Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
29 mayo 2013 3 29 /05 /mayo /2013 23:00

La historia muchas veces es contracíclica en los avances y conquistas sociales, de tal manera que, en el campo de la aceptación de la diversidad afectivo-sexual, estamos asistiendo en estos últimos tiempos a una reverberación del rechazo social hacia la misma, como puede comprobarse en las recientes manifestaciones en Francia contra la aprobación de la ley que permite el matrimonio homosexual, o bien en los disturbios ocurridos en las últimas semanas en Rusia, protagonizados por algunos intolerantes contra personas homosexuales. Ante este panorama, hoy más que nunca, se hace necesaria la reivindicación de una continuidad en la lucha por los avances del mundo LGTBI, para lo cual reproducimos a continuación el Manifiesto publicado recientemente por ALEAS, integrada en Izquierda Unida, representando el Área de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual:

 

"A pesar de los numerosos e importantes avances conseguidos en los últimos años, tanto en el Estado Español como fuera de él, seguimos necesitando reivindicar y hacer un llamamiento hoy, 17 de Mayo, Día Internacional contra la LGTBIfobia, por la consecución de la igualdad real y efectiva entre todas las personas, independientemente de su orientación sexual o su identidad de género. Decimos basta ya a quienes señalan y culpan a otras y a otros por querer vivir una sexualidad libre y plena, y no toleraremos recortes de derechos y libertades.

La aprobación del matrimonio igualitario supuso un punto de inflexión histórico en la lucha del movimiento LGTBI, sin embargo, debemos ser conscientes de la necesidad de continuar luchando. Precisamente porque somos conscientes del esfuerzo que supone cada paso hacia adelante, no permitiremos retroceder en lo conquistado ni nos detendremos en la consecución de todo lo restante, que todavía es mucho. Porque lo conquistado, aunque muy importante, no es suficiente.

diversidad_sexual61.jpg

 

El acoso escolar LGTBIfóbico, el mantenimiento de la patologización de la transexualidad a través de la disforia de género, los constantes ataques LGTBIfóbicos de Instituciones retrógradas como la Iglesia Católica, o las trabas puestas en la adopción de niños y niñas por parejas del mismo sexo, son sólo algunos ejemplos de la LGTBIfobia existente y, por tanto, del largo camino que nos queda por recorrer. El contexto actual de crisis de régimen y recorte de derechos por parte del Gobierno del Partido Popular no hace sino agudizar la ya compleja situación de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, haciendo aún más difícil la consecución de la ansiada igualdad real.

Así, desde el Área de Libertad de Expresión Afectivo Sexual de Izquierda Unida (ALEAS-IU), hacemos un llamamiento a la reivindicación del 17 de Mayo como herramienta de visibilidad de las problemáticas que afectan al colectivo LGTBI. Sólo a través de la confluencia social y el trabajo colectivo conseguiremos la igualdad real; y en el marco de esta tarea se hace necesario e imprescindible sumar fuerzas, porque juntos y juntas somos más fuertes. De la misma manera, nuestro trabajo será incompleto si no nos enfrentamos al mismo tiempo a otras desigualdades por razón de sexo o raza. Y, aunque no la única, la educación ha de ser nuestro principal instrumento en la erradicación de la discriminación por motivos de orientación sexual y/o identidad de género.

Por todo ello, desde ALEAS-IU reafirmamos en este día nuestro compromiso activo y militante a favor de la igualdad y el respeto de la diversidad sexo-genérica, y condenamos la discriminación y la violencia, física y verbal, que todavía sufren y a la que se enfrentan día a día lesbianas, gays, transexuales y bisexuales. La intolerancia no puede tolerarse y ante los ataques, responderemos colectivamente, cargados de razones. El 17 de Mayo, especialmente, decimos NO a la LGTBIfobia".

Área de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual (ALEAS) de Izquierda Unida
www.aleasiu.org // aleas@izquierda-unida.es

 

Hasta aquí el Manifiesto, pero vamos a publicar próximamente, dentro de esta misma serie de artículos, una detallada exposición sobre el proyecto de Ley Integral contra la LGTBIfobia, que desde el Grupo Parlamentario de la Izquierda Plural se ha presentado recientemente en el Congreso de los Diputados, para su debate y aprobación. Ya sabemos que nos encontraremos con el rotundo rechazo de la derecha más atávica, reaccionaria y conservadora de este país, pero hay que seguir luchando para que algún día, el rechazo al mundo LGTBI forme parte del pasado. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
28 mayo 2013 2 28 /05 /mayo /2013 23:00

Durante las últimas semanas, venimos asistiendo a lo que pudiéramos llamar la "ceremonia del Pacto", es decir, se insta desde casi todas las instancias mediáticas, desde los dos grandes partidos, desde los agentes sociales (sindicatos y patronales), incluso desde la Corona (que cada vez podemos comprobar cómo reina, y también gobierna), a la intensificación de los contactos para poder alcanzar un gran Pacto de Estado, un gran acuerdo ante la "emergencia nacional" que supone, sobre todo, la elevada tasa de desempleo que sufrimos en nuestro país. Se trata de volver a las andadas, de proponer otro artificioso instrumento de conciliación, para que puedan asegurarse la pervivencia del actual régimen.

 

euro.jpgY es que cuando los responsables y los causantes de cualquier desaguisado, no saben cómo salir de él sin romper demasiados muebles, siempre sugieren lo mismo: un Pacto de Estado. Llámese Gobierno de concentración, de unidad, de crisis, de salvación, tecnocrático, etc., la idea en el fondo es siempre la misma. Pero desde la izquierda, lo que tenemos que hacer es no sólo impedir ese Pacto, sino denunciar el Pacto que ya existe, el que sí existe, ya firmado por ambas fuerzas políticas, en el verano de 2011, para alterar el artículo 135 de nuestra Constitución Española. Ante el posible miedo a que la situación se les vaya de las manos, la idea del Pacto viene a calmar un poco los ánimos, y a intentar proporcionar a la ciudadanía un contexto de mayor seguridad.

 

Y como decimos, la prueba evidente de que el tándem PP-PSOE coincide en lo fundamental a la hora de gestionar la crisis, la tenemos en el pacto que ya existe, que ya se firmó sin necesidad de tanta algarabía, sino en silencio, con total connivencia entre ambos partidos, como fue la modificación de nuestra Carta Magna para recoger, poco más o menos, que la prioridad absoluta sería el pago de la deuda sobre cualquier otro gasto, sea en salarios, educación, sanidad, vivienda, pensiones o inversiones públicas. Entonces, ¿porqué todo el mundo habla de que es necesario un Pacto? Pues, precisamente, para que no se hable del pacto que ya existe, para que se nos olvide, y ambas formaciones políticas puedan volver a sacar pecho, proponiendo a la sociedad otra serie de medidas engañosas para sacarnos de esta situación.

 

capitalismo16.jpgLa insistencia en el Pacto se realiza para esconder e intentar calmar las ansias y las intenciones sobre el auténtico cambio, sobre el gran cambio que el sistema debe dar, mediante el Proceso Constituyente. Por tanto, lo ideal es propiciar que se rompan todos los actuales Pactos, que sólo han servido para aupar al bipartidismo y a sus cómplices, lo adecuado y correcto, lo que de verdad se necesita, es denunciar dichos Pactos, exigir que se rompan, para abrir mediante el Proceso Constituyente la posibilidad de un nuevo contexto democrático, más avanzado y participativo, donde la vida de las personas, y no el beneficio y la rentabilidad económica, sean el elemento central, y se garanticen todos los derechos de la ciudadanía y de los pueblos, de los colectivos y de los territorios, mediante la instauración de un nuevo orden político y social. Éste es el único Pacto que queremos, un Pacto surgido de abajo, de los más desfavorecidos, de las víctimas de la crisis, no de los que la han causado, para que la solución pueda ser justa y democrática.

 

Y, por otra parte, ¿qué sentido tiene el susodicho Pacto, cuando ya nos llegan advirtiendo (engañosamente, claro está) de las políticas que se están haciendo son las únicas que se pueden hacer? Que no hay alternativa, que no hay margen, que ya les gustaría, nos lo han repetido cientos de veces, asesiados por las "recomendaciones" de la Troika para el saneamiento de nuestras cuentas públicas. Por tanto, si las únicas políticas posibles son las que ellos están ejecutando, bajo la supervisión de la malvada Troika, no sólo otras posibles políticas, sino que dejan de tener sentido los Parlamentos, los representantes públicos, los programas electorales, en última instancia, la propia democracia. Los Gobiernos de turno son hoy los cómplices del poder, del auténtico poder en la sombra, que los guía y les dicta la política que hay que hacer. Y dicha política se limita, como estamos viendo, a administrar la miseria de las gentes. El Pacto es un insulto a nuestra inteligencia, y más viniendo de las mismas opciones políticas que nos han traído hasta aquí.

 

destacado_hay_alternativa.jpgLa dictadura ya no es hoy en día militar, sino de los mercados. Ya no se ejerce la violencia y la represión con tanques y fusiles de asalto, sino con banqueros y empresarios crueles y desalmados. Hoy la verdadera violencia es la ejercida contra quienes sufren la expulsión de sus trabajos, de sus casas y hasta de su país, como le ocurre a miles y miles de jóvenes que tienen que dejar su tierra y su familia para emigrar al extranjero, porque allí les quieren más que en su propia nación. Violencia es también consentir la desnutrición en las escuelas públicas, o dejar morir a inmigrantes a las puertas de un hospital, porque no tienen papeles de residencia o de trabajo, y tampoco pueden comprar una vivienda de más de 500.000 euros, como recién está contemplado en la nueva Ley de Emprendedores. Violencia es retirar las ayudas a las personas que no se pueden valer por sí mismas, con total sangre fría, hacer salir de las aulas universitarias a miles de jóvenes que no se pueden costear sus matrículas, o robar los ahorros de todas sus vidas a cientos de miles de familias, que fueron estafadas por los banqueros con las preferentes. Esta es la nueva era de la violencia...¿se puede todo ello arreglar con un Pacto de los mismos que lo están consintiendo?

 

Y cuando se llega a tal grado de descomposición social, de degeneración e involución de la democracia, sólo existe una salida: romperlo todo y comenzar de nuevo desde cero, desde abajo, volviendo a ceder la palabra al soberano, al pueblo, y canalizando todos sus deseos y aspiraciones mediante un proceso acumulativo de fuerzas, de contrapoder ciudadano, que regenere todos los aspectos de la vida pública, de la vida institucional. Esto es el Proceso Constituyente. No le tengamos miedo. Este es el momento. Hemos llegado a una situación de pseudodemocracia, de democracia velada, controlada y tutelada por los poderes económicos, cuyas únicas recetas son deshauciar, privatizar, recortar, empobrecer, despedir, y condenar a la más absoluta ruina a la clase trabajadora.

 

Con el panorama actual, serían Mario Dragui en Europa, y la CEOE, CEPYME y AEB las que deberían presentarse a las elecciones, en vez de sus partidos títeres: PP, PSOE, CIU, PNV, UPyD, UPN, etc., así como la Iglesia Católica y sus adláteres. Si no somos capaces de romper desde abajo esta situación, llegaremos próximamente a un punto donde las elecciones serán un mero proceso testimonial, un espectáculo simbólico para perpetuar en el poder a las fuerzas marioneta de los poderes económicos, que son los que gobernarán a su total antojo y conveniencia. Sobran, pues, las razones para abrir el Proceso Constituyente. No queremos pactos, queremos la ruptura de todo el marco político, social e institucional que hemos tenido hasta ahora, para construir otro nuevo, distinto y mejor.

Compartir este post
Repost0
27 mayo 2013 1 27 /05 /mayo /2013 23:00

En España, como en Grecia, Italia o Portugal, se están adoptando una serie de duros recortes presupuestarios. Estos afectan, sobre todo, a los servicios sociales, como la educación o la sanidad. Dichos recortes son presentados como medidas necesarias para salir de la crisis. Pero, en realidad, estas medidas tienen otros objetivos. Se nos dice que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, y quienes lo dicen son un grupo de malnacidos que han estado cobrando y derrochando miles de millones de euros de dinero público, desviado a paraísos fiscales, proveniente de grandes empresas, que donaban al PP a cambio de jugosos contratos con la Administración. Según avanza la instrucción de los casos Gürtel y Bárcenas, los dos principales en relación a esta trama, nos damos cuenta de la podredumbre del partido político cuyos dirigentes acusan a la ciudadanía de haber vivido, poco menos, como jeques árabes. Éste es el retrato de una descomposición social.

luz_tunel.jpgEn primer lugar, las entidades financieras no están dispuestas a asumir los costes de una crisis provocada por sus prácticas especulativas. Quieren hacerlos recaer sobre los trabajadores, los pensionistas, los estudiantes, los parados y los enfermos. En segundo lugar, se pretende desmantelar lo que queda del Estado Social. Aplicando las doctrinas expuestas por Hayek en los años sesenta, el estado debe limitarse a la beneficencia. Su intervención no debe tener efectos redistributivos de la renta. La sanidad pública debe ser una sanidad para los pobres que no puedan costearse la atención médica. De esa forma, la sociedad se fragmenta entre quienes pueden permitirse pagar una sanidad privada de calidad y los que tienen que acudir a hospitales públicos en busca de caridad. Vivimos en una democracia intervenida y tutelada, donde cada cierto tiempo nos visitan unos oscuros personajes provenientes de la llamada Troika, que vienen a supervisar los intereses de las entidades financieras que han de cobrarse sus deudas.

 

miedo.jpgDesde la primera gran ofensiva de Zapatero en 2010, a los intereses de la clase trabajadora, las políticas implementadas sólo han servido para deteriorar cada día más las condiciones de vida de la mayoría social. Este capitalismo globalizado y cruel se muestra incompatible con la democracia, los poderes públicos se someten al poder privado, los intereses generales se convierten en los intereses de una selecta y mafiosa élite, que nos ahogan con el pago de la deuda, y con la reducción del déficit público. Los mercados financieros representan claramente una amenaza directa para las condiciones de vida de las personas, para la convivencia democrática, para los derechos sociales y laborales, y para la soberanía popular. Tal es la obsesión por la evolución y la reacción de los mercados, que conceptos como la prima de riesgo o los avatares de la bolsa se convierten en información cotidiana de interés preeminente. Se dice que los mercados nos envían señales, que castigan o premian las decisiones de los gobiernos, o que les inspiramos mayor o menor confianza.

 

rajoy_plasma.jpgEs la financiarización de la economía la que está presente en todas las esferas de la política, en todos los frentes. El pensamiento dominante, cada vez más ultraliberal, bendice con sus medidas las decisiones de los mercados, que son los que gobiernan en la sombra, y son los últimos responsables de la pauperización de la vida de las personas. Las medidas fanáticas y crueles cambian de nomenclatura, hacia una más suave, engañosa y eufemística, que esconde bajo los nombres de "ajuste" o "reforma estructural" lo que es una involución en toda regla del conjunto de políticas que delimitaban el Estado del Bienestar, y la protección social de los ciudadanos/as. Poco a poco va calando en el imaginario colectivo la necesidad de "controlar el gasto público", de "evitar el despilfarro", y de "acabar con las duplicidades", como si fueran los terribles mantras que nos hubieran conducido a esta situación, cuando lo que nos ha traído hasta aquí son las perversas prácticas de los banqueros, apoyados siempre por la casta política más aberrante que nos lleva gobernando desde la Transición.

 

derecho_vivienda.jpgA todo ello ayuda además el marco de la construcción europea, que bajo sus preceptos, permite que tengamos un Banco Central Europeo cuyos Estatutos prohíben que se financie directamente a los Estados miembros, aunque sí a la banca privada, para que ésta pueda enriquecerse comprando deuda pública de los Estados a un interés mucho mayor. Los defraudadores fiscales son perdonados, indultados o amnistiados, mientras la protesta social es acallada violentamente por los grupos antidisturbios, y con prisión preventiva. Los escándalos de la Monarquía y de la Familia Real ofrecen un grotesco espectáculo de bodevil, comprobándose cada vez más cómo se han llenado las manos de corrupción con sus sucios negocios, aunque parece ser que ellos no han vivido por encima de sus posibilidades. Entonces: ¿quién ha vivido por encima y de qué posibilidades? Los procesos especulativos en materia urbanística, inmobiliaria o financiera, los ingentes beneficios de las empresas transnacionales, las enormes remuneraciones y primas a directivos o el reparto de exorbitantes dividendos a accionistas de banca y grandes empresas, o el “rescate” de la banca con dinero público (y la complicidad de los poderes públicos con todo este proceso) sí son ejemplos de vivir por encima de las posibilidades. No así, la inversión pública que repercute directamente en la consecución de derechos sociales.

 

Y frente a ello, se nos dice que el único camino posible es la continuación de lo que ya están haciendo: “la austeridad del Estado es el único camino para salir de la crisis”. En un contexto de recesión cercano a la depresión, aplicar el recetario de la Troika (Estado mínimo, políticas de desregulación, liberalización y privatización, etc.) conduce a profundizar la descomposición social. Ejemplos de ello son el impacto negativo que están teniendo las “políticas de austeridad” sobre el empleo (OIT, 2012) o sobre las rentas más bajas. Una “austeridad” que lleva a lo que Paul Krugman llamó “círculo vicioso de reducción de las posibilidades” (Krugman, 2012). Es decir, en un sentido contrario a este relato, la “austeridad” supone un agravamiento de la crisis social, como afirma Rodrigo Fernández Miranda en AlbaSud. La involución, la descomposición y el deterioro social son evidentes, lo cual llevará más temprano que tarde a un estallido de dimensiones gigantescas, porque no se puede sostener esta situación durante mucho más tiempo. El paro, la pobreza, la indigencia, las desigualdades, la pérdida de derechos sociales y laborales, los deshaucios, la precaridad en el empleo, la eliminación de las prestaciones, la ausencia de una renta básica de ciudadanía, la exclusión social, dan al traste con todo el entramado que nos garantizaba un mínimo bienestar en etapas anteriores.

 

rajoy_recortes.jpgLlevamos dos reformas laborales en los últimos tres años, bajo el engañoso paradigma de la "flexibilización" del mercado laboral, que además quieren atacar ahora bajo el paraguas del contrato único. Las clases populares y trabajadoras están siendo vilmente atacadas, sin piedad, bajo su total indefensión, están siendo desarmadas, utilizándonos como coballas de laboratorio, sometidas a un execrable proyecto de desintegración. Están rompiendo todos los anclajes donde descansaba la mínima cohesión social, en aras de proteger y empoderar a los ricos y poderosos, a la banca, a las empresas transnacionales, a las grandes fortunas. En el Índice de Gini, coeficiente que mide las desigualdades, el Estado español se encuentra tercero por la cola en la UE. El valor de la desigualdad en el país en 2011 llegó a 34 puntos, 4 puntos por encima de la media europea. Según Eurostat, la desigualdad en la sociedad española es actualmente la más elevada desde que ésta se calcula. Mientras que más gente sufre la pobreza, en paralelo las grandes fortunas siguen incrementándose. Por ejemplo, las Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV) crecieron más del 10% en el primer semestre del año, la venta de coches de lujo creció un 80%, (mientras que la venta de coches en general descendió un 20%) y la industria del lujo creció un 20% en 2011 y un 14% en 2012 (ABC, 2012).

 

descomposicion1.jpgEl suicidio se ha convertido en la primera causa de muerte violenta en el país, según datos del Instituto Nacional de Estadística, con un aumento considerable desde 2011. Los motivos principales han sido, precisamente, el desempleo, la pobreza o el desahucio (Pérez Navarro, 2012). La crisis también está agudizando las actitudes y conductas xenófobas en el territorio: según un informe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) se está potenciando la imagen de la migración como un “excedente indeseable del que convendría deshacerse”. Además, entre 2007 y 2010 el porcentaje de la población que estaba a favor de la expulsión de los inmigrantes pasó del 12 al 20%, y quienes consideraban que los que llevaran mucho tiempo desempleados deberían abandonar el país pasó del 39% al 43% (OIM, 2012).

 

descomposicion2.jpgSe va despertando una creciente conciencia colectiva crítica que asume como idea clave que no existen soluciones desde el capitalismo, ni innovaciones posibles que permitan que desde el propio sistema surja una alternativa a sí mismo. Lo que se necesita es una nueva forma de organización social, política y económica que ponga la vida en el centro, un nuevo tipo de relación entre sujetos económicos e institucionales, entre capital y trabajo, en el marco de unas relaciones de género equitativas, que garanticen la sostenibilidad. No se trata de cambiar, se trata de empezar a hacer las cosas de nuevo, y desde abajo. Por lo tanto, mientras la aplicación de los dogmas ultraliberales y sus consecuencias socioambientales avanzan, también lo hace paralelamente esta renovada resistencia social. Dos realidades cada vez más distantes. Por una parte, la democracia tutelada por el poder financiero y sin autonomía decisoria que atraviesa una crisis de legitimidad (la clase política se encuentra desde 2012 como la tercera preocupación, y el Gobierno y las formaciones políticas entre los 10 principales problemas de la población española (CIS, 2012)); y también de representatividad (en las últimas elecciones autonómicas en Galicia la participación fue menor al 55% del censo, un 10% menos que hace 4 años). Por otra parte, en las calles son convocadas decenas de manifestaciones y asambleas cada día, con una media en 2012 de 8 manifestaciones diarias, el doble que en 2011.

 

En definitiva, y citando textualmente a Rodrigo Fernández Miranda en el artículo referido: "Los mismos mercados que causaron esta estafa llamada “crisis financiera” imponen su ley sobre la democracia, la sociedad y sus derechos, para promover una mayor desigualdad, la explotación de las personas y la naturaleza para devolver una deuda ilegítima: para seguir ganando mientras todos los demás pierden. Una parte creciente de las clases medias comienza a despertarse entre sobresaltos de este sueño de “progreso” que ha mutado en pesadilla ultraliberal. Los mercados, antes vistos como fuente de la satisfacción de prácticamente todo, comienzan a percibirse como una amenaza para la satisfacción de las necesidades básicas, la sostenibilidad ambiental y los derechos fundamentales de cada vez más personas. Mientras, el Estado ha abandonado el papel de equilibrador que le concedía el sistema". Este es el retrato social de este país. Caminamos, si no somos capaces de revertir el proceso, hacia la total y completa descomposición social.

Compartir este post
Repost0
26 mayo 2013 7 26 /05 /mayo /2013 23:00

Tenemos en España un sector del Partido Popular, el más reaccionario, que lleva muchos años llevando a cabo una campaña de calumnias, desinformación y ataque al Gobierno de Cuba, con la inestimable ayuda y colaboración de sus voceros mediáticos, los medios de comunicación más afines a sus tesis, y del conjunto de la Unión Europea. Desde la época de Aznar, muchos dirigentes de la cúpula del PP han colaborado activamente en campañas para difundir los actos de la disidencia cubana, así como para alinearse con todo el sector norteamericano más beligerante con Cuba. Tenemos en el caso Ángel Carromero una buena prueba de todo ello, así como en el apoyo a la gira mundial de 80 días que ha realizado la disidente cubana Yoani Sánchez.

 

Bien, nuestro mensaje desde la izquierda, como en tantos otros temas, es que no nos dejemos engañar ni manipular. Manipular a la opinión pública desde esas poderosas tribunas es tan fácil como difundir de forma exagerada todo lo imperfecto que pueda tener dicho régimen socialista, a la vez que se esconde o minimiza todo lo positivo, que es infinitamente mayor a lo negativo. En el presente artículo, por tanto, para ayudar en esta tarea, difundiremos, como afirmamos en el título del mismo, algunas verdades sobre Cuba, resaltando no sólo lo realmente importante de aquél país caribeño, sino todo aquéllo que el resto de los medios de comunicación esconden para que no se conozca por la opinión pública. Los tópicos y exageraciones que se han vertido desde siempre acerca del régimen político de la isla caribeña son tantos y tan grandes, que es muy frecuente encontrarse con personas que tienen una imagen de la misma completamente distorsionada.

 

cuba1.jpgLo primero sobre lo que tenemos que llamar la atención es acerca de la valentía y la integridad del pueblo cubano y de su Gobierno, que no se ha dejado amedrentar, después de tantos años de bloqueo comercial practicado por Estados Unidos, junto a la campaña mediática internacional para difundir la mala imagen de Cuba, e incluso sufragar económicamente a la disidencia cubana. En efecto, y según la Agencia británica Routers, "el gobierno estadounidense proporciona abiertamente apoyo financiero federal para las actividades de los disidentes" (como también ocurre, por ejemplo, para la oposición venezolana). Información que es confirmada por Associated Press, que afirma que durante años, el Gobierno norteamericano ha gastado millones de dólares en apoyar a la oposición cubana. No tenemos que extrañarnos de tales prácticas, que son además las que viene practicando en otros puntos del planeta, como las continuas provocaciones que sufre Corea del Norte, aunque los medios de comunicación nos quieran inculcar la idea de que el provocador es el gobierno norcoreano. Pero esa es otra cuestión.

 

Cuba dispone de la tasa de mortalidad infantil (4,6 por mil) más baja de todo el continente americano, incluyendo a Canadá y a Estados Unidos, y del Tercer Mundo. Por su parte, la American Public Health Association apunta que "no existen barreras raciales que impidan el acceso a la salud", y subraya "el ejemplo que ofrece Cuba, un país con la voluntad política de brindar una buena atención médica a todos sus ciudadanos". Con un ratio de un médico para cada 148 habitantes (78.622 en total), Cuba es, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la nación mejor dotada del mundo en este sector. Pero hay más: según el New England Journal of Medicine, la más prestigiosa revista médica del mundo, "el sistema de salud cubano parece irreal. Hay demasiados doctores. Todo el mundo tiene un médico de familia. Todo es gratuito, totalmente gratuito [...] A pesar del hecho de que Cuba dispone de recursos limitados, su sistema de salud ha resuelto problemas que el nuestro no ha logrado resolver todavía [se refiere a EE.UU.]". Y concluye: "Cuba dispone ahora del doble de médicos por habitante que Estados Unidos".

 

cuba2.jpgParece que más que criticar, nuestros más rancios gobernantes deberían aprender del sistema de salud cubano, en vez de dar al traste con el nuestro, como están haciendo en la actualidad. Según la Oficina de Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Cuba es el único país de América Latina y del Tercer Mundo que se encuentra entre las diez primeras naciones del mundo con el mejor Índice de Desarrollo Humano atendiendo a los tres criterios, que son la esperanza de vida, la educación y el nivel de vida durante la última década. Según la UNESCO, Cuba dispone de la tasa de analfabetismo más baja, y de la tasa de escolarización más alta de toda América Latina. Y también según esta organización, un alumno normal cubano tiene el doble de conocimientos que la media de niños latinoamericanos, enfatizando que "aunque Cuba es uno de los países más pobres de América Latina, dispone de los mejores resultados en cuanto a la educación básica".

 

Siguiendo con la educación y según la UNESCO, Cuba ocupa el primer puesto de América Latina, y el decimosexto del mundo, del Índice de Desarrollo de la Educación (IDE), un indicador que evalúa la enseñanza primaria universal, el grado de alfabetización de los adultos, la paridad, la igualdad de sexos, así como la calidad de la educación. A título orientativo, Estados Unidos está clasificado en el puesto 25. No en vano, la isla caribeña es el país del mundo que mayor porcentaje de su PIB dedica a educación, cerca de un 13%. La Escuela Latinoamericana de Medicina de La Habana es una de las más prestigiosas del continente americano, y ha formado a decenas de miles de profesionales de la salud de más de 123 países del mundo. Siguiendo ahora a la UNICEF, este organismo enfatiza que "Cuba es un ejemplo en la protección de la infancia". En palabras de Juan José Ortiz, representante de UNICEF en La Habana, "en Cuba no hay ningún niño en la calle. En Cuba el mundo infantil es una prioridad, y por ello no sufren las carencias de millones de niños de América Latina, que trabajan, son explotados o caen en las redes de prostitución". Y concluye sus palabras afirmando que "Cuba es un paraíso para la infancia en América Latina".

 

cuba3.jpgSe ha erradicado por completo la desnutrición infantil, siendo el único país de Latinoamérica y del Tercer Mundo que lo ha conseguido. La ONG Save the Children clasifica a Cuba en el primer puesto de los países en desarrollo en las condiciones de maternidad, por delante de Argentina, Israel o Corea del Sur. Sabemos que la primera vacuna del mundo contra el cáncer de pulmón, el Cimavax-EGF, fue elaborada por científicos cubanos del Centro de Inmunología Molecular de La Habana. Y desde 1963, con el envío de la primera misión médica humanitaria a Argelia, cerca de 132.000 médicos cubanos, junto a otro personal de salud, han colaborado voluntariamente en 102 países. Como dato curioso, en 2005, tras la tragedia causada por el huracán Katrina en Nueva Orleans, Cuba ofreció a Washington 1.586 médicos para atender a las víctimas, pero el Presidente en aquel tiempo, George W. Bush, rechazó la oferta. Y es que los grupos humanitarios cubanos han prestado siempre la mayor dedicación en las diferentes tragedias ocurridas. Porque según el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), la ayuda humanitaria cubana representa proporcionalmente al PIB un porcentaje superior al promedio de las 18 naciones más desarrolladas.

 

Pero aún hay más. Según Elías Carranza, Director del Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y el Trato del Delincuente, Cuba erradicó la exclusión social gracias a "grandes conquistas en la reducción de la criminalidad. Se trata del país más seguro de la región, mientras que la situación en cuanto a los delitos y la inseguridad a escala continental se ha deteriorado en las últimas tres décadas, con el aumento del número de muertos en las prisiones y en el exterior". Por su parte, el último Informe de la ONU sobre el estado de la inseguridad alimentaria en el mundo, referido a 2012, subraya que los únicos países que han erradicado el hambre en América Latina son Cuba, Chile, Venezuela y Uruguay. Y según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), "las medidas aplicadas por Cuba en la actualización de su modelo económico con vistas a lograr la soberanía alimentaria pueden convertirse en un ejemplo para la Humanidad". Y el Fondo de Naciones Unidas para la Población, que se dedica a estudios demográficos, sociales y de esperanza de vida, subraya que "Cuba adoptó hace más de medio siglo programas sociales muy avanzados, que permitieron al país alcanzar indicadores sociales y demográficos comparables a los de los países más desarrollados".

 

Según el Informe 2012 de Amnistía Internacional, Cuba es uno de los países del continente americano que menos viola los Derechos Humanos, siendo éstas mucho más graves en Estados Unidos, quien es, por otra parte, y como todos sabemos, el único país del continente americano que no mantiene relaciones diplomáticas y comerciales con Cuba. En fin, estas son sólo algunas verdades sobre Cuba. Podríamos contar muchísimas más, que seguro tampoco habrá contado la disidente Yoani Sánchez en su gira, ni nos contarán nuestros medios de comunicación españoles, más preocupados en bailarle el agua y seguirle el juego a los medios norteamericanos, en su campaña de acoso y derribo, de continuo desprestigio de las autoridades y del régimen cubano. Pero Cuba no es lo que nos cuentan. A los datos me remito. Por supuesto no es un Gobierno, ni un sistema, ni una sociedad perfecta, pero valen mucho más sus aspectos positivos que sus aspectos negativos...¿podemos decir nosotros lo mismo? ¿Pueden decirlo nuestros gobernantes? Les dejo estas preguntas a mis lectores para su reflexión.

Compartir este post
Repost0
23 mayo 2013 4 23 /05 /mayo /2013 23:00

El Proyecto EuroVegas sigue su curso, sin prisa pero sin pausa, ya se eligió hace pocos meses su emplazamiento definitivo, y según las previsiones, a final de este año se pondrá la simbólica primera piedra del mismo. Si no conseguimos pararlo, en tres o cuatro años el proyecto será una realidad, y ya no tendrá vuelta atrás, sin grandes complicaciones. Pero estamos todavía a tiempo de, mediante la presión popular, conseguir que dicho proyecto se deseche, y no tengamos que sufrir los tremendos inconvenientes que nos traerá. Este artículo pretende volver, o mejor dicho seguir, concienciando a toda la ciudadanía sobre la maldad de dicho proyecto, incluso a los que más convencidos están de sus supuestas ventajas.

 

¿Qué respondería la gente en la calle si le propusiéramos, como proyecto para acabar con el paro, el fomento de las empresas que se dedican al tráfico de drogas, de personas, de armas, del juego, de la corrupción, de la prostitución? Pues esto será EuroVegas, pero en cambio, la mayoría de las personas sólo ven los supuestos cientos de miles de empleos que se van a crear con la construcción del megaproyecto. Y es que tenemos que entender que no todo vale para la causa de la creación de puestos de trabajo, sino que además éstos tienen que atender a unos mínimos criterios de dignidad en el empleo, y de sostenibilidad medioambiental. Recordemos, de entrada, que la empresa promotora, Las Vegas Sands Corporation, prohíbe a sus empleados afiliarse a sindicatos. Y como se pregunta Mercè Pinya en su artículo sobre BarcelonaWorld, el otro gran proyecto competidor: "¿Es este el país que queremos? ¿Un país que paga 400 euros a los profesores universitarios y que prefiere generar ocupación apostando por un turismo de masas que desfigura el territorio, no atrae o forma capital humano valioso, y tiene un coste ambiental altísimo?".

 

euro_vegas1.jpgEl proyecto de ciudad-casino de Europa, vendido hasta la saciedad como un revulsivo económico para la zona, no será más que un gigantesco entramado que cambiará algunas leyes por dinero. Nuestros serviles gobernantes se han venido mostrando muy dispuestos a no incomodar al gran magnate Adelson, y a tumbar cualquier ley que estorbe a los intereses del megaproyecto. Parece que no aprendemos, y que lejos de abandonar el modelo productivo que nos ha traído hasta aquí, nuestros gobernantes siguen apostando por él, es decir, por la construcción desorbitada, por los negocios turbios, por la inversión especulativa, por la reducción de derechos y la precarización del empleo, por las mafias y la corrupción, etc. En fin, como si no tuviéramos ya bastante de la cultura del pelotazo, de la burbuja inmobiliaria y de la crisis que nos ha traído hasta aquí.

 

Si no quieres caldo, toma tres tazas, dice el refrán, y bien nos vale para este caso. Y aquí estamos como bobos cómplices de su propaganda corporativa, cuyas mastodónticas cifras marean hasta al más pintado: más de 260.000 empleos, 30.000 millones de euros en producción económica, 11 millones de nuevos turistas que, según los cálculos de la empresa, gastarán un 150% más de la media sin incluir su gasto en juego. Hoteles, casinos, campos de golf, centros de convenciones, etc., en fin, una aparente magnífica música para un increíble cuento de la lechera. Se conoce también que habrá leyes especiales, manga ancha para muchas de ellas, relajación en la aplicación de los convenios colectivos, mayor permisividad fiscal, recuperación de ciertos hábitos como el tabaco, etc. En fin, todo un descomunal desatino.

 

Porque, como decimos, entre las exigencias del magnate para montar aquí su chiringuito se encuentran las exenciones fiscales, la modificación del Estatuto de los Trabajadores (por supuesto para precarizar aún más los empleos), cambios en la Ley de Extranjería, libertad total de horarios y de turnos, y hasta permitir que los ludópatas puedan jugar. Produce una rara sensación de asco y pavor el contemplar cómo los poderes públicos se rinden ante la fuerza y la fortuna de un magnate de esta calaña. Y según los defensores del EuroVegas, resulta que esto es el progreso. Extraña idea del progreso social deben tener, o unas miras muy cortas y moldeables. Y argumentan continuamente que con los altos índices de paro que sufrimos, no comprenden cómo se puede estar en contra del proyecto.

 

euro_vegas2.jpgY aquí estamos, en pleno siglo XXI con un nuevo Plan Marshall mucho peor que el original, ya que procede de capital privado, y nos viene en forma de juego, oscuros negocios, islotes fiscales, prostitución de lujo, pérdida de derechos laborales, invasión medioambiental, y un largo etcétera de peligros y retrocesos que a nuestros gobernantes parece ser que no les importan nada. Están obnubilados, y obnubilan a gran parte de la población, justificándolo todo con la mágica cifra de los puestos de trabajo que se crearán. De entrada, dicha cifra tiene truco, pero aunque no lo tuviera, queremos decir bien alto y claro que este tipo de empleo no lo queremos, que queremos empleos dignos, con una función social, y no sólo con una rentabilidad económica. Empleos que sean capaces de sentar las bases de un nuevo modelo productivo, y empleos que no dependan de los caprichos de un mafioso sionista e imperialista norteamericano, financiador del Tea Party USA, es decir, representante del movimiento más rancio y conservador estadounidense.

 

Y como muy bien afirma Rodrigo Fernández Miranda en AlbaSud: "Eurovegas, proyecto que conllevaría un cambio profundo de la fisonomía de la economía, la sociedad, las relaciones laborales y el entorno local, supone también un ejemplo radical, aunque lamentablemente no el único, de que en tiempos de crisis el Estado español se está configurando como destino preferente de inversiones ávidas de absoluta libertad y de beneficio a cualquier precio; de la puesta en marcha de proyectos que dan clara cuenta del modelo de “desarrollo” al que las Administraciones Públicas pretenden apostar. Asistimos a un proceso de normalización y aceptación de políticas ultraliberales como doctrina única de “desarrollo” y como camino a transitar para salir de la crisis". Y en cuanto al empleo, como ya hemos indicado, más de seis millones de personas desempleadas actualmente, sumado a la lógica desesperación por conseguir de forma urgente un puesto de trabajo, favorece que algunos representantes políticos pongan en marcha un discurso chantajista que instrumentaliza esta situación y legitima un retroceso sin precedentes en las condiciones de contratación y empleo de la población potencialmente trabajadora de este complejo.

 

Por tanto, y como afirman desde la Plataforma EuroVegas NO: "esa hipotética creación de empleo es el único argumento esgrimido por las autoridades públicas para vender Eurovegas, aunque es importante mencionar el continuo baile de cifras, lo que ha generado toda clase de suspicacias sobre su veracidad: se prometen nada menos que 260.000 puestos de trabajo entre directos e indirectos. ¿Es posible que la cantidad de puestos de trabajo que se creen en el macrocomplejo sea ocho veces la de LVSC en todo el mundo? ¿Es viable que esta cuantía sea prácticamente similar a los empleos en todo el sector servicios de Las Vegas, Nevada? ¿Se están teniendo en cuenta en estas infladas estimaciones los puestos de trabajo que se destruirían en el territorio de destino?". Las cosas, pues, no son tan fáciles como nos las pintan. Por su parte, los inconvenientes medioambientales no le van a la zaga: edificios más altos que todo lo que ya existe, extensión de 4 veces el Parque del Retiro madrileño, contaminación atmosférica, demanda energética del volumen de una ciudad, aumento de la cantidad de residuos, etc.

 

En definitiva, seguimos realizando llamamientos a toda la ciudadanía, bajo el espejo de la Plataforma de referencia, EuroVegas NO, para que continuemos en la movilización, en la concienciación y en la lucha para acabar con este tipo de macroaventuras empresariales, que se resumen en hipotecar la vida de las personas y de los territorios, para beneficiar a una mafiosa élite que se reparte los cada vez más escasos recursos. Enfrentémonos a ello. Es nuestra fuerza, nuestra voz y nuestro poder lo que puede acabar con la implantación de estos grotescos retratos del modelo económico que nos ha traído hasta aquí, y poder acabar con esta "mercadocracia" que compra derechos laborales y sociales, y que impone la ley del más económicamente fuerte. En lugar de apostar por un modelo más racional, humano y solidario, por un modelo que ponga a la vida en el centro y a la economía al servicio de la vida, lo que se plantea, en última instancia, es una fórmula anti-crisis por lo pronto paradójica: para salir de la crisis profundicemos en el modelo que nos condujo hasta ella. Es decir, para salir del pozo, sigamos cavando.

Compartir este post
Repost0
22 mayo 2013 3 22 /05 /mayo /2013 23:00

Vamos a finalizar aquí, con esta entrega número 15, la serie de artículos que hemos querido dedicar al Federalismo, comentando los principales aspectos de nuestra propuesta de Modelo Federal para el Estado Español, desde la izquierda. Continúa siendo un tema candente, pues los últimos focos de polémica se sitúan en los posibles debates bilaterales o multilaterales que el Gobierno Central pueda tener con las Comunidades Autónomas, en relación a sus compromisos de reducción del déficit público. Creo que, en síntesis, hemos expuesto ya con más o menos nivel de detalle todos los puntos principales de nuestra idea de Federalismo. En esencia, es preciso pensar en un modelo de organización territorial que vaya de abajo arriba y no de arriba abajo. Esta es la enorme diferencia, como ya se ha explicado, que hay entre descentralización y federación. Mientras el modelo simplemente descentralizado parte de arriba abajo, la federación es al contrario.

 

Por tanto, al provenir el modelo organizativo y competencial desde abajo, los Ayuntamientos (y demás entes donde los mismos se organicen) son los que limitan la acción del Estado, mientras que en el modelo descentralizado, es el Estado el que limita la acción de las administraciones locales (y esto se puede ver muy claramente ahora, con la última reforma de las Administraciones Locales, propuesta por el PP). Es el Estado, para la Federación, una unidad superior que se forma voluntariamente por la unión de los territorios, de los pueblos y de sus ciudadanos/as, y que no se puede romper sino con el mutuo acuerdo de los que lo formaron. Y además, nuestra propuesta respeta profundamente el derecho de autodeterminación de los pueblos, derecho reconocido por las más altas instancias internacionales.

 

El Modelo Federal no entiende la unidad en la uniformidad, como entiende el PP (y hasta el PSOE), sino la unidad en la variedad, en la diversidad, en la plurinacionalidad. De ahí que profese un profundo respeto a la multiculturalidad, y al plurilingüismo existente en cada pueblo de la Federación. Por tanto, la Federación se basa en la idea de que son las colectividades inferiores las que dan lugar a la superior, que por tanto obtiene de ellas su soberanía de manera delegada. Es el poder democrático nacido del proceso federalizante el que establece y fundamenta el poder de las entidades superiores, porque la soberanía no se cede, se ejerce por representación, y en última instancia, son los ciudadanos/as quienes libremente se organizan en las colectividades, territorios, pueblos o comunidades que les parezcan convenientes, y su configuración no debe ser impuesta por el Estado Federal, como ente aglutinador común de todos ellos.

 

Apostamos y entendemos al Federalismo, bajo una República como forma política del Estado Español, como el mejor garante de unas condiciones de convivencia completamente democráticas, y de respeto a los derechos sociales, cívicos y laborales de los trabajadores/as. Pero desde la Transición, y más hoy en día, con la tremenda crisis que sufrimos, la hegemonía de los nacionalismos periféricos, así como del nacionalismo españolista, no nos permite ver el bosque, sino los árboles, unos árboles que nos confunden. Dichos nacionalismos se retroalimentan, para así conseguir que amplios sectores de la sociedad crean que el origen de la crisis se sitúa en la insolidaridad entre las Comunidades Autónomas, centrando el conflicto en la lucha entre territorios, y no en la lucha entre clases. Y esta instrumentalización tiene una potencialidad innegable para dividir a la clase trabajadora, a pesar de compartir unas mismas necesidades y aspiraciones.

 

Rompamos ese falso debate, y entendamos que mientras en lo territorial el modelo más justo y equilibrado es el Modelo Federal, en lo social la batalla está en la lucha de clases, y las clases sociales superan a los territorios, son un fenómeno mundial. La clase trabajadora comparte los mismos problemas en todos los territorios del mundo, por eso ha de luchar por modelos sociales y laborales que permitan romper la actual hegemonía y dictadura del capital. En nuestro Modelo Federal se unen ambos objetivos, ya que mientras cada pueblo, territorio o comunidad federada tendrá completa soberanía para el ejercicio de sus competencias propias, el Estado mantendrá competencias en la gestión de todos los sectores estratégicos de la economía, como las energías eléctricas y el gas, las telecomunicaciones, el transporte, los hidrocarburos, el agua, etc., al tiempo que garantizará los mismos derechos y servicios públicos básicos para toda la ciudadanía de todos los territorios (Sanidad, Educación, Servicios Sociales, Dependencia, etc.).

 

El Modelo Federal supone de esta forma el mejor encaje en la redistribución de competencias entre el Estado y las Comunidades, para de este modo garantizar la igualdad sustancial de derechos sociales, así como el blindaje de las condiciones de vida de todos los ciudadanos/as, incluyendo a los más desfavorecidos/as. En fin, cerramos esta serie de artículos, creo que han quedado suficientemente expuestos todos los grandes aspectos que desde nuestro punto de vista de la izquierda se incluyen en el Modelo Federal, y su aplicación al Estado Español. Proceso Constituyente, Constitución Federal y República Federal serán las mejores opciones de organización territorial y social para todos los ciudadanos de este país. Esperemos conseguirlo dentro de poco tiempo.

Compartir este post
Repost0
21 mayo 2013 2 21 /05 /mayo /2013 23:00

Desgraciadamente, el Anteproyecto de la LOMCE fue aprobado en el Consejo de Ministros del pasado 17 de Mayo, aún ha de pasar el trámite parlamentario, donde se va a encontrar con la oposición de prácticamente todos los grupos, y ahora más que nunca, hemos de hacer presión desde la calle, desde todos los colectivos que formamos la Comunidad Educativa, para que dicha Ley sea retirada lo más pronto posible. Hasta ahora hemos dado un repaso muy extenso y pormenorizado a los contenidos de dicha Ley, así que vamos a finalizar con este artículo la serie sobre la LOMCE propiamente dicha, y en sucesivos artículos iremos proponiendo alternativas desde la izquierda a todo lo recogido y planteado en ella.

 

lomce131.jpgPero de entrada, y como ya venimos comentando, exigimos la inmediata retirada de la Ley, porque representa el soporte ideológico para llevarnos a la escuela del pasado, justificar los recortes, y definir un modelo educativo que responde a los parámetros de elitismo, exclusión, segregación, y culto a los valores religiosos y a la escuela privada, en detrimento de la pública. En el Consejo de Ministros citado, además de aprobar la Memoria Económica de la LOMCE, también se decidió aberrantemente sobre el tema de la lengua para las CC.AA. que disponen de su propio sistema de inmersión lingüístico, que va a consistir en que si dicha Comunidad Autónoma no puede ofrecer un colegio público donde se imparta en castellano, el Gobierno Central sufragará los gastos de hacerlo en uno privado, y luego detraerá dichos recursos económicos de las transferencias a dicha Comunidad. Todo un disparate, y un acto de deslealtad y de ridículo institucional. 

 

lomce132.jpgEs una Ley que combatirá el fracaso escolar maquillando las estadísticas, y expulsará del sistema educativo al alumnado que presente mayores dificultades económicas y de integración social. Promueve, como hemos demostrado en anteriores artículos, un modelo educativo clasista, apostando por la segregación temprana, y estigmatizando la diversidad educativa. Retira los contenidos de la asignatura Educación para la Ciudadanía, y vuelve a imponer la Religión, que contará al lado de las asignaturas más potentes. Ataca la educación inclusiva y la coeducación, niega la participación de la Comunidad Educativa, apostando por los despidos y los desplazamientos forzosos del profesorado a otras localidades, precarizando aún más sus condiciones laborales.

 

lomce133.jpgAl respecto de otros modelos educativos donde podemos fijarnos, recojo las palabras de Enrique Javier Díez, que denuncia que no es el modelo alemán el que deberíamos importar, sino el modelo finlandés: "En Finlandia, país donde el abandono escolar no llega ni al 0,2%, la piedra angular de la enseñanza es el profesorado. Con un buen sueldo, pero también con una excelente formación y motivación. En las aulas finlandesas, a diferencia de las españolas, hay una generalizada ausencia de competitividad. El alumnado practica la solidaridad con sus compañeros con más dificultades en los estudios con absoluta normalidad, y el profesorado se asegura de que ningún alumno o alumna se quede atrás. La gratuidad de la enseñanza obligatoria en el sistema finlandés es absoluta, e incluye no sólo los salarios de los profesores, sino todo tipo de material escolar, desde los libros de texto hasta los lápices. Además, todos los estudiantes tienen derecho a una comida caliente que garantice su correcta alimentación, y si el alumno/a vive a más de 5 kilómetros, el centro garantiza su transporte de forma gratuita. La evaluación es pensada en términos de desarrollo personal, que no incluye ni clasificaciones del alumnado ni tests para seleccionar. Apenas existen diferencias de nivel entre los centros educativos. Si el colegio está enclavado en un barrio con problemas sociales, ya de entrada recibe más presupuesto que otros. Por eso, los alumnos y alumnas finlandeses están desde los 6 hasta los 16 años en la misma escuela, y es difícil encontrar a alguien que acabe sin título".

 

 

lomce134.jpgPero claro, este modelo seguro que no le gusta nada el PP. Es evidente que con la presente reforma, unida a los brutales recortes en la educación pública que han propiciado, tanto desde el Gobierno Central como desde las CC.AA., se busca profundizar en el proceso de privatización, consolidándolo, dando poder y recursos a la escuela privada, y dejando la pública como una escuela residual, subsidiaria y asistencial. Pero desde luego, si hay algún aspecto de la LOMCE que yo personalmente tuviera que atacar por su peligrosidad social, ese sería sin duda alguna su concepto de la educación entendida bajo los criterios y parámetros del mercantilismo. Ya hemos venido denunciando en otros muchos artículos, que al igual que la Sanidad, para el capital financiero el campo de la educación mundial representa uno de los últimos grandes mercados, un estupendo negocio que vienen atacando desde hace mucho tiempo, que representa unos 2 billones de dólares al año según la UNESCO, y que por tanto supone un fantástico desafío al que no están dispuestos a renunciar.

 

La filosofía mercantilista llevada a la Educación Pública es así de contundente. Como vivimos en el mundo de las mercancías, donde todo se publicita, se compra y se vende, los centros educativos se van a publicar en ránkings, como si de buenas ofertas se trataran, para atraer a su selecta clientela en un proceso de permanente competencia con otros centros, encaminado a obtener mejores y mayores ventajas competitivas para su prole en el futuro mercado laboral, escaso y precario, que la derecha política y mediática se está encargando de configurar. No podemos permitirlo, ya que de hacerlo van a fabricar con nuestros hijos y/o nietos carne de cañón, robotitos a su imagen y semejanza, que crean y perpetúen sus mismos valores. Van a formar personas sin criterio, sin capacidad de análisis y reflexión, que sean estupendas marionetas muy bien manejadas desde todas las intancias del poder. Esto es exactamente lo que quieren.

 

lomce135.jpgPero abundando en la tendencia privatizadora y mercantilista de algunos países de nuestro entorno, vuelvo a retomar palabras de Enrique Javier Díez, Profesor de la Universidad de León: "En Inglaterra, el Gobierno laborista se ha hecho especialista en la privatización de escuelas públicas. Todo centro público que tarde en alcanzar los estándares fijados por el Gobierno es, pura y simplemente, vendido. Se cambia al Director o Directora, y si los malos resultados (siempre según ellos) persisten, se cambia todo el profesorado y el centro empieza desde cero, con gestión privada. En los Estados Unidos, la gestión de cientos de Charter Schools (Escuelas bajo contrato) por parte de grandes empresas privadas especializadas, busca rentabilizar estas escuelas que siguen siendo financiadas con fondos públicos. La sociedad Edison Schools se ha especializado, desde hace muchos años, en la administración privada de escuelas públicas. En Francia, el grupo Educinvest (que pertenece a Vivendi) gestiona ya 250 escuelas, y mueve un volumen de negocio anual de más de 130 millones de euros. Y en España, ya no sólo se regala suelo público a empresas educativas privadas, sino que se privatizan colegios construidos públicamente, e incluso se crean centros públicos de gestión privatizada que denominan "Centros de Iniciativa Social" (CIS), que son adjudicados a empresas que recibirán suelo público de forma gratuita a cambio de construir un centro privado concertado, y de explotarlo durante 75 años pagando un canon anual". Todo un estupendo abanico de posibilidades, que el Partido Popular quiere ahondar y consolidar.

 

En fin, terminamos esta serie que hemos dedicado a exponer los peligros de la LOMCE, deseando que no finalice el estallido social, las mareas verdes, la convergencia de todos los sectores de la Comunidad Educativa, para seguir luchando en contra de este aberrante proyecto de ley educativa. Y lo vamos a hacer enumerando las principales referencias bibligráficas donde nos hemos basado para su exposición:

Serie de artículos sobre la LOMCE de Enrique Javier Díez publicados en Rebelion (http://www.rebelion.org/mostrar.php?id=enrique+javier+diez&inicio=0&tipo=5)

La Educación Obligatoria que quiere la derecha española (ANGULO RASCO, JF, 2012)

Cómo hicieron los sistemas educativos con mejor empeño del mundo para alcanzar sus objetivos (http://www.oei.es/pdfs/documento_preal41.pdf)

Anteproyecto LOMCE. Primer Análisis (http://www.concejoeducativo.org)

Manifiesto STOP Ley Wert. CIUDADANOS POR LA EDUCACION PUBLICA.

(https://www.yoestudieenlapublica.org/stop.php)

¿A dónde quiere devolvernos Wert?, FERNANDEZ ENGUITA, M. (2012)

(http://enguita.info/776/)

En busca del sentido de la Educación. GIMENO SACRISTÁN, J. (2012)

¿Qué hacemos con la Educación? MORENO, A. DÍEZ, E.J. PAZOS, J.L. Y RECIO, M. (2012)

Evaluación comprensiva y evaluación basada en estándares. STAKE, R.E.(2006)

Tiempos de pruebas: Los usos y abusos de la evaluación. STOBART, G. (2010)

Compartir este post
Repost0
20 mayo 2013 1 20 /05 /mayo /2013 23:00

La Plataforma http://salirdeleuro.wordpress.com ha publicado recientemente un Manifiesto, que vamos a reproducir a continuación, y que ha sido ya firmado por varias personalidades de la izquierda de este país, tales como Julio Anguita, Víctor Ríos, Diosdado Toledano, Salvador López Arnal, Juan Francisco Martín Seco, Carlos Martínez, Manuel Monereo, Alberto Montero Soler, Joan Tafalla, y muchos otros. Desde dicho portal se puede firmar la adhesión al Manifiesto en cuestión, que dice lo siguiente:    

 

"La dramática situación social y económica en la que está hundida nuestra sociedad exige una política capaz de crear las condiciones para salir de la crisis. Es una necesidad urgente. El tiempo se ha convertido en un dato primordial por los riesgos de agravamiento y degradación que existen, por el enorme sufrimiento social que provoca la persistencia de las políticas de ajuste, austeridad y privatización de lo público.

 

La red en la que estamos atrapados está conformada por un nivel de paro catastrófico, por un endeudamiento del país frente al exterior imposible de afrontar y por una evolución de las cuentas públicas que conducen a la quiebra económica del Estado. Más de 6 millones de parados, más de 2,3 billones de euros de pasivos brutos frente al exterior, y una deuda pública de casi un billón de euros, creciente y próxima al 100% del PIB, son datos que definen un desastre inmanejable, ponen en peligro la convivencia y derruyen derechos sociales fundamentales.

 

Una crisis de esta envergadura tiene causas complejas y múltiples, desde la crisis general del capitalismo financiero hasta el despilfarro y la corrupción propios, pasando por un sistema fiscal tan regresivo como injustamente aplicado, pero aun a riesgo de simplificar el análisis para desentrañar las soluciones, hay que atribuir a la incorporación de nuestro país a la moneda única la principal razón de esta desoladora situación.

 

Como ahora se reconoce, no había condiciones para implantar una moneda única entre países tan desiguales económicamente sin ir acompañada de una fiscalidad común. Su creación implicaba, por otra parte, un marco propicio para implantar políticas regresivas y antisociales de todo tipo según la doctrina neoliberal, que ha tenido en la construcción de la Europa de Maastricht su máxima expresión. Como se calibró en su momento, el Estado del bienestar no es compatible con la Europa de Maastricht.

 

Con la incorporación al euro, nuestro país perdió un instrumento esencial para competir y mantener un equilibrio razonable de los intercambios económicos con el exterior, como era el control y manejo del tipo de cambio con respecto al resto de las monedas. Por otra parte, hubo una cesión de la soberanía al BCE en cuanto a la creación de liquidez y aplicación de la política monetaria, una institución dominada desde los orígenes por los intereses del capitalismo alemán.

 

Como no podía ser de otro modo, el retraso y la debilidad de la economía española frente a otros países y la rigidez absoluta impuesta por el euro llevaron a lo largo de la década del 2000 a un déficit de la balanza de pagos por cuenta corriente abrumador. Se registraron unos desequilibrios insostenibles, como también les ocurrió a otros países como Grecia y Portugal, apresados en la misma trampa. En los 14 años transcurridos desde la creación del euro en 1999 hasta el final del 2012, el déficit exterior acumulado fue de casi 700 mil millones de euros, que hubo de financiarse endeudándose con el exterior. Las entidades crediticias y las empresas españolas demandaron más de otro billón de euros de recursos para sus planes de inversiones en el exterior, principalmente en América Latina.

 

Hasta el año 2008, en que se desató la crisis financiera internacional, por las facilidades extraordinarias de financiación, el país vivió un sueño, como drogado, alimentando la burbuja inmobiliaria y ajeno a los problemas que se habían gestado. En ese año, todo cambió radicalmente, los mercados financieros se cerraron, por los canales no fluía la liquidez y la situación de cada deudor pasó a examinarse con rigor. Con el cambio abrupto en la posición deudora de nuestra economía frente al exterior, los pasivos brutos pasaron de 540 mil millones al final de 1998 a 2,2 billones en 2008, el país entró en quiebra y sobrevino una profunda recesión que a todos los efectos sigue vigente.

 

El sector público se resintió profundamente desde entonces, incurriendo en un déficit desorbitado por la caída drástica de los ingresos, reforzada por el estallido de la burbuja inmobiliaria. El Estado, sobre el que acaban descargando todas las tensiones de las administraciones públicas, ha necesitado de centenares de millones de euros, obtenidos con la emisión de deuda pública en los mercados interior y exterior, ante la imposibilidad de la financiación directa por la autoridad monetaria. Al final de 2007, la deuda en circulación del Estado era de 307.000 millones de euros, el 37% del PIB. Al final de 2012 había subido a 688,000 millones, el 65% del PIB, y sigue aumentando como corresponde a la evolución deficitaria de las cuentas públicas.

 

Desde que se admitió la crisis, la política económica ha tenido unos rasgos básicos inamovibles. La pérdida de competitividad de la economía española ha servido de excusa para aplicar a rajatabla las recetas neoliberales y se ha tratado de compensar con el llamado “ajuste interno”, un proceso dirigido a disminuir los salarios y facilitar los despidos para abaratar los precios de las mercancías y servicios españoles, desde el momento en que la vía natural e histórica de la devaluación de la moneda está cegada por el euro. Ajustes, contrarreformas laborales y recortes continuos jalonan la política de los últimos años. Por otra parte, la mal denominada austeridad se ha impuesto brutalmente en la política fiscal, como exigencia de los poderes económicos, haciéndose de la lucha contra el déficit publico el talismán engañoso de la solución a la crisis.

 

Esta política ha producido un retroceso social muy doloroso, ha impulsado inconteniblemente el crecimiento del paro y, lo que es fundamental, es inútil. El país se desliza sin freno y se despeña hacia una fosa profunda. Los determinantes de la crisis siguen intactos cuando no degradados. Los pasivos exteriores no pueden disminuir sin que se registre un excedente de la balanza de pagos, cosa prácticamente inalcanzable para una economía bastante derruida y de escasa competitividad, y la pesada carga de deuda pública no dejará de crecer hasta que se diluya el déficit público, algo que el propio gobierno no alcanza a vislumbrar. La desconfianza es general.

 

La sociedad en una encrucijada

 

¿Cómo superar el desastre? La alternativa a la crisis que defiende la Troika y abiertamente el PP pasa por profundizar en los ajustes, en la austeridad y en la destrucción de lo público. La economía española, como ya le ha ocurrido a Grecia o Portugal, cae por el precipicio y se desfondará en el abismo, con unas consecuencias sociales dramáticas y riesgos políticos de todo signo.

 

El PSOE, copartícipe activo en el actual diseño económico y social, finge ahora un desacuerdo con el PP y critica su política suicida, pero sigue amarrado al criterio de que el euro es irreversible.

 

Las direcciones de los sindicatos mayoritarios, una vez contrastado el error de cálculo cometido con el sí crítico a Maastricht, denuncian ahora el actual estado de cosas, pero no están en condiciones de proponer medidas anticrisis realmente efectivas ya que no cuestionan con coherencia la Europa construida.

 

Otras fuerzas, organizaciones y autores de la izquierda critican la Europa actual y proponen cambios bastante utópicos y proyectos sin fundamento, dado el carácter irreformable de la Europa surgida, sobre todo después de la ampliación de la zona euro al Este. A las carencias originales de la moneda única se añade el peso que ha cobrado Alemania como país hegemónico y la realidad de una descomposición de Europa, aprisionados algunos países en deudas impagables. La imprescindible y urgente necesidad de romper con las ataduras de los Tratados europeos no puede paralizarse ni ocultarse tras propuestas de proyectos de otra naturaleza. Por deseable que sea otra Europa, es ahora inviable, requiere de bases en que sustentarse bien distintas y de la soberanía perdida de cada Estado.

 

El fracaso del proyecto de construcción de Europa es inocultable, con independencia de que no sea posible determinar cuándo y cómo se desbaratará la insostenible situación existente.

 

A los firmantes de este manifiesto nos parece claro que la Europa de Maastricht no podrá sobrevivir con su actual configuración, tras los desastres y sufrimientos que ha causado, además de vaciar de contenido la democracia y sustraer la soberanía popular.

 

También afirmamos que nuestro país no puede salir de la crisis en el marco del euro. Sin moneda propia y sin autonomía monetaria es imposible hacer frente al drama social y económico, tanto más cuanto que la política fiscal también ha quedado anulada con el Pacto de Estabilidad, alevosamente constitucionalizado.

 

Es precisa una moneda propia para competir y una política monetaria soberana para suministrar liquidez al sistema y estimular una demanda razonable. Y esto como primera condición ineludible, pero en modo alguno suficiente, para poder desarrollar una política avanzada de control público de los sectores estratégicos de la economía, entre ellos la nacionalización de la banca, de reconstrucción del tejido industrial y agrícola, de defensa y potenciación de los servicios públicos fundamentales con un poderoso y progresivo sistema fiscal, de amortiguación de las desigualdades y distribución de la riqueza, del reparto del trabajo para combatir el paro, de derogar las contrarreformas laborales y de las pensiones, de respeto en serio al medio ambiente, etc., y de abordar un proceso constituyente que permita recuperar y profundizar la democracia. Por todo ello hay que despreocuparse transitoriamente del déficit público, olvidarse de hacer propuestas imposibles al BCE y dejar de añorar a la Reserva Federal o el Banco de Inglaterra cuando se puede disponer del Banco de España como institución equivalente.

 

El montante de la deuda externa es impagable. Su mayor parte es deuda del sector privado, y corresponde a sus agentes resolver los problemas que se presenten, incluido el sector financiero, muy comprometido. Por ello rechazamos toda operación de “rescate” de nuestro país y por la misma razón consideramos como deuda completamente ilegitima la contraída por el Estado para proporcionar fondos de salvamento a las entidades crediticias que no hayan sido nacionalizadas.

 

Con respecto a la deuda pública, el Estado debe realizar una profunda reestructuración de la misma (quita, moratoria, conversión en moneda nacional) que alivie la presión abrumadora que soportan las cuentas públicas. En otro caso, puede darse como irremediable la quiebra del Sector público.

 

No se nos escapan los problemas y complejidades de los pasos que proponemos, entre otros limitar la libre circulación de capitales. Tampoco nuestro análisis nos impide colaborar en acciones, propuestas y movilizaciones con aquella parte de la ciudadanía y sus organizaciones que, bajo el efecto del bombardeo mediático al que somos sometidos o por otros motivos, aún no comparte nuestra opción ante la encrucijada en que estamos y la necesidad de romper el nudo gordiano del euro. Sin embargo, ante el desastre que nos envuelve y ante las causas profundas que lo promueven y agudizan, no podemos mantenernos mudos ni evasivos. A nuestro entender, hoy la sociedad española, que ya ha entrado en una agonía prolongada y sin esperanza, no dispone de otra elección que salir del euro para impedir el hundimiento definitivo del país.

 

Recuperar la soberanía económica perdida, hacer efectiva la soberanía popular, requiere desprenderse de los dogales que nos paralizan, encarar la cruda realidad y dotarse de los medios para trazar un proyecto de supervivencia que, con todas sus dificultades, puede representar también una gran oportunidad para crear una sociedad soberana, próspera, justa, solidaria, democrática, ecológicamente responsable y libre".

Compartir este post
Repost0
19 mayo 2013 7 19 /05 /mayo /2013 23:00

Al momento de cerrar este artículo, el ex Presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, acaba de ingresar en prisión, siendo el primer banquero que pasa por la cárcel desde el comienzo de la crisis. Pero esto ha de ser sólo el principio. Es evidente que las últimas reformas del sector bancario llevadas a cabo por los sucesivos Gobiernos del PSOE y del PP no han servido para enfocar de otro modo la gestión bancaria, es decir, plantear el negocio bancario desde otras perspectivas, donde primen el servicio al cliente, la protección de sus fondos, el control sobre sus perversas prácticas, la primacía de la ética profesional, y el reforzamiento de los controles y sistemas legales que puedan garantizar que nuevas crisis no se darán en el futuro.

 

acoso_bancos1.jpgLa necesidad por tanto de reformar el actual sistema bancario se hace imperiosa, pues estamos hablando de un sistema intrínsecamente peligroso e inestable. Y esto desde el siglo XIX, a donde se remontan algunas de nuestras leyes en este sector, como nuestra Ley Hipotecaria, y desde donde a cada crisis bancaria, nos volcamos en reforzar la regulación y la supervisión sobre las entidades, pero nunca es suficiente. Y ello porque, de verdad, nunca ha existido voluntad política de cortar alas a la banca privada, ni de crear un verdadero sistema de banca pública que pueda aglutinar las funciones adecuadas.

 

Para sostener este sistema en equilibrio permanentemente inestable, hemos creado herramientas como la función de prestamista de última instancia de los Bancos Centrales (para que no les falte dinero a los bancos si sus clientes se los reclaman), o los Fondos de Garantía de Depósitos (para que no les falte el dinero a los clientes si sus bancos quiebran). Y si los dos fallan, y en última instancia, es el Estado, o sea todos los contribuyentes, quien rescata al sistema. Y como se ha visto, el remedio ha sido peor que la enfermedad, pues confiados en que otros pagarán la factura de los desaguisados si algo va mal, los bancos descuidan la gestión del riesgo (lo que los anglosajones llaman el “riesgo moral”), y emprenden prácticas suicidas que ponen en peligro la macro y la microeconomía de países enteros.

 

acoso_bancos2.jpgYa ni siquiera tenemos a salvo nuestros depósitos, con el reciente precedente de Chipre en la Unión Europea, y la evidente posibilidad de que se pueda producir un “corralito” en cualquier país de nuestro entorno, comenzando por nosotros mismos. Y ello porque en el fondo, el sistema bancario actual tiene una particularidad básica que la mayoría de los clientes ignoran: cuando una persona deposita su dinero en su cuenta bancaria, el dinero legalmente ya no es suyo sino del banco. Lo que dicho cliente posee no es más que una promesa por parte de la entidad de que el dinero estará disponible en cualquier momento si desea hacer uso de él.

 

Como muestra de todo lo que decimos, aquí tenemos un perfecto botón: los miles de casos de estafas por las denominadas participaciones preferentes, y subordinadas, que están dejando en la ruina a miles de familias en España. Desde la izquierda, ya hemos manifestado muchas veces nuestra visión de que los ahorros personales de la ciudadanía, sus domiciliaciones bancarias, la gestión del cobro de sus pensiones, las hipotecas de sus viviendas, etc., no debería nunca haberse depositado en las manos de la banca privada. Ya estamos viendo las consecuencias.

 

En efecto, aquello que debería considerarse como un derecho fundamental, como es el caso de la Vivienda, queda únicamente como una deuda con el Banco, deuda que ha de ser pagada, y que además adquiere preferencia sobre otras muchas transacciones. Poco a poco, la clase trabajadora va siendo despojada de sus derechos fundamentales, con los cuales comercian sin pudor la banca, las grandes empresas y las grandes fortunas. Pero la banca es un agente fundamental en dicho proceso, así como un agente procíclico de primer orden en la economía.

 

acoso_bancos3.jpgA todo ello hay que unirle, por desgracia, el perverso papel que juega el Banco Central Europeo (BCE) en todo este sistema, que no se comporta como tal, sino como un auténtico lobby de la banca privada, prestando el dinero a bajo interés para éstos, para que a su vez lo prestan a los Estados miembros a gran interés, dibujando un claro y abusivo negocio con el dinero público de todos los contribuyentes, pues todo ello coadyuva a que crezcan los niveles de deuda y de déficits públicos. El escenario final es que, no sólo los bancos causan con sus perversas prácticas los estropicios a la economía, sino que además abusan del sector público para volver a sanearse a su costa, haciendo recaer todos los sacrificios de dicho saneamiento en los bolsillos de los ciudadanos/as, en sus servicios públicos, y en sus ingresos directos y diferidos, tales como sueldos y pensiones.

 

Por todo ello, el panorama tiene que cambiar. Es urgente y necesario que cambie, es a todas luces imprescindible. En otros muchos artículos nos hemos ocupado de las políticas que se pueden implementar desde la Administración, desde el Gobierno y desde el sector público para acabar con esta situación que ya es dramática, pero en este artículo vamos a abordarlo desde la perspectiva de la ciudadanía. Los Bancos representan al capitalismo más puro y duro, en su fase actual. Es pues necesario acabar con el sistema capitalista, dejando que las necesidades de financiación de familias, empresas y deuda del Estado sean objeto de la creación de un Sistema de Banca Pública, y además que la banca privada no pueda entrar en negocios que puedan jugar con servicios públicos ni con derechos fundamentales de las personas.

 

Pero incluso a nivel del día a día, nosotros, sus “clientes”, todos los ciudadanos/as, que operamos y poseemos cuentas bancarias, sí que podemos hacer mucho por hundir este salvaje sistema. Para comenzar, retirar en masa todos nuestros ahorros y depósitos bancarios, anulando la posibilidad de que el flujo de capitales, materia prima para los bancos, pueda intervenir en sus transacciones de forma masiva y aberrante. Y en segundo lugar, retirar todas las domiciliaciones bancarias que sean posibles, aunque ello nos lleve al penoso escenario de tener que abonar los recibos de forma personal en las oficinas bancarias. Simplemente con estas dos medidas, tomadas de forma masiva y multitudinaria, podríamos hacer entender a los bancos que no nos vamos a dejar manipular, que no vamos a continuar siendo carne para su estafa.

Compartir este post
Repost0
16 mayo 2013 4 16 /05 /mayo /2013 23:00

No queremos entrar en el presente artículo en una discusión filosófica sobre los sujetos y objetos políticos en cuanto a la Defensa y la Seguridad, ni reflexionar sobre la importancia de los Ejércitos o en general, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pero es evidente que éstos necesitan una buena revisión, sobre todo a tenor de dos factores esenciales:

 

1.- El nuevo papel de los Ejércitos en las relaciones de paz, desde una perspectiva de salida de la OTAN y de la renuncia a la guerra como instrumento o posibilidad en el escenario internacional.

 

2.- El nuevo papel de los Cuerpos de Policía y Guardia Civil, en todos los ámbitos, después de los conflictos relacionados con las manifestaciones de la ciudadanía.

 

nuevo_modelo_seguridad1.jpgComo decimos, la discusión debería ser enmarcada en principios rectores mucho más profundos, comenzando por preguntarnos quién es el sujeto de la defensa y de la seguridad: ¿las personas, el Estado, las élites que nos gobiernan? ¿Cuáles son las amenazas que hay que afrontar hoy en día? ¿Qué naturaleza tienen, y cómo podemos abordarlas? De entrada, dejemos bien sentado que desde la izquierda siempre hemos apostado por la renuncia a la militarización, al uso de la guerra como instrumento de confrontación, y para conseguir (que siempre es el objetivo final) la exterminación de las personas y de los recursos naturales de los países en cuestión, a base del sufrimiento y del dolor infligido por el más fuerte (militarmente hablando, se entiende). El concepto de Seguridad debe entenderse por tanto en un contexto moderno, amplio, complejo y multidimensional, pero siempre bajo la premisa del pacifismo en toda su extensión.

 

La clásica defensa de los valores de soberanía, independencia, integridad territorial, etc., choca hoy en día con la presencia de las estructuras políticas y económicas supranacionales a las que pertenecemos, y en las que delegamos algunas funciones comunes. Pero sobre todo, tenemos que poner el énfasis en que, frente a los modelos clásicos de seguridad y defensa, donde priman los territorios, tenemos que acercar dicha seguridad a los ciudadanos, a las personas, a la población en general, es decir, tenemos que pensar en una seguridad más humana.

 

nuevo_modelo_seguridad2.jpgPor otro lado, los tipos de amenazas que sufrimos hoy en día son de índoles muy distintas a las del pasado, pasando a tener mayor relevancia las amenazas de tipo social, global, económico o medioambiental. En última instancia, la seguridad debe tener un componente humano fundamental, donde la defensa de los valores y de los derechos humanos queda inextricablemente unida al bienestar social de las personas, implicando que toda la población pueda ejercer sus derechos básicos y satisfacer sus necesidades en un entorno medioambiental seguro. La seguridad extiende sus facetas, pues, a la seguridad alimentaria, económica, de salud, medioambiental, personal, política y comunitaria.

 

En nuestro mundo actual, globalizado, interdependiente, tecnológico, insolidario, las amenazas que tenemos que sufrir se refieren a la delincuencia organizada (mafias o sectas que trafican con drogas, armas, personas, etc.), la ciberdelincuencia (lo mismo, pero utilizando medios tecnológicos y transfronterizos, y atacando a los sistemas de información), la violencia directa, los desastres naturales (ecológicos o que desequilibran los ecosistemas donde el hombre interacciona con su entorno), los accidentes de tráfico, y el terrorismo en todas sus vertientes.

 

Y resulta a todas luces ridículo pensar que todo un Ejército clásico, dotado con aviones de combate, misiles, bombas, barcos de guerra, etc., sea de utilidad contra el crimen organizado, la ciberdelincuencia, los robos, las mafias, los desastres naturales, los accidentes o el terrorismo. Por tanto, más allá de la función de los propios Ejércitos o sobre el debate estéril de su existencia, lo que debemos plantearnos es cuáles podrían ser sus funciones, cuáles son las auténticas amenazas de nuestro mundo, y cómo podemos luchar y enfrentarnos más eficazmente contra ellas.

 

Parece más bien, por tanto, que fomentando una política de desarme nuclear a nivel internacional, respetando los protocolos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, y desarrollando redes internacionales de colaboración más potentes entre policías y jueces, así como promoviendo el desmantelamiento de los paraísos fiscales, seríamos más efectivos a la hora de luchar contra todos estos tipos de agentes y sus respectivas amenazas. Es más lógico pensar que la lucha contra todas ellas se hará de forma más efectiva potenciando dichos medios, y a la vez también reduciendo los gastos en Defensa, reduciendo el potencial de los Ejércitos, y en general, intentando reducir el carácter militarista, belicista e incluso imperialista de las grandes potencias. Tómese en este sentido la referencia de los países emergentes (los llamados BRICS, por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), que no parece que vayan a competir en estas lides, sino que sus derroteros y preferencias son otras bien distintas.

 

nuevo_modelo_seguridad3.jpgTenemos por tanto que migrar hacia un nuevo concepto de Seguridad, que bien pudiéramos llamar Seguridad Humana. Básicamente, consiste en romper los prismas actuales, que siguen las directrices ya comentadas, para pasar a situar al Hombre en el centro mismo de todo el desarrollo de las políticas públicas, nacionales e internacionales, de seguridad y de defensa, de completa garantía en el desarrollo de su protección y de su integridad a todos los niveles. En último término, una Seguridad que se dirija a resolver las necesidades de millones de seres humanos afectados por las inseguridades y tragedias derivadas de la globalización capitalista en los ámbitos político, económico, social, cultural y medioambiental.

 

Esta es la Seguridad que hay que cultivar, y todo lo demás vendrá como un añadido natural. Hemos de conceder mayor relieve a las políticas de cooperación, luchando contra el paradigma obsoleto de seguridad centrado en su punto de vista militar, y de protección de las fronteras nacionales frente a ataques externos. Hoy en día esos planteamientos no tienen sentido, y además son excluyentes y contradictorios con un pleno desarrollo y cooperación entre los pueblos.

 

Y en dicho concepto de Seguridad Humana, las amenazas que sufrimos, lejos de poder ser defendidas por ningún Ejército, son de los siguientes tipos:

 

1.- Económicas: El paro, las reducciones salariales, no tener recursos para vivir…

 

2.- Alimentarias: No disponer de alimentos, no disponer de soberanía alimentaria, la dependencia de las importaciones…

 

3.- Sanitarias: La propagación de epidemias, el deterioro constante de la protección y de los sistemas sanitarios…

 

4.- Personales: La violencia física, la represión política, la violencia de género, el maltrato de mujeres y niñas, la explotación infantil, la discriminación étnica…

 

5.- Comunitarias: El deterioro del tejido cívico, el cultivo al individualismo, los valores centrados en lo económico, los conflictos étnicos o religiosos…

 

6.- Medioambientales: el deterioro de los ecosistemas locales y mundiales, el agotamiento de los recursos naturales, los desastres provocados por la contaminación y el cambio climático…

 

7.- Políticas: El respeto a los Derechos Humanos, la falta de protección de las libertades públicas básicas, las garantías democráticas…

 

Por último, pero no menos importante, en cuanto a las fuerzas policiales y afines, a cualquier ámbito estatal, lo que pensamos desde la izquierda es que deben en primer lugar desmilitarizarse (aquéllas que tengan todavía un carácter y organización militar), y además que deben ser más protectoras de los derechos fundamentales y de las libertades básicas de la ciudadanía, en vez de constituirse en fuerzas defensoras del Estado. El Estado es la maquinaria del poder, de las élites que nos gobiernan, y que se alejan cada vez más del pueblo, y de las clases trabajadoras, como está sucediendo actualmente. En este sentido, los Cuerpos de Seguridad no pueden convertirse en sus cómplices, sino que se deben siempre a la defensa de la integridad física de las personas, así como a la garantía del libre ejercicio de sus derechos fundamentales y libertades básicas.

Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías