Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
30 diciembre 2013 1 30 /12 /diciembre /2013 00:00

Continuando con nuestra visión desde la izquierda sobre la Tercera República, vamos a insistir, siguiendo al líder del Frente Cívico "Somos Mayoría", Julio Anguita, en la importancia de dotar de contenidos reales y concretos a la República, es decir, no dejar que se convierta en un mantra ilusionante sólo por su nombre, pero que cuando se instaure, pueda volver a reproducir situaciones y políticas que no deseamos. En este sentido, el advenimiento de la Tercera República ha de ser controlado por sus propios contenidos, y esos contenidos han de ser ampliamente consensuados por la propia ciudadanía (en realidad, forma parte de un proceso más amplio, que venimos llamando Proceso Constituyente).

 

republica_queremos21.jpgTenemos que partir de la idea que marca la diferencia entre lo que pudiéramos llamar la "Constitución Formal" y la "Constitución Material". O si se quiere, entre la Constitución teórica y la Constitución práctica. Porque una cosa es lo que esté redactado en el papel de forma solemne, y otra cosa es la política que de verdad se practica, y esto podemos constatarlo muy claramente en nuestra actual Constitución, que, a efectos prácticos, es papel mojado. No en vano afirmaba Julio Anguita en una de sus últimas entrevistas: "el día que se cumpla la Constitución se forma la revolución en España". Pero no es un hecho aislado. A lo largo de la Historia de España, determinados textos, como las famosas Leyes de Indias, se aprobaron pero nunca se hicieron efectivos. La Constitución "Material", por tanto, la constituirían el conjunto de fuerzas económicas, políticas, mediáticas, sociales e ideológicas que permiten que la Carta Magna pueda cumplirse, pueda ser una realidad. Y como hemos contado otras veces al hablar del proceso histórico de la Transición, la correlación de fuerzas y el poder fáctico y real de entonces produjeron no sólo una Constitución muy ambigua y descafeinada, sino una imposibilidad real de llevarla a la práctica, como de hecho ha ocurrido.

 

republica_queremos22.jpgLo importante, por tanto, es conocer dicha correlación de fuerzas, y disponer de un pueblo consciente, organizado y con fuerza para que la Constitución Republicana se cumpla. De ahí que sea tan importante la movilización popular, la pedagogía, la revolución cívica, la resistencia y la desobediencia civil, porque sólo una sociedad civil potente y bien organizada podrá realmente garantizar procesos políticos de cambio y envergadura. De lo contrario, podríamos perfectamente traer una República "de derechas", como existe en muchos países. Es decir, el sistema republicano por sí mismo no garantiza los avances sociales y las políticas de progreso. A esto nos referimos cuando afirmamos que la Tercera República ha de dotarse de contenidos concretos, que no sólo se plasmen en un nuevo texto constitucional, sino que dispongan de la mayoría social suficiente para ser apoyados y extendidos.

 

republica_queremos23.jpgEl movimiento republicano surge históricamente con la Revolución Francesa y, singularmente, con la Constitución jacobina de 1793, que a los tres principios señeros de “Libertad, Igualdad y Fraternidad” agrega los derechos económicos y sociales, y la abolición de la esclavitud. En el republicanismo el ser humano constituye el centro, y la economía ha de someterse a las personas, no a los mercados; esta idea es, realmente, la que medirá nuestra voluntad de cambio; si la política organizada no le da órdenes a la economía, seguiremos teniendo un sistema perverso. Podría resumirse en la siguiente pregunta: ¿podemos pedirle a los capitalistas que nos construyan el socialismo? Parece que no, por tanto, debemos ser nosotros, la sociedad civil organizada, y las fuerzas políticas que pivotan sobre la izquierda, los que hagamos el esfuerzo de construirlo.

 

Si cuaja el tercer intento, la III República Federal española, ha de tener como elemento esencial la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948), que establece el derecho a la seguridad social (Art. 22), al trabajo y a una remuneración equitativa y satisfactoria (Art. 23), al descanso y vacaciones periódicas pagadas (Art. 24), o a la alimentación, vestido, vivienda y asistencia médica (Art. 25). La Constitución de 1978 incorpora la Declaración de Naciones Unidas y, en consecuencia, estos principios. Y para terminar esta segunda entrega de artículos dedicada a la República, vamos a intentar poner un poco de orden y de claridad sobre un concepto muy manido últimamente: austeridad.

 

republica_queremos24.jpgEn efecto, desde que comenzó la crisis, y se comenzaron a difundir los manipuladores mensajes de la derecha, se nos está vendiendo un concepto de austeridad que para nada corresponde a la realidad. La austeridad, su verdadera idea, ha sido prostituida para convertirla en sinónimo de recortes, y en aras a esa equívoca austeridad, se ha llevado a la población a una vida indigna, que no permite siquiera disfrutar de los servicios públicos fundamentales. Esto no es austeridad. La austeridad no implica acabar con la sanidad, la educación pública ni reducir las pensiones. La austeridad no equivale a miseria.

 

republica_queremos25.jpgAsí pues, ¿en qué consiste la austeridad republicana? Administrar los recursos naturales, poseer cosas (no que las cosas te posean), abandonar el consumismo feroz, austeridad implica tiempo libre para pensar, reflexionar, disfrutar, y regresar a la convivencia simple, en los espacios públicos. Se trata simplemente de vivir decentemente y con decoro para que todos podamos vivir bien, y administrar los recursos públicos sin faraonísmo, despilfarro ni corrupción. Hemos de recordar, además, que en la izquierda, antes que crecer, se trata de repartir, y desde este punto de vista, la austeridad se enfrenta a los valores capitalistas de la ambición, el consumismo, la competitividad, el egoísmo, etc. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
27 diciembre 2013 5 27 /12 /diciembre /2013 00:00

Nos desayunamos diariamente con noticias como las siguientes: "La Troika regresa a Portugal para estudiar las medidas de ajuste propuestas por el Gobierno", "Los nuevos impuestos griegos no satisfacen a la Troika", "La Troika denuncia que el nuevo Decreto Antideshaucios de la Junta de Andalucía es inconveniente para la estabilidad del sistema bancario español", y un larguísimo etcétera...¿pero qué es la Troika? O mejor dicho, ¿quiénes son la Troika? Ya sabemos que son una tríada compuesta por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE), pero ¿quiénes están detrás de este tinglado? En el presente artículo, vamos a intentar desenmascarar un poquito más a la Troika, principal pesadilla política de la ciudadanía europea.

 

que_es_troika1.jpgEn nombre de esta Troika se están cometiendo los más graves atentados contra los pueblos europeos, contra su población, contra su dignidad, contra su recuperación económica, en aras a una supuesta "disciplina fiscal" y a una "austeridad" a ultranzas, que en realidad constituyen una estrategia de empobrecimiento por desposesión de las clases trabajadoras de los países europeos. La Troika nos amenaza, nos vigila, nos controla, y lo hace además siguiendo sus macabros dictados, sus espúreos intereses, sin tener en cuenta las tremendas consecuencias que sus imposiciones traen a la población europea. Bajo la bandera falaz de los famosos "rescates", que en realidad son planes para que los acreedores de la banca privada puedan cobrar, se imponen toda una serie de medidas suicidas para la economía de los Estados, conduciendo a la población de los países afectados a un empobrecimiento masivo, para garantizar el enriquecimiento de la banca y de las grandes empresas.

 

que_es_troika2.jpgLa Troika es el Reino del Capital en Europa. Representa a un conjunto de organizaciones antidemocráticas, de las que sólo hay información sobre las conclusiones o ME (Memorandos de Entendimiento, como eufemísticamente los llaman) que publican sobre los países rescatados a los que "asisten". Pero existe una total opacidad en torno a las decisiones que están determinando el futuro de los ciudadanos europeos, sobre todo griegos, irlandeses, portugueses, italianos, chipriotas y españoles. Entre 30 y 40 expertos de las tres Instituciones son enviados al país que se debe examinar para controlar que se están llevando a cabo las medidas impuestas. Cuatro veces al año estos "técnicos" (los llaman popularmente los "Hombres de Negro") examinan los Estados centrándose en ámbitos como la política presupuestaria, el marco macro-económico, las reformas estructurales o las reformas bancarias, y aseguran que se están cumpliendo los requisitos especificados. No sólo existe un equipo itinerante, sino que la Comisión Europea y el FMI mantienen personal en Atenas, Dublín y Lisboa, con el fin de "asegurar un diálogo continuo con las autoridades", en palabras de sus dirigentes. En el ejemplo español, los hombres de la Troika han controlado sobre todo que las entidades financieras rescatadas han cumplido los objetivos que les impusieron.

 

que_es_troika3.jpgEl trabajo que realizan se basa en un análisis "muy exhaustivo" de los datos que se disponen sobre el país en cuestión. Estos datos se obtienen tras reunirse con una serie de interlocutores del Gobierno, la Administración, partes interesadas como empresarios, trabajadores, y algunos académicos. Sobre este trabajo técnico, los jefes de misión, generalmente tres, puesto que cada Institución designa a uno, discuten con los líderes políticos la orientación del programa y las medidas clave que han de tomarse, las cuales se publican en el Memorándum de Entendimiento. Sobre la base de este memorando y las conclusiones de la misión, el Eurogrupo decide sobre cada desembolso de la asistencia financiera que estimen necesaria para cada país. Los expertos que forman parte de estos equipos son empleados de las Instituciones de la Troika, y son seleccionados según su experiencia y conocimiento del tema que vayan a tratar en el país indicado, puesto que no siempre envían a las mismas personas a los distintos países rescatados. Por ello, el equipo no es el mismo en cada país y el número de personas que participan en una misión de examen puede variar, así como el perfil del equipo que cumple con las necesidades específicas de la misión de examen.

 

que_es_troika4.jpgLa Troika es una organización criminal. Es la representante directa de que en Europa se implanten las medidas ultraneoliberales del FMI, responsables del hundimiento de cientos de países de todo el mundo, y de la asfixiante política de la deuda pública. No existe un control democrático real de su comportamiento, lo cual hace aún más grave que la Troika tenga un papel tan decisivo en el destino de los países a los que han prestado dinero la UE o el FMI. Sus contraproducentes y suicidas políticas están siendo las responsables de los altos índices de desempleo en los países afectados, producto de sus fanáticas medidas en pro de una convergencia ultraneoliberal. La Troika es responsable (quizá no la única ni la última, pues también son responsables los propios gobiernos que implementan y aplauden sus medidas) del crecimiento de la deuda pública, de las imposiciones sobre los objetivos de reducción del déficit público, y de todos los procesos de privatización de empresas y servicios públicos que se están produciendo en el contexto europeo. Las medidas de la Troika son completamente despiadadas, pues atacan sistemáticamente los salarios y el bienestar social de la población trabajadora, imponiendo sus injustas medidas.

 

que_es_troika5.jpgLa Troika es una grave amenaza para la Democracia de la Unión Europea, la de cada uno de sus Estados miembros. Es como la "mano que mece la cuna", la cuna de los mercados, que son los que representan el auténtico poder en Europa. Y como ya hemos visto y comprobado en algunos países (Grecia o Italia, por ejemplo), si los Gobiernos tratan de desafiar a la Troika y sus políticas, la presión aumenta hasta un punto en que han de renunciar para dejar paso a los nuevos Gobiernos de expertos, o Gobiernos tecnocráticos. Para la ciudadanía, para la clase trabajadora, la Troika es la más cruel pesadilla política. Bajo esa impecable imagen técnica, se esconden un grupo de burócratas anónimos de tres poderosas y macabras Instituciones que no rinden cuentas a nadie, que llevan la voz cantante en las políticas que determinan la vida de la gente, y que imponen programas económicos que pagan la mayoría trabajadora.

 

Por eso, cuando escuchamos o leemos noticias del tipo: "Izquierda Unida mostrará a Rajoy en el Congreso cómo se combate el paro y la pobreza sin obedecer a la Troika", "Llamazares llama a la izquierda y los movimientos sociales a unirse frente a la Troika en las Elecciones Europeas", "Alexis Tsipras llama en Madrid a la unión de la izquierda del Sur de Europa contra la Troika", y otras muchas, no puedo por menos que constatar la tremenda ingenuidad de todos aquéllos políticos que desde la izquierda pretenden enarbolar la bandera de la desobediencia a la Troika permaneciendo en la Unión Europa, creyendo y haciendo creer que desde dentro de la UE y en el marco del Euro, se pueden llevar a cabo políticas diferentes, más justas, más sociales, más redistributivas, orientadas a una mayor justicia social, a la disminución de la desigualdad, a la creación de empleo público, o a la auditoría de la deuda. No será posible. Todas ellas chocarían contra los Tratados Europeos, contra la actual arquitectura europea, contra los auténticos poderes europeos, que no permitirían llevar a cabo grandes giros ideológicos. La única solución es abandonar este cruel y perverso sistema, abandonar la Unión Europea y el Euro, y poder vislumbrar, entonces sí, una verdadera luz al final del túnel.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
26 diciembre 2013 4 26 /12 /diciembre /2013 00:00

La Plataforma para la Defensa de la Radio Televisión Pública (http://hazlopublico.org) ha publicado un Manifiesto, con su Formulario de Adhesión incluido, del cual queremos hacernos eco en el presente artículo. Como sabemos, desde la llegada del PP al Gobierno, el ataque frontal a todo lo que huela a público ha sido realmente bestial, y cómo no, también les ha tocado el turno a los medios de comunicación públicos. Desde entonces, la Radio y la Televisión públicas de este país han perdido rigor, imparcialidad, profesionalidad y audiencia, acrecentando el grado de manipulación informativa de sus programas. Debates, informativos, documentales, etc., son presa constante del afán manipulador de este indecente Gobierno, que practica además una persecución de grandes profesionales de los medios, con trayectoria demostrada, que han sido vilmente relegados de sus puestos de responsabilidad.

 

medios_publicos1-copia-1.jpgTodo ello, por no mencionar el sangrante caso de Canal 9, la Televisión Pública Valenciana, que ha sido clausurada de forma caciquil e indignante, dejando en la calle a miles de profesionales, y a sus respectivas familias. Y es que al igual que la Educación, el apoyo de los medios de comunicación es fundamental para la labor de eco permanente que esta rancia derecha necesita hacer de sus postulados. Reproducimos a continuación el Manifiesto, que desde la izquierda apoyamos sin fisuras:

 

"Sin información de calidad no es posible la democracia. En nuestro país, la gran mayoría de la población se informa a través de la radio y la televisión. Por ello necesitamos una radiotelevisión pública apartidista, independiente y de calidad, que cumpla con el servicio público esencial y donde no existan ni la manipulación ni la censura.

 

medios_publicos2.jpgUna buena RTV pública debe ser los ojos y los oídos de la ciudadanía para que pueda participar con conocimiento en el debate público y en los procesos políticos. Es tan necesaria como la sanidad, la educación y los servicios sociales para una sociedad libre y democrática.

   

El Gobierno actual, continuando con la política de gobiernos anteriores, pretende reducir, privatizar o eliminar el servicio público de RTVE y de las radiotelevisiones autonómicas.

Ahora más que nunca, conviene dejar claras algunas cosas:

   

- La RTV pública es la única que debe garantizar el acceso de colectivos y organizaciones ciudadanas, para que se oigan todas las voces.

   

- Es falso que la RTV pública española sea cara: al contrario, es la más barata de Europa (aproximadamente 10 céntimos de € por persona y día).

   

- Es falso que la radiotelevisión comercial sea gratuita: se financia con la publicidad, que pagamos tod@s l@s consumidores y consumidoras al comprar los productos.

   

medios_publicos4.jpg- Las emisoras privadas, para garantizarse el beneficio económico, tienden a convertir la información y la cultura en meras mercancías, lo que desemboca en el amarillismo y la telebasura.

   

- Cuando se habla de las radiotelevisiones públicas no debe olvidarse nunca que atesoran un valiosísimo archivo audiovisual, patrimonio histórico que pertenece a tod@s.

   

Las agresiones contra la RTV pública forman parte del mismo golpe contra la democracia, los derechos sociales y los servicios públicos que padecemos la inmensa mayoría.

Por eso convocamos a una decisiva marea en defensa de una radiotelevisión pública que garantice el derecho a la información y la auténtica participación democrática.

   

SIN INFORMACIÓN DE CALIDAD NO HAY DEMOCRACIA.

 

POR UNA RTV PÚBLICA DE CALIDAD, INDEPENDIENTE Y PARA LA CIUDADANÍA.

 

¡HAZLO PÚBLICO!"

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
24 diciembre 2013 2 24 /12 /diciembre /2013 00:00

juez_silva_y_blesa2.jpgLa palabra "indignante" ya se queda bastante corta para expresar cuánto asco y repulsión nos provoca conocer toda la cascada de correos electrónicos y otras pruebas (fotografías, declaraciones, etc.), demostrativas de las prácticas que Miguel Blesa y su Consejo de Administración llevaban a cabo en Caja Madrid. Y a todo esto, el Juez que tuvo la osadía de levantar su voz y el proceso penal (encarcelamiento incluido) contra Blesa es demandado, investigado, y posiblemente, apartado de la carrera judicial. Es un juez incómodo para el poder, como algunos otros, y simplemente se le retira. Así de simple. Como si de una suerte de mafia se tratara. De hecho es justamente lo que es. Una mafia institucional e institucionalizada la que se esconde detrás del apoyo a estos sucios y corruptos banqueros. Para el caso de Blesa sin ir más lejos, muy amiguito del ex Presidente Aznar, ese que anuncia, entre otras muchas sandeces de su cosecha, que "España no se va a romper". 

 

juez_silva_y_blesa3.jpgDesde los primeros días de su primer auto contra Miguel Blesa, y su medida de prisión cautelar contra él, la cadena de infundios, menosprecios, descalificaciones e improperios contra el Juez Elpidio José Silva fue muy extensa, por parte de todos los medios de comunicación convencionales, del régimen, los voceros de la derecha (pura o disfrazada), de aquéllos que se alinean y defienden a capa y espada la Constitución y el sistema bipartidista español. El Juez Silva ha sido desde entonces demonizado, pero poco a poco nos vamos enterando de la tremenda injusticia que se está cometiendo contra él, en aras a una defensa incondicioinal del ex banquero Blesa y su tropa. Después nos dirán que la Justicia, así con mayúsculas, es igual para todos. Los engaños, tejemanejes, trajines, tráficos de influencias, amiguismos, corruptelas, redes clientelares, y en fin, un modo de práctica bancaria de gestión que roza con la más pura mafia, se nos va presentando ante nuestras narices diariamente, ante nuestra más estupefacta expresión y nuestra más atónita mirada. Un sentimiento de profunda y descarnada impotencia nos invade, al comprobar que, por ejemplo, mientras nos lanzaban el mensaje de que "habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades", Miguel Blesa se hacía fotos montado en su lujoso Ferrari, o compraba al contado una mansión de más de dos millones de euros en una privilegiada zona residencial madrileña.

 

juez_silva_y_blesa4.jpgPor el momento, el Juez Silva prefiere no contar la película completa desde el principio, pero esta precavida actitud podría (ojalá) cambiar en el futuro. Según él, si se decidiera a hacerlo, "se crearía una situación institucional insostenible". Y nosotros nos preguntamos, a la luz de todo lo que se va publicando, ¿qué más cosas habrán ocurrido? ¿Cuánto más sinvergüenza se puede ser? ¿Cuánta sangre fría se puede llegar a tener, para darse una vida de lujo a costa del engaño y del sacrificio de miles y miles de personas a las que colocaron las participaciones preferentes? Las palabras textuales del Juez, aplastantes y alarmantes, fueron las siguientes: "Si la ciudadanía llegara a tener un relato completo de cómo en los últimos 15 años determinada Caja de Ahorros se ha gestionado, si supiera quienes han intervenido, cuáles han sido los protocolos y las formas de actuación, el sistema institucional no lo soportaría y el ciudadano comprobaría el tipo de alianzas que en un momento dado se pueden producir entre los corruptos, determinados medios de comunicación, determinados elementos que forman parte de las instituciones y que están incardinados en la casta política".

 

juez_silva_y_blesa5.jpgPalabras que esconden, y no hay que ser demasiado inteligente para darse cuenta, la enorme descomposición, agotamiento y podredumbre de un régimen inaugurado hace 35 años bajo la alfombra roja de la llamada "Transición", alfombra donde se han ido escondiendo sus miserias, y su escandalosa red de poder y corrupción. Y muy significativas fueron también las palabras del Juez a propósito de su procesamiento: "Es la primera vez en la historia judicial europea que el juez es sentado como imputado antes de que termine la instrucción por parte del Ministerio Fiscal", sentenció con toda la razón. En fin, jueces como Elpidio Silva nos están haciendo falta a millares. Jueces profesionales, valientes y honrados, como Elpidio José Silva, son (y serán todavía más en el futuro), piezas completamente imprescindibles para sanear un sistema político-económico corrupto hasta sus entrañas, y al cual ya ni siquiera se le maquilla o esconde. Un sistema que sólo podremos comenzar a derribar cuando el miedo cambie de bando, esto es, cuando la casta política, económica y mediática que nos gobierna vea la "boca del lobo", sienta la verdadera amenaza de los de abajo, sienta que vamos a por ellos, que ya no vamos a tolerar más abusos, más injusticias, más desmanes, más engaños, más privilegios ni más corrupción. ¡Adelante, Juez, estamos contigo! ¡Viva el Juez Silva!

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
23 diciembre 2013 1 23 /12 /diciembre /2013 00:00

Sobre el asunto catalán, desde la convocatoria de la consulta para finales de 2014, se ha hablado mucho (también antes), así que vamos a intentar poner un poco de cordura en el conflicto. Vaya por delante, desde la izquierda, que nuestra postura es la transformación hacia un Modelo Federal del Estado Español, donde Cataluña, como el resto de las actuales Comunidades Autónomas, tendría su encaje correspondiente respetando los principios de solidaridad territorial. Pero sospechamos, como hemos afirmado muchas veces, que los territorios catalán y vasco no estarían por la labor, y tienen todo el derecho del mundo a expresar su negativa a participar en dicho modelo, y a ejercer su derecho a la autodeterminación, como podrían ejercerlo en su caso Galicia, Andalucía, o cualquier otra Comunidad del Estado.

 

consulta_catalana1.jpgLos conflictos en realidad vienen arrastrándose desde hace mucho tiempo, pues se enfrentan a otro "nacionalismo": el nacionalismo españolista, desarrollado sobre todo en los tiempos de la dictadura franquista. Lo expreso con las palabras del Profesor Vicenç Navarro: "El nacionalismo españolista era un nacionalismo extremo, de carácter racista (el día nacional se llamaba el día de la raza), sumamente excluyente, que estaba basado en una visión imperial del Reino de España y con una concepción radial del estado, centrado en Madrid, la capital del Reino. España era la única nación del país y la más antigua de Europa y tenía una misión civilizadora. Otras concepciones de España eran reprimidas y eliminadas, definiéndoselas como anti España. Este nacionalismo españolista estaba intrínsecamente ligado al catolicismo clerical jerárquico español, que era parte del Estado español. No es que la Iglesia apoyara la dictadura; la Iglesia fue un componente claro de la dictadura, hecho que la jerarquía católica todavía hoy niega a pesar de la enorme evidencia de lo contrario. Los sacerdotes estaban pagados por el Estado y el dictador nombraba a sus obispos. La hipocresía de la Iglesia, negando esta realidad, alcanzaba niveles hiperbólicos".

 

Pero esta concepción de España viene en realidad de más lejos en la Historia. En realidad, nos podríamos remontar hasta a los tiempos de los Reyes Católicos. En España ha habido siempre dos concepciones de España. Una que monopoliza el concepto de nación, “patria indivisible de todos los españoles” y que, centrada en Madrid, su capital, excluye y niega que haya otras naciones, a las cuales considera en la práctica como regiones de España. Tiene una visión radial de España, y es heredera de la España de siempre, la España imperial que conquistó América Latina e impuso su cultura, lengua y civilización. Pero existe otra visión de España, la España con raíces republicanas que se creía constituida por varias naciones, con una visión no radial sino policéntrica y poliédrica, en la que distintos pueblos y naciones pudieran convivir fraternalmente sin exclusiones, y con el respeto a la diversidad, acentuando la riqueza de dicha diversidad. Como ocurre en varios países federales y confederales, las Administraciones del Estado Federal pueden estar en otras capitales distintas a las del centro (en EEUU, la Seguridad Social no tiene la sede en Washington, sino en Baltimore, o el Centro Federal de Investigación y Vigilancia Sanitaria en Atlanta).

 

consulta_catalana2.jpgPero el caso catalán está rayando en el chantaje verbal más absoluto. Hay que remontarse un poquito a la reciente historia, para comprobar de qué polvos vienen estos lodos. Remito a mis lectores al artículo "Sobre el indepentismo catalán", donde ya expresé las motivaciones al respecto. Pero una vez que estamos aquí, lo que evidentemente no caben son más enfrentamientos. Se han escuchado infinidad de "advertencias" (más bien diríamos de amenazas) en el sentido de que Cataluña, si declarara la independencia, se quedaría fuera de la Unión Europea y fuera del Euro, porque dejarían de aplicársele los Tratados. Basta ya de tanto chantaje fácil, falaz y barato. Todo esto es completamente falso, en el sentido siguiente: la Independencia de un pueblo no es algo que vaya de un día para otro. Es decir, si el día 9 de Noviembre del año próximo se votara mayoritariamente que el pueblo catalán desea un Estado independiente, al día 10 no lo tendría. Lo que se haría es comenzar un amplio proceso de negociación, que podría durar meses, incluso años, mediante el cual se restablecería todo el marco normativo y de relación con los diversos entes institucionales fuera de Cataluña, es decir, con España, con Europa y con el resto de Organismos y actores internacionales con quienes Cataluña quisiera negociar. Sólo al final de dicho proceso de negociación Cataluña se declararía independiente, y estaría dentro del nuevo marco internacional.

 

Luego por tanto, dejémonos de amenazas tipo gángster sobre un pueblo, que lo único que quiere, y tiene derecho a ello, es ejercer su derecho a decidir su propio futuro. Porque como decimos, se escuchan muchas advertencias de locura, como las del empresario José Manuel Lara, preguntándose "¿quién paga las pensiones al día siguiente de la independencia de Cataluña?". Pero no terminan aquí las sandeces con respecto al tema: que si Cataluña tendría que levantar fronteras, que si tendría que disponer de un Ejército propio, etc. Todo son maniobras orquestales de distracción, para establecer cortinas de humo y que la población catalana siga teniendo miedo a decidir su futuro. Al igual que al conflicto vasco, al conflicto catalán hay que darle solución desde la política, y en este sentido, posturas intransigentes, intolerantes y amenazantes no van a resolver jamás los problemas. El problema es que nunca nos hemos creído la plurinacionalidad, ni siquiera nos hemos creído el Estado de las Autonomías. En el fondo, no nos creemos la Democracia...¿cómo puede un dirigente como Rubalcaba, de un supuesto partido "socialista" decir que "rotundamente NO al derecho de autodeterminación de los pueblos"? ¿Cómo puede un partido que se llama a sí mismo "socialista" afirmar que "nunca" estarán a favor del derecho a la autodeterminación? ¿Qué clase de "izquierda" es ésta que se manifiesta tan profundamente antidemocrática?

 

consulta_catalana3.jpgMucha gracia tiene también el argumento de que "España se rompe", o de que "la soberanía nacional reside en todo el pueblo español". Es, cuando menos, paradójico, y cuando más de un cinismo avergonzante, que aquéllos que pisotean constantemente la soberanía nacional, instaurando las medidas antisociales que le dictan desde instancias europeas antidemocráticas, se llenen la boca hablando de la "sobernía nacional". Y si ponen el marco legal en la Constitución, ¿porqué no lo ponemos en la Carta de las Naciones Unidas? Allí se afirma que la soberanía reside en los pueblos, no en los Estados. Lo que se ha hecho es blindar la Constitución, fosilizarla ante intereses de un nacionalismo españolista, y no dejar posibilidad, bajo la excusa de un consenso mayoritario que nunca se alcanzaría, para que haya cambios. Y ahora nos viene el PSOE hondeando la bandera del Federalismo, cuando jamás han planteado el Federalismo en tantos años de Gobiernos "socialistas". Y hay que decir que declaraciones como las de Aznar, Bono, Rajoy, Rubalcaba, Rosa Díez, y tantos otros, han constituido el mayor aliciente para que exista el independentismo catalán, así como las portadas diarias de sus voceros medios de comunicación, como El Mundo, ABC, El País o La Razón. En realidad, es precisamente esa intransigencia del establisment político-mediático españolista, el factor que más incide en la radicalización de buena parte de la población catalana.

 

Por otra parte, hemos de señalar que lo que ocurre en España es algo absolutamente normal. Según palabras del historiador Juan Sisinio Pérez Garzón: “Definir España como plurinacional es algo que no debe asustarnos. De los casi 200 Estados que están reconocidos por la ONU, sólo 25 Estados son lingüísticamente homogéneos y apenas 30 los que respondían al ideal de correspondencia biunívoca entre nación y Estado. Quiero decir que la anomalía es el Estado construido sobre una sola identidad nacional tan homogénea como compacta. Lo habitual y predominante es lo contrario”. Pero por desgracia, tenemos líderes, partidos y gobernantes mayoritariamente antidemocráticos, y poco dialogantes. A ellos hay que decirles que no hay que temer nunca la expresión libre y voluntaria de la voz de un pueblo. No se dan respuestas sensatas, maduras ni consensuadas. A un nacionalismo no se le puede responder con otro nacionalismo. Si se quisiera, habría consulta. Lo ha hecho Canadá con Quebec, lo ha hecho el Reino Unido con Escocia. Los problemas políticos se arreglan con la política. Bajo la excusa de la "soberanía nacional de todos los españoles" no puede esconderse en el cajón un clamor de todo un pueblo, que reclama un talante democrático para escuchar la voluntad popular de una parte del Estado que quiere replantearse su futuro. Nos gustará más o menos, estarán o no equivocados, traerá ventajas o inconvenientes, pero lo que está claro es que hay que respetarlo.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
20 diciembre 2013 5 20 /12 /diciembre /2013 00:00

Se nos dijo que aprobaban la Reforma Laboral para crear empleo. La verdad es que se ha destruido empleo. Se nos dijo que aprobaban la Reforma Laboral para evitar las diferencias entre los grados de protección de los trabajadores. La verdad es que tras ella, casi todos los trabajadores están más desprotegidos. Se nos dijo, en fin, que la Reforma Laboral era equilibrada. La verdad es que concedía todo el poder de decisión y control a la clase empresarial, despojando de todos los mecanismos de presión y negociación para la clase trabajadora. Y a casi dos años de su aprobación, el panorama laboral de nuestro país es realmente dantesco. No sólo se destruye empleo a diario, no sólo de las pequeñas, sino también de las grandes empresas (ROCA, PANRICO, FAGOR, y un interminable etcétera), sino que el poco empleo que se crea, es absolutamente precario.

 

efecto_laboral1.jpgSegún estadísticas de Octubre de 2013, el 40% de los nuevos contratos que se firman dura ya menos de un mes, y uno de cada cuatro incluso menos de una semana. Otro gran porcentaje tiene una duración situada entre una semana y quince días, y sólo un porcentaje ínfimo dura más de seis meses. Según el Servicio Público de Empleo Estatal, la duración media de los contratos temporales se sitúa en 59 días. La degradación del mercado laboral es todavía mayor si se tiene en cuenta que no todos los contratos de trabajo son de jornada completa. Prácticamente la tercera parte son parciales, lo que pone de relieve el grado de inestabilidad laboral. Por no hablar de algunos denigrantes anuncios de ofertas de empleo que aparecen en algunos medios, que podrían ser incluso constitutivos de un delito de ataque contra la dignidad de las personas. Pero la precariedad no se ceba sólo con los jóvenes, pues los datos también nos dicen que más de la mitad de los contratos que duran menos de siete días (concretamente el 52%) los han firmado trabajadores de 35 años o más. Es decir, están en la supuesta madurez de su carrera laboral. Y en todo caso, la estadística concluye con un dato demoledor: de los 1,5 millones de contratos firmados en dicho mes, apenas 119.000 fueron indefinidos, esto es, que el 92% de los mismos fueron temporales.

 

efecto_laboral2.jpgSumidos en una crisis económica, ecológica y social como nunca antes había conocido el capitalismo global, estamos asistiendo al final de la “globalización feliz” y a la demolición de la "belle époque" del neoliberalismo. Pero las grandes corporaciones y los "think tanks" empresariales insisten en no darse por aludidos, y lejos de cuestionar su responsabilidad en el actual colapso del sistema socioeconómico y en la crisis civilizatoria, las empresas transnacionales vuelven a presentarse como el motor fundamental del desarrollo y la lucha contra la pobreza. Según el pensamiento hegemónico, la gran empresa, el crecimiento económico y las fuerzas del mercado han de ser los pilares básicos sobre los que sustentar las actividades socioeconómicas de cara a combatir la pobreza. Eludiendo su responsabilidad en el origen de la crisis sistémica que hoy sufrimos, así como el hecho de que ellas están siendo precisamente las únicas beneficiarias del crack, las grandes corporaciones nos proponen más de lo mismo: que el fomento de la actividad empresarial, la iniciativa privada y el emprendimiento innovador sean los argumentos fundamentales para la “recuperación económica”.

 

efecto_laboral3.jpgEl nuevo paradigma es el emprendimiento laboral, el mantra promovido hasta la saciedad por todos los medios es que hay que hacerse empresario, que esa es la solución para todos nuestros males. Y ahí están los voceros de este cruel sistema capitalista, para darle carrete al susodicho mensaje, llamándonos a todos a crear nuestra propia empresa, por poco imaginativos y competitivos que seamos. El trabajo asalariado ya ha comenzado a estar mal visto. Si trabajas en una fábrica, te pueden mirar como si fueras un perro verde, mientras albergan en su pensamiento la curiosidad: ¿pero cómo, tú no te haces empresario? ¿No te lo montas por tu cuenta? Pero decía con gran acierto David Harvey que "el crecimiento económico beneficia siempre a los más ricos". Efectivamente, ellos están siendo los principales beneficiarios del crecimiento en los países del Sur, de ahí que el incremento del PIB se vea acompañado del aumento sostenido de la desigualdad. Los llamados "signos de recuperación" de la macroeconomía no están produciendo un incremento de esas ficticias “clases medias”, sino de millones de empleos precarios, con bajos ingresos, mínimos derechos laborales y grandes carencias en servicios sociales. “Minijobs” se les llama, aplicándose el neologismo anglosajón a lo que antes denominábamos "trabajo basura". De tal forma que si un mileurista era hace unos pocos años el símbolo de la precariedad, hoy sería considerado un miembro más de la “clase media”.

 

efecto_laboral4.jpgEs más útil considerar en su conjunto los elementos principales, bien conocidos, que han ido produciendo la corrosión de la protección social, característica fundamental del Estado del Bienestar: el paro masivo, de larga duración y con subsidios decrecientes; el incremento de los “trabajadores pobres” porque el trabajo precario y sometido al poder patronal ya no asegura ingresos suficientes para una vida digna; los recortes drásticos en el empleo en la Administración y en los servicios públicos, que amenazan al funcionariado; el riesgo de no poder hacer frente a las deudas contraídas en la etapa anterior, que permitieron una burbuja de alto consumo en las clases trabajadoras pese a la tendencia generalizada a la caída de los salarios desde los años noventa; el deterioro de la calidad de la sanidad y la educación públicas, y el aumento de los pagos a cargo de los usuarios (los llamados copagos) que sirven para avanzar en su privatización. La crisis finalizará, pero habrá dejado tras de sí, un reguero de destrucción de empleo, habrá arrasado con todos los derechos sociales y laborales de la clase trabajadora, nos habrá empobrecido mayoritariamente, habrá debilitado nuestras redes de protección social, y habrá enriquecido a una minoría representante de la gran burguesía, como aquélla que se sitúa detrás de las grandes empresas del IBEX-35. Para eso querían la Reforma Laboral.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
19 diciembre 2013 4 19 /12 /diciembre /2013 00:00

"A diferencia de la solidaridad, que es horizontal y se ejerce de igual a igual, la caridad se practica de arriba-abajo, humilla a quien la recibe, y jamás altera ni un poquito las relaciones de poder"

(Eduardo Galeano)

 

 

 

Comencemos por los datos de la pobreza en nuestro país. Según la agencia europea de estadísticas (Eurostat), y contabilizando al menos una de las tres formas de exclusión social (ingresos inferiores al umbral de pobreza, situación de privación material severa o personas que viven en hogares con muy baja intensidad laboral), en España, el riesgo de pobreza pasó de amenazar al 24,5% de los españoles en 2008, al 28,2% en 2012, es decir, se incrementó en 13,1 millones de personas. Para atajar este desolador panorama, se vienen incrementando los mecanismos extraoficiales de caridad y solidaridad social, pues las ayudas y prestaciones sociales se van depauperando progresivamente. En realidad podríamos hablar de hasta cuatro categorías en el mundo del trabajo (o del empleo, como se ha puesto de moda en llamarlo): Empleo (de calidad, con toda su protección, estabilidad y derechos), subempleo (cuando comienzan a faltar estos ingredientes), infraempleo (empleos en la economía sumergida, donde aún existen más abusos, pues son los únicos recursos con los que se cuenta para poder sobrevivir), y precariado (empleos que no respetan ni las más mínimas garantías, y que no permiten desarrollar un proyecto de vida mínimamente digno). Y además, podemos hablar de pobreza cultural, social, alimentaria, energética, etc., dependiendo del ámbito que abordemos.

 

solidaridad4.jpgDe esta forma, el Estado va abandonando su función primordial de garante de la cohesión social, y va dejando esta tarea en manos de la que pudiéramos llamar "caridad oficialista" (Cáritas, Cruz Roja) y no oficialista, que se va desarrollando cada vez más (Bancos de Alimentos, Comedores Sociales), y resto de iniciativas y movimientos solidarios, de los cuales tenemos ya muchos ejemplos en nuestro país, algunos de ámbito general, y otros de ámbito más local: dese iniciativas como los Ángeles Malagueños de la Noche, hasta la Red de Solidaridad Popular, muchos otros movimientos se configuran bajo el objetivo de proporcionar una red de ayuda y protección social, ante la desidia de los poderes públicos para ocuparse de ello. Y no podemos dejar de mencionar a todas las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) implicadas en dichas tareas, que desarrollan su labor a nivel nacional o internacional desde hace bastante tiempo (Acción contra el Hambre, Intermon Oxfam, UNICEF, etc.).

 

solidaridad5.jpgPero este sistema tiene trampas. Incluso los Bancos de Alimentos están constituidos de manera opaca, funcionando en realidad como meros gestores de los excedentes alimentarios, destinados también a producir beneficios de forma indirecta. Mientras miles de personas realizan su labor voluntaria con la máxima solidaridad, en el Patronato de las Fundaciones de Bancos de Alimentos hay una comunión entre las grandes empresas, la Iglesia Católica y la Administración Pública. De esta forma, la misma élite que hace donaciones de alimentos, se extiende justificantes de deducción del Impuesto de Sociedades. Parece que ser bueno y rico también desgrava en este país. Por otra parte, los Bancos de Alimentos constituyen hoy día un arma de destrucción competitiva de las grandes distribuidoras, contra el pequeño comercio. El trueque parece que está bastante claro: las grandes empresas ofrecen un poquito de beneficencia, a cambio de más beneficios corporativos. A la gente pobre se la va acostumbrando a la beneficencia, como si el hecho de que existan ricos y pobres fuese una ley divina. Si los Bancos de Alimentos, sus ejércitos de voluntarios, tantas entidades patrocinadoras y colaboradoras, se plantaran delante del Gobierno y les exigieran el fin de esta situación de miseria social, otro gallo nos cantara.

 

solidaridad6.jpgY es que los derechos sociales se reclaman, pero la caridad se concede. Hay, pues, un gran abismo entre uno y otro concepto. Si unimos esta realidad social a la de los empleos que citábamos más arriba, el resultado es que vamos configurando a pasos agigantados una sociedad destinada a la precariedad en todos sus ámbitos. Empleos basura, minijobs, sin derechos, sin prestaciones de compensación, empleos para migrantes, etc., dan lugar a una patética situación en donde ni siquiera el poseer un "puesto de trabajo" (concepto que hoy en día se aplica a cualquier ocupación) te garantiza el dejar de ser pobre. Los salarios apenas alcanzan para cubrir las necesidades básicas, y para llegar a fin de mes, hay que sacrificar algo. Tienen que decidir si compran un medicamento o pagan la matrícula escolar, si compran alimentos o pagan la cuenta de electricidad. Y al igual que la cultura del emprendimiento llega también a la televisión (programas como "Tu Oportunidad", o "Código Emprende" en la televisión pública), la cultura de la caridad y la solidaridad popular llega hasta la televisión, con programas como "Entre Todos".

 

solidaridad7.jpgNos hemos habituado a escuchar con frecuencia, en el discurso oficial, una frase que se repite a modo de justificación: "Bastante tenemos con la pobreza de aquí como para preocuparnos de la de otros sitios". Es evidente que los últimos gobiernos españoles, tanto el actual como el anterior, han incumplido una y otra vez sus compromisos sobre la cooperación internacional y la lucha contra la pobreza a nivel mundial. Y a la vez, no es verdad que, a cambio, se estén destinando más fondos para afrontar la extensión de la pobreza en nuestro país. Aquí y ahora, esa labor se está dejando en manos de algunas ONG y de las grandes empresas, recuperando la obra social, la caridad y la filantropía como forma de paliar las crecientes desigualdades. Mientras crece la desigualdad a marchas forzadas –desde 2007, la diferencia entre el 20% más rico y el 20% más pobre en España ha subido un 30%–, resurge con fuerza la filosofía del “neoliberalismo compasivo”, basada en la idea de que pueden paliarse la pobreza y el hambre aportando “lo que nos sobra”.

 

solidaridad8.jpgEn su magnífico artículo "La globalización de la pobreza", Miguel Romero y Pedro Ramiro argumentan lo siguiente: "Cada vez más gente de la que imaginas necesita ayuda en nuestro país", decía Cruz Roja en sus anuncios para el último "Día de la Banderita", poniendo el foco en la pobreza “local”. "Cuenta conmigo contra la pobreza infantil", ese era el lema de la pasada campaña navideña de La Caixa y Save the Children, añadiendo lo de “infantil” para darle un toque adicional de sentimentalismo. Y tenemos muchos más ejemplos de cómo las grandes corporaciones están intentando reapropiarse de las buenas intenciones y de la solidaridad de una ciudadanía cada vez más preocupada por el incremento de la pobreza y el hambre: desde la filantropía de Amancio Ortega, patrón de Inditex y tercer hombre más rico del planeta, que ha donado 20 millones de euros a Cáritas (el 0,05% de su fortuna), hasta los spots tipo "siente a un pobre a su mesa" que han publicitado diferentes ONGD, pasando por el auge de los bancos de alimentos, a los que han anunciado donaciones grandes empresas como Mercadona o Repsol. Hace años, la “solidaridad de mercado” se medía en base al dinero recaudado en los telemaratones, hoy parece computarse a partir de la cantidad de bolsas de comida que pueden donarse a las organizaciones asistencialistas".  

 

solidaridad3.jpgY al respecto de las ONG's, nos dice Armando Ginés: "El universo de las oenegés ha crecido de modo desorbitado, creándose un campo laboral paralelo con ejecutivos y expertos en la materia de alto standing remunerados a niveles comparables con la empresa civil al uso, que se valen de jóvenes cualificados en su inmensa mayoría para trabajar in situ situaciones sociales desesperadas o de riesgo. La juventud se entrega de buen grado y sin límites a una labor encomiable para enriquecer sus currículos y obtener una satisfacción o recompensa personal intangible de ayuda o asistencia a los necesitados, mientras los Estados se lavan las manos o escurren el bulto de sus competencias mediante artificios administrativos bajo el rubro ficticio de la cooperación internacional". Y más adelante prosigue: "Los jóvenes voluntarios y no tanto se ofrecen en cuerpo y alma, sin dobleces ni contraprestación salarial alguna, a una actividad en apariencia inocua, muchas veces ante la imposibilidad real de alcanzar a través de la política objetivos más ambiciosos, esto es, entran en la solidaridad no gubernamental al estar clausurado en los bipartidismos de toma y daca instalados principalmente en Occidente medidas de mayor calado y recorrido. Los Estados capitalistas se nutren de esta impotencia inducida para canalizar las inquietudes sociales por caminos que no pongan en cuestión los presupuestos básicos de sus regímenes de explotación. Un movimiento estratégico genial, incluso muchas multinacionales tienen su propia oenegé, también el Vaticano a través de su caridad tradicional, para desgravar obligaciones y cargas fiscales y embellecer así su imagen pública benefactora".

 

solidaridad2Es la imagen de la solidaridad institucionalizada en el ámbito privado, que preconiza la existencia de un "carácter solidario", de personalidades socialmente amables que se entregan a los demás, ante el abuso de Gobiernos y Estados, en una completa sumisión a los crueles desmanes del mundo capitalista. La solidaridad apadrinada por los Estados tiene una condición previa tácita: no tocar las estructuras sociales y económicas de dominación, buscando excelentes samaritanos que no se hagan preguntas radicales en alto ante lo que tocan con sus propios dedos y huelen en vivo y en riguroso directo. Seguramente, al acabar sus iniciativas y campañas solidarias, aún a veces sin quererlo, sin darse cuenta siquiera, continuarán en sus ámbitos de actuación sosteniendo los parámetros de ese despiadado capitalismo que contribuye a que se necesiten personas de este tipo. Pero hay que ser más valientes. Es imprescindible la política para transformar el mundo y revertir los marcos económicos diseñados por las corporaciones. La ética por sí sola únicamente sirve para ir detrás de los desastres provocados por el capitalismo en su versión neoliberal. Los mismos agentes que causan el hambre y las guerras, envían después a sus voluntarios para que limpien toda la sangre derramada, toda la mierda vertida.

 

¿Quién sabe los motivos para este comportamiento a escala personal? Quizá sea más reconciliador consigo mismo, o más tranquilizador éticamente hablando, el hecho de participar en el voluntariado social, antes que o en vez de participar en los movimientos que intentan derrocar al sistema que provoca dichas situaciones. Pero es evidente que sin política transformadora de raíz colectiva y de clase y luces largas ideológicas, la solidaridad del voluntariado emanada de los poderes estatales es de índole muy similar a la caridad cristiana o religiosa en general. Debiera importarnos más evitar las causas de toda esta barbarie y hecatombe social, que paliar sus posteriores consecuencias. Las ONG's y sus voluntarios son la cara amable del neoliberalismo desalmado y perverso. Todo obedece a una clara estrategia, donde se persigue desvincular la ética de la acción política crítica y rebelde. El movimiento llega a los famosos: actores, actrices, deportistas, que se vinculan a estas organizaciones sociales, y ponen su "granito de arena" para un mundo mejor, apadrinando niños del Tercer Mundo o viajando a las zonas pobres y en conflicto. Debiéramos enfocar toda esa fuerza solidaria en apoyar a los movimientos políticos y sociales que están intentanto destituir el régimen político, económico y social vigente, para construir otras alternativas. Con una mayor justicia social, la caridad y la solidaridad, al menos, no harían tanta falta.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
18 diciembre 2013 3 18 /12 /diciembre /2013 00:00

En nuestro recorrido por las diversas iniciativas existentes hoy día en nuestro país que plantean la convocatoria de un Proceso Constituyente, vamos a hacernos eco esta vez de la iniciativa catalana, propuesta en su día por Arcadi Oliveres (economista y activista social) y Teresa Forcades (médico, teóloga y monja de la Orden de San Benito). El manifiesto se publicó en abril de este año, y está enfocado en base a un decálogo de propuestas, que como van a poder comprobar los lectores, sigue la misma línea de base que otras propuestas que hemos publicado en este mismo Blog. Y aunque esta propuesta está circunscrita a Cataluña, su territorio y sus habitantes, bien puede ser extrapolada a todo el territorio nacional, o bien a todo el Estado Federal (cuando éste sea una realidad), con todas sus Comunidades adheridas. Creemos que Cataluña no se sumaría a la idea de Estado Federal que proponemos desde la izquierda, pues ellos (salvo que se demuestre democráticamente otra opción mayoritaria) preferirán la independencia, lo cual ha de ser respetado, en base al reconocimiento del derecho de autodeterminación de todos los pueblos. El Manifiesto se puede encontrar publicado aquí, y dice lo siguiente:

 

proceso_constituyente_catalan1.jpg"Los abajo firmantes hacemos un llamamiento a la ciudadanía de Cataluña a adherirse a este manifiesto, que tiene por objetivo la convocatoria de un proceso constituyente en Cataluña que permita que el pueblo catalán decida de forma democrática y pacífica qué modelo de estado y de país desea.

   

Las movilizaciones de los últimos dos años han mostrado un potencial de lucha social creciente y un amplio rechazo a las políticas que pretenden resolver la crisis premiando con dinero, reconocimiento y privilegios a sus responsables directos y endeudando de por vida a la mayoría de la población.

   

El actual modelo económico, institucional y de ordenamiento político ha fracasado.

Es urgente que creemos entre todas un modelo político y social nuevo y hay que hacerlo sin repetir fórmulas del pasado, conscientes de que el proceso no será fácil ni corto. Requerirá la autoorganización y la movilización social continuada. Sólo con una ciudadanía activa, participativa y en la calle será posible garantizar un proceso de cambio social profundo.

   

Para conseguirlo, es necesario impulsar un proceso de reflexión y confluencia amplio, plural y participativo, capaz de reconocer en su competencia y diversidad los múltiples colectivos que desde hace tiempo trabajan por el cambio democrático y pacífico, y capaz de hacerlos converger en una plataforma unitaria que cristalice el malestar social creciente en una mayoría política organizada a favor de un cambio de modelo.

   

Se trata de iniciar un proceso desde abajo, creando espacios de encuentro entre el máximo número de colectivos y personas en barrios y pueblos, para construir una nueva herramienta plural y diversa, y articular una candidatura lo más amplia posible para las próximas elecciones al Parlamento de Cataluña con el objetivo de defender la convocatoria de una Asamblea Constituyente para definir qué nuevo modelo de estado y de ordenación socioeconómica queremos.

   

proceso_constituyente_catalan2.jpgNuestro objetivo no es crear un nuevo partido político. Ninguna de las dos personas que presentamos este manifiesto pensamos concurrir a las elecciones, sino que queremos contribuir a impulsar un proceso desde abajo que culmine en la creación de una candidatura unitaria que tenga como objetivo la convocatoria de la asamblea constituyente que necesitamos para hacer una Constitución nueva para la República catalana, de forma que no sea posible en el futuro que los intereses de unos pocos pasen por delante de las necesidades de la mayoría.

   

Un proyecto de cambio social y de ruptura con el actual orden deberá defender una serie de medidas básicas y de urgencia. Definirlas es un trabajo colectivo a realizar por parte de todas las organizaciones y personas que participen en este proceso. Una primera lista provisional, orientativa y no exhaustiva de puntos a considerar es la siguiente:

   

1. Expropiación de la banca privada, defensa de una banca pública y ética, freno a la especulación financiera, fiscalidad justa, auditoría de la deuda e impago de la deuda ilegítima.

   

2. Salarios y pensiones dignas, no a los despidos, reducción de la jornada laboral y reparto de todos los trabajos, incluido el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado.

   

3. Democracia participativa, reforma electoral, control de los cargos electos, eliminación de los privilegios de los políticos y lucha decidida contra la corrupción.

   

4. Vivienda digna para todos, moratoria de los desahucios y dación en pago retroactiva.

   

proceso_constituyente_catalan3.jpg5. No a las privatizaciones, reversión de todos los recortes y potenciación del sector público bajo control social.

   

6. Derecho al propio cuerpo y no a la violencia de género.

   

7. Reconversión ecológica de la economía, expropiación y socialización de las empresas energéticas y soberanía alimentaria.

   

8. Derechos de ciudadanía para todos, no a la xenofobia y derogación de la legislación de extranjería.

   

9. Medios de comunicación públicos bajo control democrático, software y red libres y desmercantilización de la cultura.

   

10. Solidaridad internacional, no a la guerra, y por una Cataluña sin ejército y fuera de la OTAN.

   

Nos encontramos en una encrucijada histórica donde es necesario dar un paso adelante y reunir fuerzas. Hacemos un llamamiento a la ciudadanía de Cataluña a firmar este Manifiesto ya ayudar a construir entre todas y todos esta iniciativa de cambio a favor de un modelo social, económico y político igualitario y participativo, que se niega a separar la Libertad de la Justicia y de la Solidaridad".

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
17 diciembre 2013 2 17 /12 /diciembre /2013 00:00

Poco reflejo ha tenido en los medios de comunicación convencionales, la celebración, el pasado día 9, del Día Internacional del Laicismo y de la Libertad de Conciencia. Nos habrán metido hasta la saciedad las celebraciones del Día de la Constitución y del Día de la Inmaculada, pero la importante celebración del día 9 ha quedado silenciada. El presente año 2013 ha sido el primero que se celebra, decisión que ha sido tomada por la Junta Directiva de Europa Laica, extendiendo por tanto su celebración a todos los países europeos. Desde la izquierda, no sólo apoyamos todos los postulados de esta organización, sino que además puede observarse (en el Manifiesto que aparece a continuación) hasta qué punto los principios rectores del Laicismo coinciden con los ejes troncales de los valores de la izquierda (república, pacifismo, feminismo, ecologismo, democracia participativa, justicia social, derechos humanos, servicios públicos, anticapitalismo, etc).

 

manifiesto_laicismo1.jpgDesde Europa Laica, se argumenta que "La razón que nos lleva a señalar esta fecha tiene su origen primigenio en la correspondiente del 9 de diciembre de 1905 de proclamación de la ley francesa de “Separación del Estado de las religiones” que supuso un hito mundial en este terreno, siguiendo la estela de la Declaración de los “Derechos del Hombre y del Ciudadano” de 1789. Pero, además de ello, la fecha elegida tiene, en nuestro país, el alto valor simbólico y de reconocimiento a la fecha del 9 de diciembre de 1931, de proclamación de la Constitución de la II República española, que supuso una ley de leyes de neto carácter laicista (la primera más nítida de esas características a nivel mundial) en la senda de la ley francesa y superando constituciones laicistas latinoamericanas. El reconocimiento de la Libertad de Conciencia en esta Constitución fue incluso anterior al que posteriormente se estableció, 17 años más tarde, en la "Declaración Universal de los Derechos Humanos” de 1948".

 

manifiesto_laicismo2.jpgEn base a esto, vamos a hacernos eco de los principales fragmentos del Manifiesto-Declaración que con motivo de dicha celebración se ha elaborado desde esta organización, que se propone no sólo denunciar la vulneración que en todo el mundo se hace del derecho a la libertad de conciencia, sino también denunciar la enorme influencia que las confesiones religiosas mantienen hoy en día hacia los Gobiernos:

 

"Desde los Estados teocráticos y confesionales, en donde el dogma religioso es a su vez la ley civil, vulnerándose la libertad de conciencia y todo tipo de derechos de ciudadanía, hasta los Estados, en donde la influencia religiosa marca las políticas económicas, educativas, jurídicas, etc. en mayor o menor grado.

 

manifiesto_laicismo4.jpgQueremos, sobre todo, reflexionar, compartir un sueño, una utopía universal, un proyecto político y jurídico, en donde la laicidad de las Instituciones y la libertad de conciencia, inunden todos los pueblos de la Tierra, con un total respeto hacia todo tipo de convicciones, en el marco de los principios democráticos, de justicia, de igualdad y de no discriminación, que proclama la Declaración Universal de los Derechos Humanos

   

Porque apostamos por la construcción colectiva, como ciudadanas y ciudadanos libres e iguales; porque defendemos la palabra, la racionalidad y la libertad de expresión como instrumento de comunicación y progreso en las ideas; porque apostamos por el respeto a la libertad de pensamiento y conciencia, como elementos básicos para la convivencia y la emancipación del ser humano; porque apostamos por una ética humana común a todas las personas; porque apostamos por la igualdad y la dignidad de todos los seres humanos libres de fronteras, libres de discriminaciones; porque apostamos por un espacio común integrador de cuantas personas lo comparten; porque apostamos por la igualdad real ante la ley, la justicia social y la defensa de los derechos humanos universales.

   

manifiesto_laicismo5.jpgEl Laicismo es sinónimo de Democracia y supone una apuesta por lo público, por la “res pública”, marco común de derechos y deberes ciudadanos, donde se dote de forma universal y sin exclusiones, de los servicios necesarios para una vida digna para todas las personas (educación, sanidad, asistencia social, vivienda, justicia...). Por ello:

   

Queremos reconquistar la idea originaria de la política, como forma de organización colectiva de nuestra sociedad, recuperando la soberanía, hoy arrebatada por los poderes económicos, financieros, religiosos o políticos. Una soberanía ciudadana que nos permita la toma de decisiones libre y responsablemente.

   

Deseamos que las personas decidan sus normas colectivas, sin las imposiciones morales de cualquier doctrina religiosa o ideológica de cualquier naturaleza.

   

Aspiramos a un modelo de Escuela y Universidad Públicas y Laicas, donde el conocimiento se construya desde la racionalidad, desde los métodos científicos y la filosofía humanista, no desde las creencias, que ya cuentan con sus propios espacios en las iglesias, templos, mezquitas, sinagogas...

   

manifiesto laicismo3Queremos, una efectiva orientación y formación afectivo-sexual para todas las personas y la libre decisión de las mujeres a la interrupción voluntaria del embarazo. Y como defensores de una vida digna, también queremos una muerte digna, mediante el derecho a la eutanasia.

   

Exigimos un ámbito público institucional libre de simbologías particulares. Que los rituales civiles, con motivo de acontecimientos importantes, puedan tener su expresión neutral, con independencia de las ceremonias religiosas o de otra naturaleza ideológica, de quienes compartan una creencia particular. En esta línea reclamamos que los responsables políticos, en función de su responsabilidad pública, no utilicen símbolos religiosos, para prometer sus cargos, ni participen, de forma oficial, en acontecimientos de carácter religioso.

   

manifiesto laicismo6Pretendemos la neutralidad del Estado (de los Estados) en materia de convicciones. Para lo que debe eliminarse todo tipo de identificación, real o aparente, de éste, con cualquier convicción particular y debe suprimirse cualquier privilegio económico, tributario, jurídico, simbólico, etc. de las confesiones religiosas. Reclamamos, por tanto, una clara separación entre las religiones y los Estados. De ahí que apostemos por una lucha permanente por la construcción de Estados verdaderamente laicos.

   

Queremos un espacio común y público de solidaridad, justicia social y compromiso, frente a la voracidad privatizadora del capitalismo depredador y frente a todas formas de beneficencia y de caridad.

   

Reclamamos iniciativas transformadoras que busquen la completa emancipación de la persona y la implantación -real- de los principios republicanos de libertad, fraternidad, igualdad y solidaridad, así como el ejercicio efectivo de todos los Derechos Humanos.

Estamos en deuda con quienes han luchado por un mundo más habitable, pacífico, libre y han construido discursos cada vez más creíbles y necesarios, en los que se ha dado cabida a la diversidad humana en su multiplicidad de convicciones.

   

Nuestro desafío consiste en extender el compromiso con el Laicismo o lo que es lo mismo con la Democracia Participativa a personas, instituciones y organizaciones.

   

Madrid. Diciembre de 2013"

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
16 diciembre 2013 1 16 /12 /diciembre /2013 00:00

"Lo que estamos viviendo es una guerra civil de clases, no declarada, de los de arriba contra los de abajo, sin que éstos últimos, que son la mayoría poblacional y productiva, lo sepan"

(Rafael Cid)

 

 

Abundando en los conceptos de clase, desigualdad y lucha de clases, desde el número anterior, tenemos que aclarar que, para comprenderlo, quizá debamos abandonar los enfoques academicistas y de "sentido común" que nos quieren hacer ver. En ellos se considera la estructura social como una escalera, donde en sus peldaños, los diferentes grupos sociales tienen una posición, por encima o por debajo del resto de grupos, según su estatus, ocupación o ingresos (conceptos ya discutidos en la entrega anterior). El marxista estadounidense Erik Olin Wright sostiene que los conceptos de clase que se basan en estas “detalladas diferenciaciones son ‘estáticos’”. Wright agrega que: “Tales conceptos pueden servir para clasificar a las personas en términos de la distribución de las recompensas materiales que reciben, pero no son válidos para identificar a las fuerzas sociales dinámicas que determinan y transforman esa distribución”.

 

capitalismo231.jpgLa teoría marxista de las clases sociales, por el contrario, es parte de un intento más amplio dirigido a entender los procesos a través de los cuales los seres humanos construyen y transforman las sociedades en las que viven. Los cambios históricos dependen del desarrollo de las fuerzas productivas, de los medios materiales de producción y del elemento humano que las pone en marcha para satisfacer las necesidades sociales. Las relaciones de producción y las relaciones sociales que los seres humanos establecen a partir de ellas estimulan o restringen el crecimiento del poder productivo de las personas. La sociedad de clases surge cuando una minoría adquiere un control suficiente sobre los medios de producción como para obligar a los productores directos (esclavos, campesinos o trabajadores) a trabajar no sólo para sí mismos, sino también para la minoría explotadora.

 

Y de esta concepción de la historia se desprende que la posición de clase de las personas está determinada por el lugar que ocupan en las relaciones de producción. La mejor definición de clase que adopta este enfoque es la del historiador marxista Geoffrey de Ste Croix: "La clase (que es esencialmente una relación), es la expresión colectiva de la explotación, de la manera en que la explotación está enraizada en una estructura social. La explotación es la apropiación por parte de unos de una porción del producto del trabajo de otros (...). Una clase (una clase específica) es un grupo humano que dentro de una comunidad se identifica por la posición que ocupa en el sistema general de producción social. Este grupo se define, sobre todo, por su relación con las condiciones de producción (fundamentalmente por su grado de propiedad o de control de los medios de producción y del trabajo productivo) y por su relación con las otras clases".

 

capitalismo232.jpgLa definición marxista de la clase social tiene una serie de características que la diferencian de otras definiciones. En primer lugar, se define a la clase social como una relación. La posición de clase del individuo depende de su relación, como miembro de un grupo social, con los otros grupos sociales y no, como sugieren los conceptos de sentido común mencionados anteriormente que se basan en otros factores (en el estatus, la ocupación, etc.), de la posición que ocupe el individuo en la jerarquía social. En segundo lugar, esta relación es antagónica: la clase dominante minoritaria que controla los medios de producción se beneficia de la plusvalía del trabajo de los productores directos. Por consiguiente, el concepto de clase es inseparable del de lucha de clases, una lucha que enfrenta a explotadores y explotados. En tercer lugar, la relación antagónica se desarrolla en el proceso de producción: la explotación y la lucha de clases son el resultado de los intentos realizados por la clase dominante para controlar los medios de producción y el trabajo mismo de los productores directos.

 

capitalismo233.jpgPor último, la clase es una relación objetiva. Al contrario de lo que sostienen quienes se valen del estatus para definir la clase social, ésta no depende de actitudes subjetivas por parte del individuo. La clase depende de la posición que ocupe el individuo en las relaciones de producción, independientemente de sus opiniones al respecto. Aunque un obrero de la industria automovilística considere que pertenece a la clase media, no deja de ser un asalariado explotado por el capital. Wright lo resume así: “las clases en la teoría marxista (...) se definen por la posición que ocupan en las relaciones sociales de producción, y la producción se considera, sobre todo, un sistema de explotación”. Con esta definición de clase social se pueden analizar mejor los procesos mediante los cuales los seres humanos transforman la sociedad. En otras palabras, la concepción marxista de las clases forma parte de una teoría dinámica. Su objetivo no es etiquetar las posiciones existentes en unas jerarquías sociales inmutables, sino comprender como las relaciones que mantienen grupos humanos con las fuerzas productivas y con otros grupos, les otorgan el poder para, colectivamente, escribir la historia.

 

El antagonismo fundamental que rige las relaciones entre las clases en la sociedad capitalista es el que existe entre el capital y el trabajo asalariado. Este antagonismo se deriva de la extracción de la plusvalía del trabajador en el proceso de producción. En "El Capital", Marx explica que la clase trabajadora está compuesta por aquellos que, al carecer del control de los medios de producción, se ven obligados a vender su fuerza de trabajo a la clase capitalista que es la que posee los medios de producción. Ahora bien, en la práctica, una cosa es la esfera formal, la que estamos intentando delimitar, y otra es la esfera, digamos "sentimental", es decir, una cosa es lo que realmente somos y otra lo que creemos o pensamos que somos. Parte de la lucha de clases, como ya hemos venido contando, consiste en difuminar el "sentimiento" o la "conciencia de clase", con lo cual hoy en día, nos podemos encontrar trabajadores (incluso manuales) que no se consideren clase obrera, y dueños de grandes empresas que sí se consideren parte de ella. La propaganda política, mediática e institucional ha creado esas falsas impresiones, que desde la izquierda debemos contribuir a aclarar.

 

capitalismo234.jpgPero la historia del capitalismo y de sus crisis nos lo demuestra. La clase trabajadora nunca ha tenido una estructura ocupacional fija, sino que ésta ha cambiado conforme han cambiado las necesidades de la acumulación de capital. Las crisis pueden considerarse períodos de reorganización y de reestructuración durante los que se abandonan los sectores ineficientes, se absorben y los capitales más eficientes ocupan su lugar. La clase trabajadora misma participa en este proceso en el que desaparecen ciertos trabajos y se crean otros. Con frecuencia, se deduce que estos cambios significan la destrucción de la clase obrera, en lugar de interpretarlos como una reorganización que responde a los cambios producidos en el sistema capitalista. En la crisis actual únicamente se ha producido una nueva reorganización de la clase trabajadora. Es particularmente importante acabar con el mito, ampliamente propagado por comentaristas burgueses de los que incluso se hacen eco ciertos sectores de la izquierda, de que una brecha profunda e irreversible está abriéndose entre un “núcleo” de trabajadores permanentes y privilegiados y una “periferia” de trabajadores eventuales y a tiempo parcial, identificados como el "precariado". No debemos confundirnos, pues la actual tendencia en la que los capitalistas perseveran, consiste en que todos los trabajadores formemos parte de dicho precariado.

 

Muchas veces podemos pecar de ingenuos, sobre todo si nos comparamos con las generaciones anteriores, nuestros padres y abuelos. Quizá ellos nunca tuvieron un coche, ni casas tan equipadas y completas como podemos tener en la actualidad. Pero dichos signos externos no deben confundirnos. Tampoco tuvieron nunca un ordenador personal, pero no por ello, el que nosotros lo poseamos nos sitúa en otra clase diferente. Debemos realizar un ejercicio de abstracción mental, eliminar de nuestro razonamiento todos aquéllos factores que puedan confundirnos, y analizar nuestra situación (y la de los demás) en función a los parámetros que hemos comentado. La mezcla de engaño publicitario y de autocomplacencia nos pueden llevar a conclusiones erróneas. Desde que existe el capitalismo, siempre ha ocurrido así.  Ahora se dice que los temas de conversación son las acciones en tal o cual compañía en Bolsa, mientras en los años 50, los sociólogos y el ala derechista del partido laborista británico dieron gran importancia a la compras a plazos y al incremento en el número de coches en propiedad. La “aristocracia obrera” (como se llamó a los mecánicos cualificados de la era victoriana en Inglaterra), se transformó a principios del siglo XX en la vanguardia del movimiento obrero organizado y militante. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías