, de la corrupción a granel, de la información basura de sus medios de comunicación dominantes, de la privatización de empresas y servicios públicos, de la precariedad laboral, de la pobreza y de la miseria para los trabajadores, desempleados, pensionistas y jóvenes? ¿Dónde hay que integrarse, señor Ansón? ¿En el sistema de las desigualdades sociales, de las reformas laborales, de las leyes represoras para la ciudadanía, de las reformas educativas elitistas y adoctrinadoras, en el sistema belicista y seguidista de los Estados Unidos de América? ¿A qué sistema hay que integrarse, al de las reformas fiscales para que los ricos sigan ganando cada vez más, al del desmantelamiento de las empresas públicas, al del emprendimiento desaforado, al de la vuelta al ladrillo, al boom del pelotazo y de las inmobiliarias, a las construcciones faraónicas, al del acoso a la cultura, al de la energías contaminantes, al de los tratados de libre comercio, al de la destrucción del planeta? Si ese es el sistema en el que hay que integrarse, señor Ansón, se lo dejo todo para usted solito, mejor dicho, para usted y los suyos, los de su calaña, los que llevan conduciendo al país durante décadas por estos derroteros. 

 

 

 

 

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
8 noviembre 2016 2 08 /11 /noviembre /2016 00:00
Pedro Sánchez no ha aprendido la lección

Así que, probablemente, asistiremos en los próximos meses a una catarsis del PSOE, a una supuesta y, una vez más, falsa renovación del partido para seguir engañando a muchos votantes. Yo sospecho que nos están vendiendo la idea de que una parte de ese partido puede volver a sus orígenes socialistas, de que el “socialismo” español encarnado por el PSOE aún tiene salvación. Habrá que estar muy alerta e intentar desenmascarar a ese partido, auténtico maestro en el arte de engañar a la ciudadanía. Hay demasiados ejemplos prácticos, recientes y no tan recientes, que imposibilitan confiar en esa formación política

José López

A Pedro Sánchez se le ha quebrado la voz anunciando que deja su escaño de diputado. Es la penúltima quiebra de quien lleva demasiado tiempo haciendo vieja política y chocando contra la marcha de los tiempos. Digo la penúltima porque en el PSOE cuando ejecutan ejecutan de verdad. Y la gestora, me temo, aún no ha dicho la última palabra sobre Sánchez. Como un animal herido, el PSOE va teniendo maneras de mafioso. Y no perdonan. Y encima dicen “no es nada personal”. Quizá esa ha sido la razón de su voz cortada y rota

Juan Carlos Monedero

Si Pedro Sánchez hubiese sido tan valiente como ayer habría un gobierno progresista en España

Pablo Iglesias

Como nuestro sabio refranero español tiene muy buenos recursos, a lo que vamos a contar a continuación bien pudiera aplicarse ese refrán que dice: "¡A buenas horas, mangas verdes!". Después de los últimos acontecimientos ocurridos en torno a la figura del ex Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, y a tenor de sus declaraciones, tanto en Twitter como en su comparencia ante los medios de comunicación, parece no haber aprendido la lección. O padece de un estado de ingenuidad supina, o de exagerada valoración de sí mismo, dadas las declaraciones de intenciones que ha manifestado. En efecto, después de su "sacrificio" como Secretario General del partido, por parte de los barones y baronesas felipistas que aún mantienen el control, Pedro Sánchez envió el siguiente mensaje a través de su cuenta de Twitter: "Pronto llegará el momento en que la militancia recupere y reconstruya su PSOE. Un PSOE autónomo, alejado del PP, donde la base decida. Fuerza". No era solamente una declaración de ánimo, puesto que sus intenciones quedaban expresadas, siquiera fuese veladamente. Mantuvo el silencio de nuevo durante varios días, hasta que decidió en la misma mañana del día en que fue investido Rajoy, entregar su acta de diputado, no prestándose al juego de tener que votar en contra de su partido ni de sus votantes. 

 

Al día siguiente estrenaba una web propia, como primer paso en el camino de la materialización de lo que había expresado en Twitter pocos días antes. Declaró en rueda de prensa que tenía la intención de recorrer de nuevo España, para reunirse con la militancia de base del PSOE, aquélla que "no había sido escuchada". Demasiado tarde. Pero las auténticas y verdaderas declaraciones de Pedro Sánchez, las que han causado un auténtico terremoto en su organización, llegaron justo al día siguiente de la investidura de Rajoy. El periodista Jordi Évole le había citado para una entrevista en su programa "Salvados", y Pedro Sánchez no decepcionó. Se nota que había estado reflexionando profundamente durante días, y aprovechó la ocasión que le proporcionaba Évole y la Sexta para romper su silencio, y despacharse a gusto. Confirmó en persona, de viva voz, todos los postulados que desde la izquierda veníamos sosteniendo, a saber: dijo que se había equivocado con Podemos (asegurando que entonces no sabía lo que era), que los poderes financieros, los medios de comunicación y la oligarquía habían presionado para tener un Gobierno conservador (mencionó a César Alierta, de Telefónica, y al diario El País), y que en el futuro, el PSOE va a tener que entenderse con los independentistas, así como con la fuerza política de Pablo Iglesias. También dijo que piensa que España es una nación de naciones. Enseguida, los barones y viejos "socialistas" le saltaron a la yugular. El más gráfico fue el aragonés Javier Lambán, que le recomendó "retirarse con dignidad, no estorbar, ni insultarse a sí mismo con entrevistas como esa". Saltaron absolutamente todas las alarmas no sólo en el PSOE, sino en el resto de las fuerzas políticas, porque lo que estaba declarando Pedro Sánchez era, en efecto, muy gordo. 

 

Renegó de Felipe González y de Susana Díaz, a la que retó a presentarse a las primarias de su partido para la Secretaría General en el próximo Congreso. Así que, con la entrevista referida, pensamos que el ex Secretario General ha firmado definitivamente su sentencia de muerte en el PSOE. Porque aunque declaró sentirse con "ganas, voluntad y fuerza" para volver a recuperar el partido, y contar para ello con la militancia de base, creemos que ya es demasiado tarde para esa "recuperación" del PSOE. Sánchez tuvo su momento, pero su historial fue erróneo, queriendo contentar a todos, para no contentar a nadie. Pedro Sánchez hubiera quedado mucho mejor si en primera instancia se hubiera enfrentado a los poderosos barones y dinosaurios de su partido, en vez de dejar que ellos le dictaran el rumbo. Queda demostrado que teníamos razón los que sosteníamos que al PSOE no le dejarían nunca pactar con Podemos. De entrada, lo que constatan sus declaraciones ante Jordi Évole es que el golpe oligárquico ha existido, y que por tanto, teníamos razón todos los que hemos apoyado la manifestación de la Coordinadora 25S celebrada durante la votación de investidura de Rajoy, denunciando a la mafia que ha encumbrado de nuevo en el poder al partido más corrupto de Europa. Ni es verdad que Rajoy ganara las elecciones, ni es verdad que no existieran otras alternativas. Las había, pero fueron abruptamente bloqueadas. La "Operación Abstención" fue lanzada desde las élites, y Rajoy sólo tuvo que esperar tranquilamente durante unos cuantos meses a que por fin fuera alcanzada. 

 

Y a Pedro Sánchez, lo único que se nos ocurre decirle (suponiendo que fuera sincero ante Évole) es: "¡Bienvenido a la izquierda, Pedro!". Pero llegas demasiado tarde, nos has hecho mucho daño. Como muy bien afirma Juan Carlos Monedero: "A veces uno se rompe porque se ha dado cuenta demasiado tarde de que le ha faltado valor". Pues eso, valor y coraje es lo que le faltó a Pedro Sánchez. No estamos queriendo decir que su acercamiento a Podemos hubiera tenido éxito, pero al menos, hubiera quedado como un líder digno y valiente, saliendo voluntariamente por la puerta grande, en vez de ser dimitido, defenestrado y ninguneado por una infame Gestora proyectada para entregar el poder a Rajoy. Por eso decimos que Pedro Sánchez no ha aprendido la lección. Aún mantiene en su interior, si le concedemos sinceridad a sus palabras, la llama viva de un PSOE de izquierdas, sin darse cuenta de que el núcleo auténticamente dirigente del PSOE lo impedirá. La Gestora y el golpe interno provocado lo han demostrado con creces. Pedro Sánchez, y toda la militancia de base que lo apoye, deben comprender de una vez por todas que no es posible refundar el PSOE, al igual que no es posible hacer girar la política de las Instituciones europeas. Son organizaciones pensadas para cumplir su papel, y por tanto, no son reformables. Están en manos de las auténticas manos que "mecen la cuna", la cuna de un perverso sistema neoliberal que no se dejará atacar tan fácilmente, y abortará cualquier intento de democratización o de giro de sus políticas hacia la izquierda. Finalizo con las sabias palabras de Monedero:  "Ahora falta no que nadie invente falsas reconstrucciones de un partido moribundo ideológicamente, sino que los socialistas de corazón encuentren un nuevo espacio y abran el debate con lo emergente. Y en la sede de Ferraz, colgará boca abajo el retrato de Pedro Sánchez como aviso para navegantes". 

 

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
7 noviembre 2016 1 07 /11 /noviembre /2016 00:00
Por la senda del Pacifismo (23)

La guerra, el aparato militar, sus prolongaciones industriales y financieras, sus articulaciones mafiosas, constituyen actualmente el núcleo central de las élites dominantes de los Estados Unidos que conforman un conglomerado de redes muy concentradas volcadas mayoritariamente a prácticas parasitarias. Parasitismo, imperialismo y militarismo son conceptos decisivos cuando tratamos de describir el comportamiento del Imperio. Estos rasgos del amo explican a su vez la dinámica de sus socios-vasallos (Alemania, Francia, Japón, etc.)

Jorge Bernstein

Actualmente, y hablando de terrorismo internacional, tal como señala Luis Gonzalo Segura en este artículo para el medio Publico, el primer reto que tenemos es acabar con el Estado Islámico (EI, ISIS...). Pero el problema de esta operación es que en realidad no existe voluntad política de hacerlo, pues terminar con esta facción terrorista implicaría enormes pérdidas para la industria armamentística, las petroleras, distintas empresas, los bancos y los gobernantes, que obtienen enormes beneficios con su existencia, además de la extensión de la cultura de la guerra, lo cual les provee la legitimación para adoptar medidas de recortes de libertades públicas y derechos fundamentales. Gonzalo Segura se expresa en los siguientes términos: "Terminar con el EI es relativamente sencillo, aunque tendríamos que asumir un coste elevado de víctimas. Una primera operación de bloqueo económico de seis meses a un año de duración que debilite considerablemente su estructura financiera y le impida pagar a los mercenarios reduciría el número de éstos y el apoyo entre la población. Una segunda fase militar, si fuera necesaria, terminaría con los terroristas con una operación terrestre que no excedería los seis meses". Bien, ¿por qué no se lleva a cabo, pues? Pues por las razones que venimos argumentando desde anteriores entregas, no sólo los aspectos económicos que relataba Gonzalo Segura, sino también los aspectos e intereses geoestratégicos que las diversas potencias tienen en juego. 

 

Si fuera posible lanzar la operación militar para acabar con el Estado Islámico, ésta tampoco sería el punto final para acabar con la tremenda inestabilidad de la región, pues ya hemos explicado en anteriores artículos de esta serie, que este polvorín es generado desde situaciones de tremenda inestabilidad política, económica y social, lo cual constituye el principal caldo de cultivo para el fundamentalismo religioso que les lleva a la radicalización yihadista. Por tanto, una segunda fase debiera constituir un verdadero Plan de Desarrollo Regional, algo de lo que nunca se habla porque tampoco existe verdadera voluntad de establecer. Ni siquiera somos capaces como comunidad internacional de llevar estos planes a los países más pobres del mundo, después de catástrofes naturales (terremotos, inundaciones, etc.), mucho menos a zonas de guerra donde se cruzan diversos intereses en conflicto. Pero como decimos, una operación militar, de no poder evitarse, no es nunca el objetivo final, sino una parte muy pequeña de un plan mucho mayor para instaurar una paz estable y duradera en regiones en conflicto. Un auténtico Plan de Desarrollo Regional (PDR) supondría mucho dinero y esfuerzo, pero es el único instrumento que garantizaría la estabilidad, y sería capaz de desarrollar la región afectada a medio plazo. Este PDR, junto con un Plan de Integración en determinadas áreas de Europa que ofrezca un verdadero futuro a las comunidades marginadas, hoy día víctimas de proclamas y ataques fascistas, sería la única forma de reducir los ataques terroristas en nuestro suelo, tanto a corto, como a medio y largo plazo. 

 

Y como argumenta Luis Gonzalo Segura, nadie habla de estos planes de desarrollo ni de integración, porque nuestros gobernantes (presionados por el complejo militar-industrial y sus grandes empresas) prefieren emplear billones de euros en la industria armamentística (nuestro país ya es la séptima potencia del mundo en fabricación y exportación de armas), que en un plan de desarrollo que generaría Estados soberanos, que reclamarían a su vez la explotación propia de sus recursos, algo que no está en la agenda de las grandes potencias. Ello haría disminuir también el tráfico de armas, los diversos intereses de los poderosos implicados, y dejaría de servir como cortina de humo para nuestros gobernantes, usadas para desviar la atención de los asuntos importantes. Para todos ellos, es mucho mejor que las guerras continúen, aunque todo ello nos explote después en nuestras propias narices, generando inocentes víctimas tanto en los países locales afectados, como en los países remotos del "civilizado occidente". En vez de parar las guerras y establecer verdaderos planes de desarrollo, sin intervenciones militares, es mejor para nuestros gobernantes que se cree este falso relato de los enfrentamientos entre religiones y civilizaciones, del fanatismo terrorista, de los dos bandos del bien y del mal, de la guerra mundial contra el terrorismo, y de las medidas que implementan fruto de las nefastas consecuencias que generan. Observemos también cómo ningún medio de comunicación convencional pone el dedo en la llaga, pues también son marionetas y armas de difusión del pensamiento dominante, en manos de las mismas élites que generan las guerras. 

 

No caigamos por tanto en el burdo y engañoso juego de pensar en las guerras y actos terroristas como "guerras culturales", de religiones y civilizaciones, sino como continuación y difusión de caminos alternativos para la extensión del capitalismo, para su canalización por vías diferentes, que garantizan la obtención de beneficios para todos los actores implicados. Hagamos frente a la realidad, y concluyamos que todo esto es un gran negocio, una gran partida donde cada uno tiene sus propios intereses, y que por tanto, a nadie le interesa que venga alguien a "detener" el juego. Tomando de nuevo las palabras de Gonzalo Segura: "...los responsables están tan cerca de nosotros que les votamos y les hacemos reverencias, y cada atentando de la supuesta guerra cultural supone una subida de las acciones de la industria armamentística en la bolsa". Y nuestro país, como no podía ser menos, va también escalando puestos para desarrollar un rol militar destacado en el mundo, como asegura Jordi Calvo en esta entrevista de Enric Llopis para el medio Rebelion. Tanto es así que Calvo asegura que entre 2004 y 2014, España ha multiplicado por diez sus exportaciones de armamento. Además, en 2014 el 16% de las armas exportadas por el Estado Español se dirigieron a Oriente Medio, que como sabemos, es actualmente el gran polvorín del mundo, con las guerras de Yemen, Siria e Irak. Estos complejos industrial-militares son en su gran mayoría occidentales (de las 100 principales empresas de armamento del mundo, 69 son occidentales), y el volumen de ventas de este complejo asciende a 400.000 millones de dólares.

 

Está claro que para mantener este enorme potencial, se necesita un gran volumen de consumo bélico, lo cual contribuye también a mantener enormes ejércitos, y a sufragar las carreras armamentistas de las grandes potencias. Se forman entonces grandes lobbies formados por militares, la industria bélica y los diferentes gobiernos, pasando de un lado a otro gracias a las famosas "puertas giratorias". La práctica habitual de nuestros gobiernos occidentales es bien conocida: ante las grandes decisiones tomadas en los "gabinetes de crisis" después de las graves tragedias, o los atentados terroristas, en dichas mesas de toma de decisiones no están las organizaciones pacifistas, ni los movimientos sociales alternativos. Valga como inciso: cuando se habla de la creación de empleo, tampoco están las organizaciones de desempleados. Pues bien, ¿quiénes están entonces? Están la cúpula militar del país en cuestión (España en nuestro caso), los altos representantes del Ministerio de Defensa, el Ministro del ramo, y algunos altos cargos relacionados. Sigamos el razonamiento: teniendo en cuenta que gran parte de estas personas proceden de la industria militar...¿qué tipo de decisiones es de esperar que tomarán? ¿Organizarán cónclaves de paz? ¿Intentarán detener los conflictos por vías pacíficas? Más bien no: ordenarán bombardeos, respuestas agresivas, colaboración con terceros países belicistas, y como mucho, de forma hipócrita y retórica, declararán solemnemente que apoyan tal o cual resolución de Naciones Unidas para fortalecer la paz, u ordenar alguna tregua. Mientras, las zonas en conflicto, seguirán desangrándose. Continuaremos en siguientes entregas.

 

 

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
4 noviembre 2016 5 04 /11 /noviembre /2016 00:00
Fuente Viñeta: http://esempobreza.blogspot.com

Fuente Viñeta: http://esempobreza.blogspot.com

No hay riqueza realmente inocente de causar pobreza y no hay libertades que no tengan algo que ver con la esclavitud

Eduardo Galeano

Como ya dejábamos sentado desde la última entrega, no habrá cambio posible a favor de reducir las tremendas desigualdades sociales, sin reducir el poder, sin debilitar, a las grandes empresas y fortunas nacionales e internacionales. Y es que la tendencia a la concentración empresarial (bajo la excusa de competir y ser más fuertes en los mercados, justificando con ello los salvajes ERE a sus empleados, y la inmensa riqueza de sus directivos y grandes accionistas), y también a la formación de alianzas y grupos de presión que refuerzan este poder oligopólico de las grandes corporaciones, está en el propio ADN del capitalismo. ¿Dónde están los límites? No hay límites. Si han de llevar al desempleo a millones de personas, si han de explotar y precarizar la vida de millones de familias, si han de desviar tremendas fortunas a paraísos fiscales, si han de destruir los recursos naturales, los ecosistemas, el planeta en definitiva, a este 1% de la población le dará exactamente igual. En su propio charco de ambición no ven más allá que su cuenta de resultados. Creen que el mundo también se reduce a una cuenta de resultados. Y las crisis del propio capitalismo, como la que estamos viviendo desde hace casi una década, lejos de atenuar este proceso, lo refuerzan, lo potencian y lo impulsan, con el aumento de las fusiones empresariales, cierres, absorciones, ampliaciones, y toda la parafernalia del movimiento de los mercados. Pero lejos de estos obscenos movimientos, el resultado en la inmensa mayoría de la población, en el 99%, se traduce en más desigualdad. 

 

Los ricos, sus fortunas y sus empresas, sus negocios y su emprendimiento, sus influencias en la sombra, sus cuentas de resultados y su poder están detrás de casi todas las legislaciones que hoy día existen en el mundo "civilizado", y además, en cada nueva crisis, perpetran nuevas vueltas de tuerca a la frialdad y caos del capitalismo: mercantilización de espacios públicos, privatización de las esferas sociales comunes, debilitamiento de la capacidad reguladora de los Estados, reformas legislativas para ahondar en su liberalización comercial, reformas penales que garanticen su impunidad, blindaje legal de sus empresas, obscena "libertad" corporativa, etc. Centrando nuestra atención en los multimillonarios, los que concentran una riqueza superior a los 1.000 millones de dólares, el Credit Suisse contabilizó en 2015 un total de 439 personas. Y si ampliamos el abanico a todos aquéllos cuya riqueza se sitúa entre los 500 y los 1.000 millones de dólares, la cifra asciende a 696. En nuestro país, 20 personas se encuentran en el tramo superior, y 33 en el siguiente. Y por supuesto, el discurso de los poderosos (y del resto de la población sumisa o alienada por el pensamiento dominante) legitima esta situación, la entiende como normal, incluso como positiva para el escenario mundial. Su mensaje es que las cosas son así, siempre han sido así, y así deben seguir siendo. Difunden que estos megaricos son personajes en los que hay que mirarse, que son buenos referentes sociales, y que los que están en el otro extremo, los pobres, son gente absolutamente inútil, responsable de su propia desgracia. 

 

Sin debilitar su poder, sus enormes fortunas, su capacidad de influencia, no habrá reducción de las desigualdades. Sin enfrentarse decididamente al modelo de sociedad que ellos nos venden, a su egoísmo personal y a su pobreza espiritual, a su avaricia y a su codicia, a su frialdad social, y a su impunidad, no conseguiremos virar hacia una sociedad más justa y humana. Habrá quien vea un "gesto amable" en estos poderosos, cuando se dan a conocer noticias de que han donado una parte de sus fortunas para obras sociales. Es mentira. Su aportación, comparativamente hablando, es ínfima, residual, testimonial, al igual que las multas y sanciones que los Gobiernos e Instituciones internacionales le imponen a sus empresas cuando descubren las tropelías que son capaces de hacer (competencia desleal, manipulación del mercado, amaño de precios, vulneración de leyes, invasión de territorios, extractivismo salvaje, esclavización de empleados, ERE injustificados, deslocalizaciones injustificadas, etc.).  Y por supuesto, este grado de poder incumbe también a la ocultación, opacidad y falta de transparencia de sus actividades. En efecto, todos los medios de comunicación convencionales se harán eco de la "generosidad" de estos ricos cuando donan algo de sus tremendas fortunas a actividades sociales, ONG's, etc., o bien nos contarán cuántos miles de empleados se ven favorecidos por sus imperios empresariales. En cambio, silenciarán todas las salvajadas, brutalidades y efectos perniciosos que causan a personas, territorios y Estados. No nos contarán nunca las perversas acciones que desarrollan en multitud de situaciones, los desastres medioambientales que provocan, el desprecio a las personas que practican, las injusticias que protagonizan. 

 

Los ricos en general, los ricos del mundo, como afirman Mario y Nora Fernández en su artículo "Los ricos y el poder", son una especie de animal grande y peligroso, parasitarios y dañinos. Hay que intentar que se conviertan en una especie en extinción, porque de lo contrario, la especie en extinción será la propia humanidad, y por extensión, el planeta. Pero los ricos, evidentemente, no están solos. Ellos están en la punta de la pirámide, pero son apoyados por el siguiente estrato, toda una plataforma de apoyo a los poderosos, estimada entre el 1 y el 5% de la población, que sirven a esa élite dominante de escolta y sustento o base social. Y bajo el radio de acción del pensamiento dominante que ellos difunden, es decir, el mantra del neoliberalismo, no podemos desestimar el gran apoyo que también reciben de las clases medias, que representan la cara amable del sistema. La tal "clase media" también es un invento del pensamiento dominante, simplemente para acabar con la conciencia de clase trabajadora. Los que están en este estrato social en realidad son simplemente clase trabajadora, a los cuales el "lavado de cerebro" capitalista les hace verse y encontrarse en una posición, digamos, respetable. La élite dominante cuenta también con la escolta de otros ricos no tan ricos, unos ricos inferiores, que forman el estrato de las personas acomodadas, cuya dignidad se ve reducida a "bailarle el agua" a los grandes ricos. Aquí podemos encontrar también toda la pléyade de empresarios, profesionales y políticos a su servicio, que son los que ayudan a esa élite dominante a manejar el aparato político mundial. 

 

Sobre la base "filosófica" del más radical y despiadado individualismo (los ricos no creen en la sociedad, ni tampoco esos estratos inferiores), su ideal de vida se transforma en objeto de admiración para una sociedad alienada bajo estos pilares. De ese individualismo dominante se llega fácilmente a la adoración y sobrevaloración de los logros personales, y a la admiración de estos ricos y de su poder, tomados como ejemplo de triunfo personal, un triunfo conseguido a costa de lo que sea, y le pese a quien le pese. Es la filosofía del destacar, del llegar, del poseer, del liderar, pero no del ser. Es la pobre filosofía neoliberal. Y lo más interesante es que el mantra asociado a ella ha sido y es el del "progreso". Se difunde que sin estos personajes, nuestras sociedades no hubieran "progresado", poco menos que estaríamos aún en la época de las cavernas. No se dan cuenta de que los auténticos dinosaurios son ellos. Y ahí están los medios de comunicación para convencernos de todo ello. Incluso existen revistas especializadas, revistas tildadas "de sociedad", donde lo mismo se nos cuentan las vacaciones de ensueño de tal rico famoso, que la lista de los más ricos del mundo, clasificada por mil criterios distintos. Estas revistas infunden esa permanente admiración hacia los ricos, considerados como vacas sagradas, como iluminados referentes, como ídolos a imitar, como exponentes máximos del mérito y la capacidad. La carrera social se convierte así en una escalera infinita hacia la mayor riqueza. Nuestros jóvenes ya no estudian aquéllo que les gusta, sino aquéllo en lo que pueden ganar más dinero. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
3 noviembre 2016 4 03 /11 /noviembre /2016 00:00
Los CIE según la TVE del PP

Seguiremos trabajando para cerrar los CIEs lo antes posible. Y, cerrándolos, estamos seguros de que abriremos un ciclo que permita generar un cambio de paradigma en políticas migratorias que conduzca a tratar el fenómeno migratorio desde un profundo respeto a los derechos humanos y desde una óptica mucho más adaptada a la realidad que la actual

Andrés García Berrio, Abogado y miembro de la Campaña Estatal por el Cierre de los CIE

Parece ser que vivimos en un país donde el amotinamiento de unas personas en un supuesto "Centro de Internamiento" pidiendo libertad, es algo absolutamente normal, a tenor del insignificante eco que ha tenido la noticia. Pero si además añadimos que ese supuesto centro no es sino una cárcel encubierta, pensada únicamente para retener de forma atroz a las personas inmigrantes que aún no tienen regularizada su situación en nuestro país, y que durante su "estancia" en dicho centro no se respetan los más elementales derechos humanos, ya la cosa toma un cariz ciertamente grave. El hecho es que hace un par de semanas, aproximadamente unos 40 migrantes estuvieron durante 10 horas encaramados a la azotea del CIE de Aluche (Madrid) pidiendo libertad y justicia, a gritos y enseñando diversas pancartas (hechas con sábanas) con los referidos mensajes. Protestaban por su injusta e inhumana situación, en un mundo donde parece ser que los capitales (que pueden fluir libremente de un ordenador a otro, de un país a otro, de una cuenta a otra, de un banco a otro, de un paraíso fiscal a otro, con plena libertad) poseen más derechos que las personas. Los CIE son la más palpable expresión de la criminalización de la pobreza.

 

Proclamaban gritos de justicia y libertad, argumentando que ellos sólo han venido a nuestro país a ganarse la vida. Pero parece que si llegas por la puerta de atrás, y eres migrante, y sobre todo pobre, la sociedad no tiene preparado, precisamente, un comité de bienvenida. El único "delito" que han cometido todos los "internos" (en realidad presos) que se encuentran en los 7 CIE's de nuestro país es ser extranjeros, y no poseer el sello de legalidad, algo que parece que va en función de la riqueza que puedas aportar al país de destino. Su único crimen es venir de un país sin recursos, y arriesgar sus vidas y la de los suyos por intentar conseguir una vida mejor. Pues bien, la TVE, hoy día al servicio no de la ciudadanía, sino del Partido Popular, los tilda como "centros de acogida". Malos centros de acogida serán cuando tenemos infinidad de denuncias, declaraciones, artículos, testimonios e investigaciones que demuestran que en los CIE se maltrata al personal, no se respetan sus derechos humanos, y sobreviven en un régimen peor que el de una prisión convencional. La protesta finalizó pacíficamente, como comenzó. Sin ningún herido ni incidente. Los extranjeros, sólo por serlo, regresaron a sus celdas. Pero la TVE del PP, relatando la noticia en el TD2 del 19 de Octubre, decía que los internos "ya habían regresado a sus habitaciones", como si estuvieran alojados en un hotel de cinco estrellas. 

 

Hasta ahí llega la hipocresía, el cinismo, la extravagancia, la desvergüenza, la falta de consideración y de humanidad, la crueldad y el incumplimiento de los Derechos Humanos de estos abyectos personajes que nos gobiernan. Cualquier estancia de la que están disfrutando en una verdadera prisión los delincuentes del PP es un auténtico paraíso en comparación con la vida de estos migrantes en los CIE. Se restringe su derecho a la movilidad, no disponen de zonas recreativas y no cuentan con ningún régimen de visitas, y las denuncias por acosos, amenazas, insultos, abusos, torturas y malos tratos policiales están a la orden del día. La atención médica, por parte de empresas privadas, es absolutamente deficiente, y los encerrados en un CIE no saben jamás cuándo van a salir, si es que van a salir, o van a ser deportados. Su indefensión es total y absoluta. El macabro sistema que los condena no siente ningún respeto por ellos, ni les concede la más mínima dignidad. Los CIE dependen del Ministerio del Interior, y amparándose en ello, de forma autoritaria, todos los intentos de personarse en el interior de los mismos por parte de cualquier representante público electo de cualquier Administración (Ayuntamiento, Comunidad Autónoma) o de cualquier cargo político (diputados, senadores, etc.) han sido denegados. El Ministerio del Interior, aún dirigido (en funciones) por Jorge Fernández, el Ministro recientemente reprobado, no desea que se conozca de primera mano lo que allí ocurre. Por algo será. 

 

Pero todo tiene su lógica. ¿Qué se puede esperar de un Ministro del Opus Dei, que condecora a vírgenes y santos, que conspira con ayuda de otros cargos públicos para destruir a sus opositores políticos, que fabrica una monstruosa Ley Mordaza, que recibe a delincuentes en su despacho, que crea un régimen de policía política, que concede a dedo las condecoraciones y honores policiales a personas que no tienen nada que ver con el cuerpo, que disculpa a los Guardias Civiles que mataron a unos migrantes cuando se acercaban a nado a las costas de Ceuta, que coloca cuchillas en las vallas fronterizas, o que practica las devoluciones en caliente? No se puede esperar otra cosa que los CIE. Unos aberrantes centros que nunca se debieron haber construido. A este personaje que dirige el Ministerio del Interior (esperemos que ya por poco tiempo) le debe dar igual el constante calvario que sufren estas personas, unas personas que han llegado empujadas por los crueles regímenes de su país, o por las guerras, o por las hambrunas, o por la falta de oportunidades para ofrecer a los suyos una vida mínimamente digna. Los CIE no son centros ·"de acogida", ni tienen "habitaciones", como nos quiere convencer la TVE del PP. Los CIE son inhumanas cárceles donde se respira desasosiego, pobreza, miseria, indefensión, acoso, torturas, amenazas, incertidumbre. Los CIE son una típica manifestación de una degradante sociedad, de una sociedad en declive cultural y espiritual, que disfruta condenando a la marginalidad a aquéllos que vienen a crear riqueza en ella.

 

Los CIE no pueden ser exponente de una sociedad democrática, libre y avanzada, respetuosa con los derechos humanos. Estos centros, que han sido definidos por las organizaciones de derechos humanos como los "Guantánamos" españoles, sólo son inmundos calabozos para estos migrantes "sin papeles", que según nuestro Gobierno, no poseen derechos. Los CIE acumulan un buen número de denuncias por el incumplimiento sistemático de los servicios médicos, alimentarios, de asistencia social y jurídicos. La gestión continúa siendo exclusivamente policial, y no disponen de ningún reglamento de funcionamiento interno. Se constatan continuamente la falta de prendas de abrigo, el hacinamiento de los migrantes en celdas con aspecto carcelario, las personas enfermas esparcidas por el suelo, y las notificaciones de expulsión sin notificación previa. Hasta el Tribunal Supremo ha cuestionado este sistema de retención de inmigantes, y la propia ONU ha advertido de las inhumanas condiciones de este tipo de centros, en muchos de los cuales se han descubierto redes de abusos sexuales a las migrantes, o han llegado a fallecer personas como consecuencia de la falta de atención médica. Varias sentencias judiciales avalan todo ello. Pero los CIE también se han convertido en auténticos agujeros negros donde desaparecen personas, víctimas de controles policiales de identidad basados en patrones físicos y en criterios racistas, que son detenidas en plena calle sin motivo justificado, vulnerando los más básicos principios y garantías constitucionales. La guinda del pastel la ponen un conjunto de perversas empresas que organizan vuelos de deportación masiva de forma sistemática, mediante acuerdos previos con el gobierno, que se embolsan muy buenas cantidades por ello. Pero claro, todo eso no nos lo contarán nunca en la TVE del PP.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
1 noviembre 2016 2 01 /11 /noviembre /2016 00:00
Viñeta: Josetxo Ezcurra

Viñeta: Josetxo Ezcurra

Se han quedado sin Secretario General y también sin partido, y todo por el miedo a quedarse sin país

Ramón Cotarelo

En resumen, cautivo y desarmado el ejército de Sánchez, las tropas cebrianistas, felipistas y susanistas han vencido. Sin embargo, la guerra dista mucho de haber terminado, y continuará desangrando al PSOE mes tras mes, llevando a este partido centenario a la más que probable desaparición, y encima, de la forma más humillante posible, haciéndose cómplice de la derecha y entonando su propio réquiem como mera comparsa de los grandes poderes del país. La conclusión final que podemos extraer de este bochornoso episodio en las filas socialistas es que, tras la boda roja y la masacre política de los partidarios del “No es No”, Unidos Podemos pasa a convertirse en la única fuerza de oposición y de izquierdas en España

Miguel Candelas

El defenestrado secretario general olvidó que esto del PSOE, por más que se empeñen en disfrazarlo de partido que respeta la democracia interna, es una empresa familiar. Es mucho más grave engañar a Felipe González en una cena privada, que engañar a la militancia, los medios de comunicación y por extensión a todos los españoles (…) Tal vez haya llegado la hora de que el PSOE se defina, se sincere con sus militantes y deje paso a un partido socialista que esté del lado de los ciudadanos

José Miguel Monzón (“El Gran Wyoming”)

PP y PSOE están aliados en la defensa de un régimen corrupto en el que se respetan

Alberto Garzón

El PSOE ha completado hoy el ciclo que arrancó con la reconversión industrial en 1983, continuó con la entrada en la OTAN en 1986, fue consolidándose con las privatizaciones durante los noventa, se aderezó con la corrupción de los 14 años de gobierno de González, y alcanzó su madurez con los ajustes que puso en marcha Zapatero en 2000

Juan Carlos Monedero

Una especie se muere; los socialistas de antaño ya no son lo que eran -si alguien sabe muy bien lo que eran, cosa nada fácil- pero han entrado en su período de cuidados paliativos y el equipo médico-político es de una incompetencia que garantiza sin ninguna duda que van camino del cadalso

Gregorio Morán

Tenía que ocurrir. Era cuestión de tiempo. Durante las últimas semanas, nuevos mensajes falaces se habían sumado a los ya vertidos durante los meses anteriores, tales como "Es mejor un PP en minoría que un PP en mayoría", "Nuestra abstención no es ideológica, sino táctica", "La abstención no es un apoyo al PP", "Al votante hay que decirle que la política no es sentimiento, es razón" (Javier Fernández dixit), "El PSOE no se plantea en ningún momento una alianza con el PP, pero hay asuntos de Estado en los que siempre estaremos con el Gobierno" (habría que preguntarles si también van a estar con el Gobierno cuando éste sea dirigido por una fuerza de izquierdas como Unidos Podemos), y la mejor de todas a mi modesto entender: "Si hubiera nuevas elecciones seríamos señalados como los responsables...Al PSOE no le interesa ir a nuevas elecciones en estas condiciones": ésta particularmente no tiene desperdicio. Habría que decirle al PSOE y a sus dirigentes que sí, que no tengan dudas, que ellos son los únicos, auténticos y verdaderos responsables, pero ya no de que hubiésemos ido a unas hipotéticas terceras elecciones (que al final no van a celebrarse), sino también de que fuéramos a unas segundas. El pacto de gobierno con Podemos después del 20D fue perfectamente posible, pero ellos prefirieron pactar con la formación política de Albert Rivera, las nuevas generaciones de la derecha. Aún así, la desfachatez del PSOE es tan grande, que todavía sus dirigentes se atreven a acusar a Pablo Iglesias de ser el responsable de que no tengamos un Gobierno presidido por un "socialista" como Pedro Sánchez, el mismo que ellos han desalojado de la Secretaría General. 

 

Durante estos días se ha practicado muy poca hemeroteca por parte de los medios de comunicación dominantes, difundiendo la falacia de que era la primera vez que el PSOE se abstenía ante la derecha, cuestión absolutamente falsa. Quizá sea cierto que es la primera vez que lo hace después de unas Elecciones Generales, para dar el Gobierno a la fuerza política más votada (que no significa, pues es otra mentira que se ha contado hasta la saciedad, que Rajoy hubiera ganado los comicios, pues son muchos más los votantes que han elegido a otras opciones que los que votaron al PP). Pero desde la Transición hasta aquí, el PSOE se ha abstenido ante leyes retrógradas y reaccionarias que ha logrado imponer la derecha, lanzando siempre la misma excusa para justificarlo: la "responsabilidad" y el "sentido de Estado". Así que, para las cosas "importantes", para las "grandes cuestiones de Estado" (tales como el pacto antiyihadista, la ley de partidos, el reconocimiento de la tauromaquia como Bien de Interés Cultural, el fracking, y un largo etcétera), el PSOE siempre ha tenido una abstención preparada. Por tanto, no es la primera vez. El PSOE se ha abstenido muchas veces ante la derecha del PP. E igualmente, ha dejado de apoyar, o no ha respaldado, multitud de iniciativas que los grupos de izquierda de la Cámara (típicamente, IU, antes de la aparición de Podemos) habían llevado al Parlamento. Porque detrás de la fachada del PSOE, como muy bien afirma Alberto Garzón, se encuentra "una élite, estructurada en torno a Felipe González y su círculo de confianza, ideológicamente reunida en la convencida defensa del régimen económico-político español nacido en 1978". Y así, durante años, y bajo el absurdo mantra de la "modernización" del país, el PSOE ha ultrajado, violado y prostituido todos los principios y postulados del socialismo. 

 

Por  otra parte, el desprecio a la militancia ha sido rotundo, con frases como "La consulta a la militancia no está en la cultura del PSOE" (Guillermo Fernández Vara), o "El PSOE no es de sus militantes" (Javier Fernández). Seguramente no se han atrevido, no fuese que la militancia repudiara los planes de la Comisión Gestora y del Comité Federal, y la operación quedara aún más deslegitimada, si cabe. Todas estas lindezas, y otras tantas por el estilo, intentaban preparar a la opinión pública para lo que iba a acontecer. Incluso ya no ocultaban que los intereses del partido era lo que verdaderamente les importaba, pues hacían declaraciones del tipo: "¿Cómo vamos a ir a unas terceras elecciones con el partido destrozado?". Con declaraciones como éstas queda demostrada la falsedad de los dirigentes políticos "socialistas", ya que se hace palpable que los intereses del país y de su gente les importan un pimiento en adobo, sólo les preocupan los intereses de su organización política, y de la oligarquía que respalda y sostiene al PSOE. Y en cuanto a la falacia que han repetido por tierra, mar y aire, y que se resume en "Abstenerse no es apoyar", uno de cuyos más airosos exponentes ha sido el extremeño Guillermo Fernández Vara, habría que recordarle que cuando Izquierda Unida de Extremadura se abstuvo y permitió gobernar al PP de José Antonio Monago en vez de al PSOE, las declaraciones del señor Fernández Vara fueron otras muy distintas. 

 

Pero antes, hubieron de preparar la liquidación del Secretario General, pieza que les estorbaba en su tablero. En efecto, la operación de acoso y derribo al ex Secretario General, Pedro Sánchez, había sido orquestada y organizada minuciosamente, e incluso se ha sabido que Felipe González informó a Rajoy del golpe que preparaba el PSOE contra Sánchez. Igualmente, también se ha conocido que los Reyes de España estaban informados de buena mano, como señala este artículo. Pero lo cierto es que esta "Operación Abstención" ha dejado al PSOE sumido en el caos, y reducido a la ruina más espantosa. No puede esperarse otra cosa de un partido que traiciona constantemente a su ideario y a sus votantes. Ya sabemos que ante cualquier intento de superar el felipismo (que acabó con el PSOE de izquierdas de la clandestinidad franquista) es inmediatamente abortado por los barones. El Golpe de Estado del aparato felipista, con todos los dinosaurios del PSOE detrás, debió ver en Pedro Sánchez un elemento peligroso para la línea conservadora, rancia y adicta a las puertas giratorias y al IBEX-35. Esa fue la razón de que después de las elecciones del 20D prefirieran pactar con CIUDADANOS, esa fuerza política demagógica, reaccionaria y retrógrada, antes que con PODEMOS, que debería haber sido (si el PSOE fuese de verdad un partido socialista) su aliado natural. Y por tanto, ya renunciaron a derogar la LOMCE, la Ley Mordaza, la Reforma Laboral, los recortes practicados, y toda la política antisocial que el PP había venido ejecutando en su última legislatura. Entonces también se debieron encender las alarmas entre la militancia, pero el caso es que aún no se encendieron. Ha tenido que moverse el PSOE hacia la abstención, descubriendo su complicidad con la derecha (demostrando que el PSOE también es derecha), para que una gran parte de la militancia comprenda por fin el auténtico calado del partido del que eran afiliados y afiliadas. Entendemos que éste ya es un éxodo sin retorno, afortunadamente, con lo cual el PSOE acaba de firmar su sentencia de hundimiento, defunción y enterramiento. 

 

El Secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, había declarado que a él "no le producía urticaria" la palabra "abstención". Claro, es posible que ni a él, ni a Felipe González, ni a Susana Díaz, ni a José Bono, ni a otros muchos les produzca urticaria, pero en cambio, si preguntamos a los jóvenes que tienen que exiliarse, a los mayores que ven disminuir sus pensiones, a los parados que ya no tienen prestación, a los autónomos que han tenido que cerrar su negocio, a los estudiantes que han tenido que abandonar sus estudios, a los trabajadores precarios que en su esclavitud no pueden desarrollar ningún proyecto de vida, a los dependientes que no reciben la atención debida del sistema, a las mujeres, etc., a todos estos colectivos, la palabra "abstención" ante el gobierno más corrupto, despiadado y cruel de nuestra democracia sí les produzca urticaria. Y les produzca también desasosiego, intranquilidad, nerviosismo, tristeza, impotencia, rabia, indignación, y mil cosas más. No puede haber por tanto solución de izquierdas en nuestro país, de la mano del PSOE. Su núcleo dirigente lo impide. Como tantas veces hemos explicado en otros artículos, ellos hace mucho tiempo que pasaron de la chaqueta de pana al más puro y descarnado social-liberalismo. La abstención ha sido gestada no por la Gestora del PSOE, personajes que siguen siendo monigotes a las órdenes de otros personajes que están más arriba que ellos, y que llevan orquestando dicha operación para seguir contentando a los poderes financieros y a la Troika. La abstención ante el PP ha sido una operación cobarde y rastrera, indigna de un partido político que tantas veces declaró ser "la alternativa a la derecha". La verdad es que no lo fueron nunca. Su militancia de izquierdas, poco a poco desencantada, irá dando su apoyo a otras formaciones políticas, sobre todo a Unidos Podemos. 

 

Porque su abstención cantada desde hace meses es la prueba evidente de su estrategia hipócrita, ambigua e interesada, y su correspondiente declive político y electoral. El PSOE jamás volverá a ser la fuerza hegemónica de la izquierda tras esta vergonzante decisión. Al igual que buena parte de la socialdemocracia europea, el PSOE abandonó sus principios socialistas y se entregó de lleno al neoliberalismo y a la mal llamada "austeridad". Su indefinición y ambigüedad política ha ido avanzando durante años, hasta tal punto que hoy día no sabemos qué demonios defiende el PSOE. Probablemente ni ellos mismos lo sepan. Su historia de encuentros y reencuentros con la derecha ha sido intensa. Como nos recuerda Juan García Ballesteros, del Colectivo Prometeo: "Durante las diferentes legislaturas habidas hasta ahora, el PSOE y el PP como perros amaestrados han seguido el dictado de los poderosos. Han gobernado uno u otro, pero en cuestiones "de Estado" por el bien de España, se han dado la mano e incluso se han abrazado. Han desarrollado la misma política económica. En aras de la austeridad, han recortado derechos sociales y laborales, han privatizado las empresas públicas, han permitido los desahucios, han modificado la Constitución --tan sagrada-- con el artículo 135 y han ido poco a poco empobreciendo a millones de personas". Por tanto, si nos basamos en sus actos y en sus decisiones, está claro que estamos ante una fuerza política que ante los graves desafíos económicos neoliberales de nuestro tiempo, lejos de enfrentarse a los mismos, ahonda en la línea política que nos conduce a la reducción, e incluso eliminación, de derechos laborales, económicos y sociales, y aumenta las desigualdades. Tampoco ha demostrado jamás conciencia ecologista, ni pacifista. Incluso sus medidas de corte feminista también han sido tímidas e insuficientes. Podríamos poner innumerables ejemplos de todo ello, que no haremos para que este artículo no se alargue demasiado. 

 

¿Qué pretende, pues, el PSOE? A estas alturas, pensamos que el partido que fundara Pablo Iglesias en 1879 no es ni la sombra de lo que fue, es una formación política en claro proceso de descomposición, y sólo persigue continuar concentrando la llama extinta de un bipartidismo demoledor para nuestra débil democracia. Tomando las palabras de Lucas León Simón: "En realidad, la actual crisis del PSOE lleva gestándose desde hace mucho tiempo. La socialdemocracia europea se ha quedado sin modelo, sin discurso y sin ideología. Venden ideas y verborrea de "izquierdas" durante los períodos electorales y gobiernan a los dictados del mercado y de los poderes fácticos cuando ocupan el poder". Con la abstención del PSOE ha ganado el régimen surgido de la (incumplida y ninguneada) Constitución de 1978, ha ganado la banca, ha ganado la oligarquía, han ganado las grandes empresas y las enormes fortunas. Han ganado Bruselas, la Comisión Europea y la Troika. Han ganado los recortes, las puertas giratorias, la precariedad, la desigualdad, la inestabilidad y la impunidad de los corruptos. Ha ganado la casta. Y han perdido las clases trabajadoras, los más desfavorecidos y vulnerables, los humillados de nuestra sociedad, los de abajo. Han perdido los jóvenes, los pensionistas, los desempleados, las mujeres, los estudiantes, los exiliados, los dependientes, y todos aquéllos colectivos que aspiraban a una sociedad más humana, más justa y equitativa, y a los cuales sí les produce una tremenda urticaria un nuevo Gobierno de Rajoy. Aunque el PSOE tenga 137 años de historia, todo ello representa una pesada carga, de la cual creemos nunca se recuperará. 

 

Lo ha explicado muy bien Luis Gonzalo Segura, ese valiente ex teniente expulsado del Ejército, por destapar en varios libros sus tramas de corrupción. Este régimen del 78, 35 años después de su primera instauración, está a un paso de volver a culminar un Golpe a la sociedad española. Bajo la excusa de la "grave crisis institucional que sufre el país, ante la ausencia de un gobierno", todo les vale para impedir que la izquierda gobierne en España. Les tiemblan las piernas sólo de pensar que muchos perderían sus privilegios. Bajo el paraguas de la "emergencia nacional" se esconde una operación encubierta para perpetuar el mando de una oligarquía, a la que representan los tres partidos que gobernarán en coalición: PP, PSOE y C's. Una especie de gobierno de concentración que dictamine continuar por la misma senda neoliberal, de recortes y de "austeridad", de eliminación de derechos, de miseria y de pobreza. Retomamos estas bellas palabras de Benito Sacaluga, tomadas de su artículo "Banderas al viento": "La calle Génova se llenará de banderas azules. Noviembre amanecerá repleto de azules, los hijos políticos de Manuel Fraga agitarán la enseña huérfana de gaviota convertida en el símbolo de una victoria acuñada golpe a golpe, mano a mano, con el enemigo. El derrotado será el pueblo español, sus trabajadores. El Viriato socialista ha corrido la misma suerte que el original lusitano, puesto fuera de combate gracias a los traidores". Sólo nos queda esperar que esta legislatura no dure demasiado. Ya llueve sobre una inundación. Y en la siguiente campaña electoral, sea cuando sea, este infame PSOE se volverá a disfrazar de izquierda. Lleva más de 35 años haciéndolo. Esperemos que para entonces, ya nadie se crea ese bulo. Finalizamos con las palabras que le dedicó Teresa Rodríguez a Susana Díaz en el Parlamento andaluz: "Les felicitamos en su matrimonio, pero su luna de miel no va a ser nada satisfactoria".

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
31 octubre 2016 1 31 /10 /octubre /2016 00:00
Viñeta: Vasco Gargalo

Viñeta: Vasco Gargalo

Respecto de los conceptos políticos decisivos, depende de quién los interpreta, los define y los utiliza; quién concretamente decide qué es la paz, qué es el desarme, qué es la intervención, qué son el orden público y la seguridad. Una de las manifestaciones más importantes de la vida legal y espiritual de la humanidad es el hecho de que quien detenta el poder real es capaz de determinar el contenido de los conceptos y las palabras

Carl Schmitt

Porque en efecto, el pensamiento dominante posee también esa capacidad de tergiversar, de manipular el lenguaje, y de asignar nuevos significados a los significantes que no se corresponden con ellos, creando nuevos imaginarios colectivos en torno a dichos conceptos. Con las guerras, las amenazas, los conflictos armados y el terrorismo ocurre también. Lleva ocurriendo durante décadas, está ocurriendo ahora, está ocurriendo siempre. Tomemos el caso actual de la guerra en Siria. Los medios de comunicación dominantes no nos explican correctamente lo que está pasando en dicho país, el verdadero caos que sufre, los orígenes de tanta devastación, los intereses en juego enfrentados, los actores que intervienen y sus diferentes roles. Un reciente artículo de Mike Whitney para el medio Counterpunch, traducido por Carlos Riba para Rebelion, al que remito a los lectores y lectoras interesadas, lo explica perfectamente, y nosotros vamos a tomarlo como referencia. Básicamente, Siria es el destino de otra operación de cambio de régimen lanzada por Washington para derrocar a su legítimo gobernante (por muy dictador que sea), e implantar allí, como lleva haciendo durante décadas en países cercanos, un gobierno servil y controlado por USA. Voy a retomar las palabras concretas de Mike Whitney, porque utiliza un ejemplo muy ilustrativo para poder entender lo que ocurre.

 

Este es el símil que nos propone: "A partir de esto, trate el lector de imaginar si los trabajadores del vestido en huelga en la ciudad de Nueva York decidieran armarse y tomar algunas zonas del sur de Manhattan. Y, permitásenos decirlo, el primer ministro canadiense Justin Trudeau resolviera que podría aumentar su influencia geopolítica mediante el reclutamiento de extremistas islámicos y su envío a Nueva York para que se unieran a los trabajadores en huelga. Eventualmente, el plan de Trudeau tendría éxito y las milicias rebeldes estarían en condiciones de apoderarse de una vasta porción del territorio de Estados Unidos incluyendo la mayor parte de la costa Este y extendiéndose hacia el Medio Oeste. Después --en el curso de los cinco años siguientes-- esas mismas fuerzas yihadistas proceden a destruir la mayor parte de la infraestructura civil en todo el país, a expulsar a millones de personas de sus casas y negocios y a exigir que el Presidente Obama renuncie a su cargo de modo que pueda ser reemplazado por un régimen islámico que impondría una estricta ley islámica o sharía. En una situación como ésta, ¿qué consejo le daría a Obama? ¿Le diría que negociara con la gente que invadió y destruyó su país o le diría que hiciera todo lo que considere necesario para derrotar al enemigo y recuperar la seguridad?".

 

¿Interesante, no? Pues esto es exactamente lo que está ocurriendo en Siria, y es el motivo principal (también existen muchos otros motivos secundarios) del derramamiento de sangre durante más de cinco terribles años, así como del éxodo de refugiados sirios que intentan llegar a nuestro continente europeo en busca de asilo y refugio (que, dicho sea de paso, nosotros los europeos se lo impedimos). La realidad es así de cruda y de terrible. Pero evidentemente, no es esto lo que nos cuentan los medios de comunicación, ni nuestros indecentes gobernantes. Por tanto, cualquier persona razonable estará de acuerdo en que el Presidente Bashar Al Assad tiene derecho a defender su país y a mantenerlo seguro. De hecho, la soberanía y la seguridad de las naciones son un pilar básico del derecho internacional, que prohíbe la expresa injerencia de gobiernos extranjeros. Los gobiernos tienen el legítimo derecho a defenderse de las invasiones extranjeras, salvo si el actor implicado es Estados Unidos, porque entonces, parece que el derecho internacional no cuenta para él, y se extiende la falsa creencia (apoyada por el servil mundo occidental donde vivimos) de que el gigante norteamericano posee, por gracia divina, el inalienable derecho a intervenir cada vez que decida hacerlo, donde desee, cuando lo desee y todas las veces que lo desee. Y los demás a callar. Este es el diabólico escenario internacional que hemos creado. Para una mayor documentación sobre la trayectoria belicista estadounidense, recomiendo a mis lectores nuestra serie de artículos "USA: Estado de Guerra Permanente", donde dimos cumplida cuenta de ella. 

 

En el caso de Siria, por tanto, Washington está recurriendo a mercenarios yihadistas nacidos en otro país para derrocar a un gobierno soberano, el mismo procedimiento que empleó en Ucrania (donde se valió de neonazis para derrocar al gobierno de Viktor Yanukovich), el mismo que utilizaron las fuerzas armadas estadounidenses para voltear el gobierno soberano de Irak (bajo el falso pretexto de las "armas de destrucción masiva" y su colaboración con el terrorismo de Al-Qaeda), y el mismo procedimiento que han usado las fuerzas de la OTAN para hacer caer al gobierno soberano de Libia, con el asesinato de su otrora amigo y colaborador, Muammar El Gadaffi. Y podríamos citar muchos más casos. Siempre se trata de variantes del mismo planteamiento de fondo. Pueden cambiar los métodos, pero la política y los objetivos son siempre los mismos. Y esa política obedece a que a Washington le gusta elegir los líderes de los países extranjeros, sobre todo si pueden serle útiles desde una perspectiva geoestratégica. Necesita unos líderes que invariablemente sirvan a los intereses de la potencia norteamericana, que se alineen con sus valores y con sus ideales, que son básicamente los del capitalismo y el imperialismo. Y si por cualquier motivo intentan desviarse de esta línea, bajo gobiernos auténticamente democráticos, o simplemente no acatan los designos de EE.UU., esos líderes y esos gobiernos serán derrocados, de una forma u otra. Así es como funciona el sistema. Un sistema avalado, jaleado, secundado y apoyado por nuestros indecentes gobiernos "libres" occidentales. 

 

Es inútil negar la evidencia. Los hechos lo demuestran. La trayectoria estadounidense, a través de sus gobernantes, de la Cámara de Representantes y del Senado, y de sus terroríficas instituciones (CIA, Pentágono, NSA...), lleva funcionando así desde el final de la Segunda Guerra Mundial, habiendo derrocado (o intentado derrocar) a más de 50 gobiernos de países extranjeros. Ellos creen firmemente en su "excepcionalismo" en el escenario internacional, piensan que son el país elegido por Dios para desempeñar ese papel de gendarme internacional, y ello le ha llevado a estar en guerra durante la inmensa mayoría de su triste historia como nación. Creen solemnemente que si Estados Unidos lo hace, está bien, y además, todos sus países "aliados" (esos países del mundo libre occidental que poseen tantos y tan buenos "valores") deben secundarlos. Y la misma historia se repite una, y otra, y otra vez. Una machacona repetición de violencia, terror, destrucción, sangre, horror y muerte, que deja a terceros países absolutamente devastados, y que si no somos capaces de parar, es posible que nos conduzca a una nueva (la tercera) conflagración mundial. De hecho, existen muchos pensadores e intelectuales que afirman que ya estamos en ella. Pero dejémoslo sentado desde ya (aunque tendremos que retomar este asunto cuando abordemos los bloques temáticos dedicados a la OTAN y al imperialismo): Estados Unidos es el principal actor guerrerista mundial. Posee una idiosincrasia bélica por excelencia. Y nosotros le seguimos el juego. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
27 octubre 2016 4 27 /10 /octubre /2016 23:00
Arquitectura de la Desigualdad (IX)

No hay ninguna razón para que una persona tenga miles de millones de dólares. El dinero eleva el poder político de determinados tipos por encima del poder del electorado. De hecho, el dinero se convierte en el electorado. El dinero se utiliza para comprar control político y eso destruye a un gobierno que sea representativo

Paul Craig Roberts

En efecto, estamos completamente de acuerdo con la cita de entradilla, pues no hay ninguna razón para que una sociedad permita que una determinada persona posea una cantidad de riqueza tan desorbitada. Y esto es un punto fundamental que tenemos que dejar sentado. Enseguida se nos volverán a echar encima los defensores del actual sistema, apelando a la "libertad" de los individuos de amasar sus enormes fortunas si les da la gana, mientras sean "buenos/as ciudadanos/as" y "no se salten las leyes". Y ahí radica la profunda perversión. Porque como sostiene Craig Roberts, bajo el sistema capitalista, el dinero representa al poder, y se ha construido todo un edificio jurídico-penal-socio-económico, enfocado abiertamente para favorecer a los ricos, y perjudicar a los pobres. Si la posesión de una inmensa fortuna fuese un hecho neutro para la sociedad, si no implicara el despliegue ni la connotación de otras muchas consecuencias, la cosa no tendría mayor efecto, pero desgraciadamente no es así. La riqueza va asociada al poder, y por tanto, llega un momento en que los ricos no sólo poseen enormes fortunas, sino también un enorme poder, lo cual invalida por injusto todo el andamiaje social consagrado a ello. El pensamiento dominante y las leyes están a su favor, y toda la estructura social se proyecta para beneficiarlos.

 

Vayamos a algunos datos. Según el Informe de Riqueza Global de la entidad Crèdit Suisse, no llegan a 39 millones (lo que representa más o menos el 0,5% de la población total del planeta) los multimillonarios y billonarios, que poseen algo más de la tercera parte de todos los activos financieros del mundo. ¡Sólo 39 millones entre los 7.200 millones de personas que pululamos en el planeta! Mientras, el 90% de la población mundial apenas accede a la quinta parte de la riqueza global. Y como curioso dato comparativo sobre lo que afirmábamos en el artículo anterior (es la misma sociedad la que está diseñada para que existan ricos y pobres), diremos que el Salario Mínimo Interprofesional se sitúa actualmente en el Estado Español en 655,20 euros, mientras que la fortuna personal de Amancio Ortega (fundador del grupo textil Inditex y la segunda fortuna mundial) se eleva a 72.000 millones de euros. Los autores del texto "La secesión de los ricos" (Antonio Ariño y Joan Romero) proponen en su libro un repaso a las biografías de las cuatro personas actualmente más opulentas del mundo: Bill Gates, Carlos Slim, Warren Buffet y Amancio Ortega. También las del nuevo multimillonario chino, Peter Fung, o la de Ingvar Kamprad, fundador de Ikea. Pero también ofrece un repaso por las fortunas del espectáculo, tales como Johnny Deep, Lady Gaga, Julio Iglesias, Shakira, Leo Messi, Cristiano Ronaldo, etc. Hoy día, estas minorías opulentas han impuesto una visión mundial que supone la deslegitimación del contrato social implícito, vigente desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Y así, nuestro imaginario colectivo en torno a este asunto ha pasado a ser otro, menos ligado a las metas de igualdad y de justicia social, y más ligados a la fortuna y al éxito personales. 

 

La agenda neoliberal, hoy hegemónica en la inmensa mayoría de países del planeta, que condiciona el nivel de soberanía tradicional de los Estados, empobrece la calidad de las democracias y ha producido niveles inéditos de precarización y destrucción de empleos, pobreza, exclusión social, eliminación de los derechos básicos de ciudadanía para los sectores más vulnerables de la población, y deterioro de las condiciones de vida para la inmensa mayoría social. Y por tanto, volvemos de nuevo al punto de origen, que ya denunciábamos en el artículo anterior de esta serie: es el propio modelo de sociedad el que se ha configurado para que, a la par que existan estos pobres tan pobres, existan estos ricos tan ricos. En palabras de Josep Ramoneda: "Una pequeña franja de la población se ha desprendido y vive en otro mundo. Han dejado de interesarse y sentirse vinculados a un territorio concreto. En cierto modo, esto es representativo del proceso de globalización y del paso del capitalismo industrial al capitalismo financiero y especulativo. En el primero había un enraizamiento, una empresa, trabajadores, sindicatos y empresarios que se encuentran y hablan. Un polígono industrial, y también una sociedad que los acoge. La economía digital y especulativa es, por definición, "aterritorial": no tiene patria". Es una perfecta definición de los modelos sociales de riqueza que patentamos. 

 

Es evidente, por tanto, que si queremos marchar en el sentido de ir reduciendo las enormes desigualdades sociales de nuestro mundo, un criterio fundamental que hemos que asumir es que tenemos que debilitar a estas grandes fortunas (y grandes empresas, de las que hablaremos en su momento en el bloque correspondiente). De hecho, no habrá cambio posible en esta arquitectura de la desigualdad sin debilitar a las grandes empresas y fortunas, así como a los grandes patrimonios. El Profesor de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid Fernando Luengo lo explica muy bien en este artículo para Publico, que vamos a tomar como referencia. Las grandes empresas y las grandes fortunas son los actores más importantes de un modelo económico crecientemente globalizado (el capitalismo neoliberal y financiarizado). Son los actores que determinan las reglas del juego y los que cosechan los mayores beneficios. En la película "El Crack Dos", de José Luis Garci, en un fragmento de la conversación que sostienen el detective protagonista y el magnate de una empresa farmacéutica, éste afirma: "Los políticos están para hacer la política, pero otros agentes más potentes y más inteligentes son los que deben guiar a los políticos sobre la política que hay que hacer". Absolutamente real como la vida misma. Estos grandes agentes (las grandes empresas y fortunas) son los que ordenan las políticas que hay que hacer, y son los serviles políticos quienes obedecen. Se ponen en marcha políticas al servicio de estos grandes agentes, y se proyecta (es lo que venimos afirmando) toda una arquitectura social consagrada a reproducir, ahondar y perpetuar esta aberrante desigualdad social. 

 

Según la Conferencia de Naciones Unidas y el Desarrollo (UNCTAD), las 100 empresas transnacionales (ET) más importantes del mundo tenían en el año 2015 activos valorados en cerca de 13 billones de dólares, una cantidad superior al Producto Interior Bruto (PIB) de los países que forman parte de la Unión Económica y Monetaria, superando en un 159% el de toda América Latina y El Caribe, en un 789% el de África Subsahariana, en un 973% el de toda la economía española, y en un 3.174% el del conjunto de los países de bajos ingresos (según la clasificación seguida por el Banco Mundial). Y si esas comparaciones se hacen teniendo en cuenta sólo a las 10 ET más importantes, atendiendo al volumen de activos que manejan (entre otras, Royal Dutch Shell, General Electric, British Petroleum, Exxon Mobil, Chevron, Volkswagen, Vodafone y Apple), las asimetrías son también muy destacadas. Este selecto grupo de grandes corporaciones atesora activos por valor de 3,3 billones de dólares, lo que equivale al 28% del PIB de la zona euro, al 63% de América Latina y El Caribe, al 108% del África Subsahariana, al 272% de España y al 731% del registrado en los países de bajos ingresos. Las grandes empresas no sólo lo son por su tamaño, medido por el volumen de activos que controlan y por el nivel de las exportaciones que realizan, sino que también lo son porque tienen multitud de conexiones accionariales, entre sí y con otras muchas empresas, creando una enorme red de intereses e interrelaciones, todo lo cual revela un panorama corporativo mucho más concentrado y poderoso que el reflejado por las estadísticas oficiales. Estos gigantes empresariales poseen auténticos ejércitos a su servicio, no de militares (aunque todo se andará), sino de periodistas, de políticos, de economistas, de "intelectuales" que viven a su servicio, cuya labor se consagra a proyectar y ampliar la imagen y el poder de estas corporaciones. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
26 octubre 2016 3 26 /10 /octubre /2016 23:00
Ilustración: Rocío Álvarez Fernández

Ilustración: Rocío Álvarez Fernández

Erradicar la pobreza no es un gesto de caridad. Es un acto de justicia. Se trata de proteger un derecho humano fundamental, el derecho a la igualdad y a una vida digna

Nelson Mandela

EAPN son las siglas de "European Anti Poverty Network", una coalición independiente de entidades involucradas en la lucha contra la pobreza y la exclusión social en todo el continente. Tiene su sede central en Bruselas desde 1990, y es un órgano de consulta del Consejo de Europea. En nuestro país trabaja desde 2004, y dedica sus mayores esfuerzos en incidir en las políticas económicas y sociales encaminadas a disminuir los niveles de pobreza entre la población. Pues bien, a tenor de la celebración el pasado 17 de Octubre del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, esta organización en España ha lanzado el Manifiesto titulado "La lucha contra la pobreza y la desigualdad es una responsabilidad ética y política", que vamos a reproducir textualmente a continuación:

 

En el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, no podemos dejar de recordar que la lucha contra la desigualdad social y económica es una carrera de fondo en la que todas las personas, instituciones y organizaciones sociales, debemos tomar parte. La crisis económica de los últimos años no ha hecho más que ahondar en la herida abierta de la exclusión social hasta límites insoportables. No lo podemos permitir: es una responsabilidad ética y política. Desde EAPN hemos apostado por un Pacto de Estado contra la Pobreza que sitúe esta lucha en el centro de la agenda política. Asimismo, hemos señalado tanto al Gobierno central como a los de las Comunidades Autónomas la necesidad ineludible de crear un verdadero sistema de rentas mínimas, que permitan mantener una vida digna a todas las personas en situación de desprotección, sin importar su lugar de residencia. También hemos insistido a los responsables políticos en que la pobreza no puede atajarse sólo con medidas paliativas, sino enfocando las causas que la producen, con iniciativas adecuadas en las políticas económicas, educativas, sanitarias, de vivienda, fiscales y de protección social. Es necesario que las personas cuenten con una garantía de ingresos por lo que se hace perentorio, entre otras cosas, abordar medidas en el ámbito del empleo digno, mantener la sostenibilidad de las pensiones y analizar la viabilidad de un esquema de renta básica.

 

Ningún Estado que se considere democrático puede dejar en la cuneta de la exclusión social a casi 14 millones de personas. El sistema actual, que genera un empobrecimiento mayoritario de la población y esquilma el planeta, incrementa las desigualdades económicas y sociales, no sólo en España, sino también en el mundo. Un nuevo modelo de desarrollo más equitativo y sostenible es más necesario que nunca. Sólo mediante políticas de redistribución de la riqueza (a través de medidas económicas y fiscales más justas) podemos mejorar la vida de las personas, sobre todo de las más vulnerables. La defensa de sus derechos está en juego y no podemos permitir que pierdan la partida.

 

La defensa de los derechos humanos y sociales es una condición irrenunciable para contribuir a la construcción de un mundo más justo. En este sentido, Europa ha demostrado que se encuentra más alejada que nunca del pilar social sobre el que fue fundada.

 

El aumento del racismo y la xenofobia y la salida del Reino Unido de la Unión Europea, son sólo algunos ejemplos de la crisis que se vive en el viejo continente, uno de cuyos exponentes más dramáticos es la crisis humanitaria derivada del conflicto de Siria. La desafección hacia Europa y sus gobernantes de una parte importante de la ciudadanía es una amenaza palpable.

 

EAPN España, una red que agrupa a más de 8.000 entidades sociales, conoce de primera mano los devastadores efectos que la pobreza y la desigualdad tienen en la vida de las personas y las familias. Sólo desde una acción política que sitúe nuestra lucha en el centro de la agenda política será posible alcanzar la meta de un mundo más justo. Contamos contigo para conseguirlo. Es nuestro compromiso.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
25 octubre 2016 2 25 /10 /octubre /2016 23:00
Viñeta: Tomas

Viñeta: Tomas

La banalidad y las mezquindades que afloran en los debates presidenciales entre los candidatos Donald Trump y Hillary Clinton, de cara a las cercanas elecciones en Estados Unidos, constituyen verdaderos insultos a la inteligencia humana

Patricio Montesinos

Produce auténtico estupor y vergüenza ajena, el contemplar las vaguedades, las banalidades y los grotescos razonamientos de los dos candidatos a la Presidencia del país más poderoso del mundo. Sin duda alguna, se trata de un fiel reflejo de la decadencia cultural a la que hemos llegado como especie. Si la propia política estadounidense y las Convenciones Demócrata y Republicana ya eran de por sí un lamentable espectáculo, con los actuales candidato y candidata a la Casa Blanca el espectáculo se acrecienta, porque el espectáculo son ellos mismos, y lo demuestran en cada debate o aparición pública que protagonizan. De entrada, ambos son fieles a la misma creencia semirreligiosa que define a USA como un país "imprescindible" para el planeta, poco menos que el sitio elegido por Dios para guiar al mundo y hacer justicia. El día que tengamos un candidato o candidata a la Casa Blanca, que emita un juicio racional sobre el papel de su país en el mundo, habremos avanzado bastante. Y frente a los magnates que avalan y financian la candidatura de Clinton, el grosero de Trump no los necesita, porque se la financia a sí mismo. Y en los debates televisados que han ofrecido hasta el momento, brillan por su ausencia la exposición de posturas, ideas y programas, pues lo usual es que evadan los graves problemas que sufre la sociedad norteamericana, para abordar asuntos personales y triviales que nada aportan al futuro de su país. Para acceder a la Casa Blanca, parece que lo único en lo que hay ser campeón es en cinismo y mediocridad. 

 

De un lado, Hillary Clinton, la que probablemente sea la próxima y primera Presidenta (mujer) de la historia de USA, pero que al igual que Obama con los de su raza, hará bien poco por las personas de su sexo. Para ella, igual que para el primer Presidente negro, sólo valen las clases (sociales, se entiende). Y ella, como auténtica representante de la suya, de esa clase poderosa que se autoconciencia de que su tenebroso país es el mejor del planeta, es una consumada guerrerista con experiencia, no sólo en grado de cónyugue (por su marido, el ex Presidente Bill Clinton), sino por haber desempeñado el cargo de Secretaria de Estado durante la primera etapa de Obama. Una mujer con tremendas conexiones con Wall Street, por lo cual su tratamiento hacia las clases trabajadoras es absolutamente previsible: serán aún peor tratadas. Aumentarán las desigualdades, el paro, la pobreza y la precariedad, mientras Washington aumenta sus presupuestos militares año tras año en una diabólica y perversa escalada armamentista. Clinton promete ayudar todavía más a Israel en contra de los palestinos, y está igualmente comprometida con Arabia Saudí, el actor más peligroso de Oriente Medio, responsable de la difusión de las versiones más fundamentalistas, retrógradas y violentas del Islam. Igualmente, defiende una política beligerante hacia Rusia con respecto a Ucrania, así como la continuación del hostigamiento de la OTAN hacia el gigante soviético. En conclusión, esta señora puede conducirnos sin rodeos hacia la Tercera Guerra Mundial. En resumen, de este lado tenemos a una hipócrita, una mentirosa, una belicista y un instrumento al servicio de Wall Street.

 

Y del otro lado, tenemos a Donald Trump. Este personaje, simplemente atendiendo a su currículum vital, debería haber sido, en un país que se llama "democrático", inhabilitado no sólo para ser Presidente del país, sino para ostentar cualquier cargo público. Un personaje que sólo sabe proferir insultos cada vez que habla, de profunda incultura e incapacidad políticas, de constantes comentarios obscenos y simplistas, y de una agresividad notoria hacia multitud de colectivos: mujeres, discapacitados, inmigrantes, etc...¿Puede un personaje de esta calaña convertirse en Presidente de USA? No debería dirigir ni siquiera una simple comunidad de vecinos. Jactancias, gritos, mentiras descaradas y comentarios soeces jalonan los argumentarios de este indeseable personaje. Hasta ahora sólo sabemos que quiere hacer "América Grande de nuevo" (tal es su lema), y que quiere construir un muro en la frontera con México (pagado por este país) para impedir la llegada, según él, de los violadores y delincuentes latinos. Sus modos fascistas y chulescos, su charlatanería y sus constantes ocurrencias le incapacitan, siquiera, para haber sido aspirante en la carrera republicana, a la que por cierto, cualquier imbécil con dinero se puede presentar. Trump suele afirmar que "Estados Unidos está en decadencia", y en efecto lo está, lo que no dice es que él mismo es producto típico y harto ilustrativo de esa decadencia. 

 

Si ya era difícil superar la larga lista de peligrosos y estrambóticos personajes de la galería republicana estadounidense, todos ellos se han visto superados con creces por Donald Trump. Un magnate que continuamente hace gala de su supina ignorancia, y de una ridícula arrogancia ante un enfervorecido auditorio, fiel reflejo de la decadente sociedad norteamericana. Un personaje que miente y descalifica más que habla, capaz de presentarse como un defraudador de impuestos, y que sólo sabe pergeñar un mensaje de odio, racismo y violencia. Por supuesto, es un fiel defensor de la posesión de armas, así como del negacionismo climático muy típico de los más acérrimos conservadores norteamericanos. Un personaje, en resumidas cuentas, que en cualquier otro país del mundo mínimamente civilizado estaría absolutamente inhabilitado para poder presentarse a cualquier cargo público. Pero ya sabemos que USA es diferente. Las más abominables y estúpidas modas provienen de allí, y siendo uno de los países más modernos históricamente hablando, es quizá el más rancio y salvaje de todos. Por tanto, Donald Trump, como decíamos al comienzo, quizá sea un típico producto de consumo estadounidense, un engendro que por ser poseedor de un gran imperio empresarial, cree que también puede tomarse el mundo por montera. Y en los debates, como afirmábamos anteriormente, predominan la vulgaridad y la chabacanería, convirtiendo la campaña en un lamentable show mediático, y ofreciendo un ridículo y bochornoso espectáculo internacional. 

 

Con la cantidad de temas interesantes de los que se podría y se debería hablar en dichos debates: desde el final de la guerra en Siria, pasando por las medidas a implementar para cumplir con los objetivos mundiales para atajar el cambio climático, hasta los intentos de las multinacionales para implantar su perverso sistema de dominación en forma de "acuerdos comerciales". También podrían hablar de la escalada de tensión racial propiciada por una policía racista que asesina impunemente a sus ciudadanos/as afroamericanos/as, o de sus posibles respuestas ante las estrategias políticas de los llamados BRICS. En clave interna, también podrían hablar de Guantánamo, de la creciente desigualdad social, de las reformas migratorias y sanitaria, y un largo etcétera...¿Se habla de todo ello en los debates entre la candidata demócrata y el aspirante republicano? Más bien no. ¿De qué se habla, entonces? Pues, entre otras irrelevancias, de las mujeres agredidas por Donald Trump, de los correos indecentes de Hillary Clinton, y de los vergonzantes argumentos de cada uno por desprestigiar a su oponente. No existe debate político. No existe confrontación de argumentos, razonamientos, planes o ideas. No existen salidas ni alternativas. Sólo existen aberrantes discusiones de salón entre dos personas, que sólo atendiendo a su edad, sin más criterios, deberían comportarse de forma más responsable. Sólo de pensar que uno de estos dos peligrosos personajes va a dirigir la política del país más poderoso de la Tierra durante los próximos cuatro años, me dan auténticos escalofríos.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías